¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
29 de agosto, 1994

Me desperté sintiendo una sensación extraña. Algo en mi mente me decía que iba a ser un mal día y que era mejor no levantarse.

Unos toques en la puerta me sobresaltaron. —¡Draco, quiero hablar contigo, alístate y ve a mi despacho!

Quizá ahí estaba el mal día. Mi padre parecía emocionado pero a la vez serio, preocupado. Qué contradicción, ¿no?
Me dirigí al baño para alistarme, en lo que tardé cinco minutos. Aspiré fuertemente antes de tomar el pomo de la puerta y salir de ahí.

—Siéntate, hijo. —Me senté en el diván esperando que hablara. Sinceramente, tenía ganas de volver a la cama y dormir todo el día. Se sentó frente a mí. —Tengo algo muy importante que contarte.

Le miré fijamente. —Papá, esas pausas dramáticas...

—Perdona, perdona. —Se estrechó las manos, parecía pensar meticulosamente lo que quería decirme. —El señor oscuro resurgirá pronto, ya casi tiene el poder para hacerlo.

Miré al suelo. No quería que llegara el día en que tuviese que elegir un bando en una absurda guerra que no me importaba.
Sabía que Severus era un mortífago, al igual que padre, y si algo salía mal podía ser herido por ambos bandos. Voldemort no era un tipo muy agradable con sus camaradas, si cometían un fallo y lo disgustaban, se lo hacía saber con sangre.

—No serás un mortífago hasta ser mayor de edad pero, hay algo que tenemos preparado para ti.

Volví mi mirada hacia sus ojos con el ceño fruncido. ¿Algo para mí?

—Draco, antes de que nacieras prometí a nuestro señor que mi hijo sería su consorte.

Mi mente quedó en shock al escuchar a mi padre. ¿Lo decía en serio? Como un gran torbellino me llegó el recuerdo en el que papá hablaba con madre sobre mi casamiento con un monstruo. Pensé que se referían a Severus por la diferencia de edad, un “monstruo” que se había prometido a un niño pero... No podía ser...

—No... —susurré lastimosamente al darme cuenta de mi horrible futuro.

—Entiendo que ahora puedas disgustarte, Draco, pero no le conoces. No creas todo lo que escuchas sobre él, será el mejor partido que jamás puedas tener y...

Mi padre seguía hablando pero yo ya no le escuchaba. Intentaba respirar pero a mis pulmones no parecía llegarles oxigeno por lo que comencé a asfixiarme.

—¡No! —conseguí gritar desgarradoramente con el poco aire que me quedaba.

Lucius me sujetó con fuerza, comenzó a gritar y yo perdí todo el control de mí mismo. Por los hechos de después supongo que ordenaba a los elfos que llamaran a medimagos.

Comencé a arañarme y darme golpes con todo lo que había a mi paso. Lucius intentaba sujetarme pero en ocasiones me libraba y eso significaba una nueva herida.
Caí al suelo de rodillas, arañando el suelo con fuerza, rompiendo mis uñas martirizadoramente. Sentí sus manos sobre las mías y las retiré inmediatamente. Imaginaba que era Voldemort y el tacto me producían grandes arcadas.
Vomité violentamente y no recuerdo cuántas veces.

Gente llegaba y me intentaban estirar en el diván pero yo no lo permitía. Hacía fuerza y me intentaba librar de esos crueles brazos que no entendían lo que me pasaba.

—¡Adminístrenle poción calmante! —un medimago dio la orden directa. Lo intentaron varias veces y consiguieron que bebiera suficiente cantidad pero prácticamente no hizo nada en mi organismo. Estaba al borde del colapso y mi mente estaba siendo mi peor enemigo. No dejaba de gritarme que jamás estaría con Severus, que estaría casado con Voldemort sin poder decidir.

Una voz desesperada no dejaba de repetirme ‘¡Huye y mata a todos los que se interpongan!’ pero... Severus era mortífago. Huir significaba dejarle atrás y no podía hacer eso. Temblaba escandalosamente y emitía angustiosos ruidos al intentar coger aire.

Al final me dieron otra pócima, esta vez para dormir, y con las lágrimas surcando libremente hasta mojar mi cabello, se me cerraron los ojos.

31 de agosto, 1994

Desperté con el cuerpo pesado y dolorido, giré levemente la cabeza para ver varias pociones en mi mesilla. Fruncí el ceño, lo que me dio un gran dolor de cabeza, al seguir viendo cosas fuera de lugar y todas ellas eran para funciones médicas.

Un nudo se me formó en la garganta con el turbio recuerdo de lo sucedido y las lágrimas comenzaron a brotar de mis ojos sin control. Puse mi antebrazo sobre ellos, no quería despertar en esta vida.

—Draco... —Lucius acababa de ingresar en la habitación. —¿Cómo te encuentras?

Sentí su caricia en mi mejilla y no pude evitar emitir un desgarrador sollozo. Mi corazón estaba destrozado y Lucius no ayudaba. ¿Cuándo pasó a ser Lucius? Sí, lo recuerdo... Fue cuando me comunicó que me había arruinado la vida.
No quería que me tocara, no quería sentirlo cerca. Él era el culpable de todo, me había vendido por un simple ‘gracias’ proveniente de un demente.

—Márchate. —susurré con los dientes apretados. La ira corría por mis venas y no quería hablar en ese momento.

—Debes mostrarme más educación, hasta Potter lo hace. Vendré a verte después. —dijo molesto.

Escuché sus pasos y la puerta al cerrarse. Quité mi antebrazo y confirmé que no estaba.
Seguía llorando desconsoladamente pensando en mi futuro.

No habían muchas opciones y ninguna de ellas era buena para mí. No podía ir contra el Lord, automáticamente iría contra Severus. Tampoco podía huir y dejarle atrás.

Una única opción quedaba. Estar junto al Lord con tal de proteger a Sev y poder estar levemente a su lado.

Habían pasado horas desde que Lucius se había marchado. Mis ojos seguían cristalinos y completamente rojos pero ya tenía el llanto controlado. Entendí mi destino y, de alguna manera, lo acepté.
Me sentía completamente vacío, como una muñeca rota con la que juegan sin importar sus sentimientos.

—Buenas tardes, hijo. ¿Estás más tranquilo?

Un ardor en el estómago surgió cuando se atrevió a llamarme hijo. Un padre no vende a su hijo de esa forma. Asentí de forma mecánica.

—Bien... Siento que te tomaras la noticia así. Sé que ahora no lo comprendes y estás en todo tu derecho pero, cuando él vuelva ya verás como no tendrás ninguna discrepancia conmigo.

Deseé gritarle que siempre iba a haber una discrepancia clara, yo ya estaba enamorado de alguien y jamás podría casarme con él. Volví a asentir.

Sentí su mirada fija en mí pero yo no quería mirarle, era demasiado doloroso.

—He comprado tus materiales para el curso. Descansa, mañana cogerás el tren.

—¿Mañana? —me sentí completamente confuso ante la noticia.

—Has estado sedado durante algunos días, estamos a treinta y uno. No he avisado a Severus, él debe estar allí, ya lo verás en la escuela.

Mis ojos se aguaron cuando lo mencionó. Cogí una gran bocanada de aire para aguantar las ganas de morir.

—Buenas noches. —susurré, intentando dar por finalizada la charla.

—Qué descanses.

Una caricia de compasión que recibí fríamente.
Ya no quería saber nada, no quería pensar en nada...
Notas finales:
¿Qué opináis de la actitud de Lucius? ¿Entendéis a Draco? ¿De qué forma creéis que actuaríais vosotros ante esa situación?

Voy a seros sincera, ¡me estoy aguantando las ganas de publicar el fic entero! Y es que cada lectura, cada comentario que me dejáis pidiendo más, me animan muchísimo. ¡Gracias! :D

De momento me contendré todo lo posible. Si vosotros queréis nos vemos dentro de dos días, hasta entonces ¡disfrutad del tiempo!
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios