¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
CHICAS, BUENO ESTE ES EL PENÚLTIMO CAPITULO, EL PRÓXIMO SERA MAS UN EPILOGO PARA QUE SE VEA QUE SUCEDIÓ CON ELLOS, PERO OFICIALMENTE ESTE ES EL FINAL, A MI EN LO PARTICULAR SIENTO QUE LE FALTO UN POCO QUE QUIZÁS SE COMPENSE EN EL EPILOGO PERO DECIDEN USTEDES
“UNA NUEVA VIDA”
Tenía que empacar solo lo necesario, estaba seguro que poca ropa era suficiente, ropa interior, un kit de primeros auxilios, sus documentos, y dinero, eso era todo lo que llevaba en una mochila de gran tamaño, lo metía a toda prisa mientras que su padre estaba vendando a Bill el cual ya estaba despierto, lúcido y ayudando, estaba lastimado pero no podían esperar más, tenían que irse ya.
Salió de su habitación y vio a Bill en el sofá con la mirada atormentada y con moretones, por Dios que le defendería, era su turno, lo sabía.
- ¿Cuándo se irán? – preguntó Jorg preocupado
- Mañana, a primera hora, le prestaré algo de ropa a Bill que meteré en otra maleta – dijo Tom apurado – no puede regresar a su departamento.
- ¿tienen todo listo? – preguntó Jorg.
- Lo preparé ante de todo esto, Tom deberías irte solo, yo llegaré después…
- ¿para que te maten? – pregunto Tom – no Bill, nos vamos mañana.
- Mi hijo tiene razón – dijo Jorg suspirando- es su única oportunidad, mañana.
- ¿tienes algo importante que dejas aquí? – preguntó Jorg a Bill. Tom le vio curioso y Bill sonrió.
- No, todo lo que tengo es Tom – dijo tan sincero que hizo sonrojar a Tom y carraspear a Jorg.
- Bien, duerman un rato, mañana será un gran día.
Jorg se metió a su habitación y Tom ayudo a Bill a ponerse de pie, le paso un brazo detrás de la espalda y lo llevó hasta su habitación, ahí lo recostó y el comenzó a quitarse la ropa, Bill le veía atento, era tan guapo, tan diferente a los demás, nunca pensó que se enamoraría de alguien, pero ahí estaba dando todo por Tom y no se arrepentía.
- Que guapo – murmuro. Tom le vio de reojo.
- Ni se te ocurra, estas convaleciente, ya será en nuestro nuevo hogar. – dijo Tom sin pensar.
Hogar, que palabra tan linda, nunca pensó que tendría uno, pero Tom le ofrecía uno, así de fácil, sin pensarlo, para el era tan sencillo, un hogar, de pronto pensó que pasar todo lo que había sufrido valía la pena si tenía un hogar con Tom.
- ¿Cómo es el lugar a donde vamos? – preguntó el de rastas mientras se acostaba en la cama junto a Bill.
- Es una ciudad pequeña – comenzó Bill – renté un apartamento pequeño, aun no esta amueblado creo entonces tendremos que comprar los muebles…
- Eso suena bien, nunca me ha gustado como amueblan los adultos – dijo Tom sonriendo.
- Tom vas a ser adulto – dijo Bill volteando a verle – trabajarás de profesor de música.
- ¿de verdad? – preguntó el de rastas – vaya, nunca me hubiera imaginado de profesor.
- ¿no te gusta?
- No me lo esperaba, pero esta bien , de algo tenemos que vivir.
- Yo también voy a trabajar, pienso poner un lugar, un bar quizás, hasta que lo tenga ya podremos vivir de eso – dijo Bill pensativo. Tom le abrazo con cuidado.
- Yo puedo sostenerte, ya sabes, proveer… - dijo nervioso.
- No seas tonto ¿Por qué harías eso? – preguntó Bill ya bostezando
- Por que te quiero, por que quiero hacerte la vida mas fácil – dijo seguro. Bill le sonrió de vuelta
- Ya me la haces – dijo Bill
- ¿yo? – preguntó Tom recargándose en un codo – por favor, me has protegido desde que nos conocimos, cuando me entere de por que siempre estabas herido me sentí muy mal.
- Se me hizo normal – dijo Bill sin darle importancia – tu no sabías nada, me parecía de lo mas injusto el que te vieras afectado.
- Ahora lo estoy, eso es suficiente – dijo Tom – ahora a dormir, buenas noches.
- Buenas noches Tom.
Se levantó a arreglar los últimos ajustes, salió de la habitación mientras que preparaba algo de desayunar, no se esperaba que su padre saliera también y le acompañara en la cocina. Jorg lucía cansado, quizás no había dormido por la preocupación, pero tener a un hijo al borde de la vida o la muerte era siempre preocupante, angustiante.
- Tom – le llamó su padre. El chico volteo a verle y se encontró con su padre con una pistola en manos – tómala, la vas a necesitar.
- Pero…
- Tómala, quiero que estés protegido, no confío mucho en Bill, pero en el estado que está, no va a poder hacer mucho.
- Lo se- dijo Tom sincero. Tomó la pistola y se la guardo en el borde de los jeans. – gracias, padre, yo…
- Es parte mi culpa que estés afectado por esto, que Bill este incluido no es una maldición, al contrario, es algo que ahora lo veo como algo bueno, el sabe de esto.
- Lo se – dijo Tom un poco preocupado – esta vez me toca protegerlo.
Se despertó cuando Tom entraba en la habitación y comenzaba a sacar ropa, hacía ruido con los cajones y demás, entendió la indirecta de tener que despertarse, así que se sentó, Tom le jalo de la cama con cuidado, y le extendió una toalla con una muda de ropa.
- Un baño, a desayunar y nos vamos – dijo sonriendo.
- Tom, aún estas a tiempo – dijo Bill nervioso, todo el cuerpo le dolía pero debía intentar convencer a Tom de irse solo – yo te alcanzaría después…
- No – dijo rotundo el de rastas. Molesto – date un baño, te ayudaré a vestir enseguida.
- Pero Tom…
- No te tardes – fue lo que dijo antes de cerrar la puerta.
No podía creer que Bill siguiera con lo mismo, el no se iría sin el, ya demasiado dolor había pasado el pelinegro como para pasar por esto solo, era obvio, no le dejaría solo.
Cinco minutos después entró en la habitación y ayudó a vestir al mal trecho de Bill, verlo así solo le confirmaba cuanto necesitaba protegerle, a penas se podía mover, estaba seguro que estaba exhausto, no resistiría mucho tiempo despierto.
- Desayuna algo – dijo Tom firme. Bill le vio de reojo cansado ¿Por qué no podía dormir en paz?
- No tengo hambre – murmuro.
- Come muchacho – dijo Jorg – tienen poco tiempo.
Trato de hacerlo pero simplemente no pudo, Tom le vio enfadado y después le vio metiendo algo en su mochila, no supo que era, solo se dejo jalar por Tom que le llevaba a un taxi ya esperando por ellos.
- Estarás bien – decía Tom mientras evitaba ver al hombre que conducía que les veía raro – resiste un poco.
- Llevas diciéndome eso desde ayer – dijo Bill cansado.
- Por que tengo miedo – confeso Tom – de que no resistas.
- Te lo prometí ayer, es en serio, saldremos de esta – dijo Bill medio sonriendo.
Se sentía mucho mejor de solo escuchar a Bill, llevaba ya todo lo necesario, y cuando salieron del auto listos para comenzar una nueva vida se les vino abajo todo cuando vieron a Andreas esperando por ellos en la estación del bus.
Aún no les había visto, estaba seguro, así que con prisa se colgó las mochilas y salió del taxi para desviarse a otra de las puertas, si lograban subirse al bus antes de ser alcanzados por Andreas todo estaría bien.
Bill apenas lograba moverse, si no se daba prisa todo empeoraría.
- Alto ahí – dijo el rubio que estaba justo a un lado de ellos. Tom sabía que debajo de esa chaqueta llevaba lo mismo que el debajo de la playera.
- Déjame aquí Tom – dijo Bill con una voz increíblemente firme a pesar de sus heridas.
- Idiota – dijo Tom malhumorado, asustado. - ¿nos vas a matar aquí en medio de toda esta gente?
- Si son tan amables de acompañarme – dijo poniendo el cañón de la pistola a un lado de Tom.
- Es conmigo Andreas, déjalo a el – dijo Bill nervioso. Tom aún le sostenía de los hombros, y estaba seguro que sin ese apoyo no podría sostenerse en pie.
- Es con los dos, tu por no ver lo que podrías tener conmigo y el por meterse entre nosotros.
- No hay ningún nosotros – dijo Bill frío – eso ya lo sabes.
- Pero pudo haber…
- No Andreas – dijo Bill mientras el asesino los llevaba a un callejón – no hubo nunca posibilidades.
- Estoy con un arma en el costado de tu novio y te atreves a decirme….
- Si, lo hago – dijo Bill suspirando – si nos vas a matar hazlo, primero a mi – dijo seguro.
- Bill – dijo Tom con una vox trémula.
- Mátame primero Andreas, y deja a Tom al último, quizás conmigo te sea suficiente – dijo Bill serio.
- Este no eres tu – dijo el rubio impresionado.
- Si lo soy – dijo Bill suspirando – no quiero ver como matas a Tom, perdóname, soy cobarde.
Tom supo que ese último comentario era para el. Y se sintió morir, ¿y el que? El no podría ver como mataban a Bill, no lo resistiría, su cuerpo inerte… no, no podía pasar.
- Perdóname tu a mi Bill – le susurro Tom al oído al pelinegro.
Bill apenas pudo entender las palabras cuando sintió el dolor de ser soltado, sus costillas le dolían enormemente, estaba en el suelo y veía como Tom sostenía un arma entre sus manos, Andreas sostenía un arma dirigida a el.
- ¿me vas a matar? – preguntó burlón Andreas.
- Lo haré – dijo Tom seguro.
- Tu no eres un asesino – dijo el rubio – antes mataré a Bill, y tengo suficiente habilidad para matarte a ti antes de que tu reacciones.
- Y yo estoy tan seguro de querer matarte que lo haré, como sea – dijo Tom viendo a su blanco.
Algo en la mirada del chico le dijo que aunque le disparase el recibiría también un disparo, certero. Eso no fue lo que le impresiono, lo que lo saco de sus casillas, fue la imagen de Bill, débil, en el suelo, con la mirada vidriosa y las manos temblorosas, ese no era el asesino que el amaba, el asesino que el amaba era impecable, frío y decidido, el chico que tenía enfrente era un simple chico enamorado que lloraba por la posibilidad de la muerte de su novio, no más, no menos.
- ¿Qué demonios te han hecho? – preguntó a Bill con el arma en las manos.
- Nada – dijo Bill viendo al rubio intensamente - tu nunca lo entenderías por que solo amas una imagen de mi, este soy yo, anda, acaba ya con esto…
- ¿te estas dando por vencido? – preguntó Andreas.
- No, Tom y yo estaremos juntos, siempre, aquí o en donde sea – dijo Bill – no importa lo que pase.
- ¿tanto le amas? – preguntó el rubio.
- Es todo para mi.
No pudo ver rastro de mentiras en las palabras de Bill, el era experto en saber cuando le mentían y en mentir, eso era el secreto para el éxito de su carrera, pero aquí estaba en una encrucijada, el chico sostenía un arma en contra suya, no saldría ileso y mataría a un chico realmente joven, no era ya un asesino profesional, era simplemente un chico enamorado, ya no valía la pena, además no era seguro que se salvarán, la organización estaba tras de ellos, así que les dejaría el camino libre, si no lo lograban sería por la culpa de ellos, no suya.
Bajo el arma y suspiro.
- Ya no me importa lo que hagas – dijo – ya no vales la pena, todo lo que me interesaba de ti desapareció, ya no quiero verte más.
Tom aún sostenía el arma tembloroso e incrédulo, le habían dejado libre, libre para irse con Bill, para crearse una nueva vida, así que levantó a Bill con esfuerzo y guardo el arma.
Cuando pasaron junto al rubio Bill murmuro algo que el no alcanzó a escuchar pero el rubio asintió y después se fueron camino a tomar el primer paso hacía su nueva vida.

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios