¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Miraba atónico lo que una vez fue su hogar. Aquel sitio estaba protegido por los profesores, por alumnos que reconocía sin problemas, centauros y las estatuas que habían tomado vida para luchar. No podía explicar todos los sentimientos que sentía, sin embargo podía afirmar que ninguno era agradable. Estaba muy tenso al ver las acromántulas ayudando a los mortífagos, permitiéndoles el paso a tantas almas inocentes que quedarían en aquel lugar. Se preguntaba si vería a sus compañeros. Si Pansy y Blaise estarían allí. Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando ordenaron ponerse en marcha. Todos sabían la misión que se les había asignado. Para algunos era simple, matar indiscriminadamente. Otros tenían misiones más específicas.

Corrió por algunos pasillos que estaban algo más seguros, gracias a Rowan y Loyd. Debía llegar a la sala de los Menesteres.

—¡Draco! —El rubio se sobresaltó al oír su nombre, pero al girarse se percató que era Goyle, acompañado de Crabbe.

—¡Debemos encontrar algo! ¡Rápido!

Se sintió afortunado de no sentirse solo ante esa situación, pero esa fortuna acabó cuando llegó a aquella sala y se encontró con el famoso trío dorado. Los seis sacaron sus varitas para apuntarse entre sí.

—¡Malfoy, eres un bastardo! ¡Mira lo que has causado en el colegio! —gritó Ron.

No se sentía listo para esto. Sólo podía visualizar el bosque nevado que Fenrir había compartido con él. Aún era demasiado pronto para recibir la ayuda que le habían mencionado. Escuchó como Goyle intentaba atacar, pero fue sorprendido por la rapidez de Granger, desarmándolo. Crabbe decidió ser el siguiente, mencionando el mortífero hechizo.

—¡No, Crabbe! ¡Él lo quiere vivo! —intentó detenerle.

—El señor quiere que Potter muera. ¿Cuál es la diferencia entre matarlo ahora o después? —Le retó Crabbe—. Nunca pudiste terminar tus misiones. No eres quién para mandarnos ahora.

Draco conectó su mirada con Harry, que le miraba de forma escrutadora, sintiendo que él no era un peligro. De pronto, escucharon la voz de Crabbe invocando un fuego endemoniado que se transformaba en un dragón, en varias serpientes que trepaban algunos artilugios, en un fénix. Las llamas devoraban todo a su paso.

Todos se dispersaron y comenzaron a correr, pero aquel fuego parecía tener vida propia y no dejaba de perseguirles intentando llevarles al mismo infierno.

Goyle fue ayudado a levantarse del suelo por Draco, que sin dudarlo había ido a por él sabiendo que estaba desarmado, pero no tenían escapatoria. Las salidas estaban siendo custodiadas por las llamas. Vio en su amigo desesperanza en los ojos, pero no podía dejarlo allí. Estiró de su manga, cogiendo la diadema por la que había ido allí y comenzaron a trepar sobre un montón de chatarra que se encontraba a su paso. Escuchaban los gritos agónicos de Crabbe. Estaba siendo consumido por el hechizo que él mismo había invocado. Ya estaban arriba del todo, sin embargo la visión era poco esperanzadora. No había un lugar donde pasar, sólo podían esperar la muerte.

El trío dorado pasó con las escobas. Weasley atrapó a Goyle por su túnica, tirando de él para subirlo. Potter en cambio le ofreció la mano, dándole la oportunidad de salvarse y redimirse. Dudó seriamente si ese no debía ser su final. Si ese no era su castigo por tanto daño que había causado, pero su muerte no terminaría con el dolor. Cogió la mano de Potter y subió a su escoba.

—¡Menos mal que las escobas se salvaron! —comentó Ron con cara de espanto, una vez fuera del lugar.

Draco observaba las llamas sin dejar de pensar en los lamentos de Crabbe, en el dolor tan terrible que había sufrido. Se acercó a Potter, mientras sus amigos se ponían en posición para atacarle si era necesario, pero únicamente le ofreció la diadema por la cual casi habían muerto.

—¿Sabes lo que estás haciendo? —preguntó Harry. Tomó la diadema y la lanzó al fuego, que la convirtió en cenizas en milésimas de segundos.

—Incumplir mi misión. —indicó.

—¿No sabes qué era esa diadema? —interrogó en ese momento Hermione y ante la negativa de Draco miró con dudas a sus amigos.

—Será mejor que te vayas, Malfoy. Nosotros teníamos la diadema cuando llegaste, la destruimos por culpa de Crabbe.

Vio como los chicos se marchaban para seguir con la defensa del castillo y la derrota de Voldemort.

—Potter. —Llamó acercándose rápidamente para que Goyle no le escuchase—. Él… La Casa de los Gritos. —El moreno le asintió agradecido y se marchó corriendo, dándole unas órdenes a Hermione y Ron.

Draco se acercó de nuevo a Goyle, que se negaba a mirarle. Probablemente creía que la muerte de Vincent era su culpa y él también se sentía así.

—¡Hey! —Rowan llegó medio ahogado por tanto correr. Observaba el fuego maldito que aún desintegraba algunas cosas—. ¿No pudiste cumplirla? —preguntó refiriéndose a su misión. Draco negó con la cabeza, esperando que Goyle no le traicionase, sin embargo éste se encontraba muy lejos de allí—. Ve al pasillo donde se encuentra Isadore, él te protegerá por ahora.

Draco cogió la mano de su amigo, indicándole que debían marcharse de allí. No iba a dejarle solo. Ya estaban de camino, intentando esquivar a todos, cuando la voz de Voldemort se hizo presente en todos los recovecos. Ordenaba a sus aliados a detener la guerra durante unas horas, pero también advertía a sus adversarios que Harry Potter debía entregarse o él mismo se encargaría de volver a la batalla, matando a todos a su paso y destrozando todo el castillo.


Todos observaban incrédulos cómo Hagrid portaba el cuerpo de Harry Potter, el que debía ser el salvador. Voldemort reía mientras informaba que el moreno había muerto y que aún estaban a tiempo de arrodillarse ante él. Miró a Isadore, que se encontraba serio a su lado. Ellos aún se encontraban en aquel pasillo. Veía como sus padres le buscaban entre la multitud de gente con sus miradas.

—Fenrir ha caído, Draco. —informó Isadore.

—¿C-cómo? —preguntó incrédulo. No podía creer que unos estudiantes hubiesen podido con él.

—Tyreese ha visto como ha sido atacado cerca del Viaducto. Se precipitó.

—Pero nadie ha visto su cuerpo, puede que esté vivo. —comentó esperanzado.

El Carroñero le puso una mano sobre el hombro en señal de apoyo, pero no creía que la esperanza del chico fuese buena. Agarrarse a un clavo ardiendo no era algo que debieran hacer, el mismo Fenrir se hubiese reído de ellos en esa situación.

Volvieron sus miradas cuando escucharon el alboroto abajo. Longbottom tenía una espada entre las manos y a sus pies se encontraba el cuerpo decapitado de Nagini. Voldemort estaba sumamente furioso, por lo que ordenó de nuevo el ataque. Sus tropas ya eran pocas, y al igual que sus rivales, estaban agotadas. Draco salió corriendo al Gran Comedor al ver que sus padres también se dirigían allí.

En cuanto llegó vio a Bellatrix morir. La señora Weasley había acabado con su vida. El Lord quiso atacarle por haber asesinado a su mayor seguidora, pero un escudo se interpuso. Harry Potter salió de su capa de invisibilidad. Todos se apartaron con esperanza y terror.

—Tú asesinaste a Snape por la lealtad de la varita, pero jamás la obtuvo él. ¡Draco desarmó a Dumbledore! ¡Él tuvo la lealtad todo el tiempo hasta que yo le desarmé en la mansión! —gritó Harry.

Draco miró la varita de Voldemort. Efectivamente era la que había cogido de Dumbledore aquel día que Snape terminó con su vida. También se enteraba que Snape no volvería jamás. Si Potter había dicho que lo había asesinado, era porque él mismo lo había visto.

El Señor Oscuro no dudó en apuntar con rabia a ese chiquillo que tantas veces había podido con su gran poder y con dos simples palabras conjuró la maldición asesina. Potter lanzó otro encantamiento que él desconocía. Por desgracia para Voldemort, ambas varitas reconocían a Harry como dueño. El rayo verde rebotó en un escudo que había formado el joven muchacho de ojos verdes e impactó en el pecho de Voldemort. El cuerpo del hombre que más terror había causado se descomponía en polvo blanquecino y grisáceo. Y allí, estupefactos, se encontraban todos. Algunos lloraban de alegría, otros de pena por las pérdidas. Los mortífagos intentaban huir. Isadore ya no se encontraba a su lado, había desaparecido, y no parecía ver al resto. Todo había terminado.

Veía a sus padres en la lejanía, que se abrazaban sin huir. Potter había agradecido algo a su madre, pero su futuro no estaba allí. Recordaba día tras día las palabras que Lucius le había dirigido a Fenrir.

Salió disimulando lo máximo posible. Los aurores estaban ocupados con los mortífagos más peligrosos, controlando las acromántulas y los gigantes. Los dementores volvían a ser parte del Ministerio y los funcionarios que habían actuado junto a Voldemort también serían llevados a Azkaban.
Notas finales:
¡Muchísimas gracias por leer! :D

Espero que el transcurso de la historia esté gustando, especialmente cuando vienen mis partes favoritas.
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios