¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
La noche anterior no había podido dormir bien por culpa del trabajo, pero esa noche no iba a estar dispuesto a volver a faltar a Monsieur aunque Milliardo le pidiera de nuevo que trabajara tal cual lo había hecho la noche anterior, se moría de ganas por ver a Shinigami, no, a Duo, a su hermoso Duo, poco a poco sabía más cosas del chico trenzado, eso lo emocionaba, le daba esperanzas que tarde o temprano lograría que fuera solo suyo, debía de echarle ganas para que Duo recordara todo lo sucedido hace años para que por fin pudieran estar juntos sin más malos entendidos, después lo sacaría de ese horrible lugar donde trabajaba para llevárselo lejos, bastante lejos de la suciedad de aquella urbe y así ambos pudieran ser felices. Tal vez resultaba ser un plan muy simple trazado por algún tonto estudiante que se ha enamorado por primera vez, pero no le importaba, esa era su visión y no iba a descansar hasta ver logrados sus sueños

¿Te desvelaste mucho? – pregunta Relena desde la puerta de la oficina de Heero al verlo un poco apagado, él voltea al escuchar la voz de la chica, ella le miraba firmemente

Sí – responde serio y después vuelve a agachar su mirada hacia los papeles que tenía en el escritorio y los cuales revisaba

Mi hermano suele ser muy perfeccionista, por eso quiere que todo salga excelente, no creas que fue algo personal – aclara la chica sonriendo para sonar más convincente, aunque sabía muy bien que si Heero había trabajado hasta tarde era porque ella se lo había pedido de favor a su trastornado hermano, Heero voltea a verle nuevamente mientras ella se acerca al escritorio y se sienta en una de las sillas frente al mismo

No te creo, no soy del agrado de tu hermano – contesta fríamente sin apartar su mirada, la cual pone un poco nerviosa a Relena

Bueno pero... aún así no lo hizo con mala intención – defiende ella mostrándose un poco nerviosa, era del dominio público en toda la empresa que Heero y Milliardo no se llevaban bien, pero aun así debía de ponerse del lado de su hermano y tratar de aminorar la situación de por sí bastante incómoda. Heero mira unos segundos más a Relena y se vuelve a agachar sin contestarle, era mejor ignorar ese tema

Este... ¿qué vas a hacer hoy en la noche? Pensaba que tal vez podíamos salir a cenar o algo así, hace tiempo que no vamos al cine o al teatro, o podríamos solo ir a tomar un café o una copa ¿qué dices? – su plan no solamente se trataba de quitar a Duo del camino, también consistía en insistirle un poco a Heero aunque sea comenzando en el plano amistoso como hasta el momento se daban las cosas, para después atacar desde otro ángulo

Tengo planeado ir a ver a Duo, otro día salimos – responde enseguida sin voltear a verla, Relena empuña con fuerza sus manos sobre las rodillas, borrando también su sonrisa

Esto se está volviendo obsesivo Heero, necesitas buscar otro tipo de entretenimiento – repone seriamente elevando un poco la voz, Heero deja el bolígrafo y lentamente levanta la mirada, observando fríamente a la chica, Relena se queda helada

Duo no es ningún entretenimiento, lo amo – desde hace tiempo que los ojos cobalto no mostraban esa dureza y es que realmente le molestaba que su amiga subestimara sus sentimientos por el trenzado, porque el hecho de que las cosas entre él y Duo se estaban dando de forma muy extraña no le restaba crédito, su amor por él era tan sincero como cualquier otro. Relena se entristece por la respuesta, de los años que tenía conociendo a Heero nunca lo había visto así por alguien, eso realmente dolía

Lo siento... tienes razón, no era mi intención darte a entender que Duo es tu juguete pero realmente creo que te debes despejar un poco ¿no crees? Además dale tiempo, si vas cada noche vas a terminar fastidiándolo – explica de forma firme, Heero cree en sus palabras y ablanda un poco su mirada, tal vez Relena tenía razón pero no podía evitarlo, ver a Duo se estaba convirtiendo en una fuerte necesidad

Tal vez pero hoy iré a verlo, sea buena o mala idea – defiende su postura y Relena no tiene más remedio que dejar de insistir, conocía a Heero como nadie y sabía que de aquella resolución no lo sacaría, él también era muy persistente

Ay Heero, por hombres como tú es que no me he casado aún – comenta sarcásticamente mientras se pone de pie, después camina a la puerta y desde ahí observa a Heero quien a su vez también la miraba

Y por mujeres como tú es que me hice gay – responde esbozando una pequeña sonrisa, la chica se ofende bastante pero sonríe también mientras se aleja negando con la cabeza después de un largo y fingido suspiro, Heero era presa difícil, aún no lograba entender como es que alguien había podido enamorar ese corazón de hielo en una sola noche ¿quién era en realidad ese Duo Maxwell? ¿Acaso una especie de demonio seductor? Porque no solo su amigo estaba prendido de él sino también su hermano, pero ella no era tampoco alguien que se rindiera de forma fácil



La noche anterior había sido maravillosa, como una especie de reconciliación, el chico de ojos verdes era realmente bueno con él, le trataba como se trata a la cosa más bella del mundo, lo hacía sentir anímicamente muy bien, a ratos olvidaba que solo tenían una relación de acompañante-cliente y tarde o temprano ambos iban a encontrarse con otras personas y ser felices por separado, esa era una realidad que ambos sabían que habría que vivir, pero mientras eso pasara debían seguir viviendo en ese sueño, además Quatre por mucho que quisiera al joven Barton jamás lo admitiría, eso pondría en juego su trabajo y el bienestar de su familia. Tenía muchas cosas en que pensar pero tenía curiosidad por saber que había pasado con su amigo Duo la noche anterior, pues al llegar a Monsieur después de una apasionada noche con Trowa, se había enterado a través de Catherine que Duo se había ido después de haber hablado con una extraña mujer y que Wufei había huido también, pero él no le preocupaba pues lo que había pasado con el trenzado había sido más importante, sospechaba por la descripción que Catherine le había dado que se trataba de la misma mujer con quien Duo había visto a Heero y por eso estaba preocupado, así que a razón del medio día, hora en la que normalmente despertaba después de una ardua noche de trabajo, Quatre va al departamento de su amigo, timbra varias veces pero no obtiene respuesta, Duo seguía profundamente dormido, al salir de su lugar de trabajo después de la visita de Relena había caminado por horas en las solitarias calles de la ciudad, tratando de despejar su mente, por momentos lloraba al recordar las palabras de la joven, se sentía derrotado por completo, también sentía humillación y dolor, eso le pasaba por haber sido tan pretencioso, si hubiera sido claro desde el principio tal vez eso no hubiera sucedido, porque entonces Heero le habría explicado su situación con la tal Relena y así él no se hubiera hecho ilusiones, pero ya no había lugar para lamentaciones, había sido utilizado por Heero de forma cruel, menos mal que no habían tenido sexo aquella noche en el Hotel porque entonces hubiese sido peor

Que raro ¿dónde andará? – se pregunta sacando al mismo tiempo su celular para marcarle, dentro del departamento el celular comienza a sonar, Quatre escucha el tono lejanamente pero no imagina que es adentro del departamento de Duo, el trenzado se despierta poco a poco y agarra el celular, mira en pantalla el teléfono de su amigo y enseguida contesta

¿Qué paaaso? – pregunta atravesándose un bostezo y mientras con la otra mano que no sostiene el celular se talla uno de sus ojos

¿Dónde estas? – el rubio camina hacia las escaleras para irse mientras habla

En mi depa ¿por qué? – Como no queriendo la cosa Duo se sienta en la cama y se estira después, Quatre deja de caminar cuando el trenzado le responde y se regresa a donde estaba

Ábreme, estoy afuera, timbré y timbré pero no me abrías, creí que no estabas – explica el rubio, Duo vuelve a bostezar y después vuelve a estirarse

Ya voy – Cuelga el teléfono y se levanta, trastabillando cuando pone los pies en el suelo, aún tenía bastante sueño. Todo atarantado y con los ojos aún cerrados Duo se pone ropa y sale de la habitación, solía dormir en ropa interior, su cabello estaba completamente suelto y caía sobre su pecho y espalda, Duo llega a la puerta y abre

Ay pero que cara traes... y tienes la camisa al revés – Quatre se sorprende de la pinta que traía su amigo, se notaba que no había tenido buena noche, sus ojos tenían lagañas y ojeras, se veía todo confundido, estaba despeinado y con la camisa al revés, ante el regaño Duo se muestra indiferente, sabía bien que no daba una buena impresión, pero se trataba de Quatre por lo que no había problema. El rubio entra al interior del departamento

Que barbaridad, ya me imagino la que has de haber pasado – afirma Quatre a su amigo que se tallaba ambas manos y después se dirige hacia la cocina para poner café en la cafetera

No, ni te imaginas – responde alzando el recipiente de la cafetera, indicando con esto a su amigo si quiere café, pero Quatre niega con la cabeza

¿Quieres hablar? – pregunta el rubio

Sí pero deja me doy un baño – Duo termina de poner el café y el agua a la cafetera y se retira a la habitación, Quatre agarra una de las revistas que Duo tenía sobre la mesa de centro de la sala y se sienta en el mueble, cruzándose de piernas mientras la comienza a hojear en la espera de que Duo salga del baño. No mucho después que Duo se mete a bañar el timbre suena y Quatre dejando la revista se levanta para abrir, como lo suponía se trataba de Wufei que al igual que Duo no traía muy buena cara, al parecer él era el único que la había pasado bien

Hola – saluda el de ojos negros a su amigo, Quatre se mueve a un lado para que Wufei pase y después cierra la puerta

¿Y tú qué? – pregunta sonriendo, pero los ojos negros le veían fríamente

¿Tú que crees? – responde de mala gana, sentándose después, Quatre decide sabiamente guardar silencio, conociendo el carácter de Wufei capaz que le soltaba un buen golpe. Los dos se quedan en silencio hasta que Duo sale del baño con solo unos bóxer y secándose el cabello, ya se veía más fresco que hace unos momentos

Ay Duo, ponte ropa – comenta Quatre tapándose los ojos con una mano y estirando la otra hacia su amigo trenzado, Wufei se queda callado pero estaba sonrojado, sin embargo a Duo no le importa en lo más mínimo

Tengo calor, si no te gusta vete – contesta un poco malhumorado, Quatre se destapa los ojos y observa preocupado a su amigo, también Wufei nota ese humor tan pesado y se preocupa al igual que el rubio

¿Qué te dijo esa mujer para que estés así? – pregunta el de cabello negro, Duo avienta la toalla con la que se secaba el cabello hacia una de las sillas del comedor, el cual estaba cerca de la sala. Después se sienta junto a Quatre

Ella y Heero se van a casar – responde triste, con la cabeza agachada, Quatre y Wufei voltean a verse y después voltean a ver a su amigo, Quatre apoya su mano sobre el hombro de Duo

Lo siento – es todo lo que se le ocurre al rubio decir

También me dijo que yo era para él un juguete, que acostumbraba a hacer jueguitos de los que pronto se cansaba pero... ellos se aman – muy triste Duo comienza a llorar, pronto Quatre se apresura para abrazarlo, en cambio Wufei se pone de pie bastante enojado

¡Maldito idiota! – profesa al tiempo que le da un puntapié con fuerza a la pata del mueble donde estaba sentado

No Wufei, es mi culpa por pretender algo que no existía – defiende Duo a Heero volteando a ver a su molesto amigo pero Wufei no estaba convencido, desde un principio el chico de ojos cobalto no le había agradado

Claro que no, ese bastardo se aprovechó de ti desde el principio – repone con la misma voz de enojo, a Duo no le parece que su amigo hable de esa forma de Heero por lo que se pone de pie para defenderle, dándole a Wufei una bofetada que no se espera, Wufei se agarra la mejilla bastante sorprendido y ahora más furioso mira al trenzado, mientras que Quatre estaba sorprendido, nunca antes alguno de sus amigos se había puesto la mano encima, el de cabellos negros y el castaño se miran duramente por más tiempo, hasta que sin decir más nada Wufei sale del departamento de Duo azotando la puerta al salir, Duo comienza a sentir culpa por haberlo abofeteado y suspirando profundamente se sienta nuevamente, agachando la cabeza otra vez, Quatre no sabía que decir

¿Por qué no hago nada bien? – se pregunta Duo sosteniéndose el cabello, Quatre solo lo mira fijamente sin poderle decir algo o acercársele, la situación estaba bastante tensa



A razón de las ocho de la noche Tritón se preparaba para ir más tarde a Monsieur y como cada vez que iba preguntar por Quatre, se estaba acomodando la corbata cuando el timbre de su amplio departamento suena, le resultaba extraño que alguien fuera a esas horas a visitarlo, ya que no tenía ni amigos ni familiares salvo su hermana, quien para sorpresa del chico de ojos verdes era ella quien lo visitaba

¿Qué haces aquí? – pregunta notablemente extrañado, la chica sonriendo levanta una pequeña bolsa a la altura de su rostro

Te traje comida china ¿puedo pasar? – sin responder Tritón quita la bolsa a su hermana y se mueve hacia un lado para que pase

¿No deberías estar trabajando? – inquiere seriamente mientras camina hacia la cocina para dejar lo traído por Catherine, la chica lo sigue y como estando en su casa saca del refrigerador una jarra con agua

Cambié mi día de descanso por hoy, Hilde me suple – responde al tiempo que se sirve agua

¿Y a qué has venido? – vuelve a preguntar con seriedad

La tengo – contesta con gesto extraño, entre alegre y triste

¿Qué cosa? – pregunta con ligera sospecha de saber la respuesta, la chica tarda en contestar, mirando fijamente a su hermano a los ojos

La prueba para clausurar Monsieur – contesta con seriedad, algo raro en ella, Tritón se queda sin habla, mostrándose tan serio como siempre

¿Cuál es? – pregunta un poco inquieto, mientras esas pruebas no perjudicaran directamente a Quatre todo estaba bien, pero si no el rubio podría hasta ir a la cárcel

Lady Une los tenía bien custodiados pero pude conseguir un par de contratos, los que la empresa firma con el acompañante, los estuve revisando y en ninguna cláusula habla sobre la prohibición de sostener relaciones sexuales con los clientes, ni fuera ni dentro del establecimiento, en cambio sí se permite, a consenso del acompañante, que se vaya con el cliente que haya conocido ahí con motivo de sostener relaciones sexuales fuera del establecimiento... hermano, tú sabes que si se trata de sexo es pena de cárcel, por el simple hecho de que cliente y acompañante se hayan conocido en ese lugar aunque no tengan sexo dentro de él puede declararse como prostitución – expone la chica un poco preocupada, Tritón sabía sobre las consecuencias pero no tenía otra alternativa, era su trabajo y debía de cumplirlo aunque eso implicara que Quatre y sus amigos fueran a la cárcel

No importa quien caiga, es nuestro deber – a Catherine le sorprende la respuesta tan fría de su hermano aunque lo conocía y sabía bien que realmente estaba preocupado, Tritón le pasa de lado a su hermana tras las frías palabras y sale del departamento para dirigirse al lugar de citas

Hermano ¿qué piensas hacer para salvarle? – se pregunta notoriamente preocupada, aunque confiaba en que Tritón encontraría algún método para que la persona a quien amaba no terminara en la cárcel



En Monsieur Lady Une estaba bastante molesta, ni Nataku ni Shinigami habían ido a trabajar, ellos eran de sus mejores acompañantes y sin duda esa noche iba a recibir menos ganancias, Treize intentaba calmar a su prima resultándole casi imposible

¡Pero me las van a pagar, les reduciré su bono de fin de año, no les daré ningún porcentaje de utilidad y les aumentaré las horas de trabajo... ah, también les quitaré el 50% de sus días de vacaciones! – la loca mujer daba vueltas por toda la oficina, en su rostro se dibujaba una sonrisa maniática, Treize permanecía sentado detrás del escritorio, ni cómo calmar a su prima, aunque lo que más le preocupaba no era eso sino la ausencia de Wufei, sobre todo después de lo sucedido la noche anterior

Vamos Lady ¿no estas exagerando? – pregunta el primo con cierta reserva, la loca mujer voltea a verlo furiosamente

Rescribiré los contratos, por cada día faltado trabajaran cinco sin goce de sueldo - sentencia maliciosamente mientras se dirige a su caja fuerte escondida tras su amplio librero

Dudo que alguien te firme con una condición así – comenta Treize sonriendo, pero Lady no responde nada, el primo voltea y nota que su prima husmea en la caja fuerte con desesperación, su rostro dibujaba preocupación

¡No están! – exclama finalmente dejando de registrar, Treize se levanta enseguida de la silla y se acerca a Lady

¿Los contratos? – inquiere asomándose también a la caja fuerte

¿Quién pudo haberlo hecho? Solo tú y yo sabíamos de ésta caja – ambos primos voltean a verse, consternados por aquel hecho

Solo dos clases de personas pudieron haberlo hecho: los (a) acompañantes o los encargados de la limpieza, ni siquiera las meseras o las recepcionistas en turno tienen acceso a ésta oficina – dice Treize a su prima, quedándose ambos bastante preocupados por el asunto



En la recepción conversaban Quatre y Hilde, la recepcionista suplente

Que mala suerte, hace tiempo que no veo a Shinigami-kun y a Nataku-san – comenta decepcionada apoyando su cabeza sobre su mano, Quatre solamente sonríe, sabía bien porque sus amigos no habían ido pero no pensaba compartirlo con la chica, después de todo no eran amigos

Otro día te tocará verlos – responde tranquilo aunque se sentía un poco impaciente, ya pasaban de las nueve y aún Trowa no iba por él, a ratos fijaba su vista hacia la entrada del lugar pero el chico de ojos verdes aún no llegaba

Al menos pude verte a ti Q-chan – sonríe contenta, el rubio responde con otra sonrisa, sonrojándose un poco, pero en ese momento la puerta de la oficina de Lady Une se abre con fuerza, por ella salen una iracunda Lady y un preocupado Treize

¡Todos los que no trabajen aquí váyanse enseguida! – ordena la loca mujer sin ninguna clase de educación, su voz había sonado fuertemente por todo el lugar, tanto clientes como acompañantes, meseras y demás voltean hacia los primos

Ejém... disculpen a Lady, lo que pasa es que tenemos unos problemas muy fuertes por lo que les pedimos su comprensión y abandonen el lugar, no habrá cargos por las horas que ocuparon de acompañante – explica de mejor forma Treize, los clientes estaban molestos por la petición, pero debían de acatar por lo que uno a uno se despide de sus acompañantes y van abandonando el lugar

Será de tu bolsillo eso de que no habrá cargos – advierte Lady a su primo, Treize solo asiente y ambos caminan hacia el centro del local al igual que todos los acompañantes y meseras, Hilde cierra las puertas del local pidiéndole antes al guardia que entre y después se une a los demás

¿Qué está pasando? – pregunta una preocupada Noin, conocida en Monsieur como Aries

Alguien se ha robado los contratos – contesta Treize con voz seria, al instante se escuchan miles de murmullos por parte de todos los empleados

Cállense y confiesen – ordena Lady haciendo callar a todos que rápidamente vuelven a voltear hacia ambos primos

¿Sospechas de nosotros? – pregunta Quatre a la mujer que enseguida lo mira con ojos llenos de fuego

¡Ni modo que crea que fue un cliente! – responde bastante enojada, casi haciendo que el rubio se caiga de espalda al suelo, Treize se apresura a sostener a su prima de los hombros antes de que se aviente contra el pobre chico, mientras todos se comienzan a ver unos con otros, nadie sabia nada acerca del robo de los contratos



“Cerrado” – Heero acababa de llegar a Monsieur sorprendiéndose de ese letrero, desde que había descubierto el lugar nunca lo había visto cerrado, hacia dentro no se podía ver nada gracias al tipo de cristales con que contaba el local, el chico de los ojos azules se queda parado frente a la entrada durante varios minutos, al poco tiempo la presencia de otra persona le hace voltear hacia su lado izquierdo, se trataba de otro hombre, un poco más alto que él, vestido con un elegante traje color negro, su presencia imponente no era lo que más llamaba la atención en él, sino su particular corte de cabello, una parte de éste cubría una gran porción de su rostro, el hombre siente la mirada encima de él y enseguida voltea hacia su lado derecho, topándose la mirada azulada y la verde esmeralda

¿Pasó algo? – pregunta de forma seria y un tanto preocupado, él tenía más tiempo de visitar el lugar y al igual que Heero nunca había visto cerrado salvo algunos días feriados

No lo sé – responde de forma seca llevándose ambas manos a los bolsillos de su abrigo e ignorando casi por completo a Trowa se da media vuelta y comienza a caminar, alejándose del lugar, al igual que ese hombre él deseaba saber si algo malo había pasado

“No creo que se haya girado la orden de aprehensión tan rápido, algo debió haber pasado” – también Trowa se retira del lugar para regresar a su casa, al día siguiente preguntaría a su hermana al respecto, tal vez ella sabría algo



Eran más de las diez de la noche y el timbre le indicaba que tenía una visita a la cual no esperaba, con la pesadez propia de quien ha tenido un mal día Wufei se levanta para abrir, topándose con la no muy grata presencia de Duo en su hogar, al menos por el momento no era nada grata, en la mañana su amigo le había propinado una de las bofetadas más doloras que hubiere recibido antes y no precisamente por la fuerza proporcionada, sino por el coraje con que la había recibido, por primera vez Duo se ponía en la difícil posición de defender a alguien por encima de su gran amistad, eso realmente dolía

¿Qué quieres aquí? ¿Pegarme de nuevo? – pregunta muy molesto, dejándolo pasar aunque no tenía deseos de verle, apenado y sin contestar Duo entra al departamento

No quiero que estemos enojados – dice de forma triste agachando un poco la cabeza

Fuiste tú quien me abofeteó... lo defendiste a pesar de lo que te ha hecho ¿y dónde queda todo lo que hemos pasado tú y yo? – apela con aún más enfado, Duo levanta la cabeza con ambas cejas fruncidas

¿Lo que hemos pasado? Wufei, nuestra amistad está ahí, no mezcles las cosas – contesta también un poco molesto, había ido a ver a su amigo para solucionar las cosas entre ellos, pero parecía que el de cabellos negros estaba más ardido de lo que pensaba

No estoy mezclando nada, ese hombre no merece que lo defiendas así, te utilizó – refuta bastante molesto dándole la espalda a Duo, el chico trenzado empuña con fuerza las manos

¡Es mi trabajo! – grita con furia saliendo de sus ojos unas lágrimas, Wufei se gira nuevamente hacia él con los ojos bien abiertos, estaba muy sorprendido

¡Soy un maldito acompañante! Y no importa si es bueno o no... Es lo que sé hacer – Duo se desahoga por completo soltando el llanto, Wufei se acerca a él y al mismo tiempo el trenzado se avienta a los brazos de su amigo

¿Cómo pude haber pensado que me tomaba en serio?... pero me dio tanto gusto que dijera que me recordaba, que dijera que me había estado buscando, que estaba desesperado por saber mi nombre... pero todo era mentira porque la quiere a ella, solo se burló de mí – Duo lloraba amargamente en los brazos de Wufei y éste más molesto que antes con ese idiota de Heero solo podía abrazar fuertemente a su amigo, tal vez su abrazo no le ayudaba mucho pero la próxima vez que viera a ese tipo iba a saber lo que era amar a Dios en tierra ajena, si había algo que Wufei no soportaba era que le hicieran daño a sus amigos, en especial a Duo



Después de la larga sesión Lady Une deja salir a sus empleados, ninguno sabía nada al respecto del robo de los contratos pero la mujer no estaba del todo satisfecha, aún faltaba interrogar a Wufei, Duo, Catherine y a los encargados de la limpieza que solamente iban durante el día, porque de ser alguien el ladrón debía de ser un empleado, jamás un cliente había entrado en el local más allá de lo permitido, además ni ella ni Treize eran sospechosos

Tuvo que ser alguien de confianza, Catherine incluso tiene las llaves del local y las de algunas puertas – comenta Lady a su primo pero Treize no queda del todo convencido

Catherine no pudo haber sido ¿cómo podría saber lo de la caja fuerte? – cuestiona de forma seria, el primo se jactaba de conocer ampliamente a la recepcionista con quien se llevaba bastante bien

Entonces uno de esos amiguitos – dice con sarcasmo

¿Cuáles amiguitos? – Treize mira confuso a la loca de su prima

¿Cómo cuales? El hetero, el gay y el bisexual – contesta de forma despectiva, Treize ya comprende que habla de Wufei, Quatre y Duo

Ellos no tienen acceso a ésta oficina, solo lo tienen Catherine, Hilde, los empleados de la limpieza y... – Treize hace una pausa grande y ambos primos voltean a verse

¡Leia! – dicen al mismo tiempo

Pero no la creo capaz – defiende Treize aunque dudando un poco, Lady comienza a reírse a carcajadas para disgusto de su primo

Tu ex esposa te ha sacado más dinero que Mónica Lewinsky a Bill Clinton, haría cualquier cosa para hacerte la vida de cuadritos – expone Lady burlescamente, sentándose después arriba del escritorio, Treize la mira dubitativamente

Pero ella está de viaje, además hace más de tres años que no se para por aquí, es absurdo – contesta ya un poco más confiado, Lady lo piensa por un tiempo más y también está de acuerdo en que ella no pudo haber sido

Mañana mismo interrogamos a Catherine, al bisexual y al otro que no se como se llama – dice Lady despreocupadamente, haciéndose el cabello hacia atrás, se sentía muy estresada

Se llama Wufei – aclara Treize pesadamente y suspirando, cuando su prima se ponía en esa actitud solía olvidar muchas cosas, sufría de una especie de personalidad dividida

Bueno, ese que te trae como menso, no sé que le ves pero ese es otro asunto... lo que me interesa ahora es saber quien nos traiciona y tú sabes bien querido primo que no perdono, así que si llegara a ser ese que te gusta, ni modo, sufrirá las consecuencias – sentencia firmemente, Treize la observa por varios minutos y un poco inquieto se retira, no creía al chino capaz de algo, así pero le preocupaba que de ser así la loca de su prima le fuese hacer algo extraño y violento



Después de haber llorado por mucho tiempo en brazos de Wufei, el trenzado se queda dormido en uno de los muebles de la sala, el de cabello negro le quita los zapatos y después lo tapa con una sábana

“¿Cómo puede él desecharte e irse con otra? Es el tipo más idiota que conozco... y eso que el tal Trowa Barton no es santo de mi devoción” – Wufei acaricia de forma tierna la mejilla de su amigo y con su habitual ceño fruncido camina hacia su habitación, pero antes de llegar a ella el timbre suena, por lo que se regresa antes de que suene por segunda vez y despierte a su amigo, su inesperada visita era Treize, cosa que no le viene en gracia para nada, por lo que deja a su jefe parado en la puerta

Siento estar aquí a estas horas pero... – por encima del hombro de Wufei, Treize alcanza a percibir que alguien duerme en el sillón del muchacho, quedándosele viendo a la figura

¿Con quién estás? – pregunta un poco molesto, Wufei entiende y gira un poco su cabeza hacia atrás, sonriendo cínicamente

Es mi amante ¿algún problema? – ampliando su sonrisa Wufei voltea a ver de nuevo a su jefe, lo que hace molestar aún más a Treize, el de ojos azules avienta a Wufei que le impedía el paso y entra sin permiso al departamento, el chino se molesta bastante por el atrevimiento mostrado y se acerca a él, Treize llega hasta el sillón y enseguida quita la sábana del cuerpo en el sofá para llevarse la sorpresa de que es Duo quien duerme

¿Tú y Duo son amantes? – pregunta bastante sorprendido, Wufei se queda un poco helado, no tenía pensado que su jefe entrara de esa forma y viera que se trataba de Duo, eso los podía poner en serios problemas, podían perder el trabajo, sabía muy bien las consecuencias pero no tenía de otra, quería a Treize lejos de él y tal vez aquella era la única forma de hacerlo

Sí – contesta un poco inseguro, la respuesta hace sentir a Treize un fuerte escalofrío por todo el cuerpo

No te creo – responde serio, mirando al chino fijamente a los ojos, Wufei le contesta la mirada aunque le resulta bastante difícil

No me importa si lo crees o no, Duo es mi amante – reitera de forma dura, Treize se molesta mucho y sin importarle la presencia del trenzado se acerca y toma con fuerza al de cabellos negros del brazo, lo jala hacia él y lo atrapa con su cuerpo, Wufei se sonroja por completo ante la acción y enseguida pone resistencia, pero Treize era mucho más fuerte

Mírame a los ojos y vuelve a decir que son amantes – ordena firmemente, Wufei desvía su mirada unos segundos y armándose de valor lo mira fijamente a los ojos

Somos amantes – confirma finalmente, poco a poco Treize suelta el brazo de Wufei y le da un pequeño empujón al chico, ambos se miraban a los ojos, el primo de Lady mira por último a Duo y se marcha molesto y decepcionado, al irse a Wufei le tiemblan las piernas y se deja caer de rodillas al suelo

“Esa mirada...” – por mucho que lo negara la mirada de Treize tenía un efecto que nunca antes una persona había tenido sobre él, Wufei estaba bastante confuso mientras que Duo dormía plácidamente, su rostro reflejaba tranquilidad



*********************



A las orillas del mar con las olas rompiendo en las rocas, bajo la brillante luz de la luna y las titilantes estrellas del firmamento Duo se encontraba parado en la más alta de las piedras, solo un poco del agua lograba llegar hasta ese punto, estaba solo, mirando hacia el horizonte, la fresca brisa marinera chocaba contra su rostro, de pronto la calidez de unos brazos que le rodean la cintura le hacen sonreír

Te amo – palabras dulces y sinceras dichas a su oído le hacen suspirar profundamente, al girarse se topa con unos hermosos ojos color azul cobalto, radiantes de ternura y amor, sin prisas ni pretensiones ambos cuerpos se acercan completamente y ambos chicos se entregan a un profundo y apasionado beso, la brisa fría del mar chocaba y se desvanecía contra sus cálidos cuerpos, el trenzado no podía sentir algo más hermoso que ese abrazo y ese beso, pero de repente un frío le invade por completo y poco a poco la cálida sensación del beso se desvanece, por lo que enseguida abre los ojos, su paraíso había desaparecido completamente, ahora ya no había mar, ni piedras, ni luna, ni estrellas, todo estaba cubierto de oscuridad, el cuerpo de Heero se veía a lo lejos, cada vez más distante, su corazón sentía un profundo frío

< Estoy acostumbrada a los jueguitos de Heero pero no me preocupo porque pronto se cansa > - Duo comienza a llorar cuando escucha el eco de las palabras de Relena y estirando su mano hacia Heero grita fuertemente su nombre



*********************



Duo despierta bastante agitado después de su horrible sueño, su cuerpo estaba prácticamente bañado en sudor, el reloj eléctrico que Wufei tenía en la sala indicaba que eran las tres de la mañana, ni siquiera se dio dado cuenta en que momento se había quedado dormido, solo recordaba haber llorado en brazos de su amigo

Que horrible pesadilla – cansado y afligido Duo se quita la sábana de encima y se levanta del sofá para ir al baño, todo estaba oscuro y al intentar caminar choca contra algo que lo hace caer fuertemente al suelo, se trataba de Wufei que se había quedado a dormir en el suelo junto al sofá donde dormía Duo, el trenzado se queda en el suelo sobándose el pie, el de cabello negro despierta enseguida y se levanta para prender la luz

¿Qué haces? – pregunta molesto, observando a su amigo que se sobaba el pie insistentemente

Mejor explica que haces durmiendo en el piso ¿qué no tienes cama? – responde con enojo, tratando de acostumbrar sus ojos a la luz del foco

Olvídalo... ¿qué haces despierto? –

Tuve un sueño espantoso –

¿Qué clase de sueño? – Wufei se acerca a Duo y ofrece su mano para que se levante

No importa, lo importante es que tomé una decisión – confiesa serenamente, a Wufei le extraña tanta seriedad mostrada por su pintoresco amigo y lo observa fijamente en espera de la explicación

Ni una lágrima más por ese maldito, y si intenta engatusarme de nuevo no me dejaré, sabrá lo que es desprecio – explica convincentemente, Wufei enarca una de sus cejas y niega repetidas veces, moviendo la cabeza mientras observa a su amigo, sin duda Duo no escarmentaba con nada.
Notas finales:
Continúa en Capítulo 10. Engaños

Muchas gracias por seguir leyendo :)
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios