¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas del capítulo:
A las fanaticas del lindo lobito les pido piedad por mi vida TT_TT
Capítulo 2: El castigo de pa’

~ Al día siguiente ~

Ahí estaba Harry, a él lo acompañaban Neville Nott, un joven doncel de 16 años, cabellos castaños y ojos oscuros, y Ron Weasley, otro guapo doncel de cabellos rojos y ojos azules.

Eran Harry, Neville y Ron los tres donceles escogidos, como mandaba la ley, para presenciar el castigo al que sería sometido por su desacato a la ley, Remus de Malfoy.

Los tres ancianos eran el mismo Albus Dumbledore, Cornelius Fugde y Thomas Marvolo Riddle.

Los ancianos orgullosos, en espera del castigo. Los más jóvenes nerviosos y compungidos por lo que serían obligados a ver y en el caso de Harry, furioso.

El momento llegó, apareció Lucius Malfoy, el orgulloso y apuesto hombre parecía sinceramente afligido.

Entraron a la habitación asignada para el encierro de Remus desde su detención. Sólo llevaba una camiseta blanca y unos pantalones de pijama blancos que le llegaban hasta medio muslo, su castaño cabello claro hasta la mitad de la espalda estaba amarrado en una descuidada coleta y sus pies descalzos. Estaba sentado en una silla, esperando tranquilamente su castigo.

Pero al ver que su hijo mayor estaba entre los donceles seleccionados para ver su castigo, sus ojos se agrandaron de terror y su cuerpo se tensó mientras se levantaba de un salto.

- ¿Qué hace Harry aquí?

Preguntó alterado a su esposo. Quien contestó fue el anciano Dumbledore.

- El joven Potter es uno de los donceles seleccionados para estar presente en los castigos y en la concepción.

- Y un cuerno - Estalló Remus. Desde su detención supo bien lo que pasaría con él y se lo había tomado con calma y cierta indiferencia, pero a su hijo no lo humillarían. - No van a humillar a mi hijo. No lo obligarán a ver esto. - Les dijo un desafiante Remus mientras abría sus brazos y Harry corría a refugiarse desesperado en ellos.

- Si no lo hago yo, obligarán a Dennis y a Colin en mi lugar.

Le dijo Harry desesperado. Remus abrió sus hermosos ojos dorados escandalizado y miró a Lucius.

- Cómo puedes permitir esto. Yo quebré las normas, no mis hijos.

Le echó en cara.

- Harry también lo hizo, él sabía que tomabas hierbas para evitar el embarazo.

Dijo Lucius bajando la mirada, no soportando ver el reproche en los amados ojos dorados de su esposo. Remus, por su parte, bajó sus ojos impresionados hacia su hijo.

- Te vi varias veces y sabía lo que eran esas hierbas, pero callé - Le explicó a su padre - Y no me arrepiento de haberlo hecho - Dijo más alto de forma orgullosa a los ancianos.

Remus cerró los ojos apesadumbrado, su hijo estaba tan perdido como él. Por un lado se sentía apesadumbrado de que a su retoño lo obligaran a ver eso, pero no había nada que hacer, el desafío de Harry sólo enervaba más a los ancianos. Y por otro lado estaba orgulloso del apoyo y la valentía de su niño.

- Procedamos con el castigo.

Dijo Albus Dumbledore con firmeza.

- ¡No!

Exclamó Harry aferrándose a su padre. Tom Riddle hizo una señal abriendo la puerta y dos hombres vestidos de negro entraron, y acercándose a pa e hijo los separaron.

Remus se debatía indignado por la forma en que estaba siendo tratado su hijo, y Harry también en un inútil intento por proteger a su pa’.

- Suelten a mi esposo y a mi hijo en este instante.

Ordenó la fría y dura voz de Lucius. La impresión hizo a los dos gigantes obedecer.

- Jamás, jamás en su vida se atrevan a tocar a un Malfoy o lo lamentarán - Le dijo el hombre a los dos guardianes - Y eso también se aplica a Harry, porque también es un Malfoy - Dijo mirando al joven que había vuelto a refugiarse dentro de los esbeltos y gráciles brazos del que era su pa’.

Lucius miró a Remus, este sonrió tristemente y desvió la mirada de los ojos plata de su marido a los verdes de su hijo. Tomó su hermoso rostro con las manos y mirándolo a los ojos le sonrió besándole la frente.

- No lo hagas más difícil, por favor. - Le rogó al oído cuando lo abrazó - Ellos saben que el saber que tú estás aquí a mí me hace sufrir, y el saber lo que me harán a mí, a ti te hace sufrir, no les demos el gusto de ver nuestro dolor. Sé fuerte - Le rogó a su hijo al oído.

Harry levantó su cabeza y miró a los ojos de su padre. Se sonrieron ambos orgullosos del otro. Se soltaron, Harry retrocedió un paso, Remus se volteó hacia Lucius.

Harry caminó hasta donde estaban sus dos compañeros donceles, los cuales lo refugiaron entre sus brazos, mientras Remus con su tranquilidad recuperada caminaba hacia Lucius. Lo miró a los ojos, no bajó la cabeza.

- Puede empezar el castigo.

Le dijo tranquilamente, como si simplemente hablara del tiempo o de la hora.

Fueron a un enorme baño, la camisa de Remus fue retirada, sus manos amarradas a su espalda, él arrodillado en el suelo. Prendieron el agua helada que cayó sobre su cuerpo, el mayor sólo apretó sus puños amarrados y cerró sus ojos, soportando la helada agua como pequeños cuchillos que caía sobre su piel.

Los tres jóvenes donceles fueron obligados a salir, los tres ancianos también salieron y el último en salir fue un apesadumbrado Lucius, a quien se le veía a leguas las ganas de tomar a su esposo en brazos y sacarlo de ahí para meterlo entre sábanas de algodón donde ni una sola brisa pudiera tocar su preciosa piel.

Todos se ubicaron detrás de un enorme cristal que les permitía ver hacia dentro. Una rueda fue girada y dentro de aquel cuarto de castigo donde estaba encerrado Remus bajo el agua fría, se liberó un intenso vapor caliente.

Remus aguantó estoicamente la combinación del frío en su cuerpo del agua helada con el aire sumamente caliente y sofocante que lo rodeaba. Pero luego de unos diez minutos, sus ojos se volvieron pesados, así como los miembros de su cuerpo, los cuales ya no sentía. Entre el agua helada y el calor, respirar era un esfuerzo titánico, hasta que ya no pudo más y se desplomó en el suelo mojado inconsciente.

Detrás del cristal el grito de Harry fue desgarrador.

- Pa’ - Gritó y si Ron y Neville no lo hubiesen sostenido, aquellos tres ancianos hubiesen salido de allí con una gran paliza encima.

Lucius había cerrado sus ojos al ver a su amado desplomarse. Tanto el agua como el vapor cesaron, pero el cuerpo seguía inconsciente. Los médicos entraron y lo revisaron, hicieron unas señas a los ancianos, todo estaba bien.

El doncel mayor fue secado y dejado aún inconsciente en su cama. Los ancianos se retiraron, ya el castigo había terminado por ese día.

Los donceles fueron llevados de vuelta al colegio, menos Harry a quien Lucius dijo que llevaría él mismo.

Harry observó a su padrastro desafiante cuando sus amigos se fueron, pero Lucius, a quien de verdad le dolía a lo que su amado estaba siendo sometido, lo tomó del hombro y lo llevó al cuarto donde permanecía encerrado Remus, donde se suponía no tuviera visitas en esa semana.

- Rápido, si alguien te descubre los castigarán.

Fue todo lo que él dijo, abriendo la puerta después de mirar a todos lados y asegurarse de que no había nadie. Harry lo miró agradecido y se apresuró a entrar. Se volteó hacia Lucius y lo miró.

- ¿No entrará?

- Si entramos los dos nos descubrirán, además Remus debe estar furioso conmigo y tiene todo el derecho a estarlo. - Dijo dándose la vuelta - En media hora te busco - Con eso se marchó.

Harry cerró la puerta, y quitándose los zapatos se metió a la cama con su padre. Unos diez minutos después, Remus despertaba y sobre su pecho encontraba la morena cabecita de su hijo mayor.

- Lucius quebró las normas y te dejó entrar ¿verdad?

Harry levantó la cabeza al oír a su padre despertar, y asintió a esa pregunta.

- Fue horrible pa’ ¿Por qué nos hacen esto? Si somos su única esperanza ¿por qué no nos tratan mejor en vez de tratarnos como animales?

Remus acarició los cabellos de su hijo.

- No lo sé, ángel mío, no lo sé.

Permanecieron abrazados, en silencio, reconfortándose el uno al otro, pero cuando se está cómodo el tiempo pasa rápido, la media hora pasó y la puerta se abrió, no era Lucius, era Draco Malfoy.

Draco se acercó a su padrastro y arrodillándose junto a la cama le pidió la bendición. Remus se la dio con una sonrisa y le besó la frente.

- ¿Vienes a llevarte a Harry, verdad?

Draco asintió.

- Padre me pidió que lo llevara al colegio nuevamente.

Dijo Draco tranquilamente.

- Yo no iré a ningún lado con este.

Saltó Harry fulminando con la mirada a su hermanastro.

- A mí tampoco me hace feliz llevarte, gato, pero no me queda de otra, es un favor a mi padre y a Remus.

Dijo Draco fulminándolo con la mirada de vuelta. Remus sonrió resignado a la forma de tratarse de los dos.

- Mi dragón plateado - Dijo acariciando la mejilla de Draco - Y mi león de ojos verdes - Dijo acariciando la de Harry.

Los dos adolescentes sonrieron a Remus. Ninguno de los dos sabía qué significaba eso, pero desde niño Remus los llamaba así.

- Anda y ve con Draco, Harry, si nos descubren nos meteremos en más problemas, y tú, Draco, lleva a mi niño sano y salvo a la escuela.

Draco tomó la mano del mayor entre las suyas.

- Por ti, Remus, lo llevaría a salvo hasta a la luna.

***

Al otro día nuevamente estaban ahí Ron, Neville, Harry, los tres ancianos y Lucius. Esta vez el castigo fue un poco diferente, en vez del vapor caliente bajo el agua fría, Remus fue sometido a diez duros azotes con un cinturón de cuero en su espalda. No quedaron moratones, pero sí marcas rojas en su preciosa espalda. Y sus ojos rojos por el silencioso llanto eran la prueba de cuánto debió de dolerle.

Mientras, el llanto de Harry entre los brazos de Ron y Neville también indicaba cuánto le dolía a él.

Y así pasó la semana entre esos horribles castigos, y el momento de que su padre concibiera su nuevo hijo llegó.

Una corta túnica blanca con los bordes dorados adornaba su elegante y preciosa figura, su cabello había sido desenredado y peinado suelto a sus espaldas.

Remus por primera vez lució destrozado ante el hecho de que su hijo tuviera que ver eso.

Y a pesar de que Lucius fue suave y gentil, entendiendo que su esposo no quería alargar el sufrimiento más de lo necesario fue rápido.

Cuando Lucius lo fue a acariciar para que Remus también disfrutara, el castaño lo abrazó y le susurró al oído sin que los ancianos lo vieran.

- Por favor, no. No quiero que Harry sufra más, hazlo rápido, luego haremos el amor como se debe, pero te lo ruego, sé rápido, no te preocupes por mi placer.

Lucius lo miró a los ojos y asintió, con sus dedos preparó aquel pequeñito y apretado boquetito entre los testículos y el ano, y penetró a Remus con todo el cuidado del que fue capaz. Y a pesar de que fue corto y rápido, Harry se desmayó por la angustia en los brazos de Ron, y los dos donceles apenas más jóvenes que Harry lloraban en silencio, mientras que Remus al notar el desvanecimiento de su hijo también lloraba.

Lucius lo abrazó como para infundirle sus fuerzas. Remus se aferró a él como si se le fuera la vida en eso, y todo llegó a su fin, el castigo acabó y cuando un médico atendió a Harry llevándolo a su recámara por órdenes de Lucius y este tomó en sus brazos a Remus sacándolo de esa habitación y llevándola a la de ambos, Remus estuvo seguro de que en su vientre crecía ya otra vida, y se sintió rabioso y furioso porque él no quería que fuera así.

Y lloró, lloró con toda su alma, y gritó hasta que quedó afónico, y lo único que hizo Lucius mientras tanto fue abrazarlo. Mientras, fuera de aquella habitación, un rubio de ojos plata con betas azules (Draco) lamentaba la situación de Remus, y se prometía que su esposo jamás iba a tener que pasar por lo mismo, porque él lo tendría dominado y vigilado de tal manera que nunca iba a tener esa oportunidad.

Continuara....
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios