¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

MIERCOLES

+.+.+.+.+.+

La siguiente mañana, Bill caminó a la escuela con la medicina de su alergia sólo en caso de que algún otro idiota decidiera enviarle flores. Pero afortunadamente, esa lección había sido aprendida y ya no había más flores esperándole cuando llegó.

No, esta vez había un contenedor rojo con forma de corazón, la tapa estaba cubierta con cordones negros. En realidad era muy hermosa. Pensando que el libro de Gustav en verdad sabía lo que decía, decidió que él debía de tener un admirador. Cualquiera que supiera algo de él sabría que le gustaría la caja, incluso si tenía la forma de un corazón.

Pero su felicidad se medio apachurró cuando se dio cuenta que estaba llena de chocolates.

La campana sonó y después de tomar sus libros y el corazón, entrelazó su brazo con el de Andi y los dos se fueron a su clase de escritura que tenían juntos. Tom los vio entrar y le sonrió a Georg, comprendiendo que este regalo lo había elegido mejor. Hasta que escuchó la conversación de los otros dos.

—Aunque odio el chocolate. Me dieron algo en Navidad y aún tengo la mayoría. Probablemente no vuelva a tener antojo hasta dentro de tres años de todos modos.

El cuerpo entero de Tom se hundió en la silla. Había fallado espantosamente de nuevo.

—Me voy a quedar con la caja —decía Bill—. Pero el chocolate… bueno ya se lo comerán de igual manera. Lo meteré en el refrigerador, mi padre probablemente lo encuentre y así. Aparte, es de Russell Stover —dijo arrugando la nariz.

A cualquiera que estuviera escuchando, Bill probablemente sonaría como una diva de lo peor, pero en verdad no lo era. Era dulce, aunque demasiado honesto algunas veces; ayudaba a cualquiera que pudiera; pero también podía ser un poco egocéntrico. Parecía que por cada buen punto que tenía, había una reversa.

Pero a Tom le gustaba así aunque en ese momento se sentía totalmente aniquilado a pesar de que Bill no tuviera ni idea de que era de su parte. El otro muchacho no estaba siendo negativo intencionalmente con los regalos. Hablaba calladamente con Andy de la manera en que cualquiera hablaría con sus amigos. Estaba recibiendo regalos y todos eran de alguna u otra manera la cosa más errónea vista. Le gustaba la intención detrás de ellos – de hecho, le dijo a Andreas que se sentía emocionado de tener un admirador, pero al mismo tiempo ¿realmente esta persona sabía algo de él?

Pero la cosa era que Tom si sabía sobre Bill. No estaba consciente de sus alergias pero eso no era un tema de conversación recurrente. Y del chocolate, sabía que Bill lo comía de vez en cuando. No era su mayor fan pero las otras opciones eran corazones de canelas, corazón con frases o gomitas en forma de corazón – los cuales tenían un rotundo y definitivo no. Bill odiaba los dulces de canela y la goma, lo cual Andreas le había señalado que era gracioso porque amaba lo picante. Pero Gustav había dicho que no sabían ni remotamente parecidos. Y las gomitas … simplemente eran asquerosas y viscosas. Oh y los corazones de dulce con frases “eran como lamer tiza”.

Se fue por la mejor opción y le disparó en el trasero. De nuevo.

Tom sintió una mano en su hombro y miró a donde Georg que le palmeaba en simpatía. Tom se lo quitó de una sacudida antes de mirar a Bill y asegurarse de que no había visto nada de lo que su amigo acababa de hacer. Para su suerte, no lo vio así que Tom estaba a salvo, por ahora.

 

Para cuando la clase de Ciencias llegó, Tom estaba complacido de saber que Bill se había comido uno de los chocolates. No tantos como esperó que consumiera pero no se quejaba.

El día anterior, Bill había hecho el experimento así que era el turno de Tom. Escuchó contentó a Bill hablar sobre todo, desde esos regalos que había recibido hasta lo que planeaba hacer el fin de semana próximo. Eso hacía sentir a Tom como la persona más importante sobre el planeta porque Bill le estaba hablando a él.

Pero la mayoría de su atención estaba puesta en Bill y el resto, que era poca, en el experimento que estaba elaborando. Y tan pronto como Bill se acercó para ver si ya había terminado, la cosa explotó.

Los ojos de Bill estaban muy abiertos tras los lentes protectores y su boca se estaba abriendo lentamente más y más grande mientras se le colaba en el cerebro que estaba vistiendo el experimento. A Tom, de alguna manera extraña, no le cayó ni una gota.

—¡Baño! —Bill le gritó al maestro y Tom también se levantó, siguiendo a su amado en dirección al baño para ayudarlo a limpiarse.

—Realme…. —Tom se detuvo cuando entró al baño justo en el momento para ver a Bill quitarse la playera. Esa solo acción siempre le robaba el aliento cuando se cambiaban en los vestidores. Para su consternación, ese año tenían clases diferentes de deportes.

—Oh hola, Tom —Bill levantó la mirada del lavabo donde comenzaba a lavar su playera, sacando a Tom de su trance.

—Lo siento, en verdad lo siento —el rubio le dijo, tratando de no quedársele mirando.

—Fue un accidente, todo está bien. Es sólo que no sé si podré volver a usar esta playera. Probablemente no debería ni de estarla tocando. ¿Exactamente qué era lo que mezclabas?

—Creo que no recuerdo —Tom admitió avergonzado. Bill mordisqueó su labio pensando y casi no notó a Tom quitarse sus playeras. Levantó una ceja cuando vio el cuerpo tonificado que se le estaba revelando. Tom sostuvo su playera enorme en una mano y la playera que usaba de interior, más ajustada claro, en la otra—. Necesitas algo que usar —le dijo muy quedito.

—¡Oh! —Bill sonaba claramente sorprendido por el ofrecimiento de Tom, pero una sonrisa genuina iluminó su rostro mientras tomaba la playera interior. Abrazó al muchacho de rastas y el rubio rezó por que no se notara que el contacto de sus pechos desnudos le estaba afectando de sobremanera.

Pero Bill se alejó antes de poderlo notar y se fue a ponerse la playera por sobre su cabeza. Tom hizo lo mismo con la otra enorme.

Juntos dejaron el baño y caminaron de nuevo a clase, Tom sintiendo como si sus zapatos tuvieran alas todo el camino.

+.+.+.+

 

Notas finales:
Devi R. Black
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios