¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:

Cap largo y lleno de información y tensión sexual XD están avisados para que puedan acomodarse en el asiento con la mente avispada :P

Edit: Alguien me podría haber dicho que el link no estaba en mi perfil... XD ahora está. Hubiera jurado que lo había puesto... pero bueno, deben haber pensado que andaba loca (eran las 5 am...)

Jueves 29 de Diciembre de 1938 - Habitación de Primer Año Masculina, Casa Slytherin, Hogwarts

17:20

.

Durante los días anteriores a su cumpleaños Tom pudo terminar de deglutir el episodio con Pollux y recordó lo que Harry le había dicho cuando le preguntó al respecto del extraño hecho de que llevase puesto al Sombrero Seleccionador.

Fue hacia su valija y sacó uno de los primeros regalos de su profesor, deteniéndose unos momentos para releer la dedicatoria, antes de buscar en el índice de Hogwarts: Una Historia, era un libro bastante grueso que hablaba de todo tipo de detalles y la creación de estos. Si bien tenía información muy interesante para los nuevos ingresantes, en la opinión de Tom también contenía unos detalles muy ridículos.

Buscó con rapidez la sección llamada La Selección y comenzó a leer:

"... El castillo de Hogwarts fue creado por sus fundadores por medios completamente mágicos y en los planos originales ya constaba la ubicación de los dormitorios donde se ubican hoy en día. Sus fuertes personalidades hacían necesaria la división del poder y eso originó las cuatro Casas y la Selección.

Cada uno eligió buscar en los alumnos los rasgos de personalidad que ellos valoraban..."

En este punto Tom hizo un salto hacia más adelante, se sabía de memoria las características de cada Casa.

"... El método de selección fue una dura prueba de ensayo y error que pasó por toda clase de métodos en la búsqueda del más indicado, pasando por una larga entrevista con los fundadores hasta distintas pruebas de valor y acertijos.

El mejor método, sin embargo, llegó con la triste separación. Crearían un objeto que midiera los rasgos de personalidad de los aspirantes y pudiera colocarlos donde ellos lo hubiesen hecho.

El objeto elegido fue un sombrero dada la simbología de la mente como creadora de la personalidad y el contacto directo con la cabeza. Contrario a la común creencia, el Sombrero Seleccionador no tiene total acceso a los recuerdos del portador sino que sólo puede leer los pensamientos superficiales además de la personalidad, lo que le permite mantener charlas silenciosas con quien lo lleve.

Godric Gryffindor era en ese entonces el Director y fue quien tuvo el honor de donar su sombrero para realizar el ritual. Entre los dones que recibió el Sombrero Seleccionador en este proceso se encuentran: capacidad fonética y auditiva tanto mental como física, una personalidad completa surgida de la mezcla de las de sus creadores, libre albedrío y algunos poderes secretos.

El Sombrero Seleccionador da la bienvenida a los estudiantes..."

Dejó de leer en ese punto ya que comenzaba a hablar de las estúpidas canciones. Cerró el libro mientras pensaba lo que Harry le había dicho y su nueva información sobre el Sombrero. Abriendo mucho los ojos salió corriendo hacia la biblioteca, claro que se refrenó segundos después, un Slytherin NO corre por los pasillos.

Buscó entre los estantes hasta que halló un libro titulado Los cuatro fundadores de Hogwarts: la verdad detrás del mito por Marcus Shunpike. Tom desconfiaba que el libro fuera a decir algo de valor, pero era difícil que no contuviera imagen alguna de ellos.

Pasó las páginas con rapidez hasta que vio una ilustración. Era un hombre de cabellos negros entrecanos y unos pequeñísimos ojos claros, un color entre celeste y plata que Tom no podía llegar a definir. Tenía la cabeza ligeramente rala y una larga barba. El hombre tenía una expresión severa, pómulos prominentes y cejas arqueadas. Las ropas que utilizaba eran negras y alrededor de su cuello colgaba un medallón de oro con una S grabada con esmeraldas incrustadas.

Debajo de éste, había un rótulo que dictaba: Salazar Slytherin. Tom no se sentía para nada identificado físicamente, pero el medallón atraía continuamente su mirada. Por curiosidad miró a ver qué decía sobre él el libro.

"... Una de las mayores peleas entre los fundadores ocurrió cuando Godric atrapó a Salazar en el baño de mujeres espiando a Rowena. Aparentemente esa no habría sido la primera incursión en el arte de espiar las actividades femeninas en los baños que tuviera Salazar, las mujeres siempre habían sido su debilidad y la principal razón por la que no hacía oficial su relación con Godric..."

Tom paró de leer al comprobar que verdaderamente el libro sólo contenía tonterías. Pasó las hojas hasta hallar otra imagen, esta vez de una mujer regordeta enfundada en caras ropas y joyas. Tenía el cabello cobrizo enrulado y atado en lo alto de su cabeza, ojos verdeagua y una brillante copa dorada en las manos. El rótulo dictaba: Helga Hufflepuff. A pesar de saber lo que le esperaba, no pudo evitar ver qué decía sobre ella el delirante autor.

"... Helga fue quien introdujo a los elfos domésticos en las cocinas enseñándoles el arte que ella tan bien sabía, en especial sus recetas especiales para ser servidas en la comida diaria de los alumnos. Lo que muy pocos saben es el hecho de que su famosa copa no era utilizada para la cocina sino que gracias a hiervas especiales ella podía leer el futuro estudiando los dibujos y remolinos que ..."

Ok, eso había sido demasiado. Tom negó con la cabeza hasta que se encontró con una imagen de Rowena Ravenclaw. Era una mujer hermosa de cabello negro rizado de ojos oscuros y sonrisa interrogante, en su cabeza brillaba una tiara hecha de diamantes. El chico la reconoció de inmediato por su hija Helena Ravenclaw, ante el resto de los estudiantes ignoraban por completo que ella era la Dama Gris.

El pequeño Slytherin lo había sabido a manos de su asesino, El Barón Sangriento quien había sido un ex pretendiente que fue a buscarla por pedido de su moribunda madre y ante su negación vino una discusión en la que él terminó matándola en un ataque de rabia por sus desplantes, y luego se suicidó al ver lo que había hecho. Era una historia realmente triste y ninguno de los dos había logrado conciliar ese hecho.

"... Sin embargo la brillantez que hizo tan famosa a Rowena no era tan brillante como ella hacía creer a todos. Su excepcional cerebro era en realidad producto de la tiara que ella utilizaba diariamente, la cual elevaba la inteligencia de su portador y al ser robada por su hija su cuerpo no pudo soportar el estado débil de su cerebro y se enfermó hasta morir..."

Tom no pudo evitar pensar que eso extrañamente encajaba bastante con la historia, pero no estaba seguro de qué creer. Finalmente llegó a la imagen que le interesaba: Godric Gryffindor. Sus ojos se abrieron mucho, era exactamente el mismo que estaba en el cuadro que Harry tenía en sus habitaciones.

Ojos terriblemente verdes, cabellos rojos ondulados cayendo por alrededor de su cabeza, barba corta y profusa, pareciendo un gran león. Vestido en ropajes rojos y dorados con unos guantes de luchador y una espada en las manos. Si Tom no supiera mejor, hubiera jurado que era un caballero medieval.

"... Y así Godric le ganó a Ragnuk el Primero la apuesta, y el duende tuvo que pagarla con una espada hecha por sus súbditos para el rey Ragnuk. Pocos días después el duende intentó recuperarla alegando que Godric se la había robado y ello originó una fuerte disputa con los duendes que quieren recuperar la espada a pesar de saber la verdad, ya que esta es indestructible y tiene uno de las hojas más filosas del mundo..."

No existía nada absolutamente indestructible y Tom no veía qué tanto lío podría haber con esa espada a menos que los duendes hubieran puesto hechizos especiales en ella que la convirtieran en única por una razón más práctica. Pero le dio poco pensamiento al tema, lo que realmente le interesaba era lo que había descubierto. ¿Harry era descendiente de Godric Gryffindor?


Sábado 31 de Diciembre de 1938 - Habitaciones del Profesor Potter, Hogwarts

16:36

.

Tom soltó un suave sonido de apreciación al sentir el chocolate hacer estragos en su paladar. Harry tenía realmente una mano increíble para la comida y su torta de cumpleaños de chocolate y frutilla era una obra de arte de la repostería.

Había comido torta alguna vez antes, cuando otros niños festejaban sus cumpleaños. Nunca una de él, pero aún así la diferencia de sabor era abismal. Y a pesar de que esas cosas solían deprimirlo un poco, en todo lo que podía mantener su foco era su profesor.

Harry ese día estaba radiante, con una constante enorme sonrisa queriendo malcriarlo por completo en ese día, llenándolo de besos y abrazos como si fuera su cumpleaños y no el de Tom. Y eso tenía al pequeño prácticamente sin notar nada aparte de él.

-¿Te gusta? No estaba seguro de si preferirías chocolate dulce, amargo o semiamargo, tampoco sabía si las frutillas te gustarían, tal vez debería haberlo hecho de cereza ya q-

-Es perfecto -cortó Tom viendo que el mayor se iba a ir indefinidamente por las ramas de tanta energía que tenía.

-¿Seguro?

-Seguro.

-Bien... -el ojiverde parecía impaciente por algo y nunca dejaba de moverse por completo, en ese momento su pierna tamborileaba contra el suelo. Realmente... era increíble cuan excitado podía ponerse con el simple hecho de entregar regalos, uno se suponía que debía ponerse así cuando los recibía y no al revés.

A pesar de la insistente mirada sobre él, el niño comió con toda tranquilidad el pedazo de torta disfrutando del placer único de saber que había sido hecha por Harry completa y absolutamente para él. Cuando acabó dejó el plato en la mesa y se limpió delicadamente los labios con una servilleta.

-¿Quieres más?

-No creo que puedas contener tu emoción mientras como otro pedazo -la respuesta intentaba ser sarcástica, pero como siempre que atacaba a Harry de manera verbal carecía de la agresividad necesaria.

-Tomaré eso como que tienes curiosidad de qué voy a darte pero demasiado orgullo para admitirlo y me tiras el fardo a mí para conseguir lo que quieres y salvar tu orgullo en el proceso.

-Si eso es lo que quieres pensar... -pero los dos sabían que ambos tenían un poco de razón y Harry sacó de quién sabe dónde un paquete grueso envuelto en papel mágico de un brillante plateado, los cuadrados y círculos que formaban el diseño se movían por sí solos de manera hipnótica.

-Es de parte de Pollux. Según él apreciarías el gesto... no tengo idea de qué te ha conseguido -explicó su profesor y Tom tomó el pesado paquete adivinando por la forma que era un libro. Lo abrió con tranquilidad, sin romper el papel, y descubrió un libro de cuero marrón con un grabado en dorado que dictaba: Artes de la Mente por Sensus Wafflig.

Harry al verlo frunció el ceño- Esto está por arriba del nivel de N.E.W.T.s... y es vagamente legal...

Tom frunció el ceño sin entender- ¿Artes de la Mente? ¿De qué se trata el libro?

-Verás... con magia uno puede manipular la mente de otros. Las formas más básicas son hechizos como el Confundus que tiene un fuerte efecto en la mente confundiendo a la víctima a tal punto que pueden perder todo sentido de la realidad y quedar a completa disposición de otros. Lo cual es permitido usar en muggles para mantener el secreto pero no es muy legal usarlo para tu propio beneficio.

-Otro ejemplo claro es el Obliviate, es un hechizo desmemorizante que puede borrar fragmentos de memoria... si lo haces mal puedes dejar la mente de alguien completamente limpia. Sin embargo alguien que tenga fortaleza mental puede romper el hechizo y recuperar la memoria ya que en realidad no la borra sino que la encapsula fuera del alcance, por así decirlo.

-También existen hechizos para modificar la memoria o para implantar sugestiones en las mentes ajenas. Las formas más complejas de las Artes Mentales son Oclumancia y Legilimancia. Un legilimente puede entrar en tu mente, buscar entre tus recuerdos, extraer emociones y memorias, si uno es suficientemente bueno puede saber quien está mintiendo, lo único que se necesita es contacto visual. Lo cual imaginarás no es exactamente legal usarlo cuando quieras.

-La Oclumancia es el arte de cerrar tu mente a esa clase de ataques, pudiendo mentirle a un legilimente, pero alguien realmente hábil podría crear o modificar recuerdos y elegir qué emociones o recuerdos desea darle a leer al legilimente. También ayuda a la concentración, memoria y control de las emociones.

Tom se veía visiblemente pálido- Entonces... ¿cualquiera por ahí podría leer mi mente?

-Por supuesto que no, como dije, la mayor parte está por sobre el nivel de N.E.W.T.s, oclumánticos hay muchos ya que es requisito para algunos trabajos. En el entrenamiento de Auror me hicieron aprenderlo, aunque he de admitir que no es algo que realmente se me de bien. Legilimentes... sé que Salazar Slytherin era uno... y se dice que Dumbledore también lo es...

El pequeño Slytherin sintió como si le hubieran echado un balde de agua fría, ¿cuánto habría buceado Dumbledore en sus recuerdos ese día en el orfanato?- Entonces puedes enseñarme...

-Tom, esto está muy por arriba del nivel de un niño de 12 años... No sirve de mucho aprenderlo si no tienes a alguien que pruebe el nivel defensivo de tus escudos.

-Podrías leer el libro tú también...

-Tom...

-Por favor.

Harry soltó un suspiro- Lo pensaré.

Tom sonrió brillantemente sabiendo que tenía media batalla ganada y recibió los regalos de Harry el cual primero que nada le había conseguido más ropa, esta vez más informales, tanto muggle como de magos, lo que significaba que no tendría que seguir utilizando nada que le hubieran dado en el orfanato, lo cual le causó un enorme alivio, los Slytherin notaban que él nunca usaba otra cosa que las ropas del colegio y era realmente indignante la forma en que lo hacían menos por no tener dinero.

Lo segundo que desenvolvió lo dejó desconcertado, era un monedero con un puñado de galeones, sickles y knuts- Harry, ¿qué-?

-Tom, quiero que lo aceptes sin rechistar, no es la clase de regalo para que te compres lo que quieras, es la clase de regalo que quiero que te guardes para emergencias. Nunca se sabe qué pueda pasarte cuando estés fuera del colegio. Si alguna vez necesitas viajar a algún lugar por alguna clase de emergencia, sólo tienes que sostener la varita hacia adelante en la calle y el Autobús Noctámbulo parará frente a ti. Te puede llevar a cualquier sitio, pero no lo hacen gratis. Si quieres enviar una carta, tienes la oficina postal en callejón Diagon pero no te prestarán una lechuza gratis. Entonces quiero que tengas eso por si necesitas cualquier cosa.

El niño estaba bastante tocado de que se preocupara de él de esa manera y no volvió a rechistar sobre el regalo. El siguiente era una caja alargada como de joyería, los ojos de Harry brillaron en anticipación y supo que el regalo era mágico sólo por la reacción de su profesor. Cuando lo abrió, sin embargo, no estuvo muy seguro de qué era.

La caja contenía una especie de cilindro alargado hecho en madera coloreada en verde con bordes en plata. En uno de los lados tenía grabadas sus iniciales. Harry lo miraba expectante y Tom apenas pudo evitar sentirse avergonzado ya que el mayor evidentemente esperaba que supiera qué era.

-¿Qué es? -preguntó sintiéndose tonto.

-Oh, ¿nunca habías visto una? Es una navaja suiza -el mayor rió al ver que Tom miraba escéptico al mango de la navaja por la evidente falta de salida para la hoja-. Usa códigos de palabras, y la tuya está hecha para aceptar sólo códigos en Parsel. Tiene un cuchillo, un destapador, un desatanudos... ese se supone que desate hasta mágicos, unas tijeras, abrecartas, sacacorchos, tenedor, destornillador, palanca, pinza, lima, cerrucho, cortauñas, pero el elemento más especial de todos es la llave. Es mágica y puede abrir prácticamente cualquier cerradura, aún si están cerrado mágicamente. Aunque no es infalible, algunos hechizos podrían fundir la llave, pero tendría que ser algo de muy alta seguridad. Pruébala.

Y Tom lo hizo, en cuanto dijo el primer comando en Parsel el borde de la navaja pareció fundirse y formar la herramienta con el mismo metal. Y por el hecho de que fuera en el lenguaje de las serpientes nadie podría robársela y usarla o los profesores no sabrían lo que realmente era si mostraba sólo el cortauñas por ejemplo.

Scylla desde su punto encima de uno de los sillones pudo ver como su cría mayor jugaba con una caja en su bolsillo. Harry había establecido con anterioridad sus deseos de darle un regalo más al más pequeño pero temía que alguien más intentara robárselo y había pensado guardarlo para cuando fuera mayor y más versado en la magia para poder guardarlo por sí solo.

El ojiverde soltó un suspiro y empujó la caja hacia el fondo de su bolsillo cuando Tom se paró y algo avergonzado murmuró un suave "Gracias" haciendo que el mayor sonriera y lo atrajera en un poderoso abrazo mientras le encajaba un beso en la frente.

-No fue nada, mi príncipe. ¿Llevarás la navaja contigo siempre por mí? Nunca se sabe qué puede pasar o cuándo la puedes necesitar...

-Eres tan paranoico...

-La paranoia es el primer paso a la supervivencia. Oh, Scylla también tiene algo para ti, pero como ella no tiene manos supongo que es más simple que te lo de yo -le tendió un paquete suave y plano que hizo a Tom suponer que tenía ropa y cuando lo abrió descubrió una capa con capucha de un color verde muy oscuro con un broche de plata con una serpiente tallada.

:: Grasscias Sscyla :: dijo mirando a la serpiente que sonrió complacida aunque Tom sabía que el dinero había venido del bolsillo del profesor, la serpiente probablemente lo había elegido.

-Tiene encantamientos protectores de agua y fuego, y varios encantamientos para mantenerse siempre a una temperatura ideal para que no pases ni frío ni calor. Scylla no dejaba de murmurar algo sobre su pequeña cría no pasar frío, las serpientes se obsesionan con esas cosas...

Tom no estaba muy seguro de qué decir, se sentía raro con esa clase de atenciones y una presencia nueva en el cuarto le salvó de tener que responder. El habitante del misterioso cuadro estaba una vez más mirándolo con esos brillantes ojos verdes.

-Felicidades en tu día, joven Thomas.

-Gracias, lord Gryffindor.

-Ah... veo que finalmente lo ha descubierto.

Tom se encogió de hombros, demasiado orgulloso para decirle que fue un golpe de suerte haberlo encontrado- La vez que hablamos... cuando usted dijo que nos parecíamos, se refería a Salazar Slytherin y a mí, ¿verdad? -preguntó ya que había estado dando vueltas a la conversación con el hombre luego de descubrir su identidad.

-Correcto, joven Thomas. En múltiples maneras usted me recuerda a Salazar, él solía argumentar que sus acciones eran pura y exclusivamente en su beneficio y cualquier provecho que pudiera resultar para otros era mera causalidad. Pero yo podía leer a través de sus acciones como ningún otro...

-¿Entonces es verdad? ¿Eran amantes?

Godric parpadeó sorprendido- ¿Dónde escuchó semejante cosa, joven Thomas?

-Lo leí en un libro, los hechos sonaban bastante irrisorios, pero considerando que lo que decía respecto a Helena y el Barón sé que es cierto... El autor aludía a su relación diciendo que cuando usted halló a Salazar espiando a Rowena en el baño tuvieron una de sus peores peleas, que las mujeres eran la perdición de Salazar y que ello contribuía a no develar la relación que compartía con usted.

-Modred... ¿cómo sabes respecto a lo que ocurrió a la pobre Helena?

-Estoy en buenos términos con el Barón... -dijo Tom encogiéndose de hombros y mirando insistentemente al cuadro para recordarle que su pregunta no había sido respondida.

-Bien, sí... ese día lo recuerdo muy claramente... Salazar estaba bastante enojado por esos tiempos por habernos negado a no aceptar hijos de muggles en Hogwarts y todos creíamos que tramaba algo por lo secretivo que era. No eran los mejores tiempos, nosotros no fundamos Hogwarts por un sueño como muchos creen, fuimos obligados por las circunstancias, los muggles estaban empezando a sospechar de nosotros...

-... No fuimos los únicos en entender la importancia de escondernos y protegernos y en otros países se fundaron otros colegios con el tiempo, pero sin embargo no duró demasiado. No vivimos para verlo, pero como retrato he sabido sobre la quema de brujas del siglo XIV. Respecto a vuestra pregunta: no, no eramos amantes. Nunca llegamos a tanto.

Tom parpadeó sorprendido ante la implicación de la última frase y Harry se acomodó de tal manera que ambos pudieran ver con comodidad el cuadro sin tener que girar la cabeza, con el niño sentado en sus piernas.

-¿A tanto? ¿Ustedes dos estaban... enamorados?

Godric se removió incómodo- No diría con seguridad que sea el correcto término a utilizar, pero ciertamente teníamos sentimientos por el otro que iban más allá de una simple amistad. No obstante, cada cual tenía una imagen que mantener, un apellido que heredar, eramos-

-Unos cobardes -interrumpió el más joven en un tono frío.

-¡Tom! -reprendió Harry por el irrespeto provocado en ese estamento.

-Es la verdad, lo puedes ver en su cara. Fueron demasiado cobardes para mandar al diablo a todo el mundo y tomar lo que deseaban -contestó cínicamente el susodicho.

-Las cosas no son tan simples como eso.

-Sí lo son, a los mayores simplemente os gusta complicar. ¿Quiénes son otros para decidir qué está bien y qué está mal, cuales son tus deberes, y a quién puedes amar y a quién no? Los estándares de la sociedad cambian cada vez que alguien distinto está en el poder, si te dejas llevar por la marea serás arrastrado como todos los demás. Depende de ti tener las agallas y el poder de cambiar las cosas.

Un silencio sepulcral siguió al agitado discurso del menor.

-Es verdad, fuimos unos cobardes, pero no era sólo a lo que los demás pensaran lo que temíamos, también a perder nuestra amistad, a arruinar nuestros sueños. Salazar volvió cuando todos estábamos envejeciendo y muriendo y ya eramos demasiado viejos para intentar nada. No en esa vida.

Harry suspiró y acarició los cabellos de Tom amorosamente- Las elecciones siempre plagan nuestra vida, cuando quieres algo hay un precio que pagar a cambio. Quizá si Salazar y Godric decidían que su amor pesaba más, Hogwarts no estaría aquí hoy día.

-Hay otras escuelas... ¿tendrán ellos otra oportunidad?

-Tal vez.

-Claro que no, ellos están muertos.

-Pero no sus almas, ¿sabes lo que significa 'reencarnación', Tom?

-¿Los magos creen en la reencarnación?

-Los nigromantes han comprobado su existencia a lo largo de los siglos. Puede que pasen cientos de años, pero las almas vuelven a tener otra oportunidad, así que no es tan improbable que Godric y Salazar tuvieran otra oportunidad.

-Si las almas reencarnan... ¿eso quiere decir que uno en la siguiente encarnación podría nacer muggle? -preguntó el menor con ligero horror en la voz.

-No estoy seguro. La habilidad para jugar al Quidditch pasa genéticamente, al igual que la de hablar Parsel... probablemente en algún punto la línea de Slytherin mezcló sangre con Nagas... hay otras líneas que se han mezclado con otras criaturas y han sacado otra clase de rasgos que son todos vía sanguínea, pero siempre me he preguntado si la existencia de squibs y nacidos de muggle se debe a que es el alma la que lleva la magia. Claro que puede deberse también a la tan famosa propaganda de pureza de sangre, la sangre tan pura de los squib bloquea la magia y necesita mezclarse con la muggle durante varias generaciones para sacar un nuevo mago.

Godric parecía bastante sorprendido- Salazar y yo siempre nos concentramos en la idea de la sangre a pesar de las diferentes posturas, nunca se nos ocurrió la posibilidad de que el don viniera de las almas.

Harry se encogió de hombros- He estado leyendo un poco de necromancia. De cualquier manera sería difícil comprobar las teorías, un rastreo de la línea sanguínea no siempre es fácil de seguir, después de todo hasta los sangre pura olvidan sus orígenes lentamente.

Tom se había quedado en silencio masticando la información. La perspectiva de la simple posibilidad de renacer en uno de esos desagradables seres agregaba más razones para evitar la muerte. Ambas posibilidades tenían mucha lógica, aunque si la magia se transmitiera sanguíneamente le daba la idea de que quizás el primer mago fuera producto de un muggle y una criatura mágica.


Sábado 31 de Diciembre de 1938 - Habitaciones del Profesor Potter, Hogwarts

22:56

.

Tom había pasado todo el día con Harry y después de una de sus deliciosas cenas el mayor había sacado Cerveza de Manteca y Whisky de Fuego para tomar, esbozando una sonrisa pícara. A ese punto de la noche el mayor ya estaba bastante tomado y Tom sentía sus mejillas arder ligeramente.

-Y entonces se escucharon un montón de gritos femeninos y Pollux salió de la habitación de las chicas con un corpiño de sombrero mientras le tiraban cosas, contando haber visto los pechos de Leena Rosier, que era la chica más popular de nuestro año.

-¿También a ti te gustaba? -preguntó Tom con un pinchazo de celos.

-Sí, aunque yo siempre fui segundo plato para ella, pero una vez en una fiesta nos besamos.

El niño frunció el ceño- ¿A pesar de que ella prefiriera a otros?

-Hormonas, Tom. Cuando seas más grande sabrás lo que se siente estar atraído a alguien. Ahora, ¿quieres ir a ver si vemos algún fuego artificial o mágico?

-Ya es hora del toque de queda...

Su profesor sonrió como si estuviera por hacer una travesura- No tienen porqué vernos...

Tom fingió un suspiro- Eres un niño.

-¿Eso es un sí? -preguntó alegremente el ojiverde abrazándolo.

-Sí. Pero si nos agarran mejor que pienses una buena excusa.

-No lo harán.

-No veo por qué estás tan seguro.

-Ver es la palabra clave -y con esas palabras el mayor sacó de un cajón una tela que parecía hecha de mercurio líquido. El de ojos azul-verdosos entreabrió los labios en sorpresa, había leído sobre ello era...

-Una capa de invisibilidad...

-¡Exacto! Ahora ven aquí... -Harry tendió sus brazos hacia él menor y éste se acercó sin saber lo que esperar cuando de pronto fue alzado contra el pecho de su profesor. Agarrando la pista Tom envolvió el fuerte torso con brazos y piernas- ¿Estás lo suficientemente cómodo? Por experiencia sé que uno tarda horas en atravesar el castillo si ambos caminamos y así podrás vigilar mi espalda.

-¿No sería más fácil si te desilusionaras?

-Awww, ¿cuál sería la diversión en eso?

Tom se sonrojó al darse cuenta que eso sonaba como si quisiera tenerlo colgado encima lo cual probablemente era lo que Harry quería decir, pero no con las implicaciones que al más pequeño le gustaba otorgarle.

El mayor canturreó ligeramente y restregó la mejilla contra la del menor, haciendo que el sonrojo aumentara mucho más, y poniendo una mano en el trasero del menor para evitar que cayera salió de al pasillo.

El de ojos verde-azulados dio un pequeño sobresalto y siseó abochornado en parsel :: ¿Realmente tieness que poner tu mano ahí? ::

Harry miró sus manos para ver a qué rayos se refería y se encogió de hombros :: No quiero que te caigass y es el mejor lugar para ssosstenerte. ¿Te molessta? ::

Tom escondió su ardiente rostro en el cuello del mayor :: No... :: murmuró tímidamente.

El profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras caminó por los pasillos con una ligereza impresionante sin hacer ruido y el menor no pudo evitar pensar que lo había hecho muchas veces antes para tener tanta habilidad.

En el tercer piso Harry sintió los dedos de Tom clavarse en su espalda pero no tuvo tiempo para moverse puesto que un fantasma había aparecido al lado de ellos atravesando la pared, y un segundo después también a ellos. La sensación helada recorrió ambos vivos y el fantasma se giró extrañado, mirando su estómago como si hubiera sentido algo extraño al pasarlos.

Era el Fraile Gordo de Hufflepuff que pronto miró nervioso a sus alrededores. El menor entrecerró los ojos ante la ridiculez de que un fantasma estuviera asustado de lo que no podía ver y decidió contribuir y asustarlo lo suficiente para que se fuera, comenzando a sisear sonidos que no significaban realmente nada traducible, pero que todavía eran en Parsel.

Ambos hablantes habían visto las reacciones ajenas ante el sonido que producía el la lengua de las serpientes a aquellos que no la entendían. A la mayoría los asustaba terriblemente, a algunos pocos los fascinaba y hasta excitaba, pero cuando no sabían de dónde venía sin duda era un sonido amenazante y el pobre Fraile huyó a toda prisa hacia la pared siguiente.

:: Esso fue cruel, Tom ::

:: No debería andar por los passillos a la noche ssi esstá assusstado de la osscuridad :: respondió el menor con picardía, poniendo una cara creíblemente inocente que no engañó a su profesor.

:: ¿Qué eress, hijo de un humano y un boggat? :: preguntó con diversión :: Uh... ahora que lo piensso, ¿si el Parssel viene de tener ansscesstros Naga... los metamorfomagoss tienen ansscesstross boggat? :: Harry puso una cara muy extraña al tratar de imaginar un boggat con un mago.

:: ¿Un metamorfomago? ¿Qué ess esso? ::

:: Un mago que puede transsformar ssuss rassgoss a voluntad. A vesscess lass messzclass no produsscen ningún regalo realmente vissible, conosszco a un tipo que es mitad duende y es pequeñíssimo, aunque tiene una increíble habilidad con loss hechisszoss... Oh, y esstá el hijo del bueno de Hagrid, que ess mitad gigante, el niño tiene una fuerssza increíble, creo que en unoss doss añoss empezará Hogwartss ::

:: ¿Dejan a un semigigante assisstir a Hogwartss? ::

:: ¿Y por qué habrían de impedirlo? :: miró al niño en sus brazos extrañado con un brillo astuto en sus ojos que sólo veías si lo buscabas bien.

:: Podría sser peligrosso ::

:: ¿Y tú no eress peligrosso, Tom? ¿Yo no ssoy peligrosso? :: el mayor alzó una ceja mientras Tom fruncía el ceño.

:: Tieness rasszón. La diferensscia de dessscendenciass no cambia nada, me disculpo por mi ataque de estupidez ::

:: No te preocupess, ess contagiossa, y pasar el tiempo con gente disscriminadora hassce que uno inconsscientemente termine imitándolos. Lo único peligrosso ssería tener algo viral como un vampiro o un hombre lobo por el contagio involuntario. Pero esso también sse puede manejar ssi sse tiene cuidado. Ningún niño mágico debería sser privado de su educassción, ssin importar quienes eran ssuss padress o abueloss ::

Tom asintió en silencio, él era el menos indicado para juzgar a otros, sus manos estaban manchadas de sangre y no se arrepentía de ello. Con un suspiro apoyó la barbilla en el hombro del mayor, el cual acarició sus cabellos con dulzura mientras continuaban escaleras arribas.


Sábado 31 de Diciembre de 1938 - Torre de Astronomía, Hogwarts

23:32

.

Harry se quitó la capa de encima y bajó con suavidad a Tom. Corría una brisa bastante fresca así que sacó la varita haciendo que la temperatura de sus ropas aumentase algunos grados, y esquivando el sistema solar que decoraba el centro del aula siguiendo la posición de los planetas reales, se fue a sentar al borde de la cornisa llamando a Tom a su lado con un vago movimiento de la mano.

El pequeño se acercó mirando hacia abajo con precaución y cuando Harry lo agarró en un abrazo lo sobresaltó de tal forma que terminó aferrándose al mayor haciéndolo reír a carcajadas. El Slytherin se sonrojó de humillación y le envió una mirada resentida al culpable.

:: No te preocupess, Tom, te prometo que no te dejaré caer :: susurró al oído del niño que tenía con una pierna entre las suyas extendidas, medio arrodillado con los dedos aferrados en sus hombros. La pose era increíblemente íntima pero ninguno de los dos podía encontrar algo incorrecto en ello cuando se sentía tan natural.

:: ¿Y ssi me caigo? :: devolvió su alumno juguetonamente.

:: Bueno, tendría variass opssciones: entrar en pánico, ssaltar detráss de ti o ssimplemente hasscer un Arressto Momentum y dejarte ssuavemente en el piso. Creo que la última ssería la máss práctica pero muy poco dramática ::

Tom sonrió divertido :: ¿Realmente eress professor? Eress una muy mala influencia ::

Su profesor sonrió inocentemente :: ¿Y esso es malo o ssimplemente fuera de lo común? ::

El niño miró hacia otro lado reprimiendo a duras penas la ola de posesividad que recorrió su cuerpo, queriendo que Harry fuera así sólo con él y nadie más viera nunca esa parte tan encantadora de su personalidad. Se giró al escuchar un suave sonido ácueo.

:: ¿Intentass ahogarte en alcohol? No piensso cargarte de vuelta a las masszmorrass ssólo porque no puedes ssosstenerte ssobre tus piernass :: bufó Tom al ver que el ojiverde se había traído una botella de Whisky de Fuego y estaba bebiendo del pico.

:: También traje para ti :: soltó el otro tendiendo una botella de Cerveza de Manteca.

:: Oh, quieress que amboss durmamoss aquí, ya veo... ::

:: Ssí, ya puedo imaginarme despertarnoss dessnudoss, pintarrajeadoss y con Dippet al lado mirándonoss dessaprobatoriamente ::

:: ¿Desnudoss y pintarrajeadoss? :: Tom alzó una ceja divertido.

:: Ssí, bueno, también podría haber ssido vistiendo uno de los planetass del ssisstema ssolar. ¿Qué quieress, Marte, Venuss...? ::

:: Creo que prefiero mi ropa, graciass ::

:: Aww, ssiempre tan sserio, mi prínsscipe. ¿Cuánto alcohol tengo que ponerte ensscima para que ríass como loco y confiessess todoss tuss ssecretoss? :: bromeó el mayor con un siseo cariñoso.

:: Litross y litross, mi querido professor, y probablemente no le gusstaría lo que encontrasse :: apuntó pensando que probablemente haría algo tonto como intentar besarlo.

:: Dudo que alguna vessz encuentre algo en ti que no me guste :: respondió Harry mirándolo fijamente, haciendo sonrojar al menor que murmuró un suave "lo missmo digo".

Se mantuvieron unos momentos en silencio, cada uno tomando de su botella, manteniendo sus cuerpos en un confortable contacto y sus mentes confortablemente nubladas por el alcohol. Lentamente luces comenzaron a llenar el cielo estallando en miles de estrellas multicolores. Algunos formando formas como dragones que se movían en el cielo o fénixes que ardían en llamas hasta desaparecer.

:: ¿No van a notar los muggless la irregularidad en los fuegoss artificiales? :: cuestionó Tom con la mirada abstraída en el espectáculo. El rostro del pequeño se iluminaba ligeramente en verde y rojo y Harry se encontró mirándolo fascinado, cada una de sus infantiles facciones que cada día parecían más adultas y masculinas.

:: No. Hogwartss esstá construido en una sszona libre de muggless. Kilómetross y kilómetross de barrerass. Lass comunidadess que hay alrededor sson puramente mágicass, como Hogssmeade ::

:: ¿Hay muchass? ::

:: No, ssólo pequeñass aldeass, y esstán dessaparessciendo lentamente ::

Se quedaron en un silencio un poco más depresivo que el anterior y Harry sacó una cajetilla de plata de su bolsillo, abriéndola con un suave código en Parsel y extrayendo de ella un largo cigarrillo rubio. Con aire relajado lo puso en su boca y lo encendió con la varita, aspirando gustosamente.

:: ¿Hass probado un sscigarrillo alguna vessz, Tom? ::

El niño miró extrañado a su profesor, nunca lo había visto fumar y había escuchado que era algo muy adictivo :: No ::

:: ¿Quieress probar? :: ofreció con una sonrisa traviesa.

:: Insisto, ¿en verdad eress professor? ::

Harry soltó una carcajada y le tiró el humo en el cuello al niño lentamente, de una forma premeditadamente sensual :: ¿Quieress? :: siseó en el oído del menor mandando un escalofrío por su espina vertebral.

Tom soltó un siseo aprobatorio antes de darse cuenta que lo que le estaban ofreciendo no era justamente que lo que su mente estaba queriendo interpretar y de pronto se encontró con los dedos de Harry acariciando sus labios al sostener el cigarrillo entre ellos.

:: No chupess el filtro en lo possible, toma un trago de humo y no lo traguess de inmediato, mantenlo en tu boca y abre los labioss asspirando un poco de aire para empujar el humo y recién ahí trágalo :: instruyó el mayor para que su alumno no terminase tosiendo.

El menor hizo lo pedido sintiendo los dedos de Harry presionando contra sus labios como si buscasen ser besados, había tenido cuidado de no tomar demasiado humo y con poco aire lo pudo bajar por su garganta, soltándolo diluido. El sabor no estaba mal pero sabía que tenía un efecto relajante que era probablemente por lo que muchos lo consumían.

:: No ess la gran cosa :: comentó a su expectante profesor.

:: Ssupongo que no. Esstoss esstán encantadoss para quitarless todoss loss efectoss nosscivoss y loss químicoss que le agregan loss muggless. Originalmente el tabaco no ess adictivo, ess máss fásscil hechisszarloss que cossechar tu propio tabaco para tener uno de cuando en cuando. En el passado loss magoss fumaban mucho en pipass, pero yo las conssidero basstante incómodas ::

:: ¿Fumass sseguido? ::

:: No realmente... muy de cuando en cuando. Sson buena compañía para el alcohol ::

:: ¿Estás conssciente de que ess completamente incorrecto ensseñarle esstass cossass a un alumno? ::

:: No eress ssimplemente un alumno para mí ::

El niño lo miró intensamente :: ¿Qué ssoy para ti? ::

Harry estiró su mano y acarició suavemente la mejilla de Tom :: Eress mi prínsscipe :: contestó con una sonrisa entre pícara y cariñosa.


Domingo 1° de Enero de 1939 - Los Pasillos, Hogwarts

00:58

.

Ahora sabía por qué Hermione y Pollux no querían que Harry bebiera, era un peligro para la sociedad y para él mismo. Bueno, quizá estaba exagerando un poco, no hacía daño a nadie, pero tenía que admitir que quedaba fuera de control con alcohol en su sistema.

Harry se volvía mucho más juguetón y travieso de lo que era normalmente y eso hacía que hubiera tenido la brillante idea de asustar a Peeves a medio camino de las mazmorras y el poltergaist comenzara a llamar a gritos a Pringle a la voz de "Alumnos fuera de la cama, traviesos traviesos diablillos serán atrapados por el horrible viejecillo".

El mayor tenía problemas para parar sus risas, pareciendo uno de los pocos que encontraba la conducta del poltergaist divertida cuando no ponía en peligro a nadie o molestaba demasiado. Tom no lo encontraba para nada gracioso, tenía muchas ganas de maldecir a la criatura hasta el olvido.

El celador no tardó en aparecer, sosteniendo una linterna dorada en las manos, probablemente una muggle mágicamente modificada, después de todo siendo un squib no podía hacer un Lumos para ver en los pasillos oscuros.

El ojiverde soltó un suave :: Upsss :: y miró a sus alrededores viendo una puerta y metiéndose en ella arrastrando con él al niño que llevaba en brazos.

:: ¿Eress conssciente de que eress un professor aquí y podríass ssimplemente dejarme la capa y desscir que ssalisste a dar un passeo nocturno? ::

:: ¿Dónde esstaría la diverssión en ello? ::

Tom miró a su alrededor y se dio cuenta de que estaban en un armario :: Claro, esste ssitio sse ve tan divertido... :: de alguna manera había conseguido hacer sonar el sarcasmo en Parsel.

Los pasos se escucharon cerca de la puerta y abruptamente fue abierta como si esperara ver allí a unos alumnos escondidos. Aunque de alguna manera los había, no podía verlos. Harry se vio forzado a acorralar a Tom contra la pared cuando el squib se metió dentro a inspeccionar y el mejor tuvo que contener un escalofrío al sentir el aliento caliente de su profesor rozando su mejilla.

El ojiverde miró al celador que sospechoso de la presencia allí buscaba por los alrededores y luego se giró hacia la pequeña carga que tenía atrapada contra la pared. Verde selva y azul verdoso se encontraron con fuerte intensidad, las respiraciones agitadas por la adrenalina de ser descubiertos y el estar tan cerca parecía tener un extraño efecto en ambos.

Tom pudo claramente notar como la mirada de su profesor cayó lentamente desde sus ojos hasta sus finos labios, haciéndolo tragar saliva y remojar sus labios con anticipación. Harry estaba mirando sus labios como si tuviera el profundo deseo de probarlos, y en el momento en que los ojos verdes volvieron a subir se sintió ligeramente nervioso, sintiéndose como un conejo frente a una enorme pantera.

El encanto fue roto por el ruido de la puerta cerrándose de golpe pero ambos esperaron antes de moverse. Harry reaccionó con naturalidad, como si nada hubiera ocurrido entre ellos, pero Tom no era ingenuo como para dispensar lo que había pasado como nada.

El menor creía empezar a entender más al otro, y como más de una vez antes llegó a la conclusión de que el instinto en Harry corría más fuerte que en los demás y era algo natural para él hacerle caso. El instinto, el cuerpo mismo del mayor sentía ese algo tan profundo entre los dos que la mente de Tom detectaba.

Y si bien ellos lo entendían de maneras distintas y estaban sólo enfocados en la suya, era correspondido. Quizá no del todo, quizá no conscientemente, pero había tenido una clara prueba bajo los efectos del alcohol que no le era indiferente a su profesor.

Sonrió levemente contra el cuello ajeno, aspirando el aroma salvaje que tan exquisito había hallado desde el 1ro de Septiembre y se dijo que aún no podía hacer nada drástico, pero por nada del mundo dejaría que alguien tocara lo que era suyo. Por que sí, acababa de decidir que Harry ya era suyo, simplemente este aún no lo sabía.

Notas finales:
Capítulo largo y probablemente abrumador para algunos en cuanto a información. Ginny, Kelly, Minimi y Breath pueden hacer un baile de festejo al ver confirmadas sus predicciones sobre el cuadro (les deja galletitas preparadas por Harry por su buen seguimiento de la historia y las pistas XD). Puedo sentir a algunos de ustedes maldiciéndome por lo bajo con tanta tensión sexual... ya llegará... ya llegará.

Como tengo mucho que aclarar de este capi no lo voy a poner acá, si les interesa vayan a leer en el foro de FF, link en mi profile (hacen click en mi nick de autora y los lleva ahí). Hay aclaraciones sobre muchas cosas y ustedes saben que hablo mucho.

Si hay algún perdido en la estratosfera que no se ha dado cuenta he posteado otras historias de esta pareja últimamente, también pueden hallarlas en mi profile (si, commercial moment :P)

Oh, y una última cosa: Fumar es perjudicial para la salud, beber puede ser peligroso, en especial por humillaciones públicas y no debéis acorralar a niños de doce años en armarios, ni darles de beber alcohol ni cigarrillos para fumar. (ok, yo hacía todo eso a mis 12, pero yo soy una descontrolada que vive en un país de descontrolados, no sean como yo XD)

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios