¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas de la historia:
Bueno a pesar de ya a ver agregado advertencias y demás, aquí introduciré unas cuantas cosas, la historia se basara en un lado mas oscuro habrá violencia, algo de...emm momentos desagradables y las muertes se verán de una forma mas... cruda, si creen que este tipo de historias no las soportaran son libres para abandonarla y si llega al punto de ser odiada son libres para advertir a la pagina y que sea borrada, si no, bienvenido seas, al mundo mágico en su acto mas trágico y oscuro.
Notas del capítulo:
Bueno aquí una pequeña probadita de como sera este oscuro mundo donde la luz se vuelve oscuridad y la verdad pega con agrio sabor a muchos, también habrá momentos suaves y dulces.

Lo bueno y lo malo son parte de la misma moneda, diferentes caras, pero la misma moneda.
La profecía se había dado, y el pequeño que derrotaría al señor oscuro había nacido, de magos que tres veces habían retado al señor oscuro y habían sobrevivido, sin embargo después de un año que había durado la felicidad de la pareja para tener a su hijo, en una noche de Halloween, donde las espesas nubes ocultaban la luz de la luna, y el aroma a humedad adelantaba la presencia de una tormenta, donde el viento azotaba sin piedad los arboles, y el silbido de dolor de estos solo profesaba la inquietud de las personas.

Deslizándose entre las sombras, con una capa que cubría todo su cuerpo incluyendo el rostro, solitario y moviéndose tan sigiloso irrumpió aquel ser en la pequeña y cálida casa, el hombre del hogar se había estremecido y no había tenido tiempo de protegerse, una varita se había posado frente a su cuerpo y el dolor de cuchillas enterrarse y abrir su piel solo lo hacían soltar quejidos retenidos, la sangre manchaba sus ropas, los impactos de aquellos rayos que rompían sus huesos de la forma mas dolorosa y después, la piedad de su enemigo, que aburrido de torturarlo había lanzado una luz verde que causo la muerte instantánea.

Lo siguiente que hizo aquel ser fue subir las escaleras, deleitándose de ante mano con el sabor de sus siguientes victimas, los gritos y las suplicas que recibiría tan solo por un momento mas de vida, extendió aquella varita y murmurando algo inentendible la puerta frente a el estallo, mostrando a una pelirroja que le veía aterrado y protegiendo aquel bebe de 1 año, aturdió a la mujer y apunto hacia el niño que ahora se encontraba sobre el suelo, entre las revueltas cobijas que pretendían arroparlo, cuando quiso matarlo, la mujer se interpuso, se frustro, el deseo que había tenido era el de mostrarle a esta como por debilidad perdió a su hijo, pero al parecer seria imposible ya torturarla.

Los ojos del bebe solo notaban a aquel ser, un hombre sin nariz, de piel gris verdosa y algo escamosa, casi como un reptil, que sonreía de manera sádica pronunciando un solo par de palabras, y después una luz apareció impactando contra el infante y rebotando hacia el hombre que sorprendido solo grito, y desaparecio volviéndose cenizas.

Para cuando alguien pudiera a ver llegado a dar apoyo alguno, solo seria observador aterrado de los cuerpos de ambos padres, buscaria al infante pero no lograría encontrarlo, el niño no se encontraba en ninguna parte.



Por otro lado en las profundidades de un bosque, donde los arboles eran tan altos y espesos en follaje que poco o nada de luz permitían pasar. Donde era fácil la tarea de perderse o encontrarse fácilmente con la muerte, se notaba en una cueva amplia y oscura, a una multitud de serpientes, variaban de tamaño, de color e incluso de forma. Estas se movían inquietas, alrededor de un niño que había aparecido repentinamente en el nido, sus lenguas siseaban amenazantes pero ninguna atacaba.

-Que ocurre mis pequeñas



Es lo que mormuraban estas a la recién llegada, un ser con torso de mujer y el resto de su cuerpo como el de una serpiente, que poseía un aroma floral característico, ojos dorados y escamas verde-doradas. De cabellos entre caobas y rubios, además de un rostro demasiado hermoso.

Era una Naga, una naga guardiana, de naturaleza noble, por lo que solia avisar a los intrusos e incluso los enterraba después de la batalla. Capaz de escupir veneno y matar así, aunque también podia usar la mordedura y la constricción.

Esta observo a quien sus "hijas" catalogaban como intruso no encontrándose mas que con un niño, pequeño y de cuerpo menudo, rasgos infantiles e inocentes, ojos verdes como esmeraldas, mejillas gordas con rubor natural, y una piel de color apiñonado que lucia de aspecto saludable y suave.

-Un niño... no, un mago... como llego aquí hijas mias



La naga se acerco al niño, que parecía ver a todas las serpientes con curiosidad, para después mirarle, un jadeo salio de sus labios cuando se acerco lo suficiente al niño como para sentir el nucleo que este escondia. Con cuidado de no asustarlo lo tomo entre sus brazos y lo observo, el pequeño pegaba su manita en la mejilla y se hacia sentir una extraña sensación que le agradaba.

-Desde ahora es una mas de la familia

Le dijo a las serpientes antes de salir con el pequeño en brazos e irlo a mostrar a sus hermanas. Igual nagas, una acuática de color verde esmeralda, con dibujos reticulados marrones y ojos verdes. Que solia habitar en aguas dulces. Ella era neutral, por lo que rara vez atacaba a no ser que se veía amenazada.

Y la otra una naga espíritu, de las nagas, ésta es la que poseía los rasgos faciales más humanos. De pelo y ojos castaños y sus escamas son negras y rojas. Perversa y causaba daño a cualquier ser que se encuentre. No era lo suficientemente fuerte como para ejercer la constricción, pero poseía una mirada capaz de paralizar. Ellas eran Dafne y Deborah. Su propio nombre era Melania.

Melania se arrastro por un par de metros, sobre el terreno de la humeda tierra, con ramas y hojas crugiendo ante su peso, esquivando un par de arboles que en ocasiones se interponía en su camino, hasta llegar a la desembocadura del rio, era un pequeño lago donde pudo encontrar a ambas nagas.

Melania: -hermanas miren, observen lo que he encontrado

Dafne se acerco y noto con asombro aquella cria de mago.Mientras Deborah solo lo apreciaba como si fuera un insecto o un apestoso animal el que tenia.

Deborah: -De donde sacaste eso, acaso lo haz cazado para alimentarte

Melania: -Claro que no, es un mago, ¿Sienten su poder?, simplemente apareció en mi guarida, junto a mis hijas

Dafne: -¿Aparecio?¿Como es posible? Un mago de su edad no debería ser capaz de tal proesa

Ambas nagas miraron nuevamente al niño y cuando este poso sus ojos sobre ambas lo sintieron, sintieron esa corriente de aire cargada de magia, de poder natural, el jadeo de ambas fue suficiente para que aquella sesacion se dicipara, mientras las risas del pequeño inundaba el silencio.

Dafne: -Este niño sera poderoso, sera un mago demasiado poderoso.

Melaine: -¿Entonces?

Deborah: -Tsk, aunque me niegue ustedes ya lo han tomado, pero si se les ocurre dejarlo a mi cuidado, lo deborare.

Advirtió la ultima mirando seriamente a las dos nagas que solo asintieron con pequeñas sonrisas.

Dafne: -Y como se llama

Melaine: -Como deberíamos llamarle

Deborah miro al niño seriamente y enarcando una ceja como este solo les sonreía como si no conociera el peligro que era en realidad estar entre nagas.En presencia de ellas, o siquiera dentro de ese bosque que estaba lleno de todas las creaturas que los magos pudieran encontrar.

Deborah: -Moebios, suena bien, un nombre antiguo y con poder.

Melaine: -Me agrada Moebios

Dafne sonrio y asintió, desde ese momento harry potter había muerto y Moebios había nacido, al cuidado de las 3 nagas mas poderosas de aquel bosque.

Moebios fue creciendo, las tres mujeres mitad serpiente tuvieron dificultades, las necesidades del menor a veces eran difíciles de satisfacer, alimento y ropa, pero el bosque parecía actuar en favor a que ese pequeño e inocente ser creciera sin sufrir, las nagas le protegían e incluso en su momento a Deborah le era imposible no mostrar el cariño que adquirio hacia ese chiquillo.

Para las tres cuando el menor comenzó a hablar, les sorprendio que fuera el parsel, la lengua que se creía perdida entre los magos, esa que en algún momento ellas donaron a esos seres ingratos, pero que el niño tuviera tal don no era mas que un agrado para las "madres", que solo veian el interactuar del pequeño con el resto de las serpientes.

Cuando Moebios cumplio cuatro años, tenia el suficiente conocimiento como para caminar entre el bosque sin perderse, e incluso sin temor a ser atacado.


Moebios tenia gran amistad con muchas dríadas, duendes de los árboles con forma femenina, muy solitarias y de gran belleza.

Físicamente tenían unos rasgos muy delicados, parecidos a los de las doncellas elfas. Los ojos violeta o verde oscuro y su cabello y piel cambian de color según la estación. En el invierno su pelo y piel son blancos, en otoño rojizos, y en primavera y verano tienen la piel muy bronceada y el pelo verde.

Cada dríada pertenece a un roble del bosque. Se hallaban unidas a su árbol de por vida y no podian alejarse a más de 300 metros de éste o muorian lentamente.

Las dríadas hablan varias lenguas y su gran inteligencia les permite comunicarse con casi todos los seres del bosque, además, hablaban el lenguaje musical y el de las plantas. Por lo que habían sido las maestras perfectas para Moebios.

No eran nada agresivas y, sólo si eran atacadas, hechizaban a sus asaltantes para defenderse.


Moebios también conocía ninfas, pero muy pocas veces lograba estar con ellas, siempre reuniéndose en el mismo hermoso arroyo oculto tras un muro de enredaderas que mostraban hermosas flores de llamativos colores.

Las ninfas eran seres muy inteligentes, de mente rápida e ingeniosa, cosa que había aprendido muy bien el menor. Aumentan su encanto hablando en su propio lenguaje musical, pero no por eso a el se le dificultaba entenderlas.

Las ninfas odiaban la fealdad y el mal, pero extrañamente no se alejaban del pequeño criado por nagas. Su condición de seres mágicos de la naturaleza las convertia en defensoras de bosques, lagos, ríos y océanos. Curanban animales heridos, reparan flores y árboles rotos. Volviéndose también maestras para moebios y recreándolo en el arte puro de la medimagia.

Asi seguía la lista de los seres que se habían vuelto tanto aliados como maestros del niño, uno que parecía deter tal aura como para llamar la atención de cualquiera.

Los elfos le enseñaron a tener mayor agilidad y destreza en sus movimientos, moverse con gracia y delicadeza y, de un modo tan sutil y silencioso. Asi como la habilidad con el arco, la espada corta y larga.

Los centauros le enseñaron el arte de leer los cielos estrellados, el de como ser sociable con otras especies, y la etiqueta, también le hablaban de las otras especies que podían existir y que el no había tenido la suerte de no conocer. Seres como los sátiros, trolls, orcos, ogros, rakshasa, hidras, ettin, entre otros mas.

Para el pequeño era normal socializar con ellos, con cada ser viviente en el bosque, el bosque era su hogar, y los que recidian en el su familia, maestros y su todo.

Dafne: -¿Pasa algo?

Moebios: -No, solo... me pregunto que hay mas halla del bosque.

Dafne: -Seres como tu, magos, muggles

Moebios: -¿Muggles?

Dafne: -Personas sin magia querido, humanos, pero sin habilidades tan únicas y especiales como las tuyas.

La naga sabia que llegaría el dia, el dia en que su pequeño y el de sus hermanas iniciaría a preguntarse sobre sus raíces, lo existente, lo que aparecia mas haya de aquel bosque abandonado por humanos normales y aun mas por los magos, un bosque que era el doble de peligroso que, aquel bosque en escocia, el bosque prohibido se quedaba corto, pues no contenia la mitad de seres mágicos que ese, el bosque veteris podría llegar a ocultar.

Asi pasaron mas años, Moebios crecia, dando paso a un hermoso joven de 10 años, esbelto, de hermosas y lampiñas piernas, cintura y caderas que dejaban ver unas lindas curvas para nada normales un un chico, grandes y verdes ojos, espesas y rizadas pestañas, rostro fino, enmarcado por sus largos y lacios cabellos que negros parecían reflejar en ocaciones luces rojizas, mejillas con rubor natural, labios carnosos y de tono cereza. Toda una especie de belleza y con un auta de poder que atraía a todo ser mágico.

Moebios había crecido rodeado de magia, aprendiendo en la cuna de la misma, en un ambiente donde no había critica alguna de que magia era buena o mala, pues era simplemente eso, había crecido lleno de amor y cariño por sus tres madres, y sus hermanas, miles de serpientes que siempre le consideraron uno mas de los suyos, sobre todo custos, la serpiente mas grande de todas, de escamas oscuras que ante el reflejo de la luz parecían mostrar un brillo azul, lengua viperina negra, grandes comillos venenosos tan blancos como la perla y ojos rasgados de color tan extraño que parecía el oscuro cielo lleno de estrellas.

Por palabra de sus madres había hecho un tipo de enlace con costus y este se había vuelto su guardian, cosa que acepto de la manera mas gustosa.

Deborah: -Moebios

Moebios: -Que ocurre madre

Deborah: -Pronto deberas emprender un viaje fuera del bosque, para buscar tu propio camino y destino

Moebios: -¿De que hablas, acaso ya no me quieren?

Dafne: -No es por eso querido, pero deseamos que veas lo basto que puede ser el mundo, no podemos tenerte siempre bajo la protección del bosque, deberas aprender a relacionarte con personas como tu, magos...

Melania: -Una vez que veas todos los puntos de vista... crearas tu propio criterio, decidiras por tu cuenta lo que deseas, y el lugar donde quieres estar.

Moebios: -¿Y si después de todo eso aun quiero regresar?

Dafne: Te estaremos esperando nuestra querido naga



Asi habia terminado por ser, por primera ves dentro de tantos años observaba lo que era la vida fuera del bosque, para pasar a vivir con una familia de dos magos que no podían tener hijos, y que astutamente Deborah habia logrado hechizar haciéndoles creer que le habían adoptado. Moebios dejaba a su familia atrás, para comenzar una aventura, una que no sabia cuanto tiempo le tomaría, días, meses o años... su familia habia prometido esperarle si deseaba regresar, sus cristalinos ojos solo veian en la oscuridad los brillantes ojos de sus madres, y su magia sentía la presencia de los demás seres que para el fueron sus maestros y amigos.

Custos iria con el en su aventura, la serpiente de cinco metros que era ignorada por los magos, un hombre de cabellos negros, ojos castaños y de una apariencia de un hombre de edad media, sin ningún atractivo verdadero, la mujer era por otro lado delgada, de rostro bonito pero no demasiado, cabello castaño claro y ojos de un tono verde oliva.

La casa quedaba retirada, quizás demasiado para su gusto, era un bonito lugar, de dos pisos, amplio e iluminado.

Darien como se llamaba el hombre le sonreía como si en verdad fuera su hijo, y Lidia como se llamaba la mujer lo trataba tan cariñosamente, eran sensaciones extrañas, porque ellos eran extraños, le guiaron a su habitación que era amplia, con una cama, un escritorio, el closet, un pequeño librero, y otra puerta.

Moebios no era ignorante, conocía todo aquello, pero acostumbrarse aun asi, seria difícil, el que crecio casi en una vida salvaje ahora tendría que usar cada cosa aprendida para mantener aquella aventura.

Custos: -Moeb, ¿Pasa algo?

Moebios: -Es que, es raro, estar lejos de ellas, de todos, debo actuar como cualquier mago normal, y aprender cosas nuevas, la situación me pone tan nervioso... no se que esperar

Custos: -Cualquier cosa estare a tu lado, eres un mago poderoso, y no puedes decir que eres salvaje, has tenido a centauros, elfos y ninfas que te enseñen, a las nagas mas poderosas también.

Moebios: -Lo se

Desde aquel dia Moebios habia decidido usar el tiempo primero para tener información actualizada sobre los magos, costumbres, reglas, lo necesario para integrarse de manera correcta, además habia llegado a enterarse gracias a sus "padres" que cuando cumpliera 11 años, recibiría una carta para invitarlo a un colegio de magia y hechizeria ubicado en escocia, si no mal recordaba era el mismo colegio que tenia cerca el bosque prohibido, ese que según sus madres nada se comparaba a su hogar.
Notas finales:
y espero les agradara porque fue una idea repentina que me llego, ya saben yo y mis locuras sobre cambiar el destino o la personalidad de Harry xD
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios