¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Despertó luego de algunos días, lo habían mantenido anestesiado para que no despertara, era preciso que no hiciera ningún movimiento agresivo que pudiera lastimarlo y reabrir sus heridas. Al abrir los ojos se topó con la fría pared de su habitación, se movió un poco y sintió un agudo dolor en la parte baja de la espalda

Joey. ¿Qué diablos?

Miró su brazo y notó la conexión del suero, a su lado había instrumentos de curación, de pronto comenzó a recordar todo, una tétrica habitación con un cadáver en vida, Bakura apareciendo de la nada con otra personalidad, siniestra y horrible, luego solo humillación y dolor, no recordaba en que momento se desmayó, presa del miedo y el sufrimiento, solo sabía una cosa, y es que ya no quería estar ahí, amaba a Seto, ya no había marcha atrás, pero estaba aterrado, solo quería huir lejos, prefería volver a su aburrida vida junto a un hombre infiel que seguir ahí, aguantando todas aquellas extrañas cosas

Joey. Es preciso irme, perdóneme señor Kaiba

Quitó con cuidado el suero y como pudo a pesar del dolor se puso de pie, caminó con cuidado hacia la puerta, pero al abrirla estaba Isuzu afuera, haciendo vigilancia, la chica sonrió al verlo

Isuzu. Veo que despertaste, le dije al señor que te mantuviéramos sedado más tiempo

Joey. ¿Qué me han hecho?

Isuzu. Nada, ha sido Bakura, parece que se vengó ¿no es así? Yo vi el video, eres repugnante, lo merecías, sin duda

La actitud de la chica era muy rara, parecía otra, incluso su sonrisa y aquella mirada de odio

Joey. Cállate

La quiso ignorar, pasándole de lado, pero ella lo detuvo

Isuzu. También vi el otro ¿así que estás enamorado de mi señor? Estás muy equivocado si crees que lo sacarás de esto

Joey. ¿De qué me hablas?

Isuzu. Él pertenece a ésta mundo, ésta es su realidad, si lo haces volver, si él regresa solo sufrirá, y si eso pasa todos vamos a morir

La advertencia tan rara de Isuzu lo extrañó un poco, sin embargo y viendo como estaba todo ahora no le sorprendía ¿es que acaso todos tenían doble personalidad? No sabía, pero no quería quedarse a averiguarlo. Caminó a paso lento, estaba muy adolorido

Mokuba. ¡Joey!

El aludido se giró hacia el sonido de aquella dulce voz, el único que parecía normal de esa casa, el hermano de Seto caminaba hacia él con una sonrisa

Joey. Hola

Mokuba. ¿Cómo te sientes? Mi hermano dijo que estabas aislado debido a una enfermedad infecciosa, pero estás fuera, eso significa que estás mejor ¿verdad?

Joey. Así es, estoy mucho mejor

Quería gritar, agarrarlo de la mano y llevárselo, salvarlo de todos ellos, pero no podía, Mokuba era tan inocente y estaba tan alejado de toda aquella podredumbre que no podía decirle todo el peligro que corría estando cerca de su hermano y dentro de esa horrible casa

Mokuba. Me alegra mucho ¿estabas cojeando?

Joey. Es que con tanto tiempo acostado se me entumecieron los miembros

Mokuba. Ya veo, caminemos en el jardín

Joey. Sí

No podía huir en esos momentos, así que no tuvo más opción que seguir a Mokuba al jardín, éste caminó a su paso, lento y vigilando que no se fuera a lastimar, Joey estaba conmovido

Mokuba. ¿Por qué te infectaste?

Joey. No lo sé, algo que comí supongo

Mokuba. Joey, no he visto a mi hermano en dos días

Joey. ¿Qué dices?

Mokuba. No me contesta el teléfono, Isuzu no sabe nada, o eso dice, no le creo mucho

Se detuvieron a puertas del jardín, Joey lo agarró del brazo antes de responder y salieron en silencio, el rubio sabía que no habría cámaras que grabaran su conversación, así que se lo llevó un poco lejos de la casa

Mokuba. ¿Tú sabes algo?

Joey. No sé dónde está, pero hay algo extraño con Isuzu, no confío en ella

Mokuba. ¿En verdad?

El más chico lo miraba fijamente, él tampoco confiaba en ella

Joey. Debes irte de aquí

Mokuba. ¿Por qué?

Joey. No te lo puedo decir, ni yo mismo sé que tanto puedas estar en peligro

Mokuba. Me estás asustando

Joey. Sobre todo aléjate de Bakura

Mokuba. Pero él es tan puro

Joey. Algo le pasa, él no es normal, no te confíes

Mokuba. No entiendo nada Joey, debes estar confundido, quizás la infección te afectó el cerebro

Joey. Eso sería mejor, te lo juro

Mokuba. Será mejor que vayas a descansar, te hará bien

Joey. No, debo huir

Mokuba. Joey…

El menor de los Kaiba estaba asustado, Joey se veía extraño, pero era mejor actuar con cautela, no se fuera a alterar más

Mokuba. Tengo hambre, le pediré a Isuzu que nos haga algo

Joey. ¡No! no quiero que ella se acerque a mí

Mokuba. No es confiable, pero tampoco peligrosa, estoy seguro que solo estás siendo paranoico

Joey. Debes creerme… Yo me iré de ésta casa

Ya no quería oír más, si Mokuba quería quedarse ya era bajo su propio riesgo, él estaba demasiado alterado como para quedarse y ayudarlo, así que caminó hacia la salida, pero apenas dio unos pasos Seto se apareció, Mokuba sonrió felizmente y se acercó a él

Seto. ¿A dónde vas? Aún no te recuperas

Mokuba. ¡Hermano!

Seto. Hola

Miró a su hermano con cariño y le acarició el cabello, luego miró de nuevo al rubio

Joey. Renuncio

Seto. No hasta que te recuperes del todo

Joey. Pero…

Seto. Nada de peros, regresemos

Joey. ¡No lo haré!

Seto. Obedecerás quieras o no, en la puerta tienen instrucciones de no dejarte salir

Joey. ¡Bastardo!

Mokuba. ¡Joey!

Seto. Basta de necedades, regresarás, vamos

Mokuba. Hermano, Joey dice que Isuzu…

Joey. No Mokuba, dejemos ese tema

Sin hacer caso de los hermanos les da la espalda y regresa, al pie de la primera escalera antes de la puerta estaba Isuzu, la chica sonreía pareciendo triunfante, a Joey se le estremeció el cuerpo pero trató de ignorarla, entrando a la casa, regresó a su habitación y se tumbó sobre la cama, tuvo que acostarse de costado, pues aún dolían sus heridas

Joey. Estoy muy confundido

Estaba cansado y se sentía agobiado, así que cerró los ojos, sin darse cuenta cuando se quedó dormido. Al abrir los ojos miró el reloj junto a la cama, era ya de noche, quizás lo suficiente para que todos estuvieran dormidos, así que era buen momento de escapar, pero no sabía cómo

Joey. Tiene que haber llaves… el estudio

Luego de pensarlo llegó a la conclusión de que en el estudio debía haber alguna llave que abriera el candado del gran portón custodiado, a esa hora por fuerza debía haber menos guardias pues unos trabajaban mientras los otros descansaban. Salió con sigilo de la habitación, dirigiéndose al estudio, la casa estaba en completo silencio, la oportunidad perfecta

Joey. Parece no estar tampoco

Sonrió complacido, llegó al lugar deseado y para su fortuna no había ningún cerrojo que le impidiera abrir, entró y cerró la puerta suavemente, comenzando a buscar en los cajones, sin mucho éxito, entonces se dirigió a la gaveta de la parte de atrás, había cajones cerrados con llave

Joey. Seguro está en alguno, si tuviera algún pasador…

Miró a su alrededor en busca de algo, pero en esos momentos escuchó voces y pasos

Joey. ¡Diablos!

Buscó donde poder meterse porque los pasos sonaban tan cerca que seguro lo veían salir, no tuvo más remedio que ir frente al escritorio, había un mueble con ruedas lo suficientemente grande para ocultarse, lo movió rápido y se ocultó, momentos después la puerta se abrió, entrando Seto e Isuzu, la chica vestía un traje corto de enfermera, ceñido al cuerpo, zapatillas y un liguero blanco

Seto. No funciona, jamás funciona

Isuzu. Señor, debemos seguir intentándolo, hágalo por ellos, sus hermanos

Seto. A veces solo quiero darme por vencido

Isuzu. Señor, no puede seguir siendo una vergüenza, lo sabe

Aunque no le gustaba que le hablaran así no hizo comentario alguno, Joey no entendía que demonios estaban diciendo aunque podía oírles bien

Seto. Hazlo entonces…

Con gesto de fastidio se sienta frente a su escritorio, Joey podía ver su cara de indiferencia, sorprendiéndose cuando Isuzu se comienza a desabrochar el vestido, quitando completamente todos los botones al frente, estaba desnuda bajo eso

Isuzu. Me esforzaré ésta vez

La mujer se dirige a la gaveta y saca de un cajón una cámara de video, entregándosela a su jefe, quien la agarra con ambas manos para encenderla mientras ella se sienta en el escritorio frente a él, abriendo las piernas

Seto. Tócate

Joey se sorprende de la situación, escuchando a la chica como se masturbaba frente a Seto y él grabándola con la cámara, luego ve como abre la pared con las pantallas y estas se sintonizan con la cámara, proyectando lo que grababa ésta, Joey evita mirar, sintiendo asco

Isuzu. ¿Algo?... mmmh… ¿ya?

Seto. Nada

El gesto y respuesta indiferente de Seto desconciertan a Joey, se supone que aquello debía gustarle ¿no? pero parecía hasta asqueado de ello

Isuzu. A… ayúdeme

Sin muchas ganas Seto se dirige a otro cajón de la gaveta y saca de ahí un consolador, Joey no quería ver los videos pero imaginaba lo que hacía su jefe, moviendo el brazo de atrás hacia adelante, los gemidos de la mujer cada vez más sonoros y rápidos

Joey. No puedo más

Mientras desviaba la mirada pensaba en lo desagradable de todo eso, quería que terminara pronto, cerró con fuerza los ojos y la escuchó teniendo un orgasmo, no podía tapar sus oídos porque no se podía mover

Isuzu. ¿Algo?... ¿sintió algo?

Seto. ¡Nada!

Enojado tiró la cámara al suelo, las pantallas pronto mostraron solamente interferencia

Isuzu. No desespere, podemos intentar con los otros fetiches

Seto. ¡No funcionan!

Isuzu. Pero…

Seto. ¡Estoy cansado! Ya no quiero seguir

Isuzu. Sé cuánto le desespera pero…

Seto. No sabes nada… ya vete

Isuzu. Señor, sus hermanos no pueden heredar en línea directa, lo sabe, si usted no concibe hijos, si no tiene descendencia los dejará en la calle, no puede transferir el testamento, no puede tocar ese dinero más que para gastarlo en usted o heredarlo a sus hijos

Seto. ¿Crees que no lo sé? No tienes idea de cuánto me gustaría lograrlo, tener una erección, jamás las he tenido, ésta impotencia sin razón es mi condena, los doctores dicen que todo está bien, solo es Psicológico y no sé la causa, hay tanto que no recuerdo…

Joey jamás lo había visto tan entristecido, ahora todo tenía sentido, porque él nunca participaba de las fiestas, y quizás éstas solo eran un medio de alguna vez excitarse tanto que pudiera lograr una erección, pero al parecer siempre era imposible, sintió compasión de él, pero el tema de "sus" hermanos siempre lo desconcertaba ¿Por qué Mokuba no hablaba del otro hermano? ¿Realmente existía?

Isuzu. Usted creyó que con Joey habría diferencia

El aludido puso mayor atención a la conversación

Seto. Algo hay en él que me desconcierta, creí sentir algo aquella vez en la playa, esos ojos, no era algo sexual, solo una mirada, no sé…

Isuzu. Él es peligroso señor, él quiere saber secretos

Seto. ¿A qué te refieres? Yo no tengo secretos

Isuzu. Lo sé señor

La sonrisa de ella era desconcertante, Joey alcanzaba a ver algo de su rostro

Seto. Deja de confundirme

Isuzu. Perdóneme

Seto. Y a todo esto ¿Por qué hay habitaciones ocultas? Tenemos una conversación pendiente ¿Qué hay en esas habitaciones? No te creo que no haya llaves, tienes años con mi familia ¿crees que ya se me olvidó que eras amante de mi difunto padre?

Isuzu. Señor…

Seto. Hay cosas que jamás te perdonaré Isuzu

Isuzu. Señor, yo lo amo a usted, desde siempre, aunque usted era tan pequeño para mí…

Como hipnotizada se acerca a él y le acaricia el rostro, Seto retrocede, intentando apartarse, no dejaba que nadie lo tocara, nadie más que sus hermanos o Bakura que era tan puro

Seto. ¡Aléjate!

Isuzu. Perdóneme

Saliendo de su trance se aparta de él, ruborizada

Seto. ¿Por qué dices eso?

Isuzu. No es nada, perdone

Rápidamente se abrocha el vestido y sale corriendo del estudio, Joey estaba sorprendido, no entendía nada ¿acaso Isuzu tenía doble personalidad también? ¿Y entonces Seto no sabía nada de las terribles habitaciones del piso intermedio? ¿Por qué hablaba ella de secretos que él no conocía? Quizás Seto Kaiba al igual que Mokuba Kaiba solo eran víctimas de los terribles secretos que se escondían en aquella casa maldita y esa extraña mujer. Sintió deseos ahora de protegerlo, algo le decía que su jefe sentía algo especial por él y que él podía rescatarlo

Joey. No entiendo nada, solo sé que debo protegerlos

Intentó moverse un poco porque por aquella posición la herida le dolía, pero al hacerlo pierde el equilibrio y el mueble se recorre al frente, dejándolo al descubierto, Seto voltea sorprendido, no podía creer que él estaba ahí, que había oído, que había visto lo que no debía

Seto. Tú…

Joey. Puedo explicarlo

Seto. ¡Sabandija! ¿Cómo te atreves?

Joey. Yo solo quería escapar, pero ahora tengo todo claro, yo lo quiero a usted

Seto. ¿De qué me hablas?

El rubio se pone de pie, acercándose a su jefe

Joey. Señor, mi señor…

Acercándose más le agarra la mano y le besa la parte de arriba, Seto lo mira sorprendido

Joey. Yo quiero ayudarlo, desde ahora le pertenezco, haga lo que quiera de mí

Seto. ¿Lo que quiera?

Joey. Sí, yo pierdo mi voluntad desde ahora, usted solamente dígame que hacer

Convencido de que podía acercarse de esa forma a su jefe se decide, era parte de su plan, para que le tuviera toda la confianza del mundo. Seto sonríe complacido

Seto. Tu vida ya me pertenecía Joey

Joey. ¿Yo podría intentarlo?

Su jefe se aparta de él, sin dejar de mirarlo

Joey. Lo que hizo Isuzu, yo…

Seto. ¡No! Tú debes asistir a las fiestas

Joey. No funciona, usted me quiere

Seto. ¿De qué me hablas?

Joey. No se trata de sexo, usted solo necesita amor, usted ha sufrido, puedo intuirlo

Confundido Seto se aleja más de él

Joey. Permítame un beso señor, como el del Príncipe que despierta a la Princesa

Seto. Déjate de idioteces

Joey. Solo déjeme intentarlo

Sin esperar respuesta se acerca, Seto se queda paralizado, mirando aquellos ojos tristes y vacíos, cierra los ojos mientras acerca su rostro al de su jefe, dispuesto a besarlo, pero Seto le coloca ambas manos sobre los hombros y lo aparta, Joey abre los ojos, triste

Seto. Vete de mi estudio

Joey. Mi amor es verdadero, yo lo rescataré, a usted y a sus hermanos

Seto. ¿De qué diablos hablas?

Joey. Cuénteme de él, su otro hermano, para poderlo ayudar

Sin responder Seto le da la espalda y se aleja hacia su escritorio, sentándose cómodamente frente a él, mirando hacia abajo, Joey le sigue, colocándose a un lado de la silla

Joey. Déjeme ser su mano derecha, confíe en mí como confía en ella

Sin pensar en consecuencias le coloca una mano sobre la de él, Seto mira aquella unión y luego mira hacia él, sus ojos fijos el uno en el otro. "Él es peligroso señor, él quiere saber secretos" recordó las palabras de ella, estaba confundido, además ahora con lo del piso intermedio no confiaba tanto en ella, quizás podía usar a Joey para descubrir los secretos de Isuzu

Seto. Está bien

Estiró su mano hacia él y le acarició el rostro, fingiendo que condescendía, que le tenía confianza, pero hubo algo en su fingir que le estremeció el cuerpo, aquella mirada de Joey, decisión, deseo, coraje, lucía tranquilo, pero esa mirada le daba calor

Joey. Cuénteme de ese hermano suyo, al que Mokuba jamás menciona

Apartando la mirada guardó silencio unos momentos, como pensativo, Joey mira fijo a su ex jefe, ahora su amo y señor, entonces Seto saca de su cajón una pequeña caja, al abrirla había muchas fotos y recuerditos, encima de todo ello un juego de cartas

Seto. Se llama Noah… Noah Kaiba, mi hermano menor, mayor que Mokuba, ninguno somos hijos de la misma madre

Miraba atento el juego de cartas y una sonrisa aparece en su rostro, Joey sintió escalofríos por alguna razón, algo en aquella sonrisa y aquella mirada nostálgica que le causó pavor

Joey. ¿Y esas cartas?

Seto. Solíamos jugar, solos… a veces cuando nos aburríamos jugábamos a las escondidas, el que no lograba encontrar al otro en más de media hora perdía y no podía usar las cartas más poderosas la siguiente vez…

Ahora Seto parecía perdido en sus recuerdos

Seto. Él era tan cálido, jugábamos por horas, siempre nos encontrábamos, pero una vez no lo pude encontrar, yo estaba llorando, asustado, entonces él apareció, días después… era otro… él ya no sonreía

Joey. ¿Señor?

Seto. Cambió tanto, ya no me quería, ya no quería a nadie, era tan agresivo, tan violento… papá lo mandó a estudiar lejos antes de morir y desde entonces solo nos mandamos cartas, a veces hablamos por teléfono, él me ha vuelto a querer

Joey. ¿Y Mokuba? ¿Se habla con él?...

De pronto el silencio… Joey miraba fijo a Kaiba, éste parecía perdido, meditando

Seto. Mokuba…

Joey. ¿Señor? Reaccione

Seto. Mokuba aún no nacía cuando Noah se fue a estudiar lejos, y ya no preguntes más

Joey. Está bien, lo que usted me ordene, siempre

Saliendo de su trance Seto guarda las cartas en la caja y ésta en el cajón

Seto. Ahora vete, déjame solo

Joey. Sí señor, lo que usted me ordene

El rubio se aleja de él poco a poco, mirándolo, Seto se queda mirando fijo el escritorio, sin moverse, como una piedra. Joey sale del estudio y piensa en todo lo que pasó dentro de ese lugar, cada vez estaba más curioso sobre todo, no descansaría hasta saber qué demonios pasaba en esa casa y con esa extraña familia

Su mirada y sonrisa siniestra causarían pavor en cualquiera, pero aquella persona frente a ella no podía ver, no tenía ojos, pero sí tenía oídos, y era con aquellos que sentía miedo, porque escuchaba su voz, la voz que durante tantos años le atormentaba, con palabras de odio, con amenazas, con humillaciones, solo de escucharla temblaba, solo de oírla cada herida abierta dolía el doble

Isuzu. Oh querido, mírate nomás, tú que fuiste grande, tú que hiciste tanto daño

Se acercaba a él, y él retrocedía, apeándose a la pared, temblando como un niño pequeño

Isuzu. Yo tenía 12 años ¿te acuerdas?... Mi madre te amaba tanto, jamás quiso ver, nunca me creyó, para ella era fácil pensar que yo estaba mintiendo, que tenía miedo de lo que pasaba, que yo me asustaba de la menstruación, pero no fue así, yo no sangraba por eso

Estaba tan cerca de él que bien podía defenderse, pero era ahora tan débil y estaba tan asustado, como un perro abandonado en medio de la fría lluvia, después de todo aquella terrible mujer le había hecho todo eso, lo había encerrado, lo torturó, lo humilló, le sacó los ojos y le cortó la lengua, le hizo tantas cosas que le ocasionaron tal dolor que ahora estaba loco, pero consciente, de todo lo que había hecho. Isuzu se acercó y le acarició el rostro, luego besó los labios resecos y cortados

Isuzu. Mi querido Gozaburo, él más temible y enfermo de los Kaiba ¿mi querido Seto me odiaría si supiera que vives?

Sonrisa perversa

Isuzu. Lo dudo, les hiciste tanto daño, él no te recuerda, no sabe lo que les hiciste, solo recuerda lo que a su mente perversa le conviene, pero yo he tomado venganza en nombre de esos dos, él solo dijo lo que quería hacer, pero nunca tuvo las agallas, yo tomé el primer cuchillo y te corté un testículo ¿te acuerdas?

Riendo como loca lo empujó con fuerza contra la pared

Isuzu. Nunca vi tanta sangre junta, era mucha más de la que sangró de mis primeras heridas, y era tan cálida, y tú gritabas tanto, fue el principio de todo, pero nadie estuvo ahí para ver, nadie me felicitó

Mirada al vacío

Isuzu. Mi madre estaba tan preocupada porque no aparecías, pero no le hacía bien angustiarse porque estaba embarazada, podía decaer y perder a su precioso y maldito bebé…

Sonrisa perdida

Isuzu. El bebé producto de un amor asqueroso, yo quería matarlo, hijo de mi puta madre y su aborrecible amante, el cual me violaba desde los 12 años ¿no es un cuadro pintoresco? Pero no pude ¿Qué culpa tenía la criatura? Así que yo la asistí en el parto, ella pedía un doctor a gritos, estaba tan indefensa y yo la miraba con odio, con el cuchillo en la mano. La dejé parir y la dejé desangrarse, cuando tuve a ese bebé en mis brazos la apuñalé, tantas veces que perdí la cuenta, ella lloraba y gritaba, yo quería que lo hiciera, así como yo lloraba y gritaba cuando tú me violabas, mientras se moría le grité, la escupí, la patee, ahora era una puta moribunda y ese bebé un huérfano, mi medio hermano a quien crie como si fuera mi hijo

Comienza a reír divertida

Isuzu. Cuando tuvo edad de preguntar le dije que su madre fue tu última esposa, una mujer respetable y admirable, agarré una foto cualquiera en un almacén de antigüedades y le dije que ella fue su madre, que solo había una foto porque todas se perdieron cuando aquella casa vieja se incendió ¡pero siempre fue ésta casa! Ellos creen que la compra fue después, pero no, yo solo los alejé de ella mientras la acondicionaba, necesitaba una nueva habitación para ti mi amor, necesitaba crear un arma secreta y modificar sus recuerdos, alejarlo del sufrimiento, intentar que su mente volviera a la normalidad, pero debido a esos traumas él ahora no puede cumplirle a nadie como hombre, él ha cerrado su alma al amor… pero yo lo amo, desde hace tanto, cuando él era tan pequeño, antes de todo ¡antes de que lo mancillaras! A tu propio hijo, maldito pedófilo

Enojada le patea la cara y luego lo escupe en el rostro

Isuzu. Y el otro pobre, sufrió mucho más, el pobre y atormentado Noah, te odiaba tanto ¿sabes?

Sonrisa perversa, luego se acerca a él, lo agarra de los cabellos y lo zangolotea con dureza, aventándolo con fuerza, agarra lo primero que tiene cerca y le pega en la cara, haciéndolo sangrar

Isuzu. ¡De él fue la idea! Su mente estaba tan retorcida, tan llena de ideas, era tan inteligente, era un buen niño ¡Y tú lo mataste maldito bastardo! Mataste todo lo que fue, y ahora solo se convirtió en sombras

Su llanto comienza a opacar la risa desquiciada de minutos atrás, tanto dolor en su corazón, tanto coraje, ni siquiera matando a ese hombre se podría curar, ahora solo podía seguirlo torturando, hasta que terminara de volverlo loco o hasta que lo matara de dolor, pero aun así no podría borrar el sufrimiento de tantos años, después de todo ella también había perdido la cordura

Continuará...
Notas finales:
¡Hola! Espero les haya gustado el capítulo, gracias por dejarme sus comentarios :D
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios