¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

Viernes 25 de Agosto de 1939 - Grimmauld Place N°12 - Londres

15:23

.

Pollux escaneó a su amigo por encima de la taza de té azul. Ahora que todos habían terminado de comer el almuerzo y el helado -traído por Harry- los niños habían salido al patio junto con Irma, dejándoles un poco de intimidad. Después de haber observado un notorio cambio en la dinámica entre su amigo y su pequeña guarda, el ojiverde había escupido rápidamente un resumen de los hechos.

-Déjame ver si entendí correctamente -los hombros de su amigo se tensaron de inmediato, sabiendo que él no iba a dejar pasar la oportunidad de analizar su comportamiento, y no se equivocaba-. Te hiciste pasar por un representante de la ley muggle...

-Lo hacen todo el tiempo los aurores...

-Podrías haber ido como nuevo guardián. Tú y yo sabemos que elegiste esa clase de disfraz porque la gente confía más ciegamente en quienes se suponen que protegen la ley...

-Yo protejo la ley, aún soy un auror.

-... y lo hiciste para poder guiarla hablando hacia los temas que te interesaban, y así poder usar legeremancia en ella con éxito, extrayendo todo lo que necesitabas de su mente.

-Sin daño alguno.

-Ni siquiera sabía que podías usar legeremancia, pero el hecho de que lo hiciste sin permiso va contra la ley -Pollux esperó una interrupción en ese punto, pero parecía que Harry no encontraba como negar eso-. No contento con ello, maldijiste su anillo de bodas.

-Oh, vamos. ¿Tú me vas a dar lecciones de moral sobre maldiciones a muggles?

-No. De hecho, estaba a punto de felicitarte.

-No hay necesidad de sarcasmo, Pollux.

-Lo sé, no era sarcasmo. Era pura y absoluta sinceridad. Por mí, podrían erradicar a los muggles uno de esos tantos afamados Lores Oscuros. Pero entonces, ¿de qué se alimentarían los vampiros? Lo que tenemos que hacer es evidente, ayudar a los vampiros a expandir su sociedad.

-Pollux... -reprendió Harry rodando los ojos.

-Bien. Dejo el tema. Lo que realmente quiero saber es: ¿qué maldición usaste? Las maldiciones siempre han sido de mi interés, y considerando que la hiciste sin varita y utilizando tus labios para depositarla en algo que sólo la afectara a ella...

-Una de efecto lento, nadie tiene porqué darse cuenta de que la hechicé de ninguna manera.

-¿Y el hecho de que el anillo pueda ser pasado a otros muggles no te preocupa? El collar de ópalos que mi tío abuelo embrujó mató a ocho muggles antes de que el Ministerio lo recuperase.

El ojiverde parpadeó unos momentos- No había considerado...

-Tu té se enfría -lo distrajo rápidamente, tomando un sorbo a modo de ejemplo-. Así que luego de eso decidiste que tu día aún no estaba completo y decidiste que la mejor manera de agregarle sabor era ir a robar información a las autoridades muggle.

-Eso difícilmente cuenta en la lista.

-¿Prefieres entonces que pase a nombrar el eliminar la única evidencia restante con un hechizo de magia negra, prohibido por el Ministerio?

-Las amas de casa realmente podrían beneficiarse por un hechizo que elimine la sangre de un lugar.

-Sí, también una exquisita muerte ha de ser que te disparen con ello.

-Lo importante es la intención, Pollux.

-Y tu intención era clara, eliminar evidencia. Total, ya habías quemado la camisa...

-Hipócrita. Me lo marcas como si tú no hubieras hecho lo mismo en mi lugar.

-Si yo estuviera en tu lugar, mi querido amigo, el cuerpo de tu querido Tom estaría lleno de la marca de mis dientes.

Harry gruñó ante el comentario, apurando un trago de su té- Si hubiera sido Cygnus...

Pollux sonrió ligeramente, su amigo siempre había sido apurado en romper las reglas, pero inseguro luego de hacerlo- Yo habría hecho lo mismo, o peor. Ahora, volviendo a mi lista... Creo que mi siguiente ítem es engañar vilmente a una niña.

-Hay veces en las que una mentira es más apreciada que todas las verdades del mundo.

-Verdad. Tú eres un experto en ello cuando quieres.

-¿Qué insinúas? -preguntó Harry entrecerrando los ojos.

-Que hay veces que amas mentirte a ti mismo. Pero volviendo a la niña. ¿Qué tenías en la cabeza cuando pensaste en tomar el hilo de pensamiento directo a tu cabeza? ¿Y si la sincronía no era perfecta?

-Sabía que no iba a pasar nada, ella estaba tranquila y confiada, y yo tenía una idea de lo que vería...

-Idiota. ¿Tienes una idea de lo peligroso que es lo que hiciste? ¿Las consecuencias que podría...?

Pollux se frenó en seco. Los Obliviates utilizados en dos niños pequeños para culminar su lista, completamente olvidados ante la presencia de alguien más en la sala de estar. Harry se giró también y palideció visiblemente ante la visión de Hermione. Probablemente preguntándose cuánto había escuchado.

Depositó su taza vacía en el plato con delicadeza y lo dejó en la mesa mientras escuchaba la molesta voz de la ex Ravenclaw metiendo las narices donde no le incumbía, para variar.

-¿Peligroso? Harry, ¿en qué te metiste esta vez?

-Granger, entiendo a la perfección el hecho de que tus orígenes muggles te ponen en desventaja respecto al conocimiento de nuestras costumbres, pero los modales no deberían ser tan deslumbrantemente distintos como para no denotar que el hecho de que te presentes en mi casa sin invitación, interrumpas una conversación y fisgonees sobre lo que escuchaste de ella es una enorme falta de educación.

Los labios de la mujer se volvieron una fina línea, sus intentos de no exteriorizar su molestia eran inútiles contra alguien tan instruido como un Black. Y para el caso, el maltrato recibido de niño hacían de Harry un experto lector instintivo. Ambos podían leer las emociones pasar en ella como en un libro abierto.

-Ahora que el juicio ha terminado quería hablar con Harry. Fui a Godric's Hollow y Dobby me dijo que estaría aquí. Kreacher me dejó pasar. Pero eso no contesta...

-Es evidente que la servidumbre ya no es lo que era. Me aseguraré de castigarlo duramente. Probablemente un par de quemaduras nuevas en su estómago harán el truco.

Harry se había quedado mirando de uno a otro, abriendo la boca cada vez más, a medida que la conversación avanzaba, queriendo intervenir pero inseguro de qué manera. La ex Ravenclaw por su parte jadeó horrorizada ante sus palabras. Tan predecible...

-¿Cómo te atreves? ¡Quémate a ti mismo! ¡No tienes derecho de...!

-Ahórrame tu discurso. Ya escuché bastante basura moral de tu parte. Haz un club para defensa de elfos domésticos si así lo deseas, pero no me vengas a dar clases de principios cuando tú dejaste a tu amigo tirado...

-¡No tienes derecho a reclamarme nada! ¡Tú lo empujas a una relación pedofílica sabiendo perfectamente que ese niño...!

-¡Hermione! -los dos saltaron en el lugar cuando la poderosa voz de un Harry muy irritado rompió en medio de la discusión. El peor error a cometerse con Harry, era hablar mal sobre alguien que él se sentía protectivo. La habitación calló en silencio por unos momentos.

Pollux carraspeó- ¿Té?

Probablemente iban a necesitar mucho té. Preferentemente con una poción calmante diluida en éste.


Viernes 25 de Agosto de 1939 - Grimmauld Place N°12 - Londres

16:04

.

-Así que, ¿crees que mi padre y tu guardián vayan a establecer un contrato matrimonial entre nosotros? -esa fue la primera pregunta que hizo Walburga apenas su madre se retiró al interior de la casa.

A juzgar por la belleza de sus progenitores, Walburga iba a crecer para ser una mujer increíblemente atractiva, y probablemente después de esa pregunta era seguro asumir que ella pensaba lo mismo de él. Lamentablemente, Tom no estaba interesado.

-Harry no apoya los matrimonios arreglados -respondió cuidadosamente, no había razón para romper las buenas relaciones con los Black.

La niña pareció un poco decepcionada ante la respuesta, pero al menos la idea de no ser rechazada del todo mantenía su dignidad intacta- Mis padres ya están empezando a considerar el perfecto arreglo.

Tom bufó suavemente- Poner la correa a un perro lo antes posible no evita que cuando pueda corra a revolcarse en el barro. De hecho, suele ser contra productivo.

Cygnus frunció el ceño, aparentemente no entendiendo qué tenían que ver los perros en medio de una conversación de matrimonio hasta que su hermana suplió:

-Es una analogía.

-Ah.

El Slytherin podía adivinar que Cygnus conocía el significado de la palabra 'analogía', pero eso no quería decir que entendiera su frase. Lamentablemente los otros dos no se sentían suficientemente generosos para pararse a explicar.

-Estoy segura de que mi padre no considera que necesito ser atada para controlar mis impulsos.

Walburga tenía 13 años, uno más que Tom, pero en el estirón que había sufrido durante el verano, el chico ya sobrepasaba su altura. Eso, sumado a su actitud entre arrogante y educada, lo hacía parecer mayor.

-¿No vas intentar darme lecciones sobre las costumbres de los magos de sangre pura? -era un pregunta retórica, por supuesto, por lo que la chica no respondió-. Eres más prudente y centrada de lo que la mayoría de nuestros compañeros son.

La Slytherin se permitió esbozar una sonrisa ante el sutil halago, Tom en general era demasiado cerrado con todo el mundo, ser aprobado por él era algo de lo que uno podía sentirse orgulloso de lograr, en especial ahora que su estatus de heredero de la línea de Salazar fue revelado.

-Es suficiente con prestar un poco de atención para darse cuenta de que tienes una excepcional inteligencia, no necesitas que yo te recuerde ninguna clase de regla, simplemente tienes alma de rebelde.

-¿Alma de rebelde? -repitió con diversión brillando en sus ojos azul-verdosos.

-Sí. He visto como reconoces las reglas pero haces lo que te plazca. O quizá es algo que se te ha pegado de Harry. Tiende a ser horriblemente infeccioso.

Se sorprendió ante el uso del nombre de pila de su profesor y el tinte afectuoso que acarreaba la voz de la joven Black. Sólo en ese instante se dio cuenta de que al ser tan buenos amigos con Pollux, Harry debía de haber estado en la vida de Walburga desde muy joven. Ignorando la punzada de celos contraatacó:

-Suenas extrañamente afectuosa de Harry en estos momentos, sin embargo, hasta ahora siempre te he escuchado distante respecto a él. ¿Su estatus como heredero de Gryffindor te ha llenado repentinamente de cariño?

Los ojos celestes se entrecerraron y de los labios de la chica salió un sonido despectivo- Como si a alguien le importaran los inútiles Gryffindors. Simplemente considero prudente evitar dar información que otros Slytherin puedan utilizar en mi contra.

Cygnus fruncía el ceño a esa altura, pareciendo que no podía decidir si se peleaban o no, perdido de cómo actuar en una situación así.

-¿Te sientes particularmente encariñada con el jardín? -cuestionó Tom, mirando a Walburga con un aire ligeramente juguetón.

-No particularmente... -respondió la joven entrecerrando los ojos, hasta que finalmente pareció comprender- ¿qué tal un pequeño tour por la mansión?

-Una encantadora propuesta.

Compartieron una sonrisa conspirativa. Siempre confía en que dos serpientes puedan llevar una conversación llena de significados, sin decir realmente nada.


Viernes 25 de Agosto de 1939 - Grimmauld Place N°12 - Londres

16:19

.

-Y este es el retrato de Belvina Black de Burke.

Tom fingió estudiar con interés el retrato de la ligeramente regordeta mujer de cabellos negros enrulados, pero la atención de los pequeños Slytherin estaba en las voces que se podían escuchar desde la sala de estar.

-Ella parece... resbalosa.

Walburga sonrió con diversión- Aunque ella lo niegue, los Burke y asociados tienen esa... cualidad.

Cygnus finalmente soltó un bufido y molesto se dirigió a la puerta que conectaba con la sala y se tiró sin ceremonia a los brazos de su padre. Tom y Walburga compartieron una mirada.

Pollux agarró al pequeño rubio que había decidido escalar sobre él como si fuera algún tipo de montaña, y lo acomodó sobre su regazo. El borde de sus labios se curvó al ver la frente fruncida de su hijo- ¿Qué le pasa a mi principito hermoso? ¿Dónde están Wal y Tom?

Los otros adultos se habían quedado en silencio esperando la respuesta- En el pasillo de los retratos.

La voz del niño sonaba adorablemente enfadada y Pollux luchaba por mantenerse serio- ¿Y tú no estás con ellos porque...?

-No entiendo.

-¿Qué es lo que no entiendes?

-A ellos. Usan palabras que conozco, pero en formas que no entiendo.

-Aww, mi principito. No te preocupes, estoy seguro que no lo hacían para dejarte fuera de la conversación -aseguró el patriarca Black apretando al pequeño contra su pecho y depositando varios besos seguidos en su mejilla.

-¿Eso quiere decir que se llevan bien? -intervino Hermione.

Harry sonrió divertido- No necesariamente, pero dudo que se lleven mal. Los conozco a ambos y sé que al menos llegaran a un entendimiento mutuo.

Junto a Tom, Walburga soltó un bufido- Los sangre sucias nunca entienden las maneras de los Slytherin.

Tom ladeó la cabeza- Dudo que tenga que ver con sangre. Ella tiene una visión del mundo demasiado limitada a sus pequeños prejuicios.

La joven Black sonrió al notar el desprecio en su voz- ¿Así que la defensora-de-pobres-Granger está en tu lado malo? Parece que tu lista negra es larga.

-La gente no es tan maravillosa como les gusta pensar que son. Yo no soy lo suficientemente hipócrita para mentirme a mí mismo respecto a quien no me agrada.

-Sólo espero que sepas disimularlo el resto del tiempo o tendrás que pelearte con el mundo entero. Y eso es tan Gryffindor...

Tom sonrió divertido- Ustedes sí que se toman en serio la pelea entre las Casas. Aunque bajo una idea errónea: Godric y Salazar eran muy buenos amigos.

-Es verdad -la nueva voz en su conversación entre susurros hizo saltar a ambos de un susto. Harry sonrió satisfecho de su logro y se apartó del marco de la puerta-. ¿Qué tal si dejan de cuchichear ustedes dos y entran a tomar algo?

Ambos -Slytherin hasta la médula- fingieron que no los habían agarrado haciendo algo indebido y con toda la naturalidad del mundo ingresaron a la sala, dándole gélidos saludos a Hermione. Quien se removió un poco incomoda ante la animosidad.

Irma corrió su cabello rubio brillante de su rostro, el cual insistía en caer hacia su exuberante pecho. Una visión de la cual Tom encontraba bastante difícil apartar la vista. El escote de su túnica verde agua no ayudaba demasiado, tampoco.

Una vez que todos estuvieron sentados con algo para beber, se formó un silencio incómodo. Por la forma tensa que se mantenía sentado Harry, ni siquiera él estaba encontrando la compañía confortable y eso era mucho decir.

Pollux carraspeó suavemente. "Siempre confía en un sangre pura para que encuentre algo qué decir sin importar la situación"- Escuché cierto rumor acerca de Cuidado de las Criaturas Mágicas...

Harry parpadeó ligeramente, la frase había captado la atención de todos en la mesa- ¿La Junta de Gobernadores está al tanto?

-Algo así. Es más un rumor. Por tu reacción asumo que algo de ello es cierto.

El ojiverde soltó un suspiro pesado- No sé de dónde salió la idea exactamente. Pero llegó al Ministerio, en el sector educativo, la brillante idea de que el itinerario de los primeros años en Hogwarts es muy pesado y quieren mover Cuidado a electiva desde tercero.

Hermione jadeó levemente. Tom y Walburga se removieron en sus asientos mientras Irma soltaba un resoplido rencoroso dirigido al Ministerio. El único que permanecía imperturbable era Pollux, que acariciaba el cabello rubio de su hijo intensivamente.

-Escuché que Silvanus prácticamente se tiró encima de Dumbledore, echando espuma por la boca -uno podría haber perdido el tono divertido si no sabía escuchar, ya que el rostro del patriarca Black se encontraba impasible mientras hablaba.

Harry, sin embargo, sonrió divertido- Una muy pintoresca interpretación de los hechos. Pero sí, estaba bastante enojado, y yo no puedo culparlo. Es difícil de creer que Albus apoyara la propuesta.

Recibió varias miradas sorprendidas ante ello y no por el contenido de la frase sino por llamar al subdirector por su nombre de pila. Siempre había mantenido una deferencia clara nombrándolo por título y apellido. De alguna manera eso se había roto, remplazándolo por un humano tan falible como él al llamarlo simplemente "Albus".

Hermione frunció el ceño- Bueno, estoy segura de que tiene sus razones. Probablemente desea que las bases mágicas más importantes estén reforzadas...

Tom no pudo evitar resoplar ante la firme idea de la nacida de muggle de sostener una vela por todo lo que Dumbledore dijera. El sonido fue más fuerte de lo esperado y atrajo la atención de los demás sobre él. No siendo del tipo de sentirse amedrentado, tomó el desafío de la de ojos castaños.

-El itinerario de Hogwarts es difícilmente un reto. Está claramente diseñado para que hasta los más lentos y débiles puedan aprobar sus materias con un poco de esfuerzo. El quitar educación obligatoria es una técnica clásica de los gobiernos para el control de la población iletrada.

Irma sonrió condescendiente- Asumo que no encontraste tus materias muy complejas. ¿Cómo te fue en tus exámenes?

-Nota máxima.

-¿En cuales?

-En todos.

La mayoría se quedaron sin saber qué decir ante ello. Harry, por su parte, sonrió orgulloso- Pero a pesar de que no todos tienen tu intelecto, no he encontrado que las notas en mi clase sean malas en ninguno de mis cursos. Si el itinerario fuera tan pesado, tendrían problemas en todas las materias por igual.

-Tampoco es que Cuidado sea tan esencial -intervino Hermione.

El ojiverde frunció los labios- Tenemos muchas zonas salvajes donde puedes encontrarte con cualquier clase de criaturas, y nuestros conocimientos sobre ellas son realmente escasos. Convivimos en el planeta con cientos de especies de las cuales sabemos poco y nada. Yo la prefiero a Astronomía, nunca la utilizo. Y Binns...

-¡Harry! -reprendió la de ojos castaños, con el tono que siempre utilizaba cuando alguien faltaba el respeto a un profesor.

-Todavía recuerdo que en mis TIMOS inventé nombres de ogros y duendes a más no poder.

Pollux, con una sonrisa, adoptó una voz rasposa y parafraseó:

-Urik el excéntrico cuando intentó caminar a través de las paredes...

-Obtuvo una concusión de diez días. Sí, diez días -concluyó su amigo en una voz parecida negando con la cabeza-. Datos totalmente inútiles. Sería preferible que enseñaran historia de verdad, especialmente referente a los Lores. Después de todo, es algo que tiende a repetirse muy seguido.

Pollux miró intensamente a Harry, con los ojos azules brillando más oscuros- El Profeta no es muy informativo al respecto, pero Inglaterra está considerando la intervención en la guerra civil que se está desatando.

El heredero de Gryffindor parpadeó unos momentos y luego sonrió- No he sido convocado al Departamento Auror para ser enviado a luchar a Francia si es eso lo que te preocupa. Prefieren tenerme para defender Inglaterra en caso de que se extienda hasta aquí la batalla. Se está extendiendo cada vez más, pero no creo que nos veamos involucrados directamente...

El patriarca Black entrecerró los ojos- Sabes algo que yo no -no era una pregunta-. ¿Por qué estás tan seguro de que quedaremos fuera?

-Porque es lo que yo haría en su lugar.

Hermione le puso una mano en el brazo con expresión preocupada- Harry. Es un Lord Oscuro, no puedes adivinar cuán loco...

-No, no me refería a si fuera un Lord Oscuro. Título o no, del lado de la Luz o la Oscuridad, todavía es humano, y la mente y el corazón de todos los humanos tienden a reaccionar de la misma manera en situaciones parecidas.

Pollux apoyó un codo en la mesa y la cabeza cayó sobre su mano, con una sonrisa divertida y afectuosa adornando su rostro- Tan típico de ti, encontrarle el lado humano a todo -soltó un suspiro dramático-. Podrías ser tan buen político si quisieras... Esta información tuya, ¿podría ser beneficiosa para el Ministerio?

-No si no deseamos convertirnos en los monstruos que tanto proclamamos querer cazar.

-No es algo inusual hacer monstruosidades a unos pocos para salvar a miles.

Harry sonrió- Tan típico de ti ser dolorosamente sincero y despreocupado. Pero yo no voy a ser parte de un esquema inmoral "por el bien de la mayoría". El mundo está lleno de magos poderosos, que arriesguen su propia piel y no la de inocentes.

-¿Y dejar que miles mueran? ¿Aún cuando sabes que puedes salvarlos?

El profesor de Defensa se tensó, pensando por unos momentos- Disculpa si me equivoco, pero tenía entendido que Grindelwald mataba a quienes se ponían en su camino. Yo no estoy empujándolos a ponerse en su camino.

Hermione negó con la cabeza- Harry... no creo que el Ministerio fuera a hacer mal uso de la información. No hay necesidad de poner a nadie en peligro. En este caso tengo que coincidir con la postura de Pollux.

Tom dejó su taza vacía en la mesa- "Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti." Nietzsche, Más Allá del Bien y el Mal, 1886.

Walburga ladeó la cabeza- Eso es bastante ambiguo. No estás realmente exponiendo tu punto de vista.

El Slytherin alzó una ceja- Mi punto de vista es irrelevante. El punto de vista que importa es el de aquellos que tienen el poder de realizar un cambio.

Pollux soltó un sonido sordo mientras recogía con cuidado al pequeño entre sus brazos- Ahora vengo, lo voy a dejar en la cama -anunció.

Hermione se inclinó hacia Harry apoyando una mano en el muslo del mago- Harry, yo...

Su amigo la cortó apoyando una mano sobre la de ella- Está bien, 'Mione. Tú estabas haciendo lo que creías que era lo correcto, luchando por ello. Yo estaba haciendo lo mismo. Sería hipócrita estar enojado contigo por eso.

Tom esbozó una sutil sonrisa. Harry no estaba enojado, estaba decepcionado, algo mucho peor. Uno se tranquiliza de un enojo, pero la decepción cava hondo hasta hacer un nido en tu corazón y no te deja olvidar jamás que vive allí.

La chica sonrió levemente, no del todo convencida, pero creyendo que más adelante lograrían solucionarlo- Gracias.

Pollux regresó con los labios rojo brillantes y el pequeño Slytherin entrecerró los ojos, pensando en qué parte de su hijo habría decido besar tan vehementemente para lograr ese efecto. Con ese gusto especial que tenía por chicos jóvenes y esa actitud tan posesiva con su hijo...

Harry soltó un suspiro- Bueno, me parece que es hora de que nosotros nos retiremos. Tom y yo tenemos un horario muy apretado esta semana. Me gustaría invitarles a comer a casa, pero me temo que en verdad estaremos muy llenos de cosas. Pero cuando tenga mejor organizado mis horarios...

El patriarca Black sonrió- No te preocupes, con los cambios entre Hogwarts, el Ministerio y tu casa, debes estar algo enloquecido. Estaremos en contacto.


Sábado 26 de Agosto de 1939 - Potter's Cottage, Valle Godric, Inglaterra

10:12

.

Al regresar de la Casa Black, Harry se veía bastante cansado, pero aplaudió con entusiasmo de cualquier manera anunciando que iban a ir al Callejón Diagon esa misma tarde, para no perder más tiempo, y que si querían que las tiendas no les cerrasen, debían hacerlo en ese momento.

Lamentablemente su viaje sólo les alcanzó para los libros y aprovisionamiento de materiales necesarios para el siguiente año, y Harry todavía quería comprarle ropa a su pequeño. Ahora se encontraban desayunando unos deliciosos waffles con chocolate derretido que había preparado el ojiverde, y Tom estaba siendo estudiado cuidadosamente por encima de la mesa.

El niño levantó la mirada y descubrió cierta diversión en el rostro de su guardián- ¿Qué?

-Tienes que afeitarte.

Tom parpadeó un momento, sin estar seguro de qué era lo cómico en ello- Sí, había notado el exceso de bello facial. Sin embargo, no veo por qué te parece tan gracioso.

Harry sonrió a modo de disculpa- Yo no necesité afeitarme hasta los 16.

-No voy a tener una discusión sobre bellos corporales y otros signos sobre la pubertad -declaró el pequeño levantando una mano.

-Muy bien. Pero, ¿has notado que tienes una onda en tu cabello?

El menor parpadeó y se llevó una mano al flequillo sintiendo que estaba extrañamente curvado hacia afuera. Intentó aplastarlo contra su frente con poco éxito.

-Creo que ha sido el cambio de agua. A veces sucede que el cabello reacciona distinto al tipo de agua, o con qué te lo lavas. Después de ir a comprar las túnicas podemos pasar por el estilista a ver qué opina, puede que tengas que cambiar tu corte de cabello.

Tom soltó un gemido derrotado, esa tarde iba a ser totalmente tediosa.

-Y luego, podemos ir a visitar a Morfin. Estoy seguro de que le encantará conocerte.

Corrección. Esa tarde sería el infierno.


Sábado 26 de Agosto de 1939 - Gaunt's Cottage, Little Hangleton, Inglaterra

17:00

.

Harry, según había descubierto ese día Tom, tenía una faceta sádica que estaba explotando con él. Había pasado la tarde mirándole con una sonrisa de diversión mientras era tironeado y toqueteado por brujas regordetas dispuestas a rehacer su estilo de vestir y de cabello. Y el pequeño Slytherin juraba que cuanto más molesto se veía, más divertido parecía Harry.

Había tenido que medirse, probarse y tocar cientos de telas. Aprendiendo en el proceso toda clase de enseñanzas sobre moda impartidas por las modistas, que parecían fuera de sí de contentas con la idea de poder hacerle un guardarropas completo.

Les entregarían la ropa dentro de dos días por el gran encargo hecho. Era una cantidad ridícula, pero Harry simplemente había depositado un dedo en sus labios ante sus protestas. Evidentemente dispuesto a malcriarlo por todo lo que le había faltado durante su niñez.

Su cabello también había sufrido cambios. Se lo hicieron crecer y lo cortaron completamente en otra manera, ya que su cabello estaba volviéndose ondulado. Sus hormonas parecían dispuestas a hacerse notar ese verano, aunque no lo dijo en voz alta porque estaba seguro que ese era un término muggle.

Ahora, en vez del clásico corte para niños que le obligaban a llevar en el orfanato, su cabello no tenía un corte visible, sino que fluía por toda su cabeza, lo suficientemente largo para que Harry pudiera hundir los dedos en ellos. El mayor había insistido en que el flequillo todavía cayera del lado izquierdo sobre su frente.

Era distinto. No estaba seguro aún qué opinaba de ello, pero la manera en que Harry no dejaba de acariciarlos, era definitivamente positiva.

Actualmente se encontraban caminando por entre los árboles hasta una pequeña casa ubicada en un claro. El ojiverde se frenó a unos metros de la casa y palmeó un par de veces antes de llamar en voz alta y siseante:

:: ¡Morfin! ::

Se escuchó un sonido sordo, seguido de movimientos alrededor de la casa y unos momentos después la puerta se abrió con un traqueteo.

:: ¡Primo! ::

La primera visión de su tío fue... bueno, no fue exactamente lo que esperaba. Uno podría haber esperado que las palabras de Harry en la carta lo preparan con su frase de "La línea de Slytherin sufrió las consecuencias del incesto". El hombre intentaba ocultar sus ojos bizcos tirando el cabello sobre su rostro, lo que hacía que transpirase y formara horribles pústulas.

Su tío se frenó y lo inspeccionó con una mueca de ligeramente disimulado disgusto. Tom tensó su cuerpo, sabiendo que las cosas con Morfin no iban a ser exactamente amigables.

Harry colocó las manos en los hombros del pequeño :: Morfin, te presento a tu sobrino Tom :: anunció con una sonrisa.

El Gaunt resopló ligeramente :: Eso puedo ver. El mocoso es la viva imagen de ese horrible muggle que mi hermana fue tan tonta como para cazar ::

Tom entrecerró los ojos, pero Harry le ganó de mano al replicar con tranquilidad :: Eso no es cierto. Tiene los ojos y el cabello de Merope. Tendremos que esperar a que termine de crecer para saber del resto de sus rasgos ::

El pequeño Slytherin levantó su labio en disgusto hacia su tío y se pasó una mano por el cabello deliberadamente, consciente de su belleza :: Al menos yo no tengo que ocultarme tras mi cabello ::

:: ¡Tom! :: reprendió Harry, y su tío soltó un sonido que podía ser considerado un gruñido.

:: Así que la lagartija tiene lengua. Quizá deberíamos cortársela :: sugirió Morfin.

Tom alzó una ceja :: ¿Qué pasa? ¿Tienes que requerir a la violencia porque tu cerebro no puede proveer la información necesaria para una batalla de ingenio? Supongo que la lengua de plata de Salazar no fue obsequiada a todos sus descendientes ::

:: Los dos sois unos inmaduros :: declaró el profesor de Defensa ::. Cuando terminéis me gustaría entrar y tomar algo con tranquilidad. ¿Necesito sacaros las varitas para asegurarme de que os comportaréis? ::

Los dos descendientes de Slytherin se detuvieron ante eso y pocos momentos después estaban entrando al cottage. Una vez que Harry se hubo acomodado en una silla, encontró su regazo lleno de Tom. Con una mirada divertida le permitió al adolescente sentarse encima suyo, quién mandó una mirada viciosa a Morfin.

El ojiverde decidió que le apetecía un chocolate caliente, Tom prefirió un té de fresas y Morfin un vaso de Firewhisky. Después de las clásicas frases sobre beber alcohol a esas horas, se instaló un silencio tenso por la actitud posesiva de Tom y la despectiva de su tío.

Harry parecía dudar respecto a qué tema de conversación sacar para lograr que los otros dos no intentaran sacarse los ojos el uno al otro. Finalmente soltó un suspiro derrotado y soltó:

:: Queríamos agradecerte la ayuda en el juicio. Estoy feliz de tener a Tom finalmente conmigo, y tú colaboraste en ello, así que si hay algo que pueda hacer por ti... :: mientras hablaba, el ojiverde estiró una mano por encima de la mesa y la apoyó sobre la del Gaunt. Quien no perdió la oportunidad de agarrarla y acariciarla.

:: Ya has hecho suficiente. Y además te pasas a visitar a esta vieja serpiente ::

El profesor le dedicó una de sus encantadoras sonrisas :: Eres una buena compañía cuando no estás insultando a nadie. Deberías salir un poco de esta casa. Podrías hablar Inglés si quisieras, y conseguirte un trabajo, ocupar tu tiempo, aprender cosas nuevas... ::

Morfin hizo un sonido que no afirmaba ni negaba y Harry suspiró retirando su mano. Tras ello intentó establecer conversación, nombrando algunos de los eventos que ocurrían en el mundo, incluyendo la inminente guerra de los muggles. No tuvo mucho éxito con el ambiente tan tenso y los herederos de Slytherin buscando cualquier momento para molestar al otro.

Cuando hubieran hecho sus despedidas y estuvieran de vuelta en Valle Godric, Harry frunció los labios mirando a su pequeño- Eso no fue nada amable, Tom. Entiendo que Morfin no fue exactamente amable... ¿tenías que ser tan hostil?

Tom se cruzó de brazos y lo miró con seriedad- ¿No te molesta la manera en que te mira?

El mayor parpadeó unos momentos y luego alzó la ceja- No creo que realmente me mire mal, probablemente...

-No. Todo lo contrario de hecho. Te miraba como si quisiera comerte. Como si en la primera oportunidad que tuviera te fuera a acorralar contra la mesa y... -Tom hizo un gesto con las manos, incapaz de terminar la frase.

Harry negó con la cabeza- No creo que...

-Es la misma mirada que Pollux me da a mí -apuntó el menor con una ceja alzada.

El mayor no parecía muy contento- Muy bien, punto aceptado -luego negó con la cabeza haciendo una ligera mueca-. ¿Tenías que ser tan gráfico respecto a la mesa? Estoy tentado a Obliviarme a mí mismo por tu culpa.

Tom sonrió divertido y le echó una mirada de arriba a abajo a Harry que logró que el mayor retrocediera un paso. Con una sonrisa astuta ladeó la cabeza y lo observó pensativo antes de lamerse los labios.

-¿Qué? -inquirió el ojiverde nervioso.

-¿Por qué cuando yo lo hago lo notas y no cuando lo hacen los demás?

Harry se sonrojó ligeramente- No estarás imaginando...

Tom soltó una suave carcajada y dio media vuelta para dirigirse a su cuarto.

-¡Tom!

Notas finales:
Ahí está para los que pedían Pollux, Hermione y explicaciones del anterior cap. Si no habían agarrado las pistas de todo eso recomiendo una releída. Como siempre estan los que hicieron su tarea y adivinaron estas pistas, o algunas, antes de que Pollux llegara con su explicación. Pero a que Pollux tiene su manera especial de contarlo :P

Esto fue una especie de interludio, el próximo cap ya arranca segundo año. No va a ser tan largo como el primero, pero tendrá sus pequeñas satisfacciones. Respecto a los cambios hormonales, no se dan nunca todos al mismo tiempo, ni apenas llegas a la pubertad, por eso algunos se están notando recién ahora.

Por otro lado, me gustaría recordarles que están saliendo versiones pdf de mis historias, las que todavía no están, estarán pronto y tienen unas tapas expectaculares que tienen que ir a verlas! Y para los seguidores de Criminal, Lekaiel hizo un hermoso fanart ^^ Links en mi profile (perfil).

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios