¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
2 de diciembre, 1992

Entré por una puerta, escuchando antes para saber si había alguien dentro. Miré la estancia, al parecer era un baño, nunca había visto a alguien usarlo.

Me metí en uno de los compartimentos por si alguien entraba y saqué mi varita. Respiré hondo y me apliqué un diffindo en el antebrazo derecho. La sangre corría por mi blanca piel hasta caer al suelo.

Llevaba muy nervioso desde que Severus había venido a mi cuarto y no podía quitarme de la cabeza esa voz que me decía que me hiriera. Ni siquiera me dejaba dormir.

—No deberías hacer eso.

Me sobresalté al escuchar la voz que provenía de mi izquierda. Allí había una fantasma que miraba atentamente mis ojos.

—¿Sabes? No deberías estar aquí. Éste es el baño de las chicas, pero viendo que estás tan triste...

Lancé un fregotego al suelo y me vendé el brazo.

—Me marcharé ya.

La fantasma se puso delante de mí y yo paré en seco mi movimiento. Luego me pareció ridículo, podía pasar a través de ella sin ningún problema pero por algún motivo no quería hacerle eso.

—¿Qué te hace estar tan triste? —preguntó mirando mis ojos cristalinos.

—La persona a la que amo...

—¡Oh! Amor... —canturreó con una sonrisa. —Si esa persona te hace llorar y hacerte daño quizá no deberías acercarte a ella.

—¡No, no es eso!... —me sonrojé levemente al defender a Sev con tanta desesperación. —Soy yo. Necesito hacerlo, por mí.

La chica asintió suavemente y se sentó a mi lado, o por lo menos hizo ver que estaba sentada, y se presentó como Myrtle. Estuvo acompañándome un rato, haciéndome incluso sonreír.

Antes de marcharme de allí me hizo prometer que volvería a ir a verla y yo... Lo haría en muchas ocasiones.

15 de diciembre, 1992

____

Hermione se encontraba sentada en el suelo, con un caldero enfrente de sus piernas cruzadas. Estaba terminando de preparar la poción multijugos cuando Harry y Ron entraron.

—¿Está listo?

—Ya le hemos dado los pastelillos a Crabbe y Goyle. Han caído rendidos. —Harry sonrió mientras le ofrecía los cabellos de aquellos mastodontes.

—Pesaban un tonel, casi no podemos ni arrastrarlos para llevarlos al armario de las escobas.

Hermione miró a sus amigos divertida.

—Deberíais bajar la voz, Myrtle la llorona se podría molestar si sabe que habéis entrado al baño de chicas.

—¿Myrtle la llorona? ¿Y quién es Myrtle la llorona?

—¡Yo soy Myrtle la llorona! —Ron se giró asustado para descubrir a la fantasma detrás suyo. —Pero, ¿cómo ibais a saber quién soy? —sollozó y desapareció a través de una pared.

Hermione frunció el ceño a su pelirrojo amigo.

—Myrtle, Ron no ha querido ofenderte. —respondió Harry.

La chica fantasmal volvió a aparecer y miró atentamente al moreno.

—Mi nombre es Harry y estoy encantado de conocerte.

—¿De verdad? —preguntó con pucheros.

—Por supuesto. —sonrío.

—Pareces simpático aunque aquél otro chico...

Hermione miró a sus amigos encogiendo los hombros.

—¿Qué chico? —preguntó la castaña.

—Es un chico muy guapo pero que tiene muchos problemas. Está terriblemente enamorado de alguien. Con lo bonito que es el amor, ¿verdad? —preguntó a Harry que le asintió cordialmente. —Dice que una voz en su cabeza hace que se hiera y que sólo para cuando empieza a escuchar otra que le suplica que descanse.

—¿Cómo se llama ese chico?

Myrtle miró a Ron, quien le había hecho la pregunta.

—No lo diré.

—Myrtle, podríamos intentar ayudar a esa persona si nos dices quien es.

—Si, podría terminar muriendo aquí. —dijo Ron.

Hermione le negó con la cabeza ante ese comentario. La chica sollozó fuertemente y se marchó por una cañería.

—Genial, Ron. Tienes muchísimo tacto...

El pelirrojo bajó la mirada bastante avergonzado.

Harry y Ron avanzaron por los pasillos, ya tenían nuevos cuerpos y Hermione... Bueno, no sabían que le había pasado pero no quería salir del baño. Luego irían a por ella.

Percy los paró en medio del pasillo y les hizo preguntas que no sabían responder. Quizá no había sido tan buena idea. Por suerte, Draco los encontró y los llevó a la sala común de Slytherin.

Tanteaban el terreno insultando a Dumbledore, los Weasley y sobretodo Potter, al cual le mencionaba con mucho más asco que a los demás.

—¿Y tú sabes quién es el heredero? —preguntó Ron transformado, intentando no ser muy inteligente.

—Ya te he dicho que no, Goyle. Pero mi padre me dijo que la cámara secreta ya había sido abierta antes y que murieron sangre sucias cuando eso ocurrió.

Miró hacia otro lado, en lo que Crabbe y Goyle aprovecharon para mirarse y ver que estaban perdiendo efectos de la transformación, por lo que tuvieron que salir de allí corriendo.

____

Miré a la puerta de la sala, donde mis amigos se habían ido corriendo sin motivo alguno. Mi máscara fría sin expresión pronto cayó y suspiré.

—Realmente creéis que soy tan tonto como para creerme que se trataba de Vincent y Gregory... —susurré a la nada.

Me dirigí a mi habitación, tendría que hablar después con mis amigos para que tuviesen más cuidado y les pediría que fuesen a ver a Severus para que cambiase el santo y seña de Slytherin. Aún no me sentía preparado para la charla que me daría.

24 de febrero, 1993

Alguien llamó a la puerta de mi cuarto y con un fuerte adelante, abrieron e ingresaron a la habitación.

—Sev...

Había estado evitando a Sev durante muchos meses por puro miedo. Cada día que pasaba sin hablar con él era una tortura pero no me atrevía a buscarle después de haberle dejado hablando con la puerta durante bastantes minutos y sin buscar su ayuda después.
Los únicos momentos que le veía era en las clases y en el comedor, acabando por ser muy incómodos.

—Draco, necesito hablar contigo sobre lo que está sucediendo en Hogwarts.

Miré atentamente a mi padrino.

—Los padres están asustados ante los ataques pero yo no corro ningún riesgo, soy un sangre pura.

—Por si acaso. Ten mucho cuidado si escuchas un siseo o algo arrastrándose. —se agachó frente a mí y me alzó la barbilla para que le mirara a los ojos. —¿Estás mejor?

Asentí mientras mis ojos se humedecían.

—¿Por qué lloras entonces?

—Lo siento. —susurré.

Él me recogió en sus brazos, dejándome encima suyo y en un tierno abrazo.

—No tienes que sentir nada.

—Me daba miedo ir a buscarte, no quise hablarte así. Tampoco dejarte tirado... —escondí mi rostro en el hueco entre su cuello y hombro. —Te he echado mucho de menos.

—Yo también a ti, mi dragón.

Estuvo abrazándome y acariciando el dorso de mi mano unos cuantos instantes. Para mí fueron demasiado cortos.

—Draco, he estado pensando en ti. Últimamente siempre estás algo triste y no descansas bien. —al parecer supo que le iba a preguntar cómo sabía eso, ya que me respondió antes de que abriera la boca. —Te he estado observando.

Me sujeté a él suavemente y acaricié su mandíbula con mi frente.

—Quizá deberías ver a un medimago, puede que tengas depresión y...

—¡No!

Recordé al medimago de mi infancia, a aquél que me llevó Narcissa. Todas aquellas extrañas preguntas que intentaban inculpar a Sev como si estuviera haciendo algo horrible. Y... Si veían mis heridas sería internado.

—Estoy bien, de verdad. —susurré, haciendo más presión en mi agarre.

Severus me acarició la cabeza y me siguió abrazando hasta que me dormí.

20 de junio, 1993

Paseaba tranquilamente cerca del lago. El lugar estaba desierto por ser unas horas muy tempranas.
En mi caso había decidido levantarme para aprovechar el día al máximo. Necesitaba pensar en todo lo que había ocurrido este último año con las petrificaciones, los rumores de que Voldemort había estado en la escuela, la niña Weasley secuestrada y llevada a... Quién sabe.

Los malditos Gryffindor lo habían conseguido otra vez y, a pesar de infringir normas, se les felicitaba y recompensaba. ¡Qué colegio más injusto!

Miré mis antebrazos que ya estaban casi recuperados de las heridas de los peores meses del curso escolar. Severus iba a verme bastante a menudo por las noches y se comportaba conmigo como hacía antes, cuando estaba en casa.
Tener una amiga al lado con la que no necesitaba fingir en absoluto también me había sido de gran ayuda.

Eché una última mirada al lago antes de dirigirme al segundo piso.

—¿Myrtle? —susurré al entrar y asegurarme de que no había nadie más por allí.

—¡Draco! ¿Qué te trae por aquí?

—He venido a pasar un tiempo contigo y a despedirme. Mañana cogemos el tren y no creo que pueda venir sin que me vean, habrán muchos estudiantes por aquí y por allá.

La chica parecía sorprendida de mis palabras y eso que había ido a verle varias veces ya, al parecer si que estaba completamente sola. Le sonreí levemente y ella me devolvió una gran sonrisa mientras “saltaba” emocionada.
Notas finales:
En el próximo capitulo tendréis un descubrimiento importante para la historia, queridos lectores.

Nos leeremos de nuevo, si vosotros queréis, dentro de dos días. Hasta entonces, ¡sed felices! :D
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios