¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:

Un cap un poco más largo de lo habitual y con una escena muy especial para agradecer los más de 100 reviews que he juntado entre SH y FF. Gracias a todos por el apoyo que le dan a este fic!


Miércoles 7 de Septiembre de 1938 - Habitaciones del profesor Potter, Hogwarts

21:32

.

Tom había tenido clases de Transfiguración por la mañana, y de Herbología y Encantamientos después del almuerzo. Tenía Astronomía a la medianoche y Harry le había propuesto después de cenar si no quería pasarse por su cuarto para hacer tiempo.

Esta vez se sentaron en la sala de estar de sus habitaciones y Harry le había hecho esperar mientras abría una puerta camuflada en la pared al lado del hogar, que daba a una cocina. Unos momentos después salió con una bandeja con tazas de té y galletas. Cuando los puso en la mesita explicó que el té era de miel con canela, gusto que Tom nunca había escuchado, y las galletas tenían chips de chocolate, las cuales había cocinado Harry.

Eso animó completamente a Tom a comerlas, que por cierto, había devuelto la caja vacía el fin de semana habiéndose olvidado en su primer encuentro y le había dicho a un sonrojado profesor lo increíblemente bien que cocinaba. Estaba lleno, pero en cuanto probó las galletas hizo un sonido de contento, Harry también era muy bueno haciendo cosas dulces. Tomó un trago del té e inmediatamente amó ese sabor. Realmente, si Harry cocinara para él todas las comidas, en unos pocos meses saldría rodando.

Miró el retrato, de nuevo estaba vacío-¿De quién es? -preguntó con el tono que Harry había aprendido a reconocer como curiosidad.

-¿Mn? Ohh... cuando le veas le puedes preguntar -Tom hizo algo muy parecido a un puchero que hizo sonreír a Harry.

-¿Cómo es que los retratos se mueven?

-No tengo ni idea -Tom lo miró con los ojos muy abiertos, era la primera vez que Harry no sabía responderle a una de sus preguntas-. La verdad es que nunca lo busqué, es un trabajo que hacen los mismos pintores. Sé que las fotografías se bañan en una poción.

Tom asintió, esa iba a ser su siguiente pregunta. Luego le preguntó como habían ido los primeros años de Hufflepuff y Ravenclaw con el encantamiento escudo y Tom se enteró que los que habían logrado aparecer el escudo habían sido Miriam Diggory de Hufflepuff, Bartemius Crouch y Anne Troy de Ravenclaw, aunque ninguno lo había logrado mantener. En ese momento apareció Scylla por la espalda de Tom, y le comentó que Harry le había dicho lo bien que lo había hecho en la clase, "demostrando el conocimiento digno de una cría de serpiente y dejando a los otros al nivel del piso" según las palabras de la criatura.

Tras eso preguntó quien había ganado la carrera. Harry relató muy divertido que él les había ganado a pesar del enorme esfuerzo de sus alumnos, pero que les había dicho que sólo escribieran 20 centímetros. Les tuvo que dar un descanso y los elfos les trajeron agua, dado que había sido una buena corrida y luego comenzaron la clase.

El pequeño Slytherin se mostró muy interesado e insistió para que le contara como hacían la práctica. Le contó que les había dicho formar dos grupos de la misma cantidad de personas. Ellos mismos eligieron a su capitán de equipo que habían resultado ser Mcgonagall y Cuffe, desde la clase anterior habían tenido que preparar una estrategia secreta para el otro equipo. No podían usar nada demasiado serio, el equipo que ganara obtendría puntos por desempeño, así que la idea era hacerlo rápido y con el menor daño posible para tu propio equipo, de modo que no tuvieran bajas.

Le dijo que a lo largo del año tenían prácticas de ese tipo, y que el año pasado los séptimos años estaban tan encantados con ella que se volvió una actividad extracurricular para poder hacerla más seguido, y los capitanes venían a discutir las tácticas en las horas libres. Era una actividad que sólo hacía con 6to y séptimo, y después de las batallas tenían la tarea de realizar en equipo un pergamino con las observaciones de lo que estuvo bien y lo que estuvo mal en la batalla, que luego eran analizados en clase.

Harry también les enseñaba a utilizar sus habilidades en el campo de batalla y las estrategias se volvían más complicadas, ya que los pocionistas preparaban pociones para el equipo, el especialista en herbología de pronto tiraba una planta rara al equipo contrario... había que decir que Tom no sabía quien se divertía más, si Harry o sus alumnos.

Entonces su profesor le preguntó como le había ido a Tom en la práctica de vuelo, y cuando Tom le dijo, Harry con una gran sonrisa le dijo que entonces tenían que volar juntos antes de que se acabara el año escolar. Después de eso, le comentó que Dumbledore le había dicho que pudo transformar el fósforo en un alfiler, Tom se sorprendió ante eso y se preguntó las razones del viejo, el ojiverde halagó al más pequeño y le dijo que él no había logrado ningún cambio en su primera clase de Transfiguración.

Entonces se hicieron las 11:30 y Tom tenía que irse a Astronomía, empezaban a la media noche, pero ellos estaban en las mazmorras y dicha clase era en la torre más alta de Hogwarts, había que subir muchas escaleras. Tomó una galleta más en la boca pensando que eran un vicio y Harry le ofreció si se quería llevar, algo tímido el niño asintió y llegó a Astronomía con una bolsa llena de galletas con chispas de chocolate en el bolsillo.


Sábado 9 de Octubre de 1938 - Los Jardines, Hogwarts

16:15

.

Tom estaba bajo un árbol para tapar el sol, en sus piernas tenía apoyado el libro de Transfiguración pero sólo lo usaba de apoyo para el pergamino. No estaba haciendo tareas, como siempre las tenía terminadas, estaba trabajando en los detalles del dibujo de Harry que había empezado un día en clase de Historia de la Magia. Le había tomado cariño al dibujo y se había tomado el tiempo de hacerle los detalles a todo lo que entraba en el pergamino. En ese momento estaba marcando el escudo de la familia Potter.

-¡Wow! Vaya dibujo... -una voz femenina sobresaltó a Tom que casi raya el pergamino con la pluma del susto. Al girarse vio a una mujer de cabellos largos y dorados, y ojos verde descolorido. Tenía una túnica negra con el escudo de Hogwarts en el pecho y encima llevaba una capa bordó. Recordaba haberla visto en la mesa de profesores, profesora de una de las materias que Tom no tenía.

-Lo lamento, no era mi intención asustarte. Mi nombre es Lucinda Thomsonicle-Pocus, soy la profesora de Arte. Silvanus y Herbert me mostraron tus dibujos para las tareas de Cuidado de las Criaturas Mágicas y Herbología -anunció con algunos pergaminos en la mano, presumiblemente las tareas de Tom-. Cuando los vi pensé que eras bueno dibujando, pero ahora me doy cuenta que estaba completamente equivocada -Tom frunció el ceño- ¡Merlín a bendecido tus manos! Después de ver ese dibujo tuyo estoy segura de que podrías hacer maravillas con los materiales adecuados. Por favor, estás dibujando con una pluma y sobre pergamino -la mujer parecía horrorizada-. Pero cuando te unas a las clases de Arte...

-No estoy interesado -soltó Tom secamente recogiendo con rapidez sus cosas y comenzando a alejarse sin más. Pero nada es tan simple en la vida, una vez que había visto su dibujo, estaba condenado.

La profesora lo siguió con una brillante sonrisa, como si Tom no la acabara de rechazar. De hecho, una sonrisa ligeramente malvada sobrellevó esa y le dio muy mala espina a Tom- Tus dibujos para las clases no son nada comparados con cuando dibujas con el corazón, pero claro, para eso necesitabas estar enfocado en tu muso inspirador -el pequeño Slytherin se congeló en el lugar. ¿Qué acababa esa mujer de decir?

La mujer continuó esbozando esa sonrisa, "Seguro estuvo en Slytherin la muy perra." pensó Tom irritado- He escuchado que eres huérfano, Tom -y allí estaba otra vez, la gente tomándose lugares que no le correspondían, brevemente la comparó con Dumbledore, aunque las ambiciones de esta mujer eran muy claras y mucho más inocentes, ella lo quería en el club de Arte, en cambio el viejo... Tom no estaba seguro de qué quería, pero podía jurar que no era nada bueno.

-Eso no es ningún secreto, profesora Thomsonicle-Pocus -respondió en un tono educado pero forzado, para demostrar su molestia en la coerción recibida.

-Por lo tanto no tienes dinero... -siguió ella como si él no hubiera dicho nada. Tom alzó una ceja como diciendo "¿Y?"- Y que eres muy adjunto al profesor Potter, y visto y considerando tu dibujo, no está nada fuera de la verdad -el niño se tensó ante el tono usado para señalar su dibujo-. También sé que él está muy adjunto a ti, y hasta te permite entrada a sus habitaciones personales, que a juzgar por el dibujo ha de ser verdad -parecía regodearse ante sus propias palabras-. Dime algo Tom, ¿no crees que Harry va a comprarte algo por Navidad?

Tom parpadeó completamente desconcertado. Lo último le había tomado por sorpresa, pero ella no le dio tiempo a poner las piezas juntas, sino que siguió explicándose- Sé de muy buena fuente que cuando se trata de seres queridos el profesor Potter no se mide con el dinero, y dado que ambos son huérfanos probablemente guste de darte regalos, ¿o me equivoco? Entonces, dime Tom, ¿qué vas a hacer en Navidad cuando él te dé un regalo y no tengas nada que darle de vuelta porque no tienes dinero?

La puñalada al orgullo de Tom fue grande, odiaba sentirse impotente, apretó los puños y la mandíbula y volvió a caminar lejos de la mujer, deseando no estar tan lejos de un lugar para deshacerse de ella, como la Sala Común.

-Estoy segura de que Harry apreciaría más que nada que pudieras comprar con todo el oro de Gringotts, algo que hubieras hecho con tus propias manos... -manos como garras se agarraron de sus hombros frenándole- Piénsalo. ¿Has visto algún retrato de él? Es muy joven para eso, y al no seguir los códigos Sangre Pura, probablemente nunca se haga uno. Tú podrías ser el primero. No uno que hable, para eso le necesitarías a él, pero como sorpresa... -levantó la mano de Tom que sostenía el pergamino y lo abrió frente a él- Un retrato donde el verdadero ser de Harry se muestre de esa manera pacífica en que lo has visto tú. ¿Has pintado alguna vez, Tom?

-No -muy a regañadientes Tom se daba cuenta de que la manipulación de la mujer tenía un punto.

-Puedo enseñarte... y tendrías a tu preciado Harry en colores... podrías verlo moverse, con vida... La escuela proporcionará los materiales que necesites, un cuaderno de dibujos para bocetos que nadie necesita nunca ver, carboncillos, paños, pintura, pincel, pociones, las instalaciones... sólo tienes que aceptar... Y me vas a decir que no es romántico el hecho de que alguien haga una pintura de ti...

Tom se tensó y se giró a enfrentar a la mujer- ¿Romántico? No pretendía que lo fuera.

-No te preocupes, nadie tiene que saberlo, no es mi asunto si es completamente platónico o si realmente quieres poner una mano sobre él. Lo que a mí me importa es que él te hace crear arte, y desarrollándolo con tus deseos, hará que puedas dibujar maravillosamente mucho más que a él -puso una mano en el pecho-. Te daré mi palabra que nadie se enterará por mí de las sospechas del objeto de tus deseos, ni de donde proviene tu inspiración, ni a quién te gusta pintar.

Toda buena serpiente sabía cuando estaba acorralada, y sólo le quedaba algo por hacer, sacar lo mejor de la situación- No voy a ser un miembro del club, si me quiere enseñar lo hará cuando no está en el club, sólo usted y yo. No le dirá a nadie que me gusta pintar o dibujar, lo mantendrá como un secreto.

-Necesito decirle al Director por tus fondos.

-Nadie más.

-Estoy segura que puedo convencerlo de que guarde el secreto -dijo con aires de gran estrella.

-Bien. Proponga un día y horario, pero si en ese momento no estoy de humor y deseo saltearme uno o más días no comenzará a coaccionarme con decirle a nadie.

-Nunca presionaría a un artista -Tom resopló-. Yo estaba intentando que vieras razones, querido. El club de Arte está disponible sábados y domingos, ¿qué te parece el sábado después de la cena? Los domingos pueden quedar si necesitas algo más. Respecto al aula... Hogwarts tiene muchas libres, estoy segura de que al Director no le molestará desempolvar una.

Tom asintió secamente y volvió a retomar su camino. La profesora esbozó una sonrisa como la del gato de Cheshire, y unas horas más tarde cuando en la cena se cruzó al profesor Potter, con una gran sonrisa lo abrazó diciendo que era tan bueno verlo, toda una fuente de inspiración. Harry por supuesto que no entendía nada, la miró como si estuviera loca, y luego miró a sus compañeros de trabajo que se encogieron de hombros.


Sábado 16 de Octubre de 1938 - Segunda Sala de Arte para uso exclusivo de Tom Riddle, Hogwarts

20:55

.

Y la mujer había cumplido con lo prometido a Tom y más, le había dado un block de hojas muy especial, había sabido reconocer los problemas y reticencias de Tom y se había esforzado al máximo por complacerle, el block era mágico y agregaba nuevas hojas en blanco a medida de que eran dibujadas, aunque siempre parecía tener el mismo grosor. Pero lo impresionante era que el dibujo de la tapa, Tom estaba casi seguro que era un Nundu, aunque cualquier muggle que le viera diría que era un leopardo, hacía de guardián del libro y podía aceptar una contraseña al igual que los retratos y no se abriría sin ella.

Tom esbozó una sonrisa sardónica ante ello, iba a poner una contraseña en Parsel, no había forma de que nadie nunca lo abriera excepto Harry, o Scylla, pero no iba a dejarles a ellos saber la contraseña, menos que menos a Harry. No necesitaba pensarlo mucho, cuando era una contraseña en un idioma que sólo dos personas en el mundo pueden hablar no necesitas ser muy original, así que acercando los labios al libro susurró "Harry" en Parsel. El Nundu rugió en acuerdo y Tom hizo la prueba de intentarlo abrir sin ella, cosa que no logró y luego diciendo la contraseña que se abrió solo.

Las hojas eran suaves y cremosas, y enviaron un escalofrío desde las yemas de los dedos hasta su columna. Nunca Tom había estado ni cerca de un libro así antes. Además de eso había recibido dos juegos de carboncillos, seis de ellos negros de distintos grosores, eran para dibujar, los otros catorce eran para pintar, los colores básicos del círculo cromático más blanco y negro (rojo, rojo anaranjado, naranja, amarillo anaranjado, amarillo, amarillo verdoso, verde, azul verdoso, azul, azul violáceo, violeta, rojo violáceo).

Todos estos nunca se gastaban y nunca necesitabas sacarles punta, venían también con una goma de borrar que distinguía entre colores y negro, teniendo un extremo para borrar cada uno, y nunca se desgastaba. Todo eso venía con un estuche mágico para guardarlos, que cuando se abría colocabas de un lado los seis para dibujar y la goma y del otro los demás, todos con la punta hacia arriba, y cuando lo cerrabas era una caja cuadrada y chata, no más grande que un espejo de bolsillo.

El cuarto estaba equipado con dos catres para cuadros, un escritorio de trabajo, un armario con paletas, pinturas, pinceles, paños y marcos.

Tom miró a la profesora cuando terminó de ver lo que había para él, y como bien sabía nada venía gratis, excepto si era de Harry, y no quería nada gratis que no fuera de él. Y esa mujer menos, puesto que lo había presionado para estar ahí, y aunque el resultado fuera bueno, su orgullo se revelaba- ¿Y qué me va a costar esto? ¿Qué quieres a cambio?

La mujer estudió al niño unos momentos y se dio cuenta de que quería saldar la deuda ahora para no quedar luego, típica actitud desconfiada de auto-preservación. Pero decidió que podía sacar algo de ello- Muy bien, vas a tener que mostrarme tu cuaderno de dibujos cuando te lo pida, no vas a restringirte a dibujar nada sólo porque yo voy a verlo luego, no me estarías pagando entonces, quiero ver tus deseos, tus secretos, y la única manera es que no te restrinjas. Pero a cambio te prometo que nadie sabrá lo que vi, es un gusto de artista, nos gusta ver el alma en los trabajos íntimos de otros, y créeme, no dibujarías nada que yo no haya visto antes de otros camaradas, todos tenemos un block de dibujo para desahogarnos. Eso y si alguna vez necesito ayuda con algo puramente artístico me ayudarás, una vez, no más.

Tom apretó los dientes, la rubia no estaba pidiendo poco, pero tampoco estaba dando poco. Tom podría conseguir todas esas cosas de otras maneras, pero siempre significaba sacrificar algo, y de alguna manera sentía que en ésta era como si realmente estuviera pagando el precio de lo obtenido y no iba a quedar en deuda con la mujer, como ella hubiera arreglado con Dippet era problema de ella y no de Tom- Muy bien, trato hecho -asintió con seriedad y ella aplaudió con una sonrisa.

-¡Espléndido! Ahora vamos a comenzar con nuestra clase... tienes mucho que aprender si queremos que hagas un buen trabajo para Navidad. Oh, por cierto, la contraseña de esta aula es "Ancipitis Obsessio".

Tom fulminó con la mirada a la mujer, su latín no era perfecto, pero había entendido que la contraseña era "Obsesión Peligrosa" podría también traducirse como "ambigua" o "inestable" pero sobre "obsesión" no había otro posible significado. Primero Malfoy, ahora esa mujer... Tom empezaba a preguntarse si de verdad tenía una actitud tan... enferma hacia Harry. Pero así y todo, no podía encontrar ni un poco de preocupación al respecto.


Lunes 31 de Octubre de 1938 - Sala Común de Slytherin, Hogwarts

19:45

.

Faltaba poco para el banquete de Halloween, Tom se había quedado hablando sobre el Barón Sangriento sobre el día de su muerte. El niño no sólo había logrado hablar con el fantasma más temido de Hogwarts sino que logró que le contara su historia, una muy interesante a decir verdad, pues toda la sangre del fantasma no era suya. Cogiendo un poco de valor ante el secretismo del fantasma confesó que él había matado ya, una vez, y que en realidad no había sido un completo accidente.

El fantasma estaba completamente interesado en ello, el clima de Halloween atraía a hablar de muertes, y Tom le dijo que tenía sus razones para estar molesto con unos chicos, los llevó a una cueva cerca del mar, podías llegar a pie desde el orfanato, les tendió una trampa, quería asustarlos, castigarlos por como lo trataban siempre y se burlaban de él, de los golpes y de la humillación recibida. Y así sus deseos se vieron cumplidos, uno de ellos nunca volvió a hablar una palabra sobre nada, y del otro nunca volvieron a saber en el orfanato, puesto que su cadáver yacería en la cueva para siempre.

Y es por eso que aún cargaba con sus libros de clase e iba camino a dejarlos en su habitación, pero algo hizo que se frenara antes de abrir la puerta y en cambio se inclinó a escuchar.

-Ese sangre sucia aún no ha regresado -la voz de Lestrange, reconoció Tom.

-Seguramente está haciendo de la puta de Potter -Malfoy de burló con desprecio.

-Le envidio entonces -dijo alegremente la voz de Mulciber.

-¿Cómo puedes decir eso? -Lestrange de nuevo.

-Por favor, ¿has visto al profesor Potter? ¿Lo has visto bien? Tiene unos ojos irreales, he oído algunos de los años mayores decir que es el color del Avada Kedavra. Y su cuerpo está trabajado por los años de Quidditch y ser Auror. Es apuesto y seguramente puede hacer más que agitar la varita con sus manos. Algunas veces me recuerda a un depredador... y yo sería su presa voluntariamente.

-¿Estás loco? ¡Es un mestizo! -Malfoy de nuevo.

-Como si eso importara... apostaría a que eso lo hace más salvaje en la cama.

-Ah, por favor, eres como esa puta de Riddle, calentando su cama para recibir mejores notas. No sé que le ve Potter, ni siquiera es bonito, es pequeño y desgarbado. Quizá justamente lo tomó por ser huérfano, así no puede llorarle a nadie.

Tom no se quedó a escuchar más, dio media vuelta y salió como torbellino de la Sala Común. Malfoy no tenía las agallas de enfrentarlo cara a cara. Pero él no sería mejor si sólo entraba y le gritaba sus verdades, tenía que calmarse. Sin darse cuenta sus pies le llevaron a un lugar que visitaba a menudo. La habitación de Harry.

Siseó a la serpiente que le dejó entrar y se quedó congelado después de dar un par de pasos en la habitación. Harry llevaba pantalón y camisa negros, sin túnica, estaba sentado en uno de los sillones con un vaso de Whisky de Fuego en la mano y una botella de lo mismo en la mesa. Miraba el líquido con una mirada de tristeza que Tom nunca le había visto.

-¿Harry? -Preguntó incierto dando unos pasos hacia adelante.

El susodicho levantó la mirada hacia él y sonrió, pero todavía había un dejo de tristeza en su rostro. -Hola, Tom. ¿Necesitas algo? ¿No deberías estar yendo al banquete?

-¿No deberías estar yendo tú?

Harry suspiró -¿Qué sucede, Tom?

-No vas a presentarte en el banquete, ¿verdad? -preguntó acercándose.

-No, no voy a ir.

-Yo tampoco.

-Tom, no tienes que quedarte por...

-No voy porque no quiero. Ni siquiera estaba seguro de que estarías aquí.

Harry parpadeó- ¿Y por qué no vas entonces?

-Mis compañeros me detestan y considero propio decir que es mutuo. En estos momentos estoy muy agitado y no sería bueno presentarme ante ellos en un estado de debilidad.

Harry sonrió por el lenguaje utilizado y la idea- ¿Así que estar enojado es estar en debilidad?

-Ser presa de tus emociones es una debilidad.

Harry extendió sus brazos- Venga aquí, sr. Riddle -Tom se acercó sintiéndose mejor al escucharlo llamarle de esa manera cariñosa, era el único que lograba hacer que su apellido sonara como un apodo cariñoso. Los brazos de Harry lo rodearon y lo hizo sentarse en su regazo-. Algo de razón tienes... Las emociones pueden ser una debilidad, pero también pueden ser nuestra fortaleza. Siempre, cualquier cosa que dejes que te domine será una debilidad, pero si tú estás en control, conviviendo y conociendo a fondo tus sentimientos y las razones de ello, son una fortaleza.

El niño miró hacia él algo sorprendido, mitad por las palabras y mitad por el olor a alcohol que el hombre despedía, ese no era su primer vaso de Whisky de Fuego. La mirada azul verdosa era insistente y Harry supo que esperaba una elaboración- Por ejemplo, si yo me enojo mucho, y pierdo el control, mi magia destruirá las cosas a mi alrededor y podría dañar a quienes no deseo. En cambio si estoy enojado pero mantengo mi cabeza fría, mi magia estará vibrando dentro de mí y mis ataques serán más fuertes en una batalla. Es como la maldición Cruciatus, los magos de la luz normalmente no la pueden hacer porque usualmente es alimentada con odio, el odio ayuda a hacerla más poderosa, pero en realidad es que necesita mucha potencia concentrada, con el odio la gente hace eso inconscientemente.

-Por otro lado, cuando estás enamorado, puede ser tu debilidad la persona que amas, porque alguien podría ponerla en peligro como medio de llegar a ti. Pero a la vez puede ser tu mayor fortaleza en muchos sentidos, harás lo que sea para salvar y proteger a esa persona, eso te hará más fuerte y persistente, esa persona será tu refugio siempre, porque su presencia te hará sentir calmo, seguro, y alejará todos los demás sentimientos de odio y tristeza, como si su presencia fuera lo único que necesitaras en el mundo.

Tom tragó saliva, esa última descripción... se sentía así con Harry, siempre. Entonces... lo que sentía por Harry era ¿amor? Pero... ¿que clase de amor? Podía tener 11 años, pero sabía que había muchas clases de amor. Aún no estaba seguro, dejaría eso para más tarde- ¿Es por eso que no sales con nadie?

Harry que estaba bebiendo en ese momento soltó un sonido parecido a "¿hn?" y bajó el vaso- ¿Quién dice que no salgo con nadie?

Tom frunció el ceño- No lo harías sin decirme.

Harry lo miró intensamente- ¿Eso te molestaría?

-Mucho.

Harry asintió y respondió serio- No salgo con nadie.

-Bien -internamente Tom sintió alivio-. Entonces, ¿es por eso?

-¿Para no ponerle en peligro? No. Simplemente, no he encontrado a la adecuada.

-O adecuado -sugirió Tom.

-O adecuado, sí, ¿por qué no? Aunque realmente nunca he salido con un hombre...

-¿Por qué?

-Porque no me sentía atraído.

-¿Y sí te sentías atraído a las mujeres con las que saliste?

-Bueno, sí, eran bonitas.

-Mnh, así que eres de ese tipo -dijo Tom en tono de conocimiento, aunque internamente, por alguna razón, estaba complacido.

-¿Tipo? ¿De qué tipo?

-De esos que no pueden tener una relación seria si no se enamoran, que casi no tienen relaciones hasta que encuentran a su persona ideal. Del tipo leal y romántico.

Harry se sonrojó- Hermione dijo lo mismo.

Tom habría mascullado algo como "genial, ahora soy comparado con un nacido de muggles" pero amaba demasiado lo que tenía con Harry para insinuar nada contra su mejor amiga- Más razones para creer que lo eres.

Harry suspiró- Pero es solitario.

-Oh, genial, ahora soy mala compañía -saltó Tom haciendo amago de salirse del regazo del hombre pero éste rápidamente lo agarró contra su pecho y enterró la cara en el cuello de Tom.

-Nunca -y le dio un beso en el cuello que hizo estremecer al niño.

Cuando Harry se apartó un poco Tom pasó las manos por su cuello y el profesor parpadeó abriendo los ojos en sorpresa, era la primera vez que Tom participaba en el contacto en vez de sólo dejarse- ¿Qué te tiene tan triste? -preguntó el pequeño en un susurro, porque estaban demasiado cerca.

Como si Harry sintiera también que levantar la voz rompería el momento esbozó una sonrisa irónica y bajó la mirada, pero sólo logró que Tom se acercara más para pegar sus frentes juntas y hacer que sus ojos hicieran persistente contacto- Hoy es el aniversario de la muerte de mis padres -susurró finalmente-. Todos los años voy y les dejo flores. Pero eso no hace menos duro el momento. Odio Halloween, cuando era chico siempre pasaban cosas malas en Halloween, como si no estuviera permitido olvidarme, como si estuviera haciendo algo malo. Sólo cuando fui mayor de edad y empecé a ir al cementerio y no a fiestas dejaron de pasarme cosas malas.

Se apartó del rostro de Tom y bebió- ¿No vas a hacer como Hermione y Pollux y decirme que beber y encerrarme no va a servirme de nada? -preguntó ante el silencio del niño.

-No, yo entiendo. Lo que voy a hacer es preguntarte si deseas que me vaya.

Harry lo miró sorprendido- No -sonrió juguetonamente y Tom sintió algo cálido extenderse por su estómago- Sabes, Tom. Hay una bebida alcohólica que es permitida para niños, poco alcohol, dulce y refrescante. Los elfos domésticos se emborrachan con ella, pero a niños he visto sólo perder inhibiciones después de unas cuantas. Normalmente los niños las prueban en tercero, en su primera visita a Hogsmeade... pero yo tengo. ¿Quieres probar?

Tom alzó una ceja ligeramente divertido, Harry tenía un serio problema con las reglas- Así que, profesor Potter, usted desea que me emborrache con usted -respondió haciendo reír a Harry-. Me gustaría probarlo -asintió con una leve sonrisa al ver que el profesor se levantaba de un salto e iba a la cocina, volviendo al poco con una botella de dicha bebida y un vaso. Cuando Harry le sirvió, Tom rellenó el vaso de Harry y se lo tendió, agarrando el suyo. Harry alzó una ceja pero lo tomó- Por Lily y James Potter -dijo Tom en señal de brindis.

Harry parpadeó sorprendido y luego sonrió entre agradecido y complacido- Por Lily y James Potter -dijo antes de que chocaran los vasos y se dispuso a hacer fondo blanco.

Tom probó la cerveza de manteca tentativamente y automáticamente le encantó. Viendo a Harry hacer fondo blanco, decidió apurar también su bebida y al tener boca pequeña la espuma quedó sobre sus labios. Harry rió suavemente ante eso y el dedo gordo rastrilló los labios de Tom, levantando la espuma y llevándosela a los labios. "Oh, Morgana, sigue haciendo esas cosas." Pensó Tom mientras su rostro enrojecía.

Harry volvió a servir a los dos, totalmente ajeno al sonrojo de Tom, y ambos se sentaron a beber en silencio, reconfortados con la presencia del otro. Scylla hizo su aparición tras un rato siseando algo sobre "yummi yummi jugossoss ratonsscitoss esscurridissoss" y se mostró muy complacida de ver a sus dos ''crías'' juntas. Se enrolló en el cuerpo del ojiverde y el mago más joven pensó que por la manera protectiva que le retenía, Scylla estaba al tanto del aniversario de muerte.

-Oh -Harry dijo como recordando algo- ¡Dobby! -llamó y al poco apareció un elfo doméstico vestido con ropa estrambótica de todos colores. Tom se preguntó brevemente si el elfo no sería de Dumbledore. Lo inspeccionó interesado pues era la primera vez que veía uno, aunque había visto imágenes en su libro de Criaturas. Tenía una cabeza grande y orejas de murciélago, con grandes ojos verdes.

El elfo hizo reverencias- Feliz Samhain amo Harry Potter, señor. Feliz Samhain amigo del amo Harry Potter, señor. Dobby estará complacido de hacer lo que sea por el amo Harry, ¿en qué puede Dobby serle útil al amo?

-Feliz Samhain a ti también Dobby. En realidad puedes serme útil en varias cosas. Perdón por llamarte en un día festivo.

El elfo sacudió la cabeza y las orejas se bambolearon detrás- No se preocupe amo Harry, el amo Harry llama a Dobby muy poco, y Dobby se siente triste de que el amo no lo llame. Dobby hace las tareas de Hogwarts como el amo sugirió que podría para pasar el tiempo, y Dobby también va a corroborar los asuntos en la casa del amo, pero Dobby desearía poder hacer más por el amo Harry. Además Dobby sabe que al amo no le gusta Samhain -las orejas del elfo decayeron-. Dobby es feliz doblemente por haber sido llamado hoy -en este punto Tom había memorizado el nombre del elfo.

-Gracias Dobby, eres un gran amigo -Harry sonrió cariñoso, y Tom pensó que sólo un mago en la tierra consideraba a un elfo doméstico su amigo y ese era Harry, sin dudas el mago era único. El elfo parecía pensar igual pues andaba al borde de las lágrimas-. Dobby, te presento a Tom, Thomas Marvolo Riddle. Él también es un buen amigo, está en Slytherin, en primer año.

-Dobby está complacido en conocerle amo Riddle, usted se está perdiendo el banquete para estar con el amo Harry, eso demuestra que es un buen amigo -dijo el elfo con aprobación.

Harry sonrió y fue al escritorio tomando unos pergaminos y plumas- ¿Será mucho problema conseguirle unos sándwiches para Tom? No ha comido y realmente no me apetece cocinar nada.

-Dobby lo hará, amo Harry. Traerá para el amo Harry también.

-No, Dobby, sólo para Tom. No tengo hambre ni ganas de comer. Gracias por el gesto.

Dobby bajó las orejas triste y desapareció con un ''pop'', apareciendo con el mismo sonido poco después dejando una bandeja de sándwiches para el niño- ¿Dobby puede hacer alguna otra cosa por el amo?

-Sí, Dobby -dijo parándose del escritorio-. ¿Podrías por favor llevar unas notas para dos personas en Hogwarts? -el elfo asintió- Esta es para Horace, diciéndole que no se preocupe por Tom que está conmigo -dijo dándole una nota-. Y esta para sir Nicholas para felicitarle por su aniversario y disculparme por no asistir. Si Horace no ha bebido creo que podrá leerla, sino por favor infórmale lo que dice, y la de sir Nicholas, por favor, léesela, creo que si se la tendieras simplemente lo traspasaría.

El rostro de Dobby se iluminó- El amo tiene un gran corazón al recordar el aniversario de muerte de un fantasma, estoy seguro que sir Nicholas estará contento de que lo recordaba aunque no asistiera, amo Harry -y tras eso desapareció.

Harry se volvió a sentar y Tom tomó un sándwich- ¿Sir Nicholas? ¿Quieres decir ''Nick Casi Decapitado''?

-Mh, Sir Nicholas de Mimsy-Porpington. La mayoría de los Gryffindor ni siquiera sabe su nombre. Murió el 31 de Octubre de 1492. Cuarenta y cinco hachazos... el pobre Nick tiene por qué lamentar su muerte.

Tom lo miró con los ojos muy abiertos, eso sí que era una ejecución larga- ¿Cómo es que sabes algo que no saben la mayoría de los Gryffindor, siendo un Slytherin?

-Cuando no haces distinciones de Casas o sangre, te sorprenderías la cantidad de gente con la que te puedes relacionar. Una vez fui a su aniversario. Fue una de las cosas más bizarras que he visto, lleno de fantasmas, comida podrida, gente muerta atravesándote...

-¿Comida podrida?

-Así casi pueden saborearla -Tom lo miró incrédulo y Harry rió divertido-. Le diré a Nick que te invite el próximo Halloween.

-No, gracias.

-¿Por qué no?

-¿Por qué sí?

-Porque tendrás una experiencia nueva, no te digo que vayas todos los años, ni que te quedes toda la noche, simplemente que te des una vuelta, mires un poco y le des tus condolencias por su muerte. En serio, es algo único. De hecho, creo que podrías disfrutarlo más de lo que yo lo disfruté. Cuando fui, era muy chico y no hablaba mucho si la gente no me hablaba. Ahí había fantasmas que no eran de Hogwarts, creo que hablar con ellos puede ser muy interesante.

-Sólo si vas conmigo.

-¿Ahora intentas sacarme de aquí?

-No. Haces tu rutina de ir al cementerio, te encuentro aquí, te sientas, bebes, cuando la fiesta de aniversario esté un poco avanzada vamos los dos juntos, nos quedamos un rato, descubres si era interesante o no, y volvemos a que sigas bebiendo.

-¿Por qué quieres perder el banquete del año que viene conmigo intentando emborracharme?

-Intento conseguir material de chantaje -Harry rió divertido y lo miró insistente, esperando la verdadera razón. Tom se encogió de hombros-. Es como el banquete de bienvenida, sólo los años más grandes tienen fiesta luego. No me impresiona algo así, se está bien aquí contigo... Y tengo curiosidad de verte borracho.

Harry sonrió divertido y luego de unos momentos se transformó en una sonrisa dulce- Gracias.

Tom bajó la cabeza, algo tímido y Scylla siseó contenta, deslizándose hacia Tom y le preguntó si el sándwich que tenía en la mano era de rata, haciendo reír a ambos magos.


Martes 1° de Noviembre de 1938 - Habitaciones del Profesor Potter, Hogwarts

00:36

.

Harry gruñó pasándose la mano por la cara y tirando el cabello fuera de su rostro, descubriendo la brillante cicatriz en forma de rayo- Mañana la cabeza va a matarme...

-¿No hay una poción para eso? -preguntó Tom detrás de su vaso de cerveza de manteca.

-Sí, pero hasta que llegue al baño...

Tom sonrió levemente, cada vez hacía eso más seguido, y todo era culpa de Harry. Dejó su vaso en la mesa. Y fue hacia Harry quitándole el vaso- Venga, ya estás que te caes dormido en el sillón, te llevaré a la cama.

-Sí, madre -se burló pero cumplió-. Ohhh por las tetas de Morgana... el cuarto no deja de moverse.

Tom soltó un sonido de diversión e hizo que Harry le pasara el brazo por el hombro, guiándolo hacia la habitación. Aunque terminó siendo llevado contra la pared en vez de pasar por la puerta, Harry se apoyó como si descansara, llevando a Tom en el agarre- Eres alto para tu edad... pareces más grande -murmuró el mayor.

-Cumplo doce antes que la mayoría -respondió Tom sin hacerle mucho caso y tiró de él para la habitación, por suerte Scylla no estaba enredada en ninguno de los dos, sino sería más problemático. Sentó a Harry en la cama, el cuál iba a tirarse hacia atrás- Espera -dijo reteniéndolo de la camisa.

-¿Qué pasa? -preguntó con voz de niño.

-No puedes dormir con la ropa puesta -reprendió comenzando a deshacer los botones de la camisa. "Oh, Merlín, estoy desnudando a mi profesor" pensó mientras iba descubriendo la piel del pecho. Cuando hubo desabrochado todos los botones, con manos temblorosas se dirigió a abrirla. "Circe, Mulciber tenía razón, está trabajado..." observó el pecho viendo blanquísimas cicatrices apenas visibles aquí y allá. Bajó la camisa por los brazos, acariciando con suavidad la piel y esperando que Harry estuviera lo suficientemente borracho para no notarlo.

Cuando terminó con la camisa se dio cuenta que unas manos luchaban con su corbata de Slytherin. Parpadeando miró a Harry que fruncía el ceño con concentración intentando sacarla- ¿Qué haces? -preguntó con suavidad extrañado.

Harry lo miró sorprendido- Intentar quitar tu corbata.

-Lo sé, quise preguntar la razón.

-Hn... dijiste... para dormir... Es tarde.

-Oh -a pesar de la falta de información entendió. Se llevó las manos a la corbata y la retiró. Sintió los ojos de Harry fijos en él y su respiración se aceleró un poco. Tiró de la túnica por encima de la cabeza y la dejó caer. No miró a su profesor, podía sentir los ojos verdes en su cuerpo. Sabía que era culpa del alcohol, que Harry siempre le daba privacidad, pero le gustaba saber que lo estaba mirando. Desabrochó su camisa y la dejó caer hacia atrás. Se sacó los zapatos pisando los talones, y se llevó las manos a la bragueta, echando un vistazo rápido para ver a Harry, los ojos verdes fijos en sus manos, su rostro en blanco.

Desabrochó y dejó caer el pantalón, internamente maldiciendo el no tener ropa interior decente. Se sacó las medias con movimiento rápido y se arrodilló frente a Harry para sacar sus botas de piel de dragón y las medias. Cuando terminó volvió a subir y se acercó a la bragueta de su profesor. Éste no estaba ayudando en nada, pero sus manos estaban inútiles por efecto del alcohol. Tom tragó saliva "No toques nada... no toques nada..." se repitió como un mantra.

Abrió el pantalón y movió las manos a las caderas para intentar bajarlo, Harry levantó las caderas apoyando las manos en la cama para ayudarle. "Oh, Merlín..." Tom tragó saliva al ver los boxers ajustados que llevaba su profesor, eran de color verde azulado, parecían suaves, pero eso no era lo que captaba su atención, sino el bulto en ellos. Su profesor no estaba excitado, y aún así el bulto hacía a Tom sentirse tremendamente pequeño.

Harry se tiró hacia atrás, y eso le dio la oportunidad a Tom de observar el cuerpo mientras el mago más grande se estiraba. La manera en que los músculos se marcaban al arquearse aceleró su respiración y se apresuró a terminar de sacar los pantalones. Harry soltó un sonido extraño y se metió más en la cama. Tom ladeó la cama para ayudarle a sacar las sábanas de debajo de su cuerpo, algo divertido por verlo tan torpe. Pero cuando terminó de hacerlo dos brazos lo agarraron y lo subieron a la cama.

El más joven parpadeó desconcertado, arrodillado en el borde de la cama con las manos en el pecho trabajado. Subió la mirada del pecho a los ojos terriblemente verdes. Harry pasó las sábanas por encima de Tom, quien se estremeció ante la suavidad, no se atrevía a ni compararlas con las sábanas del orfanato, sería un crimen. Entonces los fuertes brazos de Harry rodearon la espalda del niño y lo atrajeron contra su pecho.

Con lo rápido y fuerte que latía su corazón, Tom hubiera jurado que Harry iba a darse cuenta, por lo que cerró los ojos y esperó, pero lo único que sintió fue una respiración calma. Al levantar la vista vio a su profesor completamente dormido. Con las mejillas ligeramente sonrojadas, se apoyó en el amplio pecho desnudo y se dispuso a dormir, sintiéndose completamente seguro como nunca antes en su vida, y esa noche, por primera vez en años, no tuvo pesadillas.

Notas finales:

Notas de la Autora:

Awww, si no amaron este capítulo ya no sé que decirles XD Ahora, espero que no haya nadie decepcionado por la falta de lemmon, esto va de a poco, Tom es muy peque e inexperimentado. Pero a que el material ha dejado volar la imaginación? Ahora a las dudas generales para no repetirlas en todos los reviews:
-Adivinaron! Harry llegó primero como vieron, lol XD

-No, los que leen los reviews de todos son varios, no fue indirecta para uno solo.

-No. El retrato NO es de Salazar. Pero quizá algo haya pensado acerca de él (se hace la misteriosa)

-Vale, ante el pedido masivo, habrá Aphard/Abraxas y Tom en un partido de Quidditch.

P.S.: Para los que no pudieron abrir la guía, puse el link en mi perfil.

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios