¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

MIERCOLES

+.+.+.+.+.+

Tom estaba ligeramente sorprendido de cuan lento podía ser Bill para darse cuenta de que era él su admirador. Sabía que era listo - ¡Bill estaba en la lista de honor, por Cristo! Pero esas calificaciones no tenían absolutamente nada que ver con el sentido común. Pero incluso así, Tom no estaba tan seguro de que Bill fuera tan estúpido como aparentaba ser.

Pero definitivamente iba de maravilla con sus planes y estaba agradecido por ello. Si a quien él llamaba “demasiado hermoso” se le enfrentaba, dudaba de que tuviera las pelotas para invitarlo a salir. Era uno de esos pensamientos que le invadieron mientras elaboraba el regalo de Bill para el día siguiente.

 

Cuando Bill llegó a la escuela, el paquete parecía… de alguna manera diferente. Podría ser que había más papel del normal. Sin embargo, Bill lo abrió igual, sacando un contenedor de plástico. Sobre de él había una nota que decía se suponía que eran corazones y junto al texto había una pegatina de una figurita escondiendo su rostro.

Bill quitó la enorme nota y miró a través de la tapa.

¡Su admirador le había hecho galletas!

Bill soltó un grito emocionado, amaba demasiado las galletas. Tomó una galleta de forma extraña y estaba a punto de darle una mordida cuando escuchó a Gustav.

—Parece un pato. Un pato rojo —le dijo a Andi. Bill bajó la mirada y vio la forma de pato inmediatamente incluso a pesar de que la nota decía que se suponía que eran corazones. Había chispitas rojas sobre ellas, así que parecía como que un pato muerto, pero uno al final de cuentas. Gustav sacó su libro de la mochila y buscó en el índice—. Patos, aquí vamos. Hmm. Patos se supone que significan fidelidad, también honestidad y simplicidad —les informó antes de volver a meter el libro en su mochila de nuevo.

—Genial… —Andi dijo con tono monótono—. Creo que eso realmente no importa aquí Gus. Estoy seguro de que solamente perdió el cortador de corazones.

Mientras tanto, Bill estaba felizmente masticando su galleta de “pato” Para cuando la campana sonó y caminaron a clases, ya estaba terminándose la segunda galleta.

—Realmente estoy impresionado —Tom escuchó a Bill al entrar al salón—. Estas son muy buenas.

El rubio no pudo evitar la sonrisa que se instaló en su rostro, no importando cuantas veces tratara de esconderla. Justo cuando estaba por sentarse, Bill vio a Tom sonriéndole y en respuesta le sonrió enormemente  también, ofreciéndole una galleta.

—¿Quieres un Pato de Mierda?

—¿Disculpa? —Tom parpadeó.

—Se supone que sean corazón de San Valentín… parece un pato ¿ves? —sostuvo una atrocidad de galleta para que la vieran todos—. Y dado que San Valentín es el Día Internacional de San Mierda, Patos de Mierda parece un buen nombre. ¡Aunque realmente saben bien!

—Y-yo pasó. Estas hechas para ti y eso —Tom dijo suavemente.

La clase entera estaba observando la interacción entre los dos, la mitad divertida y la otra mitad sorprendida de que Bill fuera tan ciego para notar las miradas que Tom le daba. Miradas que Tom, por supuesto, no se daba cuenta que hacía.

 

Nadie molestaba a Tom por su obvio enamoramiento con Bill – había sido ya tanto tiempo que todos sabían de eso – y la escuela entera sabía que tenía que ser él dándole al otro adolescente todos esos regalos. Nadie decía nada porque querían saber cuánto se tardaría el otro en darse cuenta o actuar.

Sólo observaron a Tom esperar ansiosamente para que Bill le acompañara en clases de ciencias.

Bill llegó pero un poco tarde. Su rostro parecía un poco cenizo y se sentó en la mesa más cercana a la puerta. El muchacho puso su cabeza sobre sus brazos, recostándose sobre su escritorio y no se movió incluso cuanto Tom se levantó de su lugar y fue a sentarse junto a él para asegurarse de que estuviera bien.

Unos minutos después de que Bill yaciera ahí, alguien tocó a la puerta. Siendo el más cercano capaz de moverse, Tom se levantó y la abrió.

Era Gustav que entró con una botella de ginger ale y unas galletas saladas. Las puso junto a su amigo, le tomó la temperatura con los labios fruncidos antes de asentir ligeramente y dejar el salón. El resto de los estudiantes y el maestro se miraron entre ellos antes de sacudir las cabezas y devolver su atención al trabajo que tenían que hacer ese día.

Excepto Tom. Se sentó de nuevo junto a Bill y le sobó la espalda al otro en un intento de calmar lo que fuera que le aquejaba. Se escuchó una arcada seca y Bill se levantó de golpe y salió prácticamente volando por la puerta antes de que alguien pudiera decir nada. Tom se quedó sentado, medio atontado por un momento, antes de levantar y seguirle.

Encontró a Bill en el baño, vomitando hasta los intestinos y, a pesar de que eso le asqueó un poco, entró al cubículo de minusválidos que estaba abierto y sostuvo el cabello de Bill. Pensando que era Andi, Bill se recargó contra él cuando hubo terminado. Se retiró rápidamente cuando se dio cuenta que el cuerpo de Tom no se parecía, de ninguna manera, al de Andi.

Cuando Bill se giró y le miró, Tom le sonrió preocupado. —¿Puedo llevarte a la enfermería? —le ofreció.

Bill asintió y procedió a usar a Tom como muleta para llegar ahí.

Si fuera una situación diferente. Tom hubiera estado muy emocionado que quizás no hubiera sido capaz de soportarlo.

 

Pero Tom se mantuvo quieto porque el llevar a Bill a la enfermería era mucho más importante que regocijarse en el hecho de que el brazo de Bill estaba abrazándole. Cuando llegaron a la pequeña habitación que funcionaba como enfermería, dejó a Bill muy cuidadosamente sobre una de las camas antes de ir en busca de la enferma.

Se sentó cerca mientras la mujer le revisaba.

Y Tom escuchó la peor cosa de su vida.

—Creo que fue algo que comí —Bill gimió patético.

—¿Comiste hoy algo diferente de lo que usualmente comes?

—Comí galletas que… un amigo mío hizo.

—Entonces tengo que decir que tu amigo no sabe cocinar. Estoy seguro de que es eso. Te escribiré un justificante para tus demás clases, luego quiero que vayas a casa a descansar. Deberías de estar bien para mañana.

Bill le agradeció y sacó su celular, mandándole un mensaje a Andi preguntándole si podía llevarlo a casa antes de que Tom pudiera tan siquiera ofrecerse.

Después de unos minutos, el rubio llegó y ayudó a Bill a salir de la escuela, dejando a Tom parado ahí preguntándose cómo tan grandiosa idea pudo salir tan terriblemente mal.

+.+.+.+

 

Notas finales:
Devi R. Black
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios