¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
Bueno aquí les traigo in nuevo cap, en realidad es algo asi como mi desfogue ante un mal dia, ¿Saben? confiaba en las personas de manera ciega pero ya vi que muchas te lo pagan de la manera mas fea posible :( por eso ya no sere ingenua hay veces en que deben o debemos ser rotundos y duros, importándonos poco si negarnos hace sentir mal a los demás, porque al final no todos les importa realmente lo que sientas tu una vez consiguen lo que quieren.

Ya no les distraigo con mis cosas....
Había llegado agosto y con ello la caída de las hojas que por el cálido clima llegaban a secarse, las brizas tibias que incitaban siempre a un descanso a mitad del día y el tiempo que parecía pasar volando.

Moebios estaba preparado para regresar al callejón diagon y obtener su material, había pedido a sus padres ir solo con custos, poniendo astutamente una excusa creíble y para nada exagerada, por lo que ahora podia respirar tranquilamente sin sus presencias cerca de el, su cuerpo se manejaba relajado como el de todo un niño que esta acostumbrado a su libertad y no quería perderla teniendo a un par de vigilantes que le siguieran en todo momento.

Con unas simples y cómodas ropas además de custos rodeando su cuello como un collar, Moebios se apareció con ayuda de un traslador que le dejaron sus padres al caldero chorreante, el aroma natural y asqueroso del lugar le hacia fruncir la nariz en un gesto de desagrado que lamentablemente tenia que borrar, sus pasos que parecían no sonar iban dirigidos a la barra encontrándose con el hombre encargado que limpiaba con un trapo notablemente sucio.

-Buenos días ¿podría abrirme si no fuera mucha molestia la entrada al callejón?

-Buenos días joven, por supuesto ¿Acaso sus padres no están con usted?

-En realidad, creo que me emocione demasiado como para pedir detalles de que no podría entrar por mi cuenta

El hombre canoso le sonrió y solo asintió.

-Mi nombre es tom, ven sígueme

-Gracias, y yo soy Moebios Erwine

Tom asintió, como si el nombre no fuera extraño y no era el quien para recriminarle algo, mas le intrigaba la belleza del chico, si bien no lo mostro, es algo que lo había inquietado, un niño que entraba en la categoría de ser bonito, como esas muñecas de porcelana que tenían vestidos esponjosos y listones en los cabellos. La mirada del menor era verde, de un verde brillante y profundo que te paralizaba, como si pensaras en que eras el objetivo de un Avada, la sonrisa y su vos, era simplemente fascinante, el temía por quienes tuvieran que convivir demasiado con el niño, porque seguro cumplían todo lo que este quisiera, el mismo no le importaría obedecerle, seguirle matar e incluso dar la vida por ese "niño bonito"

Moebios había agradecido a tom por su ayuda, acariciando con uno de sus dedos distraídamente la cabeza de custos se movía directamente hacia el banco, primero retiraría dinero suficiente para comprar lo que quería, ya había notado que no estaba limitado a los fondos de sus "padres" y por lo tanto, no estaba limitado a cuanto obtener los conocimientos y objetos que quería.

-Bien primero vayamos por el baúl custos, así podre meter todas mis cosas sin dificultad

Moebios se dirigió a la tienda, ignorando las miradas embelesadas sobre su persona y caminando de forma segura hacia la tienda, el tintinar de la campana llamo la atención del vendedor que quedo como todos, prendado por la angelical imagen del niño.

-¿Puedo ofrecerle algo?

Moebios enarco una ceja agraciado y son una ladina sonrisa

-Buenos días señor, pues realmente... como me encuentro en su tienda sabra lo que deseo sin problema alguno

El hombre parpadeo y se sonrojo, ciertamente había preguntado algo muy tonto

-Pero especificando lo que quiero, me gustaría un baúl con opción de compartimento mágico, seguridad de sangre, que solo pueda mover yo y una bolsa sin fondo de correa con las mismas características de seguridad.

-Claro, tengo de piel de cocodrilo, de serpiente, de dragon, con interior de forrados de seda, piel suave o cuero sencillo.

-Hum, quiero ambos de piel de dragon color negra, los detalles metálicos de plata y el interior de seda verde.

-Serian 645 galeones ¿esta bien?

-Por supuesto

El hombre asintió y no tardo mas de unos cuantos minutos en darle su pedido a Moebios quien con una sonrisa encantadora pago y tomo su nuevo baúl, en casa se encargaría de derramar la gota de sangre que necesitaba tanto en este como en la bolsa de correa que ahora tenia.

-Bueno ahora el material

Moebios inicio desde la tienda que quedaba situada mas cerca del caldero chorreante, esa era la de Tienda de calderos Editar sección

Esta tienda, la más cercana a la entrada desde el caldero Chorreante. En la cual un letrero dice:

Calderos
Todos los tamaños

Latón, Cobre, Peltre, Plata,

Automáticos, Plegables.

Naturalmente el solo compro lo mejor, la imagen lo era todo, es lo que había aprendido, y por lo tanto el daría la buena imagen de lo que era ser hijo de unas nagas e incluso aprendiz de verdaderas criaturas mágicas. Tienda para pergaminos, plumas y tinta, Flourish y Blotts fue donde mas tiempo se llevo estaba llena de libros hasta el techo. Pudo encontrar los libros sencillos de hechizos, también adquirió algunos libros que muerden o que son completamente invisibles, tomo libros avanzados y otros mas sobre historias y bibliografías de grandes magos.

Boticario Slug & Jigger fue el siguiente punto que consumió mucho tiempo, compro ingredientes para pociones. Desde pequeñas cantidades de una sustancia viscosa y también porciones de diversas hierbas, raíces secas y polvos brillantes, y escogió varias piezas de los manojos de plumas e hileras de colmillos y garras.

Fue en búsqueda de sus túnicas cuando paso por una tienda sobre Quidditch, le gusto lo que vio, ese brillo dorado que pertenecía a la pequeña pelotita alada, lo pensó un poco, pues personalmente el no había volado o siquiera practicado el deporte antes, pero lo quería, y como el niño al que todo le dan, el no se quedaría sin ese juego de pelotas que contenía la que llamo su atención, Moebios podia ser todo, un niño consentido, un chico inteligente, un poderoso aliado o tu peor enemigo, para el no existían las razas, existía la convivencia y junto con ello la conveniencia, era dar cuando sabes que puedes obtener, era la misma relación que llevaba con sus madres, ellas daban su aprecio, sabiendo que el les pagaría con la misma moneda, amor y aprecio.

Madame Malkin Túnicas para todas las ocasiones, era una tienda no muy llamativa a decir verdad, su dueña era una bruja sonriente y regordeta que lleva una túnica de color malva. Notaba que habían mas estudiantes que compraban ahi sus túnicas para Hogwarts. Según lo dicho por la mujer disponían de una supertalla, para magos y brujas con sobrepeso, y sus túnicas eran autoplanchables y autorreparables.

-Entonces querido ¿a Hogwarts?

Moebios que se había perdido un poco ante cada tela pe volaba por sobre su cabeza solo le vio y asintió de una forma un tanto seria y tranquila, con un porte que se notaba alto y por supuesto un aura que atraía y al mismo tiempo lo hacia sentir intocable a ojos ajenos. Mientras la mujer lo dejaba sobre un taburete para tomar las medidas del largo y demás, el solo encontraba el esperar como algo aburrido y detestable.

-Hola

Moebios miro a su lado, estaba un niño rubio, de ojos plata, un poco mas alto que el, delgado aunque no tan flacucho, dientes como perlas y una mirada que le recordaba a sus madre Deborah cuando hablaba sobre los humanos sin magia, una mirada de superioridad y despectiva.

-Hola

-Iras a Hogwarts, yo también ire, mi madre esta comprando el mi material y mi padre esta viendo las varitas.

-Eso reduce el tiempo ciertamente, yo he venido solo

-¿Acaso tus padres no te acompañan?

-No, he querido venir por mi cuenta, así no me apuraran si quiero ver algo

-Bueno, y a que casa crees quedar... toda mi familia a ido a Slytherin por lo que se que quedare ahi.

-Seguramente yo igual... mi familia tiene sangre de serpiente corriendo por sus venas

Dijo de una forma irónica ladeando una sonrisa, pues en si tanto sus madres como sus "hermanos" todos eran serpientes.

-Eso significa que nos veremos, sera un placer

-Lo mismo digo

Cuando las capas que pidió estuvieron listas simplemente pago, dando una ultima mirada al chico y despidiéndose de el con la mano, Moebios miraba su lista, ya tenia todo tan solo faltaba el catalizador, la varita que simplemente obligaba al núcleo de los magos a mantener un regimen de su magia sin llegar jamás a sacarla por completo.

Tienda de Varitas Ollivanders, tenia un polvoriento escaparate con un simple cojín desteñido de color púrpura con una única varita. Al entrar sonó una campanilla, era un lugar pequeño y vacío, salvo una silla larguirucha. Habían miles de estrechas cajas amontonadas cuidadosamente hasta el techo. El encargado, el señor Ollivander, un anciano. Que no temió mirarlo y mostrar un extraño brillo repentino.

-Buenos días joven

-Buenos días

-¿Puedo saber su nombre?

-Soy Moebios Erwine, un placer, disculpe vengo aquí por mi varita

-¿Erwine?

El hombre había sonado un tanto desolado y entristecido pero se recompuso mientras solo sonreía nuevamente para comenzar a buscar la varita indicada para el menor, con cada prueba el humor siempre agradable del hombre iba cayendo, si no eran hojas desparramadas, eran cristales rotos, cajones caídos, madera crujiendo, incluso había intentado con aquella varita que tenia pluma de fénix una que tenia una misteriosa y gran historia detrás de ella, pero esta tampoco había servido.

-Me pregunto

-¿Si?

Ollivanders le observo por un momento y una amplia y gatuna sonrisa se extendió por el anciano rostro. El hombre se apresuro hasta el final de su tienda y saco una varita que estaba guardada dentro de una caja negra, saco del interior la varita y se la extendió al menor, de repente, luces y sombras bailaron a su alrededor hasta desaparecer.

-Interesante

-¿Que es interesante?

pregunto divertido Moebios, pues algo le decía que lo que venia seria un relato para sentirse orgulloso o eso le decía su instinto.

-Vera joven, esa varita esta hecha del tronco de una dríada, una dríada que se hirió a si misma quitándose una única rama para entregarla al hombre que la enamoro, pero ante el egoísmo de la gente y la envidia, para hacer sufrir a esta, mataron al hombre colgándolo en las ramas de esta, la dríada llena de dolor y recelo decidió hechizar la rama para que solo alguien quien la mereciera la pudiera tocar sin recibir una maldición, el núcleo de esta varita por otro lado son cabellos de elfo oscuro, algo difícil de controlar, el mango es del cuerno abandonado de un unicornio. Es interesante porque quien hizo la varita... fue su único y el mejor trabajo que hizo.

-¿El único?

-Así es, recuerde que quien no merece la rama queda hechizado, la persona que logro hacer tan fino trabajo, dio su vida por terminarla, aun si el hechizo lo consumía hasta la locura y la muerte.

-Interesante

Dijo Moebios, aunque no pensaba que fuera algo sorprendente, desde pequeño sus madres le dijeron sobre su habilidad para atraer a las criaturas mágicas, "oscuras" o de la "luz" , claro que no todas tenían el raciocinio suficiente como para el poder controlarlas.

Después del inesperado suceso con su varita, decidió ir al lugar que llamaba su atención, el callejón Knockturn, sus pasos se dirigían a ese lugar de forma lenta y pausada, sus ojos brillaban ante la expectativa de conseguir los libros que había visto, pero algo le detuvo, custos siseaba en busca de atención.

-¿Pasa algo?

Dijo en parsel lo suficientemente bajo para que solo esta escuchara

-Aun faltan ropas, has olvidado que las que tienes no son dignas, eres un mago poderoso, y que en el bosque no sea posible conseguir lo que realmente te mereces no significa que ahora no puedas.

Moebios suspiro

-No quiero, ni pienso regresar a la tienda de túnicas

-No es necesario, mira ahi

Moebios alzo su mirada y suspiro al saberse perdido, delante a no mucho del callejón había otra tienda de ropas, Twilfitt y Tatting, decidió ir a ese establecimiento después de que custos continuara con aquella reprimenda de vestirse como lo que era, un mago poderoso y superior que ha crecido con las etiquetas y conocimientos de la cuna de la magia. Tuvo que obtener desde capas casuales de verano y de invierno, capas formales de verano y de invierno, ropas de las mejores telas, pantalones, rectos, otros algo pegados, pijamas de seda, ropa interior, y unas que otras que casi parecían muggles.





-Por fin

Murmuro con alivio Moebios mientras custos siseaba divertido, se encontraban recorriendo el callejón, por lo que la serpiente se encontraba encantada de mantener su tamaño real que para muchos ahi era intimidante.

Moebios al final entro a Borgin y Burkes su propietario era el señor Borgin, quien vendía objetos de artes oscuras, algunos de ellos muy peligrosos, entre ellos la Barajas de cartas manchadas de sangre, Collar embrujado de ópalos, Ojo de cristal, Mano de la Gloria, Cuerda de ahorcado, Calaveras y huesos humanos, Máscaras, Instrumentos herrumbrosos llenos de pincho. A Moebios no le intereso demasiado estos, pero los libros eran completamente diferentes, haciendo uso de su habla y de una pequeña ayuda de su hermano, logro conseguir los que quería, además de uno o dos cosas que servían como ingredientes en algunos libros de magia celta.

Con todas sus posesiones Moebios decidió que era suficiente, y tampoco deseaba gastarse todo el oro que tenia, salió del callejón con custos usando aquella habilidad de pasar desapercibido, al parecer el pobre no soportaba ni un poco mas volverse una pequeña e insignificante culebrilla. Cosa que le hizo reír.

-Moebios ¿Dónde estabas?

La voz y quien le pregunto aquello no hizo mas que dejara de reír y mirara entre serio y sorprendido a la mujer que le veía ceñuda y con los brazos sobre las caderas.

-¿Madre?

-Estábamos esperándote, nos tuviste preocupados.

-Apenas acabo de terminar de comprar mi material, siento el retraso.

-Bueno... esta bien, por esta ocasión, pero intenta que no vuelva a pasar

-Si madre, y em ¿Solo vinieron por mi?

-En realidad pensamos en una maravillosa idea, se que ya tienes a custos pero tu padre y yo hablamos y...

-¿Y?

-Sorpresa Moebios

La voz ronca del mayor le hizo girar y agrandar sus ojos al ver a una blanca y moteada lechuza de las nieves, que ocultaba su cara entre su ala y dormitaba tranquilamente.

-¿Una lechuza?

-Así es, así podremos también comunicarnos una vez entres al colegio

Los verdes ojos se escondían por segundos ante los constantes parpadeos mientras la pregunta se volvía a repetir ¿Una lechuza? ¿No sabían acaso que custos era capaz de comerla como aperitivo?

Moebios suspiro y después les sonrió como si la emoción invadiera todo su ser.

-GRACIAS

-Que bueno que te gusto, ahora vamos, es hora de regresar

Asintió y solo fue detrás de los mayores, con el pensamiento de que faltaba menos para entrar a esa escuela y seguir los deseos de sus madres.

"Ser el mago mas poderoso"

El brillo de determinación, seriedad, emoción y muchas mas emociones se visualizo fugazmente en las verdes esmeraldas, para después desaparecer y dejar ese falso brillo de amabilidad para con los contrarios.

Tomo las manos que le extendían y en un puf desaparecieron.
Notas finales:
y como siempre me disculpo por lo corto que queda encerio ya mandare a actualizar mi word o a que le hagan lo que le tengan que hacer :C
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios