¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

Viernes 1° de Septiembre de 1939 - Potter's Cottage, Valle Godric, Inglaterra

09:10

.

Tom soltó su tenedor ruidosamente sobre el plato, atrayendo la atención de su guardián- Ya no lo soporto. He sido paciente, no he preguntado, pero es evidente que no vas a superarlo por ti mismo, ¿qué es lo que te ha estado molestando toda la semana?

El ojiverde parpadeó sorprendido ante el exabrupto- ¿Molestando?

El menor curvó los labios en descontento- ¿Vas a jugar la carta de la inocencia o piensas confiar en mí y decirme qué es lo que remueve tu consciencia? Si me dices que prefieres no decírmelo, no volveré a preguntar, pero quiero que sepas que puedes confiar en mí. Tus secretos están a salvo conmigo, así como sé que los míos lo están contigo.

El profesor suspiró- ¿Soy tan transparente? -la sonrisa de Tom realmente no respondía a nada, por lo que volvió a suspirar-. Muy bien. Situación hipotética...

-Oh, quieres jugar ese juego. Muy bien... situación hipotética.

-Digamos que sé quién fue el gran amor en la vida de Grindelwald. ¿Debería comunicar esa información para ver si el Ministerio puede utilizarla a favor y salvar vidas?

Tom alzó una ceja y no respondió por unos momentos, colocando la mano en su mentón pensativamente- Así que eso es lo que estabas pensando en Grimmauld Place. Dices "fue", lo cual quiere decir que por alguna razón ya no tienen una relación. Y dadas tus palabras ese día, tienes razones para creer que aún está enamorado, por lo cual no ha de haber sido él quien terminó la relación, ende... con el corazón herido no quiere enfrentar a su antiguo amor. Es alguien en Inglaterra.

Harry sonrió dulcemente- ¿Sabes? Tu capacidad de deducción es aterradoramente buena para tu edad.

El menor esbozó una sonrisa encantadora- ¿Asustado de mí tan pronto?

-Siempre fui extraordinariamente temerario.

La sonrisa se volvió un poco más tímida, pero no dejó el rostro del adolescente- Entonces tengo suerte -tras unos momentos se puso serio-. No creo que estés haciendo lo incorrecto. El utilizar a un humano como carnada es algo indecente. No dudo que el gobierno sería capaz de utilizar esa información. Pero tu idea es equivocada, un Lord Oscuro nunca sería chantajeado satisfactoriamente poniendo a su amado en medio. Sería desatar su ira incontrolable.

El ojiverde lo miró un largo momento, para finalmente relajarse- Gracias.

Tom sonrió a modo de respuesta y continuó comiendo su desayuno.


Viernes 1° de Septiembre de 1939 - King's Cross, Londres, Inglaterra

10:20

.

Cuando aparecieron en las afueras de la estación, Harry comenzó a aplicar hechizos sobre ambos con gran rapidez. Una vez terminado el proceso tiró al menor contra su costado y con un fuerte agarre lo guió entre la multitud.

Tom miró desconcertado cómo la estación muggle estaba plagada de niños y de oficiales con uniformes militares- Harry... -susurró nervioso ante la inusual actividad.

-Hitler está evacuando a los niños, la guerra estallará oficialmente mañana. No te despegues de mí -explicó con prontitud, esquivando a los niños que se apartaban ausentemente del camino, sin realmente prestarles atención. Tom comprendió que alguno de esos hechizos hacía que no los notaran a pesar de que les pasaran por al lado.

Al alcanzar la barrera entre las plataformas 9 y 10, ambos soltaron un suspiro al unisono. El menor lanzó una mirada al tren escarlata, detectando de inmediato una inusual actividad. Había más gente de lo habitual para esa hora.

-¿Auror Potter?

Harry se giró para encontrarse una hermosa mujer de tez oscura, cabello ondulado y ojos miel- Así es. Usted es... Auror Rhea Kingsley, ¿verdad?

-Correcto, señor. Tenemos el perímetro asegurado, algunos aurores están monitoreando el flujo de la estación.

-Sí, los noté. Puede que no los vea, pero hay ciertas características que los delatan en un sitio tan poblado de gente. Aún hay tiempo hasta la partida. Si me da unos minutos, enseguida me encontraré con usted para ultimar los detalles -dijo haciendo un leve gesto hacia el adolescente pegado a él.

-¡Oh! Por supuesto, jeje. Lo veré en unos minutos. Joven Riddle... -la mujer le guiñó un ojo a Tom a modo de saludo y comenzó a patrullar por la plataforma.

-¿Qué está pasando? -preguntó el menor en cuanto la mujer se alejó. Harry estaba colocándose unas bandas blancas en los brazos, de un lado estaba el escudo de Hogwarts y en la otra una M con una varita en el medio.

-Procedimiento de rutina. El Ministerio quiere mostrar un compromiso respecto a la guerra. No se espera un ataque, no hay nada de qué preocuparse.

-¿Así que estás como representante tanto del Ministerio como de Hogwarts? Pensé que tendrías que renunciar al puesto de auror para entrar como profesor.

-No necesariamente. Puedes obtener una licencia, lo cual hace que al seguir en funciones ellos puedan llamarme de manera más inmediata que si estuviera renunciando.

-Suena conveniente. Te dejaré trabajar, no es como si tuviéramos que realmente despedirnos.

Sin más, se dirigió hacia la gran locomotora roja con intenciones de buscarse un asiento. Harry, por su parte, volvió a reunirse con auror Kingsley.

-¿Cómo está el ambiente con los padres? -preguntó el ojiverde.

-Tal caldeado como podría esperarse. Te dejo eso a ti, tengo entendido que eres el coordinador.

-No hay problema -el profesor de Defensa sonrió confiado-. Confío en que a pesar de que no hayamos trabajado juntos podamos llevar esto con facilidad. No tengo intenciones de pasar por encima de nadie.

Rhea sonrió- Para un auror de alto rango eres bastante humilde.

-Soy un hombre de acción, no me interesa el liderazgo.

La auror soltó una suave risa- Sí, eso había escuchado. Creo que podemos hacer un buen equipo sin mordernos el uno al otro -acto seguido se engrosaron en una pequeña conversación sobre formación y los demás aurores participando de la formación.

En cuanto Harry estuvo libre nuevamente un hombre de cabellos negros ondulados que enmarcaban su rostro y unos ojos azul tormenta le cortaron el paso- Señor Black -saludó Harry en un tono ligeramente tenso.

El hombre tenía un rostro más angular que Pollux, pero la extrema frialdad de cada uno de sus gestos los hacía ver mucho más diferentes- Potter, creo que hay bastantes Black en esta plataforma como para que puedas llamarme por mi nombre.

-Arcturus. Confío en que Melania, Lucretia y Orion se encuentran en perfecta salud y humor.

-Desde luego. He sabido que ahora tú mismo tienes de quién cuidar. Flavius no estaba muy contento con el desenlace.

-Estoy seguro. Ahora, si me disculpas, tengo que ver que tu primo no esté metiendo sus garras donde no le pertenecen.

-Pollux siempre ha tenido dedos muy largos. Aunque indudablemente que sabes eso por experiencia propia.

Harry sonrió sardónicamente ante el sutil palazo- ¿En serio? Y yo que hubiera jurado que eras el que lo sabía por experiencia propia. O quizá el problema es que nunca lo conociste por experiencia propia.

De pronto el auror se encontró acorralado contra una columna por el irritado sangrepura, sintiendo su aliento golpear contra sus labios de tan cerca que estaba- ¿Que no conocí el toque de los dedos de quién, exactamente?

-Tu esposa está a escasos metros nuestros, ¿te parece este comp-?

-Vaya, vaya, vaya. Si hubiera sabido que había una fiesta privada por aquí hubiera procurado una excusa para escaparme de mi esposa antes.

Ambos se dieron vuelta sorprendidos, pero de ante mano habían reconocido la voz arrastrada de Flavius Malfoy. La confirmación fueron los cabellos rubio pálido y los ojos plateados que escaneaban cada detalle de la escena ante él.

Arcturus se alejó lentamente de Harry con una sonrisa torcida- Lo lamento, los rubios me causan indigestión.

-Yo diría que tu apetito está en lo que intenta escaparse de tu plato. Y esta liebre en especial es terriblemente escurridiza. Probablemente aún si le arrancaras cada una de sus patas, encontraría una manera de escapar.

Harry hubiera respondido algo, si se le ocurriera un insulto que se aplicara a ellos sin insultar a ninguno de sus amigos. Lamentablemente, Pollux era quien tenía talento para replicar de esa manera. Quizá fuera un gen o un entrenamiento especial que les daban a los purasangre.

-Si me disculpan, señores, tengo un trabajo que realizar -y antes de que pudieran replicar o frenarle el paso, escapó lo más rápido que su dignidad le permitía.

Varios padres preocupados se acercaron a hablarle, la actividad en la estación los ponía nerviosos respecto a la seguridad de sus hijos, rápidamente intentaba tranquilizarlos y decirles que todo sería explicado antes de partir.

Las 11 en punto llegó relativamente mientras intentaba abrirse paso por la plataforma, y finalmente tocó el momento que los padres ansiaban y temían: el momento de la despedida y la explicación de los aurores.

Harry levitó hasta poder pararse en el techo de uno de los vagones y señaló su garganta con la varita murmurando:

-Sonorus.

En pocos segundos, las conversaciones entre los presentes se detuvieron y las miradas preocupadas estaban fijas en él.

-Para los que no me conocen, mi nombre es Harry Potter y estoy aquí tanto en representación del Ministerio como Auror, como de Hogwarts en calidad de profesor. El Expreso Hogwarts será monitoreado por un grupo de aurores altamente calificados para evitar cualquier tipo de disturbio. No esperamos que suceda nada, pero con la inminente guerra estallando en Londres, el Ministerio desea asegurar la seguridad de sus hijos. Pueden ir a sus casas tranquilos, les aseguro que sus hijos están en buenas manos.

El silbato de partida comenzó a sonar y Rhea Kingsley le tendió a Harry una escoba y los aurores montaron, colocándose alrededor mientras uno comentaba algo sobre el pasado como profesional del Quidditch del ojiverde.

Pocos segundos después la locomotora roja aceleraba por los rieles y el anillo de aurores se separó para cubrir más terreno, igualando la velocidad del Expreso.


Viernes 1° de Septiembre de 1939 - Expreso Hogwarts, algún lugar en Inglaterra

14:26

.

Tom ni siquiera levantó la vista del enorme tomo verde que tenía abierto en frente de sí. Unas letras que se fundían en un remolino, ocasionalmente dejando ver el título que dictaba "Teorías y debates sobre grandes misterios". Quien quiera que fuera probablemente se cansara de mirar el hipnotizante título, y lo dejaría leer en paz.

-Vaya, vaya, vaya. Pero si es el "heredero de Slytherin".

Tuvo que resistir el impulso de poner los ojos en blanco al reconocer la voz de Malfoy. Probablemente todavía tenía problemas para tragar el hecho de que él era descendiente de uno de los magos más importantes de la historia de Inglaterra.

-Contesta cuando se te habla, Riddle.

Genial, Lestrange estaba allí también. Sin embargo, eso no significara que a él le importase ello. Desde que su estatus salió a la luz tenía menos razones para tener que prestarle atención a los pequeños matones. Cuando su libro fue aplastado hasta su regazo, soltó un suspiro irritado.

-Malfoy, Lestrange, puedo imaginar que su vida es tan aburrida que meterse en la mía sea terriblemente tentador, pero creo que sus pequeños e inactivos cerebros no son capaces de entender que esas costumbres que tanto amáis sobre la pureza de la sangre me convierte en su superior, y mientras no demostréis el debido respeto, continuaréis siendo basura en la suela de mi zapato.

Y antes de que pudieran abrir la boca para replicar, movió su varita con rapidez, silenciando a sus molestos compañeros. Mulciber y Prince aparecieron un rato después, felicitándolo por el resultado del juicio.

Un par de chicas de Slytherin de algún año por encima del suyo, entraron y le pidieron entre risitas que dijera algo en Parsel. En ese punto, Tom tenía una vena latiendo en la frente. Empezaba a darse cuenta que el consejo que había recibido de Harry antes de su primer año había sido más que acertado.

Aparentemente algunos lo encontraban una especie de novedad, otros consideraban que era un buen partido y había quienes querían demostrar que ellos no iban a tratarlo como algo especial. Idiotas, todos ellos. Sin embargo, en ese punto entendía que sería recomendable utilizar esa popularidad a su favor.

Con ese pensamiento en mente miró a las chicas en la puerta del compartimiento, una rubia y una pelirroja, y mirando a la última prácticamente ronroneó en Parsel:

:: Eres una molestia :: la chica se sonrojó ante la intensidad de su mirada, aparentemente su irritación no era detectada.

-¿Y eso que significa? -preguntó intrigada.

-Dije "tienes unos hermosos ojos" -mintió descaradamente.

Las chicas rieron tontamente. Tom se pasó una mano por el cabello para evitar sacar su varita y hacer algo muy rudo. En ese instante notó la manera en que los ojos de las adolescentes seguían sus movimientos manteniendo la respiración.

Desconcertado por un momento su cerebro tardó en comprender que lo encontraban atractivo y su pequeño gesto de irritación había sido un disparador de placer visual. Una sonrisa zorruna se abrió paso por sus labios. Tal vez no era tan mala noticia su súbita popularidad, tendría muchos sujetos de prueba en los cuales experimentar.


Viernes 1° de Septiembre de 1939 - Hogwarts, Inglaterra

20:05

.

Tom soltó un siseo irritado- ¿Te has enamorado súbitamente de mí, Malfoy? No veo otra razón para tu súbito deseo de ser mi lapa personal.

-Dolohov, Antonin -se escuchó la voz de Dumbledore de fondo.

-No te creas tanto, Riddle -escupió Lestrange y Tom alzó una ceja mirando a uno y otro.

-¡SLYTHERIN! -bramó el sombrero y los Slytherin aplaudieron cordialmente.

-Es gracioso, creí que le hablaba a Abraxas, pero evidentemente cometí un error. ¿Ahora te apellidas Malfoy? ¿Hubo un matrimonio en el verano del cual no me enteré? Supongo que tú eres el sumiso, Alphard.

Eileen, Enid y Minkar que estaban alrededor de ellos comenzaron a agitarse en risas ante el estamento, mientras el joven Lestrange cobraba un ligero tono rojizo en todo su rostro.

-Fawcett, Augusta.

-No estoy seguro de si felicitarlos o daros el pésame.

-¡GRYFFINDOR! -el pequeño público de Tom aprovechó los aplausos de quien estaba siendo sorteado para reír sin ser descubiertos.

-Te crees mucho porque tienes un poco de sangre de Salazar en tus venas, pero nosotros no olvidamos que eres un sangre sucia.

-Figg, Primrose.

-¡HUFFLEPUFF!

-¿No te cansas de siempre la misma cantinela? Es realmente aburrido para mí, ahórramelo hasta que obtengas el suficiente poder mental para pensar un insulto original.

-Filch, Arestor.

-Tú, sucia basura muggle...

-Claro, eso suena taaaaan distinto a lo anterior.

-¡SLYTHERIN!

-Creciste en un orfanato, ¿no es así?

-Flitwick, Filius.

-¡RAVENCLAW!

-Difícilmente una noticia nueva cuando apareció en El Profeta.

-¿Jugabas a revolcarte con los muggles en su inmundicia?

-Hornby, Olive.

-Empiezo a pensar que no tenéis ni idea de cómo es lo que tanto insultáis. Cada día compruebo cuánta suerte tengo de que mi madre decidiera cazar a un muggle y hacerme un "sangresucia".

-¡SLYTHERIN!

Abraxas finalmente decidió tomar las cosas en su propia mano en vez de mirar como si fuera un partido de Quidditch. Después de todo, a Alphard no le estaba yendo bien.

-No seas arrogante sólo por ser la puta de Potter.

-Morseferth Loperbee, Myrtle.

-¡HUFFLEPUFF!

Tom invadió el espacio personal de Malfoy hasta tal punto que sus narices se rozaban y ronroneó:

-Realmente, Abraxas. No hay necesidad de estar celoso.

El efecto fue instantáneo. El rubio se tiró hacia atrás como si quemara, cayendo sentado sobre Alphard, con el rostro horriblemente sonrojado mientras Eileen y Enid luchaban para no aullar de la risa.

En ese momento el heredero de Slytherin sintió los cabellos de la nuca erizarse y notó que Harry lo estaba mirando desde la mesa de profesores. Le dedicó una sonrisa falsamente inocente que el mayor no se tragó y apoyando la barbilla en el puño, se dedicó a fingir que prestaba atención a la selección.

Poco tiempo después se dieron los clásicos anuncios excepto por el comunicado de que los profesores Potter y Merrythought abrían el Club de Duelo a todo público ese año, debido a la inminente guerra en el Mundo Mágico. Sólo los primeros años quedarían fuera.

Acto seguido Harry se paró y explicó que se dividirían en 3 grupos, los primeros y segundos años tendrían nociones de duelo básico, terceros y cuartos recibirían duelo avanzado, y los últimos años tendrían tácticas de guerra. Los horarios aparecerían en los tabloides en las salas comunes.

-No estamos intentando convertirlos en guerreros para esta guerra, sino darles las armas para sobrevivir si por alguna razón deben de mezclarse en batalla. Es su elección la postura que tomarán al graduarse, pero de ninguna manera Hogwarts apoya el enrolamiento de jóvenes estudiantes.

-Por otro lado, la biblioteca dispondrá de números actualizados de periódicos muggles y mágicos para el seguimiento de la guerra. Todos los profesores tienen las puertas de sus despachos abiertas para el consejo y apoyo que cualquiera de los alumnos necesite, no duden en acercarse.

El pequeño Slytherin supuso que Harry había sido el portador de las noticias tanto por su estatus neutral de mestizo como el iniciador de ciertas medidas. El hombre tenía un gran corazón y empatía que hacía que uno sintiera que podía confiar en él.

Sus ojos se desviaron unos momentos hacia Dumbledore, preguntándose cómo estarían llevándose ambos profesores. El viejo pareció sentir su mirada porque los ojos celestes ya estaban apuntando hacia él, pero Tom se apresuró a observar su plato con enorme interés. Aún no se sentía con deseos de poner a prueba sus habilidades occlumánticas.


Sábado 2° de Septiembre de 1939 - Habitaciones del Profesor Potter - Hogwarts

15:36

.

-El proceso de leer la mente de una persona es aún más complicado que el de cerrarla. Tu magia debe de trasladar tu consciencia hacia la mente ajena y una vez allí explorarla. Tu voluntad le dará potencia al ataque y tu agudeza mental lo hará más preciso. En la mente de un muggle las barreras naturales son débiles y fáciles de esquivar. En un mago, dependen de su mente.

Tom asintió, había leído al respecto en el libro que le regaló Pollux. No era sorprendente que Harry supiera del tema, aunque normalmente parecía querer evitarlo, como si tuviera algo en contra de las Artes Mentales. ¿Quizá una mala experiencia?

-Ahora quiero que relajes tu cuerpo y te concentres en limpiar tu mente de todo pensamiento. Espera todo el tiempo que necesites. Ya conoces tu refugio mental y lo has organizado, pero en este momento ir allí es lo último que necesitas. Cuando hayas vaciado tu mente, quiero que imagines una impenetrable barrera de un material a tu elección que no tenga agujero alguno ni límites al rodear tu mente. Mantén ese pensamiento. ¡Legeremens!

Tom sintió el violento ataque como una horrible punzada en la zona izquierda trasera de su cerebro. Rechinó los dientes sabiendo que había carecido de toda delicadeza esa lección- ¿Qué diablos he hecho para que estés enojado conmigo? -preguntó entredientes, añadiendo un curioso siseo a su pregunta.

El ojiverde parpadeó unos momentos y apartó la mirada- Ya te había dicho que no era un experto en el tema, no era mi intención lastimarte. Pero has logrado una muy buena barrera.

Forzando una sonrisa arrogante, el Slytherin se sentó en el sillón cruzando sus piernas de una manera inconscientemente elegante- Evadiendo la pregunta, veo. Supongo que me toca adivinar entonces. La última vez que estuvo todo bien entre nosotros fue en la plataforma 9 y ¾ por lo cual estás molesto por algo que ocurrió el día de ayer. Y si no estuvieras molesto conmigo, hubieras estado más preocupado por un daño colateral al ser tan brusco.

Su profesor se giró a mirarlo con expresión preocupada, pero Tom levantó la mano- Como mucho me has dado un dolor de cabeza. Aunque tienes razón, necesitas practicar, eso no ha sido nada sutil.

Harry hizo una mueca descontenta que hizo sonreír genuinamente a su protegido- ¿Tiene esto algo que ver con Abraxas? -cuestionó Tom ladeando la cabeza y de inmediato supo su respuesta ante el cambio de expresión en el rostro del mayor.

-Pensaba que no te agradaba Abraxas.

-No me agrada Abraxas.

Harry abrió la boca y la cerró varias veces mientras descartaba posibles respuestas, evidentemente confuso- Pero tú... tú...

Tom sonrió divertido, apoyando la barbilla en su mano de una forma calculadamente sensual- He descubierto que los artículos publicados en El Profeta han provocado grandes cambios en las actitudes de los estudiantes hacia mí, por lo que decidí cambiar mis actitudes ligeramente para poder sobrevivir mejor en el nuevo entorno.

-¿Y seducir a Abraxas en qué te ayuda?

El menor se dio una palmada en la espalda mentalmente al notar un leve tono de molesta en la voz de su ojiverde favorito, descartando la idea de responder algo respecto a los celos- Desestabilizar a tu enemigo te da ventajas en el campo de batalla.

-Tom, no creo que sea prudente darle ideas equivocadas. ¿Qué harás si intenta tomar por la fuerza eso que no le terminas de dar?

El efecto de sus palabras fue instantáneo, el rostro de Tom palideció mientras sus labios se fruncían como si intentara tragar algo muy desagradable. Harry dio unos pasos hacia él, su preocupación ganando su molestia.

-Seré cuidadoso -cortó el menor entendiendo las implicaciones y haciendo una nota mental al respecto.

El profesor de Defensa hizo una mueca y atrajo al menor hacia sus brazos. Ya no había tanta diferencia de altura entre los dos, pero Tom seguía siendo más bajo y enjuto. La mano del ojiverde recorrió la mejilla y sedosos cabellos negros, intentando reconfortar a su pequeño príncipe.

-Lo siento, últimamente soy horriblemente brusco contigo.

-Últimamente estás muy estás demasiado estresado.

El mayor sonrió dulcemente- No deberías estar justificándome.

Tom reprimió una sonrisa, sabiendo que en realidad hubiera contado como justificación si hubiera alegado celos, pero prefirió tomar la oportunidad que había estado esperando para hacer su movimiento- Puedes compensármelo, entonces.

Harry se separó un poco para poder mirar al joven Slytherin quien tenía una sonrisa tímida en su rostro que lo hizo parpadear desconcertado, incapaz de hacer más que esperar en silencio.

-Hay algo que he querido desde... Y ahora, que somos oficialmente... de alguna manera... familia... pensé que quizá...

Los ojos verdes escaneaban el rostro del menor, bebiendo de esa increíble incertidumbre que no veía desde hace tiempo. Esperando en silencio sin imaginar qué podría llegar a estar detrás de toda esa duda.

Finalmente Tom levantó los ojos para chocar una mirada decidida para los sorprendidos ojos del color de la maldición asesina- Un beso.

El profesor de Defensa esbozó una media sonrisa, a punto de decirle cuántas veces antes había obteniendo un beso sin necesidad de tantos rodeos, pero fue cortado rápidamente con un:

-En los labios.

La frase resonó en el cuarto como una sentencia de muerte y el más alto parpadeó varias veces como si no lograse comprender su significado.

-Tom...

El rechazo estaba plasmado en cada una de las letras de su corto nombre y el pequeño Riddle apretó su mandíbula y cerró los ojos como si hubiera sido un golpe físico, pero no lo amilanó- He visto a padres hacerlo a sus hijos a modo de saludo o despedida...

-Nosotros no somos...

-Y sé que en Rusia lo hacen hasta con los amigos cercanos...

-Tom, tienes que entender...

-¿Tanto te repulsa la idea de besarme?

Esta vez fue Harry el que reaccionó como si le hubieran pegado- Por supuesto que no -las palabras cargaban el ultraje que había sentido con ese estamento-. Es una costumbre que sólo algunas familias tienen y normalmente se abandona cuando el menor llega a la adolescencia.

-Nunca tuve la oportunidad de niño.

El mayor hizo una mueca de dolor- Ya piensan suficientemente mal de nosotros...

-Nadie tiene porqué saberlo -se puso en puntas de pie, agarrando al mayor de los hombros, el ceño fruncido en desesperación-. Será nuestro secreto. Sólo lo haremos cuando estemos solos y seguros que nadie nos verá. Por favor, Harry... es importante para mí. Eres importante para mí. Un beso, sólo eso te pido.

Mientras hablaba había pegado sus frentes, susurrando las palabras contra los labios de su guardián mágico, con los alientos mezclándose en una completa intimidad, con los párpados caídos no queriendo ver el rechazo llegar.

Un momento después lo sintió, haciéndole abrir los ojos de golpe, llenos de incredulidad. Los suaves y carnosos labios de su profesor aplastándose en contra de los suyos, infundiendo demasiadas cosas al mismo tiempo. El calor, oh, el calor... podía sentirlo desprendiéndose desde el beso y pasando por todo su cuerpo como una ola de fuego, haciéndole estremecer en los brazos del mayor.

Sus rodillas cedieron y cayó al suelo de una manera que probablemente había sido dolorosa, pero que su cerebro no podía comprender, porque aún estaba enredado en esos fuertes brazos, en ese cuerpo cálido que había caído de rodillas con él. En esas manos que sostenían sus mejillas y sobre todo, en esos labios que depositaban besos una y otra vez sobre los suyos, como si de pronto hubiera descubierto su necesidad y no pudiera parar.

Y la magia, oh, la magia... Podía sentir la magia de Harry recorriendo su cuerpo. No rodeándolo, no. Estaba dentro de él, recorriendo su cuerpo de forma posesiva, despertando su propia magia del letargo, concentrándose a su alrededor como una capa densa y casi palpable.

Su corazón latía tan fuerte que era doloroso, como si quisiera escapar de su pecho, y tan sonoramente que Harry debía que escucharlo con claridad. O quizá era la sangre en sus venas que transportaba el sonido, la cual parecía que había decidido recorrer con toda su fuerza cada rincón de su cuerpo. O su piel hipersensible después de que la magia de su profesor la rodeara casi profanándola.

Un vergonzoso gemido resonó en su garganta, con horror se dio cuenta de que no había manera de que el otro no le hubiera escuchado, que no viera sus reacciones, ninguna excusa lo sacaría de ello.

Como predijo, los labios del mayor dejaron los suyos. Ni siquiera podía pensar qué decir, su cuerpo al igual que su mente estaban aletargados. Sin embargo, un momento después estaban sobre su mejilla, presionándose sobre la tierna y húmeda superficie para luego volver a sus labios, dejándole sentir el sabor a sal.

Una lágrima, su mente proveyó. De alguna manera, por alguna razón, había derramado una lágrima durante el beso.

Sintió como Harry secaba su mejilla con el pulgar mientras lo miraba con una dulce sonrisa- Tomaré eso como que fue una compensación satisfactoria -bromeó el mayor con voz suave.

Las esquinas de los labios de Tom se curvaron en contra de su voluntad pero antes de que pudiera pensar una queja, el mayor lo tiró contra su pecho y resumió las caricias en sus cabellos. Las palabras estaban de más en ese momento, sus almas estaban demasiado a tono para necesitar un medio tan arcaico de comunicación.


Domingo 3° de Septiembre de 1939 - Fortaleza Numengard

20:01

.

Sentado en un trono de madera oscura, con un respaldo alto, un hombre entrado en años con cabellos dorados cuidadosamente peinados hacia atrás, tamborileaba sobre una larga varita de saúco. Los afilados contornos de su rostro conllevaban una belleza masculina que debía de haber arrancado suspiros en su juventud, sus claros ojos celestes brillaban llenos de ambición y determinación.

Pero lo que más destacaba de ese hombre era su poder. Un poder tal que lo respirabas en el mismo aire de la despojada habitación. Lo cubría de una manera tan íntima y despreocupada como su túnica negra y roja. Un hombre que estaba acostumbrado a cargar con tal poder.

Un leve golpe se escuchó en la puerta, y un movimiento de varita más tarde, un hombre de cabellos oscuros entraba a la habitación, postrándose frente a él.

-Mi Liege -pronunció el recién llegado con enorme respeto. Una túnica negra cubría completamente su cuerpo, pero la capucha estaba baja revelando cabellos negros pegados al cuero cabelludo, rostro de curvas suaves y un pequeño bigote debajo de las fosas nasales.

-Mi querido Fürer... -el rubio casi ronroneó-. Se te nota estresado... dime, ¿qué te aqueja? Lo has hecho tan bien últimamente por nuestra causa...

El Fürer bajó la cabeza un momento y luego levantó los ojos para enfrentarlos con los de su señor- Inglaterra y Francia han declarado la guerra a Alemania.

Una mano de largos dedos, ligeramente envejecidos, acariciaron la mejilla de su fiel seguidor- Adolf... tu dolor por la traición de Inglaterra no pasa desapercibido. Un momento te reciben con los brazos abiertos y al siguiente te clavan un cuchillo por la espalda. Los Británicos tienen esa horrible costumbre.

El ojinegro tembló ante la mirada de resentimiento de su señor- ¿Qué debo hacer? No había señal alguna de que esto pasaría. ¿Cree usted que los magos Franceses hacen su movimiento a través de los muggles?

-No lo creo, no. Despreocúpate, mi querido Fürer, Francia caerá pronto a mis pies. Concéntrate en Polonia por el momento.

-Tus deseos son órdenes, mi Liege -contestó con una mano en su corazón y la cabeza gacha en respeto.

-Por el bien mayor.

Una sonrisa se plantó en el rostro del Fürer al escuchar el clamor con un fervor nunca decreciente en los labios de su Lord- Por el bien mayor -repitió con devoción antes de girar sobre sus talones y desaparecer de la fortaleza con un sonoro "crack".

Notas finales:
Chan! (en ambos sentidos XD) Llegó la escena que muchos esperaban! Les gustó el beso? Se lo imaginaban así? Aunque no lo crean, lo planeé así desde el principio... Tom siempre ha sido un maestro de la manipulación y Harry de alguna manera necesita ser manipulado para poder avanzar en esas aguas. La adolescencia pega fuerte en Hogwarts, hn? Y qué les parecieron los nuevos personajes que aparecieron por ahí.

Por otro lado... no me maten por la última escena... no soy experta en historia y para hacer estas cosas leo mucho y saco lo que puedo de lo que encuentro en mis lecturas. La idea de Hitler como mago... no me pueden decir que al menos no soy original :P

Lamento la tardanza, pero probablemente siga tardando así por un buen tiempo, ya que me he vendido de esclava 6 días a la semana a un local de ropa, y tengo muy poco tiempo para escribir.

Por último, momento de propaganda XD Ya está subido a mi LJ la versión pdf de Dark Kiss, con una tapa espectacular de Quim3r4! (links en mi perfil)

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios