¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Fenrir me arrastró hasta la puerta que nos separaba del Lord.

—No has cumplido tu misión. Snape ha tenido que matarle por ti. Probablemente haya un castigo.

Asentí ausentemente.

—¿Severus estará bien?

El hombre contempló mi preocupación por Sev y la resignación por lo que iba a sucederme.

—Me enteraré de su estado y te informaré la próxima vez que nos veamos.

—Quizá eso no suceda más... —susurré.

—Entonces le informaré de tu muerte, diré que no has sufrido mucho y le daré el pésame.

Sonreí levemente. No sabía si era mi sensación pero parecía caerle levemente bien a Fenrir. Por lo que había oído sobre él en ese tiempo supe que no se solía comportar así, por lo que esas reacciones me alentaban aunque fuese un poco.

Llamé a la puerta y entré cuando me dieron paso.

—Draco... —susurró el Lord. —Me has fallado.

Tragué duro intentando asimilar que debía ser fuerte, que debía esperar las noticias de Sev.

____

Severus apareció en la casa de los gritos, allí esperaba Remus.

—Todo ha salido sobre lo previsto.

El moreno asintió en silencio.

—No te culpes, ambos sabemos que Dumbledore estaba muriendo.

—Sé que él quiso que yo lo asesinara para salvar a Draco, pero cuando Potter me ha llamado traidor... Sí, lo soy.

—Pero no de Dumbledore y mucho menos de Lily.

Remus se acercó a Severus y le dio un apretón en el hombro que intentaba ser reconfortante.

—Se lo han llevado, él estará con el Lord ahora... —susurró conteniendo las lágrimas.

—Draco será fuerte y lo debes ser tú también. Acabaremos con Voldemort y lo sacaremos de allí.

—Recuerda que me prometiste que si algo me pasara, lo salvaríais igual.

—Te di mi palabra cuando no conocía exactamente el bando de Draco. Ahora que lo sé no tengo ninguna duda.

Severus asintió cansado.

—Ya deben saber que faltas, probablemente dentro de unos días se te considerará traidor y ambos bandos te buscarán. Debes esconderte. —le pasó una nota. —Quémala después.

‘Grimmauld Place, nº12’ leyó Severus. Quemó la nota y miró al licántropo.

—¿Crees que al dueño le haría gracia?

—Al nuevo dueño se le informará estos días, aunque sean de luto debe saber la verdad y ser parte del plan. En cuanto al viejo dueño... Él ya no está entre nosotros y confiaba en mí, es lo único que necesitas para aceptar.

Remus se despidió de él antes de salir y buscar a los suyos, al igual que hizo Severus para aparecerse cerca de Grimmauld Place.

____

—Cuando te vi pensé en un joven de apariencia tierna que guardaba sed de sangre.

Bajé la mirada ante la confesión de esos pensamientos.

—Lucius me dijo que serías un perfecto acompañante. ¿Dónde está ese muchacho que tanto anhelo?

—Iba a matarle, señor.

—Eso no es lo que me han contado. Bellatrix me ha confirmado que has bajado el brazo en el último momento creyendo palabras de... salvación. —río con sarcasmo. —¿Qué salvación necesitas, Draco?

Mi mente estaba en blanco, no podía encontrar palabras que gustaran al Lord y eso me ponía más y más nervioso.

—Por favor, señor... Arreglé el armario evanescente, yo no quería marcharme de su lado...

—¿A quién amas? —dijo con rabia enterrando sus uñas en mi barbilla.

—A usted, señor. Yo seré su consorte y...

—¡Mientes! —se apartó de mí para sacar la varita y apuntarme. —¡Crucio!

Mis piernas se doblaron y me golpeé contra el suelo mientras gritaba todo lo que mis pulmones lo permitían. Sentía como si me clavasen agujas ardientes en cada rincón de mi cuerpo con toda la saña posible.
No sé cuánto tiempo pasó mientras me aplicaba esa horrible maldición pero parecieron siglos.

—¡Greyback, ven inmediatamente! —ordenó.

Fenrir apareció directamente a su lado, ni se molestó en pasar por la puerta.

—Llévate a Draco a su “habitación” y después busca información sobre lo sucedido.

—Si, señor.

El gran hombre se acercó a mí y me levantó sin ninguna delicadeza, mi cuerpo temblaba violentamente y no era capaz ni de mover un dedo, los tenía completamente agarrotados.

—Y Greyback, puedes devorar los cuerpos derribados. Buen trabajo.

Sonrío complacido y me llevó a una solitaria celda. Al soltarme lo hizo con cuidado.

—Hey, ¿estás bien?

Chasqueó los dedos frente a mis ojos llenos de lágrimas. Suspiró al ver que no había contestación. Para mi mala suerte si estaba siendo consciente de todo, sólo que me resultaba imposible hablar o moverme.

—¡Chicos, nos vamos a buscar información! ¡Tenemos permiso para comernos a los que encontremos! —aulló antes de salir de mi alcance. A lo lejos varios aullidos más se le unieron.

Al final las tinieblas fueron piadosas de mí y me llevaron para que dejase de sufrir.

9 de julio, 1997

Al despertar marqué de nuevo el suelo de la celda, así conseguía saber cuántos días llevaba ahí, aunque probablemente después de tantas perdidas de conciencia me habría inventado algunos.

El ruido de la puerta hizo que me estremeciera. En los últimos días sólo el Lord venía a verme y siempre era para castigarme a base de crucios, dejando marcas y heridas en mi piel y ordenando a Nagini que me ‘cazara’, cosa que resultaba aterradora a pesar de que no me atacaba...

—Draco, ¿sigues en este mundo?

Alcé la mirada para ver a Fenrir y mi rostro se llenó de lágrimas. Creí ver algo de lástima en sus ojos, aunque muy probablemente fuese una imaginación.

—Te dije que vendría a darte información sobre Snape. No te va a gustar. —advirtió.

Bajé la mirada al pensar que le podía haber pasado algo por mi culpa, por no haber cumplido la misión como correspondía. Sequé mis lágrimas en un vano intento de prepararme para la noticia.

—Snape es un traidor. Fue un espía a favor del viejo Dumbledore que ahora está criando malvas. Está ayudando a Harry Potter.

Potter... Lo había elegido a él. Sonreí levemente al escucharle, a pesar de las lágrimas que volvían a correr libres por mis mejillas a causa de la angustia que apretaba con fuerza mi corazón.

—No lo entiendes, ¿verdad? El Lord sospecha de tus intenciones por protegerle, piensa que sabías que era un traidor y no dijiste nada.

Negué, mi sonrisa no quería desaparecer.

—Él...e-está b-bien ahora... —murmuré como mi garganta me permitió, se notaba que estaba destrozada a causa de los gritos agónicos que producía con las visitas de Voldemort.

Fenrir suspiró y me cogió con cuidado.

—Son oficios de trabajo, Draco. Espero que no lo tengas en cuenta.

Vi como el suelo cambiaba a la moqueta que adornaba el primer piso. Me soltó en medio de una sala. Miré alrededor y me percaté de que habían muchos mortífagos, entre ellos Lucius y por supuesto, el Lord con una ira mal contenida.
Cerré los ojos para recordar su voz, ‘Resiste por mí’, pero... ¿Realmente vendría a buscarme después de irse con Potter?

____

—Pero él mató a Dumbledore...

—Harry, necesito que comprendas la situación. Él ya no podía seguir siendo espía y aún tenemos que detener a Voldemort.

Harry miró al hombre que fue su profesor más odiado durante tantos años. Sentía rabia al verle allí tan tranquilo, podría haber avisado a Dumbledore para que se marchara, aunque en realidad Dumbledore ya lo sabía todo y lo había permitido...

—¿Por qué permitió Dumbledore que atacaran el colegio? —le preguntó a Snape.

El mayor le miró con su máscara fría e indiferente.

—Las decisiones de Dumbledore no son asunto mío, ni tuyo. No te atrevas a cuestionarle.

—No lo hago, es sólo que... No entiendo nada.

Remus apretó levemente el brazo de Harry.

—Necesitamos crear un plan, sabemos que Voldemort pretende alzarse e ir a por ti ahora que Dumbledore ya no está. Sabes porqué murió, sabes lo que buscaba.

—Los Horrocruxes...

—Debemos encontrarlos todos, destruirlos e ir a por él. Va a ser algo muy complicado y no vamos a dejarte solo, Harry.

—¿Pero cómo los encontraremos? Ni siquiera pudo localizarlos Dumbledore y uno de ellos fue el causante de su muerte.

Severus y Remus asintieron entre sí para contarle el resto.

—Snape consiguió información. Aún debemos buscarlos para confirmar, pero por lo menos tenemos algo.

El salvador observó a Snape y comprendió rápidamente que no lo haría a cambio de nada.

—Hay un trato.

—Exacto, Harry. Aunque ya nos ha dado la información, quiere que salvemos a Draco Malfoy.

—¿Salvarlo? —preguntó confuso. —Él es un mortífago, dejó pasar a los suyos al colegio e intentó matar a Dumbledore. Cuando le alcancemos irá a Azkaban y la justicia hará el resto.

Severus se levantó y en dos zancadas ya estaba agarrando violentamente a Harry.

—Snape, por favor. —dijo Remus apuntándole con la varita.

—No te atrevas a hablar así de él. —susurró entre dientes. —Tú no sabes absolutamente nada de lo que pasa a tu alrededor, simplemente sigues al resto como un títere sin cabeza.

Lo soltó, marchándose iracundo de la sala.

—Harry, ¿estás bien? —el moreno asintió. —Snape está muy nervioso. Él está preocupado por Draco.

—¿Por qué?

—Me contó que Lucius se volvió loco y entregó a su hijo como consorte a... Voldemort.

Harry giró a observarle, perturbado ante el suceso.

—Falló una misión y sabes que no tendrá ninguna piedad con él, y que sea su consorte solo significa que...

—No hará nada para matarlo, le castigará por sus errores pero le obligará a vivir.

Remus asintió entristecido ante la situación, no le desearía eso a nadie. Miró al hijo de su eterno amigo, parecía haber perdido color de repente.

—¿Harry?

—Remus, yo... Creo que he estado escuchando a Malfoy.

—¿Cómo?

—Cuando consigo dormir, a veces me conecto con Voldemort. Él castiga a alguien... Sus gritos, su llanto... Creo que es Malfoy.

El licántropo suspiró, no había nada que pudiesen hacer por él ahora mismo, no podía arriesgar la vida de tantas personas a cambio de un probable fracaso.

—No le menciones eso a Snape, no necesitamos que haga una locura y ya nos está costando contenerle.

____

Conecté mi mirada con Lucius, parecía estar aterrado por mi aspecto. ¿Realmente pensaba que mi vida sería perfecta al lado del Lord? Quise pensar que sí, que no me había dado a un sanguinario asesino por gusto, que lo había hecho creyendo que sería por ‘mi bien’.

—¿Eres un traidor, Draco? —preguntó Voldemort desde un gran sillón por donde trepaba Nagini.

—No... —mi mirada seguía en mi padre. De alguna manera necesitaba pedirle ayuda.

—Ayudaste a uno, por lo tanto... ¿Qué eres? ¡Mírame! —gritó enfurecido.

Giré el rostro hacia él antes de responder—No lo sabía. Ellos s-sospechaban de él y...

—¡Ellos sabían que era un mortífago, sabían perfectamente que era un maldito espía!

Quedé en silencio sin saber que responder. No importaba, realmente cualquier cosa acabaría en un castigo para mí y con algo de suerte, perdería la conciencia hasta que terminara de ensañarse.
En realidad no había mentido, mi lealtad siempre estuvo hacia Sev y jamás la cambiaría.

—¡Lucius! —el llamado hincó la rodilla al suelo ante su señor, que hizo una seña a Bellatrix para que se dirigiera a mi padre.

—El Lord me mandó a vigilar a tu querido niño. Pude ver perfectamente como dudó en matar al que tantos problemas causó a nuestro señor, todo por una promesa de salvación y poder estar con la persona a la que taaanto ama. —río socarronamente, burlándose claramente de mí y de mis sentimientos.

—¿Amar? —Lucius me miró sin comprender la pregunta.

—Exacto, Lucius. ¿A quién ama tu hijo? —preguntó Bellatrix apuntándole con la varita.

—Jamás lo supe. No lo habría permitido y de ser así...

Mi tía le interrumpió.

—Entonces alza tu varita contra él e interrógale.

Lucius observaba atento su bastón, donde la varita se escondía, hasta que decidió mirarme a los ojos. Pude ver una clara disculpa que me destrozó aún más de lo que ya estaba.

—No puedo hacerlo. —abrí los ojos como platos, ¿no acababa de darme una disculpa muda?

Voldemort se levantó de su asiento, se notaba que estaba lleno de ira.

—Solucionad la traición de Draco.

—¡No! —grité rompiendo aún más mi garganta y forcejeé contra Greyback, que ya se había adelantado a los demás para sujetarme.

Sentí sus garras sobre mi piel, en un claro aviso de que no luchara, puesto que no me las había clavado. Veía como algunos de los mortífagos se acercaban a mí con esas horribles máscaras puestas.
Voldemort estaba dando una orden clara a través de la marca tenebrosa, lo notaba en mi piel, aunque no tenía ni idea de que significaba aquél dolor intermitente.

Quizá era mejor así.

____

Severus llevó la mano a su brazo y dio una fuerte patada a un mueble.

—¿Ocurre algo? —entró rápidamente Remus, quien estaba de camino a su habitación. También se estaba hospedando en Grimmauld Place, lugar que se había convertido en la base de operaciones de la Orden del Fénix.

El licántropo no esperaba encontrar a Snape, aquél profesor tan huraño y serio, llorando con rabia.

—Snape...

Severus mostró su brazo al castaño. Allí se retorcía la marca tenebrosa de forma muy extraña, no era su movimiento habitual que tanto habían visto en los cielos.

—¿Qué significa?

—Es un castigo. —susurró. —Una violación.

Su voz se rompió al añadir lo segundo, no quería pensar que era Draco quien sufriría eso pero todo apuntaba a que sería él.

—Siento mucho esto, Snape. —Remus apuntó directamente la cabeza del moreno con su varita. —Desmaius.

Cogió el cuerpo de su compañero y lo dejó en la cama. Sería lo mejor para mantenerle tranquilo y que no notara la marca tenebrosa moverse.

—Quizá puedas descansar por los dos... —susurró antes de salir de la habitación.

____
Notas finales:
¡Ay, qué cerquita está el final! ;_; ¿Se salvará Draco, serán sus memorias guardadas al lado de su frío cuerpo? ¡No puedo decirlo! Pero si queréis descubrirlo, sólo os queda una semana de espera (cada dos días el nuevo capítulo :P)

¡Un enorme abrazo!
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios