¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
Nuevo cap
- ¿Se puede saber en que estabas pensando?
Bill miró a Charly sin interés mientras se tiraba en la cama.
- Bill, esto es serio, mientras Percy sea menor de edad, ellos podrían…
- No te pongas dramático. En ningún momento he mencionado a Percy.
- Pero tu mismo me dijiste que mama está sospechando… Si decide mandarlo lejos…
Bill suspiró. En realidad no sabía que mosca le había picado. Él siempre fue el más responsable y ahora tenía a su hermano menor dándole la charla. Y no le culpaba, si fuera al revés, él también estaría enfadado.
- ¿Que quieres que te diga? Sabía que si no la hacía callar, hubiera hecho sufrir a Percy otra vez. Sabes que últimamente está más inseguro. - Charly le miró directamente a los ojos. Pues claro que lo sabía. Tendría que estar ciego para no notarlo. Todo era culpa de la distancia. Si vivieran juntos, todos ellos, y sin sus padres de por medio estaba seguro de que Percy sería más feliz. Y ellos también. Suspiró derrotado mientras se sentaba en su propia cama. Bill se incorporó.
- Ya queda menos.- Dijo en voz baja. Charly lo miró.
- Ron acaba de empezar los estudios. Queda menos, sí, pero aun es mucho. - El mayor le observó con una tranquilidad que le dio envidia.
- Merece la pena.- Charly sonrió. Por supuesto que sí.
****
4 años después

Ron observó como Hermione lentamente se quitaba el sujetador dejando sus pechos a la vista. Con una sonrisa le invitó a acercarse y el no se negó. Hacía mucho tiempo que esperaba ese momento y por fin había llegado. Por fin perdería la virginidad con la chica a la que quería. Por que la quería, ¿verdad? Por supuesto que la quería. Pero entonces… ¿por que su miembro se negaba a despertarse? Tenía a una chica preciosa y medio desnuda delante suya invitándole a hacer lo que quisiera con su cuerpo, pero aun cuando acercó su mano a uno de los pechos de la castaña y la otra a su cadera mientras se besaban, no sintió nada.
De repente, una imagen apareció en su mente. Un recuerdo de hacía unos años. Una fiesta en la sala común, él buscando a sus hermanos, él observando a escondidas como Fred y George tomaban al mismo tiempo a Percy, él masturbándose mientras no podía dejar de observar…
Por supuesto, su polla eligió ese momento en despertar. Se separó de su novia con la cabeza gacha.
- Ron...- Hermione le agarró de la manga y lo cuestionó con la mirada. Él no la miró, solo se quedó sentado allí mirando a la nada. Sabía que no quería a la castaña, siempre lo supo. Solo se fijo en ella porque su forma de ser le recordaba a su hermano. Apretó los labios.
Al principio, después de ver a sus hermanos haciendo esas cosas, pensó que era anti natural. Nadie en su sano juicio se acostaría con su propio hermano. Pero luego, su padre, le habló de la tradición y más tarde se dio cuenta de las numerosas visitas que recibía Percy en su habitación, muchas de estas no eran de los gemelos. Y todo empezó a cuadrar en su mente. Su padre se preocupaba de que la tradición se rompiera, pero esta seguía vigente, solo que esta vez era distinta.
Después del shock inicial y de acostumbrarse a la idea de sus hermanos haciéndolo con Percy, llegaron los celos, pero esa fase también la supero rápidamente ya que al pensarlo más detenidamente, llegó a la conclusión de que no le desagradaba del todo la idea. Pero después vino el problema real. Percy era un chico. No podía tener hijos. Él quería hijos. Lo deseaba con todas sus fuerzas.
Pero allí estaba. Con su novia medio desnuda dispuesta a entregárselo todo. Pero lo único que estaba en su mente era Percy. ¿Y que si no tenía hijos? Ya no lo aguantaba más, quería a su hermano. No necesitaba nada más.
- Lo siento.
Dijo con voz apenada antes de salir de la habitación de la castaña. Con pasos decididos regresó a su casa. En el porche, Bill, estaba sentado mirando a la nada. Cuando le vio, sonrió.
-¿Ya lo has entendido? - Asintió. - Ya era hora.
Y le dejó entrar.
Ron miró como la puerta se cerraba detrás suya. Bill no entró con él. La casa estaba en silencio, parecía que no había nadie. Subió al segundo piso y se acercó al cuarto de Percy. La ansiedad le inundó. ¿Y si Percy le rechazaba? Se quedó estático delante de la puerta. No se atrevía a tocar. Apoyó la frente en la puerta y cogió una fuerte bocanada de aire.
Abrió la puerta sin tocar, Percy estaba en la cama, desnudo con un collar el cuello que tenía una cadena que impedía que Percy fuera lejos de la cama. Su posición era sumisa. Sentado en sus rodillas con las manos juntas descansando frente suya y con la mirada baja y las mejillas sonrojadas. De pie a su lado los gemelos le acariciaban con cariño. Al notar su presencia se dirigieron a la salida.
- Te lo hemos dejado todo listo Ronny.- Susurraron antes de salir de la habitación dejándoles solos.
Ron observaba a su hermano mayor atentamente. Su postura y comportamiento sumiso hizo que su polla saltara. Se mordió el labio nervioso. Lentamente se acercó a la cama, la expectación inundándolo. Su mente dejó de razonar y todas las dudas salieron volando de su cabeza cuando Percy le miró a los ojos. Sonrió nervioso.
- ¿De verdad quieres esto? - preguntó al ver a Percy tan serio.
- La cuestión es si tu lo quieres, Ron. - Susurró el mayor mientras acariciaba tiernamente la mejilla del otro. Ron cerró los ojos, sonriendo por la caricia.
- Lo quiero.- Y por primera vez no dudaba.
Con rapidez se quitó la ropa, provocando una sonrisa a Percy, y se subió a la cama. Empujó suavemente al mayor para que se tumbara y se posicionó encima con cada brazo a un costado del frágil cuerpo de Percy para no recargarse completamente en él y hacerle daño sin quererlo.
No podía apartar su mirada de la del mayor. Percy le miraba tan intensamente y eso le hacía temblar. La vergüenza y preocupación por no hacerlo bien volvió a él.
- Estás dudando.- Ron abrió los ojos con sorpresa al ver que Percy ahora le miraba triste. Se había quedado anonado mirándole y no se había dado cuenta de que había pasado un rato sin hacer absolutamente nada.
- No lo hago. Quiero esto… no se como empezar.- Ron no pudo evitar reír nervioso. Percy le miró fijamente analizando sus gestos, intentando descubrir si lo que decía era cierto. Se mordió el labio mientras sonreía y se movió hacia delante juntando sus labios. El menor sintió como todo su cuerpo se relajaba en ese beso. Se sentía como si se quitara una gran carga que ni sabía que llevaba. Había esperado demasiado, se lo había negado a si mismo por demasiado tiempo. Todos sus hermanos iniciaron en la tradición a una edad muy temprana. Él ya tenía 16 y esa era la primera vez que tenía contacto íntimo con su hermano. Gimió dentro del beso y sus manos, inquietas, viajaron por los costados del cuerpo debajo suya, acariciando con toda la delicadeza posible. Sentía a su hermano como alguien frágil a pesar de que sabía que no lo era. Todo su cuerpo le pedía a gritos que lo tomara, que lo hiciera suyo. Que lo abrazara y no lo soltara nunca. Todas estas emociones no eran nuevas, pero era la primera vez que lo sentía con tanta ansiedad.
Rompió el beso jadeando y bajo al cuello del mayor comenzando a morder y chupar toda la piel que encontraba.
Percy gemía extasiado. Por fin todo estaba en su lugar. El vació que había sentido desde el día en el que nació, se iba reduciendo cada vez que uno de sus hermanos le aceptaba y ahora, con Ron, sentía que todo estaba bien por fin.
Su respiración estaba agitada y su cuerpo no dejaba de temblar mientras Ron recorría con su lengua todo su cuerpo, mordiendo y chupando. Cuando por fin se sintió satisfecho con todas las marcas que dejó en su cuerpo, volvió a besarlo mientras posicionaba su miembro en la entrada del mayor. Percy gimió al sentir como el nada pequeño miembro de su hermano menor entraba poco a poco en él. Sus manos se agarraron a los hombros de Ron mientras se impulsaba más fuerte contra el pene del menor.
- Ahhh...- Ron apoyó la cabeza en la almohada extasiado con los gemidos de Percy. Sus caderas moviéndose en un ritmo frenético sin detener el vaivén ni por un segundo. Las sensaciones le abrumaban y no podía dejar de gruñir cada vez que Percy pedía más.
- Percy...- Percy le miró con una sonrisa pero volvió a cerrar los ojos cuando sintió el orgasmo acercarse. No pudo evitar gritar cuando por fin se corrió. Clavo sus uñas en la espalda de Ron y le abrazó lo más fuerte que podía. Lo había dicho muchas veces, que no le importaba si Ron no le quisiera, si elegía otro camino, pero no era cierto. Lágrimas de alivio salieron de sus ojos al sentir como Ron correspondía su abrazo mientras se corría en su interior con un gruñido.
Se quedaron así por un rato. Abrazados y sin decir nada. Solo sintiéndose el uno al otro.
- Y, ¿por que el collar?- preguntó con voz cansada Ron, mientas rozaba con sus dedos la cadena. Percy se sonrojó.
- Ellos dijeron que a lo mejor querías...- Ron se rio en silencio mientras le daba un casto beso y le quitaba con cuidado el collar. Se regocijó al ver el sonrojo de su hermano pronunciarse más. ¿Por que se había privado de esto tanto tiempo? ¿Acaso era idiota?
- ¿Dónde están todos? - Por fin se dio cuenta de ese detalle.
- Papa trabaja y Charly se llevó a mama y Ginny de compras.
- Deberíamos levantarnos antes de que vuelvan.
- Deberíamos.- Sonrió al ver como su hermano mayor se dormía.
*
- Percy, - Bill frunció el ceño.- Bebe, despierta. ¡Percy!
- ¿Que pasa? ¿Por que estas gritando a estas horas, Bill?- El mayor de los hermanos Weasley miró a sus padres con desesperación.
- No despierta.- Dijo con la angustia llenando su voz. El resto de sus hermanos ya estaban en la habitación también. El señor Weasley se acercó a Percy preocupado.
- Está ardiendo...- Comentó preocupado. - Voy a llamar a un medimago.
Notas finales:
Nos leemos
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios