¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
31 de octubre, 1992

Había empezado el segundo año, algunos de mis compañeros seguían emocionados y otros ya nos habíamos acostumbrado rápidamente al lugar. Miré con atención a la mesa de profesores del gran comedor. Allí se encontraba Sev sentado al lado de una silla vacía donde debía estar Gilderoy Lockhart, un hombre “encantador” que sonreía coquetamente a cualquiera, incluso a mi amado, aunque él le miraba de vuelta con asco.
El trío “dorado” me habían intentado humillar al verme entrar en el equipo de Quidditch a lo que le respondí como merecían, recordando donde estaba su lugar por la sangre de Granger. Weasley me intentó atacar, pero se lo provocó a él mismo. Nadie más inútil que él...

Salí de allí junto a mis guardaespaldas, la fiesta de Halloween ya había acabado y era la hora de marcharse a las salas comunes. Todos lleguemos al pasillo donde nos encontremos a Potter, Weasley y Granger junto a una petrificada Norris, la gata del celador, y un mensaje ensangrentado.

Los alumnos parecían asustados e intrigados, los profesores asombrados y Filch... Él quería volcar la sangre de los tres para aliviar su dolor. La profesora McGonagall en seguida nos mandó a nuestras salas comunes mientras el director Dumbledore tranquilizaba a Filch.

—Temed enemigos del heredero, los primeros seréis los sangre sucia. —espeté con burla mirando a los tres inútiles leones.

Comencé a caminar hacia mi sala común, sabía que Crabbe y Goyle me seguían de cerca.
Al llegar allí me empecé a poner nervioso y los mandé lejos para encerrarme en mi habitación. Solía tener esos arrebatos y cambios de humor, aunque no acababa de entender porqué.

2 de noviembre, 1992

Miré aburrido a mis compañeros de clase, parecían estar en el mismo estado que yo, salvo los que ya se habían dormido.
Estaba en clase de historia de la magia. El profesor Binns había decidido contarnos sobre la cámara de los secretos aunque, por supuesto, era al modo de los “buenos”.

—Salazar Slytherin era el único que no quería permitir personas de sangre “impura”, aceptando así alumnos con familia mágica y al final se marchó porque sus ideas no eran escuchadas por los demás. Dicen que antes de marcharse dejó un lugar... La cámara de los secretos, que está escondida en algún sitio del castillo, con una gran bestia en su interior. —los jadeos asustados de los alumnos, principalmente mestizos o sangre sucia, llenaron la sala. —No os asustéis chicos. Sólo el heredero de Slytherin puede encontrarla y liberar a la bestia. Además, es sólo una ridícula leyenda. Nuestro director, Albus Dumbledore, se conoce el castillo completamente y ningún secreto se le puede escapar.

Mentira, al viejo se le escapaban mil cosas de las que sucedían en el colegio o quizá... Quizá es que no se le escapaba nada de Gryffindor, que era a la única casa a la que prestaba atención.

Quedaba demasiada clase por delante.

8 de noviembre, 1992

—¡Fred envía esa bludger bien lejos, mientras otra se le acerca peligrosamente a Harry Potter! ¡Oh, Merlín! ¡Harry ha sido derribado por una bludger y ésta sigue intentando golpearle! —comentó Jordan desde las gradas.

Miré a Potter que seguía intentando esquivar la bludger como podía. ¿Qué estaba pasando?
Los profesores se acercaron a él e hicieron desaparecer la bola maldita para ver su estado. Descendí con mis compañeros puesto que habían parado el partido y no parecía que se fuera a reanudar.

—No te preocupes, Harry. Te curaré el brazo en un momento. —el profesor Lockhart parecía serio por una vez en su vida.

—No... Usted no.

—Pobre chiquillo, el golpe... ¡Braquiam emendo!

El brazo de Potter se convirtió en un trozo de carne y piel sin hueso ninguno. Mis compañeros se empezaron a reír, y yo con ellos.
Se lo llevaron inmediatamente a la enfermería y se canceló el partido.

9 de noviembre, 1992

____

—Escuché perfectamente lo que dijeron y, cuando se fueron, vi el cuerpo petrificado de Colin. ¡La cámara secreta ha sido abierta!

—Eso quiere decir que el heredero está aquí, pero... ¿Quién será?—Ron miró a sus amigos.

Hermione pareció dudar sobre lo que iba a decir, sabía que no debía inculpar a nadie sin pruebas pero los hechos hablaban por sí solos.

—¿Quién odia a los sangre sucia diciéndolo abiertamente y, durante generaciones, han pertenecido a Slytherin? —se aventuró a comentar la castaña.

—¡Malfoy! —gritaron sus amigos.

Hermione asintió. —Puedo intentar hacer una poción multijugos para colarnos en Slytherin y sacarle la información pero eso quebraría unas mil normas y si nos pillan... Podríamos ser expulsados.

—Tenemos que arriesgarnos, Mione. Es por la seguridad de todos. —añadió Harry, intentando convencer a su amiga.

Ella asintió.

—Tardaré más de un mes en prepararla.

____

21 de noviembre, 1992

No me gustaba en la posición que me encontraba. Rodeado de gente de todas las casas, observándome junto a Potter, esperando que siguiéramos con nuestros ataques.
Había sido prácticamente obligado a ir al Club de Duelo, aunque debo reconocer que al saber que Potter iba a estar allí, había sido yo quien había decidido ir para hechizarlo y poder desquitar mi rabia con alguien más. Pero no esperaba todas esas miradas.

Podía sentir como la gente quería que ganara él, que me hiciera daño. Y Severus... él ni siquiera parecía estar del lado de ninguno de los dos. No como Lockhart que definitivamente iba con Potter, dándole consejos y ayudándole a levantarse cada vez que lo derribaba.

Cuando él me derribo a mí, Severus me levantó por la túnica, sin ni siquiera tocar un milímetro de mi piel. Sentí una corriente en mi columna. Era rabia, tristeza, incomprensión.

—¡Serpensortia! —grité con ira.

La serpiente se dirigió al Gryffindor pero por el camino quedó parada y giró a su derecha, encontrándose con un alumno de Hufflepuff. Un tal Fletchley o algo así.

Potter comenzó a hablar en pársel y todos nos quedemos sorprendidos. Giré mi mirada hacia Severus, viendo como había quedado con los ojos muy abiertos.
Se acercó lentamente a la serpiente y la hizo desaparecer.

Algunos alumnos empezaron a increpar a Potter por haber instigado a la serpiente a atacar al Hufflepuff. Yo salí de allí lo más rápido que pude, deshaciéndome del suave agarre que Sev me había dado.

____

27 de noviembre, 1992

Salí del baño con el pelo aún húmedo, no tenía ganas ni de secarlo. Mi cuerpo estaba destrozado desde el duelo y no podía ir a la enfermería.
Miré a Severus que estaba sentado en la cama, supongo que esperándome.

—He venido a ver cómo estabas.

Susurré suavemente. —Bien.

Noté un casi imperceptible suspiro por su parte.

—Te ocurre algo, llevas días extraño.

—Sólo estoy cansado.

Severus me miró de arriba abajo buscando algún índice de mentira, aunque yo me sonrojé ante esa mirada tan escrutadora.

—Todo fue a partir del club de duelo. ¿Qué pasó allí? Por lo que yo sé no fue nada grave.

Fruncí el ceño. Ese comentario me había molestado en exceso.

—Potter me hizo volar por los aires.

—Caíste más o menos bien.

No sé si era sensación mía o no, pero en mi cabeza no podía evitar ver como Severus defendía a Potter y, de algún modo, me decía que era un cuentista.

—¡Me hizo trizas, ¿de acuerdo?!

El moreno me miró fijamente y yo me volví al baño para encerrarme allí. Si era necesario dormiría ahí dentro para evitar verle. Mis ojos se estaban llenando de lágrimas y no quería tener un nuevo ataque de ira contra mí mismo. No delante de él.

—Draco, siento mucho lo que he dicho. No sabía que te habías hecho daño. —hizo una pausa pero al ver que yo no seguía, prosiguió. —Deberías haber ido a la enfermería o venir a mí. Si sales podré curarte.

—No.

Fue la única palabra que dije durante diez o quince minutos en los que Severus siguió intentando hacerme salir, hasta que al final suspiró sonoramente.

—Si en algún momento quieres alguna poción ven a verme, dejaré permisos en la habitación para que puedas pasar. —dijo antes de marcharse.

Mi cara ya estaba llena de gotas saladas mientras mis uñas se clavaban fuertemente en mi piel.
No podía decirle que no podía ir a la enfermería o acudir a él porque Potter, al lanzarme por los aires y caer en el suelo, había conseguido abrirme heridas que yo mismo me había hecho.
Notas finales:
Como siempre, y si vosotros queréis, nos leeremos dentro de cuarenta y dos horas en el próximo capítulo. Hasta entonces, ¡pasad unos lindos días! :D
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios