¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +



69. Fred/George (Por error, mientras tratan de hacer un hechizo para poder participar en el torneo de los tres magos descubren uno para que un hombre se quede embarazado, ¿cómo les contarán a sus padres que van a tener un hijo?)

 

 

 

—¿Estás bien?—preguntó por quinta vez Fred cuando George volvió a salir corriendo al baño.

—No, no vuelvo a ser yo el que la pruebe, a la próxima te toca a ti—le dijo su gemelo volviendo a la mesa de Gryffindor para el desayuno.

—Vale—dijo Fred acariciándole la pierna, la verdad es que tenía mal aspecto.

Llevaban semanas queriendo encontrar una fórmula para poder traspasar la línea de edad alrededor del cáliz de fuego y poder poner sus nombres dentro.

Para ambos ya era una cuestión de honor, no era el primer hechizo ilegal que hacían, y además les iba a servir para comercializarlos, todo eran ventajas.


El problema era que los efectos secundarios eran una realidad, y en este caso los estaba sufriendo George, y se estaba poniendo de un tono verdoso desagradable. Además, de ir cada 10 minutos a vomitar en el último día.

Fred miraba la puerta por la que había desaparecido su gemelo, ¿en realidad querían entrar en el torneo? Parecía una cosa completamente de locos, la verdad, por eso les atraía tanto la idea.

Cuando George salió ambos se fueron de vuelta a su dormitorio en la torre de Gryffindor. George se metió en la cama.

—Yo hoy no voy.

—Si tú no vas, yo tampoco.—Se metió en la cama junto a George. En su dormitorio ya nadie se cuestionaba que ambos durmieran siempre juntos, había sido desde el primer día, y lo sería hasta el día que se murieran.

Fred abrazó a George, y debía encontrarse realmente mal porque esa mañana se había quejado y ahora estaba hecho un ovillo contra su cuerpo.

—Si me muero, te mato—le amenazó.

—Si te mueres, me mato—le besó la frente.

El mero pensamiento de que algo le pasara a George le hacía sudar frío, desde niños. Podrían hacer las más tremendas locuras sin que el pulso les temblara, pero que nada le pasara al otro.

Fred había tenido viruela de dragón y su madre los había tenido que separar para que el otro no se contagiara. Fue imposible, George sonreía abrazado a su gemelo de 5 años lleno de pústulas y estornudando chispas moradas.

Y eso antes de lo que ocurriría después.

—Estás loco si piensas que eso va a pasar ahora, puto mono en celo.

Fred no lo había hecho voluntariamente, y el bulto en su pantalón no iba con esa intención, bueno, más o menos, siempre había esa intención de por medio. Pero entendía que no era el momento.


A George le costó tres días recuperarse del todo, debía ser el periodo más largo en el que no habían tenido sexo.

Luego el mono en celo era él, pero en el momento en el que se encontró mejor George hechizó las cortinas de su cama y le usó como un jodido vibrador.

No es que se quejara, la verdad es que le gustó mucho.

Pero la siguiente poción la tomó Fred primero.

No era todo el efecto que habían deseado, pero podría servir.

Con un par de modificaciones se plantaron en la sala donde estaba el cáliz, estaba allí en medio, tan accesible y a la vez con una barrera de edad que te pegaba tan duro que te podía hacer perder el conocimiento.

Ante la mirada de todos sus compañeros los gemelos Weasley sonreían con dos viales azules en sus manos.

Todos esperaban que esos dos lo consiguieran, y por un momento casi lo hicieron. El hechizo de edad se lo permitió, los dejó pasar.

Se sentían eufóricos, hasta que algo empezó a ir mal, muy mal.

Fred fue al primero al que se le cubrió el pelo de canas, pero a George fue al primero que le salió una barba que no dejaba de crecer.

Obviamente, acabaron en la enfermería con una señora Pomfrey murmurando sin parar y un Dumbledore intentando ocultar su sonrisa.

—Poppy, ¿se salvarán estos muchachos?—Sabía que si alguien intentaría hacer eso, serían los gemelos Weasley, un director que se preciara conocía a sus mejores activos.

—Yo creo que sería mejor sacrificarlos en este momento, o quizás sea mejor avisar a Molly y que se encargue ella de ellos.

George se removió, quería ir a la camilla de Fred pero tuvo que contenerse.

—Preferimos un sacrificio honorable, gracias.

Salvo que a la enfermera le cambió la expresión enfadada por una sorprendida al leer el pergamino que acababa de aparecer entre sus manos con el resultado de algunos análisis.

—Albus…—titubeó.

Ambos adultos miraron el pergamino, Dumbledore se quitó su sombrero lleno de estrellas para rascarse el cogorote y mirarlos con intensidad.

—Esto sí que no me lo habría esperado.

Ambos habían aprovechado el momento para juntar sus camas, no, la separación la llevaban realmente mal.

—Chicos, ¿con qué habéis estado experimentando estos días?

—Pociones inútiles—bufó Fred.

—Bueno, pueden servir para ver como te verás en 80 años y decidir si quieres estar con esa persona, yo creo que puede ser un buen negocio para futuras parejas.


—¿No habéis usado alguna otra?

Ese era el momento para no hablar más, ambos callaron.

—¿Es posible, Poppy?—preguntó Dumbledore.

—Posible, ¿qué?—preguntaron a dúo.

—Señor Weasley, ¿ha estado sintiéndose indispuesto estos días?—le preguntó la enfermera a George.

—Sí.

—¿Náuseas, calambres, cambios de humor?

—Ese es George, 100% acertado.—Sonrió Fred pasándole un brazo por los hombros.

—¡Qué te calles!—le siseó su hermano, pero sin separarse.

—¿Habéis utilizó en algún momento un hechizo para cambiar de género?—preguntó Dumbledore.

—No, pero quizás hubiera sido buena idea, podríamos haber…—ambos se miraron calculando las posibilidades.

—Estás embarazado.

Eso cortó cualquier idea rocambolesca sobre nuevos intentos para poner su nombre en el cáliz.

—¿¡Lo qué!?

—Bebés, parto, una vida de sacrificio—dijo la enfermera.

Fred estaba en shock pero se daba cuenta de que allí había alguien a quien no le gustaban los niños.

—¿¡Lo qué!?—volvió a repetir George.

Ambos leyeron el pergamino, así como mil veces.

Entonces pasó, George estaba estrangulando a Fred.

—¡Te mato, yo te mato—apretaba su cuello—me has embarazado loco del demonio, me has embarazado!

—¿Los separamos?—preguntó Dumbledore, pero al final no hizo falta.

George le había soltado para entrar en crisis él solo, luego volvió a pegarle.

—¿Esto es totalmente seguro?—preguntó Fred cuando pudo respirar medianamente.

Después de eso la enfermera realizó algunos hechizos sobre el vientre plano de George, y la conclusión fue la misma.

—Embarazado.

Un nuevo momento de estrangulamientos y promesas de muerte para acabar de nuevo abrazados.

—Estos niños no dejan a uno de sorprenderlo—dijo al final Dumbledore.

—Mamá va a matarte—dijo George a Fred.

—No, nos va a matar a los dos y hará caldo con nuestros huesos.

—O pudín de Weasley.

—O gachas de mago.

—De mago embarazado.

Los dos adultos miraban a los gemelos en su diálogo absurdo donde uno empezaba una frase y la terminaba el otro.

—¿Esto es legal, Albus?—preguntó en su pequeño despacho la Señora Pomfrey.

—Ilegal no es, pero creo que vas a tener que preparar otra cama para Molly cuando venga.


En las camas unidas ambos se habían quedado callados por un momento.

George se acariciaba el vientre poseído por un mini coso.

Fred pensaba en qué momento habría ocurrido.

Hasta que ambos pensaron en lo mismo.

—Nos vamos a hacer ricos.

—Si sobrevivimos a mamá, sí.

Curiosamente a su madre no le sorprendió tanto que mantuvieran una relación de ese tipo, le preocupó más que era demasiado joven para ser abuela, y que iba a tener que hacerle una habitación nueva al bebé en la Madriguera.

Cuando Harry les dio el dinero que había ganado en el torneo al que él sí había accedido aunque fuera de un modo bizarro y letal, montaron su primera tienda.

El mercado de pociones para embarazar a magos fue todo un éxito, y ellos perpetuaron la tradición de echar Weasley al mundo en modo plaga para horror de futuros profesores de Hogwarts.







Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios