¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
Hola como estan aqui les traigo otro capitulo de esta historia espero que les siga gustando, perdon por la tardanza y gracias a zandaeesol por betear el capitulo amiga bego espero que te siga gustando tu regalo nos vemos cuidate

─ ¡Que bien se siente estar fuera del castillo!... aunque sea por unos minutos… ¿no creen chicos?  ─dijo Harry a sus acompañantes

─ Cierto compañero es bueno tener un día libre para pasear y comprar algunas cosas  ─contestó Ron

─ Vamos muchachos no sean exagerados  ─dijo Hermione poniendo los ojos en blanco por lo que decían los chicos

─ Pero es la verdad Mione ─replicaba Ron al tiempo que hacía pucheros ─es una tortura que no nos dejaran salir del castillo

─ Hay hombres ─dijo Hermione

Sirius  y Remus sólo escuchaban  como se quejaban los chicos, mientras Hermione los reprendía por su falta de responsabilidad.

Habló primero Sirius.

─ Vamos chicos…  mejor nos bebemos una cerveza de mantequilla…  ¿que les parece?

─ Sí  ─contestaron al unísono y se dirigieron a las <em> “Tres Escobas” </em> para tomar cervezas de mantequilla

Entraron  y se sentaron en una mesa, Remus fue por las cervezas de mantequilla, platicaron de todo mientras bajo de la mesa Sirius y Harry entrelazaban sus manos como dos novios adolescentes, bueno para el ojiverde si, para Sirius aquella era una manera de volver amar.

Pasados unos minutos, todos acabaron sus cervezas, salieron del local para seguir haciendo compras, mientras en la colina estaba  Voldemort listo para atacar el pueblo e ir por Harry.

─ Lucius un paso al frente.

El rubio hizo lo que le pidió su amo.

─ Falta Severus… será mejor llamarlo… llegó la hora  ─dijo el mago presionando  la marca tenebrosa de  Lucius

Severus estaba en el despacho del director comenzó a arderle la marca,  se levantó rápidamente.

─ ¿Que pasa Severus?... ¿sucede algo?  ─dijo el mago también levantándose

─ Me llama Albus será mejor que me vaya, prepara a los Aurores y a la Orden ─dijo el profesor mientras se dirigía hacia la salida, el director también se dirigió a la chimenea para avisar del posible ataque de los Mortífagos

─ ¡¡MADRIGUERA!!  ─gritó en la casa justo en la chimenea las llamas se volvieron verdes ya que trataban de comunicarse, Molly se dio cuenta y se acerco a ella

─ Hola director ¿que pasa? ─le preguntó

─ Buenos días Molly…  se encuentra Arthur aquí… necesito hablar con él.

─ Claro aquí está… déjeme llamarlo ¡ARTHUR TE BUSCAN!

El señor Weasley se acercó a al chimenea.

─ ¿Que sucede Albus?... se te ofrece algo…

─ Sí Arthur esta preparado… parece ser que Voldemort atacará el pueblo… estoy llamando a los  miembros de la orden del fénix.

─ Esta bien Albus… hazte para allá en un momento voy ─ se volteó a ver a su mujer que estaba preocupada

─ Tranquila amor…  verás que todo sale bien… no les pasara nada a los chicos ─y dándole un beso y salto dentro de la chimenea

-¡¡DESPACHO DE ALBUS DUMBLEDORE HOGWARTS!! ─desapareció entre las llamas de la chimenea, apareciendo en el despacho del director, poco a poco fueron llegando los demás, una vez reunidos partieron hacia Hogsmeade

En ese momento llegó Severus junto a su amo.

─ Amo ya estoy aquí ─dijo arrodillándose  frente de Voldemort

─ Muy bien Severus ahora  que estas aquí comenzaremos el ataque, recuerden que quiero a Potter ileso…  ¿entendieron?... ahora vámonos.

Los Mortífagos seguían a su señor, listos  para traer a Potter ante él.

Harry y los demás seguían en sus compras, no imaginando lo que sucedería en breve, salían de una de las tiendas de Quidditch, venían todos felices cuando de pronto se oyeron gritos de la gente, volaban hechizos por todos lados, los Mortífagos estaban atacando el pueblo.

Sirius y Remus sacaron sus varitas,  también lo hicieron los chicos para defenderse.

─ Sirius, tú llévate a Harry al castillo lo más pronto posible, yo me llevaré a Ron y Hermione.

─ Pero Moony no podrás tú solo ─le decía Black

─ No Padfoot, la prioridad aquí es Harry ─gritó Remus para hacerse oír a través del  alboroto que se había formado

Sirius miró  a Harry y se dijo que lo protegería o como de lugar.  

─ Esta bien Moony,  pero prométeme que te cuidaras.

─ ¡Claro que sí!...  Padfoot ustedes también cuídense, entendiste Harry… no quiero actitudes heroicas.  

─ Esta bien Remus,  pero tú también cuídate ─dijo Harry  

Sirius tomó la mano de Harry comenzaron a correr en dirección hacia el castillo, esquivaban los hechizos que iban y venían, de vez en cuando se topaban con Mortífagos que querían capturar al “niño que vivió”, pero Black no dejaba que se le acercaran.

─ Vamos Harry…  corre debemos llegar al castillo lo mas pronto posible ─decía Sirius mientras lo jalaba intentando apresurarlo

Harry de pronto  vio a un Mortífago que estaba apunto de lanzar un hechizo a una niña de cinco años, se detuvo bruscamente.  

─ ¿Que pasa Harry?... debemos irnos ─dijo Sirius mientras le sostenía la mano

─Por favor ayúdenos a esa niña ─dijo señalando a la pequeña que temblaba y lloraba

─ Pero Harry no tenemos tiempo ─decía Sirius

─ No, Sirius ellos vinieron por mí, no puedo dejar que maten a los inocentes te lo suplico ─dijo mirando suplicante

─ Arggg… esta bien Harry,  pero después nos iremos sin peros entendiste.

─ Si lo entendí pero vamos antes de que lastimen  a la niña.  

Los dos corrieron para salvar a la niña, el primero en llegar fue el joven, abrazó a la pequeña, el Mortífago al verlo se detuvo ya que recordaba  las palabras de su señor, si  Potter tenía tan  sólo rasguño lo mataría, esto ayudó a Black  para lanzar un hechizo contra él.

─ ¡EXPELLIARMUS!  ─gritó y salió un rayo de color rojo

La varita del malo salió volando para otro lado, después le lanzo otro hechizo este era un para desmayarlo.

─ ¡DESMASIUS!  ─gritó de nuevo, salió un rayo azul y el Mortífago cayó sin sentido

─ Tranquila pequeña…  ¿estas bien?─separó a  Harry a la niña de su pecho ella lloraba

─ Sí…  estoy bien gracias, pero quiero a mi mamá por favor llévame ─decía mientras seguía sollozando

─ Mira que te parece que la busquemos, pero ya no llores ─dijo mientras le secaba  las lágrimas

─ ¿Estas bien Harry?... eso fue arriesgado  ─decía Sirius mientras se acercaba  a su ahijado y la niña

─ Lo sé, pero si no lo hacía el maldito ese, quien sabe que le hubiera hecho… lo siento ─dijo mirándolo a los ojos

─ Esta bien será mejor irnos ya… tráete a la niña, después buscaremos a su madre.

─ Esta bien Sirius ─dijo Harry cargando  a la niña en sus brazos ─tranquila, después buscaremos a tu mamá, ahora debemos ponernos a salvo

─ Es…esta bien ─dijo la niña y se agarró del cuello del ojiverde

Pero cuando estaban por irse llegaba una mujer gritando el nombre de una pequeña.

─¡¡MARTA HIJA DONDE ESTAS POR FAVOR CONTESTAME MARTA, MARTA!! ─gritaba una mujer de no más de treinta años desesperada por su hija

─ ¡MAMA, AQUÍ ESTOY MAMÁ!  ─decía la niña en los brazos de harry

─ ¡MARTA amor!  ─la señora corrió hasta donde estaba su hija

Harry bajó a la niña al piso y ella corrió lo que quedaba de distancia.

─ Mamá tenía mucho miedo ─dijo la niña abrazando a su mamá llorando

─ Tranquila pequeña ya estoy contigo ─decía la mujer mientras la reconfortaba se giró a mirar a Harry y Sirius ─muchas gracias por salvar a mi hija, no tengo con que pagárselos, gracias.

─ No se preocupe no es nada… mejor váyanse… todavía hay muchos Mortífagos y este no es un lugar seguro  ─les decía el moreno.

─ Claro muchas gracias de nuevo   ─cargó a su hija desapareciendo con ella

─ Bien Harry vámonos antes de que pase otra cosa. 

Pero nunca vieron a otro Mortífago que los seguía,  llamando a otros para que le ayudarán a capturar al chico, corrían, no se habían topado con nadie más, cuando creyeron que habían huido, llegando a un claro de pronto les cerraron el paso varios Mortífagos, por lo menos  eran siete.

─ ¡Maldición!... nos emboscaron ─decía Sirius manteniendo su varita muy apretada en la  mano

─ Lo siento Sirius…  quizá si no me hubiera retrasado, no hubiera pasado nada ─decía Harry mientras su espalda chocaba con la del hombre en un intento por protegerse el uno al otro

─ No es así  Harry no te preocupes…  además pudimos ayudar a la pequeña, así que no lo lamentes.

─ Danos al mocoso y quizá  te dejemos vivir Black  ─decía un Mortífago

─ ¡Claro!... ¿crees que soy tonto?...  se lo llevaran luego de que me maten.

Sirius comenzó a lanzar hechizos a diestra y siniestra, pero los malos sólo se protegían con escudos, no atacaban por que estaba el chico, no podían atacar así nada más,  ya que si Harry resultaba dañado el lord los mataría.

Durante  varios minutos estuvieron lanzando hechizos, pero ninguno cedía, uno de los Mortífagos desapareció sin que se dieran cuenta, con un hechizo desilusionador  se acercó al ojiverde, alejándolo de Sirius, le quitó la varita y lo aprisionó contra él.

─ ¡SUELTAME MALDITO! ─gritó Harry mientras trataba  de soltarse del agarre del Mortífago

Sirius trató de llegar hasta  su ahijado para  ayudarlo,  pero le cerraron el paso, comenzaron a lanzarle hechizos y lo único que pudo hacer fue invocar un escudo algo potente, Harry impotente no  podía otra cosa que observar como su padrino era atacado.  

─ Estate  quieto muchacho, es una mala suerte que no te podamos  hacer nada por órdenes del nuestro amo, sino ya estarías hasta noqueado ─decía molesto el Mortífago que aprisionaba a Harry 

Mientras Sirius seguía protegiéndose con el escudo que había convocado, pero los hechizos eran más potentes, sentía que pronto desaparecería su defensa, mientras el Mortífago que sostenía a Harry  ya estaba perdiendo el efecto del hechizo.

Lanzaron otra vez los hechizos contra la barrera de Sirius, esta vez el escudo cedió,  dejando a Sirius  indefenso, comenzaba a sentirse  cansando por la magia que había utilizado.

─ Ahora si ya no nos estorbaras más  ─dijo un Mortífago y los seis alzaron sus varitas de nuevo

─ Veremos si puedes soportar el Crucio Black ─dijo el Mortífago haciendo una señal a sus compañeros para que lo imitaran

Harry al ver a Sirius  en peligro, dejó de moverse para distraer al que lo aprisionaba, cuando estaba oyendo la maldición salir de la boca de su captor, como pudo le pisó un pie, el Mortífago lo soltó  y él salió corriendo

─ ¡CRUCIO!  ─gritaron las seis voces al tiempo que salían seis luces de  color rojo, Sirius cerró los ojos esperando el impacto de las maldiciones, pero estás  no llegaron.

Abrió los ojos y la imagen que vio lo horrorizó, era  su niño  quien estaba enfrente de él, recibiendo las maldiciones, Harry nunca dudó cuando tuvo oportunidad hizo lo necesario para proteger  al hombre que amaba, sintió como si sus huesos fueran a partirse cuando las  maldiciones en conjunto cayeron sobre él, sintió como si  miles de  agujas  se clavaran en su cuerpo, el dolor le resultaba insoportable.

Cuando los Mortífagos se dieron cuenta ya no podían parar la maldición, pero levantaron rápido  sus varitas, sin embargo  ya era tarde, a Harry le salía un hilo de sangre  de la comisura de los labios, Sirius lo recibió en sus brazos cuando el chico cayó desmayado a causa de  las maldiciones.

─ HARRY ESTAS BIEN CONTESTAME ─gritó Sirius mientras lo  movía pero el chico no respondía en absoluto.

Los Mortífagos al ver lo sucedido empezaron a temblar de miedo,  no querían imaginar siquiera lo que les haría su amo, Harry seguía inconsciente.

Muy cerca de ahí  Voldemort sintió que el cuerpo del ojiverde había sido atacado por varias maldiciones gracias a la conexión que tenían.

─ ¡MALDICION!...  LES DIJE QUE NO LO LASTIMARAN ─gritó furioso y comenzó a caminar hacía el sitio donde sentía la magia de Harry, en aquel mismo momento llegaban más Aurors, hasta la Orden del Fénix, les sus adversarios les doblaban en número, esto hizo enojar mucho más a Voldemort.

A su lado llegaba un Mortífago.

─ Mi señor será mejor irnos nos ganan en número…  después vendremos por Potter  ─decía el hombre visiblemente preocupado

─ ¡MALDICION!...  PERO ESTO NO SE QUEDARA ASI ─alzó la  varita y sacó chispas rojas para indicar la retirada

 Todos los Mortífagos vieron la señal de su amo, se estaban retirando, sólo quedaban los Mortífagos que seguían amenazando a Sirius para que soltara a Harry.

─ ¡SUELTALO BLACK!...NOS LO LLEVAREMOS  ─y se seguían acercándose  a ellos, pero el moreno no soltaba a su amor, cuando los Mortífagos estaban lo bastante cerca otro grupo se acercaba a ellos, eran parte de la Orden del Fénix

─ SIRIUS, SIRIUS…  ESTAN BIEN ─y venía con varita en mano, cuando supo que ellos no habían regresado al castillo, volvió a salir a buscarlos.

Los busco por todos lados, pero no los encontraba hasta que pasó cerca de una tienda, oyó unas voces que gritaron la maldición  Cruciatus al mismo tiempo y tuvo miedo al pensar quien la había recibido, así que corrió lo mas rápido que pudo, alcanzó a ver a Sirius  cuando estaba en suelo y en sus brazos tenía a  Harry con un hilillo de sangre saliendo de su boca, comprendió  que la maldición le había dado a él, el lobo interno de Remus pedía venganza al ver a su cachorro lastimado.

Corrió hacia ellos con varita la levantada, pero en ese instante llegaban los miembros de la Orden, los Mortífagos al verse  en desventaja desaparecieron, rogando que  por lo menos su amo no los matara.

─ SIRIUS ESTAS BIEN, CONTESTA POR FAVOR ─, lo movía para ver si estaba herido,  ─Sirius por favor déjame revisar a Harry, SIRIUS…

Pero el moreno no soltaba al ojiverde, necesitaba revisar sus heridas después de que le habían lanzado por lo menos seis <em>Cruciatus<em>,llegó Albus, Moody, Arthur y otros, el director se dio cuenta del estado del joven, también de Sirius, así que lo único que se le ocurrió fue desmayarlo.

─ ¡DEMASIUS!  ─gritó Albus y salió un rayo de su varita que le dio en la espalda de Sirius

Remus lo sostuvo antes de que se diera contra el suelo.

─ Es mejor así para poder ayudar a Harry no creen ─le dijo a todos los que estaban ahí mirando como pidiendo una explicación.

Remus tomó en brazos a Harry, mientras a Sirius lo tomaba  Kingsley Shacklebolt, el director preparó un <em>Traslador</em> directo a la enfermería de la escuela para atender a Harry.

Aparecieron directamente en la enfermería, ahí se encontraba Madame Pomfrey.

─ ¿Pero que pasó?  ─preguntaba mientras veía que Remus traía en brazos al ojiverde  ─Ponlo en la cama querido.

Remus obedeció, lo acostó con delicadeza.

─ Poppy debes saber que a Harry le lanzaron la maldición   <em>Cruciatus</em>, pienso que al menos fueron seis personas  ─le dijo preocupado    

─ ¡Por Merlín! eso puede ser muy malo ─dijo la enfermera mientras empezaba  a lanzarle varios hechizos al chico  para saber como estaba.

Un instante después apareció  Kingsley con Sirius en brazos, lo dejó en una cama, y quiso saber como estaba Harry, en el lugar  sólo permanecía Remus, Kingsley y Albus que acababa de llegar también, los demás estaban afuera esperando noticias de su amigo.

Pasaron varios minutos y Poppy se acercó al director para hablar con él.

─ Albus necesitaré que llame a un Medimago de San Mungo, las heridas que tiene Harry son algo delicadas, tiene heridas internas, sus pulmones están algo lastimados, tiene sangre en ellos y no sé que más Albus, temo que esto salió de mis manos, necesitaré que les digas que tal vez  no podrá respirar por si  solo por favor ─terminó la enfermera y luego volvió al lado de Harry para intentar estabilizarlo.

***************************************************************

Mientras en la fortaleza del Señor Tenebroso,  éste estaba castigaba  a sus subordinados por no atrapar a Harry, los torturaba con el <em>Cruciatus</em>, se retorcían del dolor pues de verdad su señor estaba furioso, pero a los que le habían lanzado la maldición al ojiverde los tenia apartados para aplicarles un mayor castigo.

****************************************************************

 

Al Hogwarts llegaba  un grupo de Medimagos y dos enfermeras, sacaron a todos .Poppy le había dado un sedante a Sirius por si despertaba  no hiciera  escándalo por su ahijado y los dejara trabajar, el Medimago comenzó a darle ciertas pociones a Harry,  inyectarles otras,  viendo que permanecía  estable, el Medimago comenzó a conjurar una  burbuja gigante en rededor de Harry, esta contenía oxigeno, era necesario pues sus  pulmones habían sido los más afectados por las maldiciones.

Después de varios minutos que se transformaron en horas el Medimago salió  al encuentro de las personas que esperaban noticias del joven.

─ ¿Como está doctor? ─preguntó el director de la escuela

─ Pues vera director…  ya esta estable, pero la verdad sufrió mucho daño a causa de  las maldiciones,  por que lo pudimos ver fueron al menos unas seis personas quienes las  lanzaron, es una suerte el joven Potter esté vivo, sus pulmones casi colapsaron, es decir se llenaron de sangre y eso impedía que pudiera respirar.

Todos se asustaron por la noticia que les daba el Medimago.

─ Pero ya pudimos drenar la sangre de estos, más o menos puede respirar, pero como están un poco delicados, le pusimos una burbuja especial que lo ayudará a respirar mientras siga en cama.

─ ¿Por lo menos cuanto permanecerá así doctor? ─preguntaba la profesora McGonagall

─ Puede estar al menos una semana en ese estado de inconciencia, pero eso será bueno…  al no respirar bien se podría desesperar un poco, pero de lo demás está bien, pudimos sanar las heridas internas que tenía.

─ Muchas gracias por venir doctor ─agradecía Albus

─ No es nada señor director, ya le dejé las instrucciones a Poppy por si surge algún problema, pero de todas formas puede llamarme de nuevo.

─ ¿Podemos pasar al verlo…  por favor? ─preguntó esta vez Hermione

─ Claro,  pero si llega a despertar no lo agoten por favor, todavía está algo débil y eso no es bueno que se agite, de acuerdo.

─ Esta bien ─dijeron al unísono varias voces

El Medimago pasó primero a la enfermería, Poppy no dijo nada, se acercaron a la cama donde estaba Harry se veía algo pálido por la pérdida de sangre, respiraba algo despacio y con dificultad, pero estaba vivo, los que estaban ahí se alegraron de que Harry estuviera relativamente  bien.

Remus se acerco a la enfermera para preguntar de su amigo.

─ Disculpa Poppy…  cuando despertará  Sirius  ─preguntó volteando a ver a su amigo de la adolescencia

─ Puede que despierte en la noche Remus querido, le di un sedante algo fuerte para que descansara, me imagino que al  despertar  no querrá separarse de Harry.

─ En eso tienes razón Poppy, no querrá dejar a su ahijado, si vieras como lo sostenía, parece ser que a Sirius le lanzaron las maldiciones, pero Harry se atravesó para protegerlo… si no te importa me gustaría quedarme con ellos.

─ Claro querido sólo deben estar tranquilos.

─ No te preocupes Poppy, no los molestaré.

La enfermera  sólo asintió con la cabeza, el Medimago se retiró, los amigos de Harry se quedaron un poco más haciéndole compañía, los adultos se fueron para ver otras cosas que surgían, Remus se sentó en una silla junto a la cama del ojiverde a velar su sueño y el de Sirius.

***************************************************************

 En su fortaleza Voldemort seguía desquitándose con sus Mortífagos, por incompetentes, en el suelo se veía a sus subordinados, Lucius, Bellatrix, Severus y otros estaban muy lastimados por las maldiciones que les había lanzado su señor.

─ ¡TONTOS NO SIRVEN  NI PARA CAPTURAR A UN  NIÑO! ─les gritaba con varita en mano

Nadie se atrevía a decir nada  a su Lord, pues  estaba colérico.

─ ¡Y ES MAS LES DIJE QUE NO LO LASTIMARAN, SENTI COMO FUE GOLPEADO POR LOS CRUCIOS!-

Los Mortífagos que le habían lanzado la maldición al “niño que vivió”, temblaron de miedo.

─ QUIERO QUE AL FRENTE PASEN LOS ESTUPIDOS QUE LANZARON LA MALDICION…  ¡¡AHORA!!

Los seis Mortífagos que lo hicieron dieron un paso, de todas formas no podrían ocultárselo, se arrodillaron frente de él, temblaban del miedo y eso al Lord le resultaba placentero.

─ Bien se los advertí… les dije que no lo lastimaran ─dijo esta vez con voz muy serena el Señor Tenebroso, sabía que esto causaría más terror en su súbditos

Uno de ellos se atrevió a hablar.

─ Lo sentimos amo, pero el muchacho se atrevió a defender a su padrino, se zafó del que lo tenía sujeto ─exlicó el hombre   

─ Un paso al frente el que lo tenía sujeto.

El Mortífago también se arrodilló.

─ Lo lamento mi Lord, no puede sostenerlo y se atravesó frente de Black.

─ Así que lo lamentas…  pues bien, no se te volverá a pasar ─dijo levantando su varita – ¡AVADA KEDAVRA! 

Un rayo verde  impacto en el pecho del sujeto cayendo muerto al instante.

 ─ Que esto sirva de lección, vuelvan a lastimar a Potter y no tendrán salvación.

Voldemort estaba dispuesto a torturarlos por horas.

****************************************************************

 A eso de las  diez de la noche en la enfermería un hombre  de cabellos negros y ojos azules comenzaba a despertar.

─ ¿Dónde estoy?  ─decía desorientado

─ Estas en la enfermería Padfoot ─respondió  Remus

─ Y que hago aquí Moo…

De pronto calló,  las imagen le llegaron a su cabeza su ahijado había sido lastimado.

Se levanto rápido de la cama.

─ ¿Dónde esta Harry? Moony… ¿Esta bien? ¿Esta a salvo? ─preguntaba rápidamente

─ Primero tranquilízate Padfoot, Harry esta bien, está un poco delicado, y esta junto a tu cama del otro lado ok ─dijo Remus  señalando la cama en donde estaba el joven

Sirius corrió a la silla donde anteriormente había estado Remus y se sentó.

─ ¿Que es lo que rodea a Harry?, Moony  ─preguntó  con curiosidad

─ Es una burbuja especial Paddy, es para ayudarlo a respirar, parece que sus pulmones se llevaron la peor parte, pero dice el Medimago que esta estable y pronto sanara bien.

Sirius sólo asintió con la cabeza no tenía palabras, al ver a su ahijado ahí herido, se sentía un poco culpable por no protegerlo. Remus puso una mano en su hombro en señal de apoyo, adivinando los pensamientos de su amigo, se sentía culpable, pero no lo era.

Minutos después Remus abandono la enfermería, Sirius no quiso cenar, dijo que se quedaría con Harry hasta  que despertara, él salió un momento al bosque prohibido para tomar aire y despejarse un poco.

Se adentró un poco más hacia el bosque, de pronto  vio que alguien aparecía por medio un Translador, pero llegando la persona  cayó al suelo, Remus corrió para ver de quien se trataba, sacó  su varita por si acaso.

Iluminó con ella, se arrodilló frente al hombre,  al voltearlo se llevó una gran sorpresa al ver de quien se trataba, era nada menos que Severus Snape, estaba muy lastimado.

Continuara... 

Notas finales:
Espero que este capitulo haya sido de du agrado espero que me dejen comentarios nos vermos en el siguiente cuidense besos bye.
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios