¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +
Notas de la historia:
Indicaciones de lectura:

Diálogos –
“Pensamientos”
“Lo recuerdo bien a pesar de las tres copas de licor que llevaba en lo que iba de la noche, en aquel bar de aquella ciudad en la cual me encontraba por asuntos de trabajo. Sumido en mis pensamientos, me preguntaba si estar en ese bar y a esa hora de la noche era lo correcto sabiendo que al día siguiente yo debía partir de aquella ciudad, recuerdo que mientras lo hacía indicaba al encargado de la barra que sirviera mi cuarta copa de la noche, él, con un gesto de desgano asintió con la cabeza y se dirigió a mí con la botella en mano, llenó mi copa y se retiró con tal de no ver por más segundos mi miserable rostro.

Bajé nuevamente mi mirada hasta clavarla en la copa que sostenía entre mis manos y que movía en círculos con actitud de desgano, después de varios segundos de indecisión apreté mis ojos, empiné la copa y bebí de un solo trago el líquido que contenía, bajé pesadamente la copa hasta la barra y ahí la dejé, mientras me burlaba de mí mismo por encontrarme frente a tal acto de patética soledad, una sonrisa sarcástica se formó en mis labios y decidí salir de aquel bar para dirigirme al hotel en el cual me hospedaba, miré a mi lado izquierdo tratando de encontrar al encargado y así pagar mi cuenta, pero al no encontrarlo volteé al lado contrario y entonces fue ahí que lo vi, se trataba de un hermoso joven de larga cabellera sujeta por una trenza, ojos no menos bellos que él y un atuendo que a simple vista no me cautivó, pero que después de algunos segundos de observar fijamente terminó por convencerme que era el ideal para cubrir aquel cuerpo que se veía tan perfecto como lo era su rostro.



Aquel joven se percató de mi mirada y con una bella sonrisa cautivadora también me miró de la forma en que yo lo hacía con él, su mirada se perdió algunos segundos en la mía y dejando sobre la mesa la copa que sostenía hasta esos momentos en sus manos comenzó a caminar hacia mí, me sentí nervioso con cada paso que daba y mi cuerpo tembló al tenerlo tan cerca cuando él tomó el asiento desocupado al lado mío



Buenas noches – fueron sus primeras palabras después de observarme por algunos segundos ya habiéndose sentado. Esa pequeña frase me hizo estremecer al darme cuenta que no solo su rostro era hermoso, su voz lo era tanto, que en ese preciso momento me atrevería a asegurar que estaba enamorado de aquel extraño



Bue... buenas noches – apenas si pude hablar al haberme recuperado de aquella extraña sensación que ese joven produjo en mí. Nuestra conversación cesó con mi respuesta y un silencio extraño se suscitó, no sé él, pero yo me encontraba tan nervioso que no me atrevía a entablar una conversación, ni siquiera fui capaz de preguntarle su nombre, aquel sigue siendo para mí un misterio. El joven me miraba con curiosidad, tal vez se preguntaba cual era mi nombre o porque si lo había visto de aquella forma no me atrevía a conversar, no estoy seguro, solo recuerdo que no apartaba su mirada de mí, parecía como si yo le hubiera impresionado tanto como él me impresionó a mí



¿No hablas? – nuevamente escuché su hermosa voz al cabo de unos minutos en que transcurrió el silencio entre ambos



Dis... discúlpame – los nervios no me podían abandonar, su belleza me intimidaba, sentía la garganta demasiado seca y las palabras salían con dificultad



No te preocupes, aunque no hables me pareces lindo – rápidamente sentí como mi rostro ardía al escuchar aquellas palabras, no lo podía creer ¿yo le parecía lindo a aquel hermoso joven? me parecía algo casi imposible, pero lo acepté al notar que aquella mirada cautivadora se acentuaba, su mano se dirigió a la mía y la tomó entre la suya



Está fría – comentó después de unos momentos de estarla sosteniendo y la acercó a su pecho, a la altura de su corazón, sentí el mío latir rápidamente y sin pensarlo dos veces me acerqué a él e intenté darle un beso en los labios, su dedo índice se colocó sobre los míos y detuvo mi intencionada acción



No eres de aquí ¿cierto? – rompió el silencio con aquellas palabras al tiempo en que sus labios formaron una sonrisa traviesa



Es verdad – pude contestar sin titubear al haberme deshecho de mis torpes nervios. Recargó su codo en la barra y sostuvo su cabeza sobre su mano sin apartar su mirada de mí... recuerdo esa hermosa mirada, incluso aquella sonrisa que en ningún momento desapareció de sus hermosos y bien formados labios



Eres realmente bello – mis pensamientos salieron de la prisión de mi mente y él fue capaz de saber que pensaba, le había dicho aquello que desde que lo vi había pensado y no me atrevía a decir



Gracias – su cortante respuesta me dio a entender que mis palabras no le habían agradado, aunque su mirada mostrara totalmente lo contrario, me sentí incómodo al pensar que había roto aquel momento mágico por mis torpes palabras, sin darme cuenta que aquellas habían sido de gran ayuda, pues ese chico se mostró sonrojado como yo en momentos anteriores. Nuestra conversación volvió a sufrir una grieta y el silencio se volvió el único sonido entre ambos, temí que se aburriera de mí y se marchara, pero aquello no sucedió, el chico desvió su mirada por algunos segundos hacia mi copa vacía y después la volvió de nuevo hacia mí, parecía serio, no como cuando se acercó a mí con una gran sonrisa



¿Sabes?... desde antes que tú me vieras a mí yo te miraba a ti y me pareciste lindo – sus palabras fueron para mí un alivio al creer que lo había incomodado con las mías, pero al darme cuenta que no fue así nuevamente surgió en mí aquella necesidad de besarlo, solo que ésta vez no dejaría que mis impulsos se apoderaran de mí



¿De verdad? No te creo – una primera sonrisa se formó en mi rostro y la reacción de él al notarla me encantó, como si al verla le hubiese producido una buena sensación



De verdad, me preguntaba qué hacía alguien como tú en un bar como éste – era notorio que había comenzado entre ambos una conexión especial, no podría describirlo con palabras pero sentía que le conocía de toda la vida, a pesar de ni siquiera saber su nombre. Seguimos conversando por largo tiempo solo de tonterías, estábamos tan inmersos en la conversación que no nos dimos cuenta de la hora, el encargado de la barra se acercó y nos indicó que era momento de cerrar el bar. Vi en los ojos del chico algo de desilusión, eran ya las dos de la madrugada y obviamente era hora de despedirse, pero ninguno de los dos deseaba eso, se notaba en sus ojos y seguramente él lo había notado en los míos, metí mi mano a mi bolsillo y saqué la cartera para pagar mi cuenta y la de él



Bien, supongo que eso es todo – me dijo tras levantarse de su asiento después que yo había dejado el dinero sobre la barra y también me había puesto de pie, con su mirada se despidió de mí y se dio media vuelta para caminar hacia la salida del bar, yo me quedé parado sin poder moverme y sin poder hablar, necesitaba detenerlo, preguntarle su nombre, pedirle su número, algo, lo que fuera con tal de que no se marchara, no sabía que decirle o que hacer, pero fuera lo que fuera necesitaba ser pronto porque la salida estaba muy cerca para él, no pude pensar con claridad y dejé que mis impulsos se apoderaran de mí



¿Quieres acompañarme a mi hotel? – pregunté sin siquiera analizar lo que le estaba proponiendo exactamente, pero al parecer mis palabras habían logrado su cometido porque al escucharlas él se detuvo enseguida, no se movió por varios segundos y yo me impacienté al creer que aquellas palabras lo habían ofendido



Perdóname, yo... – bajé la mirada al suelo para disculparme, porque me sentía enormemente avergonzado, creí que él estaba molesto por aquella proposición



Si quiero – mis piernas temblaron al escuchar su respuesta, no la esperaba, no creí que me diría aquello en lugar de darme la bofetada que ya esperaba, no volteó hacia mí pero yo si caminé hasta donde él estaba, me detuve a su lado unos segundos y seguí caminando, él me siguió sin decir palabra alguna, se sentía entre ambos una gran tensión, sobre todo porque durante todo el trayecto ninguno habló, sé porque yo no lo hacía, pero ignoraba porque no lo hacía él, aunque lo suponía.

Al usar el elevador ambos evitamos vernos a los ojos, no me podría explicar por qué, ya que ambos estábamos conscientes de porque él iba rumbo a mi habitación de hotel, salimos del elevador y nos dirigimos a la habitación, recorrimos un largo pasillo que parecía interminable, llegamos hasta la puerta y saqué mi llave abriendo enseguida la puerta, lo dejé pasar primero y después entré yo, cerrando tras de mí la puerta, prendí las luces y él con pasos tímidos se dirigió directamente a la cama donde enseguida se sentó



Agradable hotel – rompió con aquellas simples palabras el hielo doliente que se suscitó entre ambos desde nuestra salida del bar



Gracias – no encontré respuesta mejor, la verdad estaba muy nervioso, no sabía como empezar ¿o empezaría él? no lo sabía, lo que si supe es que me moría por descubrirlo. Me quité el saco y lo arrojé a la primera silla que vi, él miró la prenda y se puso nuevamente de pie, caminó hacia mí y me miró a los ojos, su mirada era diferente, tenía algo extraño que no supe descifrar, cerró sus ojos y acercó su cuerpo al mío, sin dudarlo lo rodeé con mis brazos y dirigí mis labios hacía su cuello, me quedé ahí unos segundos para después subir hasta sus labios, los cuales pude tocar después de haberlos deseado tanto.

Aquel beso, el primero fue el mejor, nunca había probado en ningunos labios el sabor que probé de los suyos, nos separamos y me jaló de la mano dirigiéndome a la cama, mientras desabrochaba su camisa y me miraba fijamente a los ojos no hubo palabras, solo acciones, acciones que recuerdo con lujo de detalles, recuerdo lo suave de su piel y como mis manos se deslizaban por ella, la mejor piel que jamás había tocado en toda mi vida, su cabello estaba totalmente suelto y caía en parte sobre mi rostro mientras él apretaba sus manos en mi pecho, sus ojos resplandecían por el reflejo de la luna llena que había aquella noche.Recuerdo que casi al finalizar dijo algunas palabras pero no recuerdo cuales fueron exactamente, pues después de aquello mi vista se nubló y creo haberme quedado dormido, ya que a la mañana siguiente que desperté él no estaba a mi lado, creí por algunos momentos que lo había soñado pero no era así, vi en el suelo la cinta que sujetaba su cabello y la reconocí enseguida al ser yo quien la quitó para poder acariciar el hermoso cabello que sostenía, me senté en la cama con la sábana cubriéndome medio cuerpo y miré a mi alrededor sin encontrar lo que buscaba



¿Sigue por aquí joven? – fue lo primero que se me ocurrió decir al recordar que no le había preguntado su nombre, al no encontrar una respuesta bajé la miraba y la fijé en los puños que apretaban las sábanas, que tonto había sido al omitir algo tan importante, había pasado la mejor de las noches con alguien que no sabía ni siquiera su nombre.



Eso fue hace dos años, y ahora me encuentro aquí de nuevo, en ésta ciudad donde viví el mejor momento de mi vida, el único momento en que realmente me sentí feliz, la mejor de las noches con un desconocido del cual me enamoré y al que no he podido olvidar desde entonces ¿podrá el destino unirnos nuevamente? ¿Podrán nuestras vidas volver a cruzarse? tengo muchas preguntas en mi cabeza y ninguna respuesta, pero de lo que si estoy seguro es que no descansaré hasta encontrarle nuevamente”.
Notas finales:
Continuará en capítulo 2: "Regreso"

¡Gracias! Por seguir ésta historia ^^. Me gustaría recibir sus opiniones, hasta pronto
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 37 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 49 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 123 Comentarios