¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

VIERNES

+.+.+.+.+.+

Cuando Bill caminó hacia su casillero el siguiente día, no estaba muy sorprendido cuando vio que de nuevo no había regalo. El día anterior había habido una confusión, así que - con la suerte de quien quiera que fuera su admirador – no le sorprendería si otro error sucediera.

Pero conforme se acercaba, se dio cuenta de que había un post-it pegado. Era de los mismos que había sido dejado dentro del CD y eso causó que sonriera ligeramente.  Pero murió rápidamente cuando leyó las palabras en la nota.

Asegúrate de venir a tu casillero al final del día. Muy importante.

Bill no estaba realmente seguro de si quería. El Día de San Valentín era el lunes y ya estaba planeando no ir a la escuela. Pero no le había dicho a nadie, ni siquiera a sus mejores amigos. ¿Podría ser que su admirador se metió en su cabeza y se enteró de ello? Bill tembló. Eso era asqueroso.

Pero no había más que hacer que esperar hasta que finalizara el día y ver cuál sería su regalo.

 

Pobre Tom.

Estaba tan emocionado, su cuerpo tembló durante todo el día debido al nerviosismo. Este era un regalo que sabía que Bill iba a amar. Se lo había dicho a Georg y después de unos minutos, éste le había dicho que era una idea espectacular y que debería de hacerlo. Tom no tenía ni idea que el castaño se estaba mensajeando con su nuevo y muy buen amigo, que iba por la vida bajo el nombre de Andreas, si Tom debería de darle ese regalo. Andreas había respondido que sí inmediatamente, sabiendo que Bill quería uno.

Y la emoción de saber que quizás podría ganarse los afectos de Bill con ese regalo era demasiado para soportarlo. Trató de mantenerse bajo control  – en verdad lo hizo – pero no podía. Y eso lo llevó a una serie de mini catástrofes durante todo el día.

Durante la primera hora, Tom se la pasó mirándole como siempre y accidentalmente chilló el nombre de Bill cuando el maestro le pidió que respondiera una pregunta. Todos estallaron en carcajadas y Bill rápidamente enterró su cabeza entre sus manos. Su cuerpo estaba temblando de la risa, pero también estaba muy rojo.

Tom había estado tan intrigado observando a Bill que había apagado la voz del profesor por completo, quien estaba discutiendo cuando la literatura erótica había aparecido por primera vez. No era parte de la lección pero con el día del romance a la vuelta de la esquina, el maestro pensó que debería de darles algunos hechos interesantes que los niños recordaran en verdad.

Por supuesto, cuando preguntaron si alguien tenía una idea en particular de quien fue el primer autor conocido en escribir sobre eso, y Tom respondió con un “Bill” muy alto, fue la causa de la risa de todos. Bill se estaba riendo en sus manos y miró a Tom, viéndolo por entre sus dedos. Cuando el maestro repitió lo que estaban discutiendo, el rostro de Tom era poco menos que invaluable.

Esa fue la primera hora y ya estaba mostrando las promesas de en lo que el resto del día le tenía previsto.

 

Ahora, Tom no tenía a Bill en su clase de física – afortunadamente. Pero eso no significaba que Bill no necesitara hablar con el maestro. Así que caminó dentro del gimnasio mientras Tom le daba la espalda a la puerta. Este último no tenía ni idea hasta que anotó un tiro de tres puntos durante su juego de basquetbol. Golpeó el aire con su puño y soltó un grito de alegría antes de dirigirse a las bancas para que otro jugador pudiera entrar a la cancha. Tom miró hacia donde el maestro entonces y vio a Bill. El muchacho de rastas tropezó y cayó sobre las gradas.

Por supuesto, cayó sobre un punto débil. La banca debajo de él colapsó y deslizó a todos los demás jugadores hacia él, haciendo que se apilaran encima de él. Todos se levantaron tan rápido como pudieron y Tom se sujetó de la mano que se extendió frente a él. Estaba casi totalmente de pie cuando se dio cuenta que era la mano de Bill. Quitó bruscamente su mano y en el proceso de caerse de nuevo, accidentalmente jaló a Bill encima de él.

Gritó de nuevo, sus caderas golpeando fuertemente con las de Bill. El moreno le miró con los ojos bien enormes, y Tom sólo pudo sonrojarse y murmurar que tenía astillas en el trasero.

Bill se rió y se levantó de encima de él, jalándole una vez más.

 

Pero no terminó ahí. No, aún le quedaba la clase de ciencias por sobrevivir. Lo emparejaron con Bill de nuevo, esta vez mientras disecaban ranas. Tom había hecho el corte inicial y habían tomado turnos para sacarle las entrañas. Justo acaba de sacar algo que no estaba seguro de que era y se giraba hacia Bill para pasarle los instrumentos.

El pelilargo estaba estirándose provocando que la parte baja de su estomago se mostrara. El tatuaje de estrella, que estaba estratégicamente colocado ahí, hizo que la boca de Tom se aguara y su mano, involuntariamente, cayó sobre la charola en la que habían estado colocando las partes de la rana removidas. Su mano golpeó un lado y la volteó, haciendo que partes de rana volaran por la clase y golpearan a otros estudiantes.

Bill terminó de estirarse y observó todo con una expresión de mortificación muy cómica. Había, por primera vez, logrado mantenerse fuera del rango de fuego, igual que Tom. Los otros en la clase estaban asqueados y una muchacha tuvo que correr al baño con la mano sobre su boca.

Después de eso, el maestro le dijo que sólo se sentara allí y no tocara nada.

 

Para ese punto sólo quería que el día acabara pero aún le quedaba una clase. Cuando faltaban 15 minutos para que el día finalizara, Tom recibió un mensaje de su tía, diciéndole que la buscara al frente de la escuela. El de rastas levantó su mano y el maestro asintió inmediatamente, habiendo sido informado del plan antes de que la clase comenzara.

Tom hiso su camino fuera de la escuela y saludó a su tía. Tomó el regalo que ella cargaba y lo mantuvo muy cerca de él mientras lo llevaba cuidadosamente dentro de la escuela. Tenía sus libros con él, así que simplemente se sentó frente al casillero de Bill hasta que la campana sonó. Se quedó justo ahí incluso a pesar de que el regalo estaba atado al casillero. Un grupo de gente rápidamente se formó y Tom pudo pretender que sólo era parte del gentío.

—¡Disculpen! ¡Muévanse! ¡Necesito pasar! ¡Dis-OH POR DIOS! —Bill gritó mientras se dejaba caer sobre sus rodillas frente al alegre desastre frente a su casillero.

Una correa había sido atada al locker y al otro lado estaba el más hermoso cachorro café con patitas blancas. Ella brincó y trató de darle besos a su nuevo amo. Bill la recogió en sus brazos y la abrazó y la besó repetidamente mientras se reía.

Una mano se acercó a acariciar al cachorro y Bill sonrió cuando sus ojos encontraron los de Andi. —Tú tuviste algo que ver con esto ¿verdad?

—Quizás pude haber mencionado que querías otro perro —fue la respuesta complacida.

—Eso fue estúpido e inhumano, imbécil. Dejando un perro aquí así como así —Bill frunció el ceño regañando a su amigo.

—No realmente —el rubio contraatacó—. Inhumano sería traerla aquí en la mañana. Tu admirador la trajo al final del día y te puedo asegurar que aún no la ha perdido de vista.

—Incluso así. Fue estúpido, irresponsable e inhumano —dijo abrazando al cachorro aún más. Sólo justo en ese momento notó la nota en su collar. Con curiosidad, la abrió y lo leyó en voz alta—. ¡Hola! Mi nombre es Brownie, pero puedes cambiarme el nombre si quieres. ¿Me llevarías contigo a casa? ¡Oh, claro que te llevaré a casa, dulzura! ¿Quién no? Pero ¿Brownie? ¿En serio? ¿Qué clase de idiota te nombra Brownie? Sí ¿Qué clase de idiota te llama Brownie? —le preguntó con su voz de bebé antes de abrazarla de nuevo.

Tom sólo pudo agachar su cabeza ligeramente. De hecho, le había puesto Brownie, pero aún así, no podía quitarse la sonrisa tonta de la cara al ver cuanto amaba Bill su regalo.

Bueno, hasta que lo escuchó hablar de nuevo. —Cuando encuentre a quien la dejó aquí, le voy a patear el trasero.

—¡No te preocupes por él! —Andi soltó mientras miraba a Tom—. Sólo mira a la pequeña Brownie ¿Cómo la vas a llamar?

Bill se quedó callado por un momento mientras lo pensaba. —Sika. Su nombre será Sika. Pero en serio, Andi, le voy a patear el trasero.

+.+.+.+

 

Notas finales:
Devi R. Black
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios