¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
De nuevo por aquí, y esta vez muy pronto. Aprovecho porque el lunes día 9 empiezo exámenes y creo que hasta el 20 de febrero no los acabo ¬_¬ Y no podré escribir nada. Ahora que tengo ganas =_=

Este capítulo es totalmente nuevo, creo que no hay nada parecido al del otro fic, o muy pocas cosas. Si hay algún error no dudéis en decirme, porque siempre se me pasa algo!!

Le dedico este capi a Rasaaabe jijiji, Felicidades chica!!
Disclaimer: Harry Potter no es mío, es de JK Rowling. Algunos personajes sí que son míos junto a la historia.

La Casa Acogida y la Sociedad

La mañana siguiente se despertaba con una lluvia llovizna; era lo que quedaba de la tormenta de esa noche. Con ese día se levantaban ciudadanos de Londres muggle. Los magos que vivían en una gran casa, en Norbury*, iban subiendo a la sala que llamaban comedor, que no tenía pinta de este, pero que se llamaba así porque era una sala grande y podían comer todos juntos. Había dos mesas largas, donde cabrían veinticinco personas y cuatro pequeñas donde se sentaban diez. Se hacían dos turnos para desayunar. El segundo era el que se encontraba allí. La mayoría ya estaban sentados a sus lugares, y otros estaban poniendo el desayuno en la mesa.

Severus, antes de subir a tomar algo ligero, le dio unas pociones a Harry, que aun no había despertado. Quizá por el pequeño movimiento, el chico se despertó.

— ¿Severus? ¿Estoy en La Sociedad?- preguntó con los ojos entrecerrados.

—Si. ¿Por qué no me avisó para que pudiera ir a buscarlo?— se sentó con el ceño fruncido.

—Sabe que debo quedarme unas semanas allí. Los de la Orden me vigilan más que nunca— intentó incorporarse y Severus le ayudó.

—Lo sé, el director me ha dicho que hay tres personas, como mínimo, durante el día—. ¿Y sabe quien le tiene vigilado?—preguntó mientras lo ayudaba a llegar al baño que estaba fuera de la habitación.

—Tonks, Diggle, Jones y Figg por supuesto. Esa mujer no podía faltar— el chico hizo un mohín. Entró al baño, y se refrescó un poco.

— ¿Cuatro al día? Se van superando. Cuando fui esta noche había alguien más creo, no me paré a mirar, pero creo que alguno era auror.

—Yo pensaba que los aurores no se aliaban mucho con Dumbledore. Con eso de que Fudge les influye…—llegó la voz del chico a través de la puerta.

—Algunos están en la Orden del Fénix, hay gente que pocas veces se ven pero que son espías en el Ministerio.

— ¿Son muchos?— Harry abrió la puerta.

—Según me ha dicho Dumbledore de momento son veinte— Severus ayudó de nuevo a Harry para volver a la habitación.

No dijeron más hasta que Harry se tumbó un rato más a la cama mientras Severus le miraba los cardenales**.

— ¿Por qué siento que hoy es un día diferente? —el hombre de ojos negros le volvía a poner la camisa luego de haber untado un poco de pomada en la espalda.

—Por qué creo que hoy empieza el día para empezar a moverse. No, Potter, usted no puede moverse más— ordenó cuando vio que el chico iba a ponerse de nuevo en pie—. Ayer recibió una gran paliza, y por muchas pociones que le diera no creo que esté perfectamente.

—Estoy bien, un poco de dolor, pero nada que no pueda superar. He aguantado cosas peores. Ayúdeme a subir, por favor, tengo mucha hambre.

—Usted y sus ideas. Como se mate, que no me culpen.

Severus pasó un brazo de Harry por sus hombros y uno de los suyos por la cintura del chico. En menos de cinco minutos, los dos estaban ya en el comedor. Iban a sentarse cuando una chica llegó con un rubio. El hombre se les hacía muy parecido a varios magos.

— ¿Lucius? — preguntó Severus al hombre recién llegado.

— ¿Severus? Vaya, no sabía que estabas por aquí— el moreno se acercó a la puerta.

—Quien debería preguntar eso soy yo, que llevo aquí más de tres años— cuando el moreno llegó a la altura del otro, hizo algo que no era propio de él: lo abrazó. Lucius correspondió el abrazo. Todos los que estaban allí abrieron la boca de sorpresa. Nunca habían visto que el hombre, que era muy importante allí, abrazara a otro. Alguna vez una palmada en el hombro, o una ligera caricia, pero nunca un abrazo—. Me alegro que estés bien hermano— esa palabra reveló muchas cosas.

Lucius sonrió, pues echaba de menos las palabras del hombre que era un hermano para él, y se separó del otro cuerpo. Ahora creía, como decían los muggles, que esa casa no había surgido por arte de magia.

—La señorita O’connor me trajo ayer en este lugar. Algo mucho más cómodo que este último mes.

—Creo que a partir de ahora, esto puede ir creciendo. Ven siéntate— acompañó a Lucius a la larga mesa—. Creo que no hace falta que te presente a Potter.

—Buenos días señor Malfoy.

— ¿Pero usted no debería estar con sus familiares? — preguntó con cara neutra.

—Eso es lo que se piensa en el mundo mágico, pero la realidad es muy distinta. Si ha llegado hasta aquí, y sabiendo que tiene experiencia en economía, puede ayudarnos— esto último lo dijo mirando a Helen y ha Severus.

—Es lo que pensé, por eso lo traje aquí, pero antes deberá ser aprobado por los demás— dijo Helen mientras se servía el desayuno.

—Por mí no hay problema— intervino Alexander— Mucho gusto soy Alexander O’connor, hermano mayor de esta loca— cuando acabó de decir la última palabra, recibió una colleja—. Pero si es verdad.

—Loca tu madre.

—Eso ya lo sé.

—A ver muchachos, no empecéis de nuevo que son las ocho de la mañana— advirtió Severus.

—Alex gracias por lo de esta noche— Harry agradeció al joven medimago, por respuesta recibió un pulgar hacia arriba.

Todos desayunaron tranquilamente, con anécdotas y poniéndose al día con las nuevas noticias. De la mayoría de cosas Lucius Malfoy no se enteraba, pero estaba atento para no parecer descortés. Una media hora después, todos se levantaron, bajaron a otra gran sala y se sentaron en los sofás y sillas. Severus pidió atención a la gente.

—Atención a todos, por favor. Tenemos entre nosotros a alguien nuevo. Es Lucius Malfoy— con sólo mencionar el nombre muchos empezaron a murmurar—. Silencio— la gente calló de golpe—. Todos sabemos quién es, pero también lo que puede hacer. Lo que ahora voy a decir, no lo hago subjetivamente, sino como un desconocido: el señor Malfoy es uno de los mejores en medicina y economía. Cuando digo uno de los mejores, me refiero a que es muy bueno en su campo por lo que hace y no por cualquier cosa relacionada con el soborno. Todos se piensan que él tenía a otra gente manejando sus empresas, pero la verdad era que él mismo, bajo poción multijugos, era el que llevaba todo el dinero.

— ¿Por qué nos está diciendo esto Jefe? — preguntó un hombre bajito.

—Porque si ustedes aceptan que se quede, puede ayudarnos en saber cómo llevar el dinero que entra. Además puede ayudar a Higgs y O’connor— refiriéndose a los dos médicos que estaban en la casa—. Pero yo no quiero influir en vuestras maneras de pensar, así que también he de decir que todos sabemos que es mortífago…

— ¿Y eso en que nos va ayudar? Teniendo en cuenta el historial...— interrumpió otro hombre—. Lo siento Jefe— se disculpó por haber interrumpido.

— ¿Bromeas?—Intervino Harry—. Sí que es verdad que ha matado gente y que odia a muggles, pero ¿pensáis como puede ayudarnos un mortífago expulsado?

—Sinceramente, Harry, no veo nada bueno.

—Si es expulsado y no hace magia, nadie va a sospechar de él cuando nos diga cómo trabajan los mortífagos y nosotros podamos actuar. La ayuda de Snape es mucha, pero Malfoy ha pasado más tiempo con Voldemort— un escalofrío general se produjo—. Lo siento, con Él, y sabe cómo piensa y también como lo hacen los demás súbditos.

—Quieres decir, que él puede ayudarnos a aprender cómo se mueven...—dijo O’connor para ayudarle un poco.

—...Y ser su sombra— acabó Harry— Además si es un buen economista, sabrá qué hacer con los ingresos que entran.

Un silencio se instaló en la sala. Todos pensaban en lo que Harry había dicho.

—Está bien, yo acepto.

—Yo también.

—Pues entonces votemos, los que quieran a la derecha, y los que no a la izquierda— ordenó Severus. Todos se fueron a la derecha, sabían que casi nunca el Jefe se equivocaba—Malfoy eres aceptado en la Sociedad, pero estarás a prueba.

La sala se fue despejando quedando los hermanos O’connor, Harry, Severus y Lucius.

—No desaproveches esta oportunidad rubio.

—Lo sé, pero me tenéis que contar varias cosas porque ahora mismo no entiendo nada.

—Supongo que tenemos que empezar por el principio. Hace unos tres años, en verano, estaba paseando por el mundo muggle para tener una tranquilidad que en el mágico no se tiene. Mientras iba por este desierto barrio vi a Potter. Me extrañó que en un barrio como este, donde antes no había nadie y que no se atreven a tirar a tierra, estuviera un niño mimado y prepotente...

— ¡Severus!— se quejó Harry.

—Como decía antes que el mocoso me interpusiera...Decidí acercarme cuando a una distancia prudente, vi que el chico llevaba una ropa que parecían harapos y moratones en los brazos y en la cara. Ahora las cosas ya no me cuadraban, y sabiendo que los de la Orden no me dirían nada, fui yo mismo quien le preguntó.

—Cuando lo vi, me asusté bastante porque yo no tenía buena apariencia y encima era el profesor que más odiaba. Hablamos poco rato, porque no me encontraba muy bien de salud. Pero me quedé sorprendido, cuando, después de hablar, él me ofreció ayuda. Me llevó a su casa, me curó, me dio algo de comer y me ordenó que le contara que había pasado—continuó Harry.

—Potter me contó la verdad de cómo vivía. Luego lo llevé a Privet Drive, pero se ve que le expulsaron de su casa, así que no sabiendo que hacer, me lo llevé a la mía. Por el camino, porque fuimos andando, pasamos por este barrio, y cuál fue mi sorpresa al ver a cuatro o cinco magos por aquí. Después de hablar con ellos, y que me dijesen que habían sido expulsados, llegamos a casa. Días después, por casualidad, me enteré que Dumbledore sólo quería un arma, y que le importaba muy poco lo que le pasaba a Potter, que sólo era un niño.

—Decidí, a regañadientes, cuidarlo yo los meses de verano. En uno de los recorridos, me encontré a más magos, que vivían miserablemente, y luego con este edificio. Hablé con ellos, y les propuse que vivieran aquí, no estaba amueblado, pero eso tampoco era muy importante. Como los muggles no se atrevían a venir a esta zona por rumores, vi que había edificios que se mantenían bastante bien, así que se propuse hacer otras cosas. Luego traje al chico aquí, porque algunas veces el director iba a mi casa, y se podía enterar de todo. Después de pensarlo un poco, decidí ayudar a estos magos, que los del Ministerio habían expulsado por nimiedades. Así que empezamos a organizar un pequeño grupo, como un pequeño pueblo para ayudarnos entre nosotros.

—Luego llegamos nosotros dos— dijo Helen O’connor.

—Pero antes de eso, teníamos que elegir un nombre, y se propuso La Sociedad, porque eso era lo que iba a ser. Sería pequeño, pero sería una sociedad— dijo Harry.

—A tu amigo aquí presente— Alexander miró a Severus mientras le explicaba al rubio—. Se le eligió como Jefe, pues él fue el que empezó todo. Él no quería, porque Jefe requería tiempo que no tenía, pero se le convenció.

— ¿Jefe? — preguntó el rubio.

—Sí, se le llama así porque es quien habla cuando hay reuniones, y es la cabeza principal, pero como esto no es algo legal, no se puede decir Ministro ni nada por el estilo. Además si decíamos Jefe, era como el hombre más importante de una empresa, de una Sociedad de muchas empresas, y con Ministro nos recordaba al corrupto de Fudge— habló de nuevo Helen.

—Luego se eligió a algunos que serían como un círculo interno que tomarían las mejores decisiones para los que formarían la Sociedad— Severus retomó la palabra—. Pero esto no va muy bien, porque falta un poco de organización, apenas se puede decir que hemos empezado. Esta es la casa llamada Acogida, porque es la principal y es donde se hacen las reuniones y las comidas. Los dos edificios que están al lado de esta casa, son las habitaciones donde viven los que son familias enteras, matrimonios...aquí están los solteros. Se quiere hacer que vengan más magos expulsados que están por todo Londres y no perder lazos entre nosotros y formar un barrio de magos, en el mundo muggle.

—Y los del círculo por si hay reuniones de improvisto también duermen aquí— dijo Harry—. Yo estoy aquí los veranos y me encargo de los niños; juntos hacemos juegos y los entretengo para aprovechar el tiempo y que no pasen solos mucho tiempo. A la vez que jugamos, se estudia un poco de magia dependiendo de la edad.

— ¿Y nadie se ha enterado de que está aquí? Que yo sepa, lo mantienen vigilado, y su apariencia es muy diferente— habló Lucius. Ahora entendía mejor las cosas y creía que la Sociedad podía tener muy buen futuro.

—Cuando voy al colegio, uso poción multijugos alterada que me da Severus. Esa pocion es como un hechizo glamour pero que se mantiene todo el tiempo que se quiera. Son pelos míos, de cuando tenía diez años. Con esencia mía, y alterando la poción, soy yo, pero más bajito y magullado. Como se me ve en el colegio era yo con doce años. El único lugar que no me sirve es en casa de mis tíos, por la magia de mi madre. Representa que esa magia sólo me reconoce siendo yo mismo. Y mi apariencia es esta desde hace tres años.

—Con el hechizo de Alucinación, hacemos que todos vean a Potter en su casa, excepto sus tíos—Severus se levantó y miró por la ventana, las mujeres venían del mercado.

— ¿No habéis pensado que ellos lo revelen todo?

—Los Dursley odian tanto la magia, que mienten con tal de no saber nada de mí. Así que ellos dicen que no estoy, ellos ganan cerrando la puerta en las narices de las personas y los magos se van.

—Aquí no hay leyes que nos afecten, sólo algunas normas de supervivencia entre nosotros que ya te irán diciendo. Por cierto Lucius, deberás aprender a hacer cosas muggles como ordenar una habitación, preparar una mesa o cocinar. Aquí se hacen las cosas por turnos— la cara de Lucius era todo un poema; muy a regañadientes asintió con lo que dijo Severus. Una casa en esos momentos era como su mansión.

— ¿Pero qué es eso de los turnos?

—Oh, es una cosa muy simple. Cada semana la gente cambia sus quehaceres, por siete días, una persona tendrá que hacer un trabajo, luego otro. Yo por ejemplo, esta semana me encargo de barrer esta casa, la semana anterior tuve que cocinar todas las cenas junto a cinco personas más, y la que viene tengo que fregar la casa que está a la derecha de ésta— explicó con una sonrisa Helen—. Por cierto Harry, tienes que mirar el calendario para saber lo que tienes que hacer.

—Harry hasta dentro de dos días no hace nada, no quiero que muera—Alexander no quería que el chico empeorara y por si acaso, prefería más días de reposo.

—Usted puede empezar por preparar y quitar las mesas, ya que de etiqueta sabe. Pero aquí como mucho hay tres cubiertos— comentó Harry.

—Potter y yo sólo tenemos los turnos en verano porque los otros meses estamos en el colegio, pero cuando yo no vengo, a través de cartas me mantengo al día y doy toda la información que tengo por parte de la Orden y de los Mortífagos.

— ¿Qué cosas hay que hacer? — preguntó Lucius, aunque sabía que lo que escucharía no le iba a gustar nada

—Barrer, fregar el suelo, los cristales, cocinar, preparar y quitar la mesa, quitar el polvo a todos los muebles, ordenar las habitaciones principales, poner la lavadora, tender, plegar la ropa, ir a comprar... —Alexander iba contando con los dedos—. ¿Qué me dejo?

— Cuidar de los pequeños.

— ¿Qué?

—En diferentes horas, los padres tienen que buscar información y los niños no pueden estar solos. Así que unas horas al día, hay adultos vigilando a los pequeños cuando no están conmigo.

—Una pregunta... ¿Si algunos trabajan, porque viven tan precariamente?

—Porque el dinero va para sobrevivir. El dinero va para las cosas generales que necesitan la casa como comida, higiene, estudios, arreglos...Y son muy pocos los que tienen trabajo, apenas diez. Como no hay ropa favorable, por las pintas no aceptan gente al trabajo.

—Creo, Severus, que eso es lo primero que se tiene que arreglar. Se podría entrevistar a todos aquellos que están en edad de trabajar, y están sanos, arreglarlos, y ayudarles a buscar trabajo. Una vez que haya más ingresos, las cosas cambiarán mucho.

—Ese es el Lucius que yo conozco.

—Señor Malfoy, ¿y qué sucede con sus empresas? —preguntó Helen.

—Pues la mitad habrán quebrado.

— ¿Por qué?— se extrañó Harry. Sabía que ninguna empresa de ese rubio había quebrado en lo que sabía del mundo mágico, siempre ganaba.

—El Ministerio inglés es famoso por quedarse todas las posesiones de alguien que es expulsado o encarcelado en Azkaban. Quedándose los negocios, rompen relaciones con las que no son seguras y se alían con las mejores, así tienen más dinero.

— ¿Y los magos lo aceptan?

—Si Potter, porque así no deben pagar impuestos como hacen los muggles. Según ellos, esas empresas son de los malos. Pero no se dan cuenta que el Ministerio tiene más poder, y que serán los que manejaran la economía— frunció el ceño Severus.

—Por eso es que los sangre pura son los que intentan comprar el Ministerio, para que el Ministro y su círculo no los manejen a ellos y al resto de magos— explicó también Alexander—. En España, Francia y Alemania, el país es mucho mejor porque no hay esta necesidad de tener todo el poder por parte del gobernador. Saben que si el Ministerio es el único que tiene todo el poder, será la ruina de muchos magos.

—Entonces es como en el mundo muggle. Para llegar a haber una democracia o república, se han hecho dos guerras mundiales. Ahora hay unos políticos que gobiernan, pero mucho dinero se maneja por las empresas.

—Exacto, lo que el mundo mágico ha perdido el buen nombre que tenía. Los Ministros sólo quieren poder y los que antes llevaban un buen país se han visto obligados a jugar el mismo juego que ellos: mediante la corrupción, consiguen estabilizar el dinero.

—Qué lástima— dijo Harry, los otros asintieron.

—Como yo era el jefe, y a la vez el inversor, el ministerio habrá intentado contactar con otras empresas juntadas a las mías. Pero los directores y jefes de las empresas, si no estoy yo, no quieren saber nada. Manejo mucho dinero y saben que nunca he perdido. Viendo a otros llegar con mi industria, sin que yo les haya dicho nada antes en persona, no van a querer saber nada y van a romper acuerdos— los demás asintieron.

— ¿Entonces sois de España?— habló Lucius, sabiendo que los silencios eran incómodos y no quería que se formara uno.

—Sí. Nacimos allí, pero nuestros padres eran de aquí. Estuvimos viviendo allí hasta hace diez años. Y hace tres y medio nos expulsaron del mundo mágico inglés por decir la verdad a Fudge.

—Es un poco sensible— dijo Lucius con sarcasmo—. O’connor me gustaría conocer esto un poco.

—Le acompañamos ambos— se ofreció Alexander.

—Ahora Potter, toca sesión de Oclumancia— Severus ya iba a irse del salón.

—Pero Jefe, Harry aun no está del todo bien— se interpuso Alexander.

—Por eso quien-tu-sabes intentará entrar en su mente, porque sabe que está débil. Vamos Potter— Harry poco a poco fue saliendo por la puerta junto a Severus.

Llegaron a un pequeño despacho, medio vacío pero con papeles clasificados. Severus se puso en guardia enfrente de Harry, éste, se preparó para defenderse.

Harry sabía que tenía que activar todas sus defensas, se concentró en hacerlo, pero para el adulto fue fácil entrar. Esto enfadó a Snape.

—Potter, ¿quiere concentrarse? — espetó furioso.

—Ya lo hago, pero aun estoy débil.

—Sabe que él podrá entrar a su mente a su voluntad, y el viejo también. Prepárese. Legeremens— Severus pudo ver parte del verano y escenas con Black. Eso era lo que hacía que el muchacho no se concentrara—. Potter, si logra cerrar su mente, en el próximo intento. Haré lo que me pide y usted también.

— ¿De verdad?— el mayor asintió—. Pero luego no lo haga con maldad— el otro resopló.

—Legeremens.

—Protego— el hechizo logró que Severus no entrara en su mente. De hecho, un gran muro estaba en su cabeza, como si siempre hubiera estado ahí.

— ¡Potter me ha mentido!— gritó.

— ¡No es verdad! Sólo que este verano he estado practicando Oclumancia, por eso estaba muy agotado. Y ahora tienes que cumplir...

—Está bien...Harry— el chico sonrió, después de un año entero de tanto insistir había conseguido poder tutear a Severus y que éste le llamara por su nombre. Pero mientras pensaba en ello, se acordó de Sirius y un manto de tristeza se posó en sus ojos. Snape lo notó—. Harry— le levantó el mentón para mirarle a los ojos— Tu sabes la verdad sobre Sirius. No te desanimes, porque entonces si no lo haces, no podrás ayudar a nadie.

—Lo sé, pero es muy duro; él... —no pudo evitar un sollozo y escondió la cara entre sus manos.

—Tranquilo, pequeño— el hombre de ojos negros le tocó un hombro para que supiese que estaba ahí.

— ¿Lo lograremos, Severus?

—Por supuesto.




Continuará
--------------------------------------------------------------------------------


*Norbury. Se dice que es uno de los peores barrios de Londres. Como no he estado allí no puedo decir nada, pero he cogido el nombre, y escuchando lo que dicen, lo he aplicado al fic. Pero no será un barrio malo, sólo abandonado, al que los muggles no se acercan. Así no me inventaba nombres XD

**Cardenales o moradura, hematoma...
Notas finales:
Gracias por leer a todos^^ Y por comentar también, que siempre son ánimos!

Besazos
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios