¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
El encuentro entre ambos fue casi desapercibido pero ahora tendrán que convivir juntos e ir acercándose poco a poco. Conocerán algunos datos de los demás personajes en este capítulo. Un pre-lemon. Abajo hay unos datos que les puede interesar así que presten atención que tal vez no se repita. No olviden dejar sus comentarios que son de buena ayuda.

Aclaraciones de lectura:

 

-Letra normal: dialogo, relato.

 

-Letra en cursiva: pensamientos de los personajes.

 

Capítulo Cinco


¿Despedidas?

 

 

— Bienvenidos. — Sics se presentó ante ellos y de inmediato frente a él se plantó su hijo con leves señas de querer arrojarse a sus brazos, pero Burke era muy educado como para romper el protocolo. — Pasemos al interior de palacio, allí les esperan. —

 

Tras decir esto se vieron absorbidos por otro túnel espacio-tiempo y al instante aparecieron dentro del palacio principal. Todo era magnífico. La arquitectura era impresionante y los espacios eran bastante amplios.

 

— Alguien ha remodelado el castillo. — susurró Bell con emoción.

 

—  Lord Zack lo consideró necesario y su majestad lo aprobó. — contestó Gray.

 

Sheng observó lo que sería su nuevo hogar. Un enorme castillo hecho de mármol y piedras preciosas, con hermosas decoraciones por doquier y muchas habitaciones. Tendría que buscar un mapa y grabarlo mentalmente. Observó a su cachorro, ya hace tiempo había dejado de serlo pero él aun lo consideraba así. Aun con su 1,90 de estatura y complexión fuerte. De fino perfil y esbelto. Cabello corto y largo, de color negro con reflejos rojos. Piel acaramelada. Rostro de facciones suaves y varoniles. Piernas largas bien formadas y fuertes. Cintura pronunciada. Espalda ancha de hombros y complexión fuerte pero no fornida. Ojos miel almendrados. Labios carnosos y nariz refinada. Su cola, pelaje y orejas tan iguales a las de su hermano Sykes, haciéndolos parecer gemelos, pero sin ese rojo incandescente en la punta. Sin duda Shaw tenía un gen muy dominante, solo que su hijo mayor había heredado la complexión fuerte de sus tíos por la línea materna. Eso le hacía pensar en sí mismo, en su descendencia, si el emperador y él tenían descendencia ¿cómo serían sus hijos? Detuvo sus pensamientos y se concentró en la comitiva que le acompañaba. El mismísimo emperador de Wolf estaba entre ellos, lucía cansado pero feliz de estar junto a su nueva familia, había sufrido mucho tras la pérdida de su anterior consorte pero su corazón volvía a latir gracias al príncipe Bell, pronto serian una familia completa ya que el heredero en camino llevaba unos dos meses de formación y eso tenía a todo un imperio en algarabía.

 

Bell se veía radiante y aun no se notaban señas de síntomas en él, miraba y sonreía abiertamente a su hijo mayor y su nieto ante el asombro de los demás, ya que nunca lo hacía tan abiertamente y según comentarios del mismo nunca lo había hecho cuando vivía con su familia en palacio. WRy intentaba por todos los medios que el pequeño Ben se quedara quieto mientras le abrochaba el abrigo ya que hacía mucho frío y su esposo Sykes no ayudaba mucho con su expresión tan seria que causaba risa en el cachorro. Eso seguro lo heredó de Knech, siempre tan serio. Lanzó un suspiro. Bell quería mostrarse animado para no preocupar a su esposo e hijo, pero seguro aun estaba destrozado por la partida de su padre ya que este nunca le demostró afecto y siempre le repudió, ni siquiera antes de partir hizo algo por redimirse. Se tensó un poco al ver que se abría un gran portal y por ella salía un grupo de guardas que se disponían en fila a los costados y todo lo largo del pasillo para saludarles.

 

Dentro del gran salón todo era iluminado, al fondo había una gran mesa preparada para un banquete pero su atención se retiró a un costado donde un neko parecido a su nuevo sirviente, pero mayor, tocaba el piano y un wolf que tenia porte de mayordomo les dio la bienvenida.

 

— Bienvenidos al palacio principal. — hizo una reverencia mientras los sirvientes en el salón hacían lo mismo.

 

— Hola, familia. Bienvenidos a casa. — Roderick, quien se había adelantado con Knech y sus hermanos menores entró en ese momento al salón con una sonrisa melancólica y al momento de abrir la gran puerta se mostró atónito dejando a los presentes con recelo, al instante se recompuso y pegándose de espalda a la pared inclinó su rostro. — Majestad. — susurró y ante la mirada asombrada de los presentes apareció Knech con sus dos hermanos a cada lado, los tres vestidos con sus uniformes ceremoniales para la despedida.

 

— Bienvenidos. Serán llevados de inmediato a sus habitaciones y partiremos a la plaza principal donde será la ceremonia. — al decir esto los miró a todos impávidamente mientras los demás asentían y sin decir más giró sobre sus pasos no sin antes mirar disimuladamente a Sheng quien se mantuvo sereno y callado desde su arribo.

 

Todos fueron guiados por los sirvientes a sus habitaciones respectivas, ninguna estaba cerca de la otra ya que habían sido colocados en recámaras según su estatus. Roderick recibió a su esposo con un beso de novela, provocando que este se mostrara enfadado, pero solo eran apariencias; Sidfree era orgulloso y eso sacaba el lado infantil del archiduque. Vincent y Bell en una recámara imperial, Sykes y WRy, junto al cachorro, en una recámara de embajadores, Vine y Burke en una recámara senatorial, Noa y Ágate en una presidencial al igual que Shaw y Nagi, los comandantes en las habitaciones de palacio ocupadas por sus parejas y Sheng en una habitación que anteriormente pertenecía a Bell.

 

La antigua habitación de Bell era lujosa pero carente de calidez, expresando sus años de soledad durante su mocedad y el trato que recibía el príncipe. Sheng ya estaba listo para la ceremonia por lo que solo tomó asiento en la amplia cama hasta que le dieran el aviso. Pero su tranquilidad duró poco ya que sintió como una figura se colaba por debajo de la puerta en forma incorpórea y tomaba la silueta de su sirviente, ese pequeño diablillo era mago también.

 

— Cambio de planes, mi señor. Venga conmigo. — Kyo tomó forma corpórea revelando su aniñada y tierna anatomía mientras extendía su mano a Sheng, este la tomó no sin antes pensárselo dos veces y al instante apareció en una habitación más amplia, menos iluminada, con menos lujos, aunque poseía diseños en plata diferentes a los diseños dorados de la anterior pero que revelaba un aura potente. —  La ceremonia será en una hora. —  susurró Kyo mientras desaparecía dejándolo a él a solas en la habitación.

 

Sheng maldijo interiormente cuando al salir de la habitación se había encontrado como en un laberinto, los pasillos eran interminables al parecer y no había señales de vida en ellos. Al girar sobre sus pasos y entrar a la habitación casi suelta un brinco de la impresión al ver frente a sí a Knech quien se desnudaba sin ningún pudor de espalda a él y giró al instante con el ceño levemente fruncido.

 

— No te dejes confundir por Kyo. — su voz varonil e imponente le inspiró paz de alguna manera y se quedó de pie frente a él ya que no sabía si sería prudente darle la espalda. Miró su cuerpo desnudo y como se desnudaba con total seguridad.

 

— Esta es su recámara. — Sheng no preguntó, más bien afirmó al ver la seguridad del azabache en sus acciones.

 

— Hasta el día de hoy. — respondió el azabache soltando un suspiro como si le resultase pesado. Knech fue al baño, en esto el moreno aprovechó y salió de la habitación pero se dio cuenta de que se perdería si no tenía un mapa, por lo que desistió de la idea. Pensó en buscar luego la manera de sacárselo a alguien mientras observaba el aparentemente interminable pasillo.

 

Mientras Sheng maldecía su suerte y buscaba la manera de salir de esa situación embarazosa, la puerta de la habitación se abrió revelando tras sí a Knech en toda su varonil figura. Estaba solo cubierto por una toalla a la cintura, lo demás a la imaginación. En realidad era todo un macho, todo un semental. Sheng se mantuvo impasible mientras esa mirada azabache le penetraba como si leyera sus pensamientos. Al instante, el moreno se encontró rodeado por los fuertes brazos del azabache quien le hiso girarse y entrar nuevamente a la recámara, le hizo sentarse en un sillón mientras él se vestía con tanta calma como si olvidara que él estaba allí, así que el moreno se resignó a esperar con sus ojos cerrados a que el azabache terminara.

 

No tardó ni quince minutos cuando sintió que debía estar de pié. A penas pudo prever el movimiento del otro cuando se encontró arrojado sobre la cama con el azabache sobre él. Knech se conformó con solo acomodarse sobre su cuerpo, con el rostro escondido entre su cuello y hombros sin dejar caer todo su peso sobre él. Sheng se tensó un poco pero enseguida se relajó. Vio como él se reincorporaba y acercaba su rostro al suyo, pero antes de llegar a su destino se detuvo bruscamente con el ceño fruncido.

 

— Se hace tarde. — Knech se reincorporó por completo y esperó a que el otro hiciera lo mismo.

 

Ambos vestían iguales, las mismas vestimentas ceremoniales, solo que la vestimenta de Sheng era más holgada. Sheng solo sintió como era arrastrado nueva vez por esa dimensión pero se vio cruzar a través de ella en un instante y aparecer en lo que parecía ser un pódium. Había muchísima gente; nekos, wolfs, neko-wolfs y hasta mujeres. Era una gran multitud que había asistido a la ceremonia en honor al anterior emperador ya fallecido.

 

La ceremonia tardó unas tres horas, entre discursos y pésames a la familia imperial, así como parabienes para la futura pareja imperial. Muchos vieron extrañados la figura de su nuevo consorte pero solo se escucharon algunos murmullos de desconcierto por parte de algunos ciudadanos, nada importante. Sin embargo, Sheng demostró tanta confianza, disciplina y autosuficiencia que muchos le vieron con buenos ojos, entre ellos los líderes de las familias nobles como la gran casta Fallaci, quien había entregado a su único heredero como parte del ejército imperial y sus dotes fueron tales que ocupaba el puesto de comandante principal de todo el ejército imperial. Aunque no pasó desapercibido el hecho de que siempre aparecía uno preguntando por la fecha de concepción, sin embargo Knech con toda su actitud cortante, fría y autoritaria les hacia quedar de lado con un corte bastante directo y con toda la cortesía que le caracterizaba.

 

Bell fue quien brilló más. Todos se enteraron del retorno del príncipe y el hecho de que se había casado con el emperador del imperio Wolf llamó mucho la atención de todos, así que no se libró de dar su discurso. Los ciudadanos estaban emocionados por su regreso y se lo hicieron notar, arrancando comentarios jocosos por parte de Vine quien no dejaba su lado esa actitud suya, sumado a Noa eran todo un caso. Todos los invitados por Knech a palacio, es decir su esposo y comitiva, fueron al salón y allí estuvieron conversando un rato para levantar los ánimos de los hermanos ya que estaban deprimidos por la partida de su padre, excepto Knech.

 

— No hay necesidad de bufones en palacio, por lo que puedo ver. — exclamó WRy quien en ese instante se acercaba a su nuevo padre con el cachorro en brazos. Al parecer aun no había dejado esa actitud tan fría, por suerte que Sykes no era así todo el tiempo y había heredado algo del carácter de Shaw.

 

Noa observó a sus acompañantes. Vine era el más entretenido de todos y estaba felizmente casado con Burke, ambos habían estado enamorados secretamente desde que se conocieron pero no fue hasta el anuncio de enlace que expusieron sus sentimientos y logró ser una sorpresa para todos excepto para el padre del mayor quien ya sospechaba algo. Sics siempre tan observador, él y Gray hacían una perfecta pareja, ambos eran hasta el momento la mano derecha del emperador. Ambos ágiles, inteligentes, bellos, aristócratas, hijos de familias nobles muy reconocidas, valerosos y poderosos. Aunque del Falacci no se conocía mucho, Sics no vivió una vida color de rosa. Estuvo casado por 10 años y perdió a su esposo cuando apenas llevaba unos tres meses de gestación y Burke nació sin conocer a su padre, luchó mucho para llegar a ser reconocido y al final obtuvo el puesto de ministro de la ciudad imperial de Wolf, Sacred Line. Ahora había dejado de lado todo y empezado una nueva vida con su actual esposo, Gray Fallaci, y pronto formarían una nueva familia ya que Burke estaba lo suficiente mayorcito como para crear la suya. Shaw y Nagi habían decidido retirarse por un tiempo al clan del segundo ya que pronto este tendría que tomar el puesto como líder, pero estaban allí para presenciar las ceremonias antes de partir. Shaw había sufrido mucho, tal vez más que todos. Había sido adoptado por el anterior emperador y obligado a desposar a Bell, su mejor amigo, había sido secuestrado y violado quedando embarazado, había sido rescatado y llevado al clan al cual pertenecería su hijo ya que su violador había sido el hermano de Sheng el cual había sido asesinado por su otro hijo, había tenido que abandonar a su cachorro y andar como montarás por varios años hasta encontrase con Bell quien había huido con ayuda de sus hermanos y había dado a luz un hijo suyo, su primogénito, su cachorro tenía un hermano mayor ahora, Sykes y Ágate pronto se conocerían, ya tiempo después de él haber encontrado su verdadera mitad, Nagi Rolfs. Sykes había luchado mucho para domar a la fiera que era WRy pero ahí estaban con su pequeño cachorro de un año y medio. Esas parejas que habían sido unidas ya se amaban antes de que se diera aquel extraño pacto y sin dejar que el pasado les afecte continuaban con sus vidas, aprovechando cada momento. Él quería ser feliz junto a su esposo por lo cual estaba seguro de la decisión que tomaría.

 

— Me convertiré en el mejor cazador del clan Yang. — dijo serio mientras a su alrededor, aun lo que quedaban un poco distantes, le miraban atónitos. — Soy uno de los más fuertes de este imperio. Por lo menos mi parecido con hermano mayor me servirá en caso de compita con alguien más fuerte. — dijo rompiendo a reír y todos se lo tomaron como broma pero él volvió a esa pose sería tan poco vista en él. — Es en serio. Quiero estar siempre con Ágate, por lo que haré todo lo necesario. — dijo decidido.

 

— Una decisión arriesgada pero si es lo que quieres que así sea. — Knech le contestó desde su posición en el trono dispuesto para él.

 

— Pero no puedes tomar esa decisión así como así. — exclamó  Ágate preocupado.

— Estas dispuesto a dejar tu puesto como príncipe en este imperio para convertirte en parte de la familia cazadora del clan Yang. ¿Sabes los sacrificios que conlleva? — Sheng se puso de pie y le encaró seriamente.

 

— Estuve un tiempo con el abuelo. No es una decisión apresurada y es lo que quiero. Extrañaré a mis hermanos pero vendré a visitarlos de vez en cuando. No me quedaré de brazos cruzados solo porque sea el esposo del líder del clan. — contestó decidido el conde.

 

—¡Pero hermano! — chillaron Zack y Héctor.

 

— No se diga más, es su decisión y debemos respetarla. — Roderick le dio un fuerte apretón de manos a su hermano, al fin demostraba madurez y eso lo hacía sentirse orgulloso.

 

— Al fin maduró tu hermanito, archiduque. — picó el esposo de este y al instante se vio apresado entre los brazos del menor mientras este se debatía entre ellos. — ¡Lord Roderick! — chilló Sidérea. Cierto, estos dos llevaban una relación bastante entretenida. Sidfree era un tanto tozudo y Roderick muy cariñoso por lo que era frecuente ver esas escenas entre el archiduque y el antiguo comandante de una de las divisiones del ejército imperial de Wolf.

 

— Pero el hecho de que vivas allí no significa que dejes de ser lo que eres, serás reconocido por tu linaje dondequiera estés y tu lugar en palacio no será ocupado por nadie. — concluyó Kneck y todos asintieron solemnemente.

 

— Te llevas un gran hombre. — Bell tocó el hombro de Ágate y este se sonrojó.

 

— En realidad aun no puedo aceptar el hecho de que mi hermanito se case con este cachorro súper desarrollado. — dijo Sykes con el ceño fruncido.

 

—¡Hey, mira que soy tu tío! — chilló Noa.

 

Todos rieron en la sala.

 

— Ben y yo vamos a dormir. — WRy se disponía a partir cuando vio que el cachorro no estaba con Sykes con quien le había dejado unos momentos atrás, se alarmó notablemente al no encontrarlo pero fue tranquilizado por la voz de Bell quien le dijo que no se preocupe, que el pequeño estaba con Knech. Miró hacia donde estaba el prontamente emperador. Sentado en uno de los sillones de la sala, de manera recta y observando fijamente al cachorro en su regazo. Al parecer el cachorro había tomado gusto de él y se había quedado dormido allí. Algunos miraban extrañados la escena y los hermanos lo veían como lo más tierno jamás visto.

 

— Si eso es con Ben. ¿Qué será cuando quedes encinta? —  Vine no pudo evitar el comentario y salió riéndose de la sala seguido por un cansado Burke que solo sonreía ante las travesuras de su consorte.

 

— Me recuerda a Bell cuando era un cachorro y hacia lo mismo con él. Era su almohada favorita y su refugio de nuestro padre, bueno lo era para todos. — Roderick comentó causando aun más extrañeza en los rostros de los demás mientras sus hermanos asentían, Bell se sonrojaba y Knech le miraba molesto. — Ok, me callo. — dijo tranquilo ya que estaba habituado a esa mirada y no causaba miedo en él pero los demás se estremecieron. Sykes tomó al pequeño y junto a WRy salieron de la sala. Los demás se despidieron e hicieron lo mismo.

 

%%%%%%%%%%%%

 

Esa noche Sheng no podía dormir pensando en lo acontecido durante la semana y en la disyuntiva del mañana, ya que al día siguiente se oficiaría la ceremonia de coronación que le reconocería como el nuevo consorte imperial y a Knech oficialmente como emperador. Intentaba no preocuparse pero la cercanía del cuerpo del azabache le despertaba algo en su cuerpo y empezaba a sentirse muy cómodo allí, cosa que le perturbaba. Esa noche tuvo que dormir junto a su esposo ya que aun no había obtenido el condenado mapa y lo habían llevado hasta allí. Sintió el cuerpo junto al suyo acercarse mientras dormía y utilizar su pecho como almohada, tuvo que resignarse a tener al azabache sobre él, gracias al cielo que todo estaba oscuro, pero le preocupaba que en cualquier instante llegara el momento de consumar la unión, cosa que no habían hecho aun y le tenía preocupado sobre manera.

 

Sintió como algo le recorría por su abdomen, eran unas manos cálidas. Abrió los ojos y asombrado divisó la silueta aquella que se presentaba en sus sueños y se preguntó si era real, esa mirada azabache tan intensa. Vio en sus movimientos cómo la silueta frente a él se desvestía poco a poco y se incorporaba sobre él sentándose sobre su estómago y no pudo evitar dejar salir un gemido cuando su pelvis rosó con la suya.

 

 

Continuará…

 

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios