¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
Yun_Sakka: Debo de agradecer a Liz quien al enterarse de que no tendria internet me bombardeo con imagenes de Draco, a Fenix mi coautora quien me dio lo necesario para volver al mundo electronico =) Gracias chicas, son las mejores... bss
En el Barco Esmeralda, el capitán y los más allegados a él se encontraban en su camarote, discutiendo la idea de Ron.

-Haber, deja que les explique otra vez -dijo Ron a los demás.

-No necesitamos otra explicación, pero no creo que sea buena idea -decía Harry, no le parecía nada bien llevarlos con ellos hasta Gryffindor.

-Pero Harry, piénsalo: si los dejamos aquí, en un bote, no sobrevivirán, sobretodo ese rubio y el sacerdote.

-Estoy de acuerdo con él -dijo Neville.

-¿Tú también? -preguntó Harry a su médico, quien asintió.

-¿Alguien más está de acuerdo en llevarlos hasta Gryffindor? -preguntó el capitán a los presentes, el moreno suspiró al ver a todos levantar la mano en señal de acuerdo-. Muy bien, los llevaremos a Gryffindor, espero no arrepentirme de ello.

En ese momento alguien llamó a la puerta del camarote.

-Pasad -el moreno les hizo entrar, en la puerta se encontraban Dean y Seamus, este último cogiendo de la cintura al otro y con caras sonrientes.

-Adivina quienes han venido a visitarnos, capitán -le preguntó Dean.

Los tres invitados fruncieron el ceño… pero Ron y Harry sonrieron y salieron corriendo del camarote hacia el exterior.

Los invitados, extrañados, los siguieron y, al ver lo que había fuera, lo único que pudieron hacer fue abrir la boca como tontos… en frente de ellos se veía un barco dos veces más grande que éste, hecho de lo que parecía madera de cerezo mágico tejida con hilo de oro de unicornio… y los más sorprendente no era sólo eso, sino que por lo que se veía dentro de ese barco eran todos… mujeres… mujeres pirata.

-¡¡Hermanooo!! -escucharon que una chica pelirroja gritaba desde lo alto del mástil. Los tres invitados palidecieron al ver como la chica cogía una cuerda y se tiraba por el aire hasta llegar encima de uno de los piratas del barco en donde estaban ellos… más precisamente encima de Ron.

-Hey hermanita, has vuelto a crecer -decía un feliz Ron al atrapar a su hermana pequeña en el aire.

-Claro tonto, han pasado ya tres años –dijo mientras abrazaba a su hermano. Al pasar el rato Ginny se separó de Ron y vio al que había detrás de su hermano-. Harry –gritó emocionada Ginny al ver a su amigo de la infancia.
-Hey pequeña, creo que ya no eres la grumete que solías ser –río Harry al recordar como ambos habían iniciado su viaje juntos.
-Ho cállate –dijo la pelirroja al recordar los viejos tiempos, pero sus recuerdos quedaron de lado al ver a un trío nada conocido para ella–. Harry, ¿tienes nuevos miembros en tu tripulación?
-¿Eh? Ah ellos, no, ellos son invitados obligados por las circunstancias –dijo Harry mientras a los tres “invitados” les escurría una gota de sudor estilo anime.
-Oh, espero que nada grave, capitán –susurró la pelirroja muy cerca de Harry haciendo que éste se ruborizara un poco, nada perceptible, excepto por cierto príncipe rubio que no le quitaba la vista de encima.
-No te preocupes, mejor dime que os trae por estar aguas.
-Oh, nada en realidad, sólo veníamos de paso, nos dirigimos hacia Gryffindor –dijo como si nada la morena, llamando la atención de su hermano y de Harry.
-¿Gryffindor? Nosotros vamos para allá –dijo Ron emocionado–. Al parecer la familia se junta, Fred y George también se dirigen hacia allá, o al menos así me informaron hace algunos meses, cuando los encontré en unas islas al norte del reino de Ravenclaw.
-Oh, ¿también te los encontraste tú? A mi me lo dijeron cuando yo iba saliendo de ahí, creo que nos cruzamos caminos hermano, pero no importa, ¿cuando partirán? –preguntó Ginny a Harry.
-No lo sé, puede que pronto, eso aun no lo decidimos –dijo mientras miraba a los tres invitados.
-Nosotros partiremos mañana, pero no iremos a Gryffindor directamente, Hermione quiere ir a recoger algunas cosas que nos pidieron la ultima vez, bueno ¿y que esperamos? Ha celebrar hermano, no todos los días no vemos.
-Ron, saca el ron, hoy celebraremos –los piratas rieron por la broma de su capitán.
-Uyy si, que gracioso, como sus padres no estaba tomando el día que los bautizaron a ustedes –gruñó mientras se dirigía a la bodega a por el ron–. ¿Tú qué me ves?
-No sabia que los piratas estuvieran bautizados –fue lo único que dijo el sacerdote haciendo reír a Ron.
-No somos demonios, Padre, tal vez un poco locos, pero nunca demonios –le respondió el pelirrojo, pero Blaise aun no se iba-. ¿Desea algo más?
-Nada, con su permiso –dijo el moreno para irse, no sabia porque había seguido a ese pirata hasta la bodega donde guardaban su licor, pero había algo que lo intrigaba de ese pirata…
********************

-Por cierto… ¿Dónde están Feydra y True? -preguntó extrañado Harry al no ver a las capitanas del barco.
-Están en el camarote de Feydra junto con Perya… están programando la ruta. Feydra y True no están seguras de pasar por los acantilados alados, pero Perya dice que es el único lugar donde se encuentra la planta acuática que necesita Hermione…
Harry frunció el ceño- ¿Los acantilados alados? ¿De donde nadie ha vuelto nunca? Es bastante suicida.
-Si pero es el único lugar donde se encuentra esa planta y… la necesitamos, porque es lo único que puede curar a una de nuestras compañeras. Le picó un escorpión de la Odisea… y es lo único que podría servir… -seguía explicando Ginny. Theodore y Draco estaban atentos a todo lo que la chica pelirroja explicaba.
-¿A qué chica te refieres? -preguntó Harry preocupado.
-A Luna -Harry la miró preocupado… Luna era la mejor amiga de Ginny, se habían criado juntas.
-¿Tú estás bien? -le preguntó. Ginny asintió.
-Casi no me muevo de su lado, pero las capitanas me han obligado a descansar. Ahora iré otra vez allí…
-Conociéndolas, son capaces de coger un bote ellas solas e ir a por la planta para que ninguna de vosotras corra peligro -dijo Harry divertido.
-Si…
Draco los escuchaba hablar, pero sobretodo no apartaba la vista del moreno ni un sólo segundo… ¿Por qué tenia la sensación de haberlo visto antes?
En ese momento Ron apareció con el ron y detrás iba Blaise ayudándolo. Las chicas del barco les dijeron que se unieran a su barco, ya que ahí cabrían todos.
-¿¿Draco?? ¿¿Theo?? ¿¿Blaise?? -dijo una voz de mujer sorprendida y algo petrificada… los aludidos giraron su mirada y los dejó con la boca abierta…
-¡¡¡Pansy!!!
********************

-¿Qué hacen ustedes aquí? –preguntó sorprendida Pansy.

-Nosotros deberíamos preguntarte lo mismo –gritaron los tres a la vez, olvidándose de dónde y con quiénes estaban.

-Pensé que habías muerto –dijo débilmente el rubio antes de abrazarla.

-Wow, si que te has vuelto sentimental, Dragón –rió Pansy, devolviéndole el abrazo.

-¿Qué te pasó? –cuestionó Blaise al mirarla: sus ropas, su cabello, su forma de moverse, todo había cambiado en ella, aunque aun conservaba esa elegancia tan característica de los Malfoy.

-Me uní a las piratas –respondió como si nada.

-Pero… pero ¿estás loca? Mis tíos te han estado buscando durante todo este tiempo –le reprendió Draco.

-Cálmate primo, no es como si ellos no supieran lo que he hecho, de hecho les dejé una carta antes de irme –respondió Pansy.

-¿Primos? –intervino Harry asombrado.

-El padre de Draco y mi madre son hermanos –respondió Pansy dejando a los que estaban escuchando con la boca abierta. ¡Perfecto, más problemas! pensó Harry.

-Harry, ¿Quiénes son ellos? –preguntó Ginny, que hasta ese momento se había quedado callada observando la escena.

-¿Eh? Ah si, son unos invitados -volvió a repetir Harry, la verdad no quería que su amiga conociera la situación, o se podría poner un poco más complicada, pero eso es imposible ya.

-Oh si, claro. ¡¡¡Estás loco Harry James Potter!!! Sabes perfectamente que él es el príncipe de Slytherin, ¿¿sabes los problemas que tendrás??

-Fue un error, la verdad no les hemos hecho daño y planeábamos regresarlos -Draco se sintió un poco ofendido, hablaban de ellos como si no estuvieran, además parecía que fueran perros o juguetes.

-Será mejor que me expliques como pasó, ¡ahora! No quiero después tener que rendirles cuentas a mis capitanas sino sé toda la información –y con eso Ginny arrastró a Harry lejos de los demás para poder hablar, dejando a los invitados y a Pansy hablando más cómodamente.

Ginny llevó al moreno hasta la orilla del barco, dando así un poco de libertad a sus invitados, porque Ron y Neville siguieron a Harry.
-Draco ¿Qué ha pasado? -preguntó preocupada Pansy a su primo.
-Nada de que tengas que preocuparte, mejor dime cómo llegaste a esto y por qué -el rubio la miró, se sentía feliz al saber que su única prima estaba con vida.
-Es lo que siempre quise –respondió.
-¿Siempre quiso ser una pirata? -preguntó incrédulo Theo.
-No jaja, pero serlo me ha dado lo que siempre quise, la libertad -Draco asintió, ser un príncipe no era cosa fácil, pero no por ello él iba a huir de sus funciones. Al igual que Pansy, él era el único heredero al trono, al menos hasta que nació su primo Heracles, el hermano de Pansy.
-Pero la tenías, Heracles heredará el trono, no tenias que huir, no tenias por qué hacerlo -la voz del rubio se quebró, su prima era como su hermana, su mejor amiga. Era verdad que tenia a Theo y Blaise, pero ella era distinta, lo entendía muy bien, era especial, durante un tiempo pensó que si ella estaba a su lado podría soportar las exigencias de su padre y la carga de ser el heredero de Slytherin.
-No te lo contaron, ¿verdad Draco? -preguntó Pansy con tristeza contenida en sus ojos.

En el camarote de las capitanas...
-¿Segura True?
-No tenemos otra salida Feydra, si queremos llegar antes de que sea demasiado tarde debemos pasar por los acantilados, es nuestra única esperanza -dijo decidida True.
-¿Pero recuerdas qué es lo que hay ahí, verdad? -preguntó Feydra preocupada por su amiga.
-Lo sé, pero estas tú ahora, y sé que no me dejaras atrás -ambas sonrieron. Pronto tendrían que partir, pero por hoy dejarían que su tripulación se divirtiera.
En la cubierta del barco de las piratas, se encontraban todos los chicos del Barco Esmeralda, conversando con ellas… entre ellos se encontraban los tres invitados del barco… hablando con la joya negra del barco de las mujeres.
-¿Te llaman la joya negra? -preguntó alucinado Blaise, Pansy asintió.
-Si, aunque no sé por qué me llaman así… Hermione dice que es por como combato ¡¡Ah si, os tengo que presentar a Hermione!! -gritó emocionada Pansy.
-¿Hermione? ¿Quién es? -preguntó Draco; los chicos también preguntaban con la mirada.
La morena sonrió algo maliciosa y dijo:
-Mi prometida…
-Creo que me va a dar algo -dijo Draco, haciéndose el desmayado.
-Hey, no es para tanto -se quejó Pansy.
-¿No es para tanto? Pero si decías que lo último que querías era casarte.
-Eso fue antes de conocerla, Dragón. Ella es simplemente perfecta, además sino la ato a mí, alguien más lo hará y no podré soportarlo.
-Si que has cambiado -murmuró Draco. Blaise y Theo miraban la escena algo nostálgicos, no había sido más que un par de años atrás en donde los cuatro eran felices.
-La verdad… es que unos rufianes me secuestraron y me llevaron en su barco, pero las piratas de este barco lo abordaron y las conocí. Hey, no lo creeréis, pero las chicas de aquí son todas de países distintos… hay de Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff, Ravenclaw y más… y no hay sólo una capitana, sino dos -dijo sonriente-¿Y sabéis quienes son? Todo el mundo cree que son hombres, pero las conocen en todos sitios… hasta tú, Theo, nos hablaste de ellas… creyendo que eran hombres… a las dos las llaman el Dúo Dopla.
Los tres se quedaron alucinados.
********************

-Así que eso es lo que pasó. Feydra y True te echaran la bronca, Harry.
El mencionado asintió resignado- Lo sé Ginny, pero no podemos hacerle nada, lo hecho, hecho esta.
-Entonces vamos a divertirnos, además tengo ganas de ver a Neville, hace mucho que no lo veo -los dos se unieron al barco de las piratas.
Harry se acercó a donde estaban los invitados…
Draco hizo callar a sus amigos al ver que el moreno y su amiga pelirroja se acercaban, no le agradaba esa pelirroja, no sabia por qué, pero no le agradaba nada. Pansy miró a su primo, esa cara que tenia en ese momento era la que solía poner cuando quería algo, miró a donde estaba mirando su primo para ver al capitán del barco y a su amiga Ginny acercarse, al parecer su Dragón pronto tendría un domador y esperaba -por su bien- que el domador se diera cuenta antes de que el Dragón lo domara a él.
-Hey hola Pansy… -saludó Harry a la morena.
-Hola Potter, Hermione me ha dicho que quiere daros algo a ti y a Ron -le anunció la morena, Harry asintió.
-El principito esta aquí…. Hey Harry, veo que me hiciste caso y te cortaste el pelo.
-Si… es bueno que nos hicieras caso.
Al oír esas voces tan conocidas para él, Harry se dio la vuelta, encontrándose con True y Feydra detrás suyo, mirándolo divertidas.
Este sonrió y se tiró encima, haciendo que los tres quedaran en el suelo.
-Yo también os he echado de menos -dijo riendo el moreno.
-Nosotros también pequeño, nosotras también -rió Feydra.
-Yo igual, pero eso no significa que me quiera morir asfixiada. Bájate Harry, ya no eres un niño -gruñó True al verse aplastada casi totalmente por el peso de Harry cuando su amiga empujó al moreno a un lado.
-Lo siento -se disculpó Harry al levantarse, al igual que Feydra, dejando a True aun tirada en el piso.
-La próxima vez trata de caer sobre Feydra, por favor -gruñó True mientras se levantaba haciendo reír a los otros dos.
Draco miraba esa escena incrédulo, lo que había oído sobre los piratas… no era para nada parecido a lo que demostraban ser éstos.
-Hey chicas, me alegro de verlas -la voz de Ron se hizo escuchar detrás justo de Blaise Zabini, haciendo que éste se erizara.
True se acercó a Ron y le dijo:
-Y a mi me encanta volver a ver ese pelo pelirrojo. Ninguno de tus hermanos lo tiene tan intenso -Ron frunció el ceño.
-¿Sólo has echado de menos mi pelo?
-¿Qué otra cosa más podría echar de menos de ti?
Blaise sonrió y, llamando la atención de sus dos compañeros, les dijo:
-Esa me cae bien.
Ron cambió su mirada de True, que le sonreía maliciosa a Blaise.
-Hey padre, cuidado con lo que dices…
Feydra miró los intercambios de mirada que se hacían los dos y sonrió interiormente.
-Veo que te estas volviendo un pervertido, creo que debes de dejar de juntarte con los gemelos, son mala influencia para ti -soltó Feydra haciendo reír a True y a Harry mientras que Ron fruncía el ceño. Él no había entendido la broma, pero por lo de los gemelos sabia que se refería a sus hermanos.
-¿Y bien? Que esperamos, a celebrar mientras podamos -gritó True riendo aun, todos los piratas de ambos barcos comenzaron a beber y a celebrar, después de tanto tiempo sin verse.
-Harry, puedo hablar contigo... -la voz de Feydra le dio escalofríos al moreno, True sólo los miraba mientras bebía un poco de vino.
-Si, vamos -dijo el moreno. True suspiró, en verdad que su amiga era de dar miedo a veces, sobretodo cuando sus amigos peligraban. "Lo mejor será quedarme en la fiesta" pensó.
-True, tu también vienes -dijo dirigiéndole una mirada que no aceptaba un no por respuesta.
-Aquí me vienen los regaños, aunque no sé por qué presiento que a mi me van a tocar también -murmuro para si entrando al estudio.
Feydra llevó a Harry y a su compañera a su camarote, abrió la puerta y, haciendo que entraran los dos. Dentro, ella les siguió, cerrando la puerta de un golpe, haciendo botara los dos.
-Harry James Potter Riddle… ¿Qué hace aquí el Príncipe del Reino de las Serpientes?
Harry tragó saliva…
********************
-Hey padre, ¿me acompañas a por más bebidas? Yo solo no puedo con tantas -le dijo Ron a Blaise. Éste lo miró extrañado, pero su educación fue mayor que él y asintió.
Ron llevó a Blaise a través de la barandilla que unía ambos barcos, el Barco Esmeralda estaba casi desierto a causa que todos estaban en el Loki, al ser éste más grande.
-Supongo que con dos cajas tendremos suficientes, no queremos que se emborrachen -rió el pelirrojo mientras bajaban a la bodega, seguido del sacerdote.
Blaise miraba la espalda del pelirrojo, sus brazos, sus piernas, se podría decir que era más musculoso que Theo, pero con un aire más sensual… noo, ¿Qué estas pensando Blaise? Reacciona, él es un pirata, la persona que los secuestró.
-Padre… ¿padre? -le llamó Ron al ver que el moreno se había quedado en las escaleras-. Piensa ayudarme o sólo quedarse viendo, porque estas cajas no se subirán por si mismas.
-Hay veces en que lo odio -murmuró para si mientras bajaba a la bodega.
Ron se encontraba agachado mientras buscaba unas cajas de vino, cuando las encontró, llamó al padre para que le ayudara a cargarlas.
-Tome esta, tenga cuidado por donde camina, aquí abajo hay muchas cosas con las cuales podría caerse…
Demasiado tarde, Blaise se había enredado el pie en una soga. Al tratar de liberarse, jaló la soya, haciendo que la tapa de un barril que estaba sobre ellos se cayera, bañando de ron al pelirrojo, el cual solo pudo cerrar los ojos antes de que el licor cayera sobre él.
-Ups -dijo Blaise al ver lo que había ocasionado y temiendo por la ira del pelirrojo.
Ron se miró, su camisa blanca y sus pantalones se habían rociado con el ron, pero de ello la camisa era irreparable, se había convertido de blanco a rojo violeta en unos segundos. Miró al padre, el cual se encontraba en una esquina, sonrió al verle asustado.
-Ven -murmuró Ron, pensando que el padre estaba asustado, pero él pensó que se debía al desastre que había causado.
Al ver que el padre no se acercaba, decidió acercarse y, mientras se acercaba, las facciones del moreno se hacían más claras, sus ojos cerrados, sus mejillas sonrojadas, su cuerpo temblando y en su mejilla había algunas gotas del ron que acababa de derramar.
-No tenga miedo padre, no pasó nada, no lo vamos a castigar por ello -murmuró Ron, acortando la distancia entre ellos, sus cuerpos estaban separados sólo por centímetros, pero el pelirrojo lo hizo inconscientemente, la escasa luz y la imagen que el moreno proyectaba, hacían que su cuerpo y su mente no concordaran, su mente le decía que lo dejara en paz, él era un hombre de creencias y de fe y él solo un pirata, pero su cuerpo exigía que cortara toda distancia entre ellos dos.
-No tengo miedo de que me castiguen, le tengo miedo a usted -murmuró Blaise abrazándose a si mismo al sentir la cercanía del pelirrojo, en una forma de proteger su espacio y evitar que se acercase más, no sabia que pasaba a su cuerpo, en el monasterio no le habían explicado de ello.
-¿Por qué me teme, padre? -le respondió de igual forma, acercándose un poco más, los brazos del moreno chocaron con el pecho del pelirrojo, haciendo que Blaise comenzara a temblar-. Dígame porque me teme, padre… -murmuró cerca de su oído. Las manos de Ron estaban una a cada lado de la cabeza del sacerdote, haciendo que éste cerrara los ojos con más fuerza, como esperando que todo fuera un sueño.
-Aléjate, por favor -suplicó Blaise, su cuerpo estaba caliente, y a medida que sentía a Ron mas cerca de él, su cuerpo se calentaba cada vez más, sus piernas estaban a punto de dejar de sostenerle si seguía así.
-No quiero, dime que tengo que hacer para que dejes de temerme -Ron había llegado demasiado lejos, su cerebro ya no le respondía, ahora su cuerpo estaba al mando… con delicadeza, junto su cuerpo al del sacerdote, haciendo que éste soltara una exclamación ahogada, la mejilla del pelirrojo se acopló a la del moreno, dejando que su aliento llegase al oído de Blaise antes de murmurar-, para quererme -comenzando a besar su oído, bajando por el cuello, quedándose ahí para chuparlo y besarlo dulcemente y sensualmente.
-No, esto esta mal -se quejó Blaise al sentirse atrapado por un par de manos en sus caderas mientras su cuello seguía siendo devorado por un par de labios ansiosos. El moreno trató de zafarse, pero no podía, sus brazos seguían cruzados sobre su pecho y con el pelirrojo pegado a su cuerpo le era imposible.
Ron seguía absorto en las sensaciones que el moreno le daba, su cuerpo, su suave piel, los pequeños suspiros que soltaba cuando chupaba un poco fuerte, para después pasar su lengua por ese lugar le eran hermosos.
Cuando el moreno sintió que una de las manos en su cadera abandonaba y bajaba hacia su entrepierna supo que tenía que liberarse ya. Reunió todas sus fuerzas y empujó al pelirrojo lejos de si, Ron fue empujado, su cerebro pareció reaccionar un poco, pero al ver al moreno en el estado en que estaba, con esos labios rojos a causa de sus besos, el cuello lleno con pequeñas marcas y la túnica medio abierta volvió a caer en trance.

Continuara…
Notas finales:
PY: ¡¡¡Wooo!!! ¿Y es así como lo dejan? ¬¬ más les vale que se apresuren con el cap 4, ¡¡¡porque estoy esta de lujo!!! ^^ Aquí les deja un mensajito la beta de estos malvad@s escritores ¬¬ ¡¡¡besos!!!
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios