¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
—Puedo ayudarte a huir.

—No voy a dejarte atrás.

Severus me obligó a sostenerle la mirada.

—Debes darme la daga.

—No...

—Confía en mí. —me vi reflejado en sus ojos negros. Le acerqué la daga lentamente.

—Si intentas algo me heriré de todas formas. Ya lo he hecho antes.

Asintió mientras tiraba la daga a un lado, lejos de mi alcance. Me acerqué a sus labios relamiéndome.

—Por fin seré completamente tuyo... —susurré sobre su boca.

Me agarró de la cintura, atrayéndome hacia su cuerpo para besarme, delineando mis finos labios con su lengua. Jadeé dentro del beso.
Volví a mover la cadera como anteriormente había hecho, notando como su erección crecía ante el roce.

Empecé a aflojar su túnica y camisa dejando su delicioso torso al desnudo. Besé su cuello, lamiéndolo y dejando suaves mordiscos por él.
Aprovechando que nos besábamos, deslicé mis finos dedos por su cetrina piel, llegando al cierre de sus pantalones. Pronto lo desabroché y quise meter la mano, aunque la de Sev me lo impidió agarrándome con cuidado de mi muñeca.

—Sev... —miré de nuevo a sus ojos y pude notar que estaba completamente dubitativo por lo que estaba ocurriendo. Suspiré. —Si me pides que me vaya yo... —las palabras se me atragantaron, tan sólo pensarlo resultaba muy doloroso.

Dirigí mi mirada a la daga que descansaba en el suelo y giré el rostro hacia el lado contrario. Había venido con toda la seguridad, pero a cada minuto que pasaba ésta se iba desvaneciendo y me daba cuenta de que estaba obligando a la persona que amaba a estar conmigo.

—¿Estás completamente seguro de esto?

—No... —susurré. Él sopló y yo bajé la cara sintiéndome algo humillado. —Sé que quiero estar contigo pero...

—¿Pero?

—No quiero que estés conmigo por obligación, porque te haya amenazado.

Unas lágrimas recorrieron mis mejillas al encontrarme en tal situación. Odié por la firmeza que me había abandonado en tan mal momento.

Severus agarró mi barbilla para alzarme el rostro y besarme las mejillas, quitando las lágrimas. Se acercó a mis labios y los rozó. Su otro brazo me agarró de la cintura, acariciándome la espalda.
Las palabras no eran necesarias para comprender que me estaba diciendo que no estaba conmigo por eso.

Me acostó con cuidado sobre la mesa, tenía miedo de hacerme daño, y me quitó con suavidad el resto de ropa. Observó las heridas de mis muslos, muchas de ellas recientes.

Besó cada una de ellas dedicándoles todos los mimos posibles pero sabía que después de este momento me haría muchísimas preguntas y no me dejaría tranquilo.
Sonreí ante ese pensamiento. Sería bonito tenerle para mí todos los días.

—A quien tendrás todos los días será al Lord.

Gruñí con rabia mientras me llevaba las manos a la cabeza al volver a escuchar esa maldita voz. Severus me miró dudoso.

—Necesito escucharte —pedí mientras me levantaba y me arrodillaba ante él.

Llevé mis manos a su pantalón, él levanto la cadera para que pudiera retirárselo, llevándome también la ropa interior.
Me agarró de la nuca y me acercó para darme un posesivo beso.

—Eres perfecto. —susurró dejando su caliente aliento sobre mi boca. —Siempre has sido tan hermoso...

Sonreí satisfecho y repartí besos por su cuello, hombros, pectorales, abdomen... Parándome de vez en cuando a mordisquearle y lamerle, hasta llegar a sus piernas.
Mordí con suavidad sus muslos, saqué la lengua y la pasé por toda la extensión de su pene. Me movía de forma automática teniendo de referencia algunas cosas indecentes que había visto por ahí, y me sorprendía hasta a mí.

Severus gimió roncamente mientras me seguía diciendo piropos e informaciones muy calientes.

—Cuando crecías... Cada vez era más difícil no pensar en ti como si ya fueses un adulto y... ¡Merlín! Cuando me besaste después del primer curso... —volvió a gemir con fuerza cuando me lo metí en la boca y succioné el glande. —...Fue imposible para mí evitar masturbarme aquél día, mientras tú probablemente dormías a horas tempranas como el niño que eras...

Después de unos minutos succionando, lamiendo y tocando, me levanté para besarle. Su beso fue mucho más caliente que los anteriores, ansioso. Su lengua bailaba con la mía y exploraba toda la cavidad. Empezó a masturbarme.

Jadeé moviendo mi cadera acompañando su movimiento.

—Sev, por favor...

—¿Qué quieres? —gemí más fuerte cuando intensificó la velocidad. —Dime...

—Fóllame, quiero ser totalmente tuyo. —sus pupilas estaban completamente dilatadas, probablemente las mías estarían iguales.

—Déjame ir a por la varita. —me dijo cogiéndome y dejándome sentado en la mesa.

—No... —le agarré de los hombros para que no se separara.

—Voy a prepararte, no quiero hacerte daño. —dubitativo por soltarle, añadió. —Confía en mí.

Solté suavemente sus hombros para ver como iba hacia la varita, volviendo a mi lado en pocos segundos.

Susurró un hechizo que me hizo notar algo frío y viscoso en el ano, realmente desagradable. Apoyé mis codos en la mesa mientras abría las piernas todo lo posible. Él me observó explorando todo mi cuerpo.
Dirigió sus largos dedos a mi entrada, introduciendo uno de ellos. Fruncí el ceño y me revolví ligeramente.

—Tranquilo... —susurró.

Me agarró de la nuca con su mano libre, dirigiéndome a un beso protector, mientras movía su dedo en mi interior. Pronto se le unió otro haciéndome un poco de daño.

—No sabes cuanto desee esto...

—¿Sólo conmigo? —pregunté con cierto temor.

—Sólo contigo. —una caricia en mi mejilla me hizo relajarme y que pudiera introducir un tercer dedo pero en esta ocasión ya no pude retener un suave grito de dolor.

Llevé mi mano a su brazo para que parara el movimiento. Respiré profundo, tenía que acostumbrarme, necesitaba hacerlo.

—Podemos parar aquí si no puedes continuar.

Negué con la cabeza, soltando su brazo poco después al notarme más preparado.
Sentí sus dedos entrar y salir de mí. Los sacó por completo dirigiendo su pene a mi rosada entrada.
Me mordí el labio inferior al notar la punta presionar ligeramente.

—Si necesitas que me detenga dilo, ¿de acuerdo? —asentí. En realidad no quería detenerlo a pesar de que me doliese.

Comenzó a entrar lentamente en mi interior. Me aferré a su espalda con fuerza, escondiendo mis gestos de dolor en su cuello.
Mordía con fuerza mi labio inferior para no gritar y pedirle que se detuviera, hasta que sentí el sabor de la sangre emanar por la excesiva presión de mis dientes.
Sollocé quedamente cuando ya estuvo completamente dentro de mí.

Se quedó quieto, esperando a que me acostumbrara un poco a la intrusión, masturbándome y besando toda la piel que tenía al alcance.

—Draco...

Negué con la cabeza y meneé la cadera para incitarle a iniciar el movimiento. Comenzó con movimientos muy suaves y lentos.
Me obligó a acostarme encima de la mesa, dejando en un triste intento mi intención de ocultar el rostro mojado a causa de las lágrimas y la sangre en el labio.

Siguió con las estocadas, cada vez más fuerte y rápidas pero menos dolorosas, pasando a una leve molestia y a un placer inmenso cuando tocó alguna parte de mi interior.

Gemí ferozmente. —Siéntate en la silla... —mi voz había sonado totalmente ronca.

Salió de mí y se sentó, observando depredadoramente cada movimiento que yo hacía. Me subí a horcajadas, metiendo lentamente la gruesa erección de mi padrino.

—Merlín, Draco...

Mis piernas me ayudaron a poder penetrarme con bastante rapidez. Las manos de Sev agarraron mis glúteos, separándolos con fuerza.

—¡Sev! —gemí antes de correrme en su torso y notar como él se derramaba en mi interior.

Apoyé mi cabeza en su hombro, intentando tranquilizar la agitada respiración a causa del esfuerzo y el placer.
Me abrazó protectoramente, acariciando mi espalda y mi cabello.

—Huye, dragón.

Negué con la cabeza.

—Si huyo no podré verte.

—No podré ayudarte si te ocurre algo.

Sentí una presión en el pecho, aunque era completamente consciente de que él no iba a poder ayudarme.
Besé su cuello para tranquilizarle.

—Alguien en el colegio me está molestando, ¿podrías ayudarme con eso? —susurré suavemente, intentando cambiar de tema.

—¿Quién?

—Krum, el tipo de Durmstrang.

Asintió y siguió acariciándome hasta que me sentí demasiado cansado como para seguir despierto.

____

Severus acariciaba el cabello de Draco. Cuando notó la respiración tranquila del joven miró su rostro, se había dormido.
Lo agarró suavemente, dejándolo apoyado en la mesa y se dedicó a hacer unos cuantos hechizos para limpiarlos, ordenar y vestirlos. Además de algunos curativos para su ahijado, aunque no podría curarle completamente.
Cogió su cuerpo herido con sumo cuidado y se apareció en la habitación individual del rubio.

—¿Por qué tenía que elegirte a ti? —susurró a su dragón dormido. —No voy a poder hacer nada por protegerte sin delatar mi posición...

Se acostó junto a él, acariciando su mejilla.

—Seré muy egoísta al pedirte esto pero... Tienes que aguantar. —apartó un mechón rubio que había caído sobre su rostro. —Por mí, al menos...

El rubio se acurrucó más a su cuerpo, por lo que lo abrazó y decidió que se quedaría a dormir con él.

____
Notas finales:
Oh, un capítulo en el que Draco puede poner una pequeña venda en su corazón (para luego sufrir el doble :P)

¿Qué os ha parecido el capítulo? ¿Qué opináis del personaje de Severus?

Me despido con las ganas de que pasen rápidamente dos días para poder subir el próximo capítulo, ¿y vosotros? :P
¡Pasad lindos días!
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios