¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
Hugh/Robert
NC-17

Nunca llores sin razón, nunca derrames una lágrima sin estar seguro de algo o alguien y menos si no sabes si ese alguien no siente igual.
2._Nadie Merece Tus Lágrimas
Y Quien Las Merece, No Te Hará Llorar

Esa Tarde como miles de otras Hugh iba por los pasillos del edificio que emulaba el ficticio hospital de Princeton Plainsboro, totalmente caracterizado y jugando con el bastón que eternamente acompaña a House, su animo era bueno esa tarde, endemoniadamente bueno, la serie iba viento en popa, las ofertas de trabajo llegaban constantemente, Becca, Billy y Charlie a pesar de no tenerlo presente como desearía eran chicos de bien, con buenos rendimientos en sus estudios y ese Lunes pretendía dar un importante paso que podía ser muy bueno o irremediablemente malo.
Le había costado más de dos años casi tres darse cuenta pero a la larga lo supo o mas bien asumió, el destino le había jugado una mala pasada haciéndolo enamorar de su mejor amigo (Era claro para el que Stephen era como un hermano) Se sintió la peor persona sobre la tierra luego de darle las miles de vueltas al asunto, pero al final no pudo seguir reprimiendo su sentir y ese día hablaría, aun si no era correspondido como suponía que seria, hablaría, necesitaba decirle a Robert lo que despertaba en el, lo que movía en su interior solo con una de sus aniñadas sonrisas, lo que significaban las palabras de apoyo brindada cada vez que las necesitaba, en fin, todo lo que hacia que fuera Robert Lawrence Leonard y que había hecho que él, un hombre como cualquier otro se enamorara de el igual que un adolescente que mas de una vez se había sorprendido mirándolo algo atontado o pensando de manera nada sana en el, sonrió para si mismo recordando alguna de sus particulares y demasiado hormonales fantasías.
Por alguna razón si bien no estaba muy convencido de que el castaño de labios bonitos fuera a corresponderle también tenia el férreo convencimiento de que este no era el paradigma de un hombre totalmente heterosexual y con eso de base, si recibía un NO rotundo y talvez un puñetazo [no en la cara!] no se rendiría en su afán de conseguir lo que quería y aquello era ese corazón demasiado grande para guardarse en un solo pecho, quería compartir eso y no sentirse mas solo, no quería mas tener ese vació dentro del ni caer en esa melancolía que era tan característica y constante en su vida y persona.
Llego antes de darse cuenta ante el vestidor que mostraba en un pequeño cartel Robert Sean Leonard y lo que alcanzo a escuchar con su entrenado oído musical hizo que algo dentro de el se destrozara y un nudo se alojara en su garganta y todo el mundo lindo color de rosas que traía tras el cayó de golpe.

…Robert lloraba tras la puerta…

Toco muy despacio mientras rápidamente se replanteaba que hacer ahora pues obviamente no podía decirle lo que iba, al tocar por segunda vez un poco más fuerte dejo de escuchar los lastimeros sollozos además de no recibir respuesta alguna del otro lado.

- Robert?…Sucede algo…? – su voz claramente dejaba entrever que tenia muy claro y era por lo demás lógico que pasaba algo.
- N-no…to-todo bien – y la voz de su contraparte que eso era una total y absoluta mentira
- Ábreme Bobby

No hubo ni un tipo de respuesta y Hugh conociendo como lo hacia a su amigo, supo que ese era un has lo que quieras, movió la perilla de la puerta notando que estaba sin el seguro pasado, tras ella y sobre el sillón vio a un niño pequeño. Robert estaba en el sillón en medio del lugar con las piernas sobre el y contra su pecho su cabello alborotado y el rostro oculto en las rodillas.

- Robert...


Apenas susurro su nombre para llamar su atención, pero solo pudo observar como se refugiaba más en el mismo y levantaba ligeramente la mirada dejando ver sus ojos enrojecidos e hinchados por el llanto para volver a ocultarla denuevo.
Se acerco con cuidado y tras sentarse frente a el acaricio su espalda para reconfortarlo un poco, cuando el otro sin previo aviso se precipito a sus brazos y refugio en su pecho para retomar su llanto con mas fuerzas. Hugh demoro unos segundos en reaccionar y al final lo único que pudo hacer fue abrazarlo fuerte e intentar reconfortarlo.

- Que sucede Bobby? – pero este solo aforrándose mas a el negó con vehemencia
- Problemas con Gabby? – negó nuevamente pero con menos fuerzas
- Puedes hablar conmigo…
- Soy un traidor – respondió hipando haciendo que el de ojos azules se sintiera fatal
- Por que dices eso?…eres un gran hombre, de donde sacaste esa ridícula idea?
- Estoy traicionando a Gabby…
- Que?...estas diciendo que estas saliendo con alguien…además de Gabriella…?
- No…pero…aaaaaah soy de lo peor Hugh… - otro sollozo lastimero y un nuevo trozo del corazón del británico cayo de golpe – Estoy enamorado de alguien mas y nunca podría ser, es imposible que sucediera algo entre nosotros, me odiaría si lo supiera, es alguien inalcanzable, además estoy comprometido no puedo fallarle
- Si ella te ama entenderá y querrá tu felicidad, yo así lo querría… - la tristeza de saberse no correspondido hizo mella en el y al final decidió no decir nada, además, el pobre hombre ya era una masa de confusiones como para agregarle otra mas – y esa persona talvez no sea tan inalcanzable y por lo demás, si te enamoraste de ella…
- El…
- El? – Robert bajo la cabeza muy azorado e incomodo
- El…
- Y por eso crees que te odiara? Robert, si te enamoraste de EL es por que debe ser un hombre lo suficientemente compresivo y si no lo es y es un idiota como para hacerte llorar…no merece tus lagrimas…
- No lo soporto más…ya no…

Robert tomo el rostro de su paño de lagrimas y unió sus miradas durante largo rato, el corazón de Hugh dejo de latir al sentirse tan escrutado por esos pozos oscuros, sintió como su secreto era rebelado…

- Hugh yo…lo siento…


Era un sueño…esos labios eran un sueño fue lo único que pudo pensar antes de profundizar el beso y enredar sus largos dedos de pianista con el castaño cabello. El cuerpo de Robert se apego mas al suyo y el no pudo negarse a ese contacto que llevaba anhelando hace demasiado.
Con esfuerzo se alejo lo suficiente para romper el delicioso beso pero no perder el contacto con el otro cuerpo, no quería ser el consuelo o plato de segunda mesa, ni aprovechar la debilidad del hombre para tenerlo y que después todo resultara peor.
Otra vez Robot busco los finos labios de Hugh pero este se aparto sin permitirle el contacto, se sonrojo fuertemente y su semblante de entristeció denuevo

- Lo siento…-fue todo lo que dijo el castaño tras bajar el rostro
- No quise darte una impresión errada
- Si tu no sientes igual…yo…yo lo entiendo pero debía decírtelo
- Llorabas por mi?

Nuevamente y aprovechando el desconcierto tomo sus labios por asalto recostándolo de a poco en el amplio sillón y quedando el recostado encima

- Solo quiero sentirte una vez…aunque sea una vez

Al no recibir nada más que azul intenso tomo un poco más de confianza para comenzar a quitar de sus ojales uno a uno los botones y repartir besos por el rostro y cuello sin afeitar, haciendo énfasis casi enfermizo en el cuello sintiendo los suaves suspiros junto a su oído.
Sin esfuerzo Hugh volteo las posiciones quedando arriba y colando sus manos bajo la camisa e iniciando un nuevo y adictivo beso donde las lenguas se enredaban una con la otra batallando por el control de la situación. Inconcientemente comenzando a frotarse contra el otro arrancando suaves gemidos y suspiros ante el deseado contacto con el otro cuerpo, Hugh deshizo el beso y de desplazo al cuello el cual comenzó a besar con tranquilidad raspando y haciendo cosquillas con su barba a medio crecer, sus manos estaban ocupadas acariciando lo que estuviera a su alcancé; una estaba ocupada acariciando los pezones ya bastante sensibles y la otra dedicada recorrer la cara interna de los muslos subiendo muy sugestivamente casi hasta llegar al bulto entre sus piernas pero pasándolo por alto y dedicada a las caricias ¿Robert?
El solo podía gemir y suspirar con algo de disgusto cada vez que esa mano se alejaba de ese lugar. La fantástica mano en sus pezones, fue reemplazada por la boca que lamía, mordía y succionaba en aquel lugar casi hasta hacer daño, mientras el otro mantenía una mano firme apretando un cojín y la otra el hombro desnudo de su compañero, abandonando los pezones continuo bajando trazando una línea imaginaria en mitad de su cuerpo hasta su ombligo en el cual jugueteo arrancando algunas risas del otro haciéndole reír a el también en un tono muy ronco denotando la excitación que corría por cada fibra de su cuerpo, se mordió los labios para juntar un poco de tranquilidad y hacer las cosas bien para no lastimar al otro. Ante la repentina falta de contacto con esa boca y esa agradable barbita a medio crecer se sentó mirando extrañado a Hugh.

- Pa - Pasa algo? – Temiendo que el otro se hubiera arrepentido


El rostro sonrojado y esos ojitos de cachorro asustado con que en esos momentos era mirado, más ese brillo de excitación aun presente solo sirvieron para reafirmar que lo que hacia en ese momento parecía lo mas correcto del mundo, aunque posiblemente no lo fuera. Sin mucho cuidado se lanzo literalmente sobre Robert iniciando un nuevo, brusco, necesitado y demandante beso, sin querer perder mas tiempo del que ya había perdido en preámbulos asió con firmeza la entrepierna del otro por sobre el pantalón masajeándola mientras recibía los gemidos que amenazaban con escapar de la boca del castaño dentro del beso, con agilidad abrió el pantalón y coló sus dedos de pianista dentro de ellos y pasando también la ropa interior llegando a lo que quería. Volvió a besar su pecho mientras su mano se mantenía en su virilidad haciendo a su antojo en ella.

- Hu…hugh…yo…aaah…si sigues así no voy a aguantar



Hugh solo le dio una sonrisa lobuna mientras retiraba la ropa que se mantenía en su lugar dejándolo totalmente desnudo y sonrojado frente al otro que se quedo mirándole fijamente. Robert bajo la mirada dejando de mirar los ojos azules un poco avergonzado con la mala suerte de dejarla caer justo en la muy despierta entrepierna del que estaba arrodillado entre sus piernas…entre sus piernas!! Se tapo el rostro con la vergüenza incrementada al mil escuchando nuevamente esa ronca risa, muy baja junto a su oído haciéndole estremecer y gemir suavecito

- Eres perfecto – susurro con ese acento que hacia que todo sonara aun mejor

Un nuevo beso mucho mas suave hizo que Robert se desinhibiera un poco, después de todo, ya estaba desnudo ¿que iba a hacer?
Sorpresivamente Hugh se vio de espaldas sobre el sillón con un cuerpo sobre el meciéndose cadenciosamente en sus caderas estimulando de una muy…muy buena manera.
Los vaqueros desaparecieron de su lugar y la ropa interior también quedando los dos en iguales condiciones y detenidos un momento sin saber que hacer, se besaron con tranquilidad, al sentarse Hugh logro hacer rozar su miembro contra el del otro que se encontraba caliente y húmedo haciéndole gemir, primer gemido realmente audible y Robert quería escuchar mas como ese. Tomo la mano de Hugh que lo miraba ahora con las pupilas muy dilatadas y los ojos oscurecidos por el deseo, lamió el dedo índice y luego lo llevo a su boca emulando una caricia en una parte mucho mas intima. Hugh no sabia que hacer, solo de estaba dejando guiar por el castaño el cual parecía saber que hacer no sabia por que, pero prefería no preguntárselo tampoco. Esa mano fue guiada hacia la parte trasera del más joven y Hugh comprendió que camino tomaría aquello y claramente no era algo que le molestaría hacer.
Introdujo el húmedo dedo en el estrecho agujero con lentitud para evitar lastimarlo y un extrañó quejido salio de los labios del hombre que no era de dolor ni placer, era…extraño. Robert se movió un poco para ensartar más aquel largo dedo, Hugh entendió la petición y tras moverlo un poco introdujo un segundo que fue recibido con bastante facilidad y más tarde un tercero.
Esos dedos de movían dentro de el, giraban, doblaban, separaba, tocaban hasta el fondo, mientras el se movía intento acoplarse a los toques y así como llegaron fueron quitados para ser reemplazado por algo mucho mas grande, duro, caliente y húmedo.

- AAAAAH!!! Dios…es…perfecto – decía entre gemidos Robert que mantenía los ojos cerrados sintiendo un delicioso dolor e intentando acomodarse a el.

Antes de que pudiera siquiera soltar el aire se vio de espaldas en el sillón, con una de sus piernas casi sobre el hombro del británico y sintiéndose vació ante el abandono casi total del otro de dentro de su cuerpo y casi gritando al sentirse embestido con vehemencia una y otra y otra vez.
De pronto no sabia de cual de los dos eran los gemidos, el rostro de Hugh mostraba un total abandono al placer que estaba recibiendo y brindando también, Llevo unos dedos a su boca y tras humedecerlos los llevo a su miembro que ya libraba algunas gotitas de liquido preorgásmico, sabiendo que el otro estaba muy absorto en lo que hacia y el tampoco quería que le restara fuerza a esa labor comenzó el mismo a masajear su miembro con una de las manos y con la otra su pechos, soltando gemidos mas altos y la respiración mas agitada y errática avisando el orgasmo que pronto se desataría en su cuerpo. Tras un par de toques mas arqueo su espalda en un ángulo casi imposible dejando ambos vientres sucios con el tan deseado éxtasis, la estreches en aquel perfecto lugar hizo que Hugh tuviera que forzar un poco las arremetidas hasta culminar el también dentro de aquella aterciopelada cavidad y dejándose caer sin mucho cuidado sobre el otro besando con cariño el cuello y mejillas.

- Gracias – susurro nuevamente con ese vergonzoso tono Robert
- No tienes por que…yo lo quería tanto como tu, creo que ambos nos hicimos un favor…pero quiero que me hagas otro – el rostro de Robert era un poema, entre turbación, vergüenza y expectación – no vuelvas a derramar una sola lagrima en mi nombre
- Que?...por que?
- Te amo y no quiero que llores por mi causa, la próxima vez que eso suceda será por que las cosas ya no pueden seguir y dejado de merecerte como corresponde…
- Siempre me merecerás por que te amo y tu también no?
- Claro que si, pero nadie que te ame bien te hace llorar, así que no lo hagas a menos que sea por algo realmente grave…te amo

Robert cerro los ojos sabiendo que no podía debatir la terquedad de su ahora amante pero también sabiendo bien que cada vez que el hombre se fuera por largas temporadas donde su familia no podría evitar llorar, al tener que fingir lo que no era, también lo haría era inevitable, pero al menos sabia que no seria por la directa culpa del hombre, sino por las circunstancias entonces…siempre lo merecería no?
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios