¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
24 de junio, 1996

Respiré profundamente para tranquilizar mis nervios. Lucius había venido a decirme que me preparase. El Lord requería mi presencia.

Al salir por la puerta vi a Severus apoyado en la pared. Se acercó rápidamente para abrazarme.

—Sev, yo... —por un momento pensé que quizá era la última vez que le veía. Aguantaría todo lo que pudiese por él pero... Si me lanzaban un Avada no podría hacer absolutamente nada por aguantar. —Tengo que confesarte algo.

Severus me miró con su rostro serio.

—Yo... Madre murió por mi culpa.

—No fue tu culpa, Draco.

—¡Si, si la fue! ¡Yo la maté!

Su rostro se desencajó y en sus ojos se leía la confusión y la sorpresa.

—Ella jamás me pegó, me herí a mí mismo para inculparla y aquél día... Nadie entró a casa. Bajé por mi ventana y entré por el despacho para matarla...

—¿Por qué? —susurró.

—Una voz me lo decía. La misma que me obliga a hacerme daño cuando tú no estás. Escuché la discusión que tuviste con madre y esa voz me dijo que no podía dejar que nos separara y me hizo elegir... No quería separarme de ti, Sev. —murmuré con lágrimas en los ojos.

—¡Draco, debemos irnos ya! —un grito proveniente del piso inferior.

Mi padrino asintió aún algo turbado ante la confesión, me dio un último beso en los labios y pegó su frente con la mía.

—Resiste por mí, Dragón.

—Te amo. —susurré temeroso.

—Yo a ti también.

Asentí y bajé rápidamente las escaleras, no quería echarme a llorar y no poder soltarme de sus brazos.
Lucius me miró de arriba abajo dando su visto bueno.

—¿Listo?

—¿Cómo debo comportarme? —pregunté.

Él me miró extrañado ante mi repentino cambio. Si quería resistir por Severus sería mejor que hiciese caso, no sabía cuanto tiempo tendría que vivir esta situación y cada castigo contaba para reducir mi aguante.

Me dio algunos consejos básicos para dirigirme a él y nos aparecimos en un lugar completamente desconocido para mí.

—Recuerda ser lo más respetuoso posible. Una mirada a los ojos podría resultarle retador, sólo alza tu mirada cuando te lo diga y nunca lo hagas más que él. —asentí.

Ya habíamos llegado ante la puerta cuando un hombre peludo nos dejó pasar.

—¡Lucius y el joven Draco! El Lord estará complacido al verte. —sonrió socarronamente.

—Espera aquí con Greyback, Draco. Iré a avisar a nuestro señor de tu llegada.

Observé como mi padre se marchaba por un solitario pasillo e ingresaba en la única puerta que había.

—¿Nervioso?

Me giré hacia el hombre que seguía sonriendo.

—Puedo olerlo.

—Greyback... Me sonaba de algo.

—Probablemente hayas oído muchas historias sobre mí, muchas de ellas ciertas.

—Tuve un profesor al que mordió en su niñez, Remus Lupin.

Río maliciosamente al escuchar su nombre.

—Una dulce venganza. —concluyó. —Teniendo en cuenta que serás el consorte del señor, puedes llamarme Fenrir.

Asentí brevemente antes de ver volver a Lucius.

—Puedes ir, Draco.

—¿Solo? —bajé la mirada. No me gustaba que Lucius me acompañara pero ir solo me daba un miedo terrible.

—Si. —posó una de sus manos en mi hombro y, por primera vez en mucho tiempo, me habló pareciendo un padre. —No pasará nada, Draco. Solo vas a conocerle y después volverás a casa.

—¿No me quedaré aquí?

Lucius negó con la cabeza y me sonrió.

—Te veo después.

Me dirigí hacia la puerta y llamé educadamente antes de entrar.

—¡Draco, pasa!

Avancé, cerrando tras de mí y con la mirada al suelo. Noté como se acercó y yo cumplí con la reverencia que Lucius me había dicho que debía hacer.

—Mi señor, es un placer conocerle.

Sentí su mirada sobre mí. Con una mano me levantó el rostro hasta que pude ver su sonrisa y sus ojos rojos.

Aparté la mirada avergonzado y temeroso. —Señor, no pretendía faltarle al respeto...

—Olvida todo lo que te haya dicho Lucius. Él no tiene tu mismo nivel. —pasó su mano por mi sedosa mejilla. —Eres realmente hermoso.

Recordé que Sev me había dicho lo mismo y se me escapó una pequeña sonrisa tímida. Él lo malinterpretó pero quedó satisfecho.

—Ven conmigo, joven.

Le seguí hacia una mesa que había preparada, tomando asiento cuando me apartó una de las sillas.

—Usted no es tan mayor. —respondí intentando no sonar irrespetuoso.

—Si supieras la edad que tengo...

—La sé, señor. Sé que nació en el 1926. —me sonrojé un poco ante la expresión sorprendida que tenía, su mirada era demasiado intensa. Respiré intensamente, debía relajarme y comportarme de mejor manera. —Estuve interesándome por usted, espero que no le importe.

—¿Y qué más sabes?

—No mucho, en realidad. A pesar de ser usted el mago más poderoso del mundo, me han prohibido recibir información importante e histórica. —‘Intenta adularle todo lo posible’ me había dicho Lucius.

—¿Y tu padre, no te comentó nada?

—Él trabaja mucho, realmente no nos vemos ni veinticuatro horas en mis vacaciones.

Asintió divertido. Parecía que mis respuestas le gustaban.

—Además de hermoso, inteligente y educado. ¿Podría pedir algo más? —preguntó osadamente a la nada. —¡Oh! Lucius me contó que te gusta el arte. De hecho me trajo un dibujo tuyo.

Hizo aparecer un lienzo en el que había un colorido dibujo.

—Ése dibujo lo hice antes de entrar a Hogwarts por primera vez, es el paisaje que ofrece el ventanal de mi habitación. —expliqué brevemente.

—¿Alguna vez has visto la marca tenebrosa?

Me sentí algo confuso ante el cambio de tema.

—Si, señor.

—¿En quién?

—Padre y madre me la mostraron cuando era pequeño y me explicaron su significado. También mi padrino...

—Severus, ¿verdad? Un gran aliado. —sonreí brevemente. —¿Y qué necesitarías tú para conseguir la marca tenebrosa?

—¿Disculpe?

Se levantó de su asiento y se dirigió a una ventana de la cual no me había ni percatado.

—Quiero marcar tu piel, Draco. Aunque no seas un simple mortífago, quiero que lleves mi marca, nuestra marca, pero en tu caso deseo que tú mismo la quieras sobre tu cuerpo.

—La deseo, señor.

—¿A cambio de qué?

Libertad, pasó por mi mente. En mi mente una negativa como respuesta, eso no iba a ser posible.

—¿Realmente podría pedir algo a cambio? —pregunté cauteloso y con voz baja.

—Por supuesto. —él se dirigió de nuevo a mí.

—Señor... Severus es mi padrino, alguien muy especial y querido desde mi infancia. Es como un padre, para mí. —asintió mirándome serio. —Alguien sospecha de él, siempre está intentando descubrirlo o echarle las culpas y cuenta con el apoyo de Dumbledore.

—¿Quién sospecha?

—Potter... —susurré quedamente. —Tengo miedo de que puedan hacerle algo, ¿podría... darle seguridad? Sé que le pido muchísimo pero...

—La seguridad de Severus a cambio de tu lealtad.

—Si, señor. Aunque yo seré leal de todas formas, no debe cumplirlo si no...

—Así será, Draco. Pero debes saber que si llevas la marca también tendrás misiones, por mucho que seas mi consorte.

—Por supuesto, señor.

Pareció feliz ante la noticia.

—Aunque me agrada muchísimo tu compañía, me temo que debes marcharte por hoy. Nos veremos dentro de unos días para que te marque y explicarte tu primera misión. Severus estará completamente protegido a partir de entonces.

Hice una nueva reverencia como despedida.

—Ha sido un honor, señor. Esperaré con ansias la próxima llamada.

—El honor ha sido mío, Draco. —sonrió antes que yo saliera por la puerta.

Una vez fuera sentí mi cuerpo temblar y una presión del pecho irse. ¿Cuándo había aparecido? No lo sabía, pero me alegraba que hubiese durado tan “poco”.
Me dirigí de nuevo a la entrada, encontrándome a Fenrir allí.

—¿Y Lucius?

—Tenía una misión y se ha marchado. Puedes aparecerte tú, ¿no?

Sonreí con incredulidad por haberme vuelto a dejar tirado.

—No puedo aparecerme, soy menor de edad.

—Respeto hacia las leyes, ¿eh?

—Respeto hacia el Lord. Si me apareciera, el Ministerio tendría esta dirección y aparecerían aquí...

Bien, había sido muy rápido para inventar una buena respuesta. Me sonrío complacido.

—Te acompañaré a casa. —dijo levantándose de su asiento. —Todo el mundo aquí sabe que serás el nuevo consorte del Lord, pero es complicado no verte como un hermoso joven al que se puede violar y devorar. —señaló con su mirada a un grupo de hombres que me miraban con deseo.

—El Lord no permitiría que me tocaran.

—Si le haces feliz, no.

Me cogió del brazo y se apareció en la mansión Malfoy. Se despidió y volvió a su lugar. Quedé solo en la gran vivienda, cayendo de rodillas al suelo por tanta tensión y tristeza.
¿Significaba eso que si le hacía enfadar me daría también a otras personas para que me castigasen?

Había contado con los crueles castigos de una persona pero no de un grupo.

—Sev...
Notas finales:
¡Y Voldemort está aquí! A partir de este capítulo va a ser un gran problema y otra preocupación añadida para Draco :D

¿Qué creéis que ocurrirá? ¿Cómo pensáis que será el personaje de Voldemort?

¡Nos leemos dentro de dos días más! :D
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios