¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
“Al fin, al fin ese chico estará nuevamente muy cerca de mí, podré tocarle, abrazarle, besarle y hacerlo mío como en aquella noche, esto es para mí como un sueño hecho realidad, desde que la chica me dijo que él ha aceptado ser mi acompañante mi corazón no ha dejado de latir rápidamente aunque por fuera sigo siendo el mismo saco frío. En estos momentos él se encuentra platicando con sus amigos, no sé qué les dice ni me importa, lo único que me importa en estos momentos es que por fin será mío, seguramente aún me recuerda como yo a él, le diré lo mucho que lo amo y lo he deseado durante estos dos años y al fin será mío, solo mío”

Duo se despide con una sonrisa de sus dos amigos, Quatre también muy amablemente le sonríe y le desea suerte mientras que Wufei solo se limitó a decirle – Cuídate – desde que había visto a ese hombre no le había simpatizado en absoluto y no confiaba en él. Duo seguía avanzando sin apartar su mirada de la mirada de Heero, se sentía completamente nervioso pero debía actuar con normalidad si quería parecer convincente delante de él, tan solo eran unos pasos los que separaban ambos cuerpos pero la distancia aún parecía inmensa, ese momento había sido deseado tanto para Heero como para Duo que todo parecía uno más de sus sueños, en ellos era el único lugar donde podían estar juntos, pero éste no era uno de esos muchos sueños, ésta era la realidad y ésta se encontraba a tan solo unos pasos

Buenas noches - dice Duo muy tranquilamente y sin apartar la sonrisa de sus labios, su mirada estaba enfocada hacia Heero pero dudaba en seguirla manteniendo, se sentía intimidado y ante Heero no se quería ver así, debía ser fuerte para así poder lograr su cometido, Duo estaba muy decepcionado de que Heero no lograra recordar su nombre cuando él nunca dejo de pensar en el suyo, Heero Yuy, el nombre de aquella persona que amaba y cuyo recuerdo a través de dos años se había mantenido como el de una noche anterior

Buenas noches, Shinigami ¿cierto? - Heero sonríe ligeramente mientras mira de forma penetrante a Duo, ni él mismo podía creer lo tranquilo que estaba, no quería mostrarle a esa persona frente a él lo débil que podía llegar a ser, sobre todo al tenerlo frente a frente como durante años deseó tenerlo

Pase por aquí, tomemos una mesa - no había contestado a la pregunta de Heero, se sentía molesto de que no recordara su nombre y su voz sonaba muy firme, esa actitud había desconcertado a Heero que no recordaba que ese muchacho fuera así, porque cuando lo conoció era muy dulce y amable, pero seguramente era así porque se encontraban en su lugar de trabajo por lo que sin más iba a proponerle que salieran de ahí, después de todo Lady, la dueña del lugar le había dicho que estaba permitido siempre y cuando los acompañantes estuvieran de acuerdo

¿No prefieres que... vayamos a otra parte? - pregunta Heero algo dudoso haciendo que Duo se detenga en seco pues ya se encontraba en camino hacia la mesa donde atendería a Heero, sin embargo él prefería que salieran del local ¿qué pretendía? ¿Acaso llevarlo a su Hotel como hace dos años? Sí, seguramente era eso, quería decir que a ese hombre lo único que le importaba era llevarlo a la cama, tal y como había sucedido hace dos años, y tal vez había estado engañado durante ese largo tiempo, tal vez en aquella ocasión también lo único que había buscado desde un principio era solo sexo

Sí - contesta más por instinto que por otra cosa, pues no se había permitido pensar siquiera en la respuesta, por lo que segundos después se reprocha mentalmente por su aquella, él debía ser fuerte y no sucumbir a las palabras de ese hombre como en aquella ocasión donde tampoco lo había pensado, Heero al oír su respuesta sonríe muy ampliamente y respira hondo, sintiéndose muy aliviado, por segundos había tenido el pavor de escuchar el contrario a la respuesta que el trenzado le había dado. Duo se da media vuelta quedando de frente a Heero nuevamente y le mira a los ojos, sintiéndose aún más nervioso que antes

Conozco un buen Hotel - sugiere Duo pero Heero niega con la cabeza ante la sugerencia de Duo quien se sorprende de aquella reacción

Ya estoy hospedado en uno - contesta Heero ampliando su sonrisa y acentuando aún más su mirada hacia el trenzado, él asiente con la cabeza tímidamente, siguiendo a Heero quien comienza a caminar hacia la entrada, al pasar por la recepción Catherine guiñe un ojo a Duo pero él no responde, estaba muy nervioso como para hacerlo. En la mesa donde estaban Wufei y Quatre al ver el primero que Duo seguía a Heero hacia la salida se pone de pie con la intención de seguirles y detener a su amigo, pero Quatre le sostiene un brazo haciéndolo voltear a verle, el rubio niega con la cabeza y Wufei vuelve a sentarse chistando la lengua con sus dientes y cruzándose de brazos mientras cierra los ojos, Quatre sonríe ampliamente, Wufei los cuidaba mucho tanto a él como a Duo aunque sus atenciones hacia el trenzado eran mayores.

La puerta del lugar vuelve a abrirse dejándose ver entrar por ella a un joven bastante apuesto, de altura considerablemente alta, el color de su piel era de un moreno claro y sus ojos eran por demás hermosos, el verde esmeralda era su color mientras que su cabello color castaño insistía en taparle uno de sus ojos, vestía un elegante traje, se veía que era todo un hombre de negocios, el recién llegado se dirige directamente hacia la recepción donde Catherine lo atiende con gran amabilidad, ese hombre ya era muy conocido por todos ahí ya que era cliente desde hace algún tiempo. Quatre le ve llegar y rápidamente se sienta más rectamente, acomodándose después su cabello, Wufei siente el movimiento y abre los ojos levantando el rostro y observando a Quatre con el semblante muy serio, Quatre también le mira y sonríe

Ya vino ¿cierto? - pregunta sin siquiera mirar hacia la entrada, la respuesta era más que obvia, Quatre sonríe aún más ampliamente y asiente con la cabeza muy feliz, Wufei en cambio mueve su cabeza a los lados en negativa y dejando de cruzar los brazos se pone de pie y camina hacia otra mesa con las manos en los bolsillos, en su caminar se cruza con Trowa a quien dirige una mirada fría entrecerrando los ojos para después seguir su camino, el recién llegado no hace mucho caso, solo le pasa de lado a Wufei y llegando hasta la mesa donde Quatre le esperaba, pronto una mesera llega y les toma la orden a ambos, para Quatre un martini seco mientras que Trowa pide un coñac en las rocas, momentos después llega la mesera con las respectivas órdenes y se aleja muy contenta al recibir de Trowa una buena propina

Hoy luces muy bien - dice Trowa mientas pasa delicadamente una mano por el cabello del rubio, quien sonríe coquetamente y bebe un poco de la copa que sostenía con su mano derecha

Definitivamente eres... muy encantador - contesta Quatre al halago de Trowa tomando después la aceituna que flotaba en el líquido de su copa y la coloca suavemente entre sus dientes, Trowa sonríe, acerca su rostro al del rubio y ambos se besan tiernamente. Wufei los observaba de lejos y con un gesto de desagrado se voltea hacia otro lado solo para ver que alguien a quien no deseaba ver se acerca a él, un hombre alto por demás apuesto, sus ojos color azul profundo contrastaban muy bien con su cabello color avellana, Wufei suspira y enfoca su mirada en la de aquel hombre que tan tranquilamente se acercaba a él y que al estar muy cerca de la mesa toma asiento sin siquiera preguntar si podía hacerlo, después de todo también era dueño del lugar

Hola Wufei - sonríe y después cruza su pierna sin dejar de mirar a Wufei quien se siente un poco enfadado, desde que había empezado su turno no había surgido ningún cliente, además la presencia de ese hombre no le agradaba en absoluto, estaba muy consciente de sus intenciones, sabía a la perfección que el primo de su jefa estaba interesado en él

Treize - dice mientras asiente con la cabeza cerrando después sus ojos sin prestarle más atención que solo contestar de forma tajante el amable saludo por parte de Treize, pero él no se inmuta ante esa reacción, estaba muy acostumbrado a la frialdad por parte del chino así que se queda ahí sentado mientras le mira con curiosidad, así podía pasarse el resto de la noche sin llegar a fastidiarse



Duo se detiene en seco cuando ve que Heero dobla en la calle donde él sabe que se encontraba el Hotel donde hacía dos años había ocurrido su primer encuentro en la intimidad, durante el trayecto hasta ahí no se habían dirigido la palabra, Heero estaba esperando hasta que llegaran a la habitación de Hotel para comenzar a decirle acerca de sus sentimientos, mientras que Duo permanecía en la expectativa de que Heero comenzara la conversación y así él no daría un paso en falso. Heero voltea hacia atrás cuando no escucha los pasos de Duo y se topa directamente con la mirada del trenzado que parecía perdida en algún pensamiento, cuando ve que Heero ha volteado comienza a caminar nuevamente, pero sin pasar de él, ya que no le convenía que él se diera cuenta que conocía perfectamente el camino, de esa forma llega a su lado para continuar

¿A dónde me llevas? - pregunta Duo muy serio, como si realmente no supiera hacia donde iban pero Heero no le contesta, solo sigue caminando y él resignadamente le sigue sintiéndose cada vez más nervioso, el nombre del Hotel por fin salta a la vista y por segundos Duo duda en seguir caminando, pero definitivamente era algo que tenía que hacer

Aquí - contesta Heero a la pregunta que Duo había hecho un par de cuadras atrás y el chico de ojos violetas frunce el ceño mirando fijamente a Heero con algo de molestia

¿A éste Hotelucho? - Heero ríe discretamente ante el comentario de Duo, hace dos años le había dicho que era un Hotel muy bonito y ahora le decía despectivamente Hotelucho, pero no estaba lejos de la realidad ya que más allá de un comentario sarcástico por parte de Duo ese se había convertido en un Hotel viejo y feo, había cambiado totalmente al igual que esa vieja ciudad y por lo que parecía, el joven trenzado también había cambiado. Ambos suben como en aquella ocasión, solo que ahora por las escaleras, ya que hace tiempo el servicio de elevador había desaparecido, el pasillo era el mismo y ambos lo recorren en silencio como la primera vez, a Duo los nervios le traicionaban tanto que casi era imposible controlarlos y seguir caminando, pero debía ser fuerte y mostrarse como una roca ante Heero, al llegar a la habitación que ahora ocupaba Heero éste la abre y enciende la luz, Duo se da cuenta que también las habitaciones ahora están feas y en lugar de sentir nostalgia por lo sucedido hace dos años siente pena, no solo por el estado en que ahora se encontraba el Hotel sino por el estado en que había caído Heero, el trenzado cierra la puerta tras entrar y se queda tímidamente parado a la entrada, Heero le mira y sonríe

¿No te quieres sentar? - le pregunta mientras deshace un poco el nudo de su corbata, Duo pasa saliva y asiente con la cabeza sin emitir sonido, camina hacia la cama y se sienta ahí, los sucesos parecían ser los mismos que hace dos años, pero con algunos respectivos cambios

¿Lady te contó como se maneja Monsieur? - pregunta con algo de timidez desviando su mirada, ya que Heero comenzaba a quitarse el abrigo y a quitar por completo la corbata

Si - contesta tajantemente y después se acerca a Duo, poniéndolo al borde de un ataque de nervios, por lo que sin pensar se pone rápidamente de pie y camina hacia la ventana, la cual no estaba cubierta por cortina alguna, podía verse claramente el reglejo de ambos, Heero sonríe y se acerca a Duo quedando muy cerca de él, Duo siente el pecho de Heero contra su espalda y un escalofrío invade su cuerpo, después siente las manos en sus hombros y el aliento cerca de su nuca

¿Por qué estas nervioso? ¿Acaso no es esto lo que siempre haces con tus clientes? - cuestiona con un tono de suspicacia en sus palabras, Duo abre sus ojos enormemente y niega con la cabeza mientras trata que sus palabras puedan salir

Pocas veces... acepto tratos sexuales - contesta Duo muy nervioso y Heero se molesta ante la respuesta, alejándose por completo del trenzado, esperaba que su respuesta fuera que nunca antes había aceptado un trato fuera del lugar pero no era así, aunque fueran pocas las veces Duo ya había sido de otros hombres

¿Cómo se siente ser un sexo servidor? - cuestiona muy fríamente haciendo que Duo se moleste por completo, dándose media vuelta para enfrentar con su mirada la mirada que Heero le dirigía a él, se podía notar una clara hostilidad en el ambiente

¡Yo no soy un prostituto! - se defiende totalmente enojado haciendo que Heero se sorprenda mucho y nuevamente se acerque a él, Duo da un par de pasos atrás cuando le ve acercarse y se pone muy nervioso ante la determinación en los pasos de Heero

Dime a cuantos te has entregado - toma su brazo derecho con fuerza atrayendo el cuerpo hacia el suyo, Duo le mira un poco asustado a los ojos, permaneciendo callado algunos segundos

No te importa - es todo lo que le contesta pero muy firmemente, Heero le mira con frialdad y entonces atrayendo su cuerpo más al suyo logra aprisionar sus labios con los del trenzado, quien se sorprende por la acción abriendo considerablemente sus ojos y permaneciendo estático por algunos segundos, instintivamente sus ojos comienzan a cerrarse y corresponde el beso de Heero, al principio tímidamente para después profundizarlo, atrayéndolo más, sujetando con firmeza su nuca, el beso poco a poco se va haciendo más apasionado, Heero lleva a Duo hasta la cama con pasos lentos y logra acostarlo lentamente en la cama, cayendo enseguida sobre él de forma suave, la falta de aire les obliga a abandonar el beso, mirándose ambos a los ojos, en las mejillas de Duo se notaba un sonrojo demasiado perceptible y Heero sonríe apartando después algunos cabellos que caen sobre su frente e intenta besarle nuevamente, pero Duo coloca dos dedos sobre los labios de Heero y aleja su rostro del suyo

Espera - dice Duo mientras intenta levantarse pero el peso de Heero era mucho para él, ya que no tenía muchas fuerzas después de ese apasionado beso que casi lo deja sin aliento, pero Heero lo comprende y se levanta, Duo se pone de pie y muy ruborizado mira a Heero a los ojos

¿Qué pasa? - pregunta un poco molesto

Supongo que tienes condones ¿no? porque yo no lo hago sin protección, es algo que siempre nos dice Lady - se excusa Duo haciendo que Heero sonría ampliamente y asienta con la cabeza, para después acercarse a él con la intención de continuar con lo que habían comenzado

Además... no hemos hablado de la paga - se apresura a decir Duo, sabía que con eso haría que Heero se detuviera, ya que él no quería caer en sus brazos nuevamente, debía sacrificarse en pro de su venganza, y en efecto Heero se detiene, volviendo a ponerse serio, si hacía suyo a Duo nuevamente aquella noche era como pagarle a cualquier prostituto, y él no quería eso, quería que fuera como en aquella ocasión hace dos años, que tuvieran sexo porque realmente era lo que querían ambos y no porque uno le fuera a pagar al otro

No puedo, no es como aquella vez - dice casi en un susurro y Duo suspira aliviado de que por fin se detuviera, aunque una parte de él estaba decepcionada, quería muy desde el fondo de su corazón volver a entregarse al chico

¿Aquella vez? - pregunta mostrándose curioso, sin embargo sabía muy bien a que se refería, Heero voltea a verle rápidamente y muy sorprendido ¿Acaso no recordaba lo de aquella vez? Estaba confundido, desde el principio había dejado asentado que ese joven le recordaba, pero ahora eso estaba en tela de juicio

Si, en éste mismo Hotel, tú y yo - responde mientras se acerca a él, Duo finge que no entiende de que habla y lo mira con extrañeza, sonriendo un poco sarcástico

Pero si es la primera vez que vengo a éste Hotelucho - responde llevándose ambas manos atrás de su nuca y sonriendo desenfadadamente mientras se acerca a la cama y se sienta, evitando así a Heero quien comenzaba a acercársele

¿No recuerdas acaso? fue hace dos años - explica Heero a un Duo que no paraba de sonreír y mirarle con burla mientras él estaba más que sorprendido

¿Estás loco? es la primera vez que te veo -

¡Mentira! nos conocimos en un bar - contesta algo molesto y acercándose ahora hacia la cama donde se hinca frente a Duo, colocando su mano derecha sobre una rodilla de éste

No es cierto, yo no frecuento bares, en el club tenemos buenas bebidas - trata de explicarse pero las palabras no salían con mucha inteligencia, no sabía que excusas darle al chico para que no lo descubriera en su mentira

Claro que sí, te llevé a mi cuarto de Hotel y... lo hicimos - dice algo confundido y sin mirar a Duo a la cara, él se sentía mal de ver a Heero así, pero debía seguir con su plan inicial y no ceder

Lo siento, de habernos acostado te recordaría, no son muchos con los que he estado ¿sabes? - confiesa tranquilamente, pasando la mano por su cabello mientras hace la cabeza hacia atrás y mirando a Heero de reojo, en sus ojos se notaba una gran confusión y sin duda también mucha desilusión. Se miran de frente

Entonces no lo recuerdas - la voz de Heero suena casi imperceptible y Duo no alcanza a entender bien lo que dice, Heero se pone de pie poco a poco, su mirada ensombrecida y tapada por los mechones de cabello que tenía al frente, ya que su cabeza estaba ligeramente hacia delante, comienza a caminar hacia la ventana donde permanece dándole la espalda a Duo, quien se pone de pie y camina hacia él

Vete por favor - Duo se detiene al escuchar la petición de Heero y bajando su mirada asiente con la cabeza aunque Heero no pudiera ver su afirmación, camina hacia la puerta y ahí se detiene

¿No vas a pagarme? - pregunta Duo muy tranquilamente, aunque no habían hecho nada, él había perdido su tiempo y ese era muy valioso

Agarra de mi cartera lo que creas conveniente - responde muy fríamente, Duo voltea hacia la cómoda que está cerca del televisor y ahí está la cartera de Heero, se acerca y la agarra, la abre y ve que dentro hay algunos billetes al igual que algunas tarjetas de crédito y una que otra credencial, el trenzado sonríe y cierra la cartera sin agarrar dinero, se da media vuelta y camina hacia la puerta, la cual abre quedándose algunos segundos ahí

Cuando quieras seré tu acompañante nuevamente - dice muy solemnemente y después sale de ahí cerrando la puerta tras de sí, Heero muy triste se deja caer al suelo de rodillas cuando escucha que la puerta se cierra, no llora pero eso no hacía de su dolor algo menor, había tenido la creencia de que ese joven aún le recordaba. Duo camina por el pasillo del Hotel algo feliz, al menos Heero le recordaba aunque se hubiese olvidado en especial de su nombre, pero que importaba por el momento, ya después le haría ver que él también le recordaba y que se había enamorado, pero antes debía darle un pequeño escarmiento, nadie dormía con él sin recordarle, al menos eso ya lo tenía comprobado, aunque faltara el detalle de su nombre



En casa de los hermanos Peacecraft, Relena estaba muy pensativa, seguramente en esos momentos Heero estaba con el joven de sus sueños y ahora su mayor anhelo había sido alcanzado, pero ella ignoraba por completo que Heero no la estaba pasando del todo bien. Los pensamientos de la chica son interrumpidos cuando escucha ruidos a la entrada de la casa y rápidamente se encamina hacia allá, encontrándose a su hermano que vestía muy galante y portaba además un paraguas en la mano, se notaba que iba a salir a un buen sitio y que además iba a tardar, pues el paraguas indicaba que iba muy precavido para una posible lluvia en aquellos tiempos cuyo clima era muy lluvioso, él no se esperaba que Relena descubriera que tenía intenciones de salir puesto que a esas horas de la noche la creía dormida, ella le mira muy sorprendida

Hermano ¿A dónde vas tan guapo y a estas horas? - pregunta muy interesada en conocer la respuesta, su hermano no era de esos hombres que gustaban de salir a pasear, él en cambio la mira serio y abre después la puerta

Hermanita, es algo que no te interesa - responde sonriendo muy ligeramente y con algo de burla, Relena le mira seriamente y entrecerrando los ojos, se da media vuelta y se va rumbo a su habitación, Milliardo sonríe aún más y cerrando la puerta se marcha por fin, sube a su automóvil el cual había permanecido estacionado en su cochera y sale muy a prisa rumbo a un lugar que le habían recomendado mucho, se sabía que en ese lugar había muchas bellezas tanto masculinas como femeninas y el cual se había hecho muy famoso en los últimos meses, era un lugar de gran prestigio y no una sucia y vulgar casa de burlesque como muchos le decían a dicho lugar, Monsieur era su nombre.



Un hombre entra al lugar y es recibido por Catherine, la chica se mostraba muy amable con él como lo hacía con todos los clientes, pero él no parecía normal, ocultaba parte de su rostro con una máscara, aunque había detalles que hacían saber que se trataba de un hombre bastante apuesto ya que su voz sonaba muy hermosa y varonil, su cabello color platinado cuyo largo sobrepasaba la cadera le daban un toque por demás sexy, Catherine no podía articular palabras como solía hacerlo, ese hombre sí que tenía una gran presencia

¿Puedo... ayudarle? - pregunta dificultosamente y no apartando la vista de él

Busco compañía, hombre o mujer, es igual - responde muy seriamente pero con una voz sexy que hace estremecer a Catherine hasta la más lejana de sus células

Tengo disponibles a solo dos personas - responde ella con un poco de nervios, ese hombre causaba sensaciones extrañas en ella aunque no era muy anormal ya que le pasaba seguido con los clientes que llegaban a ese lugar

Quiero verlos ¿dónde están? - demanda el hombre con aún más seriedad, era muy selectivo y quería comprobar si lo que decían de ese lugar era cierto o no

La chica de allá, su seudónimo aquí es Aries - dice Catherine señalando a una mujer muy atractiva, de cuerpo delgado y cabellos cortos color azul oscuro

Y aquel joven de esa mesa, su nombre aquí es Nataku - señala a Wufei quien aún estaba sentado en la misma mesa con Treize, habían logrado algunas conversaciones pequeñas pero nada relevante, el hombre recién llegado mira a ambos y se sorprende de lo atractivos que son, la chica se veía realmente exquisita pero su último amante había sido mujer, necesitaba ahora algo distinto y ese hombre si que lo era, además de ser atractivo se notaba que era extranjero, algo totalmente nuevo y exótico para él, el hombre sonríe y señala a Wufei haciendo que Catherine se sorprenda

Lamento decirle que él no acepta a hombres de clientes - explica muy preocupada, ahora se arrepentía de haberle dicho que estaba disponible, pero es que jamás creyó que ese hombre lo fuera a escoger

¿Y ese que está con él? - pregunta señalando a Treize

El no es acompañante señor - le responde sonriendo un poco

No lo decía por eso ¿Qué hace con él? usted dijo que no acepta clientes varones - dice un poco molesto, Catherine está a punto de contestarle cuando Lady Une hace su aparición, la recepcionista suspira aliviada y deja todo en manos de su jefa quien invita al hombre a sentarse con ella para explicarle algunas cosas del lugar, tal como lo había hecho con Heero

Buenas noches estimado ¿señor...? - Lady estira su mano esperando de aquel hombre solo un apretón de manos

Zechs Merquise, mucho gusto - le responde besando galantemente la mano derecha de la mujer, ella sonríe y se ruboriza ante la acción, después llama a la mesera y pide una bebida invitando después a Zechs a que también lo haga y así comienza por explicarle todo lo referente al lugar, incluyendo lo que a Heero no le había dicho para evitarle a ese hombre la molestia de leer los folletos

En otra de las mesas se encontraban aún Trowa y Quatre, se besaban tierna y lentamente jugando sutilmente sus lenguas, sus respiraciones estaban notablemente agitadas, una de las manos de Trowa comienza a subir desde la rodilla del rubio hasta posarse en su cadera, Quatre ahoga un gemido en su garganta separando sus labios de los de Trowa, ambos se miran a los ojos y se sonríen

¿Qué pasa? - pregunta casi a su oído haciendo que el rubio se estremezca casi por completo, a pesar de que había estado con Trowa en varias ocasiones era como si cada movimiento del chico fuera el primero

Vámonos a otro lugar - le dice pícaramente y Trowa asiente, separándose un poco de Quatre y tomándolo de la mano para ayudarle a levantarse, desde hace algún tiempo que eran cliente-acompañante, sin embargo habían roto una de las reglas del local “No involucrarse sentimentalmente”, y es que de ser así el cliente perdía la categoría de tal y debía de verse con el acompañante en las horas que no eran de su turno de trabajo, tal y como si fuera una relación normal de pareja, la relación de Trowa y Quatre era desconocida para Lady Une ya que de enterarse ella podía despedir a Quatre o impedirle a Trowa que contratara al rubio, por eso ese asunto solo lo sabían Duo, Wufei y también Treize, quien siempre procuraba ayudar a los tres amigos, y no tanto por Duo y Quatre sino por Wufei de quien se sentía locamente enamorado, sin embargo a pesar de todo eso Quatre y Trowa no hablaban de sus sentimientos, Trowa sabía las consecuencias y Quatre además de tener el mismo motivo que Trowa él no se atrevía a aceptar sus sentimientos por el moreno, nunca antes se había enamorado y no quería que por esa causa fuera a perder su trabajo



Lady Une termina de explicarle a Zechs todo lo referente a los manejos de acompañantes en ese club y ambos se despiden muy cordialmente, Zechs nuevamente se dirige a la recepción donde Catherine se encontraba limándose las uñas, la chica ve al cliente acercarse y avienta la lima, sentándose derecha y observándole muy coquetamente

Ya me han explicado todo ¿Crees que haya alguna forma de convencer a ese joven que me acepte? - pregunta ya no mostrándose tan serio como antes

No, usted se ha fijado en el más obstinado de nuestros acompañantes - la chica sonríe muy ampliamente y después emite una risa divertida, recordando la gran cantidad de rechazos que el chino había hecho en el pasado

Ya veo, gracias - muy decepcionado se da media vuelta para mejor salir del lugar cuando siente que alguien le agarra con firmeza del brazo, él voltea y frente a él una mujer muy guapa le miraba directamente, se trataba de esa chica a la que Catherine había llamado Aries, si que era muy atractiva pero él en esos momentos no sentía ganas de un acompañante del sexo femenino

¿Tan pronto te vas? - pregunta muy coquetamente y mirándole de forma seductora, él mira a la chica de pies a cabeza y sonríe, definitivamente ese lugar tenía lo mejor de lo mejor

Así es - responde tajantemente, tomando la mano de la chica y quitándola de su brazo, la mujer se sorprende y deja de sonreír, Zechs se da media vuelta con la intención de salir de una vez del local cuando ve entrar al club a un joven muy apuesto de largo cabello castaño sujeto por una trenza y los ojos de un color violeta muy hermoso, se queda totalmente petrificado ante la aparición, Duo le mira también y se sorprende de ver a alguien así pues Zechs traía puesta esa máscara y no puede evitar sonreír con un poco de burla, Catherine se da cuenta de la reacción de Zechs al ver a Duo y rápidamente se pone de pie

¡El también es acompañante! - se apresura a decir ya que su sueldo dependía mucho de las ganancias de cada noche y no era bueno dejar escapar a un cliente que se veía de buena posición financiera

Perfecto - dice Zechs mirando más intensamente a Duo quien no se da cuenta de esa mirada, ya que la máscara no permitía ver sus ojos

¿Qué pasa? - pregunta Duo algo confundido dirigiéndose a Catherine, ella se acerca a él y lo jala del brazo hacia otra parte donde no los puedan oír, pero no retirándose demasiado por lo que aún estaban a la vista

Tienes que aceptarlo Duo, él no quiso a Noin y se fijo en Wufei, pero ya sabes que él es un caso perdido tratándose de hombres - explica con voz tenue, Duo asiente con la cabeza y sonríe colocando una mano en el hombro de la chica

Esta bien, acepto ser su acompañante, pero me debes una ya que no me siento de humor para aceptar a otro cliente - la chica mueve su cabeza en afirmativa ante las palabras de Duo y le da un beso en la mejilla

Gracias, eres un pan de Dios - dice la chica muy sarcásticamente, él levanta una ceja y sonríe, ambos caminan nuevamente hacia donde estaban Zechs y una Aries que aún no creía que ese hombre la hubiese rechazado, Duo sonríe al hombre y señala una de las mesas

Por aquí - el trenzado comienza a caminar hacia la mesa señalada y Zechs le sigue muy contento de que haya aceptado, ambos toman asiento y Duo llama a una mesera para que les tome una orden, la chica llega y después de tomarles la orden rápidamente lleva las bebidas, Zechs le da una propina bastante atractiva y la chica muy feliz se retira, era la segunda propina generosa de la noche

Que hermoso eres - le comenta Zechs a Duo quien no se sorprende ya que era muy frecuente recibir ese tipo de halagos, ya estaba acostumbrado, Duo sonríe y se acerca aún más a Zechs

Seguro que si te quitas la máscara también lo eres - susurra en su oído haciendo que Zechs se muerda el labio inferior al sentir el aliento del joven y después intenta besarle, pero audazmente Duo se quita y sonriéndole bebe un poco de su copa

¿Y cómo te llaman por aquí? - pregunta mirándolo fijamente y también bebiendo un poco, no iba a insistir en besarlo ya que a los acompañantes no les obligaba a ninguna acción romántica con el cliente, si ésta surgía en el transcurso del tiempo que estuvieran juntos era por decisión del acompañante

Shinigami - responde guiñándole un ojo y apoyando después su cabeza en el pecho del hombre, quien lo sujeta con firmeza del hombro, algo que le gustaba a Duo era provocar a sus clientes y después retractarse, era para él como un juego de seducción

¿Y tú nombre? - pregunta llevando su mano derecha al pecho del hombre y jugando en él su dedo índice

Zechs Merquise - responde sonriendo a las cosquillas que Duo hacía en su pecho y comenzando a acariciar su rostro, Duo se deja solo un par de segundos pues después levanta su cabeza del pecho de Zechs y también quita su mano, Zechs sonríe muy ampliamente, ese chico estaba jugando con él y a él le gustaba mucho ese juego

Y supongo que tampoco es tu verdadero nombre - dice mirándolo coquetamente, Zechs se sorprende un poco y le mira muy curioso

¿Cómo lo supiste? - pregunta con un tono de asombro

Porque entonces no tendría caso llevar una máscara si de todos modos vas a decir tu nombre verdadero - responde con mucha seguridad en sus palabras y Zechs sonríe, no hacía falta ser un genio para darse cuenta de eso

¿Sabes? me encantas ¿hay posibilidad de que aceptes irte conmigo a otro lugar? - toma su larga cabellera y huele suavemente la punta de su trenza, Duo no se sorprende de la proposición ya que el 99% de sus clientes siempre terminaba preguntándole ese tipo de cosas, el trenzado sonríe y de nuevo se acerca peligrosamente a Zechs, quedando sus rostros muy cerca, sus narices se tocaban levemente y el hombre de la máscara cierra sus ojos creyendo que Duo va a besarlo, pero él solamente rosa levemente sus labios con los de Zechs y se retira sonriendo con un gesto de triunfo, nuevamente ese hombre había caído

¿Eso es un sí? - pregunta al tiempo en que abre sus ojos y lo mira firmemente

Fue un no - le responde no borrando su sonrisa pero en cambio Zechs se pone muy serio

¿Por qué? - estaba algo confundido, estaba casi seguro que el joven de la trenza le diría que sí, se notaba que era esa clase de persona, lo había deducido al notar que coqueteaba mucho

Solo soy un acompañante, le pertenezco a otro - contesta un poco serio y mirándolo con firmeza para después volver a beber de la copa frente a él

Pero tu trabajo es... - Zechs quiere hacerle ver a Duo que parte de su trabajo es aceptar ese tipo de proposiciones pero es interrumpido rápidamente por el trenzado

No es parte del trabajo acostarse con el cliente, por algo eso se lleva a cabo fuera del lugar y bajo la total responsabilidad del acompañante - Zechs se sorprende de la determinación y seriedad del joven al expresarse y sonríe, ahora le gustaba más porque no era un chico fácil

Lo siento, no quise ofenderte - se disculpa tomando una de las manos de Duo y besándola cortésmente, Duo vuelve a sonreír y se acerca de nuevo a Zechs, ésta vez con total intención de besarlo. Ambos comienzan a besarse y desde otra mesa Wufei los observaba, no siempre Duo se permitía que lo besaran, sobre todo tratándose de clientes que nunca antes habían pisado el lugar, pero ésta vez lo estaba haciendo y eso no hacía feliz a Wufei. En la otra mesa Duo aparta sutilmente a Zechs después del beso y le sonríe ampliamente

Ya terminó tu tiempo, eso fue extra - le dice colocando su dedo índice en los labios de Zechs y éste sonríe muy complacido, definitivamente iba a regresar a ese lugar, así que se pone de pie y despidiéndose de Duo comienza a caminar hacia la puerta, al pasar por la mesa donde estaba Wufei nota que éste le mira no muy amistoso y se detiene, mirándolo fijamente

Hasta pronto - dice Zechs sonriendo y retomando después su camino hacia la entrada, al verlo salir totalmente del lugar Wufei se pone de pie abandonado en esa mesa la copa que bebía y la cual ya no contaba con la presencia de Treize y se dirige a la mesa donde estaba Duo, el trenzado terminaba de beber su copa cuando ve que llega Wufei y se sienta, deja la copa ya vacía sobre la mesa y sonríe a su amigo que no se mostraba muy feliz

¿Qué pasa Wu-sama? - pregunta irónico al ver la expresión de su amigo, se notaba que no estaba de muy buen humor

¿Qué pasa? en primera te vas con ese tipo a quién sabe dónde y regresas para comportarte como un gato mimoso con otro, por si fuera poco Quatre lleva casi tres horas fuera con ese tal Trowa y encima Treize me acompañó casi todo el tiempo con sus insinuaciones de lo mucho que le gusto, ¡Ah! además solo he pillado dos clientas - Duo miraba asombrado a su amigo mientras hablaba, difícilmente Wufei se desahogaba de esa forma y eso le parecía por demás curioso, su amigo no era un hombre de muchas palabras así que sin más comienza a reír haciendo que Wufei se moleste un poco más

No es gracioso - dice muy enfadado y cruzándose de brazos pero Duo no deja de reír

Tranquilo, ya sabes que para Quatre y para mí solo existes tú - comenta sarcásticamente depositando después en la mejilla de Wufei un beso, él se sonroja mucho y se molesta aún más por la broma de su amigo, pero eso hace reír más a Duo. Momentos después en que Duo había dejado de reír llega Quatre con la mirada casi perdida, cada vez que regresaba de con Trowa se le veía más feliz que de costumbre, sus amigos le miran fijamente y Duo sonriendo muy ampliamente jala a Quatre del brazo, haciéndolo sentarse

Amigo, que cara de relajado traes - comenta pícaramente haciendo que Quatre se sonroje hasta las orejas

¿Se nota mucho? - pregunta con timidez y tanto él como Duo comienzan a reírse en complicidad, pero a Wufei no le parecía gracioso, el rubio que estaba sentado en medio de los dos recarga su cabeza en el hombro de Wufei

No te enfades - le dice tiernamente tratando de animarlo pero Wufei solo se pone más serio que antes

Lo único que no quiero es que alguien te haga daño, tampoco a Duo - explica con una ligera sonrisa, Quatre se levanta y también sonríe ante las palabras de Wufei, él los quería mucho, los consideraba como parte de su familia ya que al igual que Duo la había perdido hace tiempo, Quatre en cambio aún tenía a su padre y sus hermanas pero vivían muy lejos, Quatre se había ido de casa a buscar un trabajo que le diera una buena paga ya que su familia se había ido a la quiebra, siendo anteriormente dueños de una cuantiosa fortuna, ahora él ayudaba al sustento de su familia desde esa ciudad y cada mes les enviaba una gran parte de su sueldo, el caso de Duo era muy diferente ya que él nunca había conocido a su familia, había crecido en un pequeño orfanato hasta los doce años cuando lo abandonó para independizarse, había tenido pequeños trabajos que apenas le daban para sobrevivir hasta que un día conoció a Lady Une quien al percatarse de su particular belleza lo había invitado a trabajar en el pequeño club que había abierto junto con su primo, Wufei en cambio tenía a su familia en otro país, se había marchado inconforme con un matrimonio arreglado que habían acordado los padres de ambos sin el consentimiento de ninguno, en sí aún tenía a su familia pero nunca se habían llevado bien por lo que se le consideraba un exiliado, aunque quisiera regresar su familia ya no lo quería de regreso. Desde hace tiempo los tres eran amigos, casi se podría decir que hermanos y se cuidaban mutuamente, solo que a veces Wufei exageraba en sus cuidados y solía tener la mayor de las veces un mal carácter.
Notas finales:
Continúa en capítulo 6: Celos

^__^ Muchas gracias por seguir ésta historia, si me quieren dejar reviews son bienvenidos b29;
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios