¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Duo estaba cansado de darle tantas vueltas a la situación, había conocido a Heero 2 años atrás, se habían acostado una noche y a la mañana siguiente había decidido marcharse de la vida de ese desconocido, tomando ese hecho como un simple suceso casual, pero al pasar de los días había comenzado a pensar sobre aquello, ese hombre le había hecho sentir cosas que nunca nadie había logrado y con eso se había dado a la tarea de reflexionar sobre si su decisión había sido la correcta, llegando a la conclusión de que había elegido mal, pues aún habían quedado pendientes muchas cosas, sin embargo cuando había vuelto al Hotel días después para tratar de enmendar su error se había enfrentado con la cruel realidad de que esa habitación había sido deshabitada días atrás, aquel día su esperanza de volverse a encontrar con ese hombre se había destruido y se había dado cuenta que un efecto extraño tenía sobre él, se había enamorado de un desconocido con quien había sostenido relaciones sexuales y al cual no iba a volver a ver.



Esa había sido su realidad durante 2 largos años hasta ese día, el día en que lo había visto entrar a la casa de citas, entonces su realidad había cambiado por completo, llenándose nuevamente de esperanza, pero para su mala suerte ese hombre llamado Heero no lo recordaba tanto como él le recordaba, eso había herido por completo su orgullo, más aún porque él se había enamorado, pero al parecer ese hombre solo lo buscaba por diversión, no porque realmente desease verle. Debía de confesar que al principio la sola idea de que ese hombre lo buscara afirmando que algo había sucedido entre los dos en el pasado, aunque no recordara su nombre, le hacía feliz, y estaba dispuesto a perdonarle, de hecho había decidido revelarle su verdadero nombre detrás del pseudónimo de Shinigami, se había preparado para hablarle de sus sentimientos y empezar prácticamente de cero, lo tenía todo planeado pero no contaba con la nueva realidad a la que se iba a enfrentar; una noche una rubia había ido a visitarle, era educada y de buena familia, nada comparado con lo que él pensaba de sí mismo, esa mujer se presentaba ante él con la máscara de novia sufrida y le pedía que renunciara al amor de su vida, porque éste tenía a su vez alguien a quien amar y no se trataba de él, ese hombre llamado Heero estaba comprometido con esa mujer de nombre Relena. Ésta vez su decisión era contundente, esa pobre chica no merecía sufrir por culpa de alguien tan despreciable como Heero que solo jugaba con los sentimientos de las personas, y obviamente él tampoco iba a ser otra más de sus víctimas



La noche anterior la había pasado en casa de Wufei y sin poder dormir después de aquel horrible sueño se había pasado las horas reflexionando su tonta historia de amor, desde el día en que lo había conocido hasta aquel en que se había enterado de la verdad, su cabeza era un total lío, se sentía lastimado porque habían jugado con él y sus sentimientos pero además de eso la necesidad por estar al lado de ese hombre aún sabiendo lo despreciable que era, trataba de dominar sobre la razón.



Aún era temprano y Duo se encontraba sentado en la mesa del comedor bebiendo un café tranquilamente, estaba pensativo y se sentía abatido, esa noche tenía que trabajar y seguramente iba a verlo, por momentos pensaba que lo mejor era renunciar a todo de una vez y marcharse lejos, pero debía de cumplir con su tarea de despreciar a Heero y hacerle sentir todo o más de lo que él había sentido al enterarse que solo había sido un juguete para ese hombre, se lo debía a esa chica y a él mismo



Hola – saluda Wufei al llegar al comedor mientras se rascaba la cabeza y trataba de acostumbrarse a la luz del día, Duo voltea hacia él y solamente sonríe levemente, volviendo a agachar su cabeza, el chino se acerca a él y toma asiento a su lado



¿Estás bien? – sabía que su amigo no se encontraba bien y sabía que era por culpa de ese hombre que tan mal le caía, pero necesitaba preguntar y oírlo de sus labios



No y francamente no tengo deseos de ir a trabajar en la noche, algo me dice que él ira allá – contesta con pesadez moviendo la taza sobre la mesa



Te diría que no fueras pero conoces a Lady, si faltas otra vez seguramente te despedirá – sin voltear a verlo Duo solo se encoge de hombros y levanta su taza para beber



No mientas, te importa mucho, parte de tu sueldo lo das a esa casa hogar donde creciste ¿cierto? – orgulloso de su amigo Wufei le regala una amplia sonrisa, Duo levanta su cabeza y también lo mira



Tienes razón, además debo de enfrentarlo –



Si lo prefieres le puedo partir la cara – propone Wufei contento, desde hace días tenía ganas de darle a ese sujeto unos buenos golpes, pero a Duo no le parece y niega con la cabeza



Si haces eso el despedido serás tú – responde preocupado



De todos modos creo que me despedirán – afirma desalentado, confundido Duo baja la taza y fija la mirada en su amigo



¿Por qué? –



Treize cree que tú y yo somos amantes – contesta apenado, asomándose en su rostro un ligero sonrojo, Duo abre los ojos ampliamente y se pone de pie con rapidez, tumbando la silla al suelo



¿Por qué creería tal cosa? – asustado y apenado Duo también se sonroja, Wufei se evita observarlo y desvía su mirada



No me digas que tú... ¡Tú le dijiste eso! – asegura molesto, Wufei lo mira de reojo y enseguida vuelve a evitar su mirada



¿En que diablos pensabas Wufei? Perderemos nuestros trabajos, sabes que Treize está enamorado de ti, si Lady da miedo cuando se enoja su primo debe de ser igual… tal vez peor – comenta preocupado, Wufei sigue sin mirarlo, y enojado Duo se retira a la cocina, llevándose su taza para servirse más café



Perdón, pero era la forma para quitármelo de encima – explica volteando a ver a Duo finalmente, el trenzado lo mira desde la cocina y niega varias veces con la cabeza, su amigo era un tonto cobarde y encima lo arrastraba a él entre las patas, eso si le molestaba bastante



Antes del mediodía Duo había abandonado la casa de su amigo con quien estaba molesto, por su culpa perdería su trabajo y él realmente lo necesitaba para seguir ayudando en la casa hogar, aunque eso no le preocupaba menos que su situación con Heero, ya había tomado una decisión pero necesitaba consultarlo con alguien más, por eso se dirige al pequeño departamento de Quatre. El rubio cuando ve a su amigo a través de la mirilla de la puerta le abre enseguida, tomándolo del brazo para hacerlo entrar al departamento, Duo se extraña de la situación y mira preocupado a su amigo, Quatre cierra la puerta rápidamente y mira al trenzado también preocupado



Por favor dime que no fuiste tú – pide con desesperación, Duo no entiende de qué habla su amigo y se preocupa más



¿De qué hablas? –



Robaron los contratos de la oficina de Lady – Duo se sorprende por la información, nadie osaba a entrar a esa oficina sin autorización y quien lo había hecho seguramente tenía un objetivo en específico, eso le preocupaba, sobre todo porque en el orfanato no sabían sobre su trabajo y si alguien hacía público los contratos él se vería envuelto



Despreocúpate, no fui yo pero ¿tienen alguna pista? – Quatre suelta la mano de su amigo



No y por lo que sé los sospechosos son tú, Wufei y Catherine –



¿Por qué nosotros? – pregunta preocupado y confundido



Es raro que tú y Wufei falten y al parecer Catherine pidió un día libre, cosa que jamás había hecho, eso le parece sospechoso a Lady – explica intranquilo



Pues yo no fui y dudo que Wufei lo haya hecho –



Yo tampoco creo que lo haya hecho, y ¿Qué piensas de Catherine? – la intuición del rubio le decía que la chica podía estar implicada pero no quería juzgar



Como crees ¿Qué motivos podría tener? –



Tienes razón, que tonto – ambos chicos sonríen, si lo pensaban bien nadie en Monsieur parecía sospechoso



En la noche hablaré con Lady... vine aquí por otro asunto – al ver que el gesto de su amigo cambia con rigidez Quatre suspira y sonríe, imaginaba de qué quería hablarle Duo.



Catherine entra a la oficina de su hermano quien se encontraba revisando los contratos que la chica se había robado de Monsieur, él voltea hacia la puerta cuando la escucha abrirse pero cuando ella entra y la cierra vuelve su vista hacia los contratos



¿Cómo vas? – Catherine se sienta frente al escritorio y se asoma a ver los contratos, su hermano no le responde pero ella nota que un contrato estaba separado de los demás, lo agarra para verlo y se da cuenta que se trata del contrato de Quatre, la chica mira a su hermano y deja el contrato donde se encontraba antes



¿Qué piensas hacer? –



Destruirlo – contesta fríamente, continuando con la revisión



¿No te parece eso injusto? Los demás irán a la cárcel – comenta un poco molesta



Lo es pero... no permitiré que vaya a la cárcel, los demás no me importan – levanta la cabeza y mira duramente a su hermana



Hermano ¿Estás enamorado? – sin responderle nada vuelve nuevamente a agachar su cabeza para hacer la revisión de los contratos, Catherine sabía la respuesta pero quería escucharla de su hermano, además él había dicho que también Quatre iría a la cárcel y repentinamente había cambiado de idea ¿acaso pensaba confesarle su plan al rubio?



Piensa fríamente Tritón, tenemos mucho tiempo con éste caso, no puedes echarlo a perder – preocupada y enfadada la chica pone su mano sobre el contrato que revisaba su hermano y éste voltea hacia ella



¿No querías acaso que hiciera algo? –



No, yo... – apenada Catherine desvía su mirada y quita la mano del contrato



Nuestro padre fue un gran detective, cuando él murió nos propusimos dedicarnos a esto en su honor, debemos ser profesionales para que se sienta orgulloso pero... no creo que no quisiera nuestra felicidad ¿hay alguien a quién quieres salvar verdad?... contesto tu pregunta, sí, lo amo – con la cabeza agachada Catherine escucha las palabras de su hermano y empuña las manos sobre sus piernas



Salva a Duo también por favor – con la mirada fría fija en su hermana, Tritón se pone de pie y se acerca a ella, colocando las manos sobre sus hombros



Así será – Catherine sonríe porque su hermano a accedido y agarra los contratos para separar el de Duo mientras que Tritón se aleja y sale de la oficina, dentro de poco clausuraría el lugar y salvo Quatre y Duo, todos irían a la cárcel



¿Qué opinas? – pregunta Duo a Quatre cuando termina de explicarle todo, los dos estaban sentados en la sala, uno frente al otro, el rubio había escuchado la idea de Duo pero no estaba de acuerdo con ella



A decir verdad yo te recomiendo primero hablar con él ¿y si la tal Relena miente? –



¿Cómo crees? Si le pregunto es obvio que me va a mentir, además esa chica sonaba sincera, los ojos que me mostró eran los de alguien que de verdad esta sufriendo – manifiesta convincentemente pero para Quatre la realidad era otra



Amigo, pensando con la sangre en la cabeza no tomarás decisiones correctas – aconseja preocupado, pero su amigo trenzado tenía como segundo nombre Testarudo



Creí que me darías la razón – decepcionado Duo se levanta del sillón e intenta marcharse, pero Quatre también se pone de pie y se coloca frente a él para impedirle el paso



Si creyera que la tienes te la daría, yo solo te quiero ver feliz, por eso te pido que lo reconsideres ¿de qué sirve que te de por tu lado? – la mirada de Quatre era muy determinante, hasta Duo estaba sorprendido, su amigo sonaba más convincente que él pero aún así no iba a preguntarle directamente a Heero sobre Relena



Es verdad, gracias por tu consejo aunque no haré lo que me sugieres – Quatre suspira resignado y mejor se da por vencido, Duo era un caso perdido



A la hora de la comida Relena va a la oficina de su amigo para invitarlo a comer, ésta vez Heero acepta a ir con la chica, ese día no había mucho trabajo así que los dos salen de la empresa y van a un Restaurante cerca de la misma, el mesero les toma la orden y mientras esperan su pedido Relena intenta sacarle plática



¿Sabes? el otro día que leía el periódico vi que hay una obra de Teatro muy interesante, se presenta los domingos en las noches ¿te parece si vamos éste fin de semana? Me debes una salida ¿recuerdas? – con su habitual sonrisa Relena miraba entusiasmada a su amigo, pero él estaba ensimismado y no la escucha del todo, ella se da cuenta y enojada se cruza de brazos, mirando duramente a su amigo, poco después Heero nota la actitud de su amiga y la mira fijo a los ojos



¿Qué? – pregunta secamente



¿Vamos o no? –



¿A dónde? – Relena se enoja más por la poca atención y se levanta de su asiento para irse, pero Heero la detiene sujetándola del brazo



Ni siquiera me estas escuchando – le voltea la cara, poniéndose triste



Vamos a donde quieras – la cara de Relena cambia por completo, sonriendo ampliamente, Heero le suelta el brazo y ella se vuelve a sentar, poniéndose feliz



Que emoción, hace tiempo que no salimos –



Considera eso de buscarte un novio – comenta sarcásticamente mirándola frío



Por el momento no lo necesito, me conformo salir con mi amigo gay – dice con orgullo, Heero enarca una ceja y con indiferencia se apoya en el respaldo de la silla, cruzándose de brazos mientras que su amiga estaba sonriendo muy feliz, ese era un buen paso para comenzar con su plan de conquista, aunque a veces los remordimientos le hacían pensar en renunciar



Al llegarse la noche Catherine llega temprano a Monsieur, sabía que Lady y Treize iban a hacer preguntas y estaba preparada para convencerles de que ella no había tenido nada que ver con el robo de los contratos, ningún acompañante había llegado aún pero los primos sí, Catherine tenía llaves de la puerta principal por lo que entra, al hacerlo ve a los primos sentados en uno de los sillones donde atendían los acompañantes a sus clientes, Treize y Lady interrogarían a todos los empleados de la casa de citas



¡Hola! – saluda con naturalidad, dejando su bolsa en su puesto de trabajo



¿Puedes venir? – Treize se mostraba tranquilo aunque preocupado pero Lady estaba enojada y también preocupada



Claro... ¿Qué pasa? – la recepcionista se acerca a la mesa, se mostraba muy tranquila, se había preparado mentalmente para cualquier cosa



¿Has entrado a la oficina estos días? – pregunta Treize



No ¿por qué? – responde con naturalidad, mostrándose curiosa



¡Robaron los contratos ¿fuiste tú?! – Lady no se contiene más tiempo y enojada se pone de pie, Catherine da medio paso atrás y finge sorpresa



¿Robaron los contratos? ¿Quién? – pregunta asustada



¿Cómo que quién? ¡Es obvio que no sabemos, por eso estamos interrogando! – contesta aún más molesta, Treize se pone de pie y coloca sus manos sobre los hombros de su prima tratando de calmarla, logrando que vuelva a sentarse



Eso es horrible ¿quién pudo haberlo hecho? Nadie tiene acceso a esa oficina salvo ustedes ¿verdad? – pareciendo realmente preocupada Catherine voltea su mirada hacia arriba como tratando de recordar algo



Tú y Hilde tienen duplicados de las llaves – repone Treize



Sí, los tenemos, pero yo no he entrado últimamente, la última vez fue hace tres semanas ¿Cuánto tiempo tienen perdidos? –



Apenas ayer nos dimos cuenta que no estaban, pueden tener mucho tiempo desaparecidos, no lo sabemos – contesta Treize llevándose una mano a la barbilla



Cualquier ayuda que necesiten por favor díganmelo, les ayudaré en todo cuanto pueda – las palabras de Catherine sonaban tan sinceras que hasta Lady confía en ellas, era obvio que la recepcionista no había sido



Esta bien, puedes retirarte, gracias – la chica sonríe y se da media vuelta para regresar a recepción, su corazón latía deprisa, se había puesto muy nerviosa pero afortunadamente todo había salido bien



Cuando Relena escucha el auto de su hermano llegar a casa corre hacia la puerta y abre para recibirlo, estaba contenta porque el fin de semana saldría con Heero



Bienvenido – saluda con una amplia sonrisa, su hermano siempre era el último en salir de la empresa, Milliardo la mira extrañado y se desacomoda la corbata



Estás muy contenta – comenta serio



Si, es que Heero y yo iremos al teatro el domingo – informa emocionada quitándole de las manos el maletín a su hermano para ayudarle



Que bien – mostrándose indiferente con su hermana Milliardo se dirige a las escaleras, Relena va detrás de él portando el maletín



¿No te alegra? – pregunta seria cuando llegan a la habitación del rubio, Milliardo se quita por completo la corbata, dejándola sobre la cama



Claro, él no me gusta para ti pero es bueno para mi plan de conquista con Duo - contesta con media sonrisa, sentándose en la cama para quitarse los zapatos



¿Hoy no vas a ese lugar? –



No, estoy cansado, iré mañana – al quitarse los zapatos Milliardo se acuesta en la cama y cierra los ojos



Está bien, te dejo dormir, buenas noches – Relena se retira dejando el maletín en el suelo, su hermano se queda profundamente dormido sin haberse cambiado de ropa, la chica lo mira y sonríe, gracias a su hermano el sueño de estar con Heero por fin podía hacerse realidad



Ya algunos acompañantes habían llegado a la casa de citas, los primos les iban interrogando conforme llegaban y aún no conseguían ningún sospechoso, ni Duo ni Quatre habían llegado aún pero en ese momento llega Wufei, al entrar lo primero que ve es a Treize sentado junto a Lady, él también ve cuando llega el chino y frunciendo las cejas se cruza de brazos



Tú, ven aquí – dice Lady con fastidio, Wufei se extraña de que le llamen pero ya sabía para qué era, seguramente Treize había ido de chismoso con su prima sobre su supuesta relación amorosa con Duo



Ya lo sé, quieres que me vaya ¿verdad? – comenta con enojo



Con que tú fuiste – Lady se pone muy enojada y se levanta del asiento, acercándose al chino



No hice nada malo pero por favor no tome represalias contra Duo, necesita el trabajo – pide con amabilidad pero sus palabras confunden a su jefa, Treize entiende de que habla Wufei y también se pone de pie, mirando al de cabello negro



Él no los robo, Wufei habla de su relación amorosa con Shinigami – explica Treize con fastidio, mirando rudamente a Wufei quien le evitaba la mirada, observando fijo a Lady



Esas tonterías no me importan ahorita – enojada la mujer se aleja de ahí entrando a su oficina, Wufei mira de reojo a Treize y se da media vuelta, pero antes de comenzar a caminar su jefe lo sujeta del brazo



¿Que quieres? – pregunta nervioso al sentir el agarre y se evita voltear hacia atrás



Deja a Duo, yo te quiero – el rostro de Wufei se tiñe de rojo, avergonzado y molesto le arrebata su mano y da un paso al frente



Y yo lo quiero a él – molesto Wufei se aleja de su jefe para tomar asiento en el lugar de siempre, Treize se queda de pie observando al chino y se enfurece



Entonces despediré a tu amante – masculla entre dientes, apretando los puños al costado de su cuerpo



En su habitación de hotel, Heero se preparaba para ir a Monsieur, la otra noche no había tenido oportunidad de verlo, sus ganas de hacerlo eran enormes aunque Shinigami a veces le rechazaba como cliente, pero no importaba, al menos debía de hacer el intento, con suerte el trenzado aceptaría acompañarlo al Hotel como lo hiciese hace 2 años, y no es que solo le importara de él el sexo, pero es que realmente Duo lo traía loco, jamás alguien había logrado tal efecto en él, pero no le parecía extraño, el chico tenía el temple ideal además de ser sumamente hermoso, sobre él yacía la más grande fuerza de atracción



“No descansaré hasta que él sea completamente mío” – frente al espejo Heero se acomoda el cuello de la camisa, terminando así de prepararse. Había tomado un baño, había escogido ropa fresca y aunque no se había hecho al ánimo de pasarse el cepillo por el cabello, se había dado el lujo de usar su mejor perfume, la vanidad no era uno de sus defectos, pero aún así frente a Duo debía mostrarse siempre presentable. Heero sale del Hotel y toma un taxi, ya había considerado rentar un departamento y comprar un auto pero en esos momentos con todo lo que pasaba no quedaba tiempo de buscar o pensar en otra cosa que no fuera su Duo



Media hora después de que Wufei llegara a Monsieur sus amigos lo habían hecho, a ambos les había tocado interrogatorio por parte de Lady Une, la verdad es que a Treize no le daban ganas de ver al trenzado, seguro le rompería la cara y eso no le convenía por el momento. Duo y Quatre salen limpios del interrogatorio y se reúnen con Wufei en el sillón que generalmente ocupaban



¿Cómo les fue? – pregunta el chino a ambos chicos cuando llegan y se sientan



Bien – contesta aliviado Quatre mostrando una sonrisa, pero Duo en cambio se cruza de brazos e ignora a Wufei, el rubio nota la hostilidad entre sus amigos y recuerda la bofetada de la noche anterior



¿Siguen enojados? – con preocupación el rubio mira a ambos chicos



Yo no estoy enojado – contesta Wufei mirando a Duo, tratando de que éste le mire pero el trenzado se gira un poco, mostrando una parte de la espalda a su amigo



¿No se supone que el enojado eras tú? Duo te abofeteó – confundido Quatre mira a Wufei, quien a su vez observaba a Duo



Ya no es por eso –



¿Entonces por qué es? – enojado el trenzado se gira de nuevo para mirar a Quatre



Este baboso le dijo a Treize que somos amantes – exclama haciendo muecas graciosas, el rubio se sorprende y voltea rápidamente hacia Wufei y después hacia Duo, Quatre no aguanta más y comienza a reír, ambos chicos voltean a verlo fijamente



No es gracioso – regaña Duo con enojo pero Quatre ríe más fuerte



Perdón pero es que... – el rubio intenta contenerse pero nuevamente mira a sus dos amigos y continúa riendo



Imaginar a ustedes... ay no sé si me daría risa o miedo – Quatre reía muy divertido, hasta unas lagrimitas se asomaban de las orillas de sus ojos, mientras que Duo se molesta mucho más y Wufei solamente se sonroja dejando de mirar a Duo



No es para reírse Quatre, nos pueden despedir – comenta el trenzado con preocupación, el rubio hace un esfuerzo más grande y deja de reír



Lo siento... ¿Por qué dijiste eso Wufei? – cuestiona secándose las lágrimas



Anoche fue a mi departamento, vio a Duo ahí y aproveché para decirle esa mentira, lo encontré conveniente para que no me buscara más – explica apenado y arrepentido, no había pensado en las consecuencias que su mentira podía tener



¿Y cómo piensan mantener esa mentira? –



¡Yo no voy besuquearme contigo! – sentencia con gran decisión el trenzado, señalando rudamente a su amigo



Ni quien te lo vaya a pedir, que asco – contesta Wufei con el rostro completamente colorado, Duo frunce las cejas y le voltea la cara a su amigo, cruzándose de brazos después



Ya quisieras –



Ya quisieras tú – Wufei también se cruza de brazos y voltea la cara al lado opuesto



Que lío – desanimado Quatre suspira y se queda en medio de sus dos amigos mientras ellos se ignoraban mutuamente



Heero llega a Monsieur y se acerca a la recepción, a lo lejos divisa a los tres amigos, enfocando su mirada solamente en Duo, los acompañantes estaban demasiado serios, siempre que llegaba los encontraba conversando pero en ésta ocasión estaban callados, aunque realmente no le importaba mucho, Catherine espera a que Heero esté frente a su escritorio para saludarle



Hola, cuanto tiempo – saluda con una amplia sonrisa, Heero solamente la mira



Llama a Shinigami por favor – pide con amabilidad volteando a ver a Duo, la recepcionista mira también hacia Duo y después hacia Heero, borrando su sonrisa



Sí, espera aquí – se aleja hacia la mesa, los acompañantes la notan hasta que llega por completo hacia ellos, los tres voltean al mismo tiempo



El primero de la noche Duo – curioso el trenzado voltea hacia recepción, encontrando al culpable de todos sus males, sus ojos se llenan de tristeza y se pone nervioso



Dile que se vaya – es la respuesta de Shinigami, Wufei sonríe al escucharla, le parecía una excelente decisión pero Quatre no pensaba lo mismo



Está bien Duo – Catherine regresa a la recepción



Dijo no ¿verdad? – pregunta Heero cuando ve a la chica regresar con gesto serio



Ya sabes que no es presa fácil – comenta con una sonrisa triste, esos dos le gustaban mucho para pareja pero realmente no quería interferir mucho, bastante había hecho con pedir a su hermano una oportunidad para el trenzado



No me iré de aquí – sin querer darse por vencido Heero se sienta en la sala de espera y toma una de las revistas que había ahí, enseguida una mesera se acerca a él y le toma su orden. Minutos después de eso las puertas del lugar vuelven a abrirse, ésta vez se trataba de Trowa, la recepcionista le observa con seriedad cuando él se acerca



¿Sospechas? – pregunta con discreción echando una mirada al local para disimular



Ninguna – responde con la misma discreción



Perfecto... llama a Quatre – Catherine afirma moviendo la cabeza y se pone de pie, llega a la mesa y le sonríe al rubio pícaramente, Quatre entiende rápido y voltea a recepción viendo a Trowa de pie observándole, una gran sonrisa se dibuja en sus labios y levanta su mano para saludar al chico



Dile que en un momento estoy con él por favor –



Si, como digas – contenta la pelirroja regresa a la recepción e informa a Trowa de la respuesta del rubio y vuelve a sentarse en su lugar, ignorando a su hermano, debían ser lo más discretos posibles por lo que él se dirige a la sala de espera, antes de sentarse mira a Heero fijamente



“Es el chico de la otra noche” – Heero siente la mirada sobre él y voltea de reojo



“¿No lo he visto antes?” – se pregunta Heero aunque realmente no le interesaba mucho



¿Cuál es tu favorito? – pregunta Trowa confianzudamente, Heero enarca una ceja, mirándolo raro



¿Te importa? – responde secamente, Trowa emite una media sonrisa y también agarra una revista



Mientras no se llame Quatre a quien buscas, no – con indiferencia Trowa comienza a hojear la revista sin prestarle realmente atención



Nh – sin responderle, Heero también vuelve su vista hacia la revista, terminando así con la tonta conversación, poco después Quatre llega a la sala de espera sonriendo ampliamente, Heero levanta la cabeza y se sorprende un poco al ver que el acompañante a quien esperaba el sujeto extraño era uno de los amigos de Duo



¿Aquí? – pregunta Quatre a Trowa usando un tono jocoso y sonriendo con malicia



Preferiría algo más... íntimo – contesta poniéndose de pie, mientras ambos se miran profundamente, Heero agacha la cabeza pero aún les miraba de reojo, Trowa se acerca al rubio y ofrece su brazo, Quatre se agarra de éste y ambos se marchan, el rubio gira su cabeza un poco hacia atrás, observando a Heero, él también le mira hasta que se marchan por fin del lugar él y Trowa



“Ellos se aman... ¿Por qué Duo me rechaza? ¿Será que no le importo?” – Heero mueve su cabeza hacia la mesa donde estaban el trenzado y su amigo el de la cara de enojado, Wufei voltea al mismo tiempo lanzándole a Heero una mirada fría y retadora



Quiero a Duo fuera del negocio – molesto Treize miraba a su prima desde el escritorio, la loca mujer que se encontraba en el sillón frente a éste voltea a verlo con ojos furiosos, habían estado callados durante mucho rato y repentinamente su primo salía con estupideces



No haré eso, sabes muy bien que gran parte del porcentaje de nuestros ingresos es gracias a Shinigami, ese chico me hace rica sin darse cuenta – responde firmemente, ella tenía un Capital mayor en ese negocio que Treize por lo que tenía la última palabra



Pero él y Wufei... –



¡No me interesa! No perderé a Duo, en todo caso despido a Wufei – interrumpe fieramente, Treize se muerde el labio inferior y reta a su prima con la mirada



El también aporta muchos ingresos –



Si pero no como Shinigami, si tengo que elegir lo elijo a él sin dudas – los comentarios de su prima no le agradan a Treize, enojado se pone de pie y sale de la oficina



¿Qué le pasa a éste loco? De tonta despido a alguno de esos dos, que poco profesional –



Al salir de la oficina Treize se da cuenta que hay alguien en la sala de espera, le gustaba que sus clientes tuvieran la mejor atención así que se acerca a Heero para ver si las cosas se encontraban en orden, estaba enojado pero no debía de descuidar el negocio



¿Lo atienden bien? ¿Por qué aún no tiene acompañante? – por cortesía Heero se pone de pie



Espero a Shinigami – responde dejando la revista sobre el sillón, Treize voltea hacia la mesa donde sabía que se sentaban los tres amigos y lo que ve le desagrada, Wufei y Duo estaban solos y las manos del chino estaban sobre los hombros del trenzado



¿Shinigami le rechazó? – pregunta molesto volteando a ver a Heero, él asiente con la cabeza y enojado se aleja del cliente para acercarse a la mesa, Wufei se da cuenta que su jefe se acercaba y le informa a Duo, quien voltea preocupado alejándose un poco de su amigo, Treize llega hasta ellos y molesto coloca sus manos con fuerza sobre la mesa



No puedes rechazar clientes por estar con tu amante – reprende con tono alto



Yo, es que... –



¡Atiéndelo! – ordena duramente, Wufei se enoja y se pone de pie



No lo puedes obligar –



Claro que puedo, tu trabajo está en juego – enseguida Duo se preocupa y también se pone de pie, pero eso hace a Wufei enojarse aún más



Afuera solucionamos esto –



¿Hablas de llegar a los golpes? No seas ridículo – Heero alcanza a escuchar parte de la conversación y decide acercarse a la mesa, los clientes y acompañantes de otras mesas se dan cuenta del ruido y voltean



No quiero que esto origine peleas, me retiro – con educación Heero se da media vuelta y se marcha, Duo agacha la mirada avergonzado mientras Treize y Wufei se miran con odio



Síguelo, vas a un Motel con él y lo pones contento – las palabras de Treize hacen sentir a Duo poca cosa, con la mirada baja y sonrojado solo afirma con la cabeza mientras que Wufei se molesta aún más



Desgraciado –



Es su trabajo – Treize sonríe triunfante y Duo camina hacia Heero mirándole fijamente la espalda, sus manos le temblaban, no quería estar a solas con él pero era una orden de Treize y él no quería perder su trabajo, Heero sale de Monsieur y Duo también



Espérame – rápidamente Heero voltea atrás y ve a Duo parado frente a él, su sorpresa era grande pero no tanta como su emoción



Llévame a un Motel – Duo vuelve a bajar la mirada y aprieta los puños, Heero lo nota diferente pero no imagina que estaba siendo obligado, contento se acerca a él para tomarle de la mano pero antes de alcanzar a tocarlo sale Wufei del local bastante molesto y Treize detrás de él



No lo hagas si no quieres – preocupado Wufei observa con tristeza a su amigo, a Treize y a Heero no les agradan las palabras del chino y lo miran rudamente



Claro que quiere, me lo pidió – Heero se acerca a Duo y lo sujeta de la cintura, Duo siente un escalofrío por todo el cuerpo y dócil se deja abrazar, desviando su mirada, Wufei sabía que Duo si quería irse con Heero pero no de esa forma, eso era lo que más le preocupaba



Duo... –



¿Lo ves? – la sonrisa de Treize no podía ser más grande, Heero mira a ese hombre y después observa las caras de Wufei y de Duo, entiende mejor la situación así que suelta a Shinigami de la cintura, Duo voltea a verlo sorprendido



Vete – Heero le da un empujón a Duo de la espalda, Treize se sorprende y Wufei se enoja



Idiota – insulta dando un paso al frente, Heero lo mira con el ceño fruncido



¿Quién te entiende? –



Él no es tu juguete – perdiendo el control Wufei se acerca y sin que nadie se lo espere le da un puñetazo en la cara que lo hace caer al suelo



¡Wufei no! – Duo se asusta y se acerca a Heero, agachándose mientras éste se lleva una mano al labio, mirando en ella sangre, después voltea fríamente hacia Wufei



¿Por qué hiciste eso? – pregunta Treize con enojo, Wufei sonríe descaradamente



Tenía ganas – el chino se truena los dedos de la mano derecha retando a Heero, él se pone de pie y se lame la sangre de su labio



No – pide Duo pero Wufei y Heero se miraban fijamente sin prestarle atención, rápidamente Wufei se pone en guardia y sin previo aviso se gira sobre su eje dándole a Heero una patada en la cara con el talón de su pie, la cual lo hace caer otra vez al suelo, Duo se angustia llevándose una mano a la boca



¡Wufei! Tú sabes artes marciales, él está en desventaja – más que asustado Duo estaba enojado y se acerca otra vez a Heero, quien se levanta quedando sentado, se lleva una mano a la barbilla y mueve la mandíbula



¿Estás bien? – Duo saca de su bolsa un pañuelo y le limpia a Heero la sangre



Sí... ¿Terminaste? – Heero emite una media sonrisa y se pone de pie observando fijamente al chino, él se pone otra vez en posición de ataque



Wufei basta – dice Treize pero Wufei lo ignora por completo



¿Vas a llorar? – pregunta con burla a Heero, él no le responde de ninguna forma, los dos se miran fijamente por un par de segundos antes del ataque de Wufei, quien se acerca rápido a Heero, levantando su puño para asestarle su mejor golpe, pero también con rapidez Heero se acerca y antes de que su puño se estrelle contra su cara lo agarra con la mano izquierda y con la derecha le da un fuerte golpe en el estómago que saca a Wufei el aire, sus ojos negros se abren ampliamente y abriendo su boca saca un poco de saliva, Duo se sorprende y Treize se asusta por lo que corre hacia Wufei y antes de que éste caiga de rodillas en el suelo él llega y lo toma entre sus brazos, mientras él se agarraba con fuerza el estómago



Heero... – Duo se asombra por la fuerza de Heero, le había dado un fuerte golpe a su amigo y no había mostrado gesto alguno, ni siquiera había hecho un mínimo esfuerzo y aún así había sacado a Wufei de la jugada



Mald... ito – Wufei levanta la cara para ver a Heero quien a su vez lo miraba indiferente



¿Entonces vienes o no? que sea tu decisión – sin quererle prestar más atención de la debida Heero vuelve a prestar atención en Duo, pero él estaba muy preocupado por su amigo aunque también deseaba ir con Heero



Está bien – Duo voltea hacia Wufei unos segundos y después se acerca a Heero



Llévame al Motel – el trenzado aprieta los labios y nuevamente Heero lo toma de la cintura, Wufei se entristece por la decisión y Treize sonríe satisfecho. Heero y Duo se dan media vuelta y se alejan, Treize intenta ayudar a Wufei a ponerse de pie pero él lo rechaza dándole un codazo



Te odio – a duras penas Wufei camina de regreso a Monsieur mientras que Treize se queda afuera observándolo irse, sus palabras lo habían herido pero hasta cierto punto lo comprendía y no podía enojarse, tal vez había cometido un error al actuar de esa manera tan prepotente



Heero estaba emocionado por caminar junto a Duo rumbo al Hotel, por fin después de 2 años iba a hacerlo suyo nuevamente, pero las intenciones del trenzado eran otras, si pensaba acostarse con él pero no debía de ceder en su plan, iba a hacerle saber a Heero que si para él todo eso era un juego, entonces para Duo Maxwell también lo sería.
Notas finales:
Continúa en Capítulo 11. Sin amor

Gracias por leer y por sus comentarios :)
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios