¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

Martes 1° de Noviembre de 1938 - Habitaciones del Profesor Potter, Hogwarts

08:20

.

Tom despertó lentamente, sintiéndose muy cómodo, cálido y mullido. Sin ganas de despertarse soltó un suspiro. Se preguntó que lo había despertado, entonces volvió a escuchar ese ruido, era como una alarma... pero Tom no tenía alarmas. Frunció el ceño y algo de movió en la cama y la alarma paró. Abrió los ojos al comprender que si ''algo'' se movió en la cama, había ''algo'' en su cama.

Pero por supuesto, al abrirlos descubrió varias cosas que no calculaba. Primero, no estaba en su cama. Segundo, no podía moverse. Tercero, la razón por la que no podía moverse es porque su profesor de Defensa lo rodeaba por completo con su cuerpo. De alguna manera en la noche Harry se había volteado llevando a Tom con él, enterrando la cabeza en el cuello del pequeño y capturando una de sus piernas entre las suyas.

El más joven sintió el calor de su cuerpo incrementar, podía sentir la respiración a través de los labios entreabiertos de Harry golpeando en su cuello. Se sorprendió un poco al no estar entumecido por tener que soportar el peso del mayor, pero se dio cuenta que en realidad, a pesar de su tamaño, no era alguien robusto, y no pesaba tanto como debería.

Miró hacia arriba y vio unos números brillando. 08:23. Un conjuro de tiempo, la palabra de comando era "Tempus" según recordaba Tom. "¡Demonios! ¡08:23!" se había quedado dormido de nuevo. De alguna manera Harry tenía ese efecto en él, no que no estuviera agradecido de poder dormir bien y sin pesadillas, pero no quería llegar tarde a clases.

Intentó zafarse del agarre, pero con un gruñido Harry lo atrapó contra su pecho, no que Tom estuviera muy incómodo con ello...- Harry... Harry. ¡Harry! -insistió intentando despertarle.

-Mhnnnn -se quejó el mayor.

-Tengo que ir a clases. Y probablemente también tú.

Un gruñido largo y gutural. Y a regañadientes un hermoso ojo color verde se abrió, clavándose en su alumno. La mirada pasó al pecho desnudo. Tom se sonrojó preguntándose que tanto recordaba el otro. El ojo se cerró y Harry se hundió más en la almohada- Deberías tomar un baño... -dijo señalando dejadamente a una pared donde había otra puerta oculta que se abrió apenas.

Tom asintió yendo hacia el baño, a pesar de haber estado varias veces en las habitaciones de Harry, nunca había visto el baño, en el orfanato no podían ir a cualquier hora, por lo cual se había acostumbrado a ir sólo dos veces al día.

El baño continuaba el piso y las paredes del dormitorio, tenía un lavatorio con armario incluido y un gran espejo. Había una estantería con toallas, jabones, esponjas y lociones para el cabello. Había también un inodoro y al fondo una gran piscina de mármol. Al costado había unas grandes canillas que parecían para llenar el baño. Tom pensó que trataban bien a los profesores en Hogwarts.

Se agachó y abrió la canilla caliente y luego la fría, los torrentes de agua surgieron como cataratas, inundando rápidamente la piscina, con curiosidad abrió una tercera y surgió un torrente de espuma, oliendo a lirios. Cerró el agua fría y dejó que se llenara más con la caliente para luego cerrar todas, sacarse la ropa interior y meterse. Con un suspiró relajado se hundió en el agua caliente. Pensó en la hora y se dio cuenta de que desde que se fue a dormir dejó su varita completamente olvidada. Le preocupaba un poco tener tanta confianza en una sola persona, aunque si por varitas fuera, Harry le vencería en un pestañeo.

Comenzó a frotarse el cuerpo, aprovechando el lujo de un baño de inmersión, los baños en las salas comunes de las Casas eran duchas y eran comunales. Tom se bañaba a las apuradas y cuando todo el mundo dormía para que nadie le viera. Escuchó algo en la puerta y se giró.

Harry entró con un gruñido, con una mano en la cabeza y los cabellos en la cara. No se había vestido aún. Fue hacia el lavatorio y se agachó rebuscando en el armario, dejándole a Tom una interesante vista de su trasero, el niño miró hacia otro lado sonrojado. Finalmente encontró lo que buscaba y bebió con cara de asco una poción para la resaca. Se inclinó sobre el lavatorio y mojó su rostro. Miró a Tom- ¿Te molesta si me meto contigo?

Tom abrió mucho los ojos, quiso decirle que sí, que le molestaba. Que le dejara solo. Pero sólo pudo negar con la cabeza, sonrojado, bajando la cabeza. Vio la ropa interior de su profesor caer al suelo y no fue capaz de levantar la vista, sino que la clavó en la espuma hasta que Harry se metió con él. En ese momento estuvo más que agradecido que la espuma tapaba tanto su cuerpo como el de Harry.

El profesor tomó una esponja y la hundió en el agua antes de acercarse a Tom y pasársela por la cara- Lamento lo de antes, creo que te estaba asfixiando, no acostumbro a dormir con nadie.

Tom negó con la cabeza- No. Estaba... bien -respondió el pequeño con timidez mientras Harry colocaba algo en su cabello y lo frotaba, produciendo espuma. El mayor le sonrió y enjuagó su cabello.

-Ven, voy a enjabonarte la espal... -Tom se quitó bruscamente y Harry entrecerró los ojos- ¿Tom? -pero el niño simplemente se abrazó a sí mismo.

-No, gracias, estoy bien.

Harry avanzó hacia él y lo giró, el agarre en el hombro del niño se volvió cruelmente fuerte. Tom comenzó a temblar, sabía lo que Harry estaba viendo, no quería que lo viera, a lo largo de su espalda la palabra MONSTRUO estaba grabada para siempre. Su profesor lo soltó con brusquedad y salió de la piscina, y luego del baño, mojando todo el piso en el camino. Tom empezó a temblar más violentamente. Salió de la piscina, y se envolvió en una toalla.

Harry lo había visto, había visto lo que era, era débil, estaba manchado, golpeado, las marcas estaban en todo su cuerpo, pero esa era la peor. Y ahora él también se iría. Finalmente se había dado cuenta de lo que era. El hilo de pensamientos fue cortado por Harry entrando en la habitación con aire furioso. Tom nunca le había visto tan enojado. Odio, había odio en sus ojos. Sintió que los ojos empezaban a picarle con lágrimas, ahora lo echaría, le diría que no volviera...

Se quedó desconcertado cuando el ojiverde le obligó a tragar una poción, que no había notado que traía en la mano. Casi se ahoga, por lo que no pudo evitar tragarla. Con horror pensó que sería una poción para que olvidar, no quería olvidarse de Harry, pero así sería más fácil que él no lo molestara.

Harry le arrancó la toalla al niño tembloroso y lo alzó en sus manos- Mira al espejo, Tom -ordenó. El niño estaba de espaldas por lo cual vio las palabras con entera claridad, bajó la mirada, Harry no necesitaba humillarlo de esa manera- Sigue mirando -ordenó de nuevo y mientras una lágrima caía por su mejilla se obligó a mirar. Entonces sintió los labios de Harry besando el lugar por donde la lágrima se deslizaba, recogiéndola. Sus ojos se abrieron mucho, sin comprender y entonces vio en el espejo como la palabra MONSTRUO comenzaba a desvanecerse. Se miró a sí mismo y las cicatrices del pecho y los brazos se desvanecían también. Incrédulo volvió a mirar el espejo y todas las cicatrices terminaron de desaparecer.

-Yo tenía una igual en el pecho... mi tío la hizo cuando tenía 13 años, en el verano, con un cuchillo de la cocina -susurró el mayor.

Tom soltó un sollozo ahogado y tiró las manos por el cuello de Harry abrazándolo fuerte. El mayor sonrió dulcemente y lo abrazó con la misma intensidad contra sí, los dos completamente ajenos al hecho de que estaban desnudos y chorreando. Entonces Tom se separó con ojos brillantes de lágrimas retenidas y se inclinó a depositar un beso muy suave en la mejilla de Harry. No hubo palabras, simplemente se miraron y ambos comprendieron el "Gracias" y el "De nada" que había en la mirada del otro.

Harry se separó con un suspiro y convocó su varita para luego golpear a ambos dejándolos secos. Con otro golpe vistió a Tom que dio un pequeño sobresalto ante eso-¿Qué materias tienes ahora? -preguntó Harry poniéndose la ropa interior a la manera muggle, no notando el intenso sonrojo de su alumno por estar muy ocupado acomodándose.

-Encantamientos y luego Historia.

-Mh... agarra pergamino y plumas de mi escritorio -dijo antes de salir con rapidez del cuarto, al salir Tom vio la hora y notó porqué Harry estaba apurado, era casi la hora. Cuando pudo agarrar los materiales necesarios Harry le encajó una tostada en la boca y le metió una bolsa de galletas en el bolsillo, para luego ponerle su libro de Encantamientos en las manos- Ve.

Tom dudó un momento antes de asentir y salir apresuradamente. Dándole un mordisco a la tostada.


Martes 1° de Noviembre de 1938 - Gran Salón, Hogwarts

12:29

.

Tom lo estaba esperando, como buen depredador podía oler el ataque antes de vivirlo, y sabía que Malfoy no se retendría por mucho tiempo. Para Abraxas, Tom era una espina clavada en el costado, el único problema era que todavía no entendía con quién se estaba metiendo.

-Así que, Riddle. ¿Buena noche con el profesor Potter? -arrastró el rubio.

Tom sonrió, los otros Slytherin de primero lo miraron sorprendidos, nunca lo habían visto sonreír, pero no era una sonrisa común, era una inquietante, ligeramente maníaca- Excelente -respondió con voz sedosa. Casi podría haberse soltado a reír a carcajadas al ver al gran sangre pura boquear como pez fuera del agua.

-¿Te ahogas, Malfoy? Es lo que pasa cuando las palabras nos quedan muy grandes y no tenemos con que respaldarlas. Cuando crezcas y tengas las agallas suficientes para decirme en la cara que soy la puta del profesor, te estaré esperando, pero me temo que las consecuencias no serán agradables. Mientras tanto puedes seguir dándote aires de importancia en un cuarto lleno de niños de tu edad, mientras les cuentas tus suposiciones de las cuales no tienes ninguna prueba, patéticamente metiéndote a cuchichear sobre la vida de otros como una burda mujer de conventillo -le dijo con un engañoso tono suave.

Las chicas se comenzaron a reír entre ellas, y Minkar sonrió antes de comentar- Parece que alguien te oyó -al rubio que no sabía que decir, totalmente fuera de su medio. Y en una mesa llena de Slytherin no puedes esperar que nadie te lance un salvavidas, si no sabes nadar, aprendes por la fuerza o te ahogas, es la ley de la selva.

-Eres sólo un sangre sucia -respondió el rubio platino de manera venenosa.

-Vaya novedad, sin embargo es culpa de mis padres, no mía. Por otra parte tu pobre desempeño en clase y tu falta de decoro son absolutamente tus logros. Felicitaciones -oh, si pensaba que iba a poder enervarlo estaba muy equivocado, no sólo el intento era muy pobre, sino que además con la reciente desaparición de sus cicatrices gracias a Harry, el no haber visto ni pena ni asco en sus ojos... Tenía el ánimo de Tom por las nubes.

-¿Cómo te atreves? -siseó cerrando los puños.

-De la misma manera que tú te atreves a ponernos de protagonistas al profesor Potter y a mí en tus shows mentales. Realmente, Abraxas, si quieres material para desahogarte por las noches, no me metas en ellos -alzó una ceja ladeando levemente la cabeza, ahora media mesa estaba pendiente de la conversación y las risitas bajas eran constantes. El rubio abrió y cerró la boca mientras Tom alzaba más la ceja, y finalmente se dio vuelta y se fue.

Pero la diosa de la fortuna definitivamente no estaba del lado Malfoy ese día y al intentar salir como torbellino del Gran Salón chocó plenamente con alguien que iba entrando, cayó al piso sentado y para su total mortificación al levantar la cabeza notó que era el profesor Potter quien había chocado y ahora le tendía una mano para ayudarle a levantarse mientras las risitas aumentaban en la mesa de Slytherin, para gran desconcierto de las otras Casas.

El niño obvió la mano y se marchó muy ofendido. Harry alzó una ceja al verlo marchar y se volvió hacia la mesa de Slytherin con una mirada de sospecha. Caminó entre ellos hasta el espacio vacío que correspondía a Abraxas, y totalmente anti protocolo se sentó con ellos, no hubo gran revuelo para nadie ante ellos, el profesor Potter tenía un gran desdén con las reglas, tanto las establecidas como las de sentido natural.

-Bien, ¿qué está pasando aquí? -preguntó tomando un pedazo de tarta, después de todo no había almorzado aún. Las miradas de los niños se dirigieron a Tom, y Harry lo hizo al notarlo- ¿Sr. Riddle?

-Abraxas y yo tenemos un pequeño desacuerdo, pero fue uno a uno, los demás simplemente encontraron el intercambio divertido. Conozco las reglas de los problemas entre nosotros, pero si Malfoy insiste en provocarme, no voy a dejarle que me insulte libremente y por deporte.

Harry apoyó la cabeza en una mano mientras tragaba- Cuando estaba en cuarto año -captó la atención de todos los que estaban cerca pues esperaban que lo regañara y no que le contara una historia-, Ferguson Flint me tenía arto, iba un año por encima de mí en Slytherin. El tipo era un matón, sangre pura, alto, feo, puro músculo, ni siquiera jugar al Quidditch juntos había mejorado la situación, de hecho la empeoraba, si no fuera porque él era el guardián y yo el buscador se la habría pasado intentando tirarme de la escoba.

-Un día supongo que simplemente me levanté con el pie equivocado, o tal vez es que fue la gota que rebalsó el vaso, ni siquiera sé como empezamos a gritarnos, justo en el cambio de hora para el almuerzo, en las puertas del Gran Salón. Y de pronto dijo algo sobre mi madre por ser nacida de muggles y antes de que pudiera reaccionar ya le estaba atacando con mi varita. Pero el idiota no era un matón por nada, e iba un año por encima de mí, estaba en el Club de Duelo, cosa que yo no...

-Flint terminó en el hospital por una semana, el sanador Spleen no sabía como sacarle los tentáculos babosos que le salían por toda la cara. Era un hechizo que había visto en un libro de la casa Black, nunca me había preocupado por averiguar el contramaleficio, y cuando me preguntaron por el origen del hechizo, les dije que no recordaba donde lo había leído. Es ese momento el Jefe de Casa era Corvus Figg, me odiaba y las peleas que tenía con todo el mundo le hartaban, creía que me merecía ser despreciado por no ser un sangre pura, por lo que quitó 150 puntos de Slytherin, sólo por mí, y me dio castigo de Pociones durante un mes, yo odiaba Pociones, pero el profesor Slughorn no era malo, yo simplemente era un inútil en pociones.

-Sin embargo a pesar de la negra perspectiva... de hecho yo sentía como si mi vida hubiera acabado en ese momento, quitando el obvio resentimiento por haber perdido todos esos puntos de una sola vez, los demás Slytherin comenzaron a mirarme con respeto de verdad por una vez. Ya no era tolerarme a regañadientes porque era amigo de Pollux, o porque era un buen buscador, me respetaban porque le había ganado a Flint sin un solo rasguño, el don nadie de su Casa lo había dejado en el hospital una semana.

-No es como si las cosas hubieran cambiado de un día para el otro. También recibí una invitación cordial para unirme al Club de Duelo, sin embargo la rechacé. Me sentía culpable, no por Flint, claro; me sentía culpable por los puntos que había perdido. Comencé a quedarme durante horas en la biblioteca haciendo las tareas, a leer todos los libros de clase, adelantando siempre a las lecciones y repasando una vez más antes de la hora. Empecé a levantar la mano ante cada pregunta de los profesores, por una vez sabía las respuestas, todas. Mi amiga la cual era la mejor de todas las clases estaba alucinada, pero me apoyó en los estudios y comenzó ayudarme a mejorar mis tareas a pesar de ser de Ravenclaw.

-También mejoré visiblemente en Pociones, gracias a las clases extras que recibía de Slughorn durante las detenciones, tuve unas notas excelentes ese año, y recuperé gran parte de los puntos por mi cuenta, además de atrapar la snitch en los juegos de Qudditch y así ganamos la Copa. Y con ganar la Copa, nuestra puntuación llegó justo para lograr ganar la de las Casas también. Al año siguiente entré al Club de Duelo y al Slug Club.

En ese punto la mesa de Slytherin estaba casi por completo en silencio, la gran mayoría absortos en la historia del profesor- ¿Sabe usted cuál es la moraleja de esta historia, sr. Riddle? -Tom lo miró expectante, tenía una idea, pero quería escucharla de él- Si vas a cagarla, hazlo a lo grande y en frente de todo el colegio. Pero así como tuviste las agallas para hacerlo delante de otros, tenla para enmendar las consecuencias de tus acciones -se levantó mordiendo un pedazo más de tarta-. Tengan todos un buen día.

Cuando estaba por irse agregó- Oh, y veinte puntos menos para Slytherin por el pequeño espectáculo de los señores Malfoy y Riddle, considérenlo... un aviso -dijo con una sonrisa antes de ir a la mesa de profesores a sentarse al lado de un consternado Slughorn que se apresuró a preguntarle si había problemas en su Casa.

Detrás de sí había dejado a un extenso grupo de adolescentes con las hormonas revolucionadas, chicas y chicos deshechos en suspiros, totalmente atontados con el carismático profesor. Y había que decir que Tom no era menos, Harry sin duda tenía una forma entrañable de ser.


Lunes 12 de Diciembre de 1938 - Aula de Defensa Contra las Artes Oscuras, Hogwarts

14:07

.

-Bien, ahora todo cierren los libros y vayan pasando en orden alfabético, hoy vamos a ver como les está yendo con el encantamiento escudo. Primero... bien sr. Lestrange, muéstrenos que tiene allí... Oh, bueno, ha logrado mantenerlo un poco más que la última vez, pero me temo que necesita practicar un poco más... Oh srta. Longbottom, ya casi lo tiene, dentro de un poco más creo que podremos probarlo contra un hechizo... Mmm sr. Lupin, me temo que no ha practicado mucho desde la última vez... Muy bien sr. Malfoy, ha usted practicado sin duda, pero me temo que su escudo es demasiado delgado para poder sostener un ataque, necesita imprimir más poder cuando lo hace...

Cuando llegó el turno de Moody pudo sostener un escudo más grueso que el de Malfoy. Harry lo miró con ojo crítico para luego enviarle una sonrisa al niño de cabellos cobrizos- Tiene talento para Defensa sr. Moody. ¿Lo ponemos a prueba? -el niño asintió ceñudo. Harry hizo un movimiento de varita, sin palabras el hechizo blanco surgió de la varita he hizo añicos el escudo. Harry se rascó la nuca- Ahhh una lástima, siga practicando sr. Moody, cinco puntos para Gryffindor -el alumno asintió y comenzó a reír.

Harry puso una carita inocente ante eso, pero sus ojos verdes vibraban en diversión. Los otros miraron al chico con los ojos muy abiertos, no era un joven exactamente gruñón, pero no solía estallar en risas. Evidentemente había sido el hechizo de Harry. Como si nada, el profesor guió al carcajeante niño a su asiento.

-Eh... ¿profesor? -dijo tímidamente Tessi Weasley.

-¿Srta. Weasley? -respondió siguiendo con su expresión santurrona.

-¿Eso fue, un encantamiento de cosquillas?

-No. Hubiera sido de color plateado de haber sido así. El Rictusempra produce cosquillas, por lo cual si alguien no tiene cosquillas, no funciona. Éste por otro lado no falla. Fue un encanto estimulante, requisito para los O.W.L.s de Encantamientos. El efecto normal es alegrar y relajar a la persona, en cambio si la exageras un poco... digamos que deja de ser malhumorado -dijo con diversión dado que el apellido del niño significaba eso mismo. Algunos pusieron mala cara ante el pobre sentido del humor del profesor, pero Harry no se amedrentó.

-¿Quién sigue? Ah, sí, sr. Mulciber... oh... bueno, siga practicando... -dijo ante el pobre intento del niño- Srta. Prince... oh, ya casi lo tiene, muy buen trabajo... Sr. Riddle... -sonrió divertido a Tom- Se ve confiado, sr. Riddle -dijo con voz sedosa y juguetona que removía algo en el interior del más joven.

-Me siento confiado, profesor.

-Entonces espero que tenga con qué respaldarlo. ¡En guardia! -y antes de que Tom subiera el escudo disparó el encantamiento estimulante. El de ojos verde-azulados con rápidos instintos de supervivencia movió la varita con un rápido y fuerte "¡Protego!" y el hechizo rebotó contra el escudo levantado justo a tiempo. Los ojos verdes del profesor sonreían con alegría y la sonrisa era salvaje- Probemos algo más fuerte. ¡Relaskio! -esta vez el hechizo estalló como una onda expansiva sobre el escudo y ambos hechizos se desintegraron.

Tom se dejó caer al piso sobre sus rodillas jadeando y transpirando. Harry había lanzado un hechizo poderoso en comparación con el primero, y Tom puso todo lo que tenía para sostenerlo. Pero al final se quebró, miró al piso con frustración y apretó los puños. Entonces una sobra se cernía sobre él y al levantar la vista vio que Harry le estaba haciendo una reverencia. Parpadeó sorprendido.

-Acaba usted de retener un hechizo de nivel de un mago adulto, sr. Riddle. Mis felicitaciones, acaba de demostrar gran poder, y control sobre éste. Nunca he visto a alguien tan joven lograr algo así, permita expresar mi admiración -se enderezó y ofreció la mano-. Veinte puntos para Slytherin por tal excelente trabajo, ha de haberle costado horas de ensayo. Cuando yo estaba en tercer año aprendí a hacer un Patronus corpóreo, los magos del Wizengamot alucinaban... me pregunto si les daría un ataque saber que a tus once años has logrado un Encantamiento Escudo firme... oh, Galatea va a estar en éxtasis.

Sin soltar a Tom con un movimiento de varita una caja de chocolate voló hacia él- Come un poco, te ves desgastado. Es lo malo que tiene aprender encantamientos avanzados, tu magia no está totalmente desarrollada para ellos -quitó los cabellos de la frente de Tom en una caricia, para luego volverse a la clase-. Pero en caso de ser atacados, un ataque real, un encantamiento de cosquillas no les va a ayudar mucho. Ustedes son los más indefensos, apenas empiezan a conocer su magia y sus cuerpos son demasiado pequeños para poderse defender físicamente. Hay gente que me puede llamar paranoico, pero siempre hay algo allá afuera que puede dañarlos.

Tom terminó su chocolate y se separó para ir a su asiento- Bien, los sres. Weasley... -a Tessi le fue mejor que a Bilius.

-Profesor -llamó Minkar antes de que Harry pasara a otro tema-, ¿qué hubiera pasado si el escudo de Tom no detenía su hechizo? ¿qué era?

-Si no retenía el hechizo y yo no hacía nada por ayudarlo, probablemente habría terminado estampado contra la pared por la fuerza del impacto. Es un hechizo de onda de choque, cuanto más fuerte, más empuja al oponente. Pero puedo hacer el Arresto Momentum sin palabras, hubiera detenido el movimiento de Tom antes de que se dañara. Ahora bien, como vimos anteriormente en el libro, los kappas llevan sus reservas de agua en la cabeza... -la risa de Moody sacó de onda a Harry quien con un movimiento de varita le lanzó un encantamiento calmante para quitarle la euforia, notó al niño relajarse visiblemente.

-La forma de vencer a un kappa es deshacerse de su agua, esto bien puede ser logrado con... -la campana los interrumpió- Oh, bueno, continuaremos la próxima clase -hubo algunos murmullos de descontento que hicieron reír a Harry que se llevó una mano al corazón-. Oh, me siento halagado. Cuando yo asistía a Hogwarts me alegraba de escuchar la hora de salida -dijo divertido-. Para la clase que viene investiguen y tráiganme ideas de como lograrían vencer la kappa. Los que sean ingeniosos y sea algo que pueda lograrse tendrán puntos para sus casas. Pueden irse. Sr. Riddle, por favor, quédese un momento.

Tom asintió, vio salir a Abraxas con los puños apretados de resentimiento por el éxito de Tom. Mientras Harry fue a corroborar que Moody ya estuviera bien. Entonces cuando la clase quedó vacía excepto por ellos dos Harry se volvió al niño- ¿Me acompañas a mis habitaciones, Tom?

El niño asintió sintiéndose ligeramente tímido y caminaron en silencio. Cuando la puerta se cerró tras ellos se vio de pronto presa en un abrazo muy efusivo- ¡Oh, Tom! ¡Eso fue increíble! ¡De verdad lo hiciste! ¡Estoy tan orgulloso de ti! -le dijo Harry en medio del abrazo, Tom sintió un increíble calor en el pecho ante sus palabras, todavía era un poco irreal para él, pero se dio cuenta de que su profesor se había estado conteniendo todo ese tiempo de demostrar su efusividad.

-Esto hay que celebrarlo -dijo con una gran sonrisa, soltándole y yéndose a la cocina para volver con Whisky de Fuego y Cerveza de Manteca para tomar, y galletas bañadas en chocolate blanco para picar. Tom, que a esa altura era fan de la comida de Harry fue de inmediato a agarrar una, poniendo los ojos en blanco de placer al probarla, sin duda casera y de Harry.

El ojiverde se sentó con una gran sonrisa y le tendió el vaso a Tom para brindar- Por el alumno más talentoso y encantador que haya tenido el placer de enseñar -las mejillas del menor se encendieron y bebió tímidamente de su bebida-. Tienes que haberte esforzado mucho, te mereces un premio.

-¿Puedo quedarme contigo esta noche? -preguntó esperanzado.

-¿Oh? Hubiera jurado que ibas a pedirme que te enseñara algún otro hechizo avanzado...

-Bueno... es que... -miró hacia abajo- Cuando dormí contigo no tuve pesadillas.

Harry comprendió, él también solía tener pesadillas de chico, en especial de tío Vernon con el cuchillo, cuando le pegaba... sus mayores miedos solían venir de noche y en sueños. Cuando estaba por completo desamparado, sin poder despertar. Trajo a Tom sobre su regazo y lo abrazó contra sí. Sus manos se movieron por la espalda del niño, estrujándolo contra sí, sin darse cuenta la manera posesiva en que había comenzado a hacerlo.

Sin embargo algo de consciencia tenía de que se habían convertido demasiado íntimos, y por eso había esperado a estar en sus habitaciones para abrazarlo. Simples caricias estaban bien en público, pero él quería sostenerlo contra sí y no dejarlo ir, quería mimarlo y protegerlo de todo- Claro que sí, Tom.

-Y quizá... ¿también un hechizo? -murmuró esperanzado haciendo reír a Harry.

-Los que quieras, Tom -el niño sonrió contento y echó los brazos alrededor del cuello de Harry.

-Entonces quiero aprender el hechizo silenciador -Harry entendió que Tom quería silenciar las cortinas de su cama-. También me gustaría aprender un hechizo de limpieza -Harry alzó una ceja y lo miró de forma calculadora. Tom se sonrojó- ¡No es lo que estás pensando!

Harry se echó a reír- Ya estás en edad, ¿no es así? Ahhh yo empecé mucho más grande...

-¡Que no es eso! -tras un momento su mirada de indignación cambió a una de curiosidad- ¿Cuántos años tenías?

Harry se sonrojó ante el recuerdo- Bueno, tal vez no era mucho más grande... Trece años -respondió abochornado.

-¿En quién pensabas?

-¡Tom!

-¡Oh, vamos! Fue hace muchísimo tiempo...

-Mhn... era un chico.

-¿Quién?

-Ni siquiera sé su nombre. Él... sólo apareció una noche... sin embargo, lo había visto a veces, en sueños... pero esa noche era real... yo me había perdido en el bosque prohibido... no estaba asustado... hasta que algo me empezó a perseguir. Creo que era un Tebo, por su capacidad de invisibilidad, nunca pude ver que me atacaba. Él apareció de pronto, me agarró y nos escondió con su capa. Me llamó por mi nombre... todo en él era increíble. Era alto, guapo... -Harry se sonrojó al ver lo que estaba diciendo y carraspeó antes de seguir halagando a ese desconocido- Había pensado que era un vampiro... no pude comprobarlo. Pero tenía sentido, su voz, su forma de moverse, su belleza, sus ojos... Cuando me acompañó a la lindera del bosque, me di vuelta y había desaparecido.

-¿Por qué estabas en el bosque?

-Fue un castigo, se suponía que debía recoger unas flores lunares con el profesor de CCM pero me perdí. Fue la noche de Halloween, no fue realmente tan mala en conjunto, pero realmente la pasé mal.

Tom recordó que Harry le había dicho que siempre le pasaba algo malo en Halloween- Así que... Simplemente fuiste a tu habitación y...

Harry se sonrojó- No exactamente, no podía dormir bien durante las noches, mi cicatriz me picaba y ahora la persona en mis sueños tenía formas más definidas... y bueno, era más activo... Al fin y al cabo terminé necesitándolo.

-Si soñabas con él quiere decir que lo habías visto antes... -razonó el niño.

-Lo sé, sólo no puedo recordar donde ni cuando...

Bebieron en silencio y Harry se quitó la túnica habiendo entrado en calor por la bebida- Así que el encanto silenciador... de limpieza... ¿algo más?

-Creo que con esos estoy bien por hoy. También tengo interés en el encantamiento convocador...

-Bien, entonces, ¿quieres empezar? -Tom asintió y Harry acomodado en el sillón con el vaso de Whisky de Fuego comenzó a darle la teoría del encantamiento de silencio.

Notas finales:

Notas del Autor:

Les gustó? Antes de que me digan que cómo Harry no vio antes las marcas de Tom... Todos los niños tienen cicatrices, y Harry la primera vez que lo ve desnudo estaba borracho y somnoliento. Tom no se acordó de ese pequeño detalle por la "emoción" del momento. Cae en la cuenta sólo cuando Harry nombra su espalda. A veces nos pasa que tememos que alguien vea algo pero con la emoción del momento no te acuerdas ni cómo te llamas.

Para los que querían más clases de Harry, ahí tienen otra XD

Respecto al cuadro... FELICITACIONES, uno de ustedes adivinó! Pero no voy a decir quien XD Seguro que os dais cuenta cuando aparezca.

Respecto a todos los que están a la espera de Dumbledore... sólo puedo decir que algunas preguntas serán respondidas en el/los caps que encierren las vacaciones de invierno.

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios