¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Después de haberlo dejado entrar, Treize espera el momento oportuno para hablar con Wufei, éste parecía muy entretenido bebiendo su séptima copa de Ron por lo que no le presta atención hasta que da el último trago, entonces mira hacia su jefe



¿Viniste a verme o qué? Creí que querías hablar – dice molesto dejando la copa a un lado de él, sobre el sillón



Ya sé que tú y Duo no son amantes – los ojos de Wufei se saltan cuando escucha a Treize y enseguida se pone de pie señalándolo



Mentiroso – dice en voz alta



Me lo dijo Quatre – confiesa con una sonrisa, Wufei inclina un poco la cabeza hacia la izquierda y después molesto se truena los dedos de una mano



Ese traidor – refunfuña entre dientes siendo escuchado por Treize quien se pone enseguida de pie, estaba contento



Es cierto, tú y él no son... -



Eso no cambia nada – antes que Treize de un paso hacia él, Wufei lo mira fríamente a los ojos, enseguida Treize se desconcierta



¿Qué? -



Es cierto que no somos amantes, pero eso no quiere decir que yo vaya a salir contigo – sentencia firmemente, eso hace entristecer a Treize pero también lo hace enojar



No me gustan los hombres – remata duramente, para su jefe era como una punzada en el estómago, pero algo le decía fuertemente que Wufei se mentía así mismo



¿Eso crees? – sonriendo con malicia Treize se acerca a Wufei e intenta sujetarlo de la cintura para atraerlo hacia él, pero el chino rápidamente reacciona alejándose de él, dando pasos hacia atrás



No te atrevas – para Treize aquello era un reto en lugar de ser una amenaza, sabía que había algo en Wufei que no era lo que él decía, había tensión sexual hacia su parte, lo había notado y estaba dispuesto a sacarle provecho



¿A qué le temes Wufei? No serás menos hombre ¿lo sabes no? – completamente sonrojado, nuevamente Wufei abre los ojos ampliamente, no reacciona sino hasta un par de segundos después, enojado se acerca a la puerta y rápidamente la abre



Vete ahora mismo – ordena firmemente, nuevamente Treize sonríe y comienza a acercarse lentamente hacia el chico, Wufei se veía nervioso



Te prometo que no te sentirás como una mujer – a pesar de la malicia en sus palabras, los ojos de Treize se mostraban cariñosos, sin embargo sus palabras ponen muy molesto a Wufei, su corazón latía fuertemente. Por fin Treize llega hasta donde se encuentra el chino sin recibir respuesta a su anterior comentario, Wufei tenía la mano sobre el picaporte de la puerta y Treize coloca la suya sobre ella, lo mira a los ojos y la aparta, nervioso, Wufei no sabía como reaccionar



Habrá diferencias... muchas... pero te gustará – poco a poco, como si tanteara la situación, se va acercando un poco más, sus cuerpos estaban cerca al igual que sus rostros, de un empujón cierra la puerta e intenta arrinconarlo en la pared, pero entonces por fin Wufei reacciona colocando ambas manos sobre su pecho y lo empuja



Me moriría del asco – dice molesto, frunciendo las cejas



Vamos, solo es cuestión de dejarte llevar – Wufei no podía creer que su jefe estuviera tratando de seducirlo, supuestamente quería hablar con él y ahora parecía que quería apoderarse de su cuerpo, sin darse cuenta la piel se le había erizado. Treize estaba cerca de su cuerpo y sin darse cuenta estaba por besarlo, su mano derecha estaba sobre su barbilla y ligeramente la levanta para que sus ojos estuvieran fijos en los suyos, debido al licor su vista se nubla ligeramente, el aliento de Treize podía sentirse en su boca, era como si estuviera hechizado. Pero antes de sentir sus labios sobre los suyos reacciona, no podía dejarse llevar por el licor y la seducción



No – suspira levemente y sujeta la camisa de Treize, éste aún sostenía su barbilla y a pesar del agarre sigue en su intento, usando más fuerza en su mano derecha intenta mantener el rostro de Wufei frente al suyo, pero el chino pone resistencia moviéndolo hacia un lado mientras lo mira fijamente, por momentos forcejean sin que ninguno logre su cometido, ni Wufei se libera ni Treize logra besarlo



La desesperación se apodera del chino al encontrarse en desventaja y cerrando levemente sus ojos entreabre la boca para reclamarle, pero Treize no puede soportarlo más y apretándose contra el cuerpo del chico logra apoderarse de sus labios, introduciéndose salvajemente en su boca, los ojos de Wufei se abren ampliamente al sentir aquella lengua invadiéndole y aquellos labios tocar los suyos, era distinto a aquel beso dado dentro del automóvil, éste beso le decía que no pensaba parar hasta obtener lo deseado



Desesperado cierra sus ojos y aprieta con más fuerza la camisa de Treize para empujarlo, pero el cuerpo de Treize se aprisionaba duramente contra el suyo, le sujeta las manos y con violencia las aparta de la prenda, colocándolas sobre la pared, Wufei ve perdida esa batalla y deja de oponer resistencia, pero aun así no contesta aquel beso. Por fin deja Treize sus labios y lo mira, Wufei aún tenía los ojos cerrados, poco a poco los abre, su mirada estaba como perdida pero mirándolo fijamente a los suyos



Viólame – murmura agitadamente, Treize se sorprende de la petición y lo mira boquiabierto



¿Qué dices? – pregunta desconcertado, soltando poco a poco sus manos



Viólame, maltrátame, dame un motivo, uno solo... un solo motivo para odiarte, necesito odiarte ¡quiero odiarte! – sintiéndose vencido agacha la cabeza y la apoya en el pecho de su jefe mientras comienza a sollozar, Treize se conmueve por ello y sonríe, besándolo después sobre los cabellos



Debes aceptarlo, es todo, te lo dije antes, no dejarás de ser un hombre y no te sentirás como una mujer – lentamente aparta su cabeza del pecho de Treize y lo mira avergonzado



¡Demonios! – resignado y de manera impulsiva se cuelga de su cuello con una sola mano y coloca sus labios sobre los de él, besándose correspondidamente por primera vez



Basta de dramas – se reprende así mismo levantando su cabeza y secándose las lágrimas que había derramado durante más de media hora, seguía tirado en el suelo de aquel callejón



Hice lo correcto, él formará su familia y yo debo continuar mi vida – no estaba muy convencido de su decisión pero por el momento seguía empecinado en esa idea, tratando de engañarse así mismo sonríe y se pone de pie, dispuesto a regresar a la casa de citas y continuar con su trabajo, su vida no debía girar en torno a Heero, por lo menos debía convencerse él.



Durante el trayecto canturrea cualquier canción con tal de no pensar en Heero, pero sus tontas farsas solo lo estaban lastimando más, porque en realidad lo que pasaba por su mente era que ojalá esa chica llamada Relena no existiera.



Cuando llega a Monsieur, Catherine se aguanta las ganas de preguntarle como le había ido con Heero, porque era sabido muy bien que siempre terminaba en fracaso total, tampoco Duo quería hablar del tema, aunque muy seguramente Quatre preguntaría



Ven acá enseguida – dice Quatre con picardía mirando a su amigo, él ya se dirigía hacia la mesa donde estaba el rubio, pero apresura el paso con resignación



¿Qué quieres? – pregunta fastidiado



¿Como qué? Siéntate y cuéntame – contesta sonriendo con malicia



¿Te contaron algo? Estás raro – dice mientras toma asiento sin dejar de mirar a su amigo



Pues que hubo una pelea y que te fuiste con un cliente al Hotel ¿hicieron cochinadas? – completamente sonrojado Duo mira con molestia a Quatre que no dejaba de sonreír



¡Define cochinada! Y deja de sonreír como idiota – reprocha avergonzado, el rubio ríe divertido y agarrando su copa la extiende hacia el trenzado, él la agarra y bebe un trago



¿Te fue bien? – pregunta en serio mostrándose preocupado, Duo lo mira y bebiendo otro trago niega con la cabeza, baja después la copa depositándola sobre la mesa y agacha la mirada hacia la misma



Le mentí, dije que cuando nos conocimos también fue por dinero – responde triste, Quatre frunce el entrecejo en señal de enojo y arrebata a su amigo la copa, bebiendo después él



¿Cómo le dices eso? Estas tonto ¿o qué? – regaña preocupado, Duo levanta la mirada y sonriendo se encoge de hombros



No quiero seguir con éste juego, cuado se case no seguiré con todo esto, mejor que termine en estos momentos ¿entiendes? –



No, no entiendo porque yo no le creo a esa mujer – responde enojado, cruzándose de brazos



¿No? –



Claro que no ¿por qué no se aparece cuando él está aquí? Piensa Duo, por algo te agarró solito, para mentirte – expone convincentemente, el trenzado lo duda unos momentos



¿Cómo crees? Que patético de su parte – dice enarcando una ceja



Mejor pregúntale a él, tú lo amas ¿no? Lucha por él, no seas tonto – expresa eufóricamente, sorprendiendo a Duo, el rubio no parecía estar hablando de él



Tengo la impresión de que te estás proyectando – comenta asombrado, sonriendo después



Cuéntame – ordena con amabilidad, Quatre solo agacha la mirada unos segundos antes de mirarlo fijamente a los ojos



Trowa me dijo que me ama, pero yo le dije que solo es un cliente más para mí – explica Quatre de forma triste, Duo lo mira entrecerrando los ojos y cruzándose de brazos



¿Cómo le dices eso? Estas tonto ¿o qué? – repite tratando de imitar la voz y los movimientos de su amigo



Es distinto – se defiende



No lo es – responde seriamente dejando de cruzar los brazos y estirando su mano para ponerla sobre la de su amigo, se miran en silencio unos momentos y después suspiran con resignación separando sus manos



Que desastre – dice Quatre, Duo solo lo apoya moviendo la cabeza. Momentos después se acerca Catherine a la mesa



Tienen cliente chicos – cerrándoles el ojo les mira de forma pícara, enseguida los dos voltean al creer que se trata quizás de Trowa y Heero pero para su desilusión en recepción estaban dos hombres nada parecidos a Trowa o a Heero



Que feos están – dice Quatre



Pues si, ya que – le secunda Duo, la recepcionista se sorprende por las respuestas



¿Entonces aceptan? – pregunta extrañada, ellos eran muy selectivos



Cualquier cosa con tal de distraerse – comenta el rubio, Duo afirma moviendo su cabeza un par de veces y sin hablar



Bu... bueno – responde incrédula, se aleja de ellos y vuelve a recepción, los clientes se ponen muy contentos con la respuesta, mientras que Quatre y Duo se resignan, de los males era el menor



Parado junto a la ventana y mirando hacia fuera, Heero no dejaba de pensar una y otra vez en las palabras que Shinigami le había dicho esa noche, le resultaba horrible que fueran ciertas, porque de ser así entonces todo lo que había creído hasta entonces no valía nada, el mismo Duo no tenía valor alguno. Por eso albergaba en él una última esperanza de que se tratara de una mentira y para averiguarlo debía no darse por vencido, volver una y otra vez a aquel lugar de citas hasta saber la verdad, algo extraño en la mirada del acompañante hacían inciertas sus palabras



“Así como mentiste al decir que no me recordabas, siento que me mientes al decir que aquella vez fue por dinero... había bebido mucho licor, pero recuerdo tus ojos con claridad, olvidé tu nombre, pero jamás tu mirada” – molesto se aparta de la ventana y camina hacia su ropa la cual estaba en el suelo y se la coloca, cuando termina va hacia el teléfono para llamar a Relena, la chica se encontraba en compañía de su hermano con quien miraba una película



¿Diga? – pregunta al descolgar el apartado en la habitación de Milliardo



Soy Heero – se escucha la voz de su amigo al otro lado, enseguida ella muestra una sonrisa



¡Hola Heero! – saluda contenta, al oírla Milliardo la observa de reojo



Quiero verte, paso por ti – sin decir más y sin esperar respuesta cuelga el teléfono, contenta la chica deja el aparato en su base y se pone de pie, volteando hacia su hermano



Heero viene para acá, dijo que quiere verme – le comunica con una gran sonrisa, su hermano frunce el ceño y se cruza de brazos



Como quieras – dice molesto, Heero nunca le había caído bien. Relena en cambio sale a prisa de la habitación para arreglarse



Treize continuaba en el departamento de Wufei, después del primer beso que se habían dado junto a la puerta, algunos más habían surgido entre ambos, sin embargo, sintiéndose aún inseguro, Wufei lo había detenido y ahora estaban en la sala frente a una gran tensión, Treize no tenía intención de irse y Wufei no encontraba la forma de hacerlo marcharse



¿Seguro que no quieres algo? – pregunta Wufei seriamente desde la cocina mientras se servía su octava copa, Treize gira su cabeza hacia el chico y sonríe lascivamente



A ti – responde de forma sensual, el acompañante se sonroja completamente y retira la mirada de su jefe mientras gruñe



Hablo en serio – reprocha molesto



Yo también – responde divertido



¿Sabes? Deberías mejor irte – dice sin tacto, no había querido ser así hasta entonces, pero ya no soportaba la presencia de Treize en su casa



¿Cómo? ¿Así nada más? ¿Nada de sexo? – pregunta decepcionado, enseguida Wufei lo mira con el rostro completamente rojo



¡No digas tonterías! – responde apenado y molesto, por su expresión, Treize suelta una sonora carcajada molestando aún más a Wufei



No te avergüences – dice con ternura, poniéndose de pie



Hablé en serio cuando pedí que te fueras – comenta desviando su mirada y bebiendo después de su copa



Ah, ya veo – contesta con tristeza, pero sabiendo que no podía pedir demasiado de momento, muestra una sonrisa y se acerca hasta donde se encuentra Wufei, una pequeña barra los separaba



Entonces me voy – estira su mano hacia el chico y la coloca sobre su mejilla, Wufei lo mira fijamente a los ojos



Gracias – dice secamente, Treize vuelve a sonreír y baja la mano de la mejilla de Wufei, le da enseguida la espalda y camina hacia la puerta, el acompañante lo mira fijamente y aprieta con fuerza la copa en su mano, Treize llega hasta la puerta y la abre, pero antes de hacerlo completamente, Wufei llega hasta él rápidamente y le sujeta un brazo con ambas manos, sorprendido Treize voltea hacia él



Pero... – antes de poder terminar, Wufei jala su brazo hacia abajo y lo hace agacharse un poco, entonces aprovecha para darle un beso rápido en los labios, aún agachado Treize lo mira extrañado



Quédate – dice rápidamente, Treize no puede creer lo que escucha pero sonríe contento



¿Me quedo a dormir? – pregunta un poco más específico, apenado Wufei agacha su cabeza y la mueve afirmativamente, eso pone a Treize aún más contento así que abraza con fuerza a Wufei y éste le corresponde. Resultaba difícil creer que se estuviera comportando así con Treize pero debía admitir que le gustaba mucho, aunque tenía miedo de que pudiera despertar en él otra clase de sentimientos, aún así gracias al alcohol de esa noche no pensaba mucho en ello y estaba dejándose llevar.



Después de haberse terminado de maquillar, Relena baja a prisa hacia la sala para esperar a Heero, puntual como siempre, su amigo toca el timbre y ella se pone de pie rápidamente para abrirle, mostrando como siempre una gran sonrisa al verlo



Heero – saluda enérgicamente, pero como si nada Heero la observa serio



Vamos por un trago – dice fríamente, ella se desconcierta un poco pero no le toma mucha importancia, después de todo saldría con Heero



Sí, vamos – responde feliz, estira su mano hacia el porta llaves y agarra las de su auto, cierra la puerta y sin avisar a su hermano se marcha con su amigo. No tardan mucho en llegar a un Bar al que Relena solía frecuentar con sus amigas



¿Qué van a ordenar? – pregunta la mesera cuando ambos se sientan en una mesa para dos



Un Whisky doble, en las rocas – dice Heero mirando por algunos momentos a la mesera, quien se intimida con su mirada, así que voltea enseguida hacia la chica



Una piña colada por favor – dice Relena sonriendo, la mesera se marcha enseguida



Estas extraño ¿qué te sucedió? – pregunta por fin mirando con interés a su amigo



Hoy estuve con Duo – confiesa a su amiga, a quien no le hace gracia saberlo



Fuimos al Hotel y por fin después de 2 años lo hice mío – con la segunda confesión, Relena siente como si su mundo se cayera sobre ella, aún así muestra a su amigo una sonrisa



¿Entonces te aceptó al fin? – pregunta con mucho interés



No... Dijo que solo amaba el sexo vacío y el dinero – aunque sus palabras sonaran frías, solo de recordar que Duo le haya dicho aquellas, le resultaba sumamente doloroso, a Relena le agrada que Duo haya dicho eso



Bueno, tal vez... – en ese momento regresa la mesera, deja ambos pedidos y se marcha tras un agradecimiento por parte de Relena



Tal vez lo dijo solo por decir – comenta la chica con una sonrisa, Heero se inquieta un poco al oírlo aunque le agrada el hecho de que tal vez sea verdad, agarra su vaso y le da un trago largo



¿Por qué lo diría? – pregunta serio



Pues eso sí no sé – responde ella desinteresadamente, tomando también de su bebida



No entiendo su forma de actuar, me dijo que si me recordaba –



¿En serio? Pero antes dijo que no –



Ahora me dijo lo contrario, y además de decir que también aquella vez fue por dinero – al oír aquella mentira, Relena deja enseguida el vaso sobre la mesa y mira sorprendida a su amigo



¿De verdad? Que cruel – dice como si le molestara pero en realidad estaba feliz



Lo sé – responde resignado volviendo a dar un gran trago al vaso, terminándose así todo el contenido, Relena observa el vaso vacío y sonríe



Despacio, nadie te lo va a quitar – girando su cabeza hacia la mesera, le hace una seña con la mano y enseguida la chica se acerca



Otro igual para él – la mesera se retira al oír la petición y Relena mira hacia su amigo



No te pongas triste, tal vez no sea cierto – le dice amablemente, poniendo la mano sobre la mesa y acercándola a la mano de Heero



¿Qué motivo podría tener? – pregunta observando a su amiga y quitando la mano de la mesa para colocarla sobre su pierna



No lo sé, tal vez así lo dejas en paz – contesta intentando parecer lógica



No tiene sentido, si me dice que ama el sexo y el dinero ¿para qué alejarme? Después de todo soy un cliente y pago por compañía – contesta intrigado dejando muda a su amiga, poco después regresa la mesera y deja la orden sobre la mesa, Heero agarra el vaso y bebe un trago normal



Entonces solo está jugando contigo, así es esa gente – comenta despectivamente, enseguida Heero la mira detenidamente y de forma fría, no le agradaba ese comentario



¿Cómo es? – pregunta molesto, ella se sorprende por aquella mirada y se pone un poco nerviosa, bebe de su vaso e inquieta mira a Heero



Pues... solo está jugando contigo, así es – contesta como si nada



No pienso dejar las cosas así, estoy conciente de que me ha mentido y de que tal vez esté jugando conmigo, pero aún así no pienso dejarlo – dice con determinación, bebiendo después de su vaso



¿Aunque no le intereses? – de forma maliciosa, Relena mira a su amigo y sonríe levemente



¿Qué dices? – pregunta confundido



Sí, ¿luchar por él aunque no le intereses? Es decir ¿por qué hay que luchar si tú no eres nada para él? No le encuentro sentido – responde firmemente, dejando callado por completo a su amigo quien apretaba con fuerza el vaso mientras observaba la mesa



¿No le intereso? – susurra confundido, Relena alcanza a oírlo



Yo no lo afirmé, pero eso parece demostrarte ¿no? – concluye triunfante mientras bebe un poco, Heero levanta la cabeza y la mira fijamente



Me niego a creerlo – contesta con decisión, Relena se sorprende de que a pesar de sus palabras, su amigo continuara confiando en Duo, tal vez debía de actuar un poco más violenta si quería ganarse a su amigo



Aquella noche había sido horrible para los acompañantes, tanto Duo como Quatre habían fracasado con sus clientes, y por si fuera poco, tras haber regresado a la casa de citas, solo habían tenido clientes decepcionantes. Por fortuna su turno estaba por concluir



Mi vida apesta – dice Duo mientras agachado mantenía su frente sobre la mesa



¿Bromeas? Es un paraíso, comparada con la mía – responde Quatre. Como si oyera un comentario absurdo, Duo levanta la cabeza y mira a su amigo



No inventes, tienes una gran familia y un tipo apuesto que no se ve para nada pobre te ama ¿en que apesta? – pregunta enojado, Quatre se cruza de brazos también molesto



Y a ti también te ama un sujeto muy guapo pero como eres tonto le haces caso a una loca – contesta alzando un poco la voz



Sabes que no es cierto, no me ama y va a casarse – dice con tristeza, Quatre suspira



Lo de la familia no te discuto porque es cierto, pero lo de Heero sabes bien mi punto de vista – se defiende, ahora con amabilidad



Mejor ni hables de eso porque tu necedad te separa del hombre que amas –



Mira quien lo dice – ambos se miran fijamente a los ojos mostrándose enojados, Catherine que los había estado viendo de lejos se acerca a ellos, llegando segundos después



¿Qué pasa aquí? ¿Están peleando? – pregunta sonriendo divertida, ambos se veían muy monos con esa cara de enojados



No, es solo que mi amigo es un tonto – responde Quatre, indignado Duo lo mira



¿Por qué? – cuestiona la pelirroja



Porque el muy idiota le hace caso a una loca que lo quiere separar del hombre que ama –



¿Ah si? Es cierto eso Duo? – pregunta volteando a ver a Shinigami



No, el caso aquí es que el estúpido del rubio frente a mí no quiere dejar su trabajo de prostituto para ir con el hombre que ama y que a su vez lo ama – se defiende duramente, su amigo se ofende sobremanera por el adjetivo que Duo había usado



¿Yo soy el prostituto? No te muerdas la lengua amigo – dice enojado, nuevamente ambos se miran duramente a los ojos mientras que Catherine estaba a punto de reír



Chicos ¿por qué no se deciden a ser felices? – Quatre y Duo miran fijamente a Catherine



Explícate – dice Duo



Ustedes aman a estos chicos ¿Trowa y Heero no? – tanto Duo como Quatre se ponen pálidos, no sabían que la recepcionista estuviera tan enterada



No me miren así, yo sé con quienes se van y con quienes no, me entero de más de lo que creen, así que no me engañan, los aman ¿verdad? – ambos afirman moviendo la cabeza



¿Entonces cuál es el problema? Dejen éste trabajo y listo muchachos – propone a la ligera mostrándose alegre, de todos modos el lugar sería clausurado



Con lo que gano mantengo a mi familia – dice Quatre



Y yo dono al orfanato donde me crié – secunda Duo, ambos mirando a la chica



Ya lo sé ¿pero ustedes qué? ¿No piensan en su futuro? –



Pues si pero, no a costa de mi familia – responde el rubio



Ni a costa de esos pequeñines que están solitos, después de todo también recibí mucha ayuda cuando era niño – contesta Duo, la recepcionista suspira y después sonríe



Admirable chicos, son admirables pero ¿y su felicidad? ¿Dónde queda? – pregunta enojada



Por eso nuestra vida apesta – expresa con tristeza Duo, el rubio mueve la cabeza varias veces para afirmar



De verdad que los dos son unos idiotas – sin ganas de pelear mejor se retira a su lugar, estaba decepcionada porque creía que tal vez ambos le hicieran caso



No había pensado lo del orfanato – dice Quatre



Sí, tal vez por eso sea mejor dejar las cosas como están, si Heero va a casarse con la vieja esa o no, yo debo seguir ayudando a la casa hogar – contesta Duo sonriendo a su amigo



¿Entiendes mi posición? Me sentí muy feliz porque dijo que me ama, pero siento remordimiento y sé que él no dejará que continúe trabajado aquí – secunda Quatre también sonriendo, después ambos suspiran resignados.



Habiendo hablado lo que tenía que hablar, Heero decide que salgan del Bar, al día siguiente habría que trabajar y no podía darse el lujo de llegar cansado, Relena se ofrece a llevarlo a su Hotel, su amigo se veía un poco cansado y además el alcohol encima no pasaba desapercibido aunque Heero no estaba ebrio, aún así la chica lo acompaña a su habitación, al llegar a ella, Relena cierra la puerta y entra, mientras su amigo se sienta en la cama



No era necesario que entraras – dice seriamente mientras se quita los zapatos



Ya me voy, no te preocupes – contesta sonriendo mientras curiosea la habitación con la mirada



Se nota que aquí duerme un hombre – comenta divertida cuando ve la habitación desarreglada, pero Heero ignora el comentario



La del aseo viene cuando quiere, éste Hotel es una basura – dice molesto, prefería el Hotel de sus recuerdos de hace 2 años



Pero significa mucho para ti ¿no? –



Bastante – Heero termina de quitarse los zapatos y se desabrocha dos botones de su camisa, la chica lo mira fijamente frunciendo las cejas, no soportaba que su amigo amara a Duo



A veces no te entiendo – Heero voltea hacia su amiga cuando habla, Relena lo observaba fijamente mientras camina hacia él



¿De qué hablas? – pregunta confundido



Siempre creí que eras partidario del estoicismo, pero frente a alguien tan insignificante olvidas tu dogma y te conviertes en éste ser patético ¿por qué Heero? – sin entender a su amiga, Heero la observa fijamente, enarcando una ceja



No te entiendo –



Teniendo a alguien que te ama frente a ti ¿por qué seguir a quien te desprecia? Actúas ridículamente cuando se trata de él – completamente confundido Heero mira incrédulo como su amiga estaba tan cerca de él, de pie frente a su cuerpo



Relena – murmura inquieto al sentir las manos de la chica sobre sus mejillas



Te amo Heero – confiesa serenamente, incrédulo a más no poder, Heero se queda completamente quieto ante la actitud de su amiga



¿Qué dices? –



Lo que oíste, siempre te he amado, desde la Universidad –



No es cierto –



Lo es, yo iba a decírtelo, pero ese día precisamente me confesaste que eras homosexual, no sabes cuanto me dolió – Heero abre los ojos ampliamente por la sorpresa, aquella chica a quien consideraba prácticamente su hermana, siempre había estado enamorada de él y ahora se lo confesaba, estaba confundido



Pero es que... – para callarlo, Relena coloca dos dedos sobre sus labios mientras lo mira fijamente con ternura



Elígeme a mí – quitando la mano de su mejilla y los dedos de sus labios, Relena coloca sus manos sobre los hombros de Heero y agachándose un poco, coloca sus labios en los de su amigo, aún más él abre los ojos quedándose helado. La misma Relena se aparta al no sentir respuesta y lo mira a los ojos



¿No me quieres? – pregunta con tristeza



No así. No de la forma que deseas – responde por fin desviando su mirada, agarra las manos de la chica sobre sus hombros y la aparta



Inténtalo – con tal de no darse por vencida, Relena sonríe y dudándolo por algunos segundos, agarra su blusa de la parte inferior y la sube lentamente hasta sacarla, tirándola al suelo, Heero observa su pecho casi al descubierto y levanta la mirada hacia sus ojos



No hagas esto por favor – le resultaba muy incómoda la situación y no sabía que decir para no lastimar a su amiga, en cambio Relena estaba más que decidida a seducirlo



Déjamelo a mí – convencida de que funcionaría, vuelve a colocar sus manos en los hombros de Heero y sube su rodilla a la cama, colocándola entre sus piernas



Soy capaz de hacerte feliz, dame una oportunidad – suplica mientras cierra los ojos y acerca su rostro al de Heero para besarlo, pero él gira su cabeza y los labios de la chica chocan contra su pómulo, coloca sus manos en la cintura de la chica y la empuja suavemente, abre los ojos y lo mira preocupada, nuevamente gira su cabeza para mirarla



No puedo, no siento nada ¿entiendes? – poco a poco Relena quita las manos de los hombros de Heero y lo mira fijamente, mientras las manos de él continuaban en su cintura



Gracias por amarme, pero no te amo, tampoco te deseo como mujer – lo sabía muy bien, sin embargo no le agradaba oírlo, así que guarda silencio, quitando después la rodilla de la entrepierna de Heero



¿Lo entiendes? – sin decir nada, solo mueve la cabeza para afirmar, Heero se pone de pie y sin soltarle la cintura continúa mirándola, observando como sus lágrimas estaban a punto de salir



Vete a casa – quita las manos de la cintura de Relena y se agacha para juntar la blusa en el suelo, la coloca sobre las manos de la chica y le da un beso en la mejilla. Enseguida ella se pone la prenda y sale con rapidez de la habitación sin despedirse siquiera, cuando la puerta se cierra Heero suspira con incredulidad



Que extraño – murmura mientras asimila la situación. Mientras tanto Relena comienza a llorar cuando camina por los pasillos del Hotel, sale de éste y entra a su automóvil, manejando distraídamente, no podía creer tanta humillación y no podía dejar de llorar



Que tonta y ridícula me siento – se reprocha con molestia, era de madrugada y no había autos por esas calles, así que la luz roja de los semáforos le importa poco, lo único que quería era llegar pronto a casa. Tan solo un par de cuadras antes de llegar, por pasarse una luz roja un auto que venía en dirección contraria le da un golpe por el costado derecho, arrastrando su vehículo un par de metros



Eran las 6 de la mañana cuando su celular comienza a sonar, despertándose por aquel ruido Heero estira su mano hacia el aparato para contestar, antes de hacerlo lee en la pantalla que se trataba de su jefe, con fastidio responde



¿Qué quiere? – pregunta de mala gana



Relena no vino a dormir ¿esta contigo? – rápidamente Heero se sienta en la cama y despierta por completo



No, se fue más o menos a las 2 de la mañana – contesta preocupado, Milliardo se queda callado unos momentos



Dejó en casa sus credenciales y el auto tiene los papeles de otra ciudad ¿y si le pasó algo? – pregunta completamente inquieto, Heero solo suspira



No pienses eso, dame unos momentos y te veo en la oficina – dice tranquilo, pensando que seguro Relena estaba bien



Sí, gracias – dice secamente y después cuelga, Heero se baja de la cama para vestirse y ayudar a su jefe a encontrar a la chica.
Notas finales:
Continúa en Capítulo 13. Decisiones

Gracias por leer!! :D
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios