¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:

 "Prepara, apunta, respira, suelta. Simples pasos de arquero que marcarían una diferencia en la vida del chico. "

 

"Limpio la comisura de sus delgados labios con un pañuelo que solía guardar en  el bolsillo derecho de su traja y lo devolvió a su lugar. "

~ Il sonrriso quando mi hai spezzato il coure. ~

Capítulo 1.

 

~

 

Un ángel en el techo de uno de los titánicos edificios de la ciudad de New York preparaba arco y flecha dirigidas a un solitario chico, un joven muchacho que en esos momentos veía una maratón de un reality show sobre tatuajes, con los pies sobre una mesita de noche y un pote de cerveza en una mano a la cual le daba tragos con mas desesperación, llevaba aproximadamente unos cinco potes de ella.

 

Prepara, apunta, respira, suelta. Simples pasos de arquero que marcarían una diferencia en la vida del chico.

 

La flecha dio justo un poco más abajo de su hombro, casi en uno de sus huesos, cuando volteo por instinto hacia la ventana de atrás se encontró con la dulce mirada de su vecina, la cual le sonrió, ya solo quedaba que estos dos supiera manejar el enorme regalo que les habían acabado de dar.

 

- Buen trabajo. - se felicito a sí mismo, bajando el arco y saltando hacia la calle con extrema agilidad, sin alas desplegadas, solo instinto de ángel; cayendo sorprendentemente en sus dos pies sin ningún pequeño error, como un gato.

 

Se colgó el arco en el mismo hombro donde cargaba el carcaj y empezó una lenta caminata, mirando atentamente a las personas que caminaban por las oscuras y mugrientas calles.

  

¿Quién podría merecer una de sus flechas? ¿Podría ser aquella chica de cabello negro, aquel flacucho de por allá, o el gordito de a cuya, la dama de vestido rojo que acababa de salir de un casino, tal vez el chico que caminaba junto con su perro?

 

Al final se decidió por la dama de rojo, golpeándola con una flecha de tiempo, algo así como las bombas de tiempo, pero estas están destinadas a esperar al correcto, o correcta, aunque si la flecha tiene un defecto harán efecto en el momento equivovado.

 

 Y si, habían diferentes tipo de flechas, no solo las "normales" como cualquier tonto dibujo de Cupido con flechitas color rosa y con decoraciones de corazones, las flechas eran de lo más simples, como si fueran de caza, porque prácticamente eso hacían; estaban las comunes, que sirven para ese "amor a primera vista", las del "felices por siempre", entre otras, cada mil años había una defectuosa, siempre los humanos terminaban echándolo todo a perder.

 

Camino con pasos mas rápidos hasta un pequeño "pub" en la zona rica de NY, entró por la puerta trasera con cautela, siendo una bruma, el sabía que nadie podía ver sus armas, que si el quería nadie lo podía ver, pero aun así uno que otro demonio y/o ángel podría estar compartiendo el mismo espacio que él.

 

Al no sentir ninguna presencia extraña en el lugar pudo moverse a su antojo, avivar su cuerpo con la música, seducir a algunos humanos con sus encantos de ángel, llenarse de sudor y mugre de otros cuerpos al pasar junto a ellos; pero hasta un ángel se cansa y es cansado ser uno. Se separo del bullicio de gente y fue hacia la barra a pedir uno, dos, seis tragos.

 

Nunca pasaba de los siente así que se levanto de su taburete y se separo de la barra después de dejar quince dólares al barman. Clavo dos flechas en su camino hacia la salida, dejo en las nubes a dos chicas e incluso a un varón, y logro llenarse de otra capa de sudor

 

~

 

A las once de la noche el ángel ya se encontraba en su hogar, en uno de los departamento mas monos de NY, el ser un ángel no significa no poder darse sus lujos y el ser humano no significa saber distinguir entre lo de tu mundo y lo de tu paraíso.

 

Abrió una de las ventanas del living, dejando entrar a su pequeño minino al calor de la habitación, el gato justo al oírlo meter la llave al cerrojo había comenzado a rasgar la ventana.

 

- Gato estúpido, ¿no te eh dicho que te quedes dentro?

 

Este pequeño animal de pelaje meztizo solo se restregó en sus piernas en respuesta y luego salto a acomodarse en el sofá, provocándole una sonrisa a su dueño el cual pasado un rato de admirar a su compañero de departamento fue a servirle algo de comer, dejo el plato en el suelo y fue a lavar sus manos en el fregador. Se dirigió a hacía la heladera, saco el chop suey del día pasado, un trozo de pizza de la mañana y una soda de cereza.

 

- Buen provecho, mi querido Meowt. - Dijo acariciando su costado con un pie al pasar junto a él.

 

Se sentó en uno de los sillones del living, dejo todo en la mesa, tomo el control remoto y encendió la tele comenzando a pasar los canales sin ningún interés en detenerse en alguno, todos eran patéticos. Se acostó en el suave sillón, con los pies en un brazo de este y la cabeza en otro.

 

Una lagrima se deslizo por su rostro de la nada al recordar su duro día, el hacía su más grande esfuerzo, daba todo para volver al cielo, juntaba corazones puros y aun así salían con alguna estúpida tontería mundana. Siempre las mismas: "No eres tu soy yo", "estoy tratando de no herirte", "no te necesito, se valerme por mi mismo", "no sois lo suficientemente bueno", "no es que no quiera, pero es que me gusta alguien más".

 

- ¡Todos ellos tienen la maldita oportunidad de enamorarse y como siempre, la tiran a la mierda, son unos malditos locos! - Grito levantándose de su lugar, derribo todo lo que se encontraba en la mesa hacia el suelo y rompió una de las botellas con una de las esquinas de esta - ¡Malditos humanos, malditos sean! - Se hallo gritando de nuevo después de haber corrido hasta la ventana y haber sacado todo el torso.

 

Empezó a aporrear todo lo que veía en su camino, no pudo más y se dejo caer de rodillas en la alfombra, abatido, con la cabeza en las manos y los dedos pulgares en los oídos.

 

Meowt, el minino se asusto, se arrimo a su dueño para calmarlo y lamer su mano, Maulló un par de veces hasta que vio que las lagrimas dejaban de rodar en las mejillas del ángel.

 

Era un veneno silencioso el estar en este mundo, siempre que había visto hacia la tierra le había parecido esplendido, ahora era una delirio estar aquí.

 

- Estoy bien, estoy bien. - Dijo ronco el ángel, se levanto del suelo con la idea en su cabeza que mucho ángeles del amor podrían estar en la misma condición en esos momentos y el odiaba ser parte de la monotonía.

 

Empezó a alzar las cosas que había arrojado en su pequeño ataque de histeria, inmediatamente después de dejar las cosas como hallaban y de recoger los vidrios en la basura se fue a dormir.

 

~

 

Del otro lado de la ciudad, en todos y en ningún lugar, un grito desgarrador salió de una garganta humana, seguro dejaría lastimadas y dilatadas sus cuerdas vocales.

 

- ¿Quién eres? ¿Que... que quieres de mi? No tengo dinero, vengo limpio. - Tatamudeo el humano, sacando sus bolsas para mostrarle, mientras se escabullía hacia la boca del callejón.

 

- Estos humanos con su tecnología son cada vez mas estupidos, siempre repiten lo que ven en sus patosas películas de terror, aunque algunas son buenas, no me debería de quejar.

 

La luz de la luna llena ilumino el pálido rostro y los blanco caninos de su atacante dejando al humano en estado de shock.

 

- No suelo hablar con mis víctimas, pero esto se me hace interesante - Toco el pequeño pircing en la ceja de su cena -, tengo una pregunta, ¿te dolió?

 

El humano no respondió, el terror plantado en sus ojos originó una sonrisa en el demonio.

 

- Al parecer no quieres alimentar esta conversación, así que acabemos con esto rápido, no duele mucho, solo un poco, bueno eso les digo a todos. - En un movimiento ya tenía sus colmillos insertados en el cuello del humano, succionando todo el elixir de la vida, toda su sangre hasta dejarlo con una mísera de pulso en el suelo.

 

Limpio la comisura de sus delgados labios con un pañuelo que solía guardar en  el bolsillo derecho de su traja y lo devolvió a su lugar.

 

- Fue todo un placer, si sales de esta, espero verte pronto y que no me guardes rencor. - Después de regalarle una de sus sonrisas a la  criatura que debatía entre la vida y la muerte, continuo su camino hacia cualquier lado.

 

Las personas que seguían en la calle, las que salían de fiestas, las que manejaban a algún lugar inconcreto e incluso los que cometían crimines paraban sus actividades para admirar sus sobrenatural belleza.

 

Y es que como no podrían hacerlo, tenía perfectos rasgos evanescentes, delicados, como si hubiesen sido tallados en mármol y sus azabaches cabellos que contrastaban a la perfección.

 

Para un vampiro era una maldición su belleza, pero ellos la habían tomado a beneficio, ¿Quien habría pensado en que le harían semejante jugarreta al diablo?

 

~

 

Antes del amanecer, justo cuando una pequeña bruma anaranjada escalaba el estrellado cielo, un ángel del amor ya estaba gritando en su habitación.

 

Paso las manos por encima y debajo de las sabanas buscando cualquier pequeña señal de calor ajeno, cualquier pequeña marca de que no estaba totalmente solo.

 

Se levanto de golpe para buscar en su apartamento, en el armario, el baño, en su cocina, en su pequeño taller... queriendo creer que no vivía esa pesadilla, quería creer  que alguien lo quería, quería querer a alguien.

 

Todos los amaneceres era lo mismo, despertar solo, ni siquiera con la compañía de su dulce gato; buscar en toda la casa a alguien que lo recibiera con brazos abiertos y llenara su rostro de besos.

 

Ahora estaba cansado, deprimido y frustrado de jamás recibir nada.

 

Y lo tenían molesto todos los humanos que despertaban con un cuerpo a su lado, o tan siquiera con el amor de su madre en la habitación continua.

 

El ángel se dejo caer en una de las orillas de la cama, abrazo su pecho desnudo esperando poder sentirse un poco mejor, pero hasta él sabía que solo se hería cada vez más.

 

El gatito entro con pereza, dando pequeños quejidos para llamar su atención.

 

- Bueno, tan siquiera te tengo a ti. - Meowt movió la cabeza con desconcierto y dio media vuelta, saliendo de la habitación, dejándolo solo de nuevo - ¡Gato traidor! - Le grito, recogió su camisa del suelo y se fue a bañar; odiaba todos los cuidados que se les tenía que dar a los cuerpos tangiblemente humanos, aunque los ángeles tuvieran la misma "forma", no había que ducharlos todos los días, mucho menos alimentarlos.

 

Luego de una larga ducha el baño estaba lleno de un sofocante vapor, coloco una toalla alrededor de su cadera y con otra seco su cabello, el cual llevaba justo tres centímetros debajo de las orejas y que lo hacía ver jodidamente sexy.

 

Se vistió, dejo de comer al gato y salió a realizar su "trabajo comunitario" con veinte flechas en el carcaj y una mente medio despejada para ver quien merecía el don o el escarmiento del amor.

 

Al medio día ya nueve humanos había sido flechados, el ángel sentado en el barandal de un puente apuntaba hacía los que caminaban o conducían, también a tan temprana hora ya había apuñalado su corazón un poquito más, había oído de un divorcio, dos noviazgos rotos y la nueva viuda que lloraba en uno de los autos, se sintió mejor al saber que su amor había durado hasta que su amado se había marchado al otro mundo, pero aun así lo lastimaba no poder regresar a un amor puro sus dos mitades.

 

"Tuviste que caer Frank, estabas muy bien en el cielo." Se regaño a si mismo saltando sobre el capote de un auto.

 

 

·

 

 

Notas finales:

Así que, ¿les gustó? Yo espero que si, a mi me gusto mucho; bueno, un aviso mas de la semana, haha, en estas vacaciones no habra capítulos, mas que por obra de magia consiga una computadora, internet & un cuarto vacio donde poder escribir agusto, pero por esas fecha no tengo planeado nada, o tal vez si no salgo a nada haya hasta de mas.

Como ya dije, yo no se ni mierda de ángeles, así que si tienen ideas diferentes haganmelas saber, yo espero no haberlos confundido demasiado y que si leeran este capítulo oigan Vanish de Kat Von D, sería genial, nos vemos luego, chau; amo sus comentarios así que los esperare.

 

CheckMeowt XO :)

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios