¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Harry y Ron subieron en busca de Hermione al ser liberados por Dobby, quien había podido aparecer para ir a buscarlos.

—Tendríamos que haber esperado a Dobby, si algo sale mal él nos podía aparecer en otro lugar. —susurró Ron.

—No tardará en venir. No podíamos quedarnos esperando su vuelta, miraremos que ocurre y huiremos con Hermione. Además, Greyback sabe la verdad. No sé porque no lo ha dicho, pero es sólo cuestión de tiempo.

—Harry...

El moreno giró a su amigo, sabiendo lo que le iba a preguntar.

—No sabemos donde está Malfoy y sólo somos tres, no podemos ir a buscarlo ahora.

El pelirrojo asintió levemente. Ver a su enemigo de la infancia de esa forma había resultado muy perturbador. Lo que Harry no le dijo es que Draco le había pedido que cuidara a Snape, como si supiese que él no podría hacerlo...

____

2 de mayo, 1998

Volví a despertar, muchas eran las veces que lo hacía pero nunca podía mantenerme durante mucho tiempo.
Sentía que estaba en las últimas. Hasta respirar se me hacía dificultoso. Mis ojos ya no podían ver claramente, solo intuía figuras difuminadas y ecos lejanos de gente que me hablaba. Era prácticamente incapaz de moverme y cuando lo hacía, mis huesos crujían con rabia haciendo que temblara de puro dolor.

—Aguanta un poco más. —susurraron en mi oído antes de levantarme.

No sé donde iba pero deseaba que no fuera un nuevo castigo, no podría aguantarlo más.
Nos aparecimos en algún lugar donde había muchísimo ruido y no entendía nada de lo que ocurría.

Giré levemente la cabeza cuando sentí otro brazo sobre mi cintura, noté que Voldemort era quien me sostenía ahora. Miré suplicante a Fenrir, que se alejó de mí lentamente, como si estuviese dubitativo.

Escuché varios gritos que me llamaban, giré el rostro intentando forzar mi mirada. Había siluetas que se me hacían familiares pero no estaba seguro de sus identidades. En cambio, aquella silueta...

Alcé la mano en un vano intento de sentirme más cerca de él.

—¡Crucio! —mi cuerpo dejó de responderme, se dobló de dolor y caí al suelo. Voldemort puso un pie sobre mi espalda para impedir que me moviera. No creía que pudiese hacerlo de todas formas.

Pude ver como Nagini se deslizaba silenciosamente detrás de Severus.

—No... —intenté gritar pero mi garganta ya no podía más.

Pude escuchar la voz de Potter lanzando un potente Flipendo, al parecer acertó ya que la serpiente quedó tendida en el suelo.

—¡Neville, ahora! —gritó fuertemente mientras seguía lanzando hechizos a los demás mortífagos.

Observé como esa silueta que sería Longbottom se dirigía a Nagini blandiendo lo que parecía una espada, que no dudó en clavar en la cabeza de ese malicioso animal.
Los gritos de Voldemort me alertaron. Dejé de sentir su peso en mi espalda y alguien me levantó para apartarme rápidamente de allí.

—Draco, hijo, estoy aquí...

Los brazos de mi padre me sujetaban con fuerza, de hecho me estaba hiriendo, pero necesitaba igual o más que él ese contacto físico. Algo que fuera protector y me hiciera sentir como en casa.

—N-no más... —sollocé, sintiendo como mis párpados pesaban más y más.

Mi alma quería huir de todo el dolor, de la guerra, del Lord y la opción más fácil era abandonar mi cuerpo allí para poder ser libre.

—Draco... ¡Draco, aguanta! —un brusco zarandeo me hizo gritar de dolor, consiguiendo que no me dejara ir al vacío. —Lo siento, hijo... Severus... Él está luchando por ti, para verte. ¿Quieres volver a verle?

Asentí suavemente.

—Entonces quédate conmigo, podrás ver a Severus después, cuando todo esto termine.

—N-no term-minará n-nunca...

—Claro que si, Draco. Por favor, resiste.

Escuchemos el grito furioso de Voldemort acompañado de una maldición que mi cuerpo ya conocía muy bien. Padre me tiró al suelo, causando un terrible daño en mí pero consiguiendo recibir la cruciatus para protegerme.

—¡Malditos traidores! ¡Greyback, tráeme a Draco!

Lucius me metió algo en la manga y susurró algo en mi oído. No pude seguir más tiempo despierto, volví a desmayarme a causa del dolor y el cansancio.

____

Fenrir se abalanzó sobre Lucius con sus ojos brillantes y su boca ensangrentada a causa de la muerte de algunos alumnos de Hogwarts, que luchaban con todo lo que sabían.
Empezaron una lucha encarnizada. Lucius intentaba por todos los medios que Greyback no le mordiera y atacaba todo lo que podía, desgraciadamente el hombre lobo tenía mucha maña también con hechizos de protección y ningún ataque lo hería.

Mientras tanto Severus luchaba contra Bellatrix, que le gritaba como la loca que era.

—¡Nunca debiste traicionar al Lord, te arrepentirás!

Voldemort se centraba en Harry, éste no tenía ninguna oportunidad con las protecciones que le daban los demás mortífagos a su alrededor.

—¡Te veo muy confiado, Voldemort! ¡Demasiado para solo quedarte un horrocrux!

Voldemort río con socarronería. —Tú o yo, ambos sabemos quién es el más fuerte.

—Por supuesto que si. ¡Hoy es tu fin! ¡Avada Kedavra!

—¡Avada Kedavra!

Cuando los hechizos chocaron, estallaron en una gran explosión, dejando algunos heridos alrededor.

Harry sólo buscaba hacerle perder los estribos. Sabía perfectamente que él era el último horrocrux, Snape se lo había informado sólo a él.
‘Confía en Dumbledore, él dejó el anillo para ti.’ Tocó con el pulgar el anillo que adornaba su dedo anular. Debía dejarse matar... Todo dependía de que Dumbledore no se hubiese equivocado.

____

Desperté aturdido al escuchar un estallido. ¿Por qué no moría? Sólo quería descansar...
Levanté la vista hacia donde estaba Severus. Bellatrix le atacaba sin cuartel y reía escandalosamente.

Apoyé mis manos en el suelo, notando que algo había bajado por mi manga. Lo dejé resbalarse hasta que la noté en mi palma. Mi varita... Tanto tiempo sin ella.
Procuré incorporarme sin hacer movimientos bruscos para evitar volver a caer por el dolor.

Bellatrix había conseguido alcanzar con un crucio a Sev. Levanté mi varita contra mi tía sin dudarlo ni un solo segundo.

—¡Bellatrix! —grité furioso. Mi rota garganta funcionaba más allá de sus posibilidades, me estaba forzando demasiado y sabía que eso me llevaría graves consecuencias, lo notaba en todas las heridas que se abrían dolorosamente por mis movimientos, pero nada importaba ya.

Ella giró para observarme, sorprendida al verme de pie y apuntándola.

—¡Avada Kedavra!

Intentó esquivarlo sin éxito ninguno y su cuerpo cayó a los pies de Severus, quien trabajosamente se había incorporado después de la maldición.

Greyback llegó de un salto delante de mí, intenté apartarme pero me cogió fuertemente.

—No...

Supliqué e intenté soltarme creyendo que quería llevarme de nuevo con Voldemort. Cosa ridícula porque mi fuerza era nula en esos momentos. Para mi sorpresa, me alejó más aún del Lord, pero algunos mortífagos nos rodearon cerca del acantilado que conducía al Viaducto.

—¿Tú también eres un traidor, Greyback?

Giré mi rostro lo que pude para ver el del hombre lobo.

—¿F-Fenrir?

Él me miró con esa extraña mirada que siempre me dedicaba cuando estábamos a solas.

____

Hermione sorprendió a algunos de los mortífagos que parecían rodear a Greyback. Algo extraño estaba pasando allí y sabía que tenía que ver con Malfoy, necesitaba recuperarlo.

El temible licántropo dejó suavemente a Draco apoyado en un árbol y se lanzó a por los demás mortífagos.

La castaña corrió entre ellos para llegar hasta su enemigo de la infancia, quien se sobresaltó al notar a alguien a su lado.

—Malfoy, soy Granger. No voy a hacerte daño.

Observó brevemente el cuerpo casi sin vida del rubio y sintió mucha pena. Un par de mortífagos se dirigieron a ellos, pero antes de que pudiera alistar su varita, Greyback ya los había defendido.
Desgraciadamente había permitido ser dañado por defender a Draco y un hechizo aturdidor le dio de lleno, dejándole al borde del abismo.

—Los traidores no salen impunes, Greyback. —dijo claramente uno de los enmascarados.

Hermione observó la escena completamente confundida. Fenrir había girado su rostro a Draco y había chasqueado los dedos, consiguiendo su atención tal y como lo había hecho los meses anteriores.

____


—Sé feliz, cachorro. —Fenrir me tiró algo antes de que los mortífagos le lanzaran violentos ataques, haciéndole caer desde la mortífera altura.

—¡N...nooo! —grité mientras temblaba en los brazos de Granger.

Sin saber porqué empecé a llorar. Aquél que había sido mi custodio había caído, el que me había defendido en aquella celda, el que me había violado brutalmente mientras... Me susurraba que pensara en mi persona amada, llevándose mis lágrimas con su lengua.

____

Hermione se puso delante de Draco, que sangraba profusamente, e intentó protegerle de los demás mortífagos que intentaban recuperarle. Ron se unió a ella, por lo que pudo girar el rostro una milésima de segundo para observar la lucha de Harry.

El moreno atacaba y esquivaba con una destreza impresionante, pero Voldemort consiguió arrebatarle la varita.

—¿Unas últimas palabras, Potter? —sonrío cruelmente.

Harry le miró a los ojos decidido.

—Tú morirás esta noche.

Voldemort río junto con sus mortífagos antes de gritar, ante el asombro de todos los presentes y horror de los amigos de Harry, la maldición asesina.
El cuerpo del moreno cayó al suelo.

____

Observé incrédulo como Potter caía al suelo. Ya no había salvación ninguna. Ni siquiera para Sev...
Intenté buscarle con la mirada pero no conseguía visualizarlo.

Retrocedí al ver que algunos de mis compañeros de colegio me apuntaban con sus varitas, recordando perfectamente quien había dejado entrar a los mortífagos a Hogwarts, haciendo que Dumbledore muriera. Al parecer ambos bandos deseaban herirme.

—¡Nosotros moriremos pero tú tampoco saldrás vivo! —gritó uno de ellos.

—¡Todo esto ha sido tu culpa! —gritó otro.

Pronto me sentí acorralado, me instaban a luchar pero yo me negaba a hacerlo. Tiré la varita a sus pies y quedé a completo merced de ellos.
Al hacerlo conseguí visualizar a Severus y no aparté la mirada al sentir la ira de mis compañeros sobre mí. Alguien intentaba defenderme, supongo que Granger, pero no podía pararlos a todos y pronto dejé de escuchar a mi salvadora.

____

Hermione miró horrorizada todo lo que estaba ocurriendo, Ron le había apartado al ver que no había opción de salir bien de allí. Antes iba la seguridad de su amiga.
Harry tirado en el piso, Voldemort haciendo una temprana celebración mientras seguían matando gente a su alrededor, Snape completamente desencajado intentado llegar a Malfoy, quien recibía el castigo de varios alumnos de su curso y de algunos mortífagos que llegaban a él.

Las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas, no sabía que hacer... No podía soltarse de Ron.

____

Los hechizos pararon cuando Voldemort descargó su ira sobre mis atacantes y quiso venir a por mí, dejando completamente abandonado el cuerpo de Potter.

La gente retrocedió espantada y escuché murmullos y gritos de asombro.
Giré la cabeza sobre el suelo para ver como Potter se había alzado y apuntaba con su varita a Voldemort, que había descuidado su espalda para recuperarme.

—¡Dije que hoy morirías tú! ¡Avada Kedavra!

Los mortífagos intentaron defender a su señor pero les fue imposible con tal fuerza y contando que Potter también tenía muchos aliados que ya le habían rodeado para protegerle.

La última mirada de Voldemort se posó en mí, sorprendido, iracundo y... con tristeza. Con su último aliento alzó la mano para alcanzarme consiguiendo coger la mía.

Intenté apartarla con terror, no entendía como no moría al instante después de una maldición asesina.

—Tu p-padre me aband-dono y ahora t-tú... ¿P-por qué n-no am-marme a mí?

Su cabeza cayó sin poder esperar la respuesta y su mano aflojó al instante el agarre.
Quería intentar entender la pregunta pero mi mente no era capaz de pensar con mucha claridad.

Algunos sonidos de desaparición se hicieron presentes. Los últimos mortífagos intentaban huir para no morir o, peor aún, ser llevados a Azkaban para probablemente recibir el beso del dementor.

Unos pasos caminaron muy rápidamente hacia mí. Unos tiernos brazos me alzaron y me apoyaron sobre su cálido pecho, acariciándome la mejilla y tapando el cuerpo muerto del ser que tanto daño me había causado.

—Dragón...

Observé sus ojos y llevé una mano a las lágrimas que recorrían su rostro.

—Has aguantado por mí.

—S-solo quería... e-estar una vez m-más... en tus b-brazos...

Jadeé entrecortadamente. La vocecilla de mi cabeza que me suplicaba clemencia volvió a aparecer para hacerse más fuerte.

—Voy a llevarte a San Mungo, te pondrás bien. Aguanta un poco más, mi pequeño dragón.

Sonreí ante el apodo, realmente lo había echado tanto de menos...

—T-te amo...

—Y yo a ti.

Se inclinó para darme un beso. Un último beso que me hizo desear seguir viviendo antes de que unos brazos en la oscuridad me hundieran completamente en ella.
Notas finales:
¡El siguiente capítulo será el último!

¿Tenéis ganas de ver como termina o preferís que siga y siga sin fin? :P ¡Decidme que os ha parecido éste!

Nos volvemos a leer, por última vez en esta historia, dentro de dos días. Hasta entonces, ¡sed muy felices! :D
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios