¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:

2.

Odio todo lo que representas, Frank Iero.

*

 

 

Give me some HATE 

*

Autor Original: Umikito.

Clasificación: G.

Género: Romance, General.

Pareja/as: Frank Iero & Gerard Way.

Disclaimer: Los integrantes de My Chemical Romance se pertenecen a sí mismos, no busco ningún bneficio económico con esta historia, la cual es sólo eso, una historia. No es difamación, es amor.

Especificaciones:
- Diálogo. 
«x» Pensamientos.
Narrativa distinta en cada capítulo.
Parte de la serie: H A T E.

Estatus: Completa. 3 capítulos. 3,935 Palabras.


 

 

 

 

 

 

 

Please, I

 

 

Un nuevo alumno jamás supone una amenaza.

Mucho menos si eres Frank Iero, con fieles amigos, fiestas cada semana, popularidad con las chicas y buen dinero que obtiene de las mesadas de sus padres divorciados, que en verano puede pasar las horas mirando la televisión o jugando a los videojuegos sin que ocurra algo.

Cuando se es un adolescente de dieciséis años es lo que la vida implica. Pero si hay algo que pueda llegar a ser sagrado para el gran Frank, era la esgrima. No temía decir que era el mejor del equipo y que su popularidad ganaba varios puntos en cada competencia interna.

Pronto serían los concursos regionales, donde Frank no dudaba en conseguir una victoria.

Tal vez demasiado altanero para unos, o demasiado seguro y atractivo para otras.

Parecía que nada ni nadie, podría romper su burbuja de mundo perfecto. Pero claro, el mundo apesta con su forma de montaña rusa, sus subidas y sus bajadas y esas terribles ganas de vomitar.

 

 

El día parecía ser cualquier otro cuando lo vio.

Un nuevo alumno que normalmente, no supone una amenaza, pero Gerard Way no era un alumno más, con un cambio de escuela quién-sabe-por-qué. Unos decían que porque había tenido una pelea, lo que le daba una fama de rudo; otros, porque se había peleado con un profesor a golpes frente a la dirección, lo que le daba fama de rebelde; y otros más que porque se había acostado con una maestra, lo que le daba fama de seductor.

Ninguna fue comprobada.

Ninguna fue cierta, pero los rumores mantuvieron al nuevo de cabello largo, negro, ojos verdes y vestimenta oscura a la orden del día. Cosa que consiguió asquear a Frank.

Lo cierto es que el nuevo las primeras semanas no mostró ningún indicio que pudiera dar pie a que los rumores continuaran. Simplemente, retiraba su cabello de la cara y entre clase y clase o durante el descanso, de su mochila extraía un grueso libro que leía con adoración. Cuando lo terminó de inmediato trajo otro pasándolo en silencio.

No hablaba con nadie, ni parecía crear interés de los demás luego de que los chismes se fueran apagando. Gerard Way se volvió invisible para el mundo, excepto para Frank, quien le mantenía vigilado para "evitar que hiciera algo estúpido" como intentar romper su burbuja o algo así.

A pesar de sus acosos, la vida dio una curva especial durante la clase de gimnasia. Con inocencia y casualidad, el profesor Valdez, de origen español y gran bigote castaño notó los reflejos de un nuevo alumno, que intentando perder el tiempo con la escoba, luchó contra una mariposa negra dentro del auditorio al puro estilo antiguo (como le llama él). Por consiguiente, y sin que el alumno opinara, Gerard Way, con habilidades naturales para el combate con arma blanca formó parte del club de esgrima.

Que eso le rompió el corazón a Frank sería ridículo. Lo correcto es, que le hirvió la sangre de ira.

 

—Esto es definitivo muchachos —dijo Valdez, con su acento español y sus cejas bien alzadas—. Decidiremos ahora quién nos representará en las competencias nacionales.

—Profesor, ya habíamos acordado que yo lo haría —concretó Frank. Su mano alzada llamó la atención del profesor. El tono déspota, la atención de uno de sus compañeros.

—Pero como Gerard se ha establecido con nosotros hace poco, pensé en darle una oportunidad.

Frank escondió el bufido cerrando la boca. Tras la señal, el grupo se puso de pie para de dos en dos, emprender la elegante batalla que lograba en Valdez una emoción natural expresada en gritos de ánimo o frustración.

Uno a uno, combatientes iban cayendo, mientras que los ganadores se reducían hasta llegar al número dos.

Los dientes de Frank se ciñeron dentro de la mandíbula. Odiaba a ese chico. Realmente lo odiaba por querer arrebatarle lo que con tanto esfuerzo había obtenido. Gerard Way no era más que un golpe de suerte, una estúpida moda que debería irse.

—No tendré piedad —dijo Frank a su oponente.

—Me pregunto, ¿qué será más grande, tú o tu ego?

Afortunadamente la máscara le cubría, pero las mejillas de Frank se tiñeron de rosa al instante.

—Te odio, Gerard Way —confesó.

—No esperaba menos.

Entonces, con el toque final Frank fue vencido, logrando que un grito de pura frustración abandonara su garganta. Sus puños golpearon la colchoneta azul y su rostro, aún oculto por la confidencialidad de la máscara, se mojó a causa de lágrimas de rencor.

Lo odiaba, porque lo había arruinado todo.

— ¿Hubieras preferido que te dejara ganar? —Preguntó arrodillándose frente a su oponente—. Seguramente nos ahorraríamos el drama, pero, ¿realmente hubieras deseado que te engañara, Frank? Creo que ya tienes a demasiadas personas haciendo eso, además, si lo deseas, entonces no eres la persona que creí.

Gerard se puso de pie dirigiéndose a las duchas con la obligación de enfrentar un campeonato regional, con tanta emoción como la que se experimenta al ver una tortuga en una carrera.

Sin embargo, su cuerpo se estrella contra la pared de las regaderas logrando que en su frente aparezca un enrojecimiento que más tarde saldrá en forma de tumefacción.

— ¿Qué persona soy? —Escucha a su espalda—. Tú no tienes idea de quién soy.

—Claro que lo sé —responde, sintiendo todavía un terrible dolor en su frente—. Eres un mimado, un presumido que pretende ser el mejor porque tiene un montón de seguidores que lamen el suelo por donde caminas. Todos falsos, como tú.

>>Odio todo lo que representas, Frank Iero.

Fue en ese momento en que su voluntad titubeó. Lo que fue la oportunidad para Gerard Way, que en un rápido movimiento se enfrentó cara cara con su enemigo.

—Yo sé quién eres, Gerard —aseguró—. Un patético inadaptado incapaz de vivir su vida por miedo a arruinarla o con un trauma muy grande porque sus padres no te quieren o porque no eres lo suficientemente bueno para ellos.

>>Adivina —dijo acercándose hasta que su nariz tocó la contraria—. Jamás serás suficiente.

—Jamás trates de entenderme —advirtió en un susurro amenazador.

—Jamás te metas conmigo.

Con un puñetazo en la nariz Frank dio fin a su discurso, de una forma elegante dio media vuelta, sin esperar el golpe a sus piernas que le hizo caer.

Después de eso, llegaron muchos golpes, muchos insultos con palabras hirientes. No sólo en las duchas, sino en toda la escuela. Las continuas detenciones hicieron que ninguno asistiera a la competencia; lo cual causó más tristeza en el profesor Valdez que en el actual campeón.

Fueron durante los castigos que sus silencios se volvieron tranquilizantes. Lograron mirarse sin golpearse y analizarse sin inventar, exagerar o buscar defectos. Se vieron uno al otro como simples adolescentes tratando de sobrevivir.

Viviendo una vida en un colegio lleno de personalidades y con el lema de "la supervivencia del más fuerte" más claro que en la jungla.

Frank entendió que Gerard sólo era tímido. Que sus habilidades en esgrima fueron gracias a los juegos con su abuelo, y que realmente quería encajar.

Gerard supo que Frank se sentía solo. Que era verdad, que cada frase salida de su boca dolía, porque era verdad; sus amigos eran inexistentes. En su lugar había únicamente cerdos lame-botas.

—Pero tú... eres la única persona que se ha atrevido a decirme todo eso —asegura.

—De frente —agrega Gerard para darle humor —. Yo he sido siempre invisible, pero tú fuiste el único que quiso verme. Me rescataste de esa invisibilidad y me convertí en algo. Fui el enemigo de Frank Iero, y eso hasta la fecha, es lo más importante que he logrado.

Frank sonríe mirando esos ojos verdes que desde hace días se cuelan en sus pensamientos, de día, de tarde o de noche; siempre están ahí brillando tan increíblemente perfecto, que dan ganas de sumergirse en ellos y jamás salir.

Tener esos sentimientos no es normal.

Tampoco se siente correcto.

Todo es más fácil con el odio. Simplemente insultas, golpeas y te vas; no te preocupas por si se siente herido, por si está triste o por si sus padres volvieron a regañarlo hoy.

La vida de enemigo es más fácil, pero si la continuara viviendo, Frank no podría disfrutar de esos momentos en que Gerard se hace pequeño entre sus brazos, mientras que, con vergüenza platica sobre las palabras que usan sus padres para describirlo. "Fracasado" e "idiota" parecen sus favoritas últimamente.

—Deberías agradecer que tus padres ya no estén juntos, Frank.

—Debería —repite, pero no piensa abrumar a su ex enemigo con sus propias tragedias. Es momento de consolar al chico tímido con soberbios padres.

 

 

Para mantener la diversión debieron seguir insultándose.

Para mantener su estado de felicidad, debieron salir un par de veces, al parque, a ver una película, a cenar en casa de Frank sin la presencia de su padre.

Fue ese viernes que pasó.

Tan natural y correcto que ninguno preguntó, ni se asustó con el momento. Sus labios se encontraron como si siempre hubieran estado juntos al tiempo que sus manos se acariciaron con tanta dulzura como si ambos tuvieran terror de quebrar al otro.

Las lenguas se encontraron, los suspiros salieron y una relación de montaña rusa surgió.

—Por favor —susurró a su oído—. Quédate a mi lado. Jamás me abandones.

—Lo prometo.

—Jamás me olvides, por favor.

—Lo prometo, Gerard.

Escondidos de "los amigos", la esgrima y toda la escuela siguieron con la farsa. Los enemigos cumplieron con su papel hasta el fin de semestre.

—Nos vemos en mi casa —dijo Frank dejando un beso a la altura de su cuello. Suave y ruidoso. Sus favoritos —. Te tengo una sorpresa.

—No puedo esperar —respondió riendo.

Pero Gerard jamás llegó.

Sus padres se enteraron de su romántica relación. El costo fue un ojo morado, un dolor en el pecho espantoso y la imposibilidad para caminar en algunos días. Desconectaron el teléfono. Organizaron la vida deprisa para sin más explicaciones o intentos de réplica, llevárselo a una nueva ciudad. Vigilado la mayoría del tiempo, los Way se justificaban ante su hijo diciéndole que "trababan de curarlo".

No lo hicieron, pero arruinaron su primer amor.

Luego del primer año ya no lo intentó. Se resignó a pesar que había sido cosa de niños.

Creyó que se olvidaría de Frank y Frank de él.

Nunca supo que su esgrimista esperó esa noche, ni que las noches siguientes siguió haciéndolo. Solo en una gran casa con la única esperanza: que su compañero no lo abandonara.

No también él.

 

Promesas rotas y un adiós que en cinco años, nunca llegó.

 

 

 

 

 

TBC 

Hoy sólo realidad. De amarlo hasta odiarlo, y odiarlo por amarlo tanto.
Please, III.

 

Notas finales:

Y ya nada más queda un capítulo :)
Ojala todo salga bien mañana con mi último examen, para ponerme a escribir como Dios manda antes de volver a leer de Anatomía (x_x). Ojala les guste. Es una historia sencilla, corta. Un arranque de inspiración.

Gracias por sus lecturas y sus comentarios: wildeyejokers, krazy_girls_x, shadowundertherain, itsMixi, ismary666. Todos muy lindos y respondidos.

Saludos!

Umikito;

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios