¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
La Venganza de Kütral





Resumen: Elduamn es un orgulloso, ególatra y despiadado Príncipe del Imperio Kütral que es emboscado y tomado prisionero por Yallel Antü. En manos del enemigo, no sólo surgirá una impetuosa pasión, si no también el inesperado secreto de su origen. Secuela de El último de los Ko

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: NC-17

Pareja: Elduamn/Serfin – Elduamn/Yallel




Capítulo 8: Respuestas?





-Capitán Antü, ese humano esta comenzando su Koden… - y esa palabra por unos segundos fue para Yallel completamente incomprensible-. No sé como, pero ese príncipe es mitad witran.

-¿Mitad witran?... ¡Pero que tontería estas diciendo!- exclamo Tai- ¡Él es un Kütral!

-¿En qué te basas para concluir eso?- pregunto Vaiora al capitan Selti-. A simple vista a mi me parece muy humano.

-En su aroma – dijo el witran apoyando sus brazos en la mesa y recordando vivamente el aroma que sintió cuando visitó la celda del rehén-, el olor aún es muy tenue como para que lo noten a menos que estén muy cerca de él, pero yo pude olerlo a metros de distancia. Es mucho más suave que el olor del koden de un witran, pero es idéntico, quizás se deba a que es mitad humano o a que recién esta comenzando, es imposible saberlo, el único otro mestizo humano-witran que ha pasado por un koden es su majestad Alexander Ko, y yo no manejo los detalles de este. El koden es tabú entre los witrans, nos aislamos durante aquella época, y el caso de nuestra Majestad no es la excepción. Nadie excepto los médicos que atendieron el embarazo de su majestad, saben en que aspectos difiere el koden de un mestizo a un witran.

-¿Se puede estar seguro con tan sólo olerlo? Podría ser, no sé... alguna planta nativa extraña de este planeta- dijo Tai.

-No es una planta- habló Yallel por primera vez. Su rostro mostraba una profunda reflexión-. Las últimas horas he estado lo suficientemente cerca de él como para darme cuenta de eso, el olor no ha disminuido, ni evaporado como pasaría con cualquier perfume o tipo de planta con que se haya frotado. Es más, podría jurar que el aroma se ha ido intensificando. –y luego se dirigió al witran directamente- Pero aún así, Selti, lo que nos propones es demasiado inverosímil, un simple olor no puede ser prueba suficiente, sobre todo nosotros que nunca hemos estado durante el koden de algún witran y no conocemos su aroma.

-¿Tampoco has estado presente durante el koden de su majestad Ko?- preguntó Vaiora, sabiendo que la familia de su capitán eran grandes amigos de la realeza de Koiko. Yallel negó con su cabeza.

-No, como dijo el capitán Selti, él acostumbra a encerrarse y aislarse de todos excepto de su consorte, sus hijos y su madre, durante aquellos días. Y nunca fue algo acerca de lo que me preocupara, lo he visto ambas veces embarazado, pero nunca me puse a pensar en cómo y aunque hubiese preguntado a esa edad probablemente me hubiesen contado el cuento de la cigüeña o algo por el estilo.

-Entiendo que ustedes no lo crean – les interrumpió Selti-, aunque para un witran bastaría con olerlo para saber que es parte de su clan. Es por eso que he ordenado a los médicos que lo examinarán que tomen una muestra de sangre que analizaremos cuando lleguemos a la base, pero hay otro punto que es muy visible e irrefutable: sus ojos.

-¿Qué tienen sus ojos? - preguntó Yallel, recordando el brillo de orgullo y ferocidad con que estos muchas veces lo miraron -. Yo los vi muy normales.

-¿No ha notado su color?

-Son anaranjados… ¡Del mismo color de los ojos de un witran!- dijo Vaiora, abriendo los ojos enormemente.

-Y eso que tiene, yo conozco mucha gente con ese color de ojos, su majestad Alexander y sus hijos, también lady Rayen…- Yallel acalló de repente.

-Así es… dijo Selti, adivinando lo que Yallel acababa de descubrir- Sólo los nobles de Koiko tienen ese color peculiar en sus ojos, porque sólo los nobles de Koiko tienen sangre witran en sus venas.

-¿Entonces el príncipe Elduamn si es un witran?...- preguntó Tai, aún muy confundido- ¿Pero cómo?.. Dudo que el emperador haya violado a un witran o algo así…

-¡Tai!- gritó Vaiora, pegándole en la cabeza- No digas sandeces!.. Es la imagen más grotesca que pudiste imaginar.

-Lo siento- dijo Tai sobándose la cabeza-. Mi punto es que el emperador no hubiese conservado a un bebé mitad alienígena, él llama animal al rey de Koiko y su descendencia sólo por su herencia witran.

-La verdad todo esto es muy extraño... ¿Quizás se trate de algún experimento? – Sugirió Vai-. Aunque dudo que un padre, incluso Kaiñe Kütral, experimente con sus hijos.

Y mientras los demás debatían como era posible que el príncipe Elduamn Kütral fuese mitad witran, Yallel permaneció en profundo silencio, reflexionando e intentando descifrar toda esta repentina información:

Koden.

Witran.

Koden.

Las palabras se repetían como un mantra en su cabeza. Intentaba recordar que sabía acerca del koden de los witran para descubrir que no sabía nada. Todo el mundo sabía que los witran se reproducían a sí mismos, que eran hermafroditas y que pasaban por un periodo de celo, pero hasta allí alcanzaba el conocimiento de todo el mundo. Los witran eran tan cerrados en torno a lo que implicaba el sexo que nadie conocía ningún detalle: ni el aroma que Selti decía era característico del koden, ni cuanto tiempo su época de celo duraba, y mucho menos la forma exacta en que se fecundaban a sí mismos.

Y él realmente quería conocer detalles.

- Capitán Selti - dijo Yallel, recordando algo que no había notado en su anterior encuentro con el príncipe- ¿Si el príncipe esta pasando por su Koden, no debería formársele una vagina? Sé que esto es tabú para ti, pero nosotros realmente necesitamos saber.

Las mejillas de Selti se volvieron notablemente más azules, pero cuando habló la melodiosa y suave voz se notaba firme y serena.

-El conducto reproductor tarda casi dos semanas formarse y el koden en sí dura cinco días, durante los cuales el conducto reproductor permanece abierto. El aroma del koden puede presentarse dos o tres días antes, pero su mayor poder de atracción se produce conjuntamente con estos cinco días. En resumen podríamos hablar de una semana.

-¿Poder de atracción? – preguntó Yallel.

-Un witran durante su koden produce un gran número de feromonas que tienen un efecto afrodisíaco, es por eso que el aroma suele ser de atractivo sexual para otros, está hecho para atraer una pareja y es por ello que nosotros solemos aislarnos durante aquella semana.

-Es por eso que Koa se volvió como loco y atacó al príncipe... por eso decidieron encerrarlo- se explicó Vaiora.

-El encierro de su compañero es una medida de precaución- aclaró Selti -. El príncipe Elduamn no es el único pasando por un koden actualmente, y experiencias pasadas nos dicen que el koden no sólo atrae a otros witrans, si no también que afecta a otras razas. Humanos y wookies dicen sentirse más atraídos por los witran que pasan por su koden, y creo que esta es la razón por la cual su Majestad también practica el aislamiento durante esta época; en particular los amarus suelen tener un agudo sentido del olfato, y lamentablemente nuestras feromonas suelen ser muy similares a las de las hembras amaru en su época de celo, lo cual en situaciones pasadas ha provocado varios ataques de su parte. Es la razón por la cual witrans y amarus nunca comparten una nave.

-Espera un momento- le atajó Vaiora- ¿Dijiste que el koden afecta a wookies y… humanos?

-Así es- dijo Selti-. Aunque como estas razas son muchos más racionales que instintivas y de naturaleza monogámica, nunca hemos tenido ningún problema con ellos.

Y mientras Selti hablaba, Vaiora no despegó sus ojos de Yallel.




Si Yallel creía que sus sentimientos estaban confundidos antes, ahora no sabía ni que nombre ponerles. Había logrado escabullirse de aquella extraña reunión, cuando Caúr y Rani habían llegado a reclamarle a Selti por el trato que su compañero Koa recibía y ahora caminaba sin un rumbo fijo intentando aclarar sus pensamientos.

Aún no lograba asimilar ni creer que el principito fuese un medio witran, pero el olor que él había sentido había sido innegable. Si esta extraña situación resultaba real. ¿Podría ser que fuese este Koden y su extraño poder de atracción lo que había causado tan repentina atracción hacia su enemigo? ¿Lo que había causado tan brutal y apasionada reacción en su primer encuentro?

Al menos esa era la esperanza que Vaiora tenía por la forma en que lo miró. Pero para Yallel no era tan claro, él no era un amaru que se dejaba guiar por los aromas al buscar una pareja, y él tenía la certeza de que el orgulloso principito le había gustado desde la primera vez que lo vio bañándose en aquel río. Mucho antes de que pudiese olerlo.

Pero tampoco podía negar que él nunca se había sentido así, esa desesperada necesidad de tener al otro, aquel incontrolable deseo que hacía caso omiso de su razón, que le importaba un bledo las intenciones del otro o en que bando se encontraran. Yallel disfrutaba del sexo, eso nunca podría negarlo, pero nunca había antepuesto su diversión a su deber y Elduamn era el primero que le había hecho cruzar los límites.

Si Elduamn le pidiese que lo dejara libre, rogándole al oído en un suave susurro mientras su sedoso y calido cuerpo se frotase junto al suyo… ¿Sería capaz de decirle que no?

Yallel no lo sabía.

Y eso realmente lo asustaba.

Toda esta situación parecía escaparse de su control, y ahora todo este asunto del Koden parecía otorgarle la excusa necesaria a la maraña de sentimientos que lo acosaban desde hace algunos días y una explicación al hecho que aún no se había perdonado: el haber poseído al príncipe, a pesar de que este le grito detenerse muchas veces.

Pero por más que quisiera utilizar esta excusa para su comportamiento, habían cosas que simplemente no calzaban. Si todo lo que sentía era a causa del Koden ¿Por qué Tai y Vaiora siguieron actuando normalmente? Habían esta alrededor del principito tanto como él, peor a ninguno lo había afectado. El único al que volvió loco había sido…

… Koa.

El amaru había sido el primero en ser conciente de su aroma y se había dejado llevar por sus instintos. Si había una persona que podía darle una pista de que se sentía estar dominado por el Koden, esta era esa persona.




No le costó mucho saber en que habitación habían alojado a Koa. Los witran (aquellos que no estaban en Koden) no habían podido dejar de sentirse curiosos ante la presencia de un amaru y varios pudieron indicarle una dirección. Pocas veces los witran tenían la oportunidad de convivir con uno, ya que poco después de su ingreso a la rebelión contra Kütral los witran amablemente había rechazado trabajar en conjunto con estos. Y sólo ahora venía a enterarse de la razón tras ello.

Así fácilmente Yallel fue guiado por diferentes witran a través de los inclinados pasillos hasta llegar a una habitación custodiada por un witran, se identificó y el witran lo dejó pasar, dándole una leve sonrisa. Adentró Koa descansaba pacíficamente sobre una cama

-Hey, Koa, cómo estas? – le saludo Yallel, alegrándose de verlo en su color normal.

-Capitán- respondió el amaru, sentándose en la cama lentamente. Koa estaba desprovisto de su traje térmico, en cambió Yallel notó que su compañero había logrado hacer un improvisado taparrabo con una funda de almohada, la única vestidura que los amarus usaban en su cálido planeta natal.

Yallel de repente se dio cuanta del calor que hacía y se abrió la chaqueta que vestía. La calefacción de la nave no funcionaba, pero en su lugar sobre dos grandes fuentes el fuego ardía para mantener el calor del lugar, mientras el sistema de ventilación funcionaba a toda potencia para evitar que la habitación se llenara de humo. Su amigo no corría peligro de morir congelado.

-¿Te han explicado por qué estas aquí?

-El teniente Chissaya me informó… no pretendía caussar problemass- el tono de voz del amaru denotaba claramente su vergüenza por lo ocurrido.

-No te culpes, eran tus instintos, no podías ignorarlos… - dijo Yallel dándole una suave palmada en el hombro y sentándose a su lado- ¿Puedo preguntarte una cosa?

-¿Qué capitán?- preguntó el amaru, mirándolo con sus ojos amarillos.

-¿Qué sentiste al momento de atacar a Elduamn? ¿Fue ese olor lo único que te impulsó a actuar de esa forma?

-Ella olía a hembra en celo, ssu olor era deliciosso y atrayente, imposssible de ignorar, ess cassi idéntico al aroma de lass hembrass de mi raza en época de celo y actué como actuaría con ellass, fui trass ella e intenté copular con ella para assegurar mi desscendencia.

Yallel ignoró la forma femenina con la cual Koa denominaba a Elduamn e inquirió:

-Pero él estaba luchando… ¿No te dijo eso que él no quería copular contigo? ¿El aroma te impulsaba tanto que no podías detenerte?

-Ellass ssiempre luchan, no aceptarán que nadie máss débil que ellass lass impregne-dijo Koa ladendo su cabeza y meneando su cola de una forma que Yallel con el tiempo había aprendido a traducir como el equivalente a encogerse de hombros en un humano.

Yallel sintió que su dolor de cabeza empeoraba. Los humanos rebeldes habían logrado con el tiempo, entender y convivir con las cinco razas alienígenas inteligentes conocidas de su galaxia. A través de la razón, se habían comprendido, habían negociado y luchado juntos, pero algunas costumbres y comportamientos innatos eran difíciles de aceptar y entender.

La sexualidad de los amarus y los humanos era completamente diferente. El tener sexo sólo una vez al año, elegir a tu pareja guiado únicamente por los colores y olores, copular salvajemente y luego desentenderse totalmente, no facilitaba las cosas para Yallel; sería muy difícil medir su propio comportamiento en base a lo que le había ocurrido a Koa.

-¿Aún te sientes así?- decidió preguntar Yallel, después de reflexionar un momento.

-¿Qué quieress decir?

-Su aroma ya no está a tu alcance… al recordarlo, al recordar su ojos, su cuerpo,… ¿Todavía lo encuentras atractivo? ¿Aún quieres copular con él?-. Preguntó Yallel intentando medir que tanto influía el aroma de Elduamn en el comportamiento de Koa.

-No.- respondió Koa rotundamente-, ssin esse aroma perturbándome me ess muy obvio que ella no ess una hembra de mi esspecie. No podría procrear con ella, por lo tanto no ssiento ninguna atracción hacia ella.




Yallel regresó a su habitación cabizbajo. No había sacado muchas conclusiones de su conversación con Koa. Era obvio que el aroma de Elduamn lo había cegado de deseo, no había prestado atención ni al sexo ni a la raza. Su fino olfato había detectado aquel olor incluso antes que él lo hiciera y quizás por eso el aroma lo había afectado tan poderosamente, pero lejos del aroma su razón lo guiaba a rechazarlo.

Pero todo esto no le servia de nada, seguía sin saber que tanto había influenciado el aroma del koden en su comportamiento y sentimientos. Cuando rememoraba la sensación de Elduamn entre sus brazos, el dulce éxtasis de fundirse en su cuerpo, su sabor, su aroma…

Y entonces lo comprendió súbitamente.

El poderoso olfato de Koa había reaccionado al koden desde gran distancia, su olfato era el más sensible de todo el resto y por ello había sido el único en notar el aroma. Él, con su tosco olfato, sólo lo había sentido cuando lo había tenido en sus brazos o cuando lo llevó cargando en su espalda, en un principio era un olor demasiado tenue como para ser notado a más de medio metro, lo cual explicaba que ni Tai ni Vaiora se vieran afectados.

Aquella mañana ese olor lo había conducido a un deseo salvaje, como a Koa; pero todos aquellos sentimientos que habían nacido antes, eran únicamente suyos.

-Realmente estoy perdido.




Había sido inevitable. Su boca había preguntado antes de pensar, sus pies se habían movido sin querer… y ahora se encontraba frente a la puerta donde custodiaban a Elduamn Kütral.

-Señor, nadie tienen permiso para entrar sin la autorización del capitán Selti- dijo uno de los guardias, deteniendo delante de esta. Yallel tomó nota de que ambos eran humanos, parte del grupo del teniente Chisaya que los había encontrado.

-Estoy seguro que el capitán Selti no se molestará si lo veo por cinco minutos, lo he vigilado los últimos 5 días- Los hombres se miraron entre sí y luego se apartaron de la puerta en una muda autorización.

Yallel entró silenciosamente y enseguida fue invadido por aquel aroma, aún seguía siendo muy tenue, pero al estar en un sitio encerrado parecía intensificarse. Elduamn yacía en la cama sobre su estómago. Su cabello limpio y desenredado caía suelto por su espalda como seda roja, y al levantarse y darse la vuelta, su pijama resbaló sensualmente sobre su hombro izquierdo.

Él había lastimado a esta hermosa y orgullosa criatura y aunque había sido impulsado por el exótico Koden, no lograba de perdonarse del todo.

-¡Tú!- le gritó furioso el príncipe- ¡Cómo te atreves a dar la cara!

Yallel se centró en sus ojos que lo miraban con ferocidad. Siempre se había sentido atraído por aquella orgullosa mirada, seducido por su enigmático color ¿Porque nunca los había relacionado con la sangre no humana en sus venas?

-¡Me dejaste a la custodia de un witran... de un... de un... animal!!- le gritó Elduamn lanzándole la almohada de su cama, la cual le llegó en pleno rostro.

“Quizás sea porque es muy difícil creer que alguien que odia tanto a los witran y demás alienígenas sea un mestizo” Se contestó a sí mismo.

-Ese animal es un witran, y además es el capitán de la nave…- Yallel hizo un ademán de regresarle la almohada, pero lo pensó mejor y la tiró a sus espaldas. Si se la entregaba de seguro terminaría lanzándosela de nuevo-. ¿En manos de quién si no te dejaría?

-¡De cualquiera que sea humano!... Yo no sé como pueden ustedes confiar en esas alimañas como compañeros... ¡Cómo superiores! Realmente están todos locos…- terminó murmurando su enfado el príncipe.

Y durante toda su perorata Yallel lo estudió y estuvo seguro de una cosa.

“Él no sabe absolutamente nada”.

El enfado con que afirmó ante el teniente chisaya que él era un Kütral, y los diversos discursos y actitudes anti-alienígenas, no eran falsos, él creía en sus palabras a cabalidad y su molestia por estar en manos de Selti era real. Elduamn no era conciente de que estaba pasando por el koden, ni mucho menos de su sangre. Si Elduamn era realmente medio witran, era obvio que él tampoco sabía como había llegado a serlo.

Entonces, ¿Cómo decirle y convencerlo de tal cosa, cuando él mismo no terminaba de creerlo?

-¿Vas a estar todo el día, mirándome como un tonto o vas a intentar solucionar algo?- le reclamó Elduamn, sacándolo de su ensoñación.

-¿Solucionar algo?

-¡Ropa!- gritó Elduamn haciendo gestos a su pijama-. Te dije que me trajeras ropa decente, pero parece que ni me escuchas... ¿También ignoraste que te pedí noticias de Serfin? ¡Exijo saber en que condiciones está!

-Él esta en las mismas condiciones que tú, sólo que reclamando menos- le contestó Yallel algo enfadado por su actitud. Era un prisionero y no estaba ni encadenado, ni durmiendo en el piso, como los pasados 6 días ¿No podría estar conforme con eso?

Elduamn hizo un mohín en respuesta, que a Yallel le pareció gracioso, pero entonces el mohín se convirtió en un gesto de dolor, que hizo que Elduamn se encogiese de dolor sobre su cama.

-¿Oye estás bien?- preguntó Yallel acercándose con precaución, siempre podía ser alguna treta del principito para escaparse-¿Elduamn…?- preguntó con preocupación, llamándolo por primera vez por su nombre y tocándolo ligeramente del hombro.

-No me toques!- le exigió Elduamn apartándolo con un ademán de la mano e intentando no demostrar el dolor que sentía en sus facciones, la fuerte punzada de dolor en su vientre le había tomado desprevenido-. Es sólo la comida de este lugar que me ha provocado una gastritis.

Yallel frunció el seño y recordó lo dicho por Selti ¿Era posible que esos dolores fuesen del incipiente Conducto reproductor del cual el witran les había hablado? Si era así…

-No voy a traerte ropa, encerrado aquí no la necesitarás y tampoco puede permitirte ninguna comunicación con tu subordinado- dijo Yallel, refiriéndose a Serfin-, pero haré que un médico venga a revisarte.

-Procura que sea uno humano- exigió el príncipe.

Yallel no dijo nada y se marchó. Si era lo que él imaginaba lo mejor sería que un médico witran fuera a revisarlo. Del otro lado de la puerta, volteó y se quedó mirando hacia esta, sin preocuparse por la mirada interrogante de los soldados que la custodiaban. Se quedó varios minutos allí, recordando al hermoso ser que tras ellas se encontraba: malhumorado, prejuicioso, exigente y orgulloso, pero bello y sensible; y no logró imaginarse como este cambio que estaba sufriendo le afectaría, sobretodo sin previo aviso. Pero Yallel se resignó y dejó las cosas así, y dando media vuelta regresó donde estaba su habitación.

No sacaba nada con decirle la verdad ahora, Elduamn necesitaría pruebas físicas para creerle… y aquella vagina que recién se estaba formando, sería quizás la única prueba que él aceptaría.




Continuará…
Notas finales:
Agradezco infinitamente a Laliviqui, Sigipotter, Gina3525, DraLumy, AnyT Grandchester, Angelsky777, Starie, Maryam, Nadeshiko, Julxen, Kmk9188, Chat Noir Nyo, Alex Potter Malfoy, Ann Magus, Kaye, Sheccid y Lume Wolf por su fidelidad a esta historia y sus comentarios en el último capítulo, gracias a ustedes llegué a los 100 comentarios. Y agradezco a todos mis lectores, los anónimos y quienes me dejan un comentario de vez en cuando, su paciencia en mi actualización, este capitulo fue casi como de transición, pero les prometo que el próximo viene más emocionante.

Besos,

Paula.

Hoy estoy de cumpleaños… ¿Quién me regala un comentario?
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios