¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

CAPITULO DOS

+.+.+.+.+.+

Había sido uno de esos días para Bill. ¿De esos días en los que absolutamente nada sale bien? Los pantalones que quería usar estaban sucios; su desayuno se quemó; tuvo que tomar una ruta alternativa para llegar al trabajo; su jefe estaba de un humor… y para terminarla de mejorar, había tenido que perderse su descanso de comida para poder terminar su trabajo.

La única cosa que hacia su día más tolerable era saber que era viernes – y tenía libres los dos días siguientes. Decir que había salido de su trabajo en el minuto en el que se le tuvo permitido era muy entendible. Nunca antes había dejado el edificio tan rápidamente. Prácticamente voló por la puerta.

Caminó por la calle, decidiendo que no sólo se merecía la magnum más grande de chocolate que pudiera encontrar, sino que también una pizza.

Después de terminarse su cena, Bill regresó a su apartamento. Se bañó y se puso una falda larga negra con listones y hebillas plateados. Lo combinó con una blusa negra con estampados plateados y un cinturón plata. Sabía que su cabello era impresionante cuando lo ponía en melena de león, lo cual hizo esa noche. Después de maquillar sus ojos en tono ahumado, y ponerse un par de botas, Bill dejó la casa una vez más.

Había decidió hacerla una noche sólo para Bill. Ya no asistía a fiestas tanto como solía hacerlo pero aun disfrutaba ir a un club de vez en cuando. Era una de esas noches. Paso toda la noche bailando con, y restregándose contra, unos caballeros bastante guapos. Incluso se había atrevido a dejarles su número a unos cuantos de ellos.

Fue ya cuando comenzaba a amanecer que Bill decidió ir a casa. Se despidió de sus nuevos admiradores y comenzó su camino a casa. Una ancha y suave cama lo esperaba dentro de un apartamento lindo y cálido y no podía esperar a llegar. Aunque Bill Kaulitz nunca llegaría a casa esa mañana.

 

Lord Tom una vez más estaba afuera de sus cuartos, incapaz de dormir. Era una situación bastante recurrente. Demasiados años en lo salvaje habían acostumbrado a su cuerpo a despertarse varias veces en la noche para revisar los alrededores. Había estado en Trümfels por poco más de dos inviernos pero su cuerpo nunca se había ajustado completamente.

Tomó el báculo de los escoceses, su espada, y había salido. Se encontró un lugar. Sobrevivencia era sobre todo multi-tareas, así que Tom era más que capaz de experimentar con el artilugio y aún así mantener un ojo en sus tierras.

Suspiró mientras movía uno de los nudos del báculo. Era viejo. Ni siquiera había visto treinta inviernos, pero su cuerpo comenzaba a mostrar la fatiga de las batallas. Estaba en buena forma, aunque algunas veces algunos de sus músculos estaban rígidos. Veintisiete inviernos habían pasado y aún no había engendrado un heredero. Miró de nuevo al báculo, sus pensamientos regresando al pacto que había hecho con los dioses la noche anterior.

Había estado horas afuera, era casi de día. Escuchó pasos y su cuerpo se tensó. Se giró rápidamente cuando los pasos estaban casi detrás de él y blandió el bastón al desconocido ser.

Sólo era Georg quien sujeto el bastón. Pero cuando lo agarró,  su mano hizo contacto con los nudos móviles con los que Tom había estado jugando. Movió uno y todo comenzó a girar. Inmediatamente el muchacho de futuras rastas sujeto su espada porque el remolino comenzaba a tragarlo también.

—¿Qué es esta maldad? —Gruñó mientras sus piernas se preparaban para la batalla. Todo su cansancio anterior se vio olvidado, cada uno de sus sentidos en alerta máxima ahora. Cuando el remolino comenzó a ralentizarse le dio la espalda a Georg, sabiendo que el otro la protegería de la misma manera en que Tom le protegía.

El remolino alrededor de ellos se detuvo aunque a su derecha el aire comenzaba a girar también. Desde el centro del mismo, un gritó se escuchó y Tom y Georg levantaron sus espadas, no para atacar al dueño del grito sino para matar a quien fuera que lo hubiese causado. El grito estaba lleno de nada más que miedo.

En segundos, una persona había quedado parada donde antes estuviera el remolino. Tom estudió a la muchacha frente a él. Era alta y desaprobatoriamente plana, pero su rostro era increíble y no olía como Godiva. Tom la miró mientras los ojos de la muchacha revisaban a su alrededor, observando el lugar en el que estaba. El ser observador era ser inteligente. Cosas muy importantes, porque eso era la diferencia entre vivir o morir en esos tiempos.

Cuando los ojos de la muchacha finalmente se posaron en la villa de Tom fue cuando habló, y pareciera que dijo lo primero que se le vino a la mente porque no tenía sentido. —¡Se parece a Meduseld!

—¿Disculpe? —Tom parpadeó.

—Meduseld. Ya sabes ¿la Gran Fortaleza de Rohan en la película de El Señor de los Anillos? ESA si es una buena película. Ni siquiera puedo decirte cuantas veces la he visto pero esos elfos son realmente sexis.

Tom y Georg se miraron un momento. ¿Meduseld? ¿Rohan? ¿Señor de los Anillos? El castaño se encogió de hombros.

—No sé donde quede Rohan, pero esto es Trümfels. Mi fortaleza, mi tierra —Tom señalo con su mano la tierra frente a ellos. El cielo había comenzado a clarearse dejando ver a Bill de lo que le hablaban.

Bill sonrió ante la vista. Había tonado el orgullo en la voz del hombre cuando habló. Frunció el ceño ligeramente. —Me temo que no conozco tu nombre.

—Lord Tom Trümper. Señor de Trümfels. Él es Georg, mi mano derecha.

—Tom…

Lord Tom. ¿Quién es usted?

Bill tembló de emoción cuando Lord Tom le gruñó. Tan directo, tan poderoso.  Mordió su labio  para evitar gemir ante el pensamiento de cómo sería tal hombre en la cama.

Bill nunca había sido una puta, no podría. Su cuerpo era diferente. Seguro, había salido con otras personas, pero raramente se acostaba con ellos. Intentó justificar sus pensamientos adjudicándoselos puramente al alcohol que había consumido, aunque no pudo evitar sentir que era más que eso.

Sacudiendo su cabeza para aclarar su mente, Bill le sonrió a Tom, y se complació al notar que el hombre aún era ligeramente más alto que él mismo. Odiaba cuando los hombres eran más pequeños. —Puedes llamarme Billa.

—Ven, le mostraré sus habitaciones.

Bill brincó ligeramente emocionado y siguió a Tom dentro de la fortaleza. Georg le siguió de lejos hasta que se detuvieron en un cuarto. Tom abrió la puerta, cruzando el lindel se detuvo a mitad de la habitación, encendió una vela que estaba sobre una mesa junta a la gran cama.

—Este es su cuarto. Será llamada para romper el ayuno. Duerma bien, Billa —y con eso, Tom se fue. La puerta se cerró con un suave clic.

—Buenas noches, Tomi —Bill susurró. El muchacho de rastas podría haberse ido físicamente de la habitación pero se había quedado en los sueños de Bill.

+.+.+.+

 

Notas finales:
Lo prometido es deuda, aunque un demasiado corto :D

Nos leemos el próximo Viernes ^^

Devi Riddle Black
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios