¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Joey se había convertido en la mano derecha de Kaiba, mientras que día a día Isuzu fue volviéndose menos indispensable, la mujer se negaba a darle detalles a su señor sobre aquel piso intermedio, tan macabro como ella misma, sin embargo había algo terrible que tenía miedo descubrir, por eso no lo investigaba por sí solo, quizás debía mandar a su nuevo mejor subordinado. Mokuba daba indirectas a su hermano que no confiara más en Isuzu, que algo había en ella que le daba miedo, pero Kaiba sentía una especie de cariño maternal por ella, así que prefería mantenerse al margen, por eso tampoco podía echarla de casa

Luego de la comida de aquel día, Seto manda llamar a Joey a su despacho, como últimamente lo hacía, el rubio atiende el llamado con gusto, le gustaba esa nueva situación al lado de su jefe. Entra al despacho y pone el candado a la puerta

Joey. ¿En qué puedo servirle?
Seto. Quiero que arreglemos lo de la próxima fiesta, te quiero de plato fuerte para mis invitados, a éstas alturas ya debió sanar tu… herida interna

Su mirada hacia el cuerpo de Joey de arriba hacia abajo no incomodó al rubio, no era noticia nueva para él que su jefe no dejaría de lado sus fiestas aunque Mokuba siguiera estando ahí

Joey. Yo no… lo he intentado señor
Seto. ¿Qué cosa?
Joey. Saber si… si ya cerró completamente

Se avergonzó por el tema, habían pasado varios días pero no se sentía seguro, su herida fue grande debido a las diversas lesiones propinadas por Bakura

Seto. Podemos averiguarlo

Su sonrisa maliciosa le indicó lo que su jefe pretendía, y si Isuzu lo hacía antes casi cada noche entonces supo que no tenía salida, Seto prendió las pantallas para monitorearlo todo, ese juego le gustaba mucho aunque jamás lograba una erección propia. Seto lo hizo sin ayuda de nada, ni siquiera un poco de lubricante, aquel consolador que penetraba a Joey no mostró sangre en ningún momento así que supo que no había ningún problema. Cuando Seto terminó limpió el aparato como era su costumbre, Joey se colocaba la ropa, avergonzado aunque no era la primera vez que su jefe le hacía cosas extrañas, quizás hasta se estaba acostumbrando

Seto. He terminado de preparar a Bakura por fin

La sola mención de su nombre hacía que Joey se estremeciera, aturdido, Seto entendió a la perfección el porqué de su reacción

Seto. No te volverá a hacer daño, ustedes ya están a mano
Joey. No es verdad, lo que él me hizo fue terrible, no se compara

Se defendía, convencido de tener la razón, Seto sonreía con malicia

Seto. Joey, por favor, sabes que no puedes desobedecerme ¡¿quieres volver a ser un empleado del montón?!
Joey. No, claro que no señor, perdóneme
Seto. Así me gusta… ahora, tienes que preparar todo muy bien, Mokuba no puede darse cuenta de todo esto ¿de acuerdo?
Joey. Entendido
Seto. Bien, quiero que me acompañes

Se levanta de su asiento y sale del despacho, seguido de Joey, Isuzu les vigilaba atrás de una escultura, celosa, molesta, ese rubio le estaba quitando lo que más amaba, a su señor Seto Kaiba

Isuzu. Maldito, no te quedarás con mi señor, solo yo puedo curarlo, yo lo he protegido todos estos años, solo yo tengo derechos sobre él

Murmuraba convencida, ningún empleado de quinta le quitaría a su señor… Entraron en una habitación que Joey conocía muy bien, la habitación de Bakura, el chico estaba haciendo un escrito de su tarea, canturreando una canción, cuando entraron ambos el pelivioleta se puso en pie, dispuesto a saludar afectuosamente a Seto pues sabía que era él, pero no esperaba a ver a Joey, el horror volvió a su memoria, Joey amarrado, cubierto de sangre en los glúteos y piernas, así que retrocede aturdido

Bakura. Joey no… yo no dañé a Joey

Se repite asustado, mirándolo con miedo, Joey sintió compasión por él, recordó lo que había sucedido y sabía que ese Bakura que le atacó era muy distinto a éste que tenía enfrente

Seto. No Bakura, no fuiste tú ¿pero recuerdas lo que hemos hablado de las fiestas? ¿no te quieres divertir?
Bakura. Si quiero

Su mirada era inocente, Joey se molestó de que su señor estuviera proponiéndole algo así a Bakura, sabiendo que su mente era unos años menor a su verdadera edad

Seto. Entonces quiero que me demuestres que estás apto para participar
Bakura. ¿Cómo?
Seto. Quítate la ropa

Su indicación lo sorprendió pero lo asustó también, negó un par de veces con la cabeza mientras retrocede sin dejar de mirar a su salvador

Bakura. Bakura tiene frío
Seto. No te asustes, Joey te dará calor
Joey. ¿Qué?
Seto. Quiero verlos tener sexo
Joey. No puedo…
Seto. Entonces no me dejarás más remedio que desecharte, solo me servirás para cosas básicas de la casa
Joey. No mi señor, pero por favor no me pida hacerle eso
Seto. Él sabe lo que es, lo ha sentido, se lo han hecho cientos de veces

Los ojos de Bakura reflejaban miedo, sin embargo él se comenzó a quitar la ropa, Joey lo miró con ternura, su amor y agradecimiento hacia Seto era tan incondicional que estaba dispuesto a eso

Seto. ¿Qué esperas?

El mayor de los Kaiba se acerca a Joey por la espalda, susurrándole al oído, sus manos lo comienzan a desnudar y él se deja quitar toda la ropa, ambos estaban desnudos ahora, uno frente al otro, Bakura comenzaba a derramar lágrimas

Seto. Hácelo, quiero ver

Sonreía con emoción, Joey se sintió ruin, igual que la otra vez, pero se acercó a Bakura

Joey. Perdóname

Se acerca más y le coloca ambas manos sobre los hombros, acerca su rostro y le comienza a besar en las mejillas, luego la barbilla, bajando al cuello, Bakura cierra los ojos, sintiendo las caricias de la boca de Joey pero lo detiene de repente, para sorpresa del rubio

Joey. ¿Qué pasa?

Sin responderle y de forma brusca Bakura se hinca frente a Joey, comenzando a lamerle la entrepierna, sorprendiéndolo, no esperaba que el chico fuera hacer algo así, pero se dejó, cerrando los ojos unos instantes, acariciándole el cabello, al abrirlos giró la cabeza y Seto los observaba fijamente, cada movimiento, con media sonrisa en el rostro, compartieron mirada cuando Bakura seguía hincado, comiendo de Joey, en sus ojos Seto pudo leer que Joey no lo disfrutaba a pesar de los gemidos que salían de su boca, Bakura se detuvo antes de hacerlo continuar, se alejó de él, acostándose en la cama, se abrió de piernas, Joey lo volteó a ver y tragó saliva, no había puesto atención antes, el chico estaba lleno de cicatrices por todas partes, miró hacia Seto, con tristeza

Joey. ¿Qué caso tuvo rescatarlo de esos hombres si usted le hace esto?

Dejó de mirar a un perplejo Seto que por primera vez lo pensaba, aunque Bakura estuviera de acuerdo en cierta medida, no dejaba de ser denigrante. Joey se subió a la cama pero en lugar de penetrar a Bakura como su amo esperaba se acercó a él, le sujetó con delicadeza la barbilla, se vieron a los ojos, los del pelimorado estaban brillosos, casi a punto de volver a llorar, mientras que los suyos le miraban con compasión. El rubio cierra los ojos poco a poco y se acerca para besarle los labios, sin tocar su cuerpo, Bakura corresponde y ambos se besan con dulzura, sin tocarse, sin pretender continuar con el juego. Seto estaba sorprendido por aquel beso, siempre acostumbrado a los besos desinhibidos, a las lenguas, la saliva, los sonidos exagerados, ahora estaba confundido ¿Por qué hacían eso? Era más divertido el sexo, él que no podía lo anhelaba, y ellos que podían no lo estaban aprovechando, no podía entender. Dejaron de besarse y Bakura sonrió, alegre

Bakura. Joey me besó
Joey. No tienes que ir a la fiesta Bakura, no dejes que nadie te toque si no quieres

Le sonreía, luego acarició su mejilla antes de levantarse de la cama

Joey. Si me quiere despedir hágalo, aunque no sea su mano derecha yo seguiré aquí, pendiente de usted, recuerde que lo amo

El rubio se acerca a un sorprendido Seto que paralizado siente unos cálidos labios sobre su boca, de forma tan rápida y tan sutil que no pudo descifrar a que sabía, lo que sentía, solo supo que nunca le había pasado algo así, que le dejaría cosquillas en la piel… la puerta se cerró enseguida, Bakura miraba con miedo a Seto ¿le haría algo malo por desobedecer? Pero su salvador lo miró unos instantes, fijamente

Bakura. ¿Ya no me quieres Seto? Perdón por desobedecer
Seto. Solo… no quiero verte en estos momentos

El amo de la casa le da la espalda y se aleja, cerrando la puerta tras de sí, dejando a Bakura muy triste, no quería que Seto lo odiara, por eso iría a esa fiesta, aunque Joey le había dicho que no se dejara tocar si no quería…

Joey abre la puerta de su dormitorio cuando llaman a la puerta insistentemente, con enojo, sabía que era su jefe y entonces decir abrir, Seto entra enojado como nunca lo vio. El rubio cierra la puerta una vez que su jefe está completamente adentro

Seto. Insolente ¿Por qué dices cosas que no me interesan? ¿Por qué no obedeces?
Joey. Ya se lo dije en varias ocasiones, yo lo amo
Seto. Eso no existe
Joey. ¿No cree en el amor?
Seto. No cuando puede haber sexo de por medio, solo siento amor por mi familia, es todo
Joey. Dígame algo

Lo mira fijamente antes de preguntar, Seto estaba muy irritado y lo miraba con recelo

Joey. ¿Por qué tiene tanta obsesión con el sexo? ¿Por qué es tan importante para usted si así mismo no puede participar de ello? Es usted impotente señor ¿por eso se desquita?

Era la primera vez que le hablaba tan directo, hasta molesto, Seto no estaba acostumbrado a que lo enfrentaran de ese modo

Seto. No te permito…
Joey. Todo lo que quiero es conocerlo, déjeme demostrarle de lo que soy capaz por usted
Seto. No abras puertas que jamás volverán a cerrarse Joey, no te involucres
Joey. Hace tiempo conocí el amor, uno de mis mejores amigos, fuimos pareja mucho tiempo, juraba amarme pero se burlaba de mí, me engañaba acostándose con otro… me dolió mucho al principio, después me di cuenta que no lo amaba lo suficiente. Yo hui de mi antigua vida para sanar mi herida y aclarar mis sentimientos, pero ahora esto que siento es demasiado intenso, usted no tiene idea de cuánto lo detesto, lo odio y lo amo señor, de la forma más enferma y desquiciada que jamás imaginé… esa puerta de la que usted habla estoy seguro que es peor que la caja de pandora, pero correré el riesgo, tan solo por usted

Su sonrisa perturbada y aquella mirada penetrante ponen en alerta a Seto ¿Qué demonios estaba pasando? ¿Por qué se sentía tan atraído por él? ¿Quién demonios era Joey Wheeler?... el rubio llega hasta él y en medio de la conmoción estira sus manos hacia el rostro de su jefe, lo mira fijo a los ojos y le sonríe

Joey. Arrástreme a su infierno

Sin pensarlo dos veces se acerca un poco más mientras va cerrando los ojos, ante la mirada atónita de Seto le besa en los labios, de la forma más inocente que pudo imaginar, y con ese beso miles de recuerdos acudieron a su mente, recuerdos terribles, perturbadores, llanto, sufrimiento, mucho dolor… “Ya no quiero”… “Ayúdame hermano”… “No te vayas, no me dejes Noah”… “¡Ya basta!”… “Te quiero hermano, siempre te protegeré”… “Adiós Seto…. No llores más, nunca vuelvas a llorar…”… los tibios labios que le acariciaban revivieron todo aquello que estaba muerto, no solo los recuerdos, miles de sentimientos agolpados en su corazón y en la boca del estómago. Abrió más ampliamente los ojos, Joey quiso abrazarlo, que le respondiera al beso y ambos fundirse en la pasión, pero cuando el rubio pretendía rodearle el cuello con ambas manos Seto lo empuja con fuerza, haciéndolo caer al suelo, Joey abre los ojos y mira a su jefe, la mirada de Seto era tan dura como la roca, sus ojos estaban tan gélidos que bien pudieron ser los de un muerto. Kaiba miró a su subordinado en el suelo, Joey miró con sorpresa como por los ojos de su jefe brotaban lágrimas, nunca pensó verlo llorar, pero parecía que era inconsciente, Seto no lloraba a pesar de las lágrimas adornando su rostro, luego apareció una amarga sonrisa

Seto. Te lo advertí…

Su mirada era tan triste y vacía que Joey sintió miedo, pero se puso de pie, acercándose a él

Joey. Seto, por favor no
Seto. Imbécil, tú y tu ridículo amor… pero no tengo tiempo para ti…. Gozaburo Kaiba debe morir
Joey. Tu papá está muerto

Su jefe lanza una burlona sonrisa

Seto. El fuego lo consumirá, nos consumirá a todos…

Sin darle tiempo a réplicas sale de prisa de la habitación de Joey, a pesar de los gritos del rubio para que se detuviera, pero sin lograr nada, salió tras él pero ya no lo vio, no tenía idea de lo que estaba pasando, solo supo que no sería nada bueno y que él lo había provocado

Seto Kaiba corrió por los pasillos de la casa, Isuzu lo vio al bajar de prisa las escaleras y sonrió ampliamente, con emoción, lo notó a pesar de la tela de los pantalones, su amo, su querido Seto por primera vez desde aquella terrible tragedia tenía una erección, le molestaba saber quién fue el único capaz de lograrlo, pero lo había estado esperando por mucho tiempo, ahora pronto todo terminaría, la pesadilla estaba por llegar a su fin

Continuará…
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios