¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
46. Harry/Harén (El héroe del mundo mágico tiene derecho a un harén propio, Harry lo tiene, sus chicos son bonitos, dóciles y complacientes, o eso quiere pensar él)








Harry había estado fuera de su casa por una semana, su puesto como "embajador" no oficial le hacía tener que ausentarse de su hogar más tiempo del que a él le gustaría.

Cuando entró por la chimenea les vio, el que salió corriendo para abrazarle fue Dennis Creevey, siempre era el más efusivo.

Recordaba cuando le ofreció irse a vivir con él, con ellos, lo contento que se puso.

Tras la guerra el Ministerio se había vuelto loco con Harry, ceremonias, fiestas, calles con su nombre, incluso la hermosa casa en la que ahora vivían todos.

Harry besó la frente de Dennis, su pelo rubio olía siempre a coco, el más joven era fanático de esa fragancia y a Harry le hacía recordad a su hogar.

Descendió para darle un beso en los labios, eran suaves y pequeños, y siempre estaban deseosos de él.

Dennis fue el segundo chico que llevó a su casa.

Junto a la ventana, en su silla de ruedas y sonriendo estaba el primero. Cedric Diggory.

Cedric siempre se sintió en deuda con Harry por salvarle la vida, y Harry con él porque por su culpa hubiera acabado sin poder caminar.

Aún llevando a Dennis agarrado de su cintura se acercó hasta Cedric buscando sus labios, él también le hacía sentir en casa.

—Pareces cansado—le acarició Cedric la mejilla, lo estaba, realmente lo estaba.


—Harry—gritó Oliver Wood entrando al salón.

Recibió un fuerte abrazo del nuevo guardián de los Chudley Cannons. A Harry le encantaban sus abrazos y el sexo mucho más brusco que a ambos les gustaba compartir.

Su beso fue mucho más demandante, hasta que se separó para darle la taza de té que había preparado para Cedric.

—¿Dónde están los demás?—preguntó con Dennis aún pegado a él.

Blaise Zabini bajó por las escaleras, una pequeña sonrisa y un encogimiento de hombros.

El modo en el que Blaise entró en su vida fue premeditado, Blaise le buscó, le sedujo y le pidió su protección.

Harry se la ofreció sin problemas, las noches con Blaise eran completamente sensuales y sus consejos tan acertados que Harry solo podía estar agradecido de tenerlo en su vida y en su casa.

—Está imposible—se acercó, sus besos eran como él, puro deseo. Lamió sus labios durante unos segundos.

Pero lo que decía desde luego era para tenerlo en cuenta.

—Iré a hablar con él.

Todos asintieron, cada uno a su forma complementaban a Harry, y entre ellos habían creado una combinación peculiar que hacía de su hogar un lugar armónico.

Todos querían a Dennis, todos cuidaban a Cedric, todos estaban orgullosos de Oliver y todos apreciaban el descaro de Blaise.

Harry los quería y necesitaba a todos, la única nota discordante era su quinto chico.

Subió las escaleras lentamente, estaba cansado para lidiar con su carácter, pero debía hacerlo, él velaba por todos.

Entró a su habitación, la única que siempre mantenía su puerta cerrada.

Tras ella, como siempre cautivador, estaba Draco Malfoy.

Su pelo estaba tan largo que debía recogerlo con una cinta, su figura recortada contra la tenue luz que entraba por la ventana le devolvía la imagen atractiva, pero siempre enfadada del rubio.

—Hola Draco.

Draco no le devolvió el saludo, pero Harry casi estaba acostumbrado.

Hacía dos meses que lo había llevado a su casa, lo encontró en París, en unas condiciones deplorables. No lo pensó, y la verdad es que no le consultó.

Y eso era algo que el rubio no le perdonaba.

Harry se acercó a él y le acarició el hombro, Draco le taladró con sus ojos grises.

Harry sabía cual era su problema, pero para ello no tenía solución.

—¿Ya los has besado a todos? ¿Solo falto yo?

Su voz quería sonar venenosa, pero en realidad estaba dolido. Draco no quería compartir, no sabía hacerlo.

—Os quiero a todos.

Draco se apartó, ofendido. En dos meses se había ido cuatro veces, y cuatro veces que Harry había ido a buscarlo.

Cuatro veces que Draco había acabado teniéndose que tragarse su orgullo, porque en la sociedad londinense era una paria y se lo hacían saber a cada paso; porque no tenía ningún lugar al que ir tras la guerra; y porque quería a Harry solo para él y eso era imposible.


—Draco, por favor.

Harry le pasó sus brazos por detrás, Draco esta vez se dejó hacer.

—Te quiero, y quiero que seas feliz—le dijo buscando sus labios. Draco tenía la cabeza gacha.

—Quiero ser solo yo, solo yo.

Harry lo giró, le alzó el rostro y el acarició las mejillas.

Harry no podía darle eso.

—Te quiero—le besó Harry.

Draco le abrazó con fuerza, aquella noche Harry durmió en la cama de Draco, como si solo existieran ellos dos.


A la mañana siguiente bajaron al comedor, los demás ya estaban despiertos. Harry los besó a todos, y Draco se sentó mirando solo a su plato.

Dennis le había preparado a todos sus platos preferidos, incluso a Draco.

Era difícil no querer a Dennis, incluso a Draco le costó no darle las gracias.

Los seis desayunaron tranquilos, pero Harry hizo algo que cambiaría un poco las cosas.

—¿Draco me acercas el zumo?

Draco le miró sorprendido no era el que estaba más cerca de la jarra, iba a levitarla cuando Harry le negó.

Se levantó de su asiento y cogió la jarra, se acercó hasta Harry y fue a servirle cuando Harry le tomó de la cintura y le sentó en su regazo.

—Creo que desayunaré mejor así.

Draco se sonrojó a penas, Harry era cariñoso con todos pero nunca hacía tratos de favoritismo por ninguno.

Draco necesitaba esos tratos, y Harry sonrió al ver que todos los demás estaban bien con ello.

Tiempo después Harry se dio cuenta que Draco no necesitaba ser el único, solo necesitaba ser el primero. Y la armonía en su casa volvió a reinar.
Notas finales:
Esta idea me resultó extravagante, pero la verdad es que me gustó.



Quizás harén no sea el término para lo que ellos tienen, ni cuadre del todo con la sinopsis, pero oye, a mí me gustó.

Hasta la próxima.

Besitos
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios