¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Harry de nuevo se encontraba en aquella mansión que tan pocos gratos recuerdos le traía. Al parecer Draco había estado en su cuarto antes de marcharse, llevándose consigo ropa y dinero. Sus padres desconocían si faltaba algo más.
Lucius no estaba de acuerdo con tenerle en su casa, pero al igual que su esposa, se encontraba atrapado en una situación compleja. Ellos ya no disfrutaban de muchos beneficios en la comunidad.

—Los aurores nos informaron que se marchó con red flu. —habló el preocupado padre.

—¿En su casa?

—No, en Borgin y Burkes.

La situación se ponía más compleja. Los aurores investigarían la parada y si lo encontraban lo enjuiciarían con un agravante por huída.

—¿No tienen alguna idea de dónde pudo haber ido?

—Alguien en el Ministerio me dijo que había ido a Alemania. Al parecer usó la red flu para ir a un pub donde estuvimos en unas vacaciones. —dijo Lucius.

—Más allá de eso no sabemos dónde pudo haber ido. Creo que los aurores tampoco encuentran rastro. —comentó Narcisa suavemente.

Harry pensaba si tendría acceso a alguna varita. Podrían rastrearle si usaba algún hechizo, sin embargo si estaba retenido o si sus sospechas eran ciertas, no usaría nada para facilitarles ese trabajo. Sin duda había hecho un gran trabajo desapareciendo, si realmente lo había hecho por su propio pie.


Su cuerpo se balanceaba hacia delante y atrás, haciendo crujir la madera del porche. Hacía pequeños escapes para ir a un motel, que se encontraba a horas de distancia, para poder comer algo, asearse y regresar, volviendo a llorar al no encontrar a nadie. Y allí se quedaba esperando a que llegase.

En los siguientes días comenzó a levantarse para recoger algo de leña y apilarla en cada una de las cabañas. Quería dejarlas listas por si alguien llegaba. Sentía ganas de hacer un fuego para poder calentarse un poco en sus esperas, aún así no quería poner el lugar en riesgo por el humo que causaría. Tampoco podía poner protecciones porque delataría su magia. Dormía muy mal porque se encontraba al aire libre, con mucho frío y rodeado de animales que no sabía si se atreverían a acercarse y atacar, pero no quería irse al motel.
El pequeño techo le salvaba de la nieve y aquel día en el que se cumplían tres semanas de espera, de la torrencial lluvia que estaba cayendo. Despertó con el sonido de las gotas chocando con fuerza en el suelo. Poco le costó soltarse de los brazos de Morfeo pues en los árboles que se encontraban frente a la cabaña, algo lejanos, estaba la chaqueta de Fenrir, colgada.
Se levantó apresuradamente, sin importarle los calambres en sus piernas a causa de la incómoda posición y corrió hacia ellos.

—¡¿Fenrir?! —gritó mirando a todos lados con la chaqueta en las manos.

Cayó de rodillas al suelo, escondiendo su cara en el suave pelo de la prenda. Gritó de forma ahogada. Sus lágrimas se perdían entre el agua que mojaba todo su cuerpo. Al cabo de unos minutos se levantó, dirigiéndose con calma de nuevo al sitio que solía ocupar. Tapó sus piernas con la chaqueta, aunque de poco servía ya que el frío calaba sus huesos.

Sentía que su mente estaba jugando con él. Vivía una broma pesada que no comprendía. «Debe ser real. Tengo la chaqueta conmigo».


Hermione observaba el mapa que Harry había puesto en la mesa.

—No hay nada en lo que podamos basarnos, Harry. Es un callejón sin salida.

El moreno suspiró sonoramente, echando la espalda hacia atrás, recostándose en la silla todo lo posible.

—Lucius Malfoy debe estar muy preocupado si está dándote toda la información y hablando contigo. —comentó Ron antes de que sus padres llegasen a casa.

Habían pedido a McGonagall salir del colegio en vez de ir a Hogsmeade para poder hablar con ellos sobre toda la situación. En seguida tomaron asiento con los chicos y empezaron a charlar.

—¡Eso es terrible, Arthur! ¡Imagina perder a uno de nuestros hijos de esa forma! —exclamó Molly aterrada.

—Debe haber sido muy traumático para ellos. Me da pena la señora Malfoy, después de lo que Harry nos contó… No puedo verla igual que a su esposo.

Arthur seguía sin tenerle alguna simpatía a Lucius. Éste tampoco había hecho el esfuerzo de disculparse o darle el pésame por su hijo, en cambio Narcisa sí que había dado el mensaje a Harry y le había prometido que lo haría en persona cuando coincidieran en algún lugar, además de abrirle las puertas de su casa para lo que necesitasen, gracias a la ayuda que Ron estaba proporcionando.

—Aún hay algo más, papás. —empezó Ron mirando a Harry para que hablase él.

—Pensamos que hay una opción algo complicada. Creemos que Malfoy podría haber sido mordido por Greyback.

Los mayores exclamaron asombrados.

—¡Es sólo una suposición, aún es pronto, podría pedir un rescate y buscar el dinero! —exclamó Hermione algo molesta por darle veracidad a la peor opción antes que la muerte.

—Pero esa mujer… Amaría a su hijo por encima de todo, ¿no? —preguntó Molly insegura de las creencias de Narcisa.

Harry le observó sin saber qué decir. No podía asegurar que Narcisa amase a su hijo aún siendo un hombre lobo, sabía qué tipo de pensamientos tenían. Especialmente Lucius los demostraba sin ningún tipo de tapujos.

—En cualquier caso se trata de encontrarlo. De nada sirve crear conjeturas. Se podría rastrear su magia. —Arthur decidió distender el ambiente.

—Eso pensamos, pero desconocemos si Malfoy se ha llevado varita. —contestó el hijo de ambos.

—Tampoco sabemos si Malfoy quiere ser encontrado. —concluyó Harry.


Añadió una marca más en la madera de la caseta. Ya eran cuarenta y tres días que se encontraba solo, desde la batalla hasta que había llegado. Había pasado su transformación allí, esperando acostado sobre el suelo donde seguía. Con la chaqueta sobre él. No se encontraba bien. Tenía mucho frío y ya ni se levantaba para ir al motel. Estaba débil y sólo tenía sueño. Además la lluvia frenaba su ira en pocos momentos, haciendo que el suelo estuviese lleno de lodo y fuese más complicado caminar por el bosque. Llevaba días sin comer, ya no tenía suministros allí. Por suerte muy cerca había agua en un pozo que se había construido en el pequeño campamento.

Empezó a escuchar pisadas en el barro, chapoteando agua. Intentó incorporarse un poco, pero los mareos y la visión borrosa no le permitían ver a la persona. Sólo veía una silueta que se acercaba a él.

Sintió como su cuerpo pesaba cada vez más. «¡No, ahora no!». Y desgraciadamente, se desmayó.


Rowan se acercó a Isadore ofreciéndole una bebida. Habían huido al mundo muggle junto a Tyreese.

—Gracias. —susurró.

—¿Por qué estáis tan serios? —preguntó el pecoso pelirrojo.

—Es sólo que… No sé, tengo muchas dudas de qué ocurrió con algunas personas. —dijo Isadore sonriéndole con afabilidad.

—¿Creéis que Fenrir de verdad murió? No era inmortal, pero en ocasiones lo parecía. —Tyreese se unió a la conversación.

Isadore encogió los hombros. En realidad pensaba que Fenrir había muerto y por ello estaba preocupado. ¿Scabior murió también? De ser así, Malfoy estaría a salvo. En cambio, si Scabior siguiese vivo y Fenrir no…

—He conseguido un Profeta actual. —dijo Rowan pasándole el periódico a Isadore que lo miraba con sorpresa—. Me colé en el autobús noctámbulo.

Tyreese se acercó a leer la noticia principal junto al hombre observador. En primera plana anunciaban la desaparición de Draco Malfoy.

—Si Fenrir está vivo, le estará buscando. —afirmó Tyreese.

—¿Y si Scabior le ha secuestrado? —preguntó Isadore preocupado. Esperaba que sus padres pudiesen protegerlo, pero estando solo era presa fácil.

—Estuve hablando con Shunpike, el cobrador del autobús. Dicen que el chico se fue por cuenta propia. Quizá está buscando a Fenrir. —sonrió Rowan manteniendo que ellos dos tenían un romance prohibido.

Rowan aseguró que seguiría trayendo periódicos. Él nunca había mostrado su rostro para trabajar con los Carroñeros, así que nadie sospecharía. Era el as bajo la manga de Isadore y Tyreese, ya que podía hacer recados en el Mundo Mágico sin ningún problema.
Notas finales:
¡Muchas gracias por todo el apoyo recibido! Sois increíbles.
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios