¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
Hola gente bonita.... no se que poner aquí asi que no le hago al tonto
POV´S NORMAL


Moebios oyó al sombrero gritar la última palabra a todo el comedor. Se quitó el sombrero y anduvo, a paso seguro y mostrando un porto superior, sus pies no causaban ruido alguno, la espalda derecha, barbilla alzada y su mirada barriendo a los que serian sus próximos compañeros, todos se notaban aunque no muy poderosos con claras conexiones o quizás con una imagen y mente capaz que le permitirían continuar sin problemas su meta, su capa se ondeaba con gracilidad como si flotara y termino el recorrido hacia la mesa de Slytherin. Estaba tan aliviado de que lo hubiera elegido y no lo hubiera puesto en la misma casa donde se veía a ese pelirrojo o incluso esa castaña que con su voz llegaba a marearle, tan pronto en sus pensamientos que casi no se dio cuenta de que recibía los saludos más respetuosos hasta el momento, aunque quizás lo hacían de manera inconsciente al ver lo seguro que el estaba de si mismo. El prefecto se puso de pie y le estrechó la mano vigorosamente, mientras Draco le sonreía de la misma manera que lo haría Deborah cuando consigue a su presa deseada. Se sentó en el lado opuesto al fantasma, antes no había tenido la oportunidad de ver uno por lo que sabia de ellos, solo magos o seres con un núcleo mágico eran capaces de transformarse en fantasmas, personas con temor a la muerte o que se aferraban a algún lugar u objeto de ese plano que los obligaba a quedarse y vagar, todo siempre mostrados como personas traslucidas de colores gris plata,, el fantasma que miro se presentaba así mismo como el varón sangriento, algo gracioso notando el hecho de ver que la sangre parecida a metal liquido manchaba casi todo el torso mostrando aquel hueco, Moebios se imaginaba en ese sitio donde seguro en vida se habría visto el palpitar del corazón o quizás solo la imagen escambrosa de órganos reventados, todo porque ignoraba los hechos de como murió el fantasma. Éste le tendió la mano como saludo y por cortesía la acepto, dándole la horrible sensación de haberlo metido en un cubo de agua helada.


Moebios podía ver desde su sitio la mesa Alta, mientras ignoraba el constante parloteo del resto de chicos que le rodeaban todos hablando del trabajo de sus padres y de sus puestos, sobre todo presumiendo logros que no eran de ellos pero que los contaban como si fueran sus esfuerzos, sonrió de manera ladina mirando de reojo tanto a Draco que parecía era el que mejor sabia llevar la atención a su persona, no solo eso, le encantaba ser el centro, una verdadera serpiente albina la que había encontrado en ese lugar, no podía negarlo, se sentía en casa, dejando de lado su nombre, verdadero o falso, dejando de lado su pasado, su actual yo era aquel, Moebios, y moebios existía para ser una serpiente en toda situación, astuta, serena, leal a su familia y aliados, sin dejarse manipular por otros, moviéndose según sus preferencias y tomando solo lo que le permitía una ganancia segura, aquellos chicos tanto de su edad como mayores eran igual... serpientes, criados para un solo propósito, llegar a la cúspide.


Tanto moebios como custos escondida soltaron un suave siseo, mirando neutralmente a los profesores notaron el impacto de magia "negra" era claro al menos para el como dos auras chocaban en un mismo cuerpo y eso era imposible... al menos que se tratara de una posesión, el profesor de donde sintió eso era visiblemente un inútil, un hombre de altura media, y edad madura, encorvado de nariz chueca y delgada, de capa oscura y un turbante que rodeaba su cabeza de forma nada discreta, por otro lado otra magia que parecía le llegaría a molestar mas adelante era la de aquel profesor, de capa y cabello negro lacio que brillaba ante las luces como si una ligera capa de algo lo aplastara quitando gusto al atractivo y lacio cabello, una nariz grande y torcida además de ganchuda, un hombre claramente de edad media, de labios apretados en fina y rígida expresión, pequeños ojos negros como canicas y piel cetrina de un pálido que era casi enfermo.


Albus Dumbledore se había puesto de pie. Miraba con expresión radiante a los alumnos, con los brazos muy abiertos, como si nada pudiera gustarle más que verlos allí.



—¡Bienvenidos! —dijo—. ¡Bienvenidos a un año nuevo en Hogwarts! Antes de comenzar nuestro banquete, quiero deciros unas pocas palabras. Y aquí están, ¡Papanatas! ¡Llorones! ¡Baratijas! ¡Pellizco!... ¡Muchas gracias!



Se volvió a sentar. Todos aplaudieron y vitorearon. Y moebios no sabía si reír o
no, ese hombre era ridículo, porque para el era fácil ver su mascara de emociones, los ojos lo demostraban, el hombre era poderoso, seguro y en su vida habría pasado vivencias que lo hicieron ver el lado mas cruel y difícil de la vida, quizás perdió algo, o hizo algo de lo que al paso de los años se arrepentía mientras el mismo se repetía que no era así, o quizás algo mas.


—Ese es el director... personalmente a mi padre no le agrada, dice que es un hombre viejo y loco, que aun no sabe como se supone es considerado alguien importante dentro de nuestro mundo


Moebios miro hacia Draco y sonrió ladinamente estando un poco de acuerdo, para el alguien que no se toma enserio su lugar como líder... era un incompetente y Dumbledore estaba dando muestra de no saber usar su poder tanto como mago como persona —Ciertamente, pero por el momento es el director, somos estudiantes y no podemos hacer nada en su contra, me encantaría poder conseguir el reglamento, podríamos en el transcurso del tiempo crear un acta en su contra y que nos den como director a alguien mas cuerdo y competente, que sepa motivarnos como magos—


—¿Hablas enserio?—


—Por supuesto—


Moebios sonrió y draco le miro impresionado para después poco a poco una ancha sonrisa casi llegara a partir a la mitad su bonita cara, la idea era deliciosa y ya podía saborearla, si realmente el chico moebios era capas de eso seria un merito digno de guardar, por otro lado si el podía formar parte de eso y llegaba a ocurrir (que la vieja cabra fuera echado del colegio) su padre estaría sumamente encantado y le reconocería. El no era el único en pensar así, Blaise, Theodore, Pansy, Crabbe y Goyle, de igual forma querían formar parte de los futuros planes de aquel curioso chico, si tenia ideas tan altas estando en primer año y recién comenzando el curso, ellos mismos deseaban ver el camino por el que este andaría y los resultados que sus acciones causarían, quizás no para cuestionarlas si no por la curiosidad del impacto que traerían.


POV´S MOEBIOS


Note después de estudiar a los maestros el como me observaban mis nuevos compañeros, al parecer la infantil y reciente idea que di para desplantar al director les pareció de lo mas interesantes, pues a pesar de sus mascaras de indiferencia para mi era obvio ese brillo de expectativa en sus miradas, solo negué levemente divertido, esto aseguraba a darme momentos suficientemente entretenidos como para no extrañar demasiado a mis madres o al bosque.


Los platos que había frente a mi de pronto estuvieron llenos de comida. Nunca había visto tantas cosas sobre una mesa: carne asada, pollo asado, chuletas de cerdo y de ternera, salchichas, tocino y filetes, patatas cocidas, asadas y fritas, pudín, guisantes, zanahorias, salsa de carne, salsa de tomate y, por alguna extraña razón, bombones de menta.


Algunas las relacionaba aunque dentro de mi me decía que la carne era carne y poco importaba de que animal había sido tomada, pero el como la presentaban... siempre me había limitado a azar las presas despellejadas que mis madres me daban incluso los pescados, cuando llegue a vivir con los magos los alimentos y su manera de cocinarlos me llamaron la atención, aun no conocía la mitad de comidas que era posible hacer y no es como si me importara tampoco, me daba por satisfecho que el alimento no me dañara y llenara mi estomago.


Tome un poco de un corte de pierna, un poco de guarnición y tomando con tranquilidad los cubiertos comencé a comer, lo menos que deseaba proyectar es que era algún muerto de hambre o necesitado que no era alimentado correctamente en su casa, casi igual a aquel pelirrojo ron, quien desagradablemente tomaba las piernas de pollo con las manos y quien mordía otra pieza como si le fueran a arrebatar lo que agarro, retire mi mirada, si no lo hacia me terminaría por dar asco y no comería nada.


Cuando comimos todo lo que quisimos, los restos de comida desaparecieron de los platos, dejándolos tan limpios como antes. Un momento más tarde aparecieron los postres. Trozos de helados de todos los gustos que uno se pudiera imaginar; pasteles de manzana, tartas de melaza, relámpagos de chocolate, rosquillas de mermelada, bizcochos borrachos, fresas, jalea, arroz con leche...



Mientras me servía un pedazo de pastel de manzana, la conversación se centró en las familias nuevamente, ya tanto Blaise como Pansy habían comentado sobre las suyas lo mismo que Nott y al parecer a nadie le interesaban los comentarios de los dos gigantes que parecían simples y vulgares guardaespaldas. Draco tosio un poco llamando la atención y comenzó a hablar.


—Naturalmente tanto yo como mi familia somos magos de sangre pura, mi padre desciende de la ancestral familia Malfoy y mi madre formaba parte de la ancestral familia Black la única Black que realmente parece dar orgullo a su sangre—


Le mire enarcando una ceja imagino que lo dice por el destierro o la purga que la ancestral casa Black tuvo que hacer cuando los herederos y herederas decidieron no seguir los mismos pasos que sus ancestros, Andromeda, Sirius e incluso mucho antes que estos Dorea quien había aceptado casarse con un Potter aun cuando su padre no se lo había permitido, no era del otro mundo dichos acontecimientos, los libros sobre las ancestrales casas hablaba casi de la vida privada de los magos que pertenecían a estas familias de renombre incluso seguro Draco reconocía con orgullo como su nombre formaba parte de este.


—Mi padre tiene un puesto importante dentro del ministerio, cuanta con un asiento en la corte mágica incluso es amigo del ministro mágico, por otro lado mi madre es una de las nobles mas reconocida y envidiada—


El monologo de este termino, aunque notaba que quería continuar alzando el nombre de su familia no supe que lo detuvo, para después hacer que toda la atención se volcara en mi.


—Supongo que desean saber sobre mi familia—


—Asi es—


—Bien, mis padres actuales son magos normales mestizos en realidad, ambos hijos de un squip y un mago, no son ni reconocidos ni tienen algun puesto importante, y tambien son infertilez—


—¿Pero acaso no eres si hijo?—


—No escuchaste pansy, hablo sobre sus padres actuales por lo que el debe considerar a los anteriores como sus verdaderos padres o deben ser sus verdaderos padres—


—Así es, en realidad antes de llegar con estos... magos, era cuidado por mis madres, aunque no les gusta tener contacto con los magos, tienen un impresionante núcleo mágico, me enseñaron todo lo que debo saber, y despues de ellas fueron otros quienes me inculcaron todo sobre magia y conocimientos.—


—Eso significa que tuviste tutores—


—Asi es, maestros, aunque fueron varios no solo un par—


—¿Conoces todo sobre la magia y el mundo magico a pesar de estar aislado?—


—Lo hacian por mi seguridad—


—¨Pero... porque permitieron que esos magos de clase media te adoptaran—


—¿Acaso estan muertas?—


—No querida, pero para cubrir mi identidad era necesario que entrara con un apellido que no llamara la atencion—


—Espera Erwine— Draco fruncio el ceño y me miro al parecer su mente procesaba la conversacion hasta que habia encontrado un pequeño bache o hueco en mi historia, una que en partes era verdad y en otras lo inventaba conforme la conversacion continuaba.—Dijiste que tenias sangre de serpiente pero mencionaste que tus verdaderos padres o … madres... no tienen verdadero contacto con el mundo magico—


—Asi es , es porque en ellas verdaderamente corre sangre de serpiente, no hablo de que es porque fueran seleccionadas en esta casa—


—Oh... algo asi como tu familia draconis, desde nacimiento llevas sangre de serpiente—


—Hum... bien—


Sonrei un poco y asenti, despues de un pequeño cuestionamiento sobre mi, donde respondi de manera que no dijera nada comprometedor todo volvio a la misma tranquilidad.


POV´S NORMAL


—Ejem... sólo unas pocas palabras más, ahora que todos hemos comido y bebido. Tengo unos pocos anuncios que haceros para el comienzo del año.



»Los de primer año debéis tener en cuenta que los bosques del área del castillo están prohibidos para todos los alumnos. Y unos pocos de nuestros antiguos alumnos también deberán recordarlo.

—El señor Filch, el celador, me ha pedido que os recuerde que no debéis hacer magia en los recreos ni en los pasillos.



»Las pruebas de quidditch tendrán lugar en la segunda semana del curso. Los que estén interesados en jugar para los equipos de sus casas, deben ponerse en contacto con la señora Hooch.
»Y por último, quiero deciros que este año el pasillo del tercer piso, del lado derecho, está fuera de los límites permitidos para todos los que no deseen una muerte muy dolorosa.


Moebios gruño y fruncio el ceño al igual que Draco y el resto de serpientes, pues ninguno de ellos era suicida pero tampoco estaban conformes en tener algun peligro tan cerca.


—¡Y ahora, antes de que vayamos a acostarnos, cantemos la canción del colegio! —exclamó Dumbledore. Moebios notó que las sonrisas de los otros profesores se habían vuelto algo forzadas.



Dumbledore agitó su varita, como si tratara de atrapar una mosca, y una larga tira dorada apareció, se elevó sobre las mesas, se agitó como una serpiente y se transformó en palabras.
—¡Que cada uno elija su melodía favorita! —dijo Dumbledor—. ¡Y allá vamos!


Moebios enarco una ceja, notando y agradado de que ninguna de las serpientes se dejara guiar por ese loco anciano, era simplemente tonto pensar que se rebajarian a seguir ese tonto juego.


Al final, sólo un par de gemelos seguían cantando, con la melodía de una lenta marcha fúnebre. Dumbledore los dirigió hasta las últimas palabras, con su varita y, cuando terminaron, fue uno de los que aplaudió con más entusiasmo.



—¡Ah, la música! —dijo, enjugándose los ojos—. ¡Una magia más allá de todo lo que hacemos aquí! Y ahora, es hora de ir a la cama. ¡Salid al trote!
Notas finales:
:3 si lo se tarde mucho pero la culpa la tiene la escuela de que me dejen trabajos finales y a parte los exámenes, eso y em.... las otras historias que tengo aun no las actualizo porque perdi la usb donde tengo TODOS los capítulos que adelante para esas TwT asi que
-Tempus Mutatio y
-In summae re
estarán en paro durante una temporada :(
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios