¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
¿Cómo matar el amor y no morir en el intento...? Si estás leyendo esta pregunta, quizás sea porque tú mismo te la hayas preguntado alguna vez. Lo peor de todo es que quizás creas que ahora te voy a dar la respuesta. Nada más lejos de la realidad pues, sintiéndolo mucho, te vas a quedar con las dudas, porque, la verdad, yo tampoco la sé. Aunque espero encontrarla algún día (a poder ser, mejor pronto que tarde).

Si quiero empezar por el principio, debo decir que hace algunos meses esta pregunta ni se me pasaba por la cabeza. No necesitaba preguntarme cosas así. Pero desde unas semanas a esta parte he venido dándole vueltas, cada vez más y más, a veces sin conseguir pensar en otra cosa, por la sencilla razón de que me he enamorado. Muchos dirán: ¿con lo hermoso que es el amor, por qué querer matarlo, por qué querer destruirlo o acabar con él? ¡Deja que el amor se cuele en tus pulmones, corra por tus venas, inunde tus ojos de alegría y tu boca de palabras ñoñas que sólo pueden generar risa o ternura! ¿Por qué lo quieres ahogar? ¿Por qué? Pues muy fácil, porque me he enamorado de mi mejor amigo y yo, resulta que, ¡oh, fatalidad! también soy un chico. A él le gustan las chicas, pero a mí me gustan más sus ojos verdeazulados. A él le gustan las minifaldas, y a mí me gusta su sonrisa pícara. A él le gustan, a ser posibles, las mocitas algo más jóvenes que él y yo soy unos cuantos años mayor... ¿Ahora lo entiendes? Sí, quizás empieces a hacerlo, aunque en el fondo esperas que el amor acabe triunfando y que una sincronicidad espacio temporal provoque, a corto, medio o largo plazo, que los dos acabemos fundiendo nuestras vidas... Sellando nuestra amistad en un amor por encima de las barreras de género... Entonces, quizás, lo más probable sea que hayas leído muchos relatos en páginas como ésta. Con finales felices, inesperados, edulcorados, de esos que sólo ocurren en los cuentos de hadas. Sólo que, debo advertirte, en este caso hay una clara diferencia. Ésta que te cuento, créeme, es mi vida real, es una historia verídica, en la que mientras yo escribo estas palabras, él está de fiesta, ideando la manera de declararse a la chica que le hace sentir mariposas en el estómago.

Así que, ¿cómo matar el amor sin morir en el intento? Si yo soy su confidente, su compañero de travesuras, el que lo escucha hablar de sus aficiones, el que lo aconseja cada vez que se cae, el que brinda con él después de que se levante... Y quisiera no dejar de serlo, quisiera poder mantener esta amistad con la fuerza suficiente para no romper a llorar cada vez que me lo imagino con ella, cada vez que siento celos por los besos que nunca me dará, por las caricias que nunca sentiré. Y, lo más importante de todo, que él nunca, nunca jamás, llegue a enterarse de que cuando se me acerca, mi corazón empieza a palpitar con tanta fuerza que pareciera querer abandonar esa jaula que son las costillas que lo encierran dentro de mi pecho.

No sé qué pensaría de mí, ni me importa. Lo que sí sé es que su confianza en mí se debilitaría, que se comería la cabeza pensando en cómo no hacerme daño y, al final, esa complicidad que existe entre nosotros se iría desvaneciendo. Así es la vida real. Ya me ha pasado antes. Si no puedo tener su amor, quiero al menos conservar su amistad. De ahí que desee tan intensamente aprender a matar el amor sin morir en el intento.

Supongo que, ya que no puedo contárselo a él, escribo estas líneas para sentirme escuchado en cada número que crece este relato en sus lecturas y comentarios. Para desahogarme. Como un diario secreto que nadie de mi entorno conoce y que, a la vez, está ahí, a la vista de todos. Me parece más sencillo hablar de ello con quienes no me conocen de nada, quienes se pueden cruzar conmigo en plena calle y jamás me reconocerían detrás de un rostro que puede ser el de cualquiera. Por eso, dejadme que utilice un nombre inventado... Para vosotros sólo seré Samuel. Un disfraz. Un rostro sin mirada. Pero no os diré el nombre de aquel que me roba el sueño, porque él es tan real, tan cierto, tan único para mí, que no puedo traicionarlo llamándolo por un nombre que sea el suyo. Así que él sólo será "él". Sin mentiras. Sin misterios.
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios