¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Al día siguiente se despertó rodeado por los brazos de sus dos hermanos mayores. Sonrió mientras observaba el rostro dormido de Charly. Cada año les veía menos y cada año les echaba más de menos y, cuando por fin les veía, tenían que ir con cuidado de que nos les pillaran. Apretó los labios molesto con la situación en la que se encontraban. Odiaba esconderse, odiaba no verlos cuando quisiera y, por sobre todo lo demás, odiaba que el resto de sus hermanos parecían conformes con esta situación.
Unas caricias en su estomago lo devolvieron a la realidad. Una pequeña sonrisa adorno sus labios mientras se giraba intentando no despertar a Charly. Bill le sonreía pero Percy notó en seguida que tenía una mirada que no auguraba nada bueno.
- Buenos días, pequeño. - Susurró el mayor. Percy le sonrió tímidamente esperando a que Bill le dijera que es lo que le molestaba.- ¿Que tal en Hogwarts? ¿Los gemelos y tú vos habéis divertido?- Percy se quedó mudo. Se había olvidado completamente de que había roto las reglas. Se mordió el labio nervioso.
- Yo no… Siento mucho…
- Vale. Ahora no. Hablaremos de esto esta noche, pero te aviso desde ya que recibirás un castigo. - Dijo con voz dura, señal de que iba completamente en serio.
- ¿Ya estáis peleando desde tan temprano?- Dijo Charly con voz ronca a causa de acabar de despertarse. - Hay gente que intenta dormir.- Percy sintió como los brazos de Charly le apretaban más fuerte contra el mayor y no pudo evitar sonreír para sus adentros. Bill era la voz de la razón y el encargado de mantener todo en orden, Charly, en cambio, siempre le defendía, sin importar lo que haya hecho. Bill sonrió pero su semblante cambió en cuanto miró el reloj que tenía colgado en la pared.
- Mierda. Charly, ya es tarde, levanta y mueve el culo a tu cuarto. - Dijo Bill mientras se levantaba y se ponía los zapatos a toda velocidad. Percy suspiro al sentir como los brazos de Charly dejaban de abrazarlo. Bill le sonrió apenado y se agachó para darle un beso corto. Después de que Charly hiciera lo mismo, los dos mayores salieron de puntitas de su habitación. Percy se quedó mirando la puerta un rato. Cuanto deseaba que las cosas cambiaran.
*
El día pasó sin grandes incidentes. Sus padres y hermanos pequeños estaban radiantes de felicidad al tener a la familia completa en casa. Bueno, estaban felices todos menos los gemelos, quienes cada vez que se acercaban a Percy eran amonestados por Bill o Charly. Al parecer el castigo de los gemelos por romper las reglas era no acercarse a él por una semana. Esto no les gustaba en absoluto y aprovechaban cada momento de despiste de los mayores para besarle o tocarle. Tampoco es que a Percy le molestara, ya que al parecer Bill y Charly no estaban de humor como para estar con él. De hecho, parecían evitarlo a postas y eso solo le hacía pensar en el castigo que Bill le había prometido para esa noche. Durante toda la cena sintió la mirada de Bill encima y eso solo logró que sus nervios se intensificaran.
- Esta noche vamos a salir.- Dijo su madre mientras se sentaba después de traer el postre.- Bill y Charly nos han pagado unos días en un hotel muggle de 5 estrellas.
Percy miró a Bill interrogante pero solo recibió una pequeña sonrisa de vuelta. Cuando volvió a mirara su madre vio como apretaba los labios sin apartar la mirada de su tarta de fresa. No parecía muy feliz con la noticia. Percy, por primera vez, tuvo miedo de que su madre supiera lo que pasaba entre sus hermanos y él.
*
Estaba sentado en su cama mirando fijamente el reloj. Después de que sus padres se fueran y sus hermanos pequeños Ron y Ginny se fueran a dormir, Bill le había mandado un mensaje diciendo que fuera a su habitación a las 23:00. El reloj marcaba que faltaban unos minutos. Decidió que ya era hora y se dirigió a la habitación de su hermano mayor. Las puertas de Charly y los gemelos estaban cerradas pero se veía luz por debajo de la puerta indicando que no estaban dormidos. Pasó de largó y se paró delante de la puerta de Bill. Dio unos suaves golpes y dudó si entrar o esperar a que Bill le abriera. Bill abrió la puerta y a Percy casi se le cae la baba al ver que el mayor estaba totalmente desnudo.
- Entras y quitate la ropa.- Su voz tenía un timbre fuerte que hizo que Percy se estremeciera. Se quitó la ropa rápidamente y miró a su hermano esperando a que le dijera que quería que hiciera a continuación. Bill sonrió y sacó una especie de pañuelo negro, se acercó a él y lentamente le tapó los ojos con este, atándolo detrás de su cabeza. Tembló al no ser consciente de lo que pasaba a su alrededor.
Percy gimió al sentir las grandes manos de Bill acariciando y separando levemente sus glúteos.
-No quiero oír ni un solo ruido, bebe. - Le susurró Bill y Percy se mordió los labios conteniendo sus ganas de moverse y besar a su hermano mayor.- Pon tus manos detrás de la cabeza y agáchate.- Percy obedeció a pesar de lo incómoda que resultaba la postura. Pegó un saltito cuando la mano de Bill impactó en su trasero sin aviso y tuvo que usar toda su fuerza de voluntad para no emitir ningún ruido.- Esto te gusta, ¿verdad? Te gusta cuando te doy unos cuantos azotes.- Percy asintió mordiéndose los labios y esperando a que Bill volviera a darle un buen golpe. Bill, satisfecho con la respuesta, no se hizo esperar y dio otra palmada mientras, con su otra mano, buscaba la polla de Percy y comenzaba a masturbarlo. Percy apretó los labios por el placer y deseó que Bill le dejara gemir y apretarse contra él. Pero eso no pasó, Bill le estaba castigando y siempre era muy firme en sus castigos.- De rodillas.- Percy obedeció automáticamente. Sintió como algo era puesto al rededor de su cuello. Una especie de collar que estaba conectado a unas esposas que Bill le puso a continuación quedando sus manos atrapadas cerca de su cuello y sin ninguna posibilidad de movimiento. Las manos de Bill volvieron a acariciar su culo y polla haciéndole casi imposible no gemir. Apretó los puños cuando el mayor comenzó a azotarle de nuevo y no pudo evitar jadear cuando Bill le empujo, sin aviso, para que quedara en cuatro. - Te ves muy caliente así, bebe.- Un escalofrió placentero recorrió su espalda al saber que Bill estaba disfrutando de esto, pero toda alegría se fue cuando notó como un anillo estaba siendo puesto en su polla. Bill no le dejaría venirse, ese sería su castigo. El mayor soltó una carcajada al ver como Percy se tensaba.- Vamos, si te portas bien te dejaré venirte al final.
Asintió y, como muestra de su disposición, abrió la boca invitando a su hermano a hacer uso de ella como le apeteciera. Bill volvió a reírse mientras acercaba su polla, en esos momentos ya semidura a causa de ver a su hermanito tan sumiso y expuesto, a los labios del menor pasándola por los labios de este.
- ¿Quieres chuparme, bebe?- Percy asintió con ganas.- Uhm, no se, se supone que esto es un castigo y yo se lo mucho que te gusta chupar mi polla.- Percy soltó un sollozo mientras intentaba llegar a la polla de su hermano con la lengua.- Eres todo una perrita, cariño. Abre bien la boca.- Percy obedeció gustoso. Sintió como Bill ponía cada mano en uno de sus hombros y de un solo golpe enterraba su polla en su boca. Gimió de placer al sentir como empezaba un vaivén fuerte y rápido haciendo que su cuerpo se meciera delante y atrás sin parar. Un nuevo azote hizo que pegara otro brinquito por la sorpresa.
- Creo recordar que te dije que no quería oírte. Venga chupámela como tu sabes, cariño- Bill dejo de moverse esperando a que Percy hiciera lo que tan bien sabía hacer. El menor lamió la, ahora dura, polla que se le ofrecía y se la metió hasta la garganta dejándola así mientras pasaba la lengua y jugaba un poco rozando sus dientes. Bill soltó un gruñido mientras enterraba sus manos en el suave pelo de Percy.- Así me gusta, bebe. - Medio gruño el mayor cuando Percy empezó a mover su cabeza delante y detrás lo más rápido que podía.- Oh sí. Eso es, Percy, eso es. Eres condenadamente bueno en esto.- Percy sonrió para sus adentros, le encantaba chupársela a sus hermanos y más cuando estos le daban elogios por lo bien que lo hacia.
De repente, Bill sacó su polla de su boca y hizo que se levantara. Percy frunció sus labios, él quería que Bill se corriera en su boca, quería tragar su semen sin dejar ni una gota desperdiciada. Bill parecía tener otros planes. Desencadenó las manos del menor mientras hacia que se reclinara sobre una mesa.
- No voy a prepararte, bebe. Es parte de tu castigo.- Percy tragó duro al imaginar el dolor que iba a experimentar a continuación pero no hizo ninguna protesta. Sabía que, si aguantaba bien el castigo, el premio sería aun mejor. Se estremeció cuando sintió la polla de Bill apretar un poco contra su agujero. La primera estocada fue rápida y dura y las que la siguieron fueron aumentando de rudeza cada vez más. Percy sentía dolor y placer al mismo tiempo y no sabía que predominaba más. Se mordía la muñeca intentando acallar los gritos que intentaban salir de su garganta. Bill no dejaba de moverse sin importar si le hacía daño o no pero aun así podía sentir su mirada fija en su rostro, estudiando sus expresiones y vigilando no pasarse con su castigo.
Un placer increíble le inundó cuando Bill encontró su próstata. No pudo evitar soltar un grito de placer cuando Bill le empezó a embestir sin piedad en ese punto maravilloso. Siguió gimiendo y sollozando de placer cuando vio que a Bill ya no le importaba si hacía ruido o no. El mayor lo tenía bien sujeto y gruñía mientras le embestía una y otra vez hasta que, con un gruñido más fuerte que los anteriores, se vino llenando su agujero. Percy sollozo al darse cuenta que el no podía correrse. Bill todavía dentro de él, apoyó su cabeza en la espalda del menor intentando acompasar su respiración. Percy pudo notar como sonreía mientras le daba unos pequeños picos en la espalda y masajeaba su polla aun sabiendo que eso solo torturaba al menor.
Después de unos minutos así, Bill salió de su interior, la venda que cubría sus ojos fue retirada y su polla y cuello fueron liberados. Percy se sentó suplicando con la mirada a Bill que le dejara correrse ahora. Bill sonrió tiernamente y acarició su cabeza con cariño.
- ¿Quieres correrte, bebe?
- Sí.- Casi maulló su respuesta. Su excitación era muy fuerte en ese momento y en lo único que pensaba es en liberarse. - Pues no lo harás.- Dijo divertido Bill. Percy gimió en desacuerdo pero se calló al ver que Bill ponía un expresión más dura.- Irás a tu cuarto y no recibirás visita esta noche de ninguno de nosotros. Tampoco puedes masturbarte o tomar duchas frías.- Percy gimió pero pensó que podría ser peor, cuando se le bajara la erección sería más fácil.- Ah, y llevarás esto también.- Percy miró a su hermano sonreír con los ojos entrecerrados mientras sacaba un consolador.- Te pondrás el anillo cuando llegues a tu cuarto y luego te meterás el consolador y lo pondrás a máxima potencia. No quiero trampas, pasaré en cualquier momento y puede que varias veces para comprobar que todo va según te lo he ordenado, ¿entendido?
Percy tragó duro mientras asentía.
Notas finales:
Gracias por comentar y hasta la próxima.
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios