¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Sábado 13 de Abril de 1940 – Sala de Profesores – Hogwarts
10:15

Harry se sentía de regreso en el Wizengamot con magos del Consejo Escolar, el Director y Vicedirector del Colegio, el Ministro y Subsecretario de Magia, algunos maestros y, lamentablemente, el sr. Clagg. Harry había pasado la anterior hora explicando los eventos ocurridos… o al menos la mayoría y siendo interrogado. Malfoy parecía preguntarle cosas para molestarlo y no porque realmente lo creyera culpable, pero el Ministerio…

—Si el Director da su permiso, propongo un juramento para aquellos que quieran ver el lugar del hecho.

Como era de esperarse, el sr. Clagg reaccionó enojado ante este hecho. El hombre parecía dispuesto a reaccionar enojado ante todo.

—De ninguna manera…

Pollux, sin embargo, lo cortó con una sonrisa—. Me parece razonable, y confío en que no sólo valdrá la pena, sino que además si un auror con las calificaciones de Potter considera que es necesario, probablemente el secretismo tiene una razón de ser.

Arcturus ladeó los ojos con una mirada astuta hacia Clagg, por una vez Harry estuvo contento de ver esa mirada dirigida a alguien más.

—Imagino que el sr. Clagg tiene problemas en entender las maneras de Hogwarts por haber asistido a Beauxbatons, pero si no quiere ni discutir qué contendría este juramento, puede quedarse aquí. Estoy seguro que el Ministro Spencer—Moon quiere escuchar la propuesta antes de tomar una decisión poco informada.

Dippet intercambió una mirada con Harry que decía que confiaba en su accionar. El hombre después de todo confiaba mucho en las medidas de seguridad de Harry, a pesar de su juventud.

—El juramento sería específicamente sobre la ubicación del lugar.

Los sangre pura prácticamente supuraban curiosidad, puesto que todos ellos podían pensar con facilidad un lugar que contenía un basilisco, o que al menos se decía que lo contenía. Y todos siendo Slytherins, querían ver aquello, aún si requería un juramento.

Las miradas se dirigieron al Ministro quien tras meditarlo un momento y ver a los hombres más poderosos de Gran Bretaña dispuestos a jurar, no quería ser menos.

—Bien.

Harry se aguantó el suspiro que amenazaba con salir de sus labios mientras veía como el Director hacía un contrato mágico para que todos pusieran su firma. Clagg no quería firmar, y Harry tenía las esperanzas que no lo hiciera, pero no tuvo tanta suerte.

—Bien, ahora los conduciré, si me siguen… —El destacamento completo se dirigió al baño donde se encontraron con una sorpresa, se escuchaban llantos dentro. Harry se acercó y vio a Myrtle— Oh… Myrtle… —la niña levantó la cabeza y flotó hacia Harry para abrazarlo pero lo traspasó.

—Oh…

Harry levantó una mano y la sostuvo a la altura de la cabeza de la niña.

—Myrtle, ¿por qué no seguiste al más allá?

—Yo… yo… escuché un sonido extraño en el lavabo, y al mirar abajo vi unos ojos amarillos horribles.... yo… no me di cuenta que había muerto. Cuando desperté no entendía nada. Yo… —la niña se largó a llorar.

Pollux carraspeó —¿Quizás ver a la criatura la ayude? —sugirió aunque ambos sabían que no había manera conocida que un fantasma desapareciera al más allá. Aunque eran tan raros que uno no perdía nada con intentar.

El destacamento bajó por el tubo, con expresiones variadas de asco. Algunos más elegantemente que otros. Clagg soltó un gritito al ver todos los huesos.

—Mh… supongo que los elfos no limpian aquí —dijo Flavius con una mueca de asco mientras Arcturus se inclinaba a examinar los huesos con interés intentando determinar de qué eran.

—De alguna manera veo poco… sustento para un basilisco por 900 años —comentó Dumbledore acariciando su barba.

Harry se giró hacia él— Imagino que estaría en alguna clase de estasis. Algo que le despertara si el colegio estuviera en peligro, pero que con el tiempo se fue debilitando.

Albus lo miró con sospecha de que sabía más, y Harry esquivó la mirada adelantándose. No había manera que admitiera que Tom la había llamado accidentalmente, esa gente siempre estaba pensando lo peor.

Llegaron ante la puerta de las serpientes, y el sonido al abrirse bajo su comando era casi peor que antes, porque ahora había un grupo de gente que tenía el poder de sacarle a Tom.

—Por Salazar… —fue el suspiro reverencial y temeroso de Malfoy.

Pollux soltó un silbido bajo y Clagg temblaba de manera incontrolable. La verdad es que Harry no lo culpaba, el basilisco era enorme y asustaba aún muerto.

—Por las barbas de Merlín —dijo el Ministro acercándose a mirar al basilisco. Poco a poco todos se fueron acercando, sin tocarlo. Harry no sabía si temían tocarlo por el veneno o era más bien un miedo general.

—¿Cómo podemos saber que no estaba muerto? —Soltó Clagg haciendo que Harry rodara los ojos y varios lo miraran incrédulos.

—Personalmente me cuesta creer que cualquiera mate un basilisco —intervino el subsecretario— pero más me cuesta creer que tenía un basilisco muerto listo para culpar de una muerte.

—Bien podría haber sido que le ordenó matar a la niña y luego le ordenó dejarse matar.

—Y también le ordenó casi matarlo, imagino —apuntó Pollux con ironía.

—Yo lo veo muy vivo.

—Juro por mi magia, que el día de ayer fue mi primera vez viendo este basilisco en específico, mi primera vez en la Cámara de los Secretos, y tuve que jugarme la vida en una batalla con este basilisco para matarlo —interrumpió Harry con una mirada irritada.— ¿Algún otro crimen ridículo del que le gustaría acusarme?

—¿Cámara de los Secretos? —eso le ganó una mirada incrédula de los demás que habían deducido dónde estaban—. ¿Este basilisco en particular? ¡Qué juramento tan extraño! Está claro que escondes algo.

—Mmmm, sr. Clagg, creo recordar que salió en los diarios hace varios años, está claro de que eras quizás algo joven, pero a pesar de mis años lo recuerdo porque fue un hecho extraordinario, —dijo Dippet con tranquilidad mientras paseaba por el pasillo que llevaba a la cabeza de Salazar— un hombre criaba un basilisco y el joven Harry aquí que trabajaba para los aurores lo detuvo. Así que me temo que para él luchar con basiliscos no es cosa de una vez. Bastante extraordinario, sin duda, pero no por nada se animó a tomar el asunto en sus manos.

—Aún así, no veo cómo pudo haber matado a un basilisco.

—Usando la espada de Godric Gryffindor, creo que usted recuerda haberlo visto el día de ayer… —contestó Dippet con una sonrisa antes de tocar los labios de la estatua de Salazar con la varita—. Bueno, creo que en todo caso, el asunto ha sido esclarecido. Y también me resulta obvio por qué Harry quería un juramento. —El Ministro lo miró alzando una ceja— Las barreras de Hogwarts tienen algo extraño aquí. Tendré que tomarme más tiempo para entender si es un problema de seguridad, pero sin duda, no estuvo de más ser precavido.

El hombre soltó un sonido de entendimiento antes de girarse hacia Harry—. Estoy muy impresionado Auror Potter. De hecho, si no fuera que sucedió todo esto, creería que sus talentos están altamente desperdiciados aquí, y me gustaría... —fue interrumpido con un grito de Myrtle que acababa de surgir del pasillo en el que se había escondido por miedo de ver el basilisco y de pronto había decidido mirar.

—Muchas gracias, Ministro, aunque no diría que enseñar a nuestros jóvenes talentos es poca cosa.

—Oh, por supuesto que no. Pero podría usar un joven de sus talentos en el Ministerio.

—Todavía soy Auror, si sucediera algo yo…

—Me gustaría tenerlo a tiempo completo. Con un ascenso y un aumento, desde luego, no dejaría su puesto por nada. Pero proteger Gran Bretaña…

Harry le dedicó una sonrisa ladeada—. Agradezco su oferta, pero amo enseñar. Sin embargo, como usted sabe estoy de licencia por si algo llegara a ocurrir.

El Ministro ladeó la cabeza—. Empiezo a entender por qué le han dado esa licencia, Lord Potter. Me temo que no podrá descansar por mucho tiempo de la acción.

Harry miró hacia el basilisco. No… nunca podía descansar demasiado, la acción parecía seguirlo.

————


Sábado 13 de Abril de 1940 – Habitaciones del Profesor Potter – Hogwarts
13:30


En el momento que atravesó la puerta Tom se arrojó a sus brazos. Harry acarició sus cabellos del niño. A pesar de que no lloraba era obvio que estaba terriblemente preocupado de qué pasaría.

—Ya está. Ya terminó.

::¿Estamos fuera de peligro?::

La pregunta fue apenas un susurro entre su ropa. Pero alertó al profesor por el uso de Parsel. Si bien Tom era precavido, había centenares de hechizos protegiendo sus habitaciones. Lo cual quería decir…

Levantó la vista y se encontró con lo último que necesitaba: Jane Umbridge. Así que no, no estaban del todo fuera de peligro.

—Srta. Umbridge, muchas gracias por quedarse con Tom en un momento tan estresante para él —dijo con una sonrisa intentando acercarse a ella pero siendo impedido por Tom que lo tenía en un firme agarre.

—Oh, no fue nada, querido Harry. Aunque me temo que Tom fue poco comunicativo, así que tengo algunas preguntas…

—Por supuesto. ¿Han almorzado?

Ante la negación de ambos Harry llamó a Dobby y le pidió que trajera comida para tres. Con un par de movimientos de varita acomodó todo.

—Srta. Umbridge, por favor, tome asiento. ¿Le gustaría un poco de jugo de uvas? Tengo uno muy bueno que me regalaron hace poco.

—Ah, tan dulce. Me gustaría, sí.

Harry le sirvió repitiéndose una y otra vez que debía ser amable con ella. Dobby trajo comida para todos y por un momento comieron en silencio.

—Dime, Harry. ¿Cuáles son tus planes si mueres en una de esas misiones peligrosas que te gusta tomar?

—Ah… si bien no es mi plan morir, he hecho los cambios pertinentes en mi testamento. ¿Estoy requerido por el Ministerio en declarar lo que contiene?

—Oh, no. Por supuesto que no.

—Entonces, basta con decir que tengo cubierta esa base.

—Ya veo. ¿Ha considerado no embarcarse al peligro?

—Mi licencia es justamente para eso. Pero no puedo dejar la escuela en peligro.

—Podría haber ido un equipo calificado.

—También podría haber muerto un equipo calificado.

—O podría haber muerto usted.

Harry no supo qué contestar a eso, ya que era verdad. Pero Tom no tenía esos mismos problemas.

—Podría morir en cualquier momento. La gente muere en accidentes mágicos a cada rato.

—Pero tomar riesgos aumenta las posibilidades.

—Si no fuera alguien que tomara riesgos, no me habría adoptado.

La mujer sonrió de una manera que anunciaba que olfateaba una debilidad.

—Sin duda es un riesgo. Y lo protectivos que son el uno con el otro es sin duda un lazo único.

Alguien golpeó la cuenta justo cuando Harry abrió la boca. Y quizás había sido salvado por la campana.

—Permítame —dijo yendo a abrir la puerta. Pollux estaba inclinado sobre el borde esperando y Harry le hizo la cara. Esa que tantas veces se habían hecho el uno al otro cuando había problemas y un profesor andaba sobre su pista. Una cara que siempre decía que necesitaban ayuda.

—Heeeey. ¿Tienes un momento? —Pollux había entrecerrado los ojos, sin estar seguro qué decir para ayudar.

—Tengo invitados pero…

—Oh, no te preocupes por mí, Harry querido.

Pollux entró y se acercó a la mujer tomando y besando su mano—. Enchante, Pollux Black.

—Oh, Lord Black, es usted un caballero. Soy Jane Umbridge.

—Por favor, llámeme Pollux.

—Entonces insisto en que me llame Jane.

Al contrario que Harry, Pollux accedió con una sonrisa. Resistió el rodar los ojos, Tom no tuvo tanto recato.

—Solía ser compañero de Slytherin de Harry —explicó su presencia con una sonrisa amable.

—Oh, soy la asistente social de Tom.

Pollux dio una mirada alrededor, con una leve sonrisa que sabía que por dentro significaba gritos y exclamaciones.

—Eso es fantástico. Estoy seguro que el Ministerio encontrará todo en orden, Harry es terriblemente dedicado a todo lo que hace, ser profesor, auror o guardián, lo da todo.

—Sí, pude notar un muy fuerte vínculo entre ambos.

—Siendo huérfanos ambos, no es de extrañar que se entiendan.

—Un padre no debería…

—Uh, wow, no. Tom tiene un padre, Harry no está intentando ser su padre. A estas alturas tampoco es lo que Tom más necesita. Necesita un guía, guardián.

—Estoy segura de que en el fondo Tom quiere y necesita un padre y una madre.

Pollux soltó una leve carcajada—. A su edad estaba firmando mi compromiso. Para las familias tradicionales se preparan a los chicos para su futuro, no para estar más apegados. Y con el legado que ambos tienen es de esperar que su visión sea un poco más amplia, ¿no cree?

—Ejem, es una manera de verlo.

—Además, si vamos a esperar que una mujer quiera…

—Pollux —oh, por Morgana, ese hombre ya empezaba.

—¿Oh? Creería que es un buen partido.

—Bueno, si uno está buscando una vida frugal supongo que no hay problema. Es un chico dulce pero, además está ese problemita.

Harry se tapó la cara con la mano. Nunca nadie debía dejar a un Black suelto.

—Tom, ve a hacer un té.

Tom que estaba mirando expectante apretó los labios y fue a la pequeña cocina, Harry no tenía duda de que estaba escuchando. Pero sabía que si algo de lo que Pollux decía fuera verdad, el chico no debía estar ahí escuchando.

—Oh, Harry, lo siento, pensé que todos lo sabían, ¿no tuviste que declararlo en el Ministerio?

—No... veo cómo es pertinente… —En realidad, no tenía ni idea de qué planeaba, nada bueno.

—Si el Ministerio está esperando que te cases… sí.

—Si el Ministerio lo estuviera esperando, creo que me lo hubieran dicho en el juicio.

—Ejem, ejem… si el sr. Potter ciertas inclinaciones…

—Oh, no… no es eso. Le gustan las mujeres, pero… bueno, es que ni con un Wingardium Leviosa, ya sabe.

Por las tetas de Morgana.

Harry se puso los dedos en los ojos controlando el impulso de matar a Pollux, o largarse a reír.

—Oh…

—Es una condición clínica.

—Pollux, creo que ya has dicho más que suficiente.

—Oh, lo siento, lo siento. Ya sabes que en el fondo estoy convencido que un día encontrarás una mujer que te quiera tal y como eres.

—Creo que voy a echarte en este momento. Ni siquiera sé para qué viniste.

—Oh, eso. Harry, deberías reconsiderar la oferta del Ministro.

—No puedo. El Ministerio está considerando que me pongo demasiado en riesgo para ser el guardián de Tom. Ni siquiera con el pedido del Ministro mismo.

—Ah, me aseguraré de informarle las reglas, entonces.

—Eso... no… —murmuró Umbridge.

Tom aprovechó ese momento para entrar con el té y lo repartió. El resto de la charla fue tensa, tras la cual Umbridge se despidió y los tres hombres la vieron irse con alivio.

—Por los pezones perforados de Mordred, Pollux. ¿En serio? ¿Impotente?

—Creeme, las mujeres que te tienen ganas y están en un puesto de poder son un problema. O te las tiras, o generas una excusa para tu falta de interés. Y tú, mi querido amigo, eres horrible para ambas. Así que deberías agradecer que me tienes a mí y soy tan magnánimo.

—Oh, sí, claro.

—Atraes a gente que no sabe darse por vencida. De hecho, puede que esto no sea suficiente. Deben tener los ojos abiertos. Se puede sentir su desconfianza a kilómetros. Si pasa algo, siempre puedes recurrir al Ministro. Casi se babeaba con la idea de que trabajes para él. Mejor exprimirlo como favor mientras puedes.

—Disfruto mi trabajo de profesor —contestó Harry negando con la cabeza.

—Lo sé. —Pollux lo palmeó en el hombro—, pero si esta guerra no encuentra un freno, también sé dónde vas a terminar pasando tu tiempo.

Con unas caricias en el cabello de Tom se retiró deseándoles un buen día. En ese momento Harry se dio cuenta de que estaba agotado, y decidió que ambos podían tener un buen descanso aunque fuera de día. Se acurrucó entre Scylla y Tom, abrazando a ambos, y deseando que por una vez los dejaran en paz.

————

Sábado 20 de Abril de 1940 — Sala de té — Mansión Black
11:30

Tom emergió de la chimenea para encontrarse con la extraña visión de Pollux inclinado sobre un hombre rubio, muy muy desnudo. Tenía un rostro aniñado, pero su anatomía definitivamente no era de un niño. Tom podía notarlo con facilidad gracias a la falta de ropa.

Lord Black, por otro lado, se encontraba prácticamente vestido, si bien un poco desaliñado. El rubio intentó cubrirse y Pollux soltó una risa profunda.

—Tranquilo, yo lo invité.

—No dijiste nada.

—Sé que te gusta ser apreciado… era una sorpresa.

Tom se cruzó de brazos. Una sorpresa para ambos, por lo visto. Por que él no sabía nada de esto, ni lo había pedido. Sin embargo, Pollux se inclinó a morder la piel de su amante, disipando parte de la tensión.

—¿Es legal al menos? No luce más de 16 o 17...

—Es educacional. Ya deja de preocuparte. —Black se inclinó entre las piernas del rubio, acallando toda protesta. Tom alzó una ceja interesado, esto definitivamente no era algo que enseñaran en Hogwarts.


————

Sábado 20 de Abril de 1940 — Sala de té — Mansión Black
13:30

Masticó su crepe con delicadeza. Gracias a un hechizo, uno de los varios que había aprendido ese día, el aire ya no olía a sexo. Aún así le costaba creer que estuviera hambriento después del espectáculo.

—¿Lo disfrutaste? —Cuestionó Pollux con un ronroneo.

—Fue educacional.

—Tan frío.. —comentó haciendo un puchero—. Harry es el único que te pone todo candente, ¿verdad? Tienes una obsesión terriblemente firme para ser un adolescente hormonal.

Tom tuvo la decencia de sonrojarse. Sabía que lo que sentía no era ni sano ni normal. Pero cualquiera que hubiera conocido a Harry debía entenderlo, no había otro como él.

—¿Alguna otra cosa que quieras saber?

—En realidad no venía a una lección de sexualidad, aunque no me viene mal. En un libro encontré una mención a una poción, Obsesión Black. Entiendo que causa a quienes se sienten atraídos a alguien, actuar en sus impulsos con solo olerla durante unos minutos.

—Tom, esa no es la respuesta, Harry… —Pollux lo miró con seriedad y preocupación.

—No es para Harry —se apresuró a aclarar—. No, es para Umbridge. Sospecha de lo que pasa entre nosotros...

—Pero no se siente atraída a ti, sino a Harry.

—Practicaré mis habilidades de seducción. ¿No crees que pueda hacerlo?

—Eres hermoso, pero no hay que olvidar que la gente tiene distintos gustos. Aunque luzcas un poco mayor de lo que eres, aún luces menor…

—Solo necesito un mínimo de atracción, ¿no es así?

—Sí.

Tom sonrió. Lo bello de esa poción era que necesitaba solo un mínimo de atracción para volverlos locos, pero el resto del tiempo, no lo estarán. Es un momento de locura. Claro, que se sospechaba que muchos Backs lo habían usado como perfume durante años. El secreto de un matrimonio feliz, decían.

—¿Me darás la receta?

—Lo siento, la receta es exclusiva para miembros de la familia, pero te enviaré unas dosis. Pero te lo advierto, Tom. Si haces un mal uso de ellas… perderás a Harry para siempre, de una manera u otra.

Tom lo miró ofendido. Eso no se cuestionaba, él quería que Harry lo quisiera por motus propio, no por una estúpida poción. No sería capaz de vivir con la idea de que lo quería solo en los ratos en los cuales estaba allí.

———


Domingo 12 de Mayo de 1940 — Sala de Profesores — Hogwarts
11:10



La reunión pre exámenes solía ser agitada. Coordinar los exámenes de todos los años, y los especiales como TIMOs y EXTASIS. Siempre había algún que otro problema.

Horace carraspeó para llamar la atención con un aire de superioridad. Harry suponía lo que era. Normalmente todos los años tenían algún alumno que pedía adelantar. Generalmente de Ravenclaw. Cuando era de otra Casa, no podían esperar a restregarlo.

—Este año la Casa de Slytherin requiere doble examinación para saltar un año.

—Oh, te ves terriblemente emocionado al respecto —comentó Galatea—, ¿quién es?

—Tom Riddle —contestó Slughorn lleno de sí.

Harry se congeló en el lugar. Tom no le había dicho nada al respecto.

—Bueno, sin duda alguna sus notas en todas las clases son buenas. Pero el año que viene son las electivas…

—Me consultó justamente por eso. Francamente, Tom se aburre en la mitad de las clases. Su mente procesa los conceptos mágicos con una rapidez que ni siquiera tienen aquellos que han tenido tutores antes de Hogwarts. Y por otro lado se preguntaba si las electivas se podían dar aparte. Como es de esperar es muy joven para saber lo que quiere, pero le interesa tener la mayor cantidad posible de EXTASIS. Y todos sabemos que es imposible cursar todo a la vez. Planea dar libre Estudios Muggles y Aritmancia, y cursar Runas Antiguas y Estudios Necrománticos con tercer año.

—¿No está considerando dar libre arte? —Preguntó Lucinda, sorprendiendo aún más a Harry,

—No mencionó nada al respecto. No sabía que estaba en su clase.

—No lo está —comentó con un aire misterioso, intrigando enormemente a varios profesores.

—Bueno, no veo por qué no darle la oportunidad —comentó Dippet.

—¿No le parece que Tom tiene un problema de integración? —Rebatió Dumbledore—. No sé si sea perjudicial separarlo tan pronto de sus compañeros…

—Ha pasado dos años con ellos. Quizá hasta se lleve mejor con chicos más maduros —intervino Harry no gustándole lo que implicaba el profesor de Transfiguración.

—No es como si no fuera a verlos más, compartirán electivas y una habitación —agregó Slughorn—. Creo que es una excelente oportunidad para expandir sus horizontes.

———

Domingo 12 de Mayo de 1940 — Los Terrenos — Hogwarts
15:17


Harry encontró a Tom jugando con Scylla afuera, en los árboles linderos al bosque. Se trepaban a los árboles y charlaban entre ellos, era una escena completamente adorable.

Se acercó a ellos sintiendo una brisa cálida agitar las solapas de su túnica larga. Pronto empezaría el calor, y deberían volver a casa. Todo un verano con Tom. Tenía que empezar a pensar qué harían.

—Hey —dijo al acercarse, llamando la atención de ambos. Con un movimiento de varita se elevó a la altura de ambos—. Tom, quiero preguntarte algo. ¿Por qué no me dijiste que querías saltear un año?

—No estaba seguro de si era posible. No quería preocuparte al respecto si resultaba no ser factible.

—Es mi trabajo preocuparme por ti.

—Y eres muy bueno en eso, pero puedo manejar solo ciertas cosas.

—Ugh, ¿estoy siendo demasiado insoportable?

Tom soltó una suave carcajada—. Nunca. ¿Han decidido darme la oportunidad?

—Sí. Aunque.. ¿tanto te aburres? No me gustaría que termines quemando etapas y arrepintiéndote.

—No te preocupes. Tengo muy claro cuáles son las cosas preciosas para mí.

Harry suspiró derrotado. El chico que estaba allí recostado contra una rama, se volvería autosuficiente en un parpadeo, podía notarlo a simple vista. No tenía toda esa ingenuidad del resto de los de su año.

—¿Tienes ganas de ir a volar un rato?

—¡Por supuesto!

Al menos, por el momento, aún podía contar con que quisiera jugar y pasar tiempo con él


———

Sábado 8 de junio de 1940 — Torre de Astronomía — Hogwarts
18:04


En medio de untar su tostada en la mañana, Calidora se había inclinado hacia él para preguntarle si Tom ya estaba mejor. Para el supremo horror, de Harry, los otros profesores habían comentado que había dejado de hablar e interactuar en las clases, y que cuando lo hacía, su voz era casi susurrante.

¿Qué clase de Guardián era que no tenía idea que su pupilo estaba mal? Lo peor de todo es que no había notado nada extraño, porque había estado hablando con Tom toda esa semana. En Parsel.

Otra vez Tom no le había dicho algo importante. ¿Había una brecha entre ellos? ¿Estaba exagerando de nuevo?

Aún así fue a buscarlo. Y lo encontró con Walburga en la Torre de Astronomía. Inclinado hacia ella. Terriblemente cerca. Sin saber bien por qué, se escondió a observarlos. Tom movía con delicadeza uno de los mechones negros, lejos de su rostro.

No sabía por qué sentía esa enorme aprehensión al verlos tan íntimos. Era natural, eran adolescentes. Una de las pocas mujeres que veía cerca de Tom…

Walburga rió y aplaudió. Tom se separó con una sonrisa pagada de sí.

—Perfecto. Has mejorado enormemente.

—Gracias… —La voz de Tom era apenas un susurro.

—El único problema es tu voz. ¿Algún progreso con la poción?

—No, aún suena ridícula. Todo depende de cuán rápido fuera a cambiar originalmente, el tiempo que lo reduce. Pero el quiebre es definitivamente, no sexy.

—Estoy segura de que valdrá la pena.

—No hay ninguna garantía.

—Con tu cuerpo y tu rostro… con que sea una voz normal, será suficiente.

Harry se quedó pensativo hasta que algo hizo click en su cerebro. Tom estaba cambiando su voz, y como todo joven, se sentía avergonzado al respecto. Sonrió divertido y aliviado, se había preocupado por nada.

Con ese peso levantado de sus hombros, dio media vuelta para regresar a sus habitaciones. Su curiosidad sobre qué tramaban, aplastada por su alivio de que todo estaba bien.


———


Viernes 21 de junio de 1940 — Habitaciones del Profesor Potter — Hogwarts
17:45


Sentado en la mesa, junto a dos tazas de té y la asistente social de Tom, Harry le mostraba las notas de su pupilo.

—Tom sacó una puntuación perfecta tanto en sus exámenes de segundo año como de tercer año. Con apenas unos meses de preparación. Esperamos que cuarto año sea una prueba mayor para él. Sin embargo, es poco probable que lo sea demasiado. Los TIMOS de Estudios Muggles y Aritmancia los tiene reservados para el final del verano.

—Es preocupante que quiera quemar etapas así.

—Estoy de acuerdo, pero al mismo tiempo, Hogwarts se preocupa por no apagar la sed de conocimiento de sus alumnos. No es una decisión de los tutores.

—Eso es terrible.

Harry no opinó al respecto. Hogwarts tenía su propia junta para decidir esas cosas junto con el Director y representantes del Ministerio.

—Aquí tiene, además, nuestro itinerario de viaje por Asia. Fechas y lugares de estadía incluidos.

—Está planeando un viaje bastante largo —ahí estaba de nuevo el tono desaprobatorio.

—Está invitada a pasar si así se requiere. Dado que es la primera vez de Tom en algún lugar de vacaciones seleccioné algunos lugares famosos tanto muggles como mágicos. Con la guerra, Europa no era una buena opción, y si la situación llega a cambiar, puede que cancelemos. Pero me parecía una buena experiencia.

—¿No es un gasto demasiado grande?

Se sintió confundido unos momentos hasta que recordó lo que Pollux se había inventado.

—Tengo unos pequeños ahorros, ya que no me he tomado vacaciones en algún tiempo. En cualquier caso, ante cualquier cambio, la notificaré.

—¿Y qué hay acerca de que Tom vea a sus compañeros?

—Pasará unos días con Walburga al regresar.

—¿Una niña?

—Sí, es un año mayor que Tom, pero se llevan muy bien.

La mujer asintió con aprobación, y Harry lo tomó como una buena señal. Desde la ventana sonó el pico de una lechuza contra el vidrio y se apresuró para abrirle y darle un poco de agua. Traía una carta de Hermione que escaneó rápidamente. Era sobre la Cámara de los Secretos, Tom y en general todo un tono bastante desaprobatorio. Era decepcionante lo mucho que se habían alejado. Ella solía estar ocupada y cuando estaba libre no podía dejar de mostrar desaprobación con Tom. Era justo igual que con Dumbledore. Se enfocaban en lo malo. Nadie era perfecto, y era solo un niño.

—Ejem —Umbridge llamó su atención y Harry se sobresaltó. Había olvidado que estaba ahí. Se preguntaba cuánto faltaba para que las visitas fueran más espaciadas. No entendía cuál era el problema de esa mujer, de que fuera el guardián de Tom, o qué estaba esperando encontrar.
Notas finales:
It's back, bitches! No hay manera que este cap esté a la altura del tiempo de espera, pero espero que aún así lo hayan podido disfrutar. Muchas gracias a mis antiguos lectores por volver y esperar esta actualización ^^ Estoy calculando que MDP tendrá alrededor de 9 caps más (un estimativo) así que aún tenemos un tramo que recorrer, pero nos acercamos al climax poco a poco ;)
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios