¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas de la historia:
 Basada en una experiencia personal. Algunos datos fueron cambiados. Mucha de la historia ah sido ficcionalizada con el propósito de hacerla más interesante, aunque la mayoría de los hechos de verdad ocurrieron.

 

Notas del capítulo:

21/06/2013

Voy a hacer cada capítulo de 1000 alabras para que no sufran leyendo tanto ni yo escribiendo. Jejeje. En una semana traigo la segunda parte si es posible. Que la dsifruten.

Se iluminó el cielo al caer un rayo en lo lejano. Afuera llovía torrencialmente. Saqué una de las cajas del estante más alto de mi armario y lo abrí. Grande fue mi emoción y sorpresa cuando lo primero que saqué de ella fue un osito de peluche con forma de mapache.  Una sonrisa se me  dibujó a la vez que tragué con dificultad por el nudo que se me había formado en la garganta.

“Mapachito”, como yo le decía, era un regalo de mi abuela cuando yo era niño. Tendría aproximadamente ocho años, pero recuerdo perfectamente que ella me lo entregó a en una pequeña bolsa roja. Él venía a integrar la gran colección de osos de peluche que iba formándose poco a poco. Solía jugar con ellos todo el tiempo. Siempre estaba solo, excepto las veces que visitaba a mi abuela en los feriados largos y vacaciones.

Cierto verano, en la casa de mi abuela, fue inolvidable. Lentamente comencé a perder la noción de mi tiempo y espacio y a perderme en los recuerdos. Cada vez más profundo, me sumergía en recuerdos que parecía casi ya haber olvidado. Los sonidos de la lluvia comenzaban a hacerse lejanos. Aquel verano me enseñó muchas cosas acerca de… “eso”.

- “¡Pum! ¡Toma!”

- “¡Ahhh!”, se caía por el precipicio.

- “No te preocupes amigo, te salvaremos” y venían sus amigos a salvarlo.

- “Sigan sin mí, es más importante la misión”.

- “No, no te abandonaremos” y todos se tiraban a rescatarlo.

- ¡¡Chicos!! ¡¡La merienda está lista!!

Facu y yo paramos de jugar y nos miramos.

- ¡Ahí vamos! – grité. Eran las seis de la tarde y nos esperaba una deliciosa merienda en la cocina. Dejamos las cosas como estaban y salimos corriendo hacia el baño a lavarnos las manos.

Mi abuela siempre hacía cosas muy ricas para comer. Era como el paraíso de la comida y lo bueno es que comíamos cuanto quisiéramos. Íbamos a tomar mate  cocido con buñuelos y torta frita1.

- Yo me entro a bañar, chicos – dijo mi abuela. – Ustedes merienden tranquilos. Solo una cosa. Cuando terminen, lleven sus tazas a la mesada ¿bueno?

- Si, abu – contesté y ella salió sonriendo de la cocina. Caminaba despacito y podíamos escuchar con Facu sus pasos por el pasillo. Cada vez se hacían más lejanos, a tal punto que era difícil decir si todavía caminaba o andaba en un mismo lugar. Pareció salir y entrar en otra habitación. Unos instantes después todo se calló de golpe. Nos miramos con mi amigo como preguntándonos “¿Ya está?”

Y de repente, se encendió el calefón. Facu y yo nos sonreímos.

- Coco, ¿vamos a hacerlo esta noche? – Me preguntó Facu.

- Si…

- No pareces tener muchas ganas. ¿Estás nervioso?

- Un poco – Contesté sinceramente.

- Dale, no va a pasar nada.

Bajé la mirada pensando. Luego hablé mi temor.

- ¿Y si nos atrapa?

- ¿Tu abuela? Claro que no. Vamos a tener mucho cuidado – Dijo mi amigo con tal tranquilidad que me convenció. - Lo vamos a hacer en silencio.

Tomé un buñuelo y comencé a comer.

- Va a estar divertido – dije con la boca llena.

- ¡Sí! – Dijo Facu emocionado. – Mirá, lo que primero vamos a hacer es esto…

- ¡Ay, Chicos! – entró mi abuela en la cocina. Facu y yo nos miramos petrificados.

– ¡Me olvidé de llevar el jabón! – Ella se dirigió hacia el mueble donde guardábamos la mercadería. Sacó un jabón de la parte de limpieza y caminó hacia la puerta. Se detuvo frente a nosotros.

- Parece que está rico, ¿no? – Dijo y se fue riendo bajito para ella.

Nos mirábamos sin pestañar los ojos del otro, esperando que dijera algo que delatara que nos había escuchado. Cuando salió de la cocina, respiramos aliviados.

- ¡Mirá si nos descubría! – Susurré en reclamo.

- No pasa nada. No escuchó.

- Sí, pero, si esta noche…

- Coco… – Dijo Facu mirando a la mesa donde merendábamos. – … si no querés hacerlo, no tenés la obligación de hacerlo.

Entonces me miró. Conocía esa cara.

- Sí, quiero saber de qué se trata – contesté.

Entonces él se sonrió, porque esperaba que yo dijera algo así. Y yo también me sonreí al verlo alegre.

- ¡Bien! – dijo y seguimos comiendo.

Esto lo habíamos planeado bastante tiempo. Casi un año veníamos diciendo las cosas que haríamos, cuáles serían los pasos, qué cosas haríamos en determinada situación. Todo estaba planeado para saber de qué se trataba... “eso”.

Habíamos resuelto saber de qué se trataba sin importar que estuviera prohibido. Pero nadie se enteraría de lo que hicimos y nosotros por fin sabríamos qué era “eso”.

- ¿Venís a las ocho? – Le pregunté.

- Sí. Así voy a preparar todo lo que nos haga falta.

- ¿Falta para qué? – Nos quedamos como piedra nuevamente. Por descuido, dejamos de hablar en susurro y mi abuela volvía a irrumpir en la cocina, sin que nos diéramos cuenta.

- Abu, te quería pedir si Facu puede quedarse a dormir esta noche en la casa. ¿Puede? Por fa…

- Sí, claro. No hay ningún problema. ¿Ya les avisó a sus padres que se queda?

- Ahora mismo voy a mi casa, Nony – contestó Facu. Mi abuela se hacía llamar Nony y el que quería le decía así. Era una forma más informal con el que ella se sentía a gusto.

- Oh, muy bien. ¿Les parece si les preparo pizzas?

- ¡Si, abu! ¡Sería genial!

- ¡Bien, bien! Así me gusta – dijo ella saliendo otra vez.

Miré a Facu… Yo estaba en la duda nuevamente. Pero él solo dijo.

- Vengo esta noche entonces…

Facu salió camino a su casa y yo lo vi alejarse corriendo hacia allí. ¿Realmente íbamos a hacerlo? ¿Y si mi abuela nos descubría? No era capaz de imaginar lo que nos pasaría, porque seguramente sería algo terrible. Pero no… Yo debía estar tranquilo. Estaba con Facu. Y hacer las cosas con él siempre resultó en éxito… Aunque los planes nunca se cumplieran al pie de la letra.

Sí. Descubriríamos que era hacer “eso” que todos los adultos nos tenían prohibido. Y lo haríamos esa misma noche…

- Fin Capítulo -

 Referencias

1 Mate cocido es una infusión como el té, pero hecha con yerba mate. Los buñuelos son masas fritas dulces y blandas que llevan miel. La torta frita es como una tortilla tambien frita pero salada y crocante.
Notas finales:

Segunda parte

SPOILER

Título del siguiente capítulo

"Mirando televisión a las 00:00" 

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios