¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Capítulo 1: El comienzo

Dennis Malfoy estaba sentado en la biblioteca del internado Hogwarts, haciendo sus tareas, cuando su medio hermano Harry Potter Lupin entró a buscarlo.

Dennis era un precioso joven de catorce años que acudía a su tercer año del instituto Hogwarts, tenía el cabello rubio, largo hasta la cintura, no era muy alto y sus ojos eran dorados.

Harry por su parte tenía diecisiete años y acudía a su sexto año en Hogwarts, o sea, el penúltimo. Harry era una belleza: esbelto, de ojos verdes y cabellos negros que caían con gracia hasta su cuello.

Su padre, Lucius Malfoy, había enviudado después del nacimiento de su hijo mayor, Draco Malfoy.

Mientras su pa’ Remus Lupin de Potter, ahora Remus Lupin de Malfoy, había quedado viudo a los cuatro meses de matrimonio y tres de embarazo.

Remus ya tenía nueve meses de embarazo cuando él y Lucius se conocieron por casualidades de la vida.

Se conocieron al quedar varados en un ascensor y Remus ponerse de parto. Solos en aquel ascensor estancado, Lucius tuvo que ponerse manos a la obra y ayudar a Remus a dar a luz. Cuando los rescataron, ya Lucius tenía al pequeño y recién nacido Harry en sus brazos, y recostado contra él, a un semi-inconsciente castaño de ojos dorados llamado Remus.

Luego de eso Lucius fue a verlo al hospital con Draco, quien sólo tenía dos años, y se enamoraron, casándose ambos al poco tiempo.

El primer y corto matrimonio de Remus había sido con un primo lejano llamado James Potter. Una belleza exótica, muy parecido a Harry, pero un accidente de tráfico se había llevado la vida de James Potter en el cuarto mes de matrimonio, dejando a Remus sólo y embarazado de tres meses.

Remus había tenido tres hijos. Los tres hermafroditas machos o donceles como se les llamaba.

Pero después del nacimiento de Dennis catorce años atrás, no había podido volver a embarazarse extrañamente. Cosa que últimamente, mayormente desde que Dennis dejara la casa tres años atrás para entrar al colegio para donceles, tenía al matrimonio Malfoy-Lupin bastante tirante.

Draco, el mayor de ellos, adoraba a Dennis y a Colin, pero nunca se había llevado bien, al menos que Dennis recordara, con Harry. Mientras Harry, el cual también adoraba a sus hermanos Colin y Dennis, no podía ver ni en pintura a Draco.

Pero en estos momentos estábamos en el hecho de que Harry había entrado a buscar a Dennis, quien era el hermano menor.

- ¿Harry, qué sucede?

Preguntó Dennis con una sonrisa dulce. Harry miró verdaderamente angustiado a su hermano menor.

- Detuvieron a pa’, Dennis.

Ante las palabras de Harry, Dennis saltó de inmediato.

- ¿Qué? ¿Por qué?

Preguntó mientras la angustia se hacía patente en sus ojos dorados.

- El consejo de ancianos. Nos solicitan en la oficina a ti, a mí y a Colin. Colin ya está allá.

Dennis miró a su compañero y amigo Lee Jordan, un chico de dieciséis años que acudía a su quinto año en Hogwarts, tenía el cabello negro, cayendo en cómicos rizos hasta rozar sus orejas, sus ojos eran negros como la noche y su piel morena. Era compañero de curso de Colin y muy buen amigo de este.

- Yo me hago cargo de tus cosas, Dennis, ve con tu hermano.

Dijo Lee antes de que Dennis se lo pidiera.

Dennis lo miró agradecido y tomando la mano de Harry salió corriendo de la biblioteca.

Lee se levantó preocupado guardando sus cosas y las del pequeño a quien le estaba dando tutorías de arte a solícito de Colin, para un examen que tenía el rubio ojidorado. Una vez con las cosas suyas y del más joven guardadas, se dirigió al dormitorio de este para dejarlas en él. Puede que Lee fuera compañero de Colin solamente, pero él realmente había llegado a querer a los otros dos hermanos de Colin, tanto como quería a este.

~En la oficina~

Cuando Harry y Dennis entraron a la oficina, Colin ya estaba allí con el director de la escuela, el mismo Lucius Malfoy, uno de los ancianos del consejo y Draco Malfoy.

Colin, quien tenía dieciséis años y acudía a su quinto año en Hogwarts, tenía el cabello castaño, unas cuatro pulgadas más abajo del hombro; estaba sentado cómoda y elegantemente en un sofá y sus ojos dorados demostraban confusión.

- Harry, Dennis, tomen asiento junto a Colin.

Les indicó con una sonrisa amable el director de la escuela, señalando el sofá donde ya estaba sentado el castaño, de ojos dorados como Dennis y Remus.

El director era un hombre joven, estaba apenas en los veinticinco años, tenía el cabello negro y los ojos azul grisáceo. Se llamaba Regulus Black.

Harry y Dennis se apresuraron a sentarse, por unos momentos se hizo el silencio, silencio que rompió Harry.

- ¿Qué sucede con nuestro pa’? ¿Por qué lo detuvieron? ¿Bajo qué delito y acusación?

La pregunta de Harry, que más bien fue una exigencia, fue hecha con frialdad, serenidad y firmeza. Dennis y Colin asintieron en apoyo a las preguntas de Harry.

- Vuestro pa’, hijos, Harry - Empezó a decir Lucius - Fue descubierto por Hermione Granger, una de las nuevas sirvientas, ingiriendo un extraño té, y cuando se hicieron las pruebas se confirmó que era un té preventivo contra embarazos y ustedes saben lo que eso significa.

El jadeo sorprendido de los tres donceles que hubieran caído de no estar sentados, dejó muy claro que efectivamente sí sabían lo que eso significaba. Sabían las reglas y los castigos por romperlas.

- Por eso después del nacimiento de Dennis no han habido más embarazos.

Completó Draco, hablando por primera vez el guapísimo rubio de ojos grises y diecinueve años, que era un calco casi del físico de Lucius Malfoy.

- ¿Lo... lo castigarán?

Preguntó Dennis preocupado.

- Se le aplicará el castigo estipulado y después de esta semana lo dejaré embarazado.

- Padre, es nuestro pa’ ¿no puede simplemente perdonarlo?

Suplicó Colin mirando los ojos plateados de su padre con expresión suplicante.

- No puedo Colin. Remus no puede volver a hacer eso. Él debía de hablar conmigo si no quería tener más hijos, no hacer lo que hizo.

Dijo Lucius fríamente.

- La razón por la que estamos aquí - Dijo el representante del consejo de ancianos hablando por primera vez a los tres donceles - es que necesitamos saber si alguno de ustedes sabía lo que estaba haciendo su pa’.

El anciano miró a los tres jóvenes fijamente. Pero ni Colin ni Dennis sabían nada. En cambio Harry se levantó desafiante y orgulloso.

- Yo sí lo sabía.

- ¿Entonces por qué no dijo nada, joven Potter?

Preguntó el anciano después de unos segundos de silencio por la impresión.

- Porque ustedes siempre han sido unos salvajes. Convirtiéndonos, por el mero hecho de poder tener hijos, en objetos sin voluntad o derechos. Decidiendo cuántos hijos debemos de tener, cómo los debemos de tener, cómo los debemos de criar. Para ustedes sólo somos puras incubadoras de semen. Al diablo lo que sentimos. Al diablo que sea nuestro cuerpo. Al diablo que sean nuestros hijos. Ese es el cuerpo de mi padre, él tuvo tres hijos ya, los tres donceles, así que ya no quería tener ninguno más. Era su cuerpo, era su decisión, era su derecho y yo lo apoyo.

Dijo Harry mirando con frío odio al representante del consejo de ancianos frente a él. El hombre en cuestión lo miró escandalizado por sus palabras y su comportamiento tan poco adecuado para un doncel.

- Como castigo por su comportamiento joven, usted será uno de los donceles que estarán presentes en los castigos y la concepción del nuevo bebé.

- Puede mandarme a azotar si se le pega la gana, viejo estúpido, porque ni aunque me arrastraran me harían presenciar eso, porque cerraría los ojos y me pondría a cantar.

Le juró Harry mirándolo a los ojos y desafiándolo.

- Si se niega, joven Potter, sus hermanos tomarán su lugar.

Le juró el anciano fríamente. Harry lo miró con auténtico odio y fuego en sus ojos.

- Algún día pagará por esto, viejo decrépito, se lo juro.

Harry le lanzó una mirada de odio al hombre, antes de mirar acusadoramente a su padrastro y a Draco.

- ¿Estarás feliz, verdad? - Le echó en cara al rubio menor volcando en él su rabia - Nunca quisiste a mi pa’ y mucho menos a mí. Debes de estar muy feliz ahora ¿verdad? Pues disfruta el momento, porque algún día lo lamentarás, tú y todos los que son como tú, como ese viejo decrépito y tu padre.

Después de sus palabras, Harry salió de un portazo dejando a todo el mundo con tres palmos de narices.

El primero en recuperarse fue Colin, que con aire soberbio se levantó.

- ¿De verdad someterás a pa’ y a Harry a esa humillación?

Le preguntó a su padre con suavidad. Lucius esquivó la dorada mirada de Colin tan parecida a la de Remus como la de Dennis, pero no fue capaz de contestarle, quien lo hizo fue el anciano, que por cierto se llamaba Albus Dumbledore (no me miren así, que es el único anciano que se me ocurrió -_-‘).

- Ambos se lo buscaron.

- Hablo con mi padre, no con usted, anciano Dumbledore

Le dijo Colin con fría furia y elegante soberbia. Lucius suspiró y miró a su hijo.

- Ya oíste una respuesta hijo, no hay otra.

- En este momento desearía tener el valor de Harry y que no fueras mi padre, para decir lo que se merecen, pero como ese no es el caso, me tendrán que disculpar pero yo me largo, el aire aquí está viciado.

Dijo Colin y salió como un huracán llevándose lo que se cruzaba en su camino por delante.

- Papá...

Llamó Dennis con lágrimas en sus grandes ojos.

- Tu pa’ estará bien.

Le juró Lucius sin poder soportar ver a su niño llorar.

Dennis se levantó y corrió a los brazos de su padre. Lucius lo abrazó con fuerza y cariño mientras Dennis le susurraba al oído.

- Te amo, padre, pero si lastimas a pa’ no te lo perdonaré nunca.

***

George Weasley era un imponente pelirrojo de cabello largo, el cual le caía en una parte sobre la cara, ocultando uno de sus enigmáticos ojos azules. En ese momento venía hablando con Seamus Finnigan y Cedric Diggory. Cedric, un guapo inglés de ojos gris pálidos y cabellos castaños rojizos hasta su cintura. Seamus era un guapísimo morocho de cabellos castaños y ojos negros.

Los tres jóvenes tenían diecisiete años y acudían a su sexto año en Hogwarts. Eran compañeros de estudio de Harry y vecinos de habitación del oji-verde, iban discutiendo sobre la tarea de Aritmética cuando vieron a un furioso oji-verde bañado en lágrimas, que venía en su dirección sin verlos.

Tanto el pelirrojo de ojos azules como el castaño de ojos gris pálido y el castaño de ojos negros, se interpusieron en el camino del pelinegro.

Al sentirse detenido, Harry levantó la cabeza dispuesto a comerse vivo a quien fuera, pero al ver a sus amigos se derrumbó sobre ellos.

- ¿Harry, qué te sucede?

- Sáquenme de aquí, por favor.

Sollozó el rubio. Y más tardó Harry en decirlo que George, Seamus y Cedric en hacerlo.

***

En cuanto a Colin, él había ido directamente a su habitación; una vez en ella, se quitó la túnica de la escuela y se dejó caer en la cama llorando, mientras abrazaba la almohada para ocultar su llanto en ella.

Al sentir unas suaves manos en su espalda que le acariciaron la cabeza con cariño, levantó sus ojos, para ver sentado junto a él en la cama a Oliver Wood y a Lee Jordan.

Oliver era un hermoso muchacho de cabellos rubios como el trigo en una eterna trenza que llegaba a su cintura, y unos tiernos ojos castaños.

- Lo lamento mucho, sobre todo el hecho de que fuera mi abuelo el que...

Pero Oliver no pudo terminar de hablar, pues Colin, quien se había sentado en la cama, le tapó la boca con un dedo.

- No es tu culpa, Oliver. Si tu abuelo no tiene piedad de ti, mucho menos la iba a demostrar con mi padre y Harry.

- ¿Harry? Pero si el castigo era sólo para tu padre.

Dijo Oliver confuso. Colin le explicó a sus dos amigos lo que había sucedido en la oficina del director y estos sólo acertaron a abrazarlo y darle su apoyo en silencio, sin saber muy bien qué hacer.

Continuara....
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios