Pociones y Sentimientos por Paula Moonlight
Historia DestacadaResumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones... ¡Mi primera historia! ¡Plis lean! EL EPILOGO YA ESTA PUBLICADO
Categorías: Harry Potter Personajes: Harry Potter, Remus J Lupin, Severus Snape
Géneros: Humor, Romance
Advertencias: Chan=Adulto/Menor
Desafíos: Ninguno
Series: Ninguno
Capítulos: 27 Completo:Palabras: 61002 Lecturas: 75381 Publicado: 31/03/05 Actualizado: 15/06/05

1. ¡Luna que has hecho! por Paula Moonlight

2. ¿Poción? ¿Me cayó una poción? por Paula Moonlight

3. ¡Severus no ha ido a clases! por Paula Moonlight

4. ¡Suéltalo bastardo grasiento! por Paula Moonlight

5. Una poción me metió en esto... una poción me sacará por Paula Moonlight

6. Ahora tendré que cambiar de táctica por Paula Moonlight

7. ¿Qué… Qué es lo que quiere de mi? por Paula Moonlight

8. ¡No está en ninguna parte! por Paula Moonlight

9. Poesía o no poesía, seguía siendo Snape por Paula Moonlight

10. La esperanza es lo último que se pierde por Paula Moonlight

11. ¡Haaarrryyyy! por Paula Moonlight

12. Señor ¿Puedo hacerle una pregunta? por Paula Moonlight

13. Feliz Navidad Potter por Paula Moonlight

14. Amistad no es precisamente lo que quiero por Paula Moonlight

15. No era un sueño por Paula Moonlight

16. ¡Yo puedo gustarle a Severus! por Paula Moonlight

17. Hoy termina el efecto de la poción por Paula Moonlight

18. ¿Por qué no me amas Severus? por Paula Moonlight

19. Yo amo a Harry Potter por Paula Moonlight

20. Tiene a otro por Paula Moonlight

21. ¿Veritaserum? por Paula Moonlight

22. ¡Mortífagos! por Paula Moonlight

23. ¡Crucio! por Paula Moonlight

24. No pierdas las esperanzas por Paula Moonlight

25. ¿Me amas o no? por Paula Moonlight

26. Sólo déjame amarte Sev por Paula Moonlight

27. Epilogo por Paula Moonlight

¡Luna que has hecho! por Paula Moonlight
Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling



Capítulo 1: ¡Luna que has hecho!



Luna Lovegood, una chica de 6º año de largo pelo rubio y grandes ojos, que le daban aspecto de estar siempre sorprendida, estaba agregando el último ingrediente a la poción. Espero unos segundos y esta tomo el color escarlata que el libro (sacado de la sección prohibida) describía que debía tener.

-Perfecto… ¡Al fin Harry será mío!- exclamó emocionada.

El año pasado (su 5º año en Hogwarts y el 6º de Harry) había tratado por todos los medios de llamar la atención del ojiverde y lograr que este fuera su novio… sin lograr ninguna de las dos cosas. Así que había decidido tomar medidas drásticas.

“Lunatica” Lovegood, como solían llamarla sus compañeros, podría ser la persona más extraña y distraída que se encontrase en Hogwarts, pero aún así era una Ravenclaw, y como tal, ayudada de un libro podía hacer cualquier cosa a la perfección…como esa pócima de atracción.

Desde principios de octubre que se dirigía al salón de la ED para prepararla y después de dos meses ya estaba lista. Con la excusa de que necesitaba urgentemente una clase extra de Defensa contra las Artes Oscuras, para el examen que tenían mañana con el profesor Lupin, Luna había citado a Harry en la sala de la ED esa noche, a las doce en punto, solo. Había sido una suerte citarlo cuando Ron y Hermione tenían planes previos, si no de seguro la prefecta hubiese ido a ayudar.

La poción la había terminado justo a tiempo…faltaban 15 minutos para que llegara el amor de su vida.

Había colocado la poción en un balde que sujeto en a puerta entreabierta, para que le cayera a Harry cuando entrase… infantil pero efectivo... ahora sólo faltaba que Harry llegase y estaría loco por ella. Aunque Harry no la amara, y pasado el efecto de la poción la odiara, disfrutaría con él todo el tiempo posible “Lo comido y lo bailado nadie te lo quita y quien sabe… en una de esas termina gustándole… si, tal vez Harry sea mi novio en unos cuantos días.”

********************

Harry caminaba rápidamente a su encuentro con Luna, pues se le había hecho algo tarde “¿Por qué diablos no le pidió ayuda con ese hechizo cuando aún era de día?”.

Se escabullía sigilosamente por los pasillos de Hogwarts con algo de temor, puesto que no traía consigo el Mapa del Merodeador ( debido a que Hermione y Ron tenían asuntos que atender… eran novios desde el año pasado) y Snape estos últimos dos años había desarrollado un sexto sentido para pillarlo aún con capa invisible puesta.

Y así era, el agudo oído del profesor de pociones era suficiente para descubrir a Potter, y su capa invisible, en otra de sus andadas, y no muy lejos los profundos ojos negros intentaban percibir cualquier movimiento que lo delatase “Al parecer a Potter le encanta perder puntos para Gryffindor… igual que su padre… ¿Lo sorprendo ahora?... no… mejor lo sigo y lo pillo in fraganti en cualquier trastada que este planeando” pensaba Severus.

Harry camino hacia su destino, sin notar que era seguido por el silencioso fru fru que producía la capa de su profesor, al llegar encontró la puerta del salón de los menesteres entreabierta.

-Veo que ya llegó.

“Se juntará con alguien en un salón abandonado… perfecto… con suerte quitaré puntos a una Hufflepuff o a una Ravenclaw… un momento… no recuerdo que hubiese una puerta aquí”. Cuando Harry se quitó la capa y se disponía a entrar, Snape salió de las sombras.

-Buenas noches Sr. Potter ¿Cita romántica a media noche?- preguntó irónicamente.

Harry dio un salto hacia atrás y miro a su profesor completamente sorprendido “¿Cómo diablos hace siempre para encontrarme?”

Mientras, dentro de la sala Luna escuchó sorprendida y aterrada la voz de su profesor “NO! ¡Que hace aquí!!... ¡Va a arruinar mi plan!”

-Me pregunto quien cayó ante el encanto de la fama del niño-que-vivió esta vez- continuó diciendo Snape -Gryffindor no es… sino estarían en la sala común… quizás una tonta Hufflepuff.

Harry no contestó. No sacaba nada con desmentir las suposiciones del profesor de pociones, porque ciertamente había una chica esperándole adentro “aunque ni en mis peores pesadillas me enamoraría de Luna… y cita o no cita romántica, de todas formas me bajará unos 100 puntos por el paseito nocturno… si es que no intenta expulsarme”.

-Prefiere mantenerse callado… muy sabio de su parte Potter, pero no sacará nada, basta con abrir esta puerta para saberlo.

“Oh no…NO!! Que no entre” rogaba Luna. Pero sus oraciones no fueron escuchados y… Paff!... el balde con la poción cayó sobre el profesor.

-Pero que…- comezó a decir Snape, antes de empezar a sentir los efectos de la poción.

Luna se escondió detrás de la puerta y Harry al verla se preguntó que locura se le había ocurrido esta vez. Luna gritó.

-¡Corre Harry… escóndete!!- Harry pensó que era un consejo muy sensato, como para salir de la boca de Luna, pero no alcanzó a cumplirlo.

Snape se sacó el balde y Harry vio como la poción empezaba a evaporarse y como parte de ella era absorbido por la piel de este. Por un momento pensó en huir, pero la extraña mirada de su profesor lo hizo preocuparse por su salud “lo que le cayó podría ser peligroso”

-¿Se encuentra bien profesor?

-Sí, estoy bien Sr. Potter…aunque no tan bien como usted- dijo Snape con una suave voz, en un tono nunca había utilizado para dirigirse a Harry

-Perdón?!

-Esta noche está más guapo que nunca- Snape se le acercó peligrosamente.

-¿Pro… profesor? ¿Qué le ocurr…

Los labios de Snape impidieron que continuara hablando. Le besaba suave y posesivamente, sintiendo Harry claramente el sabor a canela de sus labios y una lengua que lo invitaba a responder.

Estaba a punto de responderle cuando su cerebro recobró el sentido común. “¡¡Severus Snape me está besando!! ¡Esto es aún peor que mi pesadilla de Luna como novia!”. Separó de un empujón a Snape.

-¡QUE CREE QUE ESTA HACIENDO!!

-Necesito tus labios…- la voz de Snape fue un ronco susurro, producto del deseo. Intentó aferrarse a Harry por segunda vez.

-NO SE ME ACERQUE!!- pero Severus siguió avanzando firmemente. Harry sacó la varita.

-¡Desmaius!- Snape cayó al piso y Luna salió de su escondite.

-¿Te encuentras bien Harry?- este estaba tan pálido como solía estar Snape.

-BIEN!! … ¡SNAPE ACABA DE BESARME!

-Oh Dios… ¿Te vio?

-¿Verme?... Luna… ¿Qué diablos era esa poción?

-Yo… yo… ¡Oh Harry!

-¡Luna que has hecho!

-Era… era una poción.

-Eso ya lo sé… la pregunta es ¡¿Cuál?!

-Una poción de atracción.

-¿Qué?!!

-Una poción que te atrae físicamente a la primera persona que vez… - Dijo Luna en un susurro- lo siento Harry esto no era mi intención.

-No tu intención era… QUE ME CAYERA A MÍ!!- Harry sintió enormes deseos de asesinar a Luna- ¡Por Merlín… en que lío me has metido!!-

Luna lucía totalmente avergonzada. Harry respiro hondo y decidió ver la forma de salir de ese lío… “con Snape tenía que ser… hubiera preferido a Luna… o quizás no”

-¿Te sabes el antídoto?

-No hay- el silencio reino durante largos segundos.

-QUE!!!!!

-¡Que no hay!

-No puede ser… esto no puede ser… siempre yo…- Suspiro resignado – Luna, por lo que más quieras dime que el efecto es pasajero.

-Un mes.

-… Un mes… TODO un mes.

-Sí… realmente lo siento Harry… Snape te perseguirá por todo Diciembre.



Continuará...

Hola! es la primera historia que publico... todos los capitulos serán cortitos, pero ya tengo 21 capitulos escritos... así que no se quejen ¬¬

En el proximó Severus se entera de lo que le pasó y no le agrada la idea en absoluto

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
¿Poción? ¿Me cayó una poción? por Paula Moonlight
"Los he buscado y ustedes han venido a mí, y yo les doy las gracias por esta razón",


Papa Juan Pablo II


Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap2: las reacciones de Severus

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capítulo 2: ¿Poción? ¿Me cayó una poción?



Harry y Luna llevaron levitando al desmayado y enamorado profesor de pociones a su cuarto y lo dejaron sobre la cama.

-Si hago un encantamiento desmemorizante ¿Crees que funcione?

-Lo dudo mucho Harry… perdóname por favor!

Harry, intentando no rendirse ante su mala suerte, llevó a Luna y su libro hacia la oficina del director de Hogwarts, esperando que el anciano mago pudiese darle alguna solución.

Siendo casi la una de la madrugada Harry y Luna llegaron a la gárgola y pronunciaron la contraseña, que ya conocía debido a anteriores visitas.

-¡Helado levitador!

Sólo cuando estuvo frente a la puerta del director Harry se acordó que ni siquiera había amanecido.

-Pasa Harry, no seas tímido- sonó una voz fuerte pero amable al otro lado de la puerta. Harry entro, para encontrarse con Dumbledore en pijamas frente a un montón de papeles “¿Es que acaso nunca duerme?” pensó Harry- tengo bastante trabajo acumulado y por eso he permanecido despierto… ¿Cuál es su excusa para visitarme a tan altas horas de la noche, jovencitos?

-Eso creo que debería explicarlo Luna, profesor- Muy apenada, Luna comenzó su relato.

Minutos después y luego de quitar 100 puntos a Ravenclaw, Albus consultaba el libro de la dichosa poción.

-Lo siento Harry, el libro es muy claro al decir que no hay antídoto- Harry gimió derrotado- aunque quien sabe… quizás Severus sea capaz de crear uno.

-¿Usted cree?

-Bueno supongo que a él tampoco le agradará sentirse atraído a ti e intentará buscar una solución, te lo aseguro. Él es un experto en la materia… pero habrá que ver si tiene ganas de hacerla.

-¿Si tiene ganas?

-Realmente no se que tanto pueda afectar la mente de Severus esta poción. Debido a mi lucha contra Voldemort se bastante sobre pociones mortales, venenos y pociones dominadoras de la mente y voluntad de una persona… pero sobre pociones y filtros de amor no sé mucho. Según este libro, el profesor Snape te verá como la persona más sexy y hermosa del planeta, y tendrá fuertes deseos de acercamiento físico, sentirá la necesidad de tocarte... pero realmente no sé como reaccione Severus, puede que no se le olvide que te detesta y trate de luchar contra esos impulsos, o puede que se le olvide que te odiaba y trate de conquistarte a toda costa.

-¡Oh no! ¡No quiero a Snape acosándome!

-Tranquilo mi pequeño, conozco desde hace tiempo a Severus y si algo sabe hacer es controlar sus emociones cuando la situación lo requiere. Quizás si no lo tientas sea capaz de resistir a la poción.

-¿Tentarlo?

-Si tentarlo. Se supone que la poción surte efecto cuando está ante la presencia del otro… así que lo mejor será que desaparezcas de la vista de Severus. Quedas libre todo este mes de asistir a las clases de pociones, aunque tendrás que recuperarlas después con clases extras. También, mañana temprano hablare con Severus sobre su situación… Bien ya es bastante tarde y creo que ambos deberían irse a dormir. Buenas Noches

-Buenas noches profesor- corearon Luna y Harry.

********************

Severus despertó sobre su cama, aún con su habitual túnica negra y con los zapatos puestos. “¿Me quede dormido vestido?” Severus comenzó a recordar “Seguí a Potter… besé a Potter… ¡Que beso!.. ¿Cómo es que hasta hoy no me di cuenta de lo hermoso que es Potter… nada que ver con su padre… sus maravillosos ojos verdes brillaron con preocupación, cuando me pregunto si estaba bien luego de que ese balde me golpeara… se veía tan tierno que no aguante las ganas de besarlo… mmm… que labios más sabrosos, como a cerveza de mantequilla… ¡Que ganas tengo de probarlos de nuevo!... pero Potter me rechazó... no importa, un Slytherin siempre obtiene lo que quiere y Potter será mío!

Unos golpes en la puerta interrumpieron sus pensamientos. Al abrir la puerta se encontró frente al director Dumbledore, con su eterna sonrisa y un libro en sus brazos.

-Buenos días Severus, hoy decidí que desayunaríamos en tu cuarto- Severus lo miró ceñudo pero no dijo nada “que se traerá ahora el vejete”.

Albus llamó, a un elfo domestico, el cual volvió con todo lo necesario, para un desayuno de dos personas.

-¿A que debo tu tan tempranera visita Albus?

-Vengo a preguntarte como te sientes con respecto a… Harry.

-¡Maldito viejo entrometido! ¿Cómo es que siempre te enteras de todo?

-Harry fue a contármelo.

-¡Sólo fue un pequeño beso y el mocoso héroe del mundo ya tuvo que irte con el chisme!

“Parece que esta normal” pensó el director.

-…¿Te comentó si le gustó?

“parece que no”

-No fue de eso precisamente de lo que me habló, si no más bien de la poción que te cayó encima.

-¿Poción? ¿Me cayó una poción?

-Sí ¿No lo recuerdas?

-No… sólo recuerdo que seguía a Potter… un balde me cayó… él se preocupó por mi y me preguntó si me encontraba bien... se veía tan tierno con su cara preocupada que no pude evitar querer besarlo.

-Te parece muy natural para ti querer besar a Harry… piensa Severus ¿Te habían dado ganas de besarlo antes de ayer?

-Pues… no… no había sentido esto antes.

Detestaba a Harry Potter. Siempre lo había hecho. Severus recordó las innumerables veces que había detestado al chico. Las veces que por engreído, creyéndose el héroe salvador del mundo, se había metido en problemas y ÉL, Severus Snape, tuvo que arriesgar el cuello para salvarlo. Las veces que le hacía recordar al idiota de su padre, al igual que él tenía la sutil habilidad de hacerle la vida un infierno. El odiaba a ese chico, un Gryffindor impertinente, malcriado, arrogante y que siempre encontraba una razón para romper las reglas… era la copia exacta de James Potter, entonces… “¿Por que me gusta?... ¡Pues porque tiene un cuerpo increíble y unos ojos que derriten a cualquiera!.. ¡Espera un momento!... ¡Hace unos días atrás yo no pensaba que Potter tuviese el cuerpo de un Dios!” Severus miró seriamente al Director.

-¿Qué poción?

-Una poción de atracción… velo por ti mismo- le pasó el libro.

-Oh demonios!... no tiene antídoto.

-¿No crees que puedas hacer uno?

-No. No sé conoce nada capaz de neutralizar la sangre de Veela… es imposible hacer un antídoto.

-Mmm… Eso es malo… ¿Severus, crees poder resistir el efecto de la poción?

-No lo sé Albus… aún ahora, cada vez que pienso el él lo encuentro endiabladamente bueno… por más que razone conmigo mismo de que es un impertinente, arrogante, engreído, rompe reglas, y un cabeza hueca de Gryffindor… sigo pensando que está para comérselo… no creo que teniéndolo en frente pueda controlarme.

-Lo supuse, es una poción muy fuerte… creo que fue una buena decisión dispensar a Harry de tus clases.

-¿Potter no irá a clases?

-No es más seguro que se mantengan alejados... por el bien psicológico de ambos… también sería bueno que tomes tus alimentos en tu habitación, para que no se topen en el gran comedor.

-Entiendo- “por eso vino a verme en vez de citarme en su oficina”

-Por supuesto, después tendrás que darles clases extra, por suerte de por medio están las vacaciones de navidad, así que no perderá muchas clases.

-Mmm... cierto. El efecto de la poción termina el 5 de Enero ¿no?- Albus asintió- justo cuando vuelvan los alumnos de vacaciones… este va a ser un largo mes.

-Bien eso es todo. Espero que manteniéndose alejados el uno del otro, sea suficiente par no caer en la tentación.

-Yo también lo espero Albus… yo también lo espero.



Continuará....



¡Muchas gracias a todos quienes leyeron mi historia y dejaron review! No esperé tener tantos. Este es un capitulo casi de relleno... pero el del miercoles va ha estar mejor

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
¡Severus no ha ido a clases! por Paula Moonlight
Hola!... Quiero agradecer a Kary, Little My, Zekhen, Hestia, Clau (Hola!^_^) Calipso y Ali que me dejaron Review en el primer capitulo y a Netsu, Hayden, Kiki-Chan, Alejandra, Danae, Ekishi, y Nuevamente a Ali que me dejaron Review en el segundo . ¡ME HACEN MUUUY FELIIZ! Este capitulo se los dedico a Ustedes…. Es uno de mis favoritos


Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones.Cap 3: Sev divisa a Harry en un pasillo y la poción surte efecto...

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”

Capitulo 3: ¡Severus no ha ido a clases!


Severus, después del desayuno con el Director, y pasar a la sala de profesores por algunas cosas que necesitaría esa mañana, se dirigió a su clase: 7º curso Slythering- Gryffindor. “Una clase en la que Potter no estará… no tendré a nadie a quien molestar e insultar…”. Longbottom no tomaba pociones desde quinto año. “No tendré a nadie a quien bajarle puntos… no tendré esos hermosos ojos mirándome con enfado… sus delicadas manos, pesando y cortando ingredientes… sus labios… ¡Pero que estoy pensando! ¡Maldita sea Lovegood y su poción!”

Decidió concentrarse en la poción que debía enseñar a los de séptimo, repasaba mentalmente cada ingrediente, paso a paso, como una oración, pero una silueta que cruzó rápidamente el pasillo por el que iba lo distrajo “¿Era Potter?”

********************

Harry no había logrado dormir mucho, pensando en lo incomodo de su situación actual “¿Es que no hay año en que no me ocurra algo insólito?”. Habían existido muchas cosas malas en su vida como Voldemort, la muerte de sus padres, los Dursley, Malfoy y su pandilla, Snape, un troll y un profesor de DCAO poseído por Voldemort en su primer año; un auto loco, un sauce boxeador, un elfo domestico que trataba de “salvar su vida” con una bludger loca, un profesor de DCAO ególatra y cabezahueca, la poción crecehuesos y la poción multijugos “todas las pociones saben mal pero definitivamente esas son las peores”, arañas gigantes y un basilisco en su segundo año; un supuesto asesino decidido a matarlo y centenares de dementores en su tercer año; un dragón, sirenas, grindylows, acromántulas, esfinges, escrutos de cola explosiva, un profesor de DCAO impostor y un encantador encuentro con Voldemort y mortífagos en su cuarto año; Umbridge “esa cosa no merece el titulo de profesor”, un gigante “amistoso”, centauros enfurecidos, otro encuentro con Voldemort, la muerte de Sirius… “Mejor no sigo recordando… miles de cosas han hecho que mi vida sea desgraciada, pero nada tan malo como… ¡Snape enamorado de mí!... bueno… con la suerte que tengo podría haber pasado algo peor… la poción podría haberle caído a Voldemort o aun peor… a tío Vernon ¡Arg! de sólo pensarlo dan ganas de vomitar…siempre que creo que mi vida no puede ser peor, algo ocurre que me demuestra lo equivocado que estaba”.

En vista de que no lograba dormir, Harry fue a desayunar temprano “quizás así no me encuentre con Snape”. Pero ni Snape ni el director se presentaron a desayunar. Hermione y Ron se acercaron.

-Harry! Así que aquí estabas ¿Cuándo bajaste a desayunar? Al despertar ya no estabas- dijo Ron.

-Buenos días, estoy aquí desde las siete.

-¡Vaya que madrugaste! ¿Por qué no me despertaste?

-¿Realmente te gustaría que te despertara a la 5 de la mañana?

-¿A las cinco?- preguntó Hermione.

-A las tres, a las cuatro o a las cinco, podría despertarlos a la hora que quisieran porque no pegue un ojo en toda la noche.

-¿Pesadillas de Voldemort otra vez?- preguntó cautamente Hermione.

-No, no es eso- y susurrando para si mismo agregó –pero igualmente es una pesadilla.

-¿Entonces?- preguntó Ron, mientras masticaba una tostada.

-No es algo para hablar acá… les cuento más tarde.

-Esta bien… ¡Hay que darse prisa… llegaremos tarde a la clase de pociones!- Hermione acabó lo que le quedaba de café y jalo a Ron en dirección a las mazmorras.

-¡Pero si aún tenemos tiempo!- se quejó este.

-Si llegamos unos minutos antes, Harry podrá contarnos lo que le pasa- susurro Hermione.

-Ah!!… ¿No vienes Harry?- Preguntó Ron al ver que su amigo seguía desayunando.

-Vayan ustedes, Dumbledore me dio permiso para faltar a la clase de Snape.

-¡¿Faltar a clase?! – corearon Ron y Hermione, uno mostrando asombro y la otra con cara de preocupación.

-Harry, me vas a decir en este mismo momento que fue lo que pasó para que el director te diera la hora libre- demandó Hermione.

-Ya les dije que aquí no es el lugar… además, ahora sí que se les esta haciendo tarde, procuren tomar buenos apuntes… aunque no sé por que lo digo si siempre tomas buenos apuntes…- Hermione seguía con el seño fruncido- ¡Vamos Hermi, vete tranquila!

-Esta bien… pero esta conversación la tendremos pronto, vamos Ron!

-¡Que disfrutes la hora sin Snape!- se despidió Ron.

-Hasta más tarde!

Harry suspiró.”¿Cómo se tomaran todo esto?… no van a estar muy contentos con Luna eso es seguro… bien, una hora libre… una hora en la que seguiré dándole vueltas a mi problema… volar!... lo único que despeja mi mente de problemas es volar”. Y sin tardanza Harry fue en busca de su Saeta de Fuego.

*******************

“¿Era Potter?... sí, esos pasos los reconozco donde sea, aunque sean tan silenciosos como los de un ladrón. Potter… una imagen de Harry con sus enormes ojos verdes viéndolo fijamente, sonriéndole, abriendo sus brazos, invitándolo a acercarse apareció en su mente… “¡NO! ¡Tengo que dar clases!”... Potter abrazándolo, acariciando su cabello… “Potter… clases!... Potter… clases… Potter!” … Potter besando sus labios, besando su cuello.

Sus piernas, sin esperar orden alguna por parte de su cerebro, siguieron el sonido de los pasos. Lo vio “¡Que trasero!” Potter iba con su escoba al hombro encaminándose hacia la salida. Lo siguió “Al diablo con las clases!... le queda tan bien esa ropa” . Harry no se había puesto el uniforme, vestía unos cómodos Jeans y una polera de manga larga “descaradamente pegada a ese exquisito cuerpo… ¿yo pensé eso? ¡Maldita poción!”

Mientras Harry se alzaba en su escoba, Snape se acomodó en las gradas “que manera de volar… se ve tan feliz, tan relajado, tan hermoso… su cabello azabache ondeando al viento… nunca había notado que ese indomable cabello le quedase tan bien… le da un aspecto natural, combina perfectamente con su personalidad… su delgado y ágil cuerpo sincroniza perfectamente con la escoba, como si fueran uno…”

*******************

-¡25 minutos de atraso!, El profesor Snape nunca se atrasa así ¿Le habrá pasado algo?

-¡Deja de preocuparte por el peligraciento! ¡Deberías estar feliz! En una de esas esta enfermo ¡No tendremos clases! ¡No nos bajará puntos! Y podremos ir a hablar con Harry- argumentaba Ron.

Pero Hermione no escuchaba a Ron, sino que se paró y fue al encuentro de Malfoy en cuando lo divisó, quién como prefecto de Slythering había ido a buscar a Snape a su despacho.

-¿Ya viene, Malfoy?

-No sabelotodo… no lo encontré. Y también fui a buscarlo a sus habitaciones. Esto es muy extraño.

-Iré a avisar al Director, quizás el profesor Snape se encuentre con él.

*******************

Snape había pasado la última hora mirando embelesado a Harry volar. En esos momentos este tocaba suelo y se dirigía a los camarines a tomar una ducha. “Los camarines… ducha… Potter desnudo…”


*******************

-Adelante- dijo el Director. Por la puerta apareció la prefecta de Gryffindor.

-Buenos días señor

-Buenos días Hermione ¿Qué te trae tan temprano? ¿No deberías estar en clases?

-Así es Director, pero el profesor Snape no se ha presentado a clases.

-¡Severus no ha ido a clases! ¡¡Oh oh!!- Exclamó Dumbledore.


*******************

Severus entro a los camarines y cerró con un hechizo la puerta. Guiándose por el sonido del agua cayendo encontró su objetivo… Potter.

El vapor llenaba el ambiente, el agua seguía fluyendo, rápida y abundante, cayendo, golpeando el suelo, componiendo una extraña música con cada gota que caía.

Severus quedo completamente anonado, deslumbrado y perdido; perdido en la inmensidad de la abundante beldad que sus ojos le permitieron mirar en ese instante.

Había un ángel duchándose.

...Un ángel que había bajado del firmamento y tomando la forma de una seductora y bellísima criatura mortal, había decidido enjuagar y reposar desnudo, bajo el agua. Severus miró como cada gota de agua limpiaba cada centímetro atenta y sensualmente; exaltando, limpiando y humedeciendo con gracia y pasión, el cuerpo estrecho y sensual de la figura más deliciosa y fascinante del universo... de hombros anchos, cuello esbelto y largo, brazos levemente musculosos, vientre liso, delicado y firme, trasero perfecto, de bellísimas y largas piernas, angostas y persistentes caderas...

El agua caía en su brillante cabello azabache, para luego deslizarse y explorar lugares más recónditos, excitantes... tentadores...

...Las gotas transitando su espina, su espalda, su cintura angosta y sus muslos estremecedores, su entrepierna, con tal sutileza que causaba una profunda e inexcusable envidia...También dando brillo, finura y exquisitez a sus delgados labios y a sus mejillas sonrojadas.

Y ahí, Potter... empapado, alejado y silencioso... en su perfección desnuda, bañaba, enjabonaba y tocaba tranquila y dócilmente su cuerpo, sin que el agua parara de transitarle, sin mirar hacía donde se encontraba Severus, quien tenía toda su atención centrada en ese ser, tan hermoso como un ángel, capaz de acelerar los latidos de su corazón.

Haciendo grandes esfuerzos Severus logro pensar fríamente “su varita… si la escondo no podrá desmayarme otra vez”. Encontró la varita ente sus ropas y la tiró en un rincón, oculta entre unas toallas sucias. Se desnudo y le dio rienda suelta a sus deseos.


Harry sintió unas manos aferrándose a su cintura y un cuerpo firme y musculoso apegado a su espalda. Como pudo se dio la vuelta…dos ónix lo miraban lujuriosos.

-¡Snape!

-Hola Potter ¿Me extrañaste?

-Pro… pro…profesor- Harry se había quedado paralizado al darse cuenta de la desnudez de su profesor…reaccionó cuando las manos, hasta ahora firmemente agarradas de su cintura, empezaron a acariciar su espalda. Intentó zafarse, pero lo único que lograba es que Snape lo sujetara con más fuerza- ¡Suélteme!

Severus no le hizo caso… no podía. Lo único que en esos momentos podía hacer era concentrar sus cinco sentidos en el ángel que se encontraba entre sus brazos.

Tocar a Harry… recorría fascinado la tersa y joven piel que tenía entre sus brazos, sus manos no podían dejar de subir y bajar por aquella piel, gravando en un rincón de su mente cada ángulo y curva de ese cuerpo.

Oler a Harry… su cabello despedía el exquisito olor a limón del shampoo que hacia poco había limpiado su rebelde cabello, toda su piel olía a frescor, como a un bosque después del rocío del amanecer y Severus no podía hacer más que embriagarse con aquel aroma.

Saborear a Harry… los labios de Snape tomaron posesión de los labios frente a él, su lengua no saciada con el dulzor de esa boca, bajaron para sentir el salado del cuello y la piel, dándole la oportunidad a Harry de gritar otro ¡Suéltame asquerosa serpiente!, junto a otros insultos.

Oír a Harry… incluso los insultos y reclamos parecían halagos proviniendo de aquella angelical voz. El timbre de tenor lo excitaba al máximo, cuando emitía -sin poder evitarlo- algunos gemidos de placer, provocados por sus caricias.

Mirar a Harry… Severus elevó sus ojos hasta toparse con las iris esmeraldas que refulgían con un sin fin de emociones: placer, odio, vergüenza, valentía y miedo. Severus quedó prendado de esos ojos, que reflejaban el alma de ese ser adorado. Severus amó las mejillas sonrojadas a causa de sus caricias. Amó cada gota de agua y sudor que cubría su divino cuerpo.

Severus sintió en ese preciso instante que para lo único que había nacido era para adorar y amar a Harry Potter.


Continuará... El Domingo ^_^

Hola! Se me olvidó poner que la escena de la ducha fue inspirada en un fic de Fanfiction llamado "Cereza".. un Harry/Ron... así que no me den todo el crédito ^_^

SU REVIEW ES MI SUELDO.... así que no sean tacañas ¬¬
¡Suéltalo bastardo grasiento! por Paula Moonlight
¡Woooooow! ¡Recibí 16 reviews....estoy muy feliz! ^_^ Muchas gracias a Kary, As Black, ekishi, Azalea, Mary, Alejandra, Medea, Hestia, Mod-chan, mcristina, Clau de Snape, Ali, Several, Draconism Snape Potter, Danae y Zenkhen

SI SE PREGUNTAN POR QUÉ ACTUALIZO EN SABADO LEAN AL FINAL...


Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones.Cap 4: Gryffindors al rescate! y Sevy en la enfermería

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 4: ¡Suéltalo bastardo grasiento!



-¿Que quiere decir con “oh oh” Director?

-Rápido! Dile a todos tus compañeros, que no habrá clases y vayan a buscar a Harry inmediatamente, puede que este en una situación difícil.

-¿Que es lo que ocurre Director?

-Severus está bajo el efecto de una poción, irá tras de Harry.... no hay tiempo para explicar Vete!

Hermione salió a toda prisa del despacho del Director, rumbo a las mazmorras... algo definitivamente iba mal, si había logrado asustar al Director de aquella forma.

El Director de Hogwarts no sabía que hacer, los demás profesores no estaban enterados -aún- sobre la situación de Severus, el desayuno con él había terminado cuando las clases comenzaban, por lo que todavía no había hablado con nadie, exceptuando a Remus, y tampoco podía interrumpir las clases para contarles todo y pedirles ayuda, tomaría demasiado tiempo y Harry podría estar en problemas en este mismo momento “Lo único que puedo hacer es buscar yo mismo a Severus y rogar porque aún no halla encontrado a Harry o que este, al igual que anoche, logre detenerlo a tiempo.... porque con esa poción es muy capaz de llegar al final”

*******************

Harry, no podía evitar lo que sentía, lucho como pudo contra Snape en un principio y gritó porque lo soltara, pero ya no podía evitar lo que sentía, cada roce de Snape, cada toque de Snape, cada caricia de Snape, cada beso de Snape, cada lamida de Snape, cada mordida de Snape... lograban nublar la razón de Harry a causa del enorme placer que provocaban y tomaban el control de su cuerpo, haciéndolo estremecer, gemir, gritar y desear más... miles de sentimientos invadían su corazón.

Placer por las caricias expertas a las que era sometido su cuerpo.

Odio por desear más de ese placer que le otorgaba “su enemigo”

Vergüenza por entregarse tan fácilmente a los deseos de Snape.

Valentía por no importarle perder el control

Miedo... miedo a Snape... miedo a lo que era capaz de hacer Severus Snape por hacerlo suyo... miedo a sí mismo... miedo a la intensidad a la que podían llegar sus propios sentimientos.

********************

Lugo de dar el aviso de que el profesor Snape no daría clases, Hermione reunió a todo el séptimo de Gryffindor en la sala común, donde ya había comprobado no se encontraba Harry, sin dar muchas explicaciones, debido a que ella tampoco tenía muchas, organizó rápidamente la búsqueda de su amigo: Neville iría al Salón de los Menesteres y revisaría el Gran Comedor, Parvati y Padma a la biblioteca y la Torre de Astronomía, Dean y Seamus recorrerían los pasillos del castillo y buscarían en las cocinas, Hermione y Ron buscarían en el lago y el campo de Quidditch.

Ron y Hermione ya habían recorrido los alrededores del lago y ahora se encontraban en el campo de Quidditch. No había nadie.

-Bien, vayamos donde Hagrid o quizás en el Bosque Prohibido.

-Espera un momento Ron, Harry estaba muy preocupado en la mañana, ahora sabemos que es debido a que el profesor Snape va tras él a causa de una poción, o al menos eso es lo que entendí en la rápida conversación con el Director.

-¿Crees que sea una poción que le haga odiar aún más a Harry? ¿Qué sea capaz de matarlo?

-No tengo idea, pero sea lo que sea le preocupaba a Harry y lo único que logra relajarlo y olvidarse de sus problemas es volar ¡Tiene que haber venido!

-Sí, pero no esta!

-No esta volando que es diferente. Ya casí va a terminar la hora de clase, quizás ya bajó a cambiarse de ropa.

-¡Los camarines!

-¡Exacto! Vamos Ron.

*******************

-¡Suélteme… por… mmm… por favor… Aah Pro… Profesor!

Los labios de Snape ya no se conformaban con sentir las endurecidas tetillas de Harry, Severus sentía perfectamente como el pene de este rozaba su propia excitación, provocándolo más de lo imaginable. Se arrodillo frente a Harry y sin preámbulos lo metió completamente en su boca.

-¡Oh Dios!

*******************

Ron escuchó a lo lejos, opacado por el sonido de la ducha, la suplica de su amigo pidiéndolo que lo soltase. Corrió al lugar.

-¡Oh Dios!- Gritó Harry. Ron no podía creer lo que veía.

-¡SUÉLTALO BASTARDO GRASIENTO!- y acto seguido Ron lanzó todas las maldiciones que le vinieron a la cabeza.

Hermione que esperaba afuera, escucho como Ron atacaba y decidió entrar.

-¿Pero que?- Hermione miró espantada al casi irreconocible profesor de pociones y a su amigo desnudo.

-¡No mires Hermi!!- gritó Harry. Este se secó rápidamente y se puso su ropa- Mi varita… Mi varita no está.

-¡Accio varita de Harry!- La varita voló hasta la mano de Hermione y se la tendió- Aquí tienes.

-Gracias.

Mientras tanto, Ron miraba asqueado a su grasiento profesor de pociones, le había lanzado desde Furnunculus hasta un Stupefy y si hubiese sabido hacerlo le habría lanzado varios Crusiatus “Se los tiene más que merecido”

Hermione en vista de que Ron no hacía nada más que lanzar furiosas miradas al desnudo profesor, tomo la túnica de este y lo tapo para no tener que mirar el espectáculo.

-Ahora podrían decirme ¿Que pasó aquí?

-¡¡¡Ese grasiento asqueroso estaba violando a Harry!!!- grito Ron con cara de darle otra sesión de maldiciones a su querido profesor.

-Cálmate Ron.

-¡QUE ME CALME!! ¡¡Él estaba… estaba… A HARRY!!

Ante esa declaración y la mirada entre incrédula y preocupada de Hermione, el rostro de Harry ya sonrojado por las acciones de su profesor, se torno aún más rojo.

-Harry- Le llamó Hermione con una voz increíblemente calmada, para aquella extraña situación -¿Crees que ahora nos podrás decir por que el Director te dio la hora libre?

Harry se sentó en el suelo, lo más alejado que pudo de su profesor, y relató su nuevo problema.

*******************

Remus iba camino a la enfermería. Nunca le había agradado ese lugar, aunque estaba infinitamente agradecido de madame Pomfrey, ya era más que suficiente visitarla una vez al mes. Pero en estos momentos había alguien que necesitaba un poco de apoyo moral.

En la mañana se había topado con un desesperado director que buscaba desesperadamente a un perdido profesor de pociones que en esos momentos estaba desesperado por acostarse con uno de sus más odiados alumnos. Ambos habían buscado a Severus por separado, él sin mucha suerte, pero de vuelta se había topado con el mismo Harry y compañía, quienes sólo le comunicaron del estado actual de su colega. No explicaron ni donde ni como lo encontraron, no traían cara de querer hablar en esos momentos, y él no creyó necesario averiguar el por qué de todas las maldiciones que Ron le lanzó… ya se lo imaginaba.

Encontró a Severus siendo atendido por la señora Pomfrey, realmente tenía mala cara. Espero a una distancia prudente, dejando a la enfermera trabajar, conocía muy bien el carácter de esa mujer. Y luego se acercó, aún conservaba algunos furúnculos.

-¿Se puede saber que ocurrió?

-…

-Vamos Severus… supongo que esto debe ser más fácil de hablar conmigo que con Albus ¿No?

-Mhn... Como si quisiera hablar con alguno de los dos.

-¿Acosaste a Harry?

-Sí.

-¿Hasta donde llegaron?

-No te importa

-Severus… bueno supongo que prefieres discutirlo con Albus- al no recibir contestación, Remus decidió hacer un segundo intento- ¿Fue más que un beso?

-No te importa- Remus suspiró y se dio por vencido.

-¿Me dirás al menos si besa mejor que yo?

*******************

Luego de dejar a Snape en la enfermería y a Harry en su cuarto dándose otra ducha –para sacarse los restos de Snape- Ron buscó el Mapa del Merodeador y buscó en quien descargar su furia.

-Esta en la Torre de Astronomía… con Ginny- Le informó a Hermione.



-¡Estás loca! ¡Realmente loca Luna!!... ¡Como se te ocurre hacerle esto a Harry! ¡TE DIJE QUE NO LO HICIERAS!! -Gritaba histérica Ginny-Con una poción no se consigue el corazón de nadie, tiene que ser algo voluntario… pero no me hiciste caso… y ahora Harry es acosado POR SNAPE!!!

-Yo no pensé q…

-¡¡Luna Lovegood!!- Ron entraba como un huracán a la Torre de Astronomía - ¡¡Pagaras con creces lo que le has hecho a Harry!!

-¿Cómo pudiste ser tan irresponsable, Luna?- Dijo Hermione más calmada – Está prohibido realizar esa clase de pociones, pudieron haberte expulsado y…

-¡¿Te preocupa Luna?! ¡Es Harry el que está en problemas! ¡Con ese…- Ron hizo una mueca de asco, al no encontrar una palabra suficientemente mala para describirlo -…ese persiguiéndolo! ¡Por tu culpa casi lo viola!!- Le interrumpió Ron.

-Y debiste pensar- Continuó Hermione -que el amor verdadero no se logra mediante pociones, ni mentiras Luna… es más, creo que con esto perdiste definitivamente a Harry.

-¡Y nuestra amistad!- Tronó Ron.

-Al menos debiste hacer alguna poción con antídoto- Dijo Ginny más calmada que antes, pero aún con el ceño fruncido.

-Yo… yo… Harry me odia…- Luna se puso a llorar -Realmente lo siento.

*******************

Dumbledore entro a la enfermería y divisó al casi recuperado Severus Snape, con la peor cara de enfado que le había visto en todos los años que lo conocía. Y eran muchos.

-¿Cómo estás?

-Grrr

-No te culpes… en estos momentos la poción es más fuerte que tu voluntad.

-Mnffgrrr

-Mientras más tiempo pase, tendrás más control sobre ti mismo.- Snape bufó – tienes suerte de no haber llegado a más o estarías en serios problemas.

-¡No me lo recuerdes! ¡Aún tengo ganas de terminarlo!- Snape ya no pudo contener la rabia que sentía hacia sí mismo y hacia cierta rubia Ravenclaw.

-¿Cómo fue que terminaste con Harry en los camarines? Que yo sepa la poción sólo surte efecto cuando lo ves.

-Porque lo ví!! ¡Al estúpido de Potter se le ocurrió cruzarse en mi camino hacia las mazmorras!... Cree me que intenté no seguirlo, pero el deseo fue más fuerte.

-Me lo imagino… ¿ya vuelves a ser tu mismo?

-Casi.

-Bien, te dejaré descansar y procura tomar tus alimentos en la habitación… no quiero una escena en el Gran Comedor.

-Grrrff- Dumbledore abandonó la enfermería -Lo peor de todo es que lo disfruté- susurró Severus… “¿Realmente me empieza a gustar Potter?...” -¡NO ES LA MALDITA POCIÓN!!


Continuará...


Hola! Actualice este sabado debido a mcristina quien dijo: Como en pedir no hay engaño ...jejeje...podrías entregarnos 2x1???... Y yo le contesté que dependía de los Reviews... así que:

SI RECIBO MÁS DE 10 REVIEWS DE AQUÍ AL DOMINGO EN LA NOCHE (HORA DE CHILE) SUBIRÉ EL CAPITULO 5 MAÑANA

Por ahora mcristina te dejo un adelanto

“Maldición... o sea que si quiero ser un profesor competente tengo que acariciar a Potter una vez al día... como si ese Dios permitiera que yo lo tocara... ¡¿Qué?! ¡¿Lo llamé Dios?!...”

-¡Demonios, necesito hacer algo!...¡Mil veces maldita Lovegood!!

“Tranquilo Severus... intenta mantener la calma... eres un Slythering... piensa fríamente... eres astuto y hábil, un experto en Artes Oscuras y Pociones... puedes encontrar una solución...”

-¡Eso es! Una poción me metió en esto... una poción me sacará.- En el cuarto del profesor de pociones se escucho una perversa risa –Es hora de preparar una poción de amor para Potter.



^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO Y LA FORMA DE OBTENER EL CAPITULO 5 RAPIDAMENTE
Una poción me metió en esto... una poción me sacará por Paula Moonlight
El chantaje funcionó!... Recibí 17 reviews, tan sólo ayer, así que decidí publicar temprano (son las 10:02 am). Muchas gracias a Lady chibineko, Hestia, As Black, Alejandra, Ekishi, Hatsuni, Kat Basted, RAC, Kary, Ali, Ashura, Danae, Mcristina Draconis Snape Potter, Es-Chan, Griselda y Delorrein.

ESTE CAPITULO LO DEDICO CON MUCHO CARIÑO A MCRISTINA (QUIEN ME LO PIDIÓ) Y A HESTIA (PARA QUE SEPA QUE NO ME MOLESTÉ..ERA UNA BROMITA...^_^)


Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 5: Severus revisa los efectos de la poción y prepara un plan. Harry trata de sacarse de la cabeza a Severus... pero no lo logra mucho.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling

Advertencia En este capitulo hay contenido hetero… poquito, pero lo hay.


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 5: Una poción me metió en esto... una poción me sacará



Harry había estado huyendo de Snape toda la semana. El profesor Snape, ya no asistía al Gran Comedor, pero a pesar de que Hogwarts era inmenso, de alguna forma su profesor siempre lograba interceptarlo en algún pasillo y acercársele peligrosamente e incluso a besarlo un par de veces. Aún con el Mapa del Merodeador se le había hecho bastante difícil evadirlo “porque nunca hay pasillos secretos cuando uno los necesita”, así que trataba siempre de estar con alguien -lo que no impedía que Snape le lanzara miradas lujuriosas que lo hacían temblar- sobre todo desde la noche del miércoles.

Flash Back

Harry se había despertado a las dos de la mañana con mucha hambre. Por culpa del *pederasta peligrasiento*, como había empezado a llamar Ron a su profesor de pociones, no había probado bocado desde el almuerzo.

Snape para no contrariar al Director, no había asistido a comer al Gran Comedor pero la poción le hacía sentir un enorme deseo de ver a Harry, razón por la cual a la hora de la cena se encontraba parado cerca de la entrada del Gran Comedor…esperándolo… por lo cual Harry, al revisar el mapa del Merodeador, había decidido no bajar a cenar.

Ahora la sensación de hambre había sido mayor que su sueño y la urgente necesidad de llenar su estomago lo obligo a tomar su capa invisible y recorrer el tan conocido camino hacia las cocinas.

No contaba que el instinto de Snape para encontrarlo en mitad de la noche, había aumentado desde que la poción lo urgía a buscar al Gryffindor. Lo encontró justo cuando atravesaba la puerta de las cocinas

Harry acababa de morder el ansiado sándwich de jamón y queso que su estomago hace horas reclamaba, cuando sintió dos brazos aferrándose con fuerza a su cintura y pecho y al instante siguiente unos labios posándose delicadamente en su cuello.

-Extrañaba tanto tu piel- susurro Snape muy cerca de su oreja.

Harry ahogo un gemido involuntario que trataba de salir por su garganta e intentó liberarse, pero sólo logró quedar frente a frente a su odiado profesor, instancia que este aprovecho para besarlo apasionadamente.

-Mmm… jamón y queso.

-Señor Harry Potter señor, Dobby trae la leche que Harry Potter pid…

El elfo domestico dejó a medió terminar su frase y dejó caer el vaso de leche que traía al suelo, al ver que la persona que lo había liberado estaba siendo besado por uno de los profesores de Horgwarts. Harry al verlo le hizo señas desesperadas para que lo ayudará. Los elfos ya habían escuchado sobre la poción que afectaba al profesor, el Director les había ordenado que le avisaran si veían al profesor de pociones en alguna actitud sospechosa. *Eso* pensó Dobby era más que sospechoso. Con un suave *Pop* Dobby se apareció en el dormitorio del Director de Hogwarts.

Cuando el Director llegó, en un pijama amarillo con lunares violetas, Harry le lanzaba pasteles de crema a Snape para tratar de alejarlo, mientras ambos corrían alrededor de una mesa… como un gato y un ratón… o como un Gryffindor aterrorizado y un profesor afectado por una poción de atracción.

Se quedó disfrutando del espectáculo unos minutos antes de desmayar a Snape.

Fin Flash Back

*******************

Desde entonces Severus Snape, el temido profesor de pociones, no había tenido la oportunidad de acercársele. La desesperación, por sentirlo entre sus brazos y saborear sus labios, crecía día a día. Ya no lograba razonar consigo mismo… no cuando pensaba en Potter (que era la mayor parte del tiempo) y había llegado al punto de desobedecer la recomendación-orden del Director de no comer en el Gran Comedor… necesitaba verlo, sentirlo cerca, aunque sea una vez al día.

“Esto ya no puede seguir así” pensaba para si mismo Severus “Es Potter… el hijo de ese desgraciado Gryffindor que hizo de mi adolescencia algo insoportable ¡Por Merlín! ¡Él mismo es un impertinente, arrogante y engreído Gryffindor!... con un delicioso cuerpo y unos ojos que me fascinan…

-Ahgg ¡Tengo que sacarlo de mi cabeza sea como sea!- Grito exasperado Snape en medió de su habitación- Debe de haber alguna forma- “ya no logró concentrarme… hasta he arruinado pociones en frente de los alumnos…” -¡Por Dios! ¡Eran pociones de tercer año!! ¡YO NO ARRUINO POCIONES!! –“Empiezo a parecerme a Longbotton” -¡Oh Gran Merlín ilumíname!!- “Bien, desde cuando me parezco a Longbotton… desde que no logras acercarte a Potter”. Snape sospechando el por qué de su extraño comportamiento consultó el maldito libro que había cambiado su vida.

La persona bajo los efectos de la poción

“Debería decir la victima” pensó Severus y siguió leyendo.

La persona bajo los efectos de la poción sentirá principalmente un deseo irresistible de acercamiento físico con la primera persona que vea, una gran necesidad de tocar a esta persona. Este deseo principalmente será de carácter sexual, sin importar que la primera persona a la que vea sea de su mismo sexo, ni que preferencia sexual tenga “el afectado”. Tampoco importará le belleza que tenga la primera persona que vea, ya que la poción provoca que el afectado la vea como la persona más sexy y hermosa del planeta. Este deseo se manifestara sólo cuando dicha persona este presente.

“Maldita Lovegood… juro que este año no pasas pociones… y el próximo tampoco”

Este deseo será muy fuerte los primeros 15 días y luego irán disminuyendo paulatinamente hasta volver a la normalidad 30 días después de la aplicación de la poción. También pensara en el tiempo que dure la poción que esta es la persona más hermosa que a conocido en su vida. No existe ningún antídoto o forma de contrarrestar este efecto en el individuo afectado.

“O sea me quedan 11 días de vivir en un infierno y otros 15 de vivir en una pesadilla... mmm... Creo que Luna Lovegood no llegara a séptimo año”

En algunas personas la poción puede tener efectos secundarios

“Odio los efectos secundarios... porqué tienen que existir ineptos que no logren pociones perfectas”. Severus no había leído anteriormente esta parte del libro debido a que con el primer párrafo había tenido suficiente.

En algunas personas la poción puede tener efectos secundarios incluso cuando no este presente el individuo que gatilla el efecto.

“Y tenía que ser yo justo una de esas personas”

Estos efectos secundarios pueden provocar que el individuó bajo el efecto de la poción, no deje de pensar en la primera persona que vea, por lo que esta se verá demasiado distraída durante el periodo que dure la poción, al no poder concentrarse en algo que no sea el “ser deseado”.

“Por eso ahora soy Severus Longbotton”

También puede acarrear que esta persona sienta la imperiosa necesidad de ver al “ser deseado”, con la posterior consecuencia de necesitar tocarlo cuando lo vea.

“Y tenía que ser Potter el deseado... bueno, al menos no es la estúpida Lovegood… o Trelawney… ug”

Pero estos efectos secundarios sólo se presentan, cuando se ha tenido un contacto físico de tipo sexual con la persona deseada y luego no se ha tenido otro tipo de contacto por más de 24 hrs. Por lo que la única forma de contrarrestar estos efectos secundarios es manteniendo contacto físico con “el deseado” al menos una vez al día, siendo suficiente un beso o una caricia, para que la persona afectada por la poción mantenga el control de sus pensamientos y actos en ausencia de este.

“Maldición... o sea que si quiero ser un profesor competente tengo que acariciar a Potter una vez al día... como si ese Dios permitiera que yo lo tocara... ¡¿Qué?! ¡¿Lo llamé Dios?!...”

-¡Demonios, necesito hacer algo!...¡Mil veces maldita Lovegood!!

“Tranquilo Severus... intenta mantener la calma... eres un Slythering... piensa fríamente... eres astuto y hábil, un experto en Artes Oscuras y Pociones... puedes encontrar una solución...”

-¡Eso es! Una poción me metió en esto... una poción me sacará.- En el cuarto del profesor de pociones se escucho una perversa risa –Es hora de preparar una poción de amor para Potter.


*******************

Harry ya no conseguía dormir, sólo los inaguantables horarios de estudio de Hermione para los EXTASIS lograba distraer su mente. Pero una vez que estaba libre para pensar inevitablemente sus pensamientos derivaban a Snape y los recuerdos...

No podía sacar de su mente los besos y abrazos que su profesor le había proporcionado, antes de que Hermione, Ron, Dean y Seamus se convirtieran en su guardia personal.

Muchas noches había soñado con la lo que paso en la ducha y no había podido evitar que esos sueños húmedos mancharan su cama “¿Qué me esta pasando?... yo no tengo una poción como excusa... debo estar realmente necesitado de amor para que Snape me cause esto... ¡Tengo que sacarlo de mi cabeza!... pronto o... terminare aceptando que soy gay... ¡Una chica... eso!... necesito una noche con una chica y se acabó Snape... soy el Niño-Que-Vivió tengo varias admiradoras a las que recurrir... no puede ser tan difícil”

*******************

Ya había escogido la poción a usar, no era una muy potente. “Si uso una tan potente como la mía el vejete se podría enterar y de seguro que haría algo más que darme un sermón... hasta Albus tiene un límite. Además no necesito tener a Potter loco por mí, sólo que me corresponda cuando me le acerque... y esta poción es perfecta para eso”.

La poción elegida, solían usarla prostitutas a pedido de sus clientes, esta se usaba como perfume y cuando era olida por una persona, causaba que esta viera a la persona que más le gustaba o amaba, duraba sólo una hora, lo suficiente para que miles de amantes rechazados encontraran consuelo en una mentira... una mentira que a Snape le serviría para acercarse a Potter “y como bonus extra la poción no dejaba ningún rastro mágico con el que Harry me pueda acusar... ¿Pensé en él como Harry?... Bien la poción no será potente, pero es complicada de hacer y necesitare una semana para reunir los ingredientes necesarios y que esté lista...una semana...una semana soportando las ganas de tener a Ha... Potter... una semana más como Severus Longbotton... ¡Merlín, dame paciencia!”

*******************

Había estado una semana coqueteando con una y con otra, sorprendiendo con esta actitud a Hermione y Ron, y de paso deprimiendo a Luna, por no ser la elegida. Pero al fin lo había conseguido. Era una Ravenclaw, no sabía bien si de quinto o sexto curso... ni le importaba recordarlo.

Se encontraban en el salón de los menesteres, sobre una gran y cómoda cama pedida especialmente para la ocasión. Mientras salía y entraba, recorría sus muslos con pasión, besaba y langüeteaba sus pechos, sentía los gemidos de placer salir de su boca, sentía los besos de ella en su boca y cuello, sus suaves manos en su espalda, en sus glúteos, su cuerpo estaba encendido... sí... pero aún no lograba sentir esos espasmos de placer que Snape lograba con sólo unos cuantos toques, esa sensación de perder el control de su cuerpo... no... con ese cuerpo no lo conseguía... “¿Será porque no estoy enamorado de ella?...
¡Pero si tampoco estoy enamorado de Snape!” empezó a besarla con furia.

*******************

La última semana había sido la peor para Severus Snape y para la parte femenina de tres de las cuatro casa de Hogwarts. El temible profesor de pociones había superado su record de mayor cantidad de puntos quitados al día, llegando incluso a bajar más de 50 puntos a cada chica de Griffyndor, Ravenclaw y Hublepuff que se le atravesaba sin ninguna razón más que… “celos… NO! ¡No estoy celoso!... es esa maldita poción… es la poción… la culpa es de Potter por ser tan descarado y coquetear con toda la que se le cruza por delante… seguro lo hace a propósito para atormentarme, sabiendo los efectos que me produce… pero no será por mucho tiempo… sólo hay que esperar unos minutos a que se enfríe y lograré que Potter responda a mis caricias y los efectos serán tolerables… ya no más Severus Longbotton… sólo unas horas”.

Tres horas después se encaminaba hacia la Torre de Gryffindor, dio la contraseña a la señora gorda y pasó, subió silenciosamente las escaleras hasta toparse con la puerta con el cartel de *séptimo año* y reviso las camas… “Weasley, Har… Potter debe estar cerca… El idiota de Longbotton… el Irlandés… vacía… ¿vacía?” Revisó la última cama… era la de Thomas. “”No está… ¿Donde se mete Potter cuando lo necesito? Pensé que ya no salía de noche” Bajó a la Sala Común esperando a que el niño de oro de Gryffindor se dignara a llegar.

*******************
Caminaba de vuelta a su Torre, después de dejar a la chica sana y salva en la Torre de Ravenclaw y lanzarle un Obliviate. No había resultado.”¡Que diablos tiene Snape!... ¿Experiencia?... tal vez” Lanzando un suspiro de resignación atravesó el retrato y se encontró cara a cara a quien menos esperaba encontrar en su Sala Común.

-Snape.- su voz apenas logro escucharse.

-Buenas noches señor Potter ¿Te divertiste?- Snape olía a metros el pasoso perfume de mujer “si supiera quien es la miserable que se atrevió tocar ese cuerpo yo…”

Sintiendo los efectos de la poción Severus se acercó necesitando con ansias tocarlo. El deseo lo consumía poco a poco al mirar de tan cerca esos ojos verde esmeralda, el dulce aroma que tenía Potter lo embriagaba, su sonrisa lo hechizaba, su cabello rebelde lo enloquecía.

Harry no sabía que pensar. Las caricias dadas y recibidas hace poco, no habían logrado apagar completamente su deseo…algo le faltaba… le faltaba Snape. “¡PERO ES SNAPE! ¡ESTO NO PUEDE SER!” Pero antes de decidir si ceder o no a lo que sentía un aroma llegó hasta él…un dulce aroma que tranquilizó su corazón… cerró los ojos y sintió la presencia de aquella persona que tanto quería…que necesitaba a su lado y al abrirlos estaba… Snape…. no… Severus.

Un Severus de profundos ojos negros, que en vez de mirarlo con odio, brillaban con amor y lujuria, enmarcados por el azabache y sedoso cabello, tan apetecible de acariciar… Severus sonriéndole dulcemente, sin su común mueca de desprecio… Severus abrazándolo delicada y posesivamente… Severus amándolo… se sintió feliz… y feliz correspondió a los besos y caricias de Severus.

Cuando Harry correspondió a sus besos notó como el deseo causado por la poción disminuía y podía razonar nuevamente. ¡Agg…Potter besándome! …no la hace tan mal ¡¿Pero en que estoy pensando?!... creo que la poción es muy fuerte, tengo que controlarme o terminaremos… ¡NO! ¡Gran Merlín no lo permitas! ¡Es un alumno! ¡Un Gryffindor! ¡UN POTTER!


Controlándose a penas, Severus sacó la varita y lanzó un hechizo para dormir a Harry. Lo tomo en brazos y lo llevó a su cama, lo acostó con ropa para no caer en la tentación y se marcho con su deseo ya más apaciguado y lo suficientemente bajo control para poder realizar sus clases. “¿A quien habrá visto Harry, para corresponderme tan apasionadamente?... ¡Y a mí que me importa!”


Continuará... el miércoles


ES LA ÚLTIMA VEZ QUE PUBLICO DOS CAPITULOS TAN SEGUIDOS... DOS VECES POR SEMANA ES MÁS QUE SUFICIENTE

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
Ahora tendré que cambiar de táctica por Paula Moonlight
Gracias a Ali, As black, Calipso, Ekishi, RAC, mcristina, Draconiss Snape Potter, Mod-chan, Hestia, Alejandra, Kary y Azalea por sus Reviews... disfruten este capítulo.


Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 6: Severus sigue planeando maldades... está vez con ayuda de Draco.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 6: Ahora tendré que cambiar de táctica.

Severus Snape había usado la poción los últimos tres días, escabulléndose en el dormitorio del séptimo año de Gryffindor. Así había logrado mantener a raya la lujuria por su alumno y realizaba las clases casi con normalidad “por suerte quedan pocos días para las vacaciones…nunca pensé que navidad llegara a gustarme tanto”

Al profesor de pociones, que de por sí amaba cualquier cosa que se preparara en un caldero, le encantaba esa poción. No dejaba rastro mágico y tampoco de olor o sabor, por lo que ni Albus ni mucho menos Potter se darían cuanta de que la usaba y como su efecto era que Harry viese a la persona que amaba o le gustaba, no podía acusarlo a él “Por la forma en que Ha…Potter besa debe amarla… seguramente piensa que es algún sueño”

Eran casi las tres de la mañana, hora en que el entrometido director dormía profundamente, cuando Severus se acercaba a su destino, la cama de Harry y allí estaba “durmiendo cómo un angelito… ¿Yo pensé eso?... odio esta poción” Pero el verlo ahí no pudo evitar que la poción provocara su efecto: atraerlo a Harry… se veía tan dulce y tierno, sus mejillas sonrosadas, sus pelo revuelto, sus deliciosos labios…sus labios… Severus posó sus labios sobre los de Harry, sintiendo el alivio del ya tan familiar contacto.

Harry despertó. No sabía si era un sueño o una dulce y a la vez horrible realidad. Pero no le importaba mucho, lo único que le importaba es que su amado y odiado profesor de pociones estaba allí, besándolo, amándolo… su querido Severus.

-Severus- gimió Harry cuando este traslado sus besos al cuello.

Severus se quedó helado, por un segundo miró a los ojos a Harry y salió como un rayo de la habitación., sin siquiera lanzarle el acostumbrado hechizo para hacerlo dormir.

-¡Ha! ¿Qué pasó?- Harry no entendía la forma en que la poción afectaba a su profesor.

“No puede ser ¡Me ha descubierto! ¿Cómo? Si aún no pasaba la hora en que dura su efecto ¿No me puse suficiente poción?” Severus olió su ropa “si la traigo puesta… entonces ¿Cómo demonios me descubrió?... ¡RAYOS! Seguro que le cuenta a Albus… me va a tener aún más vigilado… ¿Entenderá que lo hago para hacer mis clases con normalidad?... jejeje el vejete está tan loco que en una de esas lo convenzo de que me ayude…” Severus suspiro desesperanzado “No te hagas ilusiones Severus, nunca lograras convencer a Dumbledore de ponerse en contra de su niño consentido”

-Ahora tendré que cambiar de táctica.

*******************

Hermione estaba preocupada por Harry, varias veces en el día lo había pillado mirando la nada, perdido en sus pensamientos “bueno al menos dejo de perseguir a cada chica del colegio”. Le había extrañado mucho esa actitud, Harry por lo general rehuía de sus admiradoras, no le gustaba atraer la atención, según él ya atraía suficiente atención sin proponérselo. Algo debió impulsarlo a hacerlo y algo también a terminarlo. Y ella tenia una ligera sospecha…. era cosa de repasar los hechos.

1) El domingo antepasado, Luna le hecho accidentalmente una poción al profesor Snape que lo atrae físicamente a Harry
2) El lunes siguiente Snape casi viola a Harry
3) Los siguientes tres días Harry está muy nervioso por causa de Snape y según Ron incluso soñaba con él, lo había oído pronunciar su nombre mientras dormía.
4) Después uno de sus mejores amigos, normalmente muy tímido, se la pasa coqueteando con medio Hogwarts y sólo se calmo cuando el domingo obtuvo una cita.

Después de eso, a pesar de que no había vuelto a ver a esa Ravenclaw Harry había estado normal, incluso feliz. “¿Por qué salir con una chica había calmado a Harry, si ahora ya ni se miraban? Había Harry intentado salir con una chica para que Snape no lo acosara al verlo con una pareja? No. Harry no era tan tonto para saber que esa táctica no funcionaría si de por medio había una poción. Además no lo necesitaba, al estar siempre acompañado de alguno de nosotros había sido suficiente ¿O no?. Espero que a Harry no se le ocurriera salir de noche solo.”

Oyó a Harry suspirar en clase de transformaciones, decidió concentrarse en transformar de una vez su perro en un pegaso.

“¿Por qué ahora se ponía nervioso y pensativo? Cuando recién les contó de la poción, justo después de lo ocurrido en la ducha, estaba molesto con Luna y su mala suerte… preocupado por lo que Snape fuera capaz de hacer y pensativo ¿Buscando una solución?... pero no nervioso, sino más bien resignado… ¿Qué pasó al día siguiente que lo pusiera tan nervioso? ¿Qué causo que se pusiera conquistar a todas las chicas?¿Tendría algo que ver los sueños?

Vio con preocupación que el rostro de Harry se sonrojaba.

Ron le dijo una de las noches en que escucho a Harry decir *Snape* entre sueños, al despertarlo Harry se encontraba todo agitado y sudoroso “¿Qué estaba soñando ese día? ¿Qué miedos le provocó ese sueño?... un sueño que le provocó buscar una chica y temerle a Snape”.


*******************
Horas antes…

Severus se dirigía raudamente a la sala común de Slytherin. En esos momentos los séptimos años de Slytherin y Gryffindor tenían hora libre, justo antes de la clase de transformaciones que compartían.

Tenía que hallar la forma de encontrar a Harry solo, sólo una última vez, mañana era el último día de clases y necesitaba más que nunca estar concentrado en su trabajo y no en el maravilloso y divino cuerpo de Potter… como le ocurría en esos momentos. Pero para eso necesitaría ayuda, susurro la contraseña y entró…allí estaba…su salvador.

-Señor Malfoy, necesito hablar un momento con usted.

*******************

“¿Por qué se habrá ido?” se preguntaba por enésima vez en lo que llevaba del día. Estaba en clase de transformaciones, pero en vez de tratar de convertir el perro que tenía en sus brazos en un pegaso, sus pensamientos volaban hacia su profesor de pociones “la poción dura un mes, no es posible que ya no le atraiga… entonces ¿Por qué dejó de besarme?... ¡POR QUE DIABLOS ESTO ME PREOCUPA!... debería preocuparme por saber que diablos hacía Snape en mi cuatro a media noche, en vez de preocuparme de por qué se fue.”

Hermione observaba a Harry quien tenía la mirada perdida, sin hacer ningún esfuerzo por transformar al perro que tenía en brazos.

“¡¿Por qué diablos me atrae Snape?!.. es feo!... aunque tiene bonitos ojos… ¡No! ¡NO! Tiene el pelo grasiento, los dientes amarillos y me dobla la edad… y un cuerpo que cualquier adolescente envidiaría… ¡Yo antes no pensaba así! ¿Me habrá caído algo de la poción y no me di cuenta?... no si fuera así debería de pensar así días atrás…”

Mientras Harry suspiraba tristemente, la profesora Mc Gonagall le daba 10 puntos a Hermione por transformar su perro en un perfecto pegaso antes que el resto del curso.

“Además estaba la Ravenclaw… nada… recordar lo que había hecho con ella no le causaba nada… recordar un sólo beso de Snape le hacia sentir mariposas en el estómago… recordar a Snape en la ducha…”

Hermione veía con preocupación el sonrojo en su amigo “¿En que estará pensando”? Otro suspiro de Harry.

Había empezado a poner más atención a sus propias reacciones. Se había fijado que miraba los traseros tanto de hombres como de mujeres…se odió a sí mismo cuando se quedó mirando fijamente a Malfoy y no le costo trabajo aceptar que era guapo. Se había fijado que su nerviosismo con las mujeres se debía principalmente a que no sabía como tratarlas, ni de que hablar con ellas, no por su presencia. Se fijo que cuando Seamus bromeaba con él haciendo insinuaciones sexuales, se reía menos y se sonrojaba más que el resto. Empezó a fijarse en los chicos de la escuela y se sorprendió a encontrar a más de uno que le gustaba físicamente. En conclusión había empezado a considerar la posibilidad de ser bisexual “no sería ni el primero ni el último… ser bisexual es mucho más normal que ser el niño que vivió y hablar parsel… y no tiene nada de malo… aunque El Corazón de Bruja pagaría mucho por saberlo…”. Una pequeña sonrisa apareció en el rostro de Harry y desapareció con otro suspiro “pero… ¿Por qué Snape?”

-¿A que tantos suspiros Potter? ¿Enamorado de tu perro?- una voz que arrastraba las palabras interrumpió sus pensamientos- ¿O estas recordando al perro que murió por tu culpa?

*******************

-Está hecho profesor, la profesora Mc Gonagall nos dio una detención a Potter y a mí esta noche después de clases.

-Bien hecho Draco- el chico aún mostraba un labio partido por causa de la pelea- Aquí tienes el pase libre a la sección prohibida que me pediste y los otros libros que necesitabas. Ocúltalos bien.

-No tendré que cumplir con esa detención ¿Verdad?

-No te preocupes Draco, la Profesora Mc Gonagall no podrá ir a esa detención… aunque de cierta forma tú si irás.

*******************

Minerva Mc Gonagall caminaba rápidamente por uno de los pasillos de Hogwarts, seguida por Harry Potter.

-¿Puedo preguntar donde está Malfoy, profesora? Se supone que deberíamos cumplir el castigo juntos.

-El profesor Snape me mencionó que ya había solicitado la ayuda del señor Malfoy para esta noche, por lo que cumplirá su detención mañana.

-¡Oh! ¿Y que debo hacer en la detención?

-Ya lo sabrá cuando lleguemos

Caminaron el resto del trayecto en silencio. Harry se fijó que los pasillos estaban cada vez más desiertos, mientras se imaginaba que su castigo consistiría en limpiar las telarañas y las gruesas capas de polvo que abundaban en esos pasillos.

-Aquí es, entre señor Potter- Harry intentó decir algo pero su profesora lo interrumpió –Adentro lo sabrá… que espera ¿Una invitación?

A Harry le parecía algo extraño el comportamiento de su Jefe de Casa, pero entró. Contrarió a lo que uno pensaría al ver el pasillo, adentro el ambiente era limpio y acogedor.

Había una chimenea prendida, cuya luz y calor acababan con el frió y la oscuridad que hace pocos momentos reinaba en el lugar. Frente a la chimenea había un amplio sillón de terciopelo negro, que momentos antes había estado en las habitaciones privadas del profesor de pociones, y entre este y la chimenea una mesita baja que horas atrás un elfo había llenado con diversas comidas, dulces y saladas.

La jefa de la Casa de Gryffindor en vez de seguir a su alumno, cerró la puerta tras él y aseguró la puerta con un hechizo.

-Silencio- una profunda y conocida voz le hizo darse cuenta de que no estaba solo en la habitación.



Continuará ... el Domingo


^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
¿Qué… Qué es lo que quiere de mi? por Paula Moonlight
Muchas gracias a Kary, Azalea, Ekishi, Martita, Alejandra, Snape white, Hestia, Mary, Draconiss Snape Potter, Ashura, Mcristina, RAC, Ali y Mavitomo, por sus reviews…

Se preguntarán ¿Y esta no iba a actualizar el Domingo? .... Pues sí, eso iba a hacer hasta que me salió un viajecito a Viña del Mar que me alejará de mi computador hasta el Lunes… Yo me dije “actualizaré el martes”… y luego pensé… “Mis queridos lectores me enviarán miles de Howlers” y luego leí muchos de sus review diciendo cosas como:

Kary: Siempre haces lo mismo Cortas el fic en la mejor parte, espero q llegue rápido el domingo q si no me muero.

Ekishi: ya tengo ganas d q llegue el domingo.

Alejandra: No, no, no, no, no, no....... que mala eres ¿¿¿¿¿¿como lo dejaste ahí???????? bueno tendré que esperar hasta el domingo

Hestia: ya me está tardando el domingo...

Draconiss: Ya quiero saber que pasa!!! Bueno chica hasta el domingo (se me va hacer eterno lo que queda de semana... u_u ) Chao!!

Ashura: ya quisiera leer el siguiente capi......buuuuy tengo q esperar hasta el domingo!!!?? (se desespera), bueno ....

RAC: Y.... aquí termina el capitulo????? […] eres mala, así que APRESURATE A PONER MAS.

Y me dije que en vez de mandarme Howlers… me matarían. Así que aquí esta el capitulo 7… ¡Disfrútenlo!... si me mandan muchos Reviews llegando subo otro (otro aparte del que subiré el miércoles)… Sí sigo chantajeando ¡Y que! ¡Funciona!




Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 7: Severus tiende una trampa ¿Romántica?

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 7: ¿Qué… Qué es lo que quiere de mi?



Minutos atrás…

Snape acababa de agrandar su sofá favorito, que había traído escondido en su bolsillo, y se fijo en que el elfo domestico ya había traído la comida, le hecho un hechizo para mantener la temperatura y ya estaba todo listo. “Ahora sólo falta que llegue Draco… y cambiarme de ropa”. Se dio la vuelta par ir a sus habitaciones cuando se fijo que en la esquina de la habitación, había una jaula donde un gato atigrado color anaranjado y extrañas líneas negras alrededor de sus ojos permanecía aparentemente dormido. Severus se acercó.

-Me encantaría invitarte a la cena Minerva, pero tres son multitud- Snape salió de la habitación con la Jaula en la mano, a dar un último toque a su vestuario.

*******************

-Silencio- una profunda y conocida voz le hizo darse cuenta de que no estaba solo en la habitación.

Harry por poco se desmaya. Severus Snape se encontraba allí.

En los segundos en que su Jefe de Casa cerraba la habitación con un hechizo y su profesor de pociones ponía un hechizo silenciador, Harry no sabía que pensar “¡El profesor Snape! ¿La profesora McGonagall quiere que realice la detención con Snape? ¡Pero si ella sabe lo de la poción!” Luego miro a su alrededor… No había calderos que lavar, no había asquerosos ingredientes que guardar u ordenar, sólo una chimenea, una mesa con comida, un sillón y… Snape mirándolo lujuriosamente.

Harry se dio la vuelta y desesperadamente intentó abrir la puerta, pero esta no cedió. No tenía su varita, la profesora McGonagall se la había confiscado, ya que el castigo iba a ser al estilo Muggle “o quien quiera que fuera” En esos momentos Harry estaba seguro de que alguien la había suplantado o Snape le había echado un imperius.

-Intentes lo que intentes, no lograrás abrirla- La suave y profunda voz e Snape se sintió cerca de él…demasiado cerca –Mejor toma asiento… debemos hablar.

Harry se volteó. Snape estaba a centímetros de él, pero en vez de abalanzarse y besarlo desesperadamente, le abrió pasó y señalo el sillón “El efecto de la poción debe estar disminuyendo” Harry se encaminó nerviosamente hacia el sillón y se sentó.

En pocos segundos Snape se posó a su lado.

-No voy a hacerte daño Potter, pero sabes que la poción me obliga a acercarme.

-¿Qué… Qué es lo que quiere de mi?

-Que te quedes a cenar conmigo- Harry abrió enormemente los ojos -No me mires así. Mañana es el último día de clases, necesito estar cerca de ti… necesito acariciarte, para que el efecto de la poción disminuya lo suficiente.

-¿Acariciarme?

-¡Maldita sea Potter! ¡Necesito concentrarme en poner notas, no pasarme todo el día pensando en usted!- Snape intentó serenarse y explicar mejor la situación –La poción tuvo algunos efectos secundarios que no se presentan en todos los casos y lamentablemente yo soy el caso- Severus se negaba a comentarle que el efecto secundario era debido a lo que paso en la ducha… ese era un tema delicado que seguramente alejaría aún más a Potter de él- Estos efectos secundarios se producen incluso cuando no ocurre un contacto visual y para disminuir su efecto necesito acariciarlo al menos una vez cada 24 horas ¿Es mucho pedir un poco de cooperación?

-No supongo que no hay nada de malo en cenar… y… y en alguna que otra caricia.

-No se preocupe señor Potter, los efectos de la poción ya son controlables, no pasaré más allá de lo que usted me permita.

Harry se sonrojo levemente. Sabía que Snape se refería a lo de la ducha y enrojeció aún más al pensar que si se repitiera la oportunidad él no estaría tan dispuesto a detenerlo.

“Dios que hermoso se ve sonrojado… ¡CONTROLATE! ¡Es la poción!”

-No te apetece algo de comer- susurró Snape, tratando de desviar sus pensamientos a acciones más seguras.

*******************

Minerva McGonagall era una persona estricta que sabía mantener la calma en situaciones difíciles, no por nada era la subdirectora de Hogwarts y jefe de la Casa Gryffindor, pocas veces se le veía histérica. Esta era una de esas veces.

-¡Si no fuera por los elfos domésticos aún seguiría encerrada! ¡Albus, hay que hacer algo! ¡Esto esta saliéndose de control!

-Ya lo se querida Minerva, intenta calmarte ¿Un caramelo de limón?

-¡Al diablo tus caramelos de limón! ¡Albus! ¿Es que no te das cuenta? ¡Me convirtió en mi forma de animago y me encerró EN UNA JAULA! ¡Severus se volvió loco! ¡Quizás que cosas sea capaz de hacerle a Potter!

-Querida Minerva, Harry ya es adulto, tiene 17 años, te aseguro que sabrá defenderse.

-¿Contra Severus Snape? ¿Contra un ex-mortífago?

-Harry se ha enfrentado a muchos mortífagos, por no mencionar a Voldemort, exitosamente.

-¡Yo también! ¡Y este ex–mortífago me sorprendió atacándome por la espalda!

-De acuerdo, pero no podemos hacer nada hasta que aparezcan. Hablaré con Severus, Minerva, te lo prometo.

-Ni siquiera debería seguir como profesor- aún habiendo vencido la pelea con Albus, seguía disgustada con el Jefe de la Casa Slytherin.

-No es su culpa Minerva, la poción lo impulsó a hacerlo.

-¡Una poción no es excusa suficiente para atacarme!

*******************

Pasaron una agradable cena, hablando un poco sobre Quidditch, sobre en que pensaba trabajar Harry en el futuro y muy, realmente muy poco, sobre los efectos de la poción en Severus.

Para el postre Harry había escogido una torta de lúcuma y merengue y Severus saboreaba, chupaba y mordisqueaba unas frutillas (fresas), con tal sensualidad que a Harry le dieron ganas de transformarse en frutilla. Cuando terminaron de cenar, Severus realizó un ligero movimiento con su varita y una suave música comenzó a sonar. Harry no reconoció la música, por lo que supuso que era algún cantante mago.

-¿Quieres bailar?

Severus no le dio tiempo a Harry de contestar y de un tirón lo levantó del sillón y con su brazo izquierdo aprisionó su cintura. Harry sorprendido, no reaccionó, pero lentamente se fue acoplando a los cadenciosos y suaves movimientos de su profesor. Cerró los ojos y dejó que la música inundará sus oídos, que el perfume de Severus embriagara su olfato y que el cuerpo de Severus guiara sus pasos… se relajó entre los brazos de aquel hombre cuyo tacto comenzaba a ser familiar… necesario.

Severus miró complacido la confianza y el relajo que Harry tenía con él… y no pudo resistirlo más. La cercanía de Harry hacía que los efectos de la poción fueran irresistibles, enterró su rostro en el cuello de su compañero de baile y deposito un suave beso en él. Harry se sobresaltó. Severus decidió ignorar su tensión y siguió besando y lamiendo ese tentador cuello.

Harry reconoció el tacto, ahora sabía con certeza que aquellos sueños de su profesor besándolo en su cuarto a media noche no habían sido un sueño o una alucinación de su parte… había sido realidad…igual de real que ahora “me gusta… me gusta Snape” Harry recordó los besos y caricias que había recibido de la Ravenclaw, a pesar de que en aquella ocasión ambos estaban desnudos y ahora con Snape estaban vestidos, Harry encontraba los besos de su profesor doblemente excitantes. No lo pudo evitar. No quiso evitarlo. Al igual que en los supuestos sueños… Harry respondió apasionadamente a esos besos.

*******************

Cuando cerca de las dos de la madrugada Severus Snape volvía a sus habitaciones, Albus Dumbledore lo esperaba sentado tranquilamente en un sillón, bebiendo una taza de té.

-Albus ¿Qué haces aquí?

-Minerva logró salir de su encierro ¿Sabias?

-¿Minerva?... me había olvidado de ella- dijo Severus con un tono de voz en que no parecía muy arrepentido de su olvido.

Albus le lanzó una mirada mezcla de reproche y diversión.

-¿Harry está bien?

-Perfectamente. Lo dejé en la Torre de Gryffindor, por si deseas ir a verificar.

-No creo que sea necesario, confío en ti, aunque no está de más tener precauciones.

-¿Qué quieres decir?

-Mañana, aunque por la hora debería decir hoy, es el último día de clases. Cuando termines con las tuyas quiero que tomes unas vacaciones.

-¿Vacaciones? Si me voy de vacaciones no habrá quien vigile a los Slytherin.

-Severus, esté mes has hecho de todo menos vigilar a tu Casa.- Snape le envió una mirada de odio- No te preocupes, casi todos los Slytherin regresan a sus casas para navidad y de los pocos que queden puede encargarse Minerva.

-Pero ¿Para qué quieres que me vaya de vacaciones?

-Encontrándote lejos de Harry podrás sobrellevar mejor los efectos de la poción. No tengo corazón para enviar a Harry con sus tíos, se que él prefiere quedarse acá, así que creo que lo mejor es que te vayas tú, además, así le das un par de semanas a Minerva para que se calme. Le debes una buena disculpa.

Las palabras del director entraron lentamente en la mente de Severus… lejos de Harry… “Yo no quiero estar lejos de Harry… no puedo”… podrás sobrellevar mejor los efectos de la poción “mentira, eso sólo hará que empeoren… ¿Realmente son efectos de la poción?” enviar a Harry con sus tíos… lo mejor es que te vayas tú… un par de semanas. La mente Slytherin de Snape combinó rápidamente las frases del director, dándole una idea completamente diferente a lo que Albus tenía planeado “Claro Albus, será muy agradable tener una vacaciones”

*******************

Al siguiente día, Albus Dumbledore despidió a su profesor de pociones, quien una vez terminada las clases rápidamente había hecho los baúles necesarios para un par de semanas de vacaciones. Snape tomó un traslador y desapareció con sus cosas, según Albus, para volver en dos semanas. Lo que ignoraba el anciano Director es que el profesor de pociones y Jefe de la Casa Slytherin, planeaba regresar mucho antes.


Continuará… no pongo que día porque siempre termino subiéndolo cuando no corresponde.



Hola a tod@s! En los Review que me llegaron se repitieron algunas dudas que pasaré a aclarar a continuación, por sí alguien más las tiene.

1.- ¿La poción que creo Severus, esa que usan las prostitutas, no esta funcionando o Harry se está enamorando de Severus?

R: La poción si funciona su efecto causa que esta viera a la persona que más le gustaba o amaba (lean bien no necesariamente se trata de amor! Si no también de atracción!) Y Harry ve a Severus. Es decir, que inconscientemente sabe que le gusta Severus… pero como es medio lento este niño tardará algo de tiempo en darse cuenta de ello.

A propósito, Severus malentendió a Harry cuando este lo llamó Severus (cap 6) pensando que el efecto de la poción se había acabado y lo habían descubierto. Por eso decidió cambiar de táctica… pensando que si ya lo había descubierto, podría hacer que Harry cooperara con él de buena manera sin más tretas e ideo la cena para convencerlo.

2.- Debido a mi grandiosa manera de redactar, algunos pensaron que Minerva estaba cooperando con Severus… si no les quedó claro en este capitulo las cosas fueron así:

1) Severus pensó en convencer a Harry de que se dejara acariciar y planeó la cena. Pero sabía que Harry no consentiría estar sólo con él por las buenas, así qué…

2) Le pidió ayuda a Draco para que a Harry le diesen una detención, a cambio Draco le pidió un pase para la sección prohibida. ¡Y yo no sé que planea hacer con esos libros! ¡Eso no es preocupación de mi fic (sería irme por las ramas)… imaginen que quiere aprender artes oscuras para ser un mejor mortífago…. Que planea alguna venganza contra los gryffindor… o desea mejorar sus notas ¡Lo que ustedes quieran!

3) McGonagall les da una detención a Harry y Draco y este último le avisa a Severus.

4) Severus ataca a Minerva con un desmaius, le arranca unos pelos para agregarlo a una poción multijugos (el siempre tiene una reserva), la convierte en gato y la encierra en una jaula y se va a preparar la cena.

5) Le da la poción multijugos a Draco y le pide que requise la varita a Harry y lo guié hasta la sala que tiene preparada. Por supuesto también le pide que en la mañana le devuelva la varita en la mañana, para devolvérsela a Harry.

6) Draco ya combertido en McGonagall espera a Harry en el despacho de esta y el resto ya lo saben… ¿Quedo claro?


POR ÚLTIMO LES AVISO QUE LOS SIGUIENTES CAPITULOS SON MÁS ROMANTICOS QUE DIVERTIDOS…ESPERO QUE AÚN ASÍ SIGAN LEYENDO….



^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
¡No está en ninguna parte! por Paula Moonlight
Holas! Muchas gracias a As Black, Aner, Mary, Mavitomo, Ekishi, Kary, Jopito, Azalea, Marta, Ali, Alejandra y Clau de Snape por sus reviews… que aun no he contestado. Lo haré en cuanto pueda ^_^

Este capítulo va dedicado a Jopito y a todos esos cientos de lectores que les da flojera mandar un mísero review al autor que se esfuerza tanto en entretenerlos…ToT… ¡Los entiendo! Yo hago lo mismo ^_^…. Un gran beso a todos mis anónimos lectores, que me siguen fielmente capitulo a capitulo.



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 8: ¡Harry desapareció!... ¿Será otro malvado plan de Severus?

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 8: ¡No está en ninguna parte!


Una sombra se deslizó hacia el cuarto de los varones de 7 año de Gryffindor. Encogió un baúl que estaba frente a una de las camas y lo echó en su bolsillo y abrió el cortinaje de esta. Allí dormido placidamente estaba su objetivo, lo tomó delicadamente en los brazos, tocó el traslador y desapareció con su presa.


Aparecieron en medio de una habitación en penumbras. Bajó la luz de la luna creciente se lograba distinguir el verde de la cubrecama y el blanco de las sábanas de una cama, cuando estas fueron retiradas para acostar al dormido Gryffindor que aún permanecía en sus brazos “si es tan difícil de despertar no es extraño que siempre llegue tarde a clases”

El durmiente se acomodó entre sueños dejando al descubierto la parte baja de su espalda. Severus acercó temerosamente sus dedos a la piel de porcelana, como si el suave tacto de su caricia lograra lo que el traslador no logró: despertarlo. En realidad casi ansiaba ver abrirse ese par de esmeraldas que lo derretían, para poder perderse en ellas y luego abalanzarse a besarlo. Pero debía controlarse…debería controlarse las próximas dos semanas. “Ahora es mejor dejarlo dormir e intentar irme a dormir… ya habrá tiempo de besarlo mañana”

*******************

-¡No está en ninguna parte!- Le informaba un desesperado Ron a Hermione, después de revisar el Mapa del Merodeador 3 veces –No creo que se fuera a Hosmeade sin invitarnos o avisarnos- y de pronto su rostro pasó de la desesperación al terror -¡Quien-Tu-sabes puede haberlo raptado!

-Calma Ron, no creo que él logre traspasar las barreras sin que el director Dumbledore lo supiera- Repuso Hermione calmando un poco a su novio, aunque ella también se encontraba nerviosa – quizás está en algún lugar que el mapa no muestra como la sala de los Menesteres o la Cámara Sec…

-¿Hermi? ¿Por qué te quedaste callada? ¿Amor?

-Tienes razón… si raptó a Harry… no creí que el efecto fuera tan fuerte.

Pero después de la palabra *rapto* Ron no escucho nada más, en su mente pasaban innumerables imágenes de su amigo siendo torturado por mortífagos o por el mismo Lord… imágenes de su amigo muerto.

-¡Harry!- gimió Ron - ¡Harry podría estar muerto en este momento!

-Tranquilo Ron no lo va a matar.

-¡QUE NO LO VA A MATAR! ¡Si es lo que más desea Quien-Tu-Sabes… ver muerto a Harry!

-No estoy hablando de Voldemort Ron- el aludido dio un pequeño salto ante la mención del nombre- más bien, creo que el rapto a sido causado por alguien más cercano.

-¿Cercano?

-Vamos, tenemos que avisarle al Director.

*******************

Un rayo de sol dio de lleno en el rostro de Harry Potter, aún dormido este alzó las manos tratando de encontrar las cortinas de su cama para correrlas, era sábado y el maldito sol no le impediría dormir hasta más tarde. Pero no encontró las cortinas de su cama, ni siquiera encontró el borde de su cama.

Sus sentidos ahora más despiertos captó otra cosa inusual para estar en alguna habitación de Gryffindor, inusual incluso para ser una habitación de Hogwarts: ruido de mar.

Abrió los ojos y el verde lo recibió en ves del familiar rojo oscuro. Se encontraba en una cama al menos dos veces más ancha que la que usaba en Hogwarts, de allí que no pudiera alcanzar su borde por más que estirara el brazo. Se sentó en esta y admiró una amplia habitación con un gran ventanal con cortinajes, ahora abiertos, que daba a un balcón. Por este entraba la luz del sol reflejándose en las blancas paredes y un suave aire salino revolvía su ya alborotado cabello.

Sin saber aún si esto era otra de sus visiones o la realidad, salió de la cama y se dirigió al balcón. Se encontraba en un segundo piso de lo que parecía ser una pequeña mansión, estaba rodeado de un hermoso jardín, pero lo que más le llamó la atención fue una franja azul en el horizonte.

-¿Dormiste bien?

Harry dio un salto. Severus Snape estaba tras él y el darse vuelta quedó atrapado entre la baranda del balcón y los insondables ojos negros.

Un escalofrió recorrió su cuerpo.

Y al segundo siguiente sintió los labios de Severus sobre los suyos, sólo los poso con firmeza y pasión sobre los suyos, sin exigir, sin profundizar. Sólo unos segundos y se separó, dejando a Harry sin aliento.



No había podido resistir, desde anoche los deseaba. Había dormido intranquilamente y esa mañana desde que había salido el sol, cada 10 minutos entraba a la habitación para ver si había despertado, aguantando las ganas de despertarlo con un beso.

Severus se extrañó “ya lo he besado, supuestamente el deseo debería disminuir y en vez de eso tengo ganas de seguir besándolo… debo revisar ese libro nuevamente”

-¿Do… donde estoy… donde estamos señor?- Harry, sonrojándose, decidió pasar por alto ese beso y concentrarse en cosas más importantes como el hecho de no estar en Hogwarts.

-En una de las tantas propiedades de los Snape, es una de las más pequeñas, pero era la favorita de mi madre. No te diré la ubicación exacta, por si te dan ganas de escribir una carta, pero puedo decirte que nos encontramos en algún lugar a orillas del Mar Mediterráneo… ¿Te agrada?

-Bueno, lo poco que he llegado a ver me agrada bastante- dijo Harry mirando el balcón -¿Señor, es ese el mar?

-Así es… ¿No conoces el mar?

-No mis tíos nunca me llevaron…- dijo Harry con un tono de tristeza- he… profesor… que… podría decirme… que hago yo... aquí… con usted.

-No es obvio- Dijo Snape adorando los balbuceos de su alumno –decidí que necesitábamos unas vacaciones- bajó el tono de voz hasta convertirlo en un susurro –más en privado.

A Harry le recorrió un escalofrió por todo su cuerpo.

-¿Te apetece desayunar?

*******************

Dumbledore casi se atora con el caramelo de limón que saboreaba, cuando escuchó a decir a la prefecta de Gryffindor El profesor Snape secuestro a Harry, Director y la impresión hizo que escuchara todos los detalles de cómo lo buscaron en el mapa, a la hora en que se dieron cuenta que no estaba y los razonamientos de Hermione (de que era imposible que lo secuestrara Voldemot y mucho más probable que fuese el profesor Snape), en una niebla de asombro. Pero el largo discurso de la Gryffindor le dio tiempo para recuperar la calma.

-Muchas gracias por informarnos señorita Hermione y no se preocupe, buscaremos enseguida el paradero de Harry.

-Hay que hacerlo pronto señor, el profesor Snape podría volver a abusar de él- comunicó Ron con una mirada llena de odio a su profesor de pociones y de preocupación por su amigo.

-No tiene de que preocuparse señor Ronald, a estas alturas la poción ya ha perdido la mitad de su efecto, dudo que el profesor Snape llegué a esos extremos.

-Si claro…- murmuró Ron.

-¡Ron!- Hermione le dio un codazo- Espero que lo encuentren pronto, señor.

-Yo también lo espero. Que ambos tengan un buen día. “…cuando se entere de esto Minerva…”- pensó el Director preparándose mentalmente para el reto de la subdirectora.

*******************

Luego del desayuno Severus le propuso a Harry a conocer el mar, cosa que Harry aún muy nervioso y alerta (si era capaz de raptarlo, de Severus Snape se esperaba cualquier cosa) aceptó.

No podía dejar de mirarlo. De la ropa que le había trasformado para que usara (pues en su baúl no había mucha ropa que se adecuara a ese clima), Harry había elegido unos Shorts y una ajustada polera para ir a la playa. Severus miraba embelezado las bien formadas piernas de Harry, mientras este arrancaba de las olas y la polera no ayudaba mucho a olvidar lo bien que se sentía acariciar la ancha espalda y el plano abdomen.

Se acercó despacio a donde se encontraba Harry.

-¿Por qué no entras al agua?

-He ah! Estoy bien así, gracias.

-No fue eso lo que te pregunté- Harry desvió la mirada hacia unas cuantas personas que nadaban cerca de allí.

-Parece que la playa es profunda.

-Lo es, pero es apta para bañarse, las olas no suelen ser muy grandes- Severus miró la expresión de Harry… creía conocer esa mirada, en sus años de mortífago y luego como espía la había visto varias veces- ¿Tienes miedo de meterte al agua?- La pregunta apenó a Harry y se sonrojó levemente “se ve delicioso cuando se sonroja… ¡EN QUE ESTOY PENSANDO!”

-Es que no sé nadar profesor.

-Pero ¿La segunda prueba?

-Nade por instinto y me sentí seguro de no ahogarme al usar branquialgas.

-Branquialgas que robaste de mi despacho- afirmó Severus tranquilamente.

-¡Yo no robé nada!

-Entonces…- Severus lo interrogó con la mirada, no le gustaba nada que otros se metieran a su despacho, fuese Potter o no.

Harry calló, no quería meter a Dobby en problemas. Severus viendo que no hablaría a menos que le dieran veritaserum… “creo que tengo un poco en casa”… decidió cambiar de tema.

-¿Te gustaría aprender nadar?- Harry se sintió algo desorientado por el cambio de tema y sobre todo por la pregunta.

-¿A nadar?

-Eso fue lo que dije… yo podría enseñarte.

-¿Lo haría? Me encantaría aprender, señor- Harry rogó por que sus métodos de enseñanza fueran diferentes a los de sus clases de pociones.

*******************

-Te lo dije Albus… Severus es muy peligroso, esa poción lo ha descontrolado completamente... ¡Raptar a Potter!... lo que debe estar pasando ese pobre niño.

Albus suspiró. Ya se esperaba algo así... o peor teniendo en cuenta el carácter de su subdirectora.

-Tuviste razón Minerva, y siempre supe que en parte la tenías y por eso le pedí a Severus que se fuera de Hogwarts hasta que los efectos de la poción pasaran… nunca pensé que se lo llevará con él.

-Confías demasiado en ese hombre Albus.

-Y seguiré confiando en él. Ten en cuenta que con la poción no es el mismo de siempre.

-Ja! Como si el verdadero Severus no fuera capaz de raptar al señor Potter y de encerrarme en una jaula!

“Aquí vamos otra vez” pensó el director y desenvolviendo otro caramelo se preparó para los reclamos de Minerva.

*******************

Minutos después Severus sorprendía a Harry mostrándole una piscina de 10 x 4 metros que se encontraba en el jardín de atrás. Severus le prestó un taje de baño (bañador) verde y él, para variar, usó uno negro. Comenzó por enseñarle a flotar y luego y luego a patalear, para seguir con los movimientos básicos de los brazos y estuvieron en eso hasta que el sol se escondió, sólo parando para almorzar.

Ya en la noche, Severus sonreía interiormente, mientras ambos leían junto al fuego de la chimenea. Había tenido la oportunidad de ver al Gryffindor con muy poca ropa y Harry le había permitido tocarlo, acariciarlo y darle aquel beso en la mañana sin ninguna protesta… daba gracias a Merlín porque el chico comprendiera su situación y no huyera.

Además había logrado sorprenderlo, no sólo cuando le ofreció enseñarle a nadar, si no también cuando escogió una novela histórica muggle en vez de de un libro de pociones o artes oscuras… se le quedaría grabado para siempre la cara que puso en aquel momento.

Desvió su mirada del libro y vio a su lado a un muy cansado Harry Potter comenzaba a dormirse, su propio libro ya en el suelo. Severus, desde los días en que se infiltraba a la Torre de Gryffindor, se había tomado la costumbre de mirar embelesadamente, la expresión serena del rostro de Harry al dormir, parecía ajeno al mundo, ajeno al destino que los demás le imponían por poner su fe y esperanza en una absurda profecía.

No pudo resistirlo y mientras dormía… le robó el segundo beso del día.



Continuará… el miércoles como prometí.

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
Poesía o no poesía, seguía siendo Snape por Paula Moonlight
Muchas gracias a Lady Chibineko, mcristina, calipso, Draconnis Snape Potter, Ekishi, Marta, Hestia, Safrie y Ali... Gracias a ustedes llegué a los 100 reviews!... cuando empecé a escribir esto nunca imagine pasar de los 50.

El capitulo es algo cortito , pero va con mucho cariño para ustedes...



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 9: Harry descubre cosas de Sev que no se imaginaba...

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 9: Poesía o no poesía, seguía siendo Snape.



Despertó en su cuarto, no recordaba haberse acostado, seguramente Snape lo había llevado, se sentó en la cama y vio que tenía puesto el pijama “¿Acaso había sido tan descarado como para desvestirlo?... mejor no pienso en eso”

Se vistió y trato de recordar el camino hacia el comedor. Ayer habían almorzado al lado de la piscina y cenado en el living frente a la chimenea, por eso recordar como llegar al comedor, en el cual sólo había visitado en el desayuno, era una tarea muy difícil “Quizas debí esperar a que Snape me buscara… Snape… ese hombre esconde muchas sorpresas”

Bajó hacía el primer piso al final de está estaba el recibidor, del cual partían 2 pasillos. Decidió ir por la derecha, recordaba vagamente que era una de las puertas de al fondo, pero siempre había sido muy curioso.

Abrió la primera puerta de la izquierda, eran grandes puertas dobles que le recordaban a las del gran comedor de Hogwarts, dentro se encontró con una espaciosa y luminosa habitación de tonos arena y blanco, pero lo que le llamó la atención de ese cuarto era…

-¿Un piano? ¿Severus Snape tiene un piano?- En ese momento su estómago dio un gruñido y decidió dejar esa habitación para otra ocasión.

La siguiente puerta a la izquierda era una simple, sin adorno alguno, al abrirla Harry entendió por que: un armario. Otro queja por parte de su estomago, lo hizo dirigirse a la puerta del fondo, esperando encontrar el comedor. Era una gran habitación, mucho más grande que la del piano, decorado con azules, verdes agua y blancos. “Tanta claridad… estoy dudando de que sea realmente la casa de Snape” El piso era idéntico a un tablero de ajedrez, pero en vez de negro eran cuadros azules, y tenía grandes ventanales decorados con cortinas de terciopelo azul cobalto. Pero no había ninguna mesa allí sólo grandes sillones o sillas cercanas a la pared. Harry no supo para que la usarían, pero definitivamente supo que no desayunaría allí.

Iba camino hacia al otro pasillo esperando que al fondo de este sí se encontrara el comedor, pero no pudo resistir abrir las otras grandes puertas que se encontraban justo enfrente al salón del piano. En esta habitación si habían mesas, es más habían 2 de ellas, pero viendo lo que adornaban las paredes, descartó la idea de que las usaran para comer.

Libros. Del suelo al techo toda la pared, exceptuado las ventanas, estaban cubiertos de libros. Estaban los típicos libros que Harry pensó que encontraría allí, sobre Artes Oscuras, hechizos y pociones, incluso algunos de medimagia básica. Pero hubo algo que lo hizo creer que se encontraba en una especie de dimensión desconocida. Novelas, era cierto que ayer había visto a Snape leer una de ellas… una novela muggle… pero nunca pensó que pudiera tener tantas, y también había otra clase de libros que definitivamente no tenían nada que ver con Snape, era tan extraño e incoherente relacionar esa clase de libros con Snape que pensó incluso en la posibilidad de que Dumbledore guardara algunos de sus libros aquí. Poesía.

-¿Poesía? Uno puede imaginarse a Snape leyendo una novela, pero definitivamente no recitando.

De pronto una profunda y conocida voz llegó a sus oídos

Yo respiro tu olor suave y penetrante.
El sonido de tus frases en mis oídos.
Esas manos que acarician mis cabellos,
Esos ojos con mensajes indefinidos

Yo respiro cuando dices que me amas
Me sofocas cuando hablas sin sentido.
Y los celos me torturan en la noche
Como un llanto que se ahoga en un grito

Yo respiro cuando beso tu piel suave
Y el latir de esos instantes permitidos
Y la sangre, grita, suda, se revela.
Tanto fuego nos sorprende adormecidos

Yo respiro si tú estas siempre a mi lado
Yo que soy tu fiel amante, tu camino.
Si la vida se construye sobre otros
Este amor es una burla, un castigo.

Yo respiro y me apasiono con tu nombre
Al redimir esos momentos tan prohibidos
Tantas veces me adoraste en silencio
Y yo te hablaba de amores ya perdidos.


Harry se había quedado de piedra. “Bueno ya no he tenido que imaginarlo, acabo de oír a Snape recitar”

-Este…mmm …recita muy bien, señor.

-Gracias. Te estaba buscando para desayunar.

-Y yo estaba buscando el comedor.

-Pues te equivocaste de pasillo. Con esa orientación no me extraña que llegues tarde a mis clases, de seguro aún te pierdes en el castillo.

Harry lo miró con odio. Poesía o no poesía, seguía siendo Snape.

*******************

-Bien, fui a la mansión principal de Snape y como supuse, no estaban allí.

-Si ya te imaginabas que no estaban allí, entonces para que fuiste- pregunto Minerva.

-A buscar un listado de las propiedades de la familia Snape, a pesar de que soy la persona en quien más confía Severus, el no me invita muy a menudo a sus propiedades.

-Por que no me extraña…- murmuro Minerva.- siempre ha sido un antisocial.

Ignorando el comentario de su amiga y colega, Albus continuó.

-Pero, a pesar de mis poco frecuentes visitas, Severus a registrado mi aura mágica para que las barreras de las propiedades me consideren un “amigo” de la familia y poder pasar sin problemas en un caso de emergencia.

-Eso quiere decir que sólo tú puedes entrar a sus propiedades

-Así es.

-¡Pero Albus! Te demoraras años en revisar todas las propiedades de Severus.

-Bueno, con un poco de suerte los encontraré en las primeras 10 que visite.

*******************

Mientras desayunaba, Harry quiso sacarse un par de dudas de su cabeza.

-Es un hermoso piano el que tiene ¿Usted sabe tocar?

-Sí desde pequeño me enseñaron, incluso conozco algunas melodías muggles.- Harry lo miró como diciendo *¿En serio?*- Pensé que viendo la cantidad de libros y poesía muggle que tengo, te había demostrado mi variedad de gustos.

-Lo siento profesor, no dudo de su palabra… esto… he… es sólo que la idea de un piano, Snape y melodía muggle suena extraña- viendo que el comentario no le había agradado mucho a Snape decidió cambiar de tema- Em … y … ¿Para que sirve la habitación que hay en el fondo del otro pasillo?

-¿Qué habitación?

-Una que está casi vacía, con sólo unos cuantos sillones pegados a la pared y es casi todo azul.

-¡Ha! te refieres al Salón de Baile.

-¿Un salón de baile?...- preguntó Harry extrañado- no le imagino haciendo fiestas y la mayoría de los colores de las habitaciones no combinan con usted, profesor.

-Y estás en lo correcto. No debes pensar en está casa sólo como mía, ha pertenecido a mis antepasados por generaciones. A mi madre le encantaba bailar y realizar fiestas, su color favorito era el azul, cuando murió decidí dejar la habitación tal cual en su memoria. A mí no me gustan las fiestas y mucho menos bailar.

-Pero usted ya bailó una vez conmigo (1).- Severus hizo un asomo de sonrisa y lo miró con ojos divertidos.

-Pero aquella vez lo que menos pretendía era bailar con usted… sólo fue el camino para lograr otra cosa- Harry se ruborizó al comprenderlo.

Severus miró serio a Harry de repente.

-Dime Potter. ¿Por qué respondiste de esa forma a mí beso?

-¿De.. de esa forma? ¿A que se refiere?

-No te hagas el tonto Potter, en esa ocasión no sólo aceptaste mi beso, me respondiste y de una forma muy apasionada, todo lo contrario a como esperaba que respondieras…

Harry no sabía que hacer, no podía llegarle y decirle a su profesor, que había respondido porque él le atraía… no definitivamente, si decía eso lo enviaban directamente a San Mungo.

-He pues usted me dijo que necesitaba acariciarme.

-Una caricia puede ser acariciarte la mano, la cabeza o darte un abrazo, en ningún momento dije que necesariamente fuera un beso… apasionado en la boca.

Y en un chispazo Slytherin Harry le preguntó.

-¿Y entonces porque tuvo y aún tiene que besarme en vez de *acariciarme*?

-Maldita poción- masculló Snape.



Prefiriendo cambiar el tema de la conversación, Severus invitó de nuevo a Harry otra vez a la playa.

Harry ahora con algo más de confianza por las clases de ayer, quiso poner en práctica lo aprendido en la piscina. Resumiendo, lo único que logró Harry esa mañana fue tragar mucha agua y salir de una forma muy deshonrosa del mar. Frustrando de paso a Severus por no tener una real oportunidad de practicar el boca a boca.

-Creo que más tarde te enseñaré a respirar mientras nadas- le dijo Severus una vez que se hubo recuperado de su último casi ahogo. – vamos a almorzar.

Después del almuerzo Severus se retiró a la biblioteca para corregir unos ensayos que había traído consigo de Hogwarts.

-Puedes hacer lo que se te dé la gana menos nadar, ya sea en la playa o en la piscina- dijo Severus con la tan familiar mirada dura y seria, que a Harry le pareció aún más odiosa cuando una sonrisa burlona apareció en su rostro – Si te vas a ahogar quiero estar cerca para salvarte- La sonrisa se pronunció aún más al ver la cara de enfado de Harry.

-¡Esa ola me pillo desprevenido!¡Yo sé nadar! – Snape bufó.

-Igual de ególatra que tu padre… un día y medio nadando y ya se cree todo un profesional.

-No se meta con mi pa…

-NO NADO- la sonrisa desapareció y momentos después, Severus también desaparecía tras la puerta de la biblioteca.

“Bueno un par de horas sin nadar…. Que hacer… no puedo entrar y leer un libro haciéndole compañía a Snape, el me dejó claro que mientras corregía los ensayos me quería fuera de su vista… la poción lo distrae” Harry sonrió tristemente “quisiera que no fuera culpa de la poción que se distrajera”.

Continuará... el Domingo.


//////////////////////////////////


La poesía fue sacada de www.elrincondeaposesia.com Se titula “Yo respiro” y pertenece a Euridice

(1) ver capitulo 7


^_^SU REVIEW ES MI SUELDO^_^
La esperanza es lo último que se pierde por Paula Moonlight
Muchas Gracias a K Kinomoto, As Black, azalea, mcristina, Ekishi, Draconiss Snape Potter, alejandra, Ali, Luzy Snape, Marta, Paris Atreides y Safri por sus opiniones sobre el capitulo.

Como en este capítulo no pasa mucho estoy pensando en subir el otro el domingo en la noche o el lunes... aún así mandemne reviews!



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. cap 10: Harry aprovecha el tiempo libre para investigar a su profesor.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capítulo 10: La esperanza es lo último que se pierde.



“Severus Snape… es sorprendente las cosas que he conocido de ese hombre en sólo dos días” Harry ya había asumido que sentía cierta atracción hacia su profesor “¿Por qué?” Aún no lo sabia, lo único que sabía es que los labios, las manos y el cuerpo de su profesor unido a la sensualidad innata que desprendía (cuando quería) eran capaces de volverlo loco “¿Quizás me cayó algo de poción a mí también?” Pensar que el frió profesor de pociones fuese capaz de encender la pasión en él fue lo primero que lo impactó, pero descubrir que aparte de las pociones amaba las novelas y la poesía y qué, según él, tocaba el piano… “¿Que más descubriré en estas 2 semanas?… este es el momento justo para saberlo.”

Ya que en la mañana había recorrido gran parte del primer piso, Harry decidió ver que había en el segundo piso de la mansión, antes de mirar con más detalle lo que ya había descubierto en el primero, pero con una meta en la mente: la habitación de Snape.

Subió por las escaleras al segundo piso, estas daban directamente a un gran ventanal y dos acogedores sillones. Su habitación era una de las últimas que se encontraban a la izquierda y el día anterior Severus había tomado el de la derecha, así que su exploración comenzó en aquella dirección.

En el piso superior sólo había habitaciones, la mayoría eran habitaciones de invitados decorados en diferentes tonos pastel, sin ningún objeto personal que revelara que estaban siendo usado actualmente, excepto una.

Cuando ya sólo faltaban 3 habitaciones por revisar, se encontró con una especialmente amplia y elegante “¿Será la habitación de Snape?” lo primero que llamó la atención de Harry fue una serie de fotografías que se encontraban sobre una cómoda. La más grande de ellas mostraba una joven de unos 25 años, que lo recibió con una ligera sonrisa, su cabello era negro y lacio como el de su profesor y sus ojos de un gris oscuro. Detrás de ella y rodeándola con un brazo un hombre un poco mayor que la dama lo miraba serio, tenía los mismos ojos fríos y penetrantes de Snape y Harry también supo de quien heredó la nariz su profesor, lo que más diferenciaba a Snape padre de Snape hijo, era su cabello corto y castaño claro. Al lado de esta estaban otras que mostraban a un bebé y lo que parecía ser un serio niño de 10 años junto a un árbol de navidad sujetando una escoba nueva.

Sobre la misma cómoda, se encontraba también un llamativo cofre de caoba con adornos de oro. Harry lo abrió curioso y encontró una serie de joyas: collares, anillos aros y pulseras. Todos con un aspecto de ser muy caros. Al parecer, Harry había topado con la alcoba de los padres de Severus y había decidido mantenerla tan intacta como el Salón de Baile. Cerró cuidadosamente el cofre de joyas y salió de la habitación con muchos deseos de llevarse una copia de la foto de Severus bebé.

La penúltima puerta que revisó, no abrió cuando giró la manilla, incluso la habitación de los padres de Snape no estaba asegurada, por lo que Harry estuvo seguro de encontrar cosas muy interesantes dentro de esta.

-¡Alohomora!- exclamó Harry.

No pasó nada.

-¡Maldición! Quizás que clase de hechizó le puso…- pero entonces recordó algo. Y salió corriendo a su habitación.

*******************

Albus se echó pesadamente en su sillón favorito “Dios, cuantas faltan aún”. Sacó un pergamino de su bolsillo y revisó la lista: 20. Apenas llevaba 3 el día de hoy “¡Por los caramelos de limón… ¿Porqué Severus tiene que tener tantas propiedades si no usa ninguna?”. Unos golpes en su puerta interrumpieron sus quejas.

-¿Albus estas ahí?

-Si Minerva, adelante- y abrió la puerta de su habitación con un movimiento de su varita.

-Me extraño no verte en tu despacho.

-Es que no me quedan fuerzas ni para leer correspondencia… ¿Me necesitas para algo?

-Sólo vine a ver como te ha ido, pero veo que mal ¿Por qué tanto cansancio?

-Es que se me ocurrió la bendita idea de revisar el castillo de Alberich- Minerva lo miró interrogante- es un castillo que Severus heredó de su abuela materna, las otras dos propiedades que revisé en el día eran pequeñas y sólo me demoré una hora, pero estuve más de 5 horas revisando ese maldito castillo.

-¿Y por que no simplemente preguntaste a los Elfos domésticos si Severus se encontraba en el castillo?

-Porque Severus no es tonto y podría haber ordenado a los elfos decir que no había nadie.

-¿Cuántas te faltan aún por revisar?

-20, pero ninguna tan grande como ese castillo.- Minerva lo miró con lastima.

-Albus, esto es una pérdida de tiempo ¿No sería mejor mandar una lechuza con un hechizo rastreador?

-Quizás sea buena idea intentarlo “a mis pies definitivamente les agrada la idea de descansar”

*******************

-Listo

La eficiente navaja con accesorios para abrir cualquier tipo de cerradura que le había regalado su padrino en su 4º año, había también funcionado ante la puerta de Snape, que de seguro no se esperaba un método sin magia para abrirla.

-¡Bingo!- exclamó Harry al ver una de las túnicas negras de su profesor tendida en la cama.

La habitación era idéntica a la suya, con la excepción de que también había un pequeño librero lleno de libros de pociones y tirados en el suelo unos cuantos más entre ellos *El puente de Alcantara* que Snape había estado leyendo ayer.

Harry se dedicó a mirar cada rincón de la habitación, en la cómoda y en el velador había varios frascos con pociones, ninguno de ellos etiquetado, no le sorprendió seguramente su profesor sabía identificarlos sólo con verlo y olerlo, algunos de ellos incluso eran muy conocidos por Harry, como la poción para dormir sin sueños. Muchas veces había tenido que usarla, sobretodo después de algún encuentro con Voldemort y siendo Severus un Mortífago, no le sorprendería que él la usara a menudo.

No quiso arriesgarse a descubrir que contenía el resto de los frascos y se dirigió al librero. La mayor parte de los libros trataban sobre pociones y defensa contra las artes oscuras que pedían en Hogwarts, aunque no encontró ninguno de Gilderoy Lockhart. Un gran libro que en letras doradas ponía *Hogwarts* llamó su atención “¿La historia de Hogwarts quiza?” estaba tan aburrido que incluso le pareció buena idea leerla, pero no resultó ser un libro, sino un álbum de fotos.

Ocupando toda la primera pagina y titulado con *1º año*, estaba una foto de Severus a los 11 años con sus padres y de fondo el rojo expreso de Hogwarts. Después había algunas fotos de Severus con otros Slytherin, en la Sala Común, cerca del lago y en el campo de Quiiddicht, reconoció algunas caras de los Lestrangue y de Avery. Siguió avanzando las hojas, 2º año, 3º año, 4º… algo llamó su atención… rojo en un mar de verde. Era una foto donde Snape salía vestido con el equipo de Quidditch de Slytherin y la escoba en la mano, a su lado alguien vestido con el equipo de Gryffindor…. Lo miró de más cerca.

-¡¿Remus?!

Sí, era él.

En la fotografía mostraba su característica sonrisa mientras saludaba tímidamente con una mano y con la otra sujetaba su escoba. A su lado Snape lucía una pequeña sonrisa y miraba a Remus de reojo “¿Qué diablos significa esto?” Harry no entendía el motivo de que Snape guardara una foto de él con uno de sus mayores rivales en la escuela, pero al dar vuelta la página rápidamente lo comprendió.

Severus y Remus en la orilla del lago, Severus con una túnica azul oscuro y Remus con ropa muggle… besándose.

Severus y Remus en las tres escobas, tomados de las manos, sonriendo y con la típica mirada de enamorados.

Severus y Remus bajó un árbol de navidad entregándose un regalo, se miraban cariñosamente y se besaban.

Severus y Remus, otra vez besándose, esta vez con uniformes en la torre de astronomía.

Y otras fotografías parecidas.

En medio de todo el asombro que le ocasionaban esas imágenes, Harry sintió principalmente dos emociones… incredulidad, no sólo porque ambos profesores fueran homosexuales, si no más bien porque fueran pareja, cuando en su tercer año mostraron gran hostilidad entre ellos, sobre todo por parte de Snape. Aunque actualmente parecían llevarse bien…

Alegría… ese fue el sentimiento que de pronto lo invadió. Alivio y alegría al saber que Severus era gay. Harry sabía muy bien que su profesor lo atraía y con cada cosa que descubría de él, le gustaba mucho más, pero en el fondo siempre había tenido presente que bajo la poción no importaba la preferencia sexual y pensar que su profesor realmente fuera heterosexual y que lo perseguía sólo por la poción, lo hería porque pensaba que no tendría ninguna posibilidad con él…ahora vislumbraba la esperanza.

“pero aún puede volver el antiguo Snape cuando acabe la poción…. El Snape que detesta a los Gryffindor… El Snape que odia a los Potter…El Snape que prefiere darte una detención a darte un beso…”

-La esperanza es lo último que se pierde.


Continuará…



AHORA UN POCO DE PUBLICIDAD SOBRE MIS FIELES LECTORES

Ojos ciegos, manos suaves. de K Kinomoto La última batalla contra Voldemort hará que algunas personas pierdan algo muy valioso en sus vidas. Ahora cada uno tendrá que luchar para poder recuperar aquello que perdió... o aprender a vivir sin ello. Slash Severus/Harry y otras parejas…....¡Adoro este fic!

El Portador de Hestia Una poción revela una cualidad de Harry que acercarse más íntimamente a Ron y quien lo diría a las dos personas que más detesta de todo el colegio (Draco y Severus)…..... Si les gusta el lemon esta es su historia.

Retazos de vida de Ali es un Harry/Severus. Cuatro curiosos jóvenes (los nietos de Harry y Sev) encuentran un diario y con ello los recuerdos de la vida de sus abuelos….... Me encantó la forma en que esta escrita y hasta el momento me ha parecido una historia muy tierna.

Y si estan artos de leer Harry Potter o desean variar un poco...

La leyenda del Rey Árbol y de la Hoja Verde de Hayden Legolas es huérfano y ha sido criado en un orfanato antes de ser adoptado por una elfa llamada Altáriel. Tras la desaparición de su benefactora, Legolas decide permitirse una aventura antes de aceptar la realidad que lo rodea: se ha quedado solo y abandonado. Lo que nunca imaginó es que el apuesto heredero del trono de Gondor aparecería para reclamarle como su consorte........ Me encanta como describe la personalidad de Legolas y Aragon.

El esclavo del Señor de la Noche de Paris Atreides Bevan es un aprendiz de mago y Alianus un príncipe elfo. Un encuentro casual originará el inicio de una relación. Pero cuando Bevan es llamado por el Señor de la Noche para tomar el relevo de su padre ese giro del destino los convertirá en enemigos y amantes….....supongo que debería hacerle publicidad a “Magia y fresas con nata” pero esta historia me tinco mucho más…

ESPERO QUE ESTO LOS ANIME A ACTUALIZAR PRONTO…

NA: No he sido extorsionada de ninguna manera para hacer publicidad a estas historias... lo he hecho por voluntad propia y porque son muy buenas.


^_^SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
¡Haaarrryyyy! por Paula Moonlight
Muchas gracias a Ali, Ekishi, Hestia, Marta, K Kinomoto, Kalipso, Tercy_S_S=cloe (¿Te llamo Tercy o Cloe?), Paris Atreides, As Black, AlexandriaJzMc y Prongs... por sus reviews.

Este capitulo es uno de mis favoritos y lo dedico con mucho cariño a Ali que desde el comienzo me ha dejado reviews en cada capítulo…



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 11: Un piano y un sueño... No dice mucho ¿verdad?

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capítulo 11: ¡Haaarrryyyy!


Las fotografías de Remus disminuyeron en su 5º año y algunas de las últimas tenían escrito la palabra traidor y mentiroso escritas encima “¿Qué habrá pasado?” y en 6º desaparecieron por completo. En 7º año aparecieron otras en tono romántico, esta vez con un Slytherin de cabello liso y negro y ojos celestes.

Harry había dado con información muy relevante de su profesor y eso había generado muchas preguntas: ¿Cómo un Slythering y un Gryffindor, de bandos opuestos terminaron juntos? ¿Que había pasado entre ellos para que las últimas fotos tuviesen escrita la palabra traidor y mentiroso encima?

Ya antes había decidido aprovechar esta inusual cercanía de su profesor y las inesperadas vacaciones para obtener las respuestas que hace años rondaban en su cabeza, y algunas que rondaban hace sólo algunos minutos

¿Por qué odiaba a su padre? ¿Lo odiaba a él? Si no era así ¿le gustaba un poco a Snape? Harry era conciente que no se parecía ni a Remus ni al otro tipo de Slytherin... tenía menos de 2 semanas para responder a sus inquietudes pero ¿Cómo?

-Algo de veritaserum me ayudaría ahora.

Una melodía se sintió a lo lejos…

“¿Un piano?”

“¡UN PIANO!... ¡Es Snape!”

Bajo rápidamente al primer piso en busaca del Salón de Piano, sin preocuparse por cerrar adecuadamente la puerta de la habitación de Snape “Esto tengo que verlo con mis propios ojos” Entreabrió las grandes puertas del Salón y espió hacia adentro. Parecía una escena de ciencia ficción, de lo increíble que resultaba ver a Severus Snape tocando el piano, sobre todo de la forma en que tocaba, Harry pensaba que encontraría a su profesor muy serio tocando las teclas guiado por las pautas de música, como si leyera los pasos de una poción… pero no fue así. No estaba la mirada fría y sería, ni siquiera había mirada, porque Severus tenía los ojos cerrados y sus manos se deslizaban apaciblemente por las teclas del piano tocando la melodía de memoria.

“Hermoso”.

*******************

Sus dedos recorrían ágilmente el piano, hace mucho que no lo tocaba, pero le bastaron sólo unos minutos para acostumbrarse nuevamente a él y hacerlo una extensión de su cuerpo. Creyendo que Harry disfrutaría más de las melodías muggles había acudido al pequeño repertorio que conocía de estas: Claro de luna, para Eliza, Cannon y Nocturne.

Era está ultima la que tocaba, no sabía donde se encontraba Harry y había pensado que era la mejor forma de llamarlo, después de un par de horas sin su presencia comenzaba a extrañarlo.

Sintió la puerta abrirse y sus pasos acercarse, abrió los ojos para admirar el asombrado rostro de Harry muy cerca del suyo, apoyando sus brazos en el piano y cerrándolos ojos para deleitarse con la música como él había echo momentos antes… pensó que podría quedarse eternamente mirando ese rostro… pero no fue así, paró de tocar… y lo besó.

*******************

Sentía sus fuertes manos acariciando su espalda, 5 eternos minutos en que sus manos recorrían su columna vertebral desde el cuello hasta la parte baja de la espalda, delineando cada costilla en su paso, mientras sentía sus tiernos besos desplazarse desde los labios hasta el lóbulo de su oreja izquierda… era extraño, normalmente a estas alturas ya habría acariciado algo más que su espalda y sus besos se inclinarían más al tipo apasionado que al tipo tierno, no que no le agradara, pero así no era él.

-¿Ocurre algo Ron?

-mmmh… no es nada amor- y besó tiernamente en su boca.

-No me digas que no es nada … tu cuerpo y tu corazón están aquí, pero parece que tu cabeza no esta precisamente pensando en mí.

Ron se sentó en la cama y se quedó en silencio. Hermione también se incorporó a su lado, dando un suspiro le dijo a su novio.

-Estoy pensando que hubiese sido mejor quedarme a hacer la tarea de trasformaciones en vez de arriesgarnos una detención por escaparnos a media noche a la sala de los menesteres.

-¿Realmente prefieres hacer la tarea a estar conmigo?- Bromeó Ron y Hermione frunció el seño –Lo siento amor… no es que no quiera estar contigo… pero es que no me quedo tranquilo con lo de Harry y pues… no me dan las mismas ganas de siempre.- Hermione le sonrió y le abrazó.

-Me alegra saber que tu corazón domina por sobre tus hormonas- lo besó en la mejilla- No te preocupes tanto cariño, confío en que Harry está bien.

-Como va a estar bien con ese pederasta grasiento.

-Las malas noticias son las primeras en llegar… además como sabes, si Harry no se está divirtiendo y haciéndole la vida imposible al pederasta grasiento.

-Quizás tengas razón, pero también Harry podría estar en este mismo momento siendo violado por ese imbécil- Hermione suspiró.

-Ron, primero que nada los efectos de la poción ya no son tan fuertes como para que el profesor Snape se vuelva a descontrolar de esa forma, además tuvo la delicadeza de raptar a Harry junto con su baúl y su varita. Harry no está indefenso y tampoco desprevenido como la vez anterior… y si él ha sido capaz de enfrentarse con docenas de mortifagos a la vez, será capaz de detener al profesor Snape ante cualquier cosa que intente.

-mmmn… el que se haya llevado su varita no significa que se la entregara… yo no me quedaré tranquilo hasta que tenga a Harry frente a mis ojos o hasta que vea una carta de su propio puño y letra- Hermione volvió a suspirar y tiró de Ron para volverlo a acostar- Y si ese malnacido llega a hacerle algo a Harry lo dejaré peor que la vez anterior.

Hermione apoyó su cabeza en el amplio pecho de su testarudo novio “No hay caso con él”

-Buenas noches amor- Ron reanudó sus caricias en la espalda- “Espero que duermas bien Harry”

-Buenas noches, Hermi… “mataré a esa serpiente si llega a hacerle algo”

*******************

Lo tenía aprisionado contra el piano… aún seguía besándolo, mientras una mano acariciaba las largas piernas, muslos y trasero a través de la tela… necesitaba más…con ambas manos rasgó su camisa y los botones saltaron en diversas direcciones. No tenía paciencia para desabrocharlos uno a uno… lo necesitaba YA!

-Harry… mmm.

Su sedosa piel bajo sus manos… tan sólo con eso su pequeño ángel lo llevaba al cielo, se separó de su dulce boca, para probar el salado de su piel… maravilloso… el dulce cielo entre sus manos. Pero quería llegar más allá.

Odió el maldito botón del pantalón que no se abría nunca, pero al fin cedió. Ya libre de ropa se quedó unos minutos mirando extasiado a su pequeño ángel… su paraíso personal… se deshizo de su propia ropa (nunca antes se había desvestido tan rápido) y volvió al ataque, simplemente ya no controlaba boca y sus manos, les dejó hacer lo que ellas quisieran… lo único a lo que atinaba su mente era recibir todos los estímulos de Harry: el suave tacto de su piel, sus excitantes gemidos, sus deliciosos besos, su mirada de amor… sí.. SÍ.. él le amaba… lo deseaba… lo quería, quizás tanto como él.

Lo subió sobre el piano… “es tan hermoso”… y se acomodó sobre él, se aferró a sus angostas caderas y entró fácilmente en él, como hechos el uno para el otro, hechos para amarse y fundir sus almas… allí era donde pertenecía… no era al lado de la Orden del Fénix, ni al servicio de Lord Voldemort… su lugar era junto a Harry.

-¡Haaarrryyyy!- gritó en pleno extasis


Su cama

Estaba en su cama.

Y no estaba con Harry.

Se sentía húmedo, y no necesitaba imaginar la causa. Severus se estiró y alcanzó su varita en la mesa del velador.

-Lumus

Tiró las cobijas lejos y se dispuso a mirar el desastre que su sueño había provocado “Merlín… no me pasaba algo así desde que tenía 15… odio esa poción… odio a Potter”

Llamó a un elfo para que cambiara las sábanas y fue a tomarse una ducha.


Continuará...el miercoles.

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
Señor ¿Puedo hacerle una pregunta? por Paula Moonlight
Muchas gracias a Safrie, Danae, Calipso, Ali, Ashley, Kary, Azalea, Marta, K Kinomoto, Alejandra, Netsu, Kim y Snape White por sus reviews.

Espero que les guste el capítulo… ¿Alguien se ha dado cuenta que mis geniales títulos provienen de frases escritas en el mismo?



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap12: Una conversación entre botellas.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”

Capitulo 12: Señor ¿Puedo hacerle una pregunta?

Harry despertó feliz, a pesar de que no había pedido ir a ese lugar, se lo estaba pasando muy bien: los elfos cocinaban muy rico, había aprendido a nadar y tenía una gran playa para practicar y tomar sol. Y si eso fuera poco… estaba Snape, cada día que pasaba le gustaba más su profesor.

Pero como no gustarle si aparte de atraerle su cuerpo, comenzaba a atraerle cada aspecto nuevo que conocía de su profesor. Descubrir que no les disgustaba las cosas muggles, si no que al contrario apreciaba mucho su literatura, poesía y música, descubrir que bajo ese viejo insoportable (o *pederasta grasiento* según Ron) había una persona sensible y agradable… si, obviando sus continuos sarcasmos, las conversaciones con Snape eran muy agradables, aunque aún no hablaban de nada muy personal, además se había mostrado bastante amable y paciente al enseñarle a nadar y simplemente le encantó cuando se pasó toda la tarde de ayer tocando el piano para él. Según Snape lo había hecho como pago por el beso que le había dado.

Harry suspiró al recordarlo

*******************

Las puertas del comedor se abrieron: era Harry. Se acercaba a él con una radiante sonrisa y un tenue color rosado en sus mejillas, para ir vestido con un pantalón y una polera que no combinaban en absolutamente nada, según Snape se veía más hermoso que nunca.

No pudo mirarlo a los ojos.

Tan sólo al verlo recordaba trozos de las visiones, sensaciones y sentimientos del sueño de anoche… había sido muy real y… absolutamente desconcertante.

Salió rápidamente del comedor, sin haber acabado totalmente con su desayuno y dejando que Potter desayunase solo. No supo como llegó a la biblioteca, era su refugió y su lugar favorito en aquella mansión, como en casi todas sus propiedades, por lo general sólo un libro lograba distraer sus pensamientos… pero lamentablemente recordó que Potter también tenía la, para él, mala costumbre de visitar a menudo este lugar. Tendría que marcharse de allí “¿Pero de que diablos huyo?! … es sólo un maldito sueño… una maldita poción... y un maldito Potter”

-Rayos.

Simplemente no podía tratar con Potter sin haberse calmado y ordenado sus pensamientos, ese maldito chico de por si ya lo alteraba, sin necesidad de tener recuerdos de un sueño húmedo. Pasó por el salón a buscar una botella de Whisky y salió de la mansión rumbo a la playa.


“Ese maldito sueño” había estado desvelado desde que lo tuvo “¿Fue producto de la poción?” Lo que más lo incomodaba no era el hecho de soñar que hacía el amor con Potter, eso bien podría deberse a la poción, sino más bien los sentimientos que había conllevado ese sueño… sentimiento que aún persistían en la realidad “Me sentí feliz” Nunca en su vida ni siquiera en un sueño Severus se había sentido así de feliz “Feliz por estar con Potter”

Allí era donde pertenecía… no era al lado de la Orden del Fénix, ni al servicio de Lord Voldemort… su lugar era junto a Harry.

Esa frase que había pensado durante el sueño, se repetía una y mil veces en su cabeza, en un resonante eco que sentía totalmente cierto y a la vez completamente absurdo “¿Yo y Potter?... realmente esa poción es muy fuerte.”

*******************

-No están ni en Escocia, ni en Inglaterra- Albus se sentó pesadamente en su asiento y apoyo sus codos en el escritorio- y esa lechuza no da señales de parar, sigue en dirección sureste.

-Bien sólo nos queda esperar que el señor Potter se encuentre bien o que esa lechuza se detenga pronto… Mundungus nos ha dicho que los mortífagos empiezan a moverse de nuevo.

-Eso puede significar que Voldemort- Minerva da un pequeño salto -se empieza a recuperar de la última batalla.

-Si será mejor que dejes de buscar a Severus, si el-que –no-debe-ser-nombrado se entera que andas de paseo…

-Lo sé Minerva…lo sé.

-Le daré las malas noticias a la señorita Granger, me pregunta todos los días sobre el progreso de la búsqueda.

-Te pido por favor que no les digas que dejaremos de buscarlo, tengo ya demasiadas cosas que tratar, como para estar lidiando con la furia del Sr. Weasley.

*******************

Harry bajó a la playa después de almuerzo, era raro que Snape no hubiera asistido, pensándolo bien no lo había visto desde el desayuno.

Nado una media hora y salió a descansar a la playa... no había un alma, excepto “¿Snape?”.

Se acercó a la persona apoyada entre las rocas. Si era él. Lo vio llevarse una botella de whisky a la boca, en realidad quedaba muy poco líquido en ella.

-Profesor- Severus se volteó hacia él con la mirada un poco desenfocada.

-Potter.

-¿Por qué no fue a almorzar señor?- Harry prefirió hacer esa pregunta que preguntar por qué estaba bebiendo.

-Ya almorzaste- Harry asintió- bueno eso explica el hambre que tengo- Snape movió su varita y convoco algunos emparedados –Siéntate Potter… ¿Quieres un trago?

En su vida Harry se imagino a su profesor ofreciéndole de beber “Snape semi borracho…hay que aprovechar la situación”

-Gracias señor- y bebió directamente de la botella. -…cada día que pasa usted me sorprende más.

-Le sorprendo- dijo Snape recordándole momentáneamente a Draco por la forma en que arrastraba las palabras -sorpresas agradables espero.

-La mayoría, bastante agradables… Señor ¿Puedo hacerle una pregunta?

-Acabas de hacerla- respondió sonriendo.

-Me corrijo ¿Puedo hacerle varias preguntas?

-Adelante… aprovecha que estoy de buen ánimo… pero no prometo contestarlas.

-¿Por qué odia a mi padre?- preguntó sin ningún preámbulo, pero Severus no pareció asombrarse y a su vez preguntó.

-¿Por qué odias tu a Malfoy?

-Me cae mal, es un antipático.

-Te cae mal… es decir, lo odias sólo porque sí.- Harry se quedó pensativo y una vocecita en su cabeza se preguntaba porque estaba contestando preguntas de su profesor si era él quien quería preguntar- Piensa Harry…- Harry se sorprendió de que usara su nombre- por qué comenzaste a detestarlo.

-Bien, donde comienzo… no estoy seguro si fue en el tren o en el callejón Diagon. La primera vez que vi a Malfoy fue comparando túnicas donde Madam Malkin, allí se comportó muy arrogante y con unas pocas frases mostró su antipatía ante los hijos de muggles y creo que desde allí no me agradó su persona, peor no lo odiaba… no había ningún motivo para odiarlo, creo que realmente lo detesté cuando en el tren insultó a Ron, sólo porque su familia es pobre… Ron era mi primer amigo y no me gustó que lo tratara así por eso rechacé su amistad.

-Sólo por que insulto a Weasley lo odias.

-No allí sólo lo detesté, pero desde ese momento me insulta y se burla de mi y mis amigos cada vez que puede e intenta meternos en problemas y que nos quiten puntos… y eso si hace que realmente lo odie.

-Bueno ese es también mi caso.- Snape se apoyó su espalda en la roca y comenzó a narrar- la primera clase que tuve fue trasformaciones con los Gryffindors. Transformaciones siempre fue mi peor clase y allí fue donde tu padre y Black me conocieron: el más bajo, escuálido y torpe Slytherin de primero… el blanco perfecto de su bromas… o al menos eso era lo que ellos creían.

Severus mostró una mueca burlona ante los recuerdos y continuó.

-Yo no los incentivé a meterse conmigo. En realidad Potter y Black nunca necesitaron una excusa para molestar a nadie. La cosa fue que ellos creyeron que yo era el más tonto y débil de los Slytherin y por eso me eligieron como víctima de su primera broma- Severus volvió a sonreir burlonamente- Lo que no sabían es que si bien era torpe en trasformaciones, era todo lo contrario en encantamientos y defensa contra las artes oscuras y se los demostré en frente a toda la clase… la humillación no era algo que a tu padre le agradara y mucho menos a Black, así que luego de eso centraron sus esfuerzos humorísticos en mí, luego cuando Lupin y Petigrew se les unieron era mucho más difícil enfrentarlos. Imagínate una mezcla de Malfoy y los Gemelos Weasley… era difícil no odiarlos.

-Yo… lo lamento.

--No tienes por que hacerlo. Tú ni siquiera existías en aquella época.

-¿Si piensas eso entonces por que pareces odiarme?

Severus guardó silencio durante algunos segundos.

-Bueno supongo que fue un prejuicio. Tu padre era tan arrogante siendo un don nadie, que tú al llegar siendo el-niño-que-vivió serías aún peor. Supongo que quería bajarte los humos antes de que te creyeras el dueño del colegio. Y la insolencia que mostrarte en tu primera clase, digamos que me trajo malos recuerdos. Además supongo que sentía algo de envidia al ver que sólo por ser el que derrotó al señor oscuro, Albus y los demás perdonaran tantas travesuras… muchas de las cuales te ponían en peligro… mientras que a mí ni siquiera me tienen consideración cuando arriesgue cientos de veces mi vida…- Snape suspiró- Pero no te odio Harry… - “Otra ves tuteándome” pensó Harry – sino, no te hubiese ayudado con Quirrell, digamos que sólo me eres muy molesto.

-Vaya consuelo- Snape rió y tomándolo de la barbilla le dio un suave beso, acariciando su slabios con los suyos y luego inundando su boca con sabor a whisky.


Desde aquella ocasión, hablaron muchas veces más en al orilla de la playa, durante las comidas o frente al fuego de la chimenea. Severus habló de cómo se sentía con la poción (aunque nunca menciono el sueño), y del porqué no le gustaban las fiestas y quitaba puntos sin razón (que para él no eran sin razón) y Harry de los problemas con sus tíos y como se sentía con respecto a Voldemort y la muerte de Sirius, que aún dolía. También, hablaron de muchas cosas sin importancia, chismoseando sobre profesores y alumnos, pero en todas esas conversaciones Severus no volvió a mencionar su época escolar y mucho menos su época de mortífago y el nombre de Remus Lupin, nunca salió de sus labios.


Continuará...


^_^ SU REVIEW ES MII SUELDO ^_^
Feliz Navidad Potter por Paula Moonlight
Muchas gracias a Marta, As Black, Kary, Azalea, k Kinomoto, Clau Snape, Snape White Alejandra, Draconiss Snape Potter, Mcristina, Ali, Ekishi, Hestia, Setsuna Mud, Anna_Lylian y Carly McKinnon por sus reviews.

¿Alguien sabe algo sobre Suisei Lady Dragon? Hace años que espero una actualización de Amor eterno, En silencio y Atrapando al Pelirrojo II y Suisei no da señales de vida



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 13: Una Feliz Navidad

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capítulo 13: Feliz Navidad Potter


Severus caminaba de un lado a otro de su balcón, aún pensaba en lo que había conversado con Harry los últimos días, y ese día, el día de navidad recordaba especialmente una conversación que tuvieron durante un desayuno

FLASH BACK

-esto.. he... Snape.

-Si

-Bueno… estaba pensando que ya se acerca navidad y no he visto ningún adorno navideño, ni siquiera un árbol de navidad o un nacimiento ¿No celebras navidad?

-No… no desde que mi madre murió- Harry lo miró como preguntando ¿Y?- ella murió en vísperas de navidad.

-Entiendo- Harry suspiró- extraño el ambiente festivo de Hogwarts y a mis amigos. Iba a ser nuestra última navidad juntos en Hogwarts.

-Si son los regalos lo que te preocupa, te aseguro de que las lechuzas de tus amigos llegarán… si las mandaron a tiempo, el viaje es largo.

-No es cosa de regalos… sino que extraño su compañía- Severus sintió una punzada de celos- los Dursley no me acostumbraron a navidades con grandes regalos.

FIN FLASH BACK

Sentía compasión por el pequeño, su vida no había sido color de rosas y ahora estaba algo deprimido por no poder pasar la última navidad en Hogwarts con sus amigos. “¿Compasión?” se repitió mentalmente. Rápidamente entró y tomo el libro que había en el velador. Y lo abrió en la familiar pagina 169.

La persona bajo los efectos de la poción sentirá principalmente un deseo irresistible de acercamiento físico con la primera persona que vea, una gran necesidad de tocar a esta persona. Este deseo principalmente será de carácter sexual, sin importar que la primera persona a la que vea sea de su mismo sexo, ni que preferencia sexual tenga “el afectado”.

“Deseo de acercamiento físico de carácter sexual, no dice nada de sentir compasión.. ¿Realmente siento compasión por Potter?… ¿Qué me pasa con él?”

Severus sabía que esta clase de sentimientos no eran comunes en él y no le gustaba nada sentir *eso* precisamente por Potter, decidió pasarlo por alto y hacerse la idea de que era otro efecto secundario de la poción… la poción alteraba demasiado sus sentimientos y pensamientos como para saber exactamente cuales eran de él y cuales no.

“Pero aún así… es sólo un niño… un niño que no tuvo muchas navidades felices… al igual que yo… las peleas constantes de mis padres, incluso en navidad, no son gratos recuerdos… se habían casado tan felices, pero mi padre resultó ser muy diferente a como mi madre lo conocía… mamá… sus sonrisas y entusiasmo en navidad era lo único que necesitaba para sentirme feliz… sin ella nunca fue lo mismo.”

Decidió seguir (otra vez) lo que le dictaba su corazón, de mala gana, enfurecido por sus propios sentimientos “¡Maldita poción!” entro a la habitación de sus padres, sonrió ante la foto en que salía él con la primera escoba que le habían regalado en navidad. Y abrió el cofre que guardaba las joyas favoritas de su madre, dentro de una pequeña caja se encontraba un tesoro que su madre, por respeto, no había usado: el colgante favorito de su abuela, la bisabuela de Severus. “Si no va atener la navidad que había planeado con sus amigos… al menos esto debiera compensarlo.”


Harry despertó… “Navidad” pensó. Estando en Hogwarts haría abierto los ojos y encontrado al pie de su cama los regalos de sus amigos, Ron, Hermione, Los Weasley, Hagrid y quizás alguno de Remus… ahora sabía que no encontraría ninguno. Pero por alguna razón no se sentía triste, ya no se ocultaba a sí mismo que le agradaba la compañía de Severus, quizás no habría celebración de navidad, pero no sería la primera vez que él no la celebraba…. Harry sintió a lo lejos el acompasado sonido de las olas “No está del todo mal, será mi primera navidad en la playa”


Había visto salir a Harry en dirección a la playa y lo encontró sobre una roca mirando al horizonte, sigilosamente, como era su costumbre, se le acercó.

Una mano con una pequeña caja tapo la vista que tenía del mar.

-Feliz Navidad Potter- Harry alzó la vista para encontrarse con unos imperturbables ojos negros- lamento que no esté envuelto- coloco la pequeña caja en su mano.

-Profesor yo…- pero antes de que pudiera decir algo Severus dio media vuelta y se fue.

Harry abrió la caja y un pequeño colgante apareció ante sus ojos. Era un rubí de 1 cm de diámetro en forma de corazón, rodeado por una serpiente de plata

-Es hermoso… gracias Severus.- susurró a la playa vacía.

*******************

-Él debería estar con nosotros… iba a ser nuestra última navidad aquí- Ron, que siempre tenía buen apetito, ni siquiera había comido la mitad de su desayuno.

-Yo quería al menos mandarle su regalo.

-Pero no se puede Ginny, el director dijo que había revisado todas las propiedades de Escocia e Inglaterra, podría estar muy lejos y no llegarle nuestro regalo a tiempo.

-Yo creo que mandarlo tarde es mejor que entregárselo cuando regrese, Hermione.

-Pero el director nos aconsejó que no lo hiciéramos, además la profesora McGonagall me comentó que hace casi una Semana le mandaron una lechuza al profesor Snape y que aún no ha regresado.

-De seguro la mató en cuanto llegó.

-¡Ron!- lo regaño Hermione – No creo que él tuviese necesidad de eso... lo más probable es que estén tan lejos que la lechuza no ha llegado… así que si tratáramos de mandar una ahora llegarían nuestros regalos cuando Harry ya estuviese aquí, así que no sacamos nada con cansar a una lechuza.

-¿Y que tal si no llega?- preguntó Ginny- ¿Si deciden quedarse mucho después de que terminen las vacaciones?

-Ginny, hablas como si a ellos realmente les agradara la mutua compañía.- le respondió Ron.

*******************

Harry no apareció en todo el día. Severus pensó que era debido a que aún no sabía como reaccionar ante su regalo “quizás fue demasiado costoso… debí regalarle algún libro”

-Amo la cena esta lista- dijo la aguda voz de Foel, su elfo domestico.

-Voy enseguida- “Espero que aparezca para la cena”

Severus se encaminó hacia el comedor y al llegar allí quedó impactado “Que pasó aquí” Lo primero que llamó su atención fue un inmenso árbol de navidad adornado con cintas doradas y plateadas, y un sin numero de pequeñas hadas. Luego un exquisito aroma desvió su mirada a la mesa: Pavo relleno, papas duquesas, varias ensaladas, vino, champagne, jugo de calabaza y en el centro una gran torta de chocolate. Todo sobre una mesa demasiado navideña para su gusto.

-Feliz navidad profesor Snape- la voz de Harry se oyó a su espalda. Al dársela vuelta se encontró con el sonriente Gryffindor, envuelto en una elegante túnica del mismo color que sus ojos y un colgante muy familiar en su cuello -pensé que ambos merecíamos una navidad decente… preparé esto para usted en agradecimiento por su regalo.

-No debió molestarse Sr. Potter.

-Usted tampoco… cenemos antes de que se enfríe- dijo Harry sentándose a la mesa. Severus lo siguió y miró detenidamente la mesa- ¿Realmente tu hiciste todo esto?

-Si y al estilo muggle, aún no aprendo a cocinar bien con la varita. Hay fresas con crema si desea algo menos dulce que torta de chocolate como postre, los elfos me dijeron que no le gustaba mucho, pero es la única que se hacer- “la favorita de Dudley” pensó Harry.

Severus se sirvió un poco de pavo con ensaladas.

-Vaya... no es un banquete de Hogwarts, pero sabe muy bien para haber sido hecho sin magia.- Una sonrisa de Harry es todo lo que obtuvo como respuesta. Una sonrisa que calentó su corazón.

Cenaron tranquilamente y luego Harry le pidió que tocara villancicos en el piano, cosa que Severus se negó a hacer rotundamente, lo que más odiaba de pasar la navidad en el Castillo es que Albus siempre encantaba a las estatuas para que cantasen estúpidos villancicos una u otra vez, hasta que lograban sacarlo de quicio.

Así que ante la negativa, Harry le pidió que lo acompañara al salón de baile. Encontró el salón decorado con guirnaldas y muérdago. Violines, flautas y arpas encantadas comenzaron a tocar suaves melodías, y a pesar de que no le gustaba bailar no quiso desperdiciar la oportunidad de sentir contra si ese esbelto y adorable cuerpo junto al suyo, danzando tranquilamente por todo el amplio salón.

Y en cada vuelta que lo llevaba hacia una rama de muérdago, Severus aprovechaba la bendita (y antes odiada) costumbre navideña para probar los suaves y dulces labios de Harry y abrazar aún más el delicioso cuerpo al suyo.

Severus Snape sintió que fue la primera navidad agradable de su vida.


Continuará... el Miercoles.

Es cortito lo sé...

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
Amistad no es precisamente lo que quiero por Paula Moonlight
Muchas gracias a Setsuna Mud, Mcristina, As Black, Ekishi, Draconiss Snape Potter, RAC, Marta, Alejandra, Lady Chibineko, Ali, Paris Atreides, k Kinomoto y The Kitty Cat por sus reviews, lamento no haber podido contestarlos pero como Slasheaven se cambio de servidor no pude entrar.


Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap14: La vanidad de Severus y los recuerdos de Remus.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 14: Amistad no es precisamente lo que quiero


Severus se sonrojaba. No sólo porque anoche tuviese otro de esos perturbadores sueños de Harry y él haciendo el amor bajo el árbol de navidad, sino porque Harry (el real no el de algún sueño) no dejaba de mirarlo fijamente durante todo el almuerzo.

-Ve algo interesante Sr. Potter.

-La verdad, sí señor. Me fijaba en que su pelo no parece tan grasoso como siempre.

-Eso es porque mi pelo no es grasoso- respondió Severus enfadado. Odiaba que todo el mundo lo llamara imbecíl grasiento, bastardo grasiento o algo parecido y odiaba sobretodo sonrojarse por Potter –Uso un aceite para proteger mi pelo de los vapores de las pociones, si no lo hiciera así probablemente quedaría calvo antes de tiempo.

-¿No existen pociones para hacer crecer el pelo?

-Si existen. Para hacer crecer el pelo, no para que nazca donde no hay. Si la raíz del pelo no existe la poción no sirve de nada.

-¡Oh! Ya veo. Es una pena, usted realmente se ve bien así- Severus se sonrojó aún más- sobretodo ahora que el sol de la playa logro que usted no se pareciera a un vampiro… lo único que falta es que blanquee sus dientes.

-Realmente te debes estar aburriendo si no tienes nada más productivo que hacer que observarme y darme consejos de belleza- Harry se sonrojó aún más que su profesor.

-No... es decir… sólo lo decía porque todo el mundo intenta tener una mejor apariencia… yo haría lo que fuera para lograr peinar este desastre- dijo Harry señalando su cabeza.

-Pues yo prefiero que la gente me aprecie tal como soy o en su defecto me desprecie completamente… mi apariencia es lo último que me preocupa- respondió Severus haciendo una nota mental de buscar una poción que le ayudará a limpiar sus dientes.

*******************

Su cuerpo aún dolía, pero no tanto como dolería si no hubiese tomado la poción. Severus la había preparado antes de irse. Era bueno saber que con poción de atracción o no, Severus seguía preocupándose por él.

Porque se preocupaba por él. De eso Remus estaba seguro.

Cuando estaba en su cuarto año de Hogwarts logró conocer al verdadero Severus, mucha paciencia e insistencia se necesitó para traspasar las barreras que ese hombre tenía, ya desde tan temprana edad, pero él las pasó y a la persona que descubrió dentro de ellas, la amó profundamente. Se le declaró y fueron muy felices, hasta que Sirius lo descubrió y decidió que un Slytherin no era adecuado para un Gryffindor. Sirius fue uno de sus mejores amigos, pero la estúpida excusa de “Si el supiera lo que en verdad eres jamás habría salido contigo” nunca se la perdonó, de la misma forma en que nunca perdonaría la traición de Peter. Remus suspiró.

“¿Porque nunca me creíste que yo no había preparado la broma del Sauce Boxeador?... yo te amaba tanto Severus… aún te amo.”

Cuando hace cuatro años llegó por primera vez a dar clases en Hogwarts, el dolor que hace décadas le había provocado a Severus aún seguía vivo y Severus procuró dejárselo en claro con el intenso odio que le dirigió. Sólo una orden de Albus y quizás la preocupación por la seguridad de sus alumnos, hicieron que Severus preparara la poción matalobos.

“Ese año fue desastroso… la preocupación de que Sirius atacase a Harry… los hirientes comentarios de Severus… y aún tratándome como me trataba, mi maldito valor Gryffindor hizo que me tragara mi orgullo, abriese mi corazón y me le declarase de nuevo”. Aún dolía el rechazo de Severus.

Cuando después de renunciar, una semana antes de la luna llena, llegó una lechuza con las dosis necesarias, Remus estuvo mucho más que sorprendido. Pero Severus ni siquiera contestó su carta de agradecimiento, aunque siguió mandando la poción.

Sólo cuando la Orden del Fénix se reunió de nuevo, Severus logró perdonarlo y recomenzar su amistad… porque ahora tan sólo es amistad. (1)

“Amistad no es precisamente lo que quiero”


“¿Qué estarás haciendo ahora Severus”

“¿Preparando una poción?”

“¿Haciéndole la vida imposible a Harry?”

“¿O besando a Harry porque una poción te impulsa a hacerlo?”


-¿Más papas Remus?

-No, gracias Minerva, estoy haciendo espacio para el postre- Remus sonrió a su antigua Jefa de Casa y suspiró otra vez.


“Te envidio Harry”

*******************

Lo encontró en un libro de pociones de belleza: una poción para limpiar sus dientes y dejarlos completamente blancos y otro para protegerlo de las carie e impedir la acumulación de sarro.

También encontró la poción alisadora aunque dudaba que funcionara en el pelo de Potter y otra para encrespar el pelo, pero no creía que el pelo desordenado y crespo fuera una mejora en la apariencia de Potter.

“¿Porqué sólo ahora me preocupa el aspecto de mis dientes? Hable en serio cuando le dije a Potter que mi aspecto era mi última preocupación.”

“La primera preocupación de mi vida es derrotar a Voldemort intentando salir vivo y ojalá ileso al mismo tiempo. La segunda es tratar de salir física y sicológicamente sano de las manipulaciones y extrañas ideas de Albus Dumbledore. La tercera, tratar de salir sicológicamente sano de esta maldita poción. La cuarta, tratar de enseñar a esa tropa de mocosos ineptos algo del maravilloso Arte de las Pociones sin que destruyan el salón de clases o a ellos mismos al mismo tiempo. La quinta tratar de conseguir la plaza de profesor de Artes Oscuras. La sexta vengarse de esa idiota de Lovegood y en ultimo lugar procurar no volverme diabético con tanto caramelo de limón que me ofrece el director.”

“Definitivamente la belleza no esta en mi lista de prioridades.”

“¿Entonces por qué?”

“¿Por qué era la primera vez que una persona me dice que me vería mejor bronceado y con dientes blancos?”

“¿Porque sería un defecto menos que mis alumnos nombrarían cada vez que les quitara puntos?”

“¿Para ver la cara que pondría Potter al ver mi radiante sonrisa?”

“¿Necesito una razón para verme mejor?”

“Yo realmente tenía una linda sonrisa cuando joven, o al menos eso decía Remus.”

-Manos a la obra.

*******************

-En que piensas amor. Siento que algo te molesta

-En Harry… es casi lo único en que puedo pensar…- Decía Ron mientras su enfado se mostraba más abiertamente en su rostro- ¡Es que no es justo! Harry ya ha sufrido suficiente en este mundo con quien-tu-sabes, los Dursley y la muerte de Sirius como para colmo tener que soportar que esa serpiente grasosa lo toque… de sólo pensar que ya lo ha besado y manoseado ¡Eww! Creo que vomitaré… Estoy seguro de que Harry saldrá sicológicamente afectado de todo este asunto.

-No es para tanto, Harry sabe que todo esto es un accidente… y el profesor Severus no está tan mal, sólo necesita lavarse bien el pelo.

-No esta tan mal… ¡No está tan mal!- Ron explotó y calmándose sólo al ver la fiera mirada de su novia- Querida Hermione, dudo mucho que ese pelo mejore, sin importar que Shampoo use, pero obviando ese asqueroso detalle ¿Te has fijado en su tremenda nariz?.

-Creo que lo hace parecer muy aristocrático y combina perfectamente con el resto de su rostro.

-¿En su piel cetrina?

-Nada que algo de sol no solucione… sólo pasa demasiado tiempo en las mazmorras.

-¿Has visto sus asquerosos dientes?

-Estoy segura de que más de un conjuro o poción podrían ayudarle con eso, si no mis padres estarían felices de ayudarle.

-¡Ahora solo falta que digas que tiene mejor cuerpo que yo!

-Realmente no lo miré cuando lo encontramos en las duchas de Quidditch- Ron se quedó con la boca abierta.

-Ahora entiendo porque sales con mi hermano- Dijo Ginny que había oído la conversación desde lejos- … con esa clase de gustos.


Continuará…



(1) Hola! por si no les quedó bien claro lo que ocurre y ocurrió entre Remus Y Sevy, pues aquí va un resumen: Ellos fueron novios en 4º y 5º año, fue Remus quien persiguió a Severus hasta que este cedió, pero luego con la bromita del árbol boxeador, Severus creyó que Lupin lo había enamorado a propósito para tenderle esa trampa y todo acabó. Supuestamente en el tercer año de Harry, Remus intentando nuevamente que Severus creyera en su ignorancia de la broma, intentó hacer las pases y se le declaró nuevamente a Severus (la primera fue cuando eran adolescentes) y este le rechazó. Y Luego al creer que le mintió sobre que no había ayudado a Sirius a meterse en el castillo y escaparse (pensando que Sirius era realmente culpable) les dijo a todos que era un licántropo. Luego, cuando reapareció Voldemort hicieron las pases, Remus pudo convencerlo (Al fin!) de su inocencia en todo y son amigos … el resto de la historia tendrán que leerla…

^_^ SUREVIEW ES MI SUELDO ^_^
No era un sueño por Paula Moonlight
Muchas gracias a Kary, k Kinomoto, Ekishi, Setsuna Mud, Paris Atreides, Miss Andreina Snape, Marta, Maryam, Draconiss Snape Potter, As Black, Ali, Kim, Lady Chibineko, Azalea y Dawe por sus reviews.... Para aquellas a quienes les prometí no mencionar a Remus...lo siento...lo mencionó una vez pero nada importante...


Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 15: Lemón y muchas ganas de matar a la autora...ToT

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”
recuerdos recuerdos



Capítulo 15: No era un sueño



Severus paseaba por la playa. Apenas hace unos minutos que el sol iluminaba esa parte del mundo. Otra vez se había despertado al amanecer por un sueño sobre Harry, la primera vez había soñado con él y Harry en el piano y luego habían seguido otros similares con él y Harry en la playa, en la piscina, en el sillón frente a la chimenea, en la mesa del comedor, en la biblioteca, bajo el árbol de navidad y uno particularmente agradable que ocurría en el cuarto en que prepara sus pociones después que Harry le dijera lo sexy que era su nueva y radiante sonrisa. “Extraño que ninguno de ellos ocurriera en una cama”

No podía negar que esos sueños, aunque perturbadores, eran muy agradables, la primera y la segunda vez… ¡Pero la octava vez! Después de cada sueño era inevitable sonrojarse al ver a Potter en el desayuno y pasaban horas antes de recuperar su mascara de indiferencia. Odiaba su regreso a la adolescencia.

Pero aparte de esos incidentes, estas dos semanas no habían estado mal. Se había creado cierta amistad (que Severus prefería llamar tregua) con Potter. Al contrario de lo que decía el libro, cada día pensaba más en Potter, buscaba pasar más tiempo en su compañía, tenía más ganas de besarlo y cada día se le hacía más difícil contenerse.

“¿Por que demonios sigo pensando y soñando con él?... piensa en otra cosa Severus, hay cosas muchos más interesantes que Potter en las cuales pensar… como en conseguir Luparia para la poción de Remus… a quien Potter considera como el reemplazo de su padrino… ¡No pienses en Potter!... hay que preparar más poción para dormir sin sueños y pociones sanadoras básicas para reponer las reservas de la enfermería… aunque preparé algunas el mes pasado ya casi se habían agotado cuando me fui… bueno, no es de extrañarse si el idiota de Potter tiene una accidente todas las semanas… ¡Otra cosa! ¡PIENSA EN OTRA COSA!... 31 de diciembre… Hoy es año nuevo”

Y de pronto Severus se sentía feliz.

No porque otro miserable año se había ido.

Tampoco porque esperara que el próximo año fuera mejor.

Sino porque tan sólo en 5 días estaría libre de esa maldita poción. “En 5 días el efecto de la poción debería acabar… los efectos de la poción deberían ser casi nulos a estas alturas… Entonces” volvió a preguntarse “¿Por qué cada día pienso más en él? Quizás por qué aquí no tengo ninguna otra distracción o acaso esa maldita Ravenclaw hizo la poción aún más potente... pudo haberle puesto más sangre Veela de la que necesitaba o demasiada lavanda.”

“¿O será que simplemente he descubierto a Harry?”

“Racionalmente siempre he sabido que por el hecho de llevar los genes de alguien no tienes que ser exactamente como él, sólo tengo que ver a mi padre y a mi mismo para darme cuenta… pero aún así, siempre que veo a Harry no puedo dejar de recordar a James Potter y el odio renace dentro de mí igual que un fénix de sus cenizas”

“Pero ahora después de casi 7 años he logrado ver más que la apariencia física de Harry con su odiado padre y conocido a la persona dentro de él y me doy cuanta de que Harry Potter y James Potter son como el agua y el aceite… realmente debió sacar muchas cosas de Evans”

Sonrió y siguió caminado por la playa, pensando en el ojiverde que aún seguía dormido.

*******************

Harry al no encontrar a Snape, desayuno solo y se fue a la playa. A su profesor le gustaba pasear por la playa en las mañanas “¿En Hogwarts pasearía por la orilla del Lago?”

Se sentó en una roca y admiró el horizonte. No pasó mucho tiempo cuando divisó a Snape a lo lejos. Su pelo ondeaba al viento y vestía ropa más cómoda, más reveladora y menos oscura que las que usaba en el colegio… parecía ser otra persona, en vez de tener el ceño fruncido su rostro era tranquilo e incluso le pareció verlo sonreír. Harry recordó lo hermoso que se veía Severus cuando sonreía, sobre todo ahora que tenía sus dientes blancos. “Y eso que no le preocupaba su apariencia”

Si antes creía que le gustaba el murciélago amargado que tenia como profesor, ahora sabía con certeza que estaba enamorado del hermoso hombre que paseaba por la playa.

Sin nadie alrededor, sin las responsabilidades de sus clases o de su trabajo como espía, Snape se veía tan tranquilo y relajado, mucho más que cuando estaba en su presencia donde intentaba poner una mascará de indiferencia para no darle ninguna pista de sus pensamientos o debilidades. Por unos segundos le dieron ganas de correr a su lado y unírsele a la caminata pero no. Mejor era observarlo a lo lejos. Eso le recordó el final de una poesía que había leído en la biblioteca

Me gustas cuando callas porque estas como ausente
Distante y dolorosa, como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa basta
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto. (1)


En ese momento Severus se dio cuanta de su presencia y mirándolo a los ojos lo saludo con la cabeza y una leve sonrisa

“Estoy alegre de que no sea cierto… estoy alegre de que estés conmigo Severus”


*******************

Amanecía… el primer amanecer de un nuevo año.

Severus se vio con un Harry desnudo en sus brazos. Era extraño, sus sueños por lo general mostraban a un Harry mucho más activo.

Pero era un sueño agradable.

Harry desnudo, sonriendo apaciblemente, dormido en sus brazos a la orilla de la playa, con el sonido de las gaviotas y las olas induciéndolo al sueño, rodeados sólo de arena, mar, cielo azul, ropa y botellas… ¿Botellas?

Severus se congeló y sus sentidos se despertaron completamente: sintió la fría arena, el calor de Potter y el dolor de cabeza. Un pequeño vistazo a su alrededor y supo porque su sueño era tan atípico.

No era un sueño.

Estaba en la playa.

Desnudo.

Y Harry dormía en sus brazos.

También desnudo

Los recuerdos inundaron su conciencia.


-… Eres tan hermoso Harry… ¿Me dejarías darte un beso? Le decía a centímetros de su boca.

Y Harry, hipnotizado por esos ojos negros, se dejó besar lenta y tiernamente, su lengua se abrió paso en esa tentadora boca y saboreando la mezcla de licores… era todo un placer sentir aquella experta boca entre la suya. Sin darse cuenta Severus fue despojándolo de su camisa.

La felicidad inundaba a Severus mientras besaba suavemente la boca a Harry y lo libraba de la estorbosa ropa…

-mmm… mi ángel.

El tacto de su piel desnuda entre los brazos… era como un sueño, suave y cálida… su paraíso y su infierno… su perdición.




Se topó con Harry cuando salía de la cocina con una botella de Whisky y una de Champagne.

-¿Qué hará con eso profesor?

-Celebrar año nuevo ¿No es obvio?- le respondió con una mueca.

-¿Puedo acompañarlo, señor?- Severus sólo sonrió y regresó por más botellas.



Harry se apoderaba de su pezón, mientras sin prisas acariciaba su espalda enviándole ondas de placer que hace décadas que no experimentaba.

-mmmm… Harry… sigue… mmmm…-

Y Harry prosiguió mordisqueando sus pezones y su cuello.




Se reía a carcajadas, sin querer el corcho de la champaña le había dado justo en la cabeza a Potter. Cuando logró calmarse le ofreció una copa.

-Faltan 10 segundos.

-… 5, 4, 3, 2, 1… ¡Feliz año profesor!- gritó Potter entusiasmado.

-Feliz año- le respondió, esperando que realmente lo fuera.



Severus bajando lentamente los pantalones y el boxer de Harry, acariciando sus muslos.

-Eres delicioso- le decía con ojos llenos de lujuria y atrapó el pene del chico entre sus labios.

-¡Ha! ¡Severus!

Y escuchar su nombre de labios del chico fue su mayor placer…




-No debería beber tanto Señor Potter, usted no tiene tanto aguante como yo.

-¿Me lo dice alguien que no puede ponerse de pie por si solo?- Harry rió a carcajadas ante el seño fruncido de su profesor.



Su piel ardía ante cada toque y beso que daba y recibía… pero no era suficiente necesitaba más… ¡Más!



-¡Salud por el horrible año que se ha ido Harry!- Harry sonrió al pensar que su profesor lo llamaba por su nombre sólo cuando bebía -… aunque dudo que el próximo sea mejor- dijo Severus vaciando lo último que quedaba de la botella de whisky y lanzándola lejos.



En medio de toda la nube de alcohol… logró recordar que era la primera vez del Gryffindor y lo preparó cuidadosamente. Entró lentamente en la apretada carne y comenzó a moverse suavemente…

Era suyo… ¡SUYO!... cada embestida que le daba, cada gemido de Harry lo confirmaba… ¡Suyo! su ángel… su paraíso… su Harry.




Miraba fijamente a Harry… se veía tan hermoso sonriendo y con las mejillas rojas debido al alcohol. Él mismo estaba muy bebido.

-Que tanto me mira profesor- Dijo Harry y lanzó una breve carcajada sin ningún motivo.

-Eres un Ángel.- contestó sin pensarlo.

-¿Un Ángel?- pregunto Harry confuso.

-Sí. Eso es lo que me pareciste la vez que te vi desnudo… un hermoso ángel.

-Yo… yo no soy hermoso- dijo Harry sonrojado.

-Si lo eres… Eres tan hermoso Harry… ¿Me dejarías darte un beso?



Éxtasis… completo y total éxtasis, mientras escuchaba a Harry gritar su nombre.




-No… Dios… que he hecho.


*******************

Harry despertó con arena en su boca.

-¿Qué diablos?- escupió la arena de su boca e intentó sentarse. Su cabeza le dolía como nunca y también su trasero. -¿Severus?

Aguantando el dolor se sentó en la arena, aún seguía desnudo, a su lado estaba su ropa esparcida sin ningún orden junto a las botellas vacías de cerveza de mantequilla, Whisky y champagne… pero no había ningún rastro de Severus.

Una punzada en el corazón le indico que algo estaba mal…muy mal. Sin poderlas detener las lágrimas cayeron en la arena.

-¿Qué pasó Severus? ¿Por qué no estas aquí?

*******************

-Mira Potter, no quise que pasara lo de anoche, fue culpa de la poción lo siento…. No… ¡Diablos! no pienso disculparme con ese mocoso…. Además él también tiene la culpa no hizo nada por detenerme.

Severus se paseaba delante del espejo en su cuarto, pensando en que decirle a Potter.

-Yo creo que ambos estaban tan borrachos que ninguno siquiera pensó en detenerse.

-Nadie te preguntó espejo entrometido.

“Pero el espejo tiene razón” pensó Severus “borracho como estábamos ninguno era dueño de sus actos… pero aún así no podemos negar que pasó”

“Pero aún así huiste de tus actos Severus” se dijo a si mismo “¿Será muy tarde para irlo a buscar?... tal vez aún no despierte”

“Si aún sigue dormido puedo echarle un Obliviate… él no se acuerda de nada y me ahorraría todo este problema”

“No algo así no puedo ocultárselo… ya bastante problemas tuvo por eso con Albus”

-Potter, ninguno tuvo la culpa de lo que paso. Sólo fue una mala combinación de alcohol, poción y hormonas juveniles… Olvidémonos de esto y hagamos como que no pasó.

*******************

Harry se preguntaba que había salido mal, anoche parecía ir todo tan bien, fue tan apasionado… como en un sueño y de pronto ¿Qué?... “Por supuesto soy un idiota, es obvio que Severus actuó así debido a la poción y yo olvidando ese pequeño detalle me dejé llevar por mis deseos, olvidando con quien estaba… imbécil… un completo y total idiota… eso es lo que soy ¿Como diablos me enfrento a Snape ahora?”

Harry se paró y se vistió. No podía seguir llorando, ya era un adulto y como adulto tenia que enfrentar esta situación…tenía que enfrentar a Snape.

No por nada él era un Gryffindor.

Lentamente, debido al dolor que sentía, se encaminó a la mansión. Directamente a la habitación de Severus, pero llegando a esta logro escuchar.

-… fue una mala combinación de alcohol, poción y hormonas juveniles… Olvidémonos de esto y hagamos como que no pasó.

-No pasó… ¡No pasó!- gritó Harry, abriendo con un portazo -El dolor que siento en mi trasero y los moretones que se forman en mi cuello no pasaron- dijo con una voz que mezclaba la tristeza, dolor y desilusión.

-Ha… Potter.

-Todo fue culpa del alcohol, la poción y mis hormonas ¿no?... ¡Tu y yo no tuvimos nada que ver en el asunto!... un error que nunca debió pasar… mejor olvidarlo ¿Cierto?

-…yo…

Se sentía destrozado…su corazón hecho añicos…

Amaba a Severus Snape. Hacia pocos días que había descubierto que lo que sentía hacia su profesor estaba más cerca del amor que de la atracción. Snape tenía razón, sus hormonas aliándose con el alcohol le habían ganado a la razón y por unas maravillosas horas le habían hecho creer que era correspondido.

Dolía. No sólo el hecho de no ser correspondido, sino que el hombre al que amaba lo aborrecía tanto que al despertar de seguro se había sentido asqueado y había huido de su lado, sólo para planear una tonta excusa e intentar olvidarse de que había hecho el amor con el hijo de James Potter.

El dolor y la pena se convirtieron en odio.

-No se preocupe profesor… he logrado sobrevivir a Voldemort, docenas de mortífagos e incluso Dementores… puedo sobrevivir a la idea de que he tenido sexo con usted… por mi todo esto esta olvidado.- y salió de la habitación sin mirar atrás.

-El Obliviate era sin duda una mejor opción- pensó un desolado Snape en voz alta.


Continuará... el Miércoles.



¡NO ME MATEN!... T_T... AÚN TENGO 12 CAPITULOS PARA ARREGLAR LAS COSAS ENTRE LOS DOS!...


(1) Extracto del Poema Numero XV de Pablo Neruda del libro “20 poemas de amor y una canción desesperada”

T_T SU REVIEW ES MI SUELDO T_T
¡Yo puedo gustarle a Severus! por Paula Moonlight
¡Wow! Gracias a Ali, Mcristina, Kary, Laura Owl, Dawe, Calipso, Kim, Draconiss Snape Potter, Anna Lylian, Ekishi, Alejandra, Netsu, Marta, Azalea, k Kinomoto, Hestia, As Black, Paris Atreides, Miss Andreina Snape, Snape White, Kaworu, Carly McKinnon y Cerdo Volador he sobrepasado los 200 reviews… y también estoy entre los recomendados del mes... Soy muy feliz! ^_^


Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap16: Una confesión a Albus

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capítulo 16: ¡Yo puedo gustarle a Severus!


En el par de días que restaban para el término de las vacaciones Harry se las pasó encerrado en su cuarto y le pidió a los que elfos llevarán sus comidas a la habitación. Severus no se acercó a la habitación de Harry hasta el momento mismo regresar a Hogwarts.

Con sólo tres palabras -Potter nos vamos- ambos tocaron el traslador y aparecieron en la habitación de la cabeza de Slytherin. Sin cruzar una palabra Harry, con el baúl encogido en su bolsillo, se dirigió a la puerta y se fue.

Ningún insulto.

Ninguna mirada de de odio o dolida.

-Merlín… esto está peor de lo que creí.- susurró Snape a la habitación vacía.

*******************

Harry agradeció que fuera temprano en la mañana, vacaciones es sinónimo de dormir tarde, lo que significaba que todos aún seguían en sus camas y no había nadie a la vista. Algo muy bueno teniendo en cuenta que él no quería hablar ni ver a nadie, por ello agrandó su baúl y saco la capa invisible.

Tenía que animarse de alguna manera. En esos momentos no tenía ni las fuerzas para fingir una sonrisa y eso significaba que Hermione y Ron harían muchas preguntas que él no quería contestar… al menos no en este momento y ojalá no las tuviera que contestar nunca.

Aún invisible escuchó el inconfundible fru fru de Snape en sus tradicionales trajes negros. Echándose a un lado para no tropezar con él, lo vio pasar apresuradamente y con una expresión angustiosa en vez de su mascara de indiferencia.

Él no tenía esa expresión cuando lo había abandonado hace unos minutos. Siguiendo sus instintos, sigilosamente lo siguió.

Los largos pasos de Severus pronto lo guiaron a un pasillo conocido y a una gárgola, desgraciadamente, muy conocida: El despacho del Director.

Teniendo la certeza de que Dumbledore parecía saber siempre donde estaba aún con la capa invisible “¿Un hechizo rastreador que le hecho antes de entregármela?... suena a algo que haría el Director.” Decidió quedarse en las escaleras y usar las orejas extensibles que le habían regalado los gemelos.

*******************

Albus, era una persona media loca, a veces totalmente loca, con una manía por los dulces de limón o cualquier otra cosa con azúcar, manipulador y un chismoso entrometido, hasta el punto de convencer a varios fantasmas y cuadros de que le contarán cualquier evento curioso que pasara en el castillo, quienes no teniendo nada más interesante que hacer aceptaban gustosos trabajar como chismosos. Uniendo eso a sus habilidades de Occlumency y Legilimency no era nada sorprendente de que Albus Dumbledore estuviera siempre enterado de todo lo que pasaba en el castillo.

Pero no era por esa faceta detestable por la que Severus prácticamente corría al despacho del Director, si no por el Albus que le había dado su confianza, por el amigo -casi padre- cuya larga vida, llena de guerras y victorias, de penas y alegrías, lo hacía una persona muy sabia… la única persona que podría dar un poco de luz a su atribulada vida.

Sin siquiera golpear entro en el despacho y a Albus le basto sólo ver que su *mascara* no existía para saber que algo andaba muy mal. Las únicas veces en que su amigo y colega no había mostrado indiferencia u odio, fue cuando le confesó que era mortífago y cuando murió su madre y Gustavus. Las dos personas más importantes de su vida.

-Severus me alegro de que regresaras ¿Qué te ha ocurrido mi muchacho?- Severus se dejó caer en la silla delante del Director.

-He cometido el segundo mayor error de mi vida… o quizás el mayor de mi vida.

-Me asustas Severus ¿Qué puede ser peor que unirte a los mortífagos?

-Yo…- suspiró- … es difícil Albus.

Sabiendo que necesitaban más privacidad, con un movimiento de varita desapareció todos los cuadros de antiguos directores y luego puso un encanto para cerrar la puerta y un encanto de silencio.

-Dime que te ocurre, sabes que cuando quiero se como guardar un secreto… prometo no contárselo a nadie- El brillo de diversión que normalmente tenían los ojos del anciano, no existía, y Severus supo que lo decía en serio.

Severus no era un hombre al que ele gustaran los rodeos así que tomando aire dijo.

-Tuve sexo con Potter.

-¿Como la otra vez?- dijo Albus, refiriéndose a lo que paso en los camerinos de Quidditch, sin parecer sorprendido.

-No, esa vez fui más lejos- Albus no dijo nada y continuo- Ambos estábamos borrachos…no puede controlarme.

-Creo que tendrás que explicarme mejor lo que te aproblema Severus, porque si bien esta vez llegaste más lejos, no veo la diferencia con la última vez, en ambos casos no podías controlarte debido a la poción y esta vez también debido al alcohol… por cierto muchacho, no es la primera vez que te he dicho que te hace mal beber tanto.

Severus no hizo caso de su último comentario.

-¡Pero esto es distinto Albus! La primera vez Potter aún sin su varita lucho para que no pasara y esta vez… esta vez.

-Él no lucho.- completó el Director.

-Me aproveché de él Albus… me aproveche de sus hormonas juveniles que piden sexo a cada rato y de que estaba borracho… me siento horrible.

-¿Qué es lo que te hace sentir tan mal en esta situación? No es la primera vez que te aprovechas de la debilidad de alguien.

-Las otras veces lo he hecho por la Orden o para salvar mi vida, no por… placer. Pero ese no es el punto Albus, siento que lo traicione y arruine todo.

-¿Dices que lo traicionaste? ¿Cómo es eso?- Severus suspiró.

-Potter y yo habíamos llegado a entendernos una especie de tregua- Albus lo miró seriamente – bueno, éramos casi amigos-se corrigió y Albus le sonrió -llegó a conocer cosas de mí que muy pocos conocen y también llegué a conocerlo mejor a él, sentí que Potter llegó a confiar en mí, confiaba en que controlaría la poción y no le haría daño y en vez de eso me aprovecho de él y lo abandoné desnudo en medio de la playa.

-¿Qué hiciste QUE?

-Cuando desperté con él después de… de eso… tuve miedo a su reacción, a que me aborreciera por esto… y huí.

-No le has dicho como te sientes- Severus negó con la cabeza.- Hay muchacho ese si que fue un error.

-Peor que eso Albus. Estaba tan asustado que trataba de inventar cualquier excusa para que Potter no me culpara y para no culparme a mí mismo, que en medio de mis disparates grite que hiciéramos como que no ocurrió y Potter me escuchó y me dijo que si había sido capaz de sobrevivir al señor oscuro sobreviviría a tener sexo conmigo y que por él esto estaba olvidado.

-Realmente complicaste las cosas… debes aclarar las cosas con Harry lo más pronto que puedas.

-Lo sé Albus lo sé. Pero necesito tiempo para entender mis acciones… ¡Eso no debió haber pasado!- Severus se paro y comenzó a andar por la habitación -Fue sólo hace dos días… teóricamente los efectos de la poción eran casi nulos, pero por alguna razón aún me atrae Potter fuertemente, aunque no tanto como para llegar a eso… quizás el alcohol aumento los efectos de la poción o más probablemente disminuyó mi control.

Severus volvió a sentarse con un aspecto derrotado y el silencio reinó durante minutos.

-Y si simplemente ambos querían que pasara- Albus rompió el silencio.

-¿Ambos?

-Mi muchacho- dijo Albus en un tono paternal –llevas mucho tiempo solo y tal como me dijiste tú y Harry se hicieron más cercanos… puede que la poción o simplemente tu estado de ebriedad te impulsará a hacer algo que inconscientemente querías.

-Per…

-Piensa Severus no sólo en tu reacción, si no en la de Harry… es muy extraño que alguien heterosexual no haya luchado cuando un hombre intenta abordarlo, alcohol o no de por medio.

-Estas sugiriendo que ambos inconscientemente queríamos que sucediera- El recuerdo de todos sus sueños llegó a su mente.

-Sí.

-Estas más loco que tu hermano Albus-… Aunque Potter fuera gay, nunca le atraería alguien como yo.

-Me extraña que no asegures lo mismo en tu caso.- El brillo de diversión había vuelto a los ojos de Albus.

-¡ESA POCIÓN PROVOCA QUE ÉL ME GUSTE!

-Pero tu mismo afirmaste que te atraía mucho más de lo que la poción debiera… yo que tú esperaría a que la poción ya no tuviese efecto antes de afirmar algo como eso.

-¡Potter no me gusta Albus!

-Eso lo sabremos en tres días. Y creo que una disculpa por lo dicho arreglaría las cosas entre tú y Harry.

Severus se despidió y abrió la puerta, mientras Harry bajaba precipitadamente las escaleras.

-¡Ha! ¡Severus!- lo detuvo el Director.

-¿Si?

-Recuerda que tienes que darle clases recuperativas a Harry.

“Demonios” pensó Severus.

-Si Director.

*******************

Harry se encerró en la primera aula que encontró.

Su cabeza daba vueltas ante todo lo escuchado pero sobre todo en su cabeza rondaban dos ideas.

“Severus huyó sólo porque tenía miedo de que yo lo odiara, no porque yo le repugnará.”

“Y el director cree que yo le atraigo a Snape no por la poción, si no porque realmente le gusto… ¡Yo puedo gustarle a Severus!”

Los tres días que faltaban para que terminase la poción se le hacían eternos.

De mejor animó fue a encontrarse con sus amigos.



Continuará... El Domingo.



^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
Hoy termina el efecto de la poción por Paula Moonlight
Gracias a Azalea, Setsuna Mud, k Kinomoto, Laura Owl, Carly McKinnon, Kary, Netsu, Alejandra, Draconiss Snape Potter, Marta, Ekishi, Snape White, Ali, Kim, Dawe, Miss Andreina Snape y Liuny por sus reviews

Me costó mucho que este capitulo me gustará, incluso hoy en la mañana lo estuve retocando... fue dificil la etapa de autonegación de Snape...Muchas Gracias Claudy por ayudarme...^^



Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 17: Termina la poción, la bienvenida de cierta profesora, los sentimientos y venganzas de Severus.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 17: Hoy termina el efecto de la poción


La luz del amanecer del 5 de enero se derramó sobre el nevado Bosque Prohibido. En los calabozos la cabeza de Slytherin despertó con unas enormes ganas de encontrar a cierto Gryffindor, pero esto no era efecto de la poción, o al menos no debería serlo, pues el efecto de esta terminaba ese día y precisamente quería encontrar a Potter para comprobarlo.

Durante ese par de días no había salido de su habitación, porque sabía que necesitaba mantener la cabeza fría y sus emociones bajo control para poder enfrentar lo que había hecho.

“Usar pociones y encerrar a Minerva porque una poción me exigía besar a Potter, no es muy grave... Albus lo entendería. Raptar a Potter para poder seguir besándolo, esta dentro de lo que cualquier Slytherin haría... Albus debió haberlo adivinado... ¡Hasta Trelanew podría haberlo adivinado! Además, Potter disfruto de sus vacaciones en la playa. Pero llegar a eso... yo puedo ser muchas cosas pero no un violador…” pensaba Severus mientras se vestía. “… Aunque lo que más le molesta es la verdadera razón por la que lo había hecho: ¿Lovegood había preparado mal la poción haciéndola más potente de lo normal o Albus tenía razón y el alcohol había dado rienda suelta a su inconsciente?”

Hoy era el día para saberlo.

Sintiéndose casi feliz Severus tomó rumbo hacia el Gran Comedor, en el desayuno comprobaría si estaba libre de esa maldita poción y en cuanto tuviera la certeza de que todo pensamiento y emoción estaban bajo su propio control, planearía alguna venganza contra esa Lovegood.

*******************

Hace tiempo que Harry estaba despierto, los nervios no lo habían dejado dormir. Tenía que relajarse o sus amigos empezarían a sospechar que algo no andaba muy bien, le había costado mucho convencerlos de lo contrario.

Flash Back

Después de escuchar la conversación entre Snape y el Director, se había encaminado hacía la torre... en realidad no la había extrañado, no como ahora extrañaba la playa y a Severus.

Sorprendentemente encontró a sus dos mejores amigos despiertos, estudiando frente a la chimenea. Hermione lo abrazo sacándole todo el aire de los pulmones y luego ambos comenzaron el interrogatorio a la vez:

-¿Que te hizo el bastardo grasiento? Decía Ron mientras Hermione le preguntaba.

-¿Dónde estabas?- Y Ron continuaba

-....Si se atrevió a tocarte le echaré una imperdonable...

-....El director Dumbledore te estuvo buscando en todas las propiedades que conocía de los Snape...

-... Aparte de ser un amargado favoritista... tenía que ser un viejo verde!

-... Nos preocupamos tanto al no tener noticia tuyas.

-¡Silencio!... como pretenden que conteste sus preguntas si apenas entiendo lo que dicen al hablar los dos juntos.

-Lo... lo sentimos ¿Estas bien Harry?- le dijo Hermione.

-Estoy bien, vivo, entero y aún cuerdo.

-Pero el viejo grasoso no te...

-El profesor Snape no me hizo nada que yo no le permitiera- se sonrojó un poco al recordar la noche de año nuevo -Entiende Ron que él necesitaba de mi presencia para tolerar los efectos de la poción, no me hizo nada malo... incluso me enseño a nadar.

-¿Nadar?- pregunto Hermione -¿Estuviste en una playa o había una piscina?

-Ambas cosas, estuve en algún lugar a orillas del mediterráneo.

-¿Seguro que ese Slytherin no te hizo nada?- Insistió Ron. Harry rodó los ojos.

Fin Flash Back.

Cansado de dar vueltas en la cama decidió vestirse e ir a desayunar sin esperar a sus amigos.

*******************

Severus mordía una tostada de su desayuno cuando una fuerte cachetada le volteó la cabeza.

-¿Esa es tu forma de saludar Minerva?- le dijo a su agresora. Su mejilla dolía, pero no lo demostró. La profesora de Trasformaciones bufó.

-Agradece que no te encanté hasta cansarme... eso es lo mínimo que mereces por la forma en que me trataste.

-Por lo único que doy gracias es de que no hay ningún alumno para presenciar tu destreza manual.

Tranquilamente Minerva se sentó en su puesto y comenzó a desayunar.

-Realmente Severus te extralimitaste ¡Y no sólo conmigo!... Yo aún no sé como tuviste el descaro de llevarte a Potter y doy gracias a Merlín por que lo regresaras entero.

-Exageras Minerva.

-No lo hago. ¿Y donde estuviste todo este tiempo?... Albus te busco en la mitad de tus propiedades sin encontrar una pista de donde pudieras estar.

-¿En la otra mitad de las propiedades, quizás?

-No necesitas ser sarcástico Severus... sólo quería saber.

-Acabo de enterarme de que existe un lugar donde Albus no me puede encontrar… ¿Y crees que te lo voy a decir?- Minerva suspiró. Ese hombre era enervante.

-Supongo que no...Nunca pensé que tuvieses tantas propiedades, debiste habernos ahorrado la investigación y la angustia y enviarnos al menos una lechuza.

-Para regresármela con una carta que tuviese un hechizo de localización... soy un Slytherin no un estúpido Hufflepuff, profesora.


En eso Snape lo vio. Harry había llegado temprano a desayunar.

Su delgada figura traspasó las puertas del comedor y aunque lo encontró algo bajito -para él- aun así su cuerpo era hermoso y bien proporcionado. Aún recordaba el hermoso cuerpo que escondía ese uniforme y el suave tacto de esa piel.

El desastre que tenía por cabello le recordó una vez más al odiado James Potter, pero seguía pensando que combinaba con su forma de ser… espontánea y natural.

Cuando Harry se sentó a la mesa y busco sus ojos, se los quedó mirando fijamente y Severus comprobó una vez más lo hermoso de su esmeralda mirada y recordó la mirada de pasión con que lo miraron esos ojos la noche de año nuevo.

“No puede ser…. Hoy terminaban los efectos de la poción” pensó al sentir que aún le atraía Potter.

Desvió su mirada hacia la mesa de Slytherin, donde Draco también desayunaba temprano y su porte elegante resaltaba aún más en la mesa casi vacía. Su cabello platinado, brillando como el oro y los acerados ojos grises eran un arquetipo de belleza, y así fue como lo vio: tan hermoso y elegante como su padre.

Volteó la vista a su lado al sentir como Remus tomaba su puesto habitual para desayunar y observó los ojos dorados y la hermosa sonrisa que lo había cautivado de adolescente y entonces lo supo.

Estaba curado.

Potter ya no era la persona más sexy y hermosa del planeta.

Volvía a ser sólo otra persona bonita entre muchas, aunque antes de la poción él nunca lo hubiese considerado bonito… “¿Pero porque sólo ahora creo que es guapo?” pensó Severus “Nunca antes me di cuenta de eso… Bueno, pero que sea guapo no significa que me guste… porque no me gusta… ¿Y por qué antes no he notado que era guapo?” Volvió a preguntarse Severus “Porqué estaba ocupado quitándole puntos…Y cobrándome en Harry todas las cosas que me hizo James Potter… Eso!... es sólo otro chico guapo entre cientos… nada especial con Potter. Nada”

-Hoy termina el efecto de la poción ¿Verdad?- preguntó Remus, con una radiante sonrisa, interrumpiendo sus pensamientos.

-Si, vuelvo a la normalidad.- Sonrió convencido de que al fin era libre de esa maldita poción y pensando en las mil y una formas de hacerle la vida imposible a Lunática Lovegood.

-Me alegro por cierto, te queda muy bien el bronceado y ¿Qué le hiciste a tus dientes?

*******************

Sus amigos llagaron minutos después a desayunar, pero Harry no les hizo caso, hace días que no veía a su profesor y apenas lo había mirado cuando llegó… ¿La poción ya habría terminado? Odiaba no tener pociones ese día.

-¿Hermi, ya viste al profesor Snape?- preguntó Ginny, al sentarse a la mesa.

-¡Claro que lo vi!... ¿No te dije que sólo necesitaba un bronceado?

-No sólo es su bronceado… ¡Sus dientes relucen!- Exclamó Parvati inmiscuyéndose en la conversación.

-Creo que de ahora en adelante no me van a disgustar tanto las clases de pociones- Dijo Lavender.

-¡Yo tengo clases con él hoy!- exclamó emocionada Ginny.

-Uff… unos cuantos retoques y el grasiento profesor de pociones ya es un sex simbol- le comentó Ron a Harry -… ahora nos vamos a tener que aguantar los comentarios de lo bien que se ve Snape todo el día.

-Y si supieran lo que esconde bajo sus túnicas… no pararían nunca de hablar - susurró Harry sin pensar.

-¿Decías?... no alcancé a escucharte- le dijo Ron.

-Nada importante Ron… sólo que las mujeres nunca paran de hablar…- en eso Harry vio a su profesor marcharse del Gran Comedor sin siquiera darle una mirada y la tristeza inundo su corazón.

*******************

Severus se topó a la salida del Gran Comedor con el Director.

-¿Ya desayunaste Severus?

-Si Albus.

-¿No esperarás a que cierto Gryffindor aparezca a desayunar? Ya sabes por lo de…

-Él ya apareció, Albus, y estoy completamente curado.

-¿Seguro?

-Sí, Potter es tan guapo como cualquier otro…

-¿Guapo?- preguntó Albus… y sus ojos brillaron más que de costumbre.

-Quise decir que es… normal... tan normal como el resto- contestó Severus algo incomodo.

-¿Lo odias otra vez?

-Ya te dije que habíamos arreglado nuestras diferencias.

-¿Y entonces que sientes por él?

“¿Qué siento por él?”

Severus evocó una imagen del niño-que-vivió en su mente. Lo recordó a él en la playa, nadando en la piscina, mirándolo tocar el piano… y una sensación calida y agradable vino con aquellos recuerdos… él es tan hermoso, divertido y amigable… No era el chico engreído, arrogante, impertinente y malcriado que creía que era.

“Un momento… yo no puedo haber pensado eso… ¡Claro!... esos recuerdos tienen la influencia de la poción”

Y entonces intentó recordar las sensaciones de esa mañana: Harry entrando a desayunar al Gran Comedor, con el pelo todo revuelto, su uniforme y la hermosa mirada esmeralda que lo miró interrogante… Era guapo, tal como había dicho a Dumbledore… pero nada más…

Y si simplemente ambos querían que pasara las palabras de Albus flotaron de repente en su mente y le hicieron preguntarse “ ¿Y si eso sucedió porque realmente me gusta Potter? Y recordó el dulce sabor de su boca, el aroma y el suave tacto de su piel, la mirada de amor que tenía al momento de hacerle el amor…

“¡No, eso son sólo recuerdos influidos por una poción! La poción terminó y es imposible que te enamores de un mocoso tan molesto como Potter, Severus. No señor, la poción terminó, no me gusta Potter. Tiene un pelo desastroso, un carácter imposible y por más bonitos que sean sus ojos eso no es suficiente... Severus, tú no estás enamorado de Potter. No… No sientes nada por él…nada.”

-Na…Nada.

-No se te nota muy seguro… bueno supongo que no puedes saberlo con verlo una sola vez.

-¡Que no siento por él nada!… ¡COMPLETAMENTE INDIFERENTE!- gritó Severus.

-Si tú lo dices… recuerda que aún tienes que pedirle una disculpa.

-Lo sé, Albus.

-Y dime ¿Porque tienes una mejilla tan roja?- Severus frunció el seño y de mala gana contestó.

-Minerva me dio una muy especial bienvenida.

*******************

Hoy después de mucho tiempo había sido un día normal para Severus Snape. Había dado clases, quitado puntos (aunque había quitado más puntos a Ravenclaw que a Gryffindor, debido a que el caldero de Lovegood había explotado cuando él casualmente había agregado raíz de ajenjo en polvo a su poción), corregido ensayos y preparado pociones para la enfermería.

Amaba la normalidad.

Los pensamientos hacia cierto ojiverde aún existían pero sin esa imperiosidad de ir a verle y tocarle, si no más bien con un sentimiento de preocupación y culpa por aún no haberle pedido perdón sobre lo del año nuevo. Albus se lo había recordado esta mañana.

Por eso en cuanto terminó con sus clases, se encontró reclutando un par de lechuzas del colegio. Una llevaba un simple mensaje que decía.


Sr. Potter

Necesito hablar con usted. Venga al salón de pociones mañana a las 19:00 hrs.

S. Snape



Y la otra, aparte de ser anónima, tenía impregnada una sustancia que provocaba salpullido, ardor y picazón con sólo tocarlo, y el siguiente mensaje.


El cuerpo de Harry Potter es delicioso… lástima que tú nunca podrás comprobarlo.


Le haría la vida imposible a aquella rubia



Continuará... el miercolés.



Con "Rubia" se refiere a Luna ... por si acaso no lo entendieron... y por si no lo notaron, hoy fue un capitulo bastante largo, para ser uno mío... así que no se quejen por lo corto!


^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
¿Por qué no me amas Severus? por Paula Moonlight
Gracias a mcristina, Draconiss Snape Potter, Miss Andreina Snape, Netsu, RAC, k Kinomoto, Mich Malfoy (Hola! ^^), As Black, Calipso, Alejandra, Ali, Marta, Kim, Carly McKinnon, Snape White, Ekishi, Dawe, y Anna Lylian por sus reviews.

RAC… La idea que me diste ya la agregue a los próximos capítulos, así que espero que me des permiso para utilizarla, porque no quiero borrarlo…



Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 18: Una conversación y la operación reconquista...

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capítulo 18: ¿Por qué no me amas Severus?


Harry estaba nervioso ¿Para que lo citaría Snape? ¿Para confirmarle que la poción había terminado? ¿Para castigarlo? ¿Para hablar de la noche que tuvieron sexo? ¿Para decirle lo que siente?

Tocó la puerta de la Sala de Pociones.

-Adelante- Harry entró y se encontró con que no estaba solo. Luna estaba allí limpiando calderos.

-Hola Luna- la saludó.

-Hola- le respondió sin mirarlo. Paró un momento su trabajo para rascarse las manos, las cuales tenía cubiertas de un horrible salpullido.

-¿Qué te pasó?!- le preguntó Harry realmente preocupado.

Luna dio un gran suspiro.

-Soy alérgica a las lechuzas- y siguió limpiando calderos.

“Sólo a ella podría darle una alergia tan extraña” pensó Harry.

-Señor Potter, si es tan amable de seguirme.

-Snape guió a Harry hacia su despacho. Traía una sonrisa de satisfacción durante todo el camino, pero esta desapareció cuando cerró la puerta tras de sí y colocó un hechizo de silencio.

-Tome asiento por favor.

-¿De que quería hablarme, profesor?

-Primero deseaba disculparme contigo por lo que sucedió la noche de año nuevo- Harry se sonrojó- Aún no sé si fue la poción o el alcohol- “ o tus hormonas” pensó para sí -pero ninguno de los dos estuvo en sus cinco sentidos esa noche, por lo que ninguno de los dos tiene absolutamente la culpa. Sé que eras virgen, al menos en ese sentido, y siento que esa primera vez fuese así, pero no se puede dar marcha atrás. Sobretodo lamento haberte dejado solo en la playa… pero fue debido a la impresión del momento.

-Está bien profesor, sé que usted no lo hizo con la intención de hacerme daño y no lo culpo por querer escapar de la situación. No lo lamente tanto… yo en realidad, de lo que recuerdo, lo disfruté bastante- Dijo Harry con una tímida sonrisa y aún rojo.

-Eso es lo otro de lo que quería hablarle.- La cara de Harry mostró sorpresa.

“¡¿Me va a decir que también le gustó?!"

-Aunque también disfruté de esa noche…

“Sí Lo dijo!!!”

-… y de la tregua que hubo entre nosotros. Eso se produjo en circunstancias especiales que ya no existen, por lo que ahora debo exigirle un trato formal.

-Que…

-No me mal entiendas Harry- era la primera vez que lo tuteaba estando sobrio- Si bien odie esa poción, nos sirvió para conocernos un poco más y para dejar atrás nuestro odio mutuo y me alegro por ello. Pero yo sigo siendo tu profesor y tú sigues siendo mi alumno Por lo cual no quiero que la información extra que conoces de mí persona la utilices como excusa para un trato más íntimo… o si deseas que sea más claro… Me he dado cuenta de la forma en que me miras y debo decirte claramente que puedes olvidarte de ello, porque la poción ya no me afecta y no siento nada por ti.

Las ilusiones de Harry se hicieron añicos.

-Yo… yo lo suponía señor- Dijo Harry sin mirarlo a los ojos.

-Me alegro de que lo tengas claro. Lo único que me queda por decirte es que debes recuperar las tres clases de pociones que perdiste, le parece bien los Miércoles, Jueves y Viernes después de clases- Harry afirmó con la cabeza- Eso es todo lo que necesitaba decirle. Puede irse señor Potter.

-Buenas noches señor.

Harry camino en silencio los vacíos pasillos de las mazmorras de regreso a su torre “No es posible…” Se negaba a creer lo que había escuchado. La conversación que había escuchado entre Snape y el director le había dado tantas esperanzas “Y hace poco el mismo Snape le había dicho que le había gustado estar con él… entonces ¿Por que?”

-¿Por qué no me amas Severus?- Susurró Harry en la soledad del pasillo.

*******************

Severus vio marcharse a Potter con la cabeza baja.

“Hice lo correcto, no puedo darle ilusiones a Ha… Potter, si no siento nada por él. Además ese tipo de relaciones está prohibido, Albus lo soportó sólo por la poción, pero ya no hay más excusas. Le pedí disculpas por esa noche como me recomendó el director y…”

“Un momento… ¿Le dije a Potter que disfrute esa noche?”

Severus se sonrojó completamente.

“Claro que disfruté esa vez, estaba borracho, con una poción de atracción en la sangre y Potter no esta nada mal… pero por Merlín espero que no interpretara mal mis palabras, sólo me falta darle más cuerda a Potter y sus miraditas”

-Dios… espero que no divulgue eso entre sus amigos.

“Bien, olvídate de Potter, Severus, ese asunto quedó atrás y por delante te espera una tortura física y sicológica a Lovegood”

*******************

Entre las cortinas de su cama Harry repasaba las palabras de Severus, en una continua discusión interna.

La poción ya no me afecta y no siento nada por ti.

“¡No puede ser verdad!”

Recordaba todos los dulces, suaves, posesivos, tiernos y sorpresivos besos que le había dado su profesor de pociones….

“¿Podrían ser esos besos falsos?... No, pero podrían ser provocados por una poción.”

“Si él mismo dijo que sólo necesitaba acariciarme… no necesariamente besarme… entonces, ¿Porqué decidió precisamente besarme si no le gusto?”

“Severus blanqueó sus dientes cuando se lo comenté… aunque no necesariamente lo hizo para agradarme a mí”

“Severus había abierto su vida y comentado sobre su familia y el odio hacia James Potter… pero no fue capaz de comentarme sobre Remus, ni hablarte de su época de mortífago.”

También disfruté de esa noche…

“Él me hizo el amor esa noche tan dulcemente… sentí que me amaba… ¿Cómo puede no amarme?”

Harry abrió una pequeña cajita, que había estado guardada en su baúl desde navidad, y sacó un colgante de un rubí en forma de corazón con una serpiente de plata enrollada en él.

El regalo que le dio Severus.

De la misma forma que la serpiente rodeaba el corazón de rubí, Severus ahora invadía el suyo. ¿Cómo pensaba este hombre que dejaría de amarlo sólo con pedírselo?… un trato formal… si claro, primero me hace el amor y luego me pide un trato formal.

Sé colocó el colgante en el cuello… para no sacárselo más.

Él nunca le había dado nada en navidad, ni siquiera lo saludaba en aquellos días… y ahora le regalaba esta joya tan cara.

“¿Como puede no amarme?”

“Quizás aún no lo sabe… es decir, sólo lleva dos días sin la poción ¿Cómo puede estar seguro de que no me quiere?”- pensó Harry más esperanzado.

Bien, tendría que ayudarlo a averiguarlo.

*******************

Lo único que Harry se atrevía a hacer en presencia de Ron, Hermione y sus demás compañeros era mirar fijamente a su profesor de pociones y saludarlo con una sonrisa cada vez que lo veía. Snape viéndose en público y intentando conservar la tregua con Potter –a pedido de cierto licántropo y de cierto Director- respondía el saludo cortésmente con un amago de sonrisa.

Eso extraño de sobre manera a Ron y Hermione, pero no les importó mucho cuando veían que Snape ya no los molestaba tanto en clase de pociones y cuando los puntos de Gryffindor no disminuían significativamente después de estas. Hermione incluso estaba encantada con que la poción hubiese servido para hacer las pases y que al fin se firmara el tratado de paz entre los Potter y los Snape.

Ron opinaba que Snape lo hacía a propósito para que Harry se confiara y así la venganza lo tomase desprevenido.

No cambiaría nunca.

Pero Harry sabía que con saludarlo en el Gran Comedor, en clases y las poquísimas veces que se encontraban en un pasillo no bastarían para que Snape se fijara realmente en él. Sobretodo si tenían tanto público.

Así que en sus ratos libres, es decir cuando Ron y Hermione deseaban estar solos, Harry comenzó a pasearse (con ayuda del Mapa Merodeador) cerca de los pasillos que se dirigían a las mazmorras, los que daban a la oficina del Director, los que daban a la enfermería y los que daban a la sala de profesores. Aumentando así sus oportunidades para encontrarse con su amado profesor, saludarlo, mirarlo coquetamente y sonreírle descaradamente.

Pero en estos encuentros ocasionales Snape no se daba por aludido a los coqueteos más atrevidos.

Pero lo que sí pasó fue que la profesora McGonagall comenzó a dirigirle miradas extrañas (tanto a él como a Snape). Al profesor Dumbledore cada día le brillaban más los ojos. Remus cada día le sonreía menos (no entendía por qué) y la Señora Pomfrey, un día que lo había pillado rondando, lo había arrastrado para hacerle un examen y comprobar que Snape no le hubiese dado alguna extraña poción en venganza.

Esto último había causado que ya no frecuentara el pasillo de la enfermería.

Y también, por supuesto, había aprovechado muy bien las clases particulares.

*******************

La primera clase recuperativa de pociones, Harry no sabía que hacer. Una cosa era coquetearle a las chicas: sólo había que ser atento con ellas, decirles que linda estaba hoy, llevarle los libros, darle un besito de despedida, regalarle flores o dulces (algunas se conformaban con algunas cortadas del Bosque Prohibido), decirles que las amabas y listo, en semanas o meses tenías novia.

¿Pero como se conquista a Snape?

“Que guapo se encuentra hoy señor, esas túnicas negras lo hacen ver muy sexy… ” Severus lo mandaría a la enfermería o a San Mungo para que le cambiaran las gafas… no importando que Harry realmente pensará así.

“Podría ofrecerle a llevar el libro de clases o los ensayos… mmm… aunque eso actualmente los hace Draco ¿Draco será también gay o lo hará por subir notas?”

“Mejor no saberlo”

“… y darle un besito de despedida… a mí me gustaría, pero él apenas me responde el saludo”

“Las flores y dulces no van con Snape”

“ Y si le digo que lo amo, así de buenas a primeras… haría el completo ridículo… prácticamente ya me rechazó el día que me pidió perdón”

“¿Pero que hacer?... con Buenos días profesor y Buenos noches profesor no lograré mucho.”

Sin darse cuenta había llegado. Suspiró y deseándose buena suerte tocó la puerta.

-Adelante-

-Buenas noches profesor- y le sonrió.

“Otra vez esa sonrisita…” pensó Snape.

-Buenas noches… Confío en que la señorita Granger le dio sus apuntes.

-Sí profesor.

-Bien, entonces comience con la preparación del veneno de montesco, la próxima clase veremos su antídoto. Si tiene cualquier pregunta con la preparación que le anoté en la pizarra, no dude en preguntarme- y se sentó a corregir ensayos.

Mientras Harry media y cortaba ingredientes se preguntaba que hacer.

“Habrá que improvisar”

Primero se sacó la túnica, aunque hacía bastante frió, ese día se había vestido para la ocasión y no iba a perder la oportunidad. Llevaba puesto una de sus mejores camisas y unos pantalones de tela que, según Ginny, eran los que mejor le marcaban el trasero.

El problema era que Snape seguía con la mirada fija en los ensayos, en vez de mirar su trasero. Él no iba a congelarse por las puras.

-He… profesor?

-¿Si?- le dijo este sin mirar.

“inventa algo” leyó rápidamente la receta del veneno.

-¿Por que la sangre de Arpía se hecha al mismo tiempo que el Jugo de Astródelas?

-Porque la sangre de Arpía está caliente y el jugo de Astródelas lo enfría a la temperatura adecuada para que la piel de sapo que echaste no se recueza- le dijo aún sin mirarlo.

-¡Oh!- Harry echo la sangre de Arpía sin el jugo de Astródelas- … cuando se pone café oscuro significa que se recoció.

Al fin Snape le puso atención y se acercó a mirar el caldero.

-Acabas de arruinar la poción Potter y la sangre de Arpía es muy cara, así que vuelve a hacerlo y trata de no arruinarlo esta vez- Snape se daba vuelta.

“Haz algo Harry… ¡Rápido!”

Tomó el caldero y arrojó parte de su contenido a su profesor, cuando este regresaba a su escritorio.

¡CLANC! El caldero cayó al suelo.

-¡Pero Qué?!- Snape sintió algo muy caliente en su espalda.

-¡Lo siento profesor!- Harry rápidamente comenzó a desabrocharle la túnica- …iba a botar la poción y tropecé- termino de desabrocharla, y la sacó- ¿Se encuentra bien? ¿No sé quemó?- le decía mientras acariciaba suavemente su espalda.

-Es… Estoy bien señor Potter, no me pasó nada.

-Déjeme ver si realmente no le pasó nada- Harry, poniéndose detrás de su profesor, rápidamente le sacó la camisa del pantalón y acarició esta vez la piel desnuda, sintiendo bajo sus dedos los omóplatos y bajando por los costados hacía la cintura.

“¡Que diablos hace Potter!!” pensó Severus.

Harry acercó su cuerpo a Severus y le susurro sensualmente en su oído.

-Parece que está bien señor, aunque su espalda está ligeramente roja.

Snape se separó de un salto.

-Tiene media hora para terminar esa poción Potter- “malditos adolescentes hormonales” pensaba Snape.

Sonriendo Harry recogió su caldero, procurando dar una buena vista de su trasero al profesor, y desvaneció la poción.

“Parece que no soy tan malo improvisando”- pensó Harry con otra sonrisita.


Continuará... El domingo



No se pierdan el próximo capítulo... Un sueño aclara los sentimientos de Snape y Remus hace su aparición magistral.... Muajajajajajajajaja... soy muy mala!

^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^
Yo amo a Harry Potter por Paula Moonlight
Gracias a k Kinomoto, Ali, Azalea, Setsuna Mud, Netsu, Laura Owl, Miss Andreina Snape, Anna Lylian, Dawe, Carly McKinnon, Snape White, Marta, Ekishi, Draconiss Snape Potter, Lady Chibineko, RAC, Cerdo Volador, Calipso, Kim, As Black, Luzy Snape y Amparito Snape por sus reviews.

Estoy actualizando en sábado no sólo porque muchos de ustedes me lo pidieron, sino porque el funeral de un pariente hace que inesperadamente tenga que viajar a viña…. Espero que disfruten el capitulo, aunque sé que muchos de ustedes querran matarme otra vez…espero que mi funeral no sea el próximo…

ADVERTENCIA hace mucho tiempo que en la pagína web oficial de la tercera pelicula de HP, hice la encuesta del sombrero seleccionador y quedé clasificada en la Casa de Slytherin…así que ya estan advertidos…soy mala por naturaleza…



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 19:Un sueño ayuda a Severus a aclarar sus sentimientos y decide pedirle ayuda a Remus.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capítulo 19: Yo amo a Harry Potter

Daba gracias a Merlín por tener que hacer esta poción solo. No porque tuviese a Snape para él solito. Si no que ya se imaginaba el horrible calor que haría con 10 calderos hirviendo al mismo tiempo… tenía más que suficiente con el calor que desprendía el suyo.

Era otra de sus clases recuperativas y la poción tenía que hervir a alta temperatura durante una hora, habían pasado 15 minutos y aún sin la túnica encima la sala parecía un horno. Doblo un pergamino en forma de abanico y lo agitó tratando de apaciguar un poco la temperatura. Mala idea: aire caliente.

-¿Calor Señor Potter?

-Con esto hirviendo a 560º C ¿Qué otra cosa esperaba, señor?

-Esperaba que siendo el mago poderoso que todos dicen que usted es, sabría colocar un hechizo refrescante en sus ropas. Necesitará ese pergamino para la tarea que le asignaré.

Harry tenía demasiado calor para pensar en una respuesta sarcástica.

-¿Debe realmente estar esto tan caliente?

-Si usted tomara sus estudios un poco más en serio, sabría que es necesario hervir a más de 550º C las setas de hielo, para que se fusione adecuadamente a la poción y elimine la toxina de las Bayas de Minrodel. De lo contrario quien lo bebe permanecería varios días en el hospital. Además no se queje, esto no es nada comparado con el calor que hizo cuando sus demás compañeros la prepararon.

-Si eso es cierto… debió parecer un infierno.

Harry se desató la corbata y desabotonó los primeros botones de su camisa.

“Realmente hace calor… maldita la hora en que olvidé estudiar el hechizo refrescante”

Pero no pensó que fuera tan malo cuando agarro a su profesor mirando su pecho. Le sonrió pensando “¿Le gusta lo que ve profesor?”

Y Severus debió escuchar sus pensamientos porque en ese momento su rostro tomó un leve color rosa y cubrió su cara con un ensayo.

*******************

Vio como Harry se quitaba la corbata y desabotonaba lentamente cada botón de su camisa exponiendo la tersa piel de su pecho.

-¿No tiene calor profesor?

-No demasiado- dijo algo incomodo por la mirada que Potter le lanzaba.

-Yo realmente estoy ardiendo- le dijo sensualmente- … por ti.

“¡¿Qué?!” pensó Severus.

Severus se quedó paralizado mirando como Potter se le acercaba lentamente, la camisa olvidada en el piso. Sintió una mano vagar por sus hombros, cuello y nuca y otra por su cintura y cadera. Y no sabía como su camisa había desaparecido.

-¡Pero que hace Potter!

-Yo te amo Severus ¿Por qué no aceptas que tú también me amas?

Y luego unos labios se posaron en los suyos… había extrañado el sabor de su boca.

-¡Yo no te amo!

Grito antes de que su lengua desobediente respondiera al beso sin su permiso.

“Yo no lo amo”

Sus manos, actuando por cuenta propia, vagaban acariciando su cuerpo.

“No lo amo”

Sus labios seguían el camino que sus manos anteriormente habían recorrido.

“No puedo amarle”

Sin prisa el resto de sus ropas fue desapareciendo... la caliente piel lo torturaba.

“Yo amarlo... no... imposible... absurdo”

Su cuerpo entero vibraba de excitación y anticipación.

“Pero si no lo amo... entonces ¿Porque?”

Lo aprisionó contra la muralla, atrapándolo con su cuerpo

“¿Por qué me siento así?

Invadiendo con besos y caricias, territorio hace poco explorado.

“¿Acaso será... será cierto?”

Acorralándolo contra la muralla lo hizo suyo de nuevo... suyo para siempre.

-Yo... yo te amo.


Severus se sentó apoyando su espalda contra la cabecera de la cama. Una cama que otra vez se encontraba húmeda.

-Yo te amo- repitió. Esta vez totalmente despierto.

“¿Porqué este sueño ahora?.... ya no hay excusas para tener esta clase de sueños ¡Se acabó la poción!” pensaba Severus desesperado.

Las palabras de Albus le llegaron desde algún rincón de su mente

Puede que la poción o simplemente tu estado de ebriedad te impulsará a hacer algo que inconscientemente querías.

“No lo creo posible... es totalmente absurdo... ¡Ridículo!”

“Y totalmente cierto”

-Yo amo a Harry Potter.- la frase retumbo en las frías paredes de su habitación.

*******************

Estaban cenando cuando Harry vio pasar a Luna con el cabello color rosa fluorescente.

-Hey! ¿Sabes lo que le pasó a Luna, Ginny?

-Clase de pociones… estábamos haciendo una poción sanadora, la de ella parecía perfecta pero en cuando la tomó su pelo se volvió de ese color. Snape por supuesto la reprobó.

-Yo creí que a Luna le iba bien en pociones- dijo Hermione- Si hizo una tan difícil como la que le hecho… ¡Oh!

-Si lo era- dijo Ginny- Pero últimamente lo único que ha hecho es imitar a Neville.

Todo Gryffindor estalló en carcajadas, menos Hermione y Neville.

-No es propio de un profesor hacer eso con un alumno, ya habían castigado a Luna por eso.

-Sí, pero Luna no puede hacer nada sin pruebas… y no las tiene- dijo Ginny.

-Ya relájate amor- dijo Ron- al menos no se desquita con Harry.

*******************

Ya no lo soportaba. Tenía que hacer algo. Antes podría haberlo ignorado, pasado por alto o darle una detención por acosar a un profesor, pero desde que había aceptado sus sentimientos por Potter, esta semana se le había hecho imposible... debía terminar con esto de una vez por todas.

No más sonrisitas.

No más miradas provocativas.

No más posiciones sugerentes.

No más encuentros ocasionales.

Definitivamente no más acoso por parte de Potter.


Una cosa era que su corazón aceptara que amaba a Potter. Otra que su cerebro aceptara que hacer algo al respecto fuese una buena idea.

No por esas estúpidas excusas de la edad... que era su alumno... y por añadidura de Gryffindor. Él era un Slytherin. Y un Slytherin no tiene escrúpulos a la hora de obtener algo que desean... o aman.

Pero como Slytherin, tiene sus metas muy claras y valora mucho su vida.

Había una guerra. Y si pretendía salir vivo de esta, involucrarse con el enemigo numero uno del Lord Oscuro y arriesgarse a que lo descubrieran, siendo él único espía de la Orden era una pésima idea. Una idea fatal.

Lo único que lograría sería amar a Potter por unos días y morir demasiado joven.

Pero el que él no hiciera nada, no importaría mucho si Potter seguía coqueteándole. Alguien se daría cuenta... si es que no se han dado cuenta ya... y en el castillo las noticias volaban... nada extraño con tantos hijos de mortífagos alrededor.

Podía imaginarse la voz fría y silbante.

Severus he oído que esa molestia Potter anda detrás de ti... conquista a Potter para que le puedas tender una trampa sin que sospeche... sus sentimientos hacia ti serán su perdición...

Y luego escucharía su risa escalofriante.

No. Por el bien de Potter y el suyo esto debería terminar. Aunque no quisiera, le rompería el corazón a Harry Potter.

*******************

Sintió unos fuertes golpes en su puerta. El reconocía esa forma de tocar. Su corazón dio un vuelco.

-Adelante Severus, esta abierto- La puerta se abrió y su imponente figura entró.

-¿Cómo supiste que era yo?

-Nos conocemos hace muchos años ¿No?

-Sí- suspiró –Muchos años... creo que por eso he decidido recurrir a ti.

-Sabes que te ayudaré en lo que necesites. Cualquier cosa.

-¿Sabes que Potter ha estado acosándome?

-¿Qué cosa?!- Remus había intuido por las sonrisitas y saludos que Harry le dedicaba recientemente a su odiado profesor que algo estaba pasando en el corazón del joven... pero de ahí a que Severus afirmara que lo acosaba.

-Por algún absurdo designio del destino Potter se ha enamorado de mí y eso es muy peligroso.

-Voldemort- Con un escalofrío Severus asintió.

-Me obligaría a usar esta situación para tenderle una trampa.

-Deseas que hablé con él.

-Sería inútil. Es un Gryffindor adolescente y por si fuera poco un Potter.

-¿Que quieres decir con eso?

-Adolescente quiere decir que sus necesidades sexuales están antes que casi cualquier cosa en su vida. Gryffindor, que actuara irresponsable y valientemente, pensando que vale la pena correr el riesgo y morir por amor y Potter significa que es tan terco y persistente como su padre. Recuerdo que tu amigo estuvo cerca de dos años pidiéndole una cita a Evans.

-Tienes razón, una charla razonable no será suficiente. ¿Qué tienes planeado?

-Necesito que seas mi novio Remus.


Ahora sí que su corazón dio un vuelco. Un triple salto mortal para ser precisos.

“Ser novio de Severus... volver a sentir sus labios, sus caricias... su presencia.”

“Para engañar a Harry y terminar con sus esperanzas”

“No... para protegerlo”


-Acepto Sev.

-¿Sev?

-Soy tu novio ¿No?- Remus sonrió -Tengo derecho a ponerte un diminutivo.



Continuará ...el miercoles


¡Apuesto que no se esperaban esto! Todo el mundo creía que Remus iba a luchar por el amor de Severus al ver que Harry lo estaba conquistando, pero nó... recuerden que Remus ( cuando Harry estaba en su 3º año) ya se había declarado a Sevy y este lo mando a la...... por lo que se había resignado a ser amigos...

En el próximo capitulo, el plan de Sevy entra en acción.



^_^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^_^.... AUNQUE ME CONFORMO CON QUE NO ME MATEN... ToT
Tiene a otro por Paula Moonlight
Gracias a Several, Ali, Ekishi, Kim, k Kinomoto, Dawe, Cerdo Volador, Miss Andreina Snape, Draconiss Snape Potter, As Black, Alejandra, Calipso, Snape White, Carly McKinnon, Amparito Snape, Anna Lylian, Laura Owl, Mich Malfoy, Hestia y Azalea ... ¡¡Llegue a los 300 reviews!!

Este cap esta dedicado a RAC… por la idea que me dio sobre que Sev se vengara de Luna con otra poción de amor, aunque cuando escribí esa escena con una idea similar creo que se me pasó la mano… Luna no se merece pasarlo tan mal...pero bueno, ya lo escribí...



Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 20: El plan de Sev entra en acción, lagrimas de un Gryffindor y el apoyo de los amigos..ha!... y tambien , una nueva venganza contra Luna.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): ¿Severus Snape / Harry Potter? -¿Severus Snape / Remus Lupin? - Ron Weasley / Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 20: Tiene a otro


¿El plan? Simple.

1º- Pedir a Harry el Mapa del Merodeador, con la excusa de vigilar los límites de Hogwarts, ya que Voldemort estaba empezando a recuperarse de su última derrota.

2º- Esperar a que Harry hiciese lo de costumbre, es decir, dar un paseo nocturno debido a una noche de insomnio, normalmente rumbo a la cocina.

3º- En cuanto viera en el mapa a Harry salir de la torre, correr a los aposentos de Severus, o donde sea que él estuviera rondando y avisarle del hecho.

4º- Dejarse besar por Severus, en un lugar muy visible y bastante cerca del rumbo de Harry.

Y en eso estaba.

Sentía una mano de Severus entrelazarse con su pelo y otra deslizándose alrededor de su cintura, tirándolo tan cerca de su cuerpo como fuese posible. Remus soltó un gemido cuando Severus abruptamente presionó sus labios juntos, sumisamente abrió su boca ante su exigencia y jadeó sorprendido cuando el hombre de repente cerró de golpe sus caderas contra las suyas. Las manos entendidas del hombre comenzaron a vagar por todas partes de su cuerpo.

“Ah, Dios...” era el único pensamiento coherente de Remus cuando Severus continuó con su beso devastador.

Remus se encontraba disfrutando de esto muchísimo, y lo mostró de buen grado regresando el beso a Severus. Pero tal como él comenzaba a hacerlo, Severus se retiró y lo abandonó aturdido, despeinado y gimiendo.

-Wow… ya casi no me acordaba como se sentía esto.- Severus lo miró con el seño fruncido -¿Qué?

-Potter se acaba de ir.

-¿En serio? ¿Nos vio?

-Claro que nos vio y luego se fue… si no por que crees que me detuve- Remus agachó la cabeza avergonzado -¿Dónde quedaron tus supersensibles sentidos de licántropo?

-Demasiados concentrados en ti- contestó desvergonzadamente Remus. Pero su sonrisa coqueta se desvaneció rápidamente y su rostro sólo reflejó preocupación -¿Crees que debería ir tras él?

-Dudo que en estos momentos tenga muchas ganas de verte.

*******************

Harry corría. Ya no le preocupaba si Filch o la señora Norris lo pillara. Sólo corría. Corría con desesperación, sin un rumbo predeterminado.

Lo único que quería era dejar el dolor atrás.

Sintió la nieve bajó sus pies pero siguió corriendo. Deseaba correr hasta que su cuerpo no diera más y cayera inconsciente. Hasta que el agotamiento no le dejara pensar.

“¿Por qué? ¿Por qué había sido tan imbécil para dejar crecer la esperanza? ¡Si era absolutamente imposible! Realmente creí posible que Snape me quisiera…”

“…si lo creí. Me permití creer que esas sonrisas que me dirigía y el trato casi amigable que últimamente me daba, eran algo más que un alto de hostilidades o el comienzo de una amistad…”

“… le permití a mi corazón enamorarse de él y llenarse de ilusiones…”

“… permití que él me rompiera el corazón…”

Harry dejó de correr y comenzó a llorar.

*******************

-¿Qué quería el profesor Snape contigo, Draco?- preguntó Vincent.

-Quería entregarnos cierta poción a nosotros.

-¿Nosotros?- preguntó Gregory confundido. Por lo general el profesor Snape no confiaba ninguna poción a ellos, además generalmente él los mandaba hacerlas y luego les ponía nota, no las regalaba.

-El profesor desea que ustedes usen algunas gotas de esta poción con Lunática Loovegood y a cambio dejará el resto para nosotros.

-Pero si es para vengase de esa loca… para que queríamos usarla nosotros…. Quizás nos salgan orejas de burro o haga que se nos caiga el pelo.

-Idiotas… como se nota su ignorancia… esta poción se llama “falso amor” y lo usaban las prostitutas para hacer creer a otros que estaban con la persona que amaban… podrán tener todas las conquistas que no han tenido en estos siete años, a cambió de cierta lección a esa Ravenclaw… Lunática aprenderá que con pociones de amor no se juega…- Y Draco Malfoy se lanzó a reír. Sus guardaespaldas decidieron reír junto con él, aunque ninguno entendiera el chiste.

*******************

Preocupada era poco decir. Según Ron, Harry ya se había ido cuando él despertó, y al no verlo en el desayuno los preocupó, por lo que su ausencia en la clase doble de trasformaciones sólo agravó las cosas. Ron iba a saltarse adivinaciones, para pedirle el mapa a Remus y poder encontrarlo.

Lo único que podía hacer ahora es poner atención a la profesora de Aritmancia y rogar por que nada grave hubiese pasado.

Pero no se daba muchas esperanzas. Tenía la intuición de que algo realmente malo le había pasado y que Ron no sería el más adecuado para tratar el asunto, al menos no sin ella al lado para controlar su carácter.

Sin darse cuenta la profesora había llenado media pizarra con formulas. Su pergamino aún en blanco.

No tenía porque ser algo realmente malo. Quizás alguna trampa de Peeves… o de Malfoy.
Lamentablemente su intuición casi siempre era acertada.

*******************

Luna estaba en el paraíso. Su hermoso Harry al fin se había fijado en ella y ahora se encontraba besándola sin parar… parecía que hace minutos, horas estaba disfrutando de sus labios.

¡Click!

Y ahora había llegado otro Harry a había comenzado a besarle el cuello por detrás, mientras abrazaba su cintura… mmmm delicioso.

¡Click! ¡Click!

Definitivamente tener a dos Harry en vez de uno era mucho mejor… tendría que preguntarle a Harry como se había clonado sí mismo, para devolverle la mano… quizás accediera a darle una entrevista a su padre explicando su gran avance mágico.

Y en eso estaba cuando ante sus ojos la alta y corpulenta figura de Vincent Crabbe la estaba besando…

-¡Haaaaaaaa!… ¡Puaj! ¡Aléjate de mi cerdo!- Y al echarse hacia atrás se topó con el otro “Harry”. Gregory Goyle, quien con sus manos aún la abrazaba firmemente por la cintura -¡Haaaa! ¡Que me suelten! ¡Auxilio!

-¿Por qué tanto escándalo Lunática?- una burlona voz que arrastraba las palabras apareció entre las sombras- hace poco no te quejabas de las atenciones de mis amigos… Y tengo pruebas que mañana todo el mundo tendrá en sus manos para probarlo… Jajajajaja- Draco rió ante la cara de horror que puso luna al ver la cámara fotográfica que poseía el Slytherin.- ¿Qué opinan ustedes chicos… San Potter besaría mercancía usada por Slytherins?... Jajajaja.- Y esta vez se rió de la cara de pena de la Ravenclaw.

-No lo creo Draco- respondío Vincent y se hechó a reír como tonto.

-¡No sé como diablos hicieron esto... pero me las pagarás Malfoy!- De un tirón se soltó de Goyle y con el mal sabor de los besos de Crabbe se fue de allí completamente humillada.

-Profesor Snape… ha sido vengado.- dijo Draco solemnemente, pensando en lo feliz que sería su profesor al ver las fotos regadas por todo el colegio -Vamos chicos, daremos mejores usos a esta poción…. Aunque yo no la necesite.

*******************

-No he logrado que me diga nada. Sólo esta ahí mirando el lago. Sin hacer nada. Aún lleva el pijama debajo de la capa y se nota que estuvo llorando Mione… no sé que hacer.

“Yo tampoco” pensó Hermione.

-No hay mucho que podamos hacer si no nos quiere decir nada, sólo hacerle sentir que estamos junto a él, hasta que este listo para hablar.- Y sin más palabras Hermione camino hacía la orilla del lago seguida de su novio.

Se sentaron silenciosamente a su lado y Hemione repartió unos sándwich en compensación al almuerzo que se habían perdido, comieron en silencio y en silencio se quedaron sentados a la orilla del lago durante dos horas y cuarenta minutos antes de que Harry comenzase a hablar.

-¿Porque diablos no me pasó como ustedes?- dijo Harry agarrando con fuerza el colgante que Severus le regalara en navidad.

-¿De que hablas compañero?- preguntó Ron.

-Habló de enamorase de la persona correcta y ser correspondido.

“Mal de amores” pensó Hermione “bien, al menos no es Voldemort otra vez”

-Uno no elige de quien se enamora Harry…- Hermione le abrazó- ¿Nos asustaste sabes? Has tenido muchos comportamientos extraños que no entendíamos la razón.

-Pensamos que Snape te había hechizado o algo.

-Ron- Hemione lo silenció con la mirada –En realidad tu compartimiento empezó mucho antes de las vacaciones… ¿Tu etapa de mujeriego se debió a ella?

-Algo tiene que ver en eso…

-¿Pero por que te rechazó? ¡Cualquiera moriría por estar contigo!- replicó Ron.

-Tiene a otro.- Harry en esos momentos odiaba con toda el alma a Remus Lupin.

-¿Se puede saber quién es ella?- Preguntó Hermione.

-Ella… ella es un él.- dijo mirando fijamente la serpiente de plata que rodeaba el corazón de rubi.

A Ron se le desorbitaron los ojos y Hermione supo que su querido novio realmente no sería el mejor para tratar el asunto.

*******************

-Le he preguntado a los demás profesores y tampoco han asistido a sus clases.

-No te preocupes Minerva, Ron y Hermione tampoco asistieron a la clase de defensa, deben estar con él.

-Me extraña Remus. Harry puede estar en problemas y tú te quedas tan tranquilo cuando nadie lo ha visto en todo el día.

-¿Y que quieres que haga Minerva?

-¡Pues que vayas a buscarlo y le preguntes que le pasa!!

-Ya sé lo que le pasa Minerva y creemé que lo mejor es que me quede lo más lejos que pueda- Remus suspiró – Yo soy el problema de Harry. “Yo y Sev”.

*******************

Harry contó todo desde el principio y Hermione pensó que ni ella tendría el tacto para tratar este asunto.

“Una cosa era tratar con que tu mejor amigo descubriese que le gustaban los hombres de la noche a la mañana”

“Otra que estuviera enamorado de un profesor”

“Más difícil era asimilar que este profesor fuese Snape”

“Que habían pasado más allá de simples besos”

“Y que lo había pillado besándose apasionadamente con alguien a quien Harry querría como un padre”

Pasaron otra hora en silencio después de que Ron vomitara en un arbusto cercano. Definitivamente él no tenía el tacto para tratar este asunto.

En ese tiempo Hermione hizo lo que siempre hacía cuando se sentía perdida. Analizar el asunto lógicamente:

Habían muchos gays en el mundo. No era nada tan extraño, aunque poco probable, que tu mejor amigo y dos de tus profesores resultaran ser gays.

Ella no encontraba que el profesor Snape estuviese mal, incluso después de los cambios que tuvo durante vacaciones muchas opinaban lo mismo... entonces ¿Por qué a Harry no podría también gustarle? Bien, era raro pero no imposible.

El profesor Lupin era mucho más guapo que el profesor Snape, así que no había nada de raro que se gustaran el uno al otro.

Lo único que no entendía era porqué habían llegado a tener sexo, si se supone que el profesor Snape ya estaba junto a Remus y todo esto sucedió cuando la poción estaba en su efecto mínimo.

Y entonces comenzó a recordar.

Snape mirando a Harry con algo que distaba mucho del odio. Saludándolo, incluso sonriéndole cuando Harry lo saludaba e incluso una vez lo había pillado mirándole el trasero a su amigo… aunque en esa ocasión había pensado que había mirado mal. Hermione nunca había notado que le sonriera de esa forma a Remus cada vez que se lo encontraba o se quedara viendo su trasero.

"¿Podría ser que…?"

¡Tenía que decírselo a Harry!

Pero no podía infundarle nuevas esperanzas, si resultaban no ser verdaderas, lo haría sentir aún peor.

Pero también odiaba quedarse con la duda… hay que quebrar huevos para hacer un omelet.

-¿Quizás está haciendo lo mismo que tú?

-Ha?- Harry miró confundido a su amiga.

-Lo siento. Sólo estaba pensando que es muy raro que ustedes dos hubiesen tenido…sexo… aún estando borrachos, cuando la poción ya casi no tenía efecto y teniendo el profesor Snape una relación con otra persona.- Dijo Hermione sin querer mencionar a Remus.

-Y tu punto es…

-Que pensé que el puede estar haciendo lo mismo que tu cuando te metiste con todas las chicas del colegio… sacarte de su cabeza, olvidarte.

-Me estas diciendo que tú…que tú crees que él… ¿Me ama?

Hermione odió la mirada de ilusión que vio en Harry. No podía dejarlo soñar tan alto o la realidad dolería demasiado.

-No sé si tanto así Harry, pero no creo que le seas indiferente.



Continuará... el Domingo.


^^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^^
¿Veritaserum? por Paula Moonlight
Gracias a Kim, k Kinomoto, As Black, Azalea, Laura Owl, Mcristina, Netsu, Draconiss Snape Potter, Alejandra, Ekishi, Ali, Lady Chibineko, Calipso, Veela Snape, Anita Potter, Marta, Carly McKinnon, Amparito Snape, Miss Andreina Snape, Deny Snape y Cerdo Volador por sus reviews.

La escena de Luna original la cambié y la hice un poco más suave (por si quieren volver a leerla)

ESTE MENSAJE ES PARA HAYDEN: ¡QUIERO EPILOGO DE LA LEYENDA DEL REY ARBOL Y LA HOJA VERDE....FALTÓ EL LEMON FINAL!!!



Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 21: Hermione tiene una idea para ayudar a Harry...pero los planes no siempre resultan...

Autor: Paula Moonlight

Pareja(s): ¿Severus Snape/ Harry Potter? - ¿Severus Snape / Remus Lupin? - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 21: ¿Veritaserum?


Ya habían pasado dos semanas y Harry aún no le hablaba, porque aún seguía fingiendo ser novio de Severus. Odiaba que la amistad y el cariño que tenía con Harry se estuvieran desvaneciendo a causa de un sentimiento tan hermoso. Sabía que hacía lo correcto, pero aún así no podía evitar sentirse mal, una relación entre Harry y Severus no podía ser, no mientras Voldemort aún viviera… pero también sabía que deprimiendo a Harry, no ayudaría mucho a que venciera al Lord. Y por otro lado disfrutaba tanto de las sesiones de besos con Severus, aunque supiera que no eran verdaderos…

-¿Más te Remus?

-Si, Gracias Albus.

-No te preocupes, Severus regresará pronto… e ileso.

*******************

Hermione no se podía concentrar, en su vida le había sido tan difícil estudiar, pero no podía hacer su trabajo de pociones (o el de defensa), sin acordarse del dilema de su amigo. Pero no podía permitirse bajar su promedio en su último año, eso arruinaría su futuro.

“Concentrate Hermione tienes que terminar esto antes de almuerzo”. Repasó lo poco que llevaba escrito.


Pociones regularizadas y prohibidas por el Ministerio de Magia.

Por Hermione Granger.

El uso de muchas pociones están regularizadas o prohibidas, debido a ingredientes que actualmente son clasificados como peligrosos, como es el caso de la sangre de Dementor, o poco éticos, como en el caso de la sangre humana. Aunque en mayor parte las razones para su prohibición o regularización, se debe mayormente a que su preparación y uso conlleva muchos peligros físicos o sicológicos a quienes los preparen o usen.

Entre las pociones prohibidas por el ministerio se encuentran, la poción multijugos, una gran gama de pociones de amor, la poción bella durmiente, la poción parselenguage y la poción changesex. Los motivos por los que se han prohibido estas pociones, se detallan más adelante

Y entre las pociones más importantes regularizadas por el Mnisterio de Magia se encuentran, la poción matalobos, el veritaserum, el filtro de muerte en vida



Apenas 6 líneas y ya llevaba una hora. Necesitaba más pociones regularizadas por el ministerio o no llenaría los metros solicitados por el profesor.

“¿Qué otras pociones están regularizadas en su uso? Creo que en el libro de donde saque la información sobre el veritaserum había más casos de pociones que… veritaserum…. ¡Veritaserum! ¡Eso es!”

Hermione tomo sus pergaminos y libros y salió corriendo de la biblioteca.

*******************

-Reacuérdame por que estamos haciendo esto- decía Ron.

-Porque queremos a Harry y somos sus mejores amigos- le respondió su novia.

-Y porque lo queremos lo estamos animando a liarse a ese murciélago…. ¿Qué clase de amistad es esa?

Hermione suspiro con una mezcla de enfado y cansancio.

-Pues ese murciélago lo hará feliz.

-¿Estas segura de eso?

-Tú eres feliz con una sabelotodo insufrible ¿No?

-Lo nuestro es muy distinto… tú eres una linda e inteligente chica y Snape es….Snape- dijo Ron poniendo cara de asco.

-¡Hay Ron!... entiende de una vez que amor es amor no importando el sexo del otro.

-Pero…

-¡Míralo!- le dijo Hermione, deteniéndose en la puerta del gran comedor.

Ambos observaron a Harry jugar con su comida, su mente claramente puesta en otro mundo, mientras sus ojos observaban fijamente el puesto del profesor de pociones que desde anoche se encontraba vacío.

-Yo también hubiese preferido que Harry se enamorara de un hombre más tierno y dulce- Ron la miro con una ceja levantada – o una mujer más tierna y dulce, que no trajese más problemas a su vida, pero prefiero mil veces verlo junto a Snape a seguir viéndolo así.

Y Ron odio estar de acuerdo con ella.

*******************

Severus apareció dos horas después de terminado el Almuerzo. Entró en el despacho del director con el rostro impasible, pero Remus podía oler su miedo y observar la preocupación en sus ojos.

-¿Te encuentras bien Sev?- Le preguntó Remus.

-Sí, esta vez no recibí ninguna maldición, al parecer el Lord aún no recupera toda su fuerza, pero a esta planeando algo. Me pidió una buena cantidad de venenos y pociones de tortura, pero lo que me preocupa es que me preguntó los días en que hay salidas a Hogsmeade.

-Va nuevamente tras Harry- sentenció Albus.

-Y de paso se librará de pequeñas molestias futuras, como hijos de aurores e hijos de muggles ahora que no poseen toda su capacidad mágica para defenderse.

-¿Debemos cambiar las salidas?- preguntó Remus.

-Eso no sería prudente delataría a Severus.

-Y tampoco serviría de mucho, algún hijo de Mortífago podría darle la información. Lo importante es mantener a Ha… Potter lejos del peligro- opinó Severus.

-Pero ¿cómo haremos eso?- preguntó Remus –Harry no se quedará en el castillo de buena gana sabiendo que sus amigos y compañeros corren peligro y si todos se quedaran sería sospechoso.

-Bien, creo que debemos recurrir a uno de los pasatiempos de Severus- propuso Albus.

-¿Pasatiempo?- preguntó Remus –Ocuparás alguna poción o…

-Daré detenciones a cierto León.

-Yo contactaré a la orden para una reunión esta noche, debemos estar todos listos para el ataque. ¡Oh! Se me olvidaba… ¿Alguien quiere un caramelo de limón?

*******************

-¿Veritaserum?

-Sí!. Es justo lo que necesitas. Lo que más te preocupa es no saber si Snape está enamorado de Remus o si realmente siente algo por ti ¿No?- Harry afirmó con la cabeza –y si supieras que el profesor realmente siente algo por ti, intentarías conquistarlo ¿Verdad?

-Claro! No soy Gryffindor por nada.

-Pero no crees que es algo arriesgado… Snape podría matarlo- intervino Ron- y si se entera de que lo ayudamos nos matará también a nosotros… después de expulsarnos a los tres.

-En la guerra y en el amor todo se vale- le respondió Hermione, aunque en el fondo esperaba que no la expulsaran.

-¿Y como se hace el Veritaserum?- Preguntó Harry.

-Esa es la parte difícil… la receta sólo aparece en los libros de la sección restringida… tendremos que conseguirnos un pase o robarlo como hicimos con la multijugo.

-Yo recuerdo que Severus dijo que había que reposarla durante un mes… ¡No puedo esperar tanto! … ¿Y si la robamos?

-…. Eso lo enojaría aún más y antes de matarnos nos torturará durante días…- dijo Ron

-Y lo pondría en alerta…- dijo Hermione.

-Quizás hay otra forma- dijo Harry

-¿Cuál?- preguntó Hermione ansiosa.

-Salón de los Menesteres. Dobby me dijo que aparecían pociones para la resaca cuando llevaba a Winky a recuperarse.

-¡Es una gran idea Harry!

-Si hubiésemos sabido de esa habitación en 2º año- dijo Ron nostálgicamente- podríamos haber pedido una poción multijugos que tuviese buen sabor.

*******************

Un viernes en clase de pociones Harry se encontraba observando a Severus. Era imposible despegar la vista de él. La capa susurrando a cada paso, el alto y fornido cuerpo que Harry sabía que ocultaba… sus penetrantes ojos negros mirándolo ferozmente.

-¡¡Potter!! ¿Ha escuchado algo de lo que le he dicho? – Ron a su lado ponía una cara de aflicción y Hermione, sentada junto a Lavender, le reprochaba con la mirada.

-Ha?

-¡20 puntos menos por no atender a la clase y detención el próximo sábado!... y comience a trabajar que sus compañeros le llevan media hora de ventaja.

-¡Sí señor!- Harry comenzó a copiar las instrucciones de la pizarra, mientras sus compañeros ya habían comenzado con la poción.

“Se ve tan sexy cuando se enoja”

*******************

-¡Como puede ser tan maricón!

-Ron!- le reprendió Hermione

-¡Es que no entiendo como fue a enamorarse de ese tipo! Darle una detención a Harry, justo cuando hay salida a Hogsmeade.

-No puedes negar que Harry se lo busco… estuvo mirando al espacio por media hora.

-Estuve mirando a Snape, no al espacio. Además, yo no me quejo… un sábado entero con Severus.- dijo Harry con cara soñadora.

-Y es la oportunidad perfecta para darle el veritaserum- dijo Hermione.

-La oportunidad perfecta- susurro Harry esperanzado. Y apretando el collar que le regalara Severus a través de la ropa.

*******************

Al otro día, después de acompañar a sus amigos al carruaje y pasar al Salón de los Menesteres, Harry se dirigía a su detención con un frasquito en su bolsillo que fácilmente podía confundirse con agua.

Harry toco la puerta y el hombre de sus sueños le abrió.

-Adelante Potter, todos esos calderos te están esperando- Harry vio que al menos eran 20- y para cuando termines puedes seguir con el piso y los pupitres. Si no has terminado en la mañana, seguirás después de almorzar… luego vendré a ver que tanto avanzas.


Harry había vuelto de almorzar y retomaba su castigo cuando aún le quedaban 5 calderos y todo el resto de salón de clases. En eso entró Snape con varios pergaminos y sin mirarlo se puso en su escritorio a corregirlos.

Tiempo después cuando Harry comenzaba con el piso, Severus convocó un café. Era su oportunidad, sólo debía acercarse a limpiar cerca del escritorio y distraer a Severus de alguna manera.

Un golpe en la puerta

“la suerte está de mi parte… vamos Severus ve a abrir la puerta”

-Adelante!- gritó Snape, sin molestarse en pararse, y una persona entró. Era Remus.

“O tal vez no”

-Hola amor te extrañe – dijo Remus acercándose para darle un beso.

Harry estaba seguro de que lo hacía a propósito. Sentía los celos subir. No entendía como podía odiar tanto a alguien que había querido y respetado apenas semanas atrás.

“Y como amo a alguien que odiaba hace algunos meses”

Suspirando decidió concentrarse en limpiar el piso.

-¿Qué tal la salida?- preguntó Severus, sin necesidad. Con sólo ver la tranquilidad en la faz de su supuesto novio, supo que está vez no hubo ningún ataque.

-Sin problemas, hoy fue un día hermoso y apacible. No debiste tener a Harry encerrado todo el día.

-El se lo buscó. Ven, vamos a mi despacho. Y tu Potter date prisa en terminar.

-Sí señor.

Remus y Severus desaparecieron tras la puerta y Harry se quedó contemplando la humeante taza de café.

Lo hacía o no lo hacía.

Era la oportunidad perfecta: Severus no estaba en el cuarto y la podría echar sin que lo viera. Y si Remus llegaba a estar presente cuando se lo tomara tanto mejor, arreglarían las cosas entre los tres de una sola vez.

Sacó el frasco del bolsillo rogando porque todo saliera a su favor y cuando iba a sacar el gotero una voz lo sobresaltó.

-Harry.

¡CRASH!

Albus Dumbledore estaba en la puerta. El veritaserum, esparcido en el suelo

-Lamento haberte asustado Harry, era alguna poción importante.

-Ha? …no… no…era… sólo era- “piensa rápido”- una poción limpiadora, pero tengo otra profesor.

-Dime Harry ¿El profesor Snape no se encontraba aquí?

-Sí señor, pero se fue a su despacho con el profesor Lupin.- Albus le sonrió y sacó su varita.

-¡Limpius! ... ¡Scourgify!- todo quedó brillante y limpio- puedes irte Harry, le avisaré al profesor Snape que te di permiso.

-Gracias profesor.

Albus le sonrió nuevamente y salió rumbo al despacho de Severus. Harry frustrado miró el suelo. El hechizo no había dejado ni una gota de Veritaserum y la taza de café seguía humeando.

“tan cerca”

*******************

-Bueno tendremos que buscar otra forma de impedir que Harry vaya a Hogsmeade, sería sospechoso que Severus le diera detenciones en todas las salidas.- dijo Albus desenvolviendo un caramelo de limón.- ¿Caramelo de limón?- Ofreció a los presentes.

-No gracias- dijo Remus. Severus negó con la cabeza -¿Y si le doy yo una detención?- propuso Remus.

-Mejor usaremos otros de mis Hobbys…- habló Severus de repente- Hay cierta poción que nos podría servir.

-¿Qué clase de poción?- preguntó Remus

-Ya verás.

-Bien Severus dejaré eso en tus manos. Ya resuleto este dilema, hay ciertas fotografías de la señorita Lovegood que tus Slytherin han estado divulgando.

-¿Fotografías? ¿Qué clase de fotos?

-No te hagas el tonto Severus, sé muy bien que tu mano está detrás de todo esto.

-Ella se lo merecía- dijo Severus testarudo.

-Severus- dijo Albus en tono de advertencia. -¿Quieres que le pidamos a Minerva su opinión sobre esto?- Se eschuró una risa de Remus que no logró contener.

-¿No crees que es suficiente tortura tener que ir a las reuniones de mortífagos?- Albus por un segundo se sintió culpable, pero no podía permitir que un profesor se compartará así.

-¡Severus!

-Está bien, requisaré esas fotos y haré que lo implicados pidan disculpas…

-¿Y?

-¿Y que más quieres?- Albus lo miró ceñudo -Está bien quitaré 50 puntos a Slytherin y daré 50 a Ravenclaw como desagravio.

-Así esta mucho mejor… y no quiero que algo como esto se repita ¿De acuerdo?

-De acuerdo- dijo Severus de mala gana.

“Ya me dequitaré con Lovegood en clase”


Continuará... el Miércoles

Aviso: tengo un fic sobre Escuela de Detectives (Detectives School Q) es un One Shoot de Ryu y Kyu 8suavecito), pero no hay una categoría en slasheaven donde publicarlo...pensé en ponerlo en crosovers y aclarar de que se trata, pero antes quiero saber si a alguien le interesaría leerlo

^^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^^
¡Mortífagos! por Paula Moonlight
Gracias a Snape White, Laura Owl, k Kinomoto, Draconiss Snape Potter, Kim, Anita Piña, Miss Andreina Snape, Ali, Cerdo Volador, Carly McKinnon, Lady Chibineko, Calipso, Ali (otra vez ^^), Azalea, Mich Malfoy y Amparito Snape por sus reviews.

Disculpenme si a muchas no pude contestar los reviews, pero es que mi antivirus murio por unos días y me prohibieron navegar en internet para no contagiarme de virus, gusanos, espias, etc…

Ali tu review no me molesto, sólo me dio miedo de lo que me dirias sobre el capitulo final… porque sé que en parte no te va a gustar, pero no te preocupes que lo arreglo todo en el epilogó.



Pociones y Sentimientos


Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 22: Severus tiene un plan para que Harry no viaje a Hogsmeade...pero los planes no siempre funcionan. Harry y Ginny van en busca de un regalo de San Valentin, pero llegan visitantes indeseados... ¡Mortífagos!

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): ¿Severus Snape/ Harry Potter? - ¿Severus Snape/ Remus Lupin? - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 22: ¡Mortífagos!


Ya era Febrero, faltaba exactamente una semana para celebrar San Valentín, y cada día Harry dudaba más que llegase a celebrar ese día con Severus, porque en todo ese tiempo no había logrado darle el veritaserum.

Desesperado hace dos días se había infiltrado, con la capa invisible y la navaja regalada por Sirius, en la habitación de Severus para ver si lograba poner unas gotas en el té o el trago que solía beber antes de acostarse, pero escapó lo más rápido posible cuando nada más entrar vio a Severus y Remus sacándose mutuamente la ropa.

Y a pesar de que eso confirmaba cada vez más sus dudas sobre que tan seria era la relación entre esos dos, ahora, mientras sus mejores amigos se apresuraban en desayunar para no perder los carruajes que los llevarían a Hogsmeade, él apenas tocaba su desayuno preguntándose que le podría regalar a su adusto profesor de pociones para San Valentín.

-¡Hey Harry! ¿No te lo vas a comer?

-No tengo hambre. Es todo tuyo Ron.

*******************

Severus salió de su cuarto para encontrarse con Remus esperándolo en la puerta.

-¿Qué haces aquí?- le pregunto mientras caminaba rumbo al gran comedor.

-Buenos días a ti también, Sev. Pensé que sería mejor que todo el tiempo libre tratemos de estar juntos… por lo que pasó hace dos días.

-Mocoso atrevido. Entrar en mi cuarto con su maldita capa… si no hubiese estado ese dichoso mapa activado, hubiese descubierto lo que planeábamos para hoy.

-Pero sirvió para hacerle creer que lo nuestro va en serio.

-Si me hubiera gustado ver su cara…- Remus frunció el seño mostrando que no le agradaba el comentario -eso le enseñará a no meterse en lugares privados. Dime ¿Ya pusiste…?

-Personalmente baje a la cocina y lo agregué a los pasteles. Dejé intrusiones a los elfos de ponerlo en la mesa de Gryffindor y Hufflepuff.

-¿Hufflepuff?

-Si dos casas tienen indigestión en vez de sólo una, será menos sospechoso. No podía ponerla en las tres, porque también sería raro que la única que pudiese ir a Hogsmeade fuese Slytherin. Y Según su desempeño en clase los Ravenclaw se defenderán mejor.

-Bien pensado, mientras más se queden aquí menos saldrán heridos- dijo antes de entrar al comedor.

Ambos silenciosamente caminaron hasta sus puestos. Severus observó que Harry se encontraba muy pensativo y no daba muestras de querer tocar la comida.

-¿Estas seguro de que se lo comerá?- le preguntó a Remus en un susurro.

-Es su pastel favorito ¡Tiene que comérselo!

Y Mientras Severus le avisaba a Madam Pomfrey que los Hufflepuff también estarían afectados Remus exclamó.

-¡Demonios!

-¿Qué ocurre Remus?- este señaló la mesa de Gryffindor – Creo que no contamos con el apetito del Señor Weasley.

******************

Estaban ya abordando los carruajes cuando Ron se quejó.

-¡Ouch mi estómago!

-¿Qué ocurre amor?

- ¡Duele!

-Au! El mío también… siento nauseas- comentó Seamus.

-¡Su atención por favor!- Gritó la profesora McGonnagal –Los elfos de las cocinas se acaban de dar cuenta de que un ingrediente que utilizaron en los pasteles estaba descompuesto. Aquellos que se sientan mal, por favor diríjanse a la enfermería.

-Yo también comienzo a asentirme mal- Comentó Hermione –Será mejor que vayamos a la enfermería Ron.- casi todos los Hufflepuff y dos tercios de los Gryffindors se dirigieron a la enfermería.

-¿Tu te sientes bien, Harry?- preguntó Ginny al acercarse a él.

-Sí, no comí pastel ¿Y Tú?.

-Tampoco, estoy a dieta.

-¿Entonces, me acompañarías a comprar un regalo de San Valentín?

*******************

-Hubiese jurado que se quedaría con Ron y Hermione.- dijo Remus, mirando a Harry subirse a un carruaje.

-Al parecer prefiere tomar una cerveza de mantequilla a hacer de enfermero a sus amigos- Severus suspiró –Con la suerte que tiene podría apostar que hoy sí atacarán.

-Será mejor que no los perdamos de vista.

*******************

-¿Por qué no chocolates?

-Es un regalo para Snape, no para el profesor Lupin. A Snape no le agradan los dulces… mejor vamos a la tienda de pociones, seguro que encuentro algo que le guste.

-Harry, aterriza. Él podría preparar cualquier cosa que vendan allí y la única cosa romántica que encontrarías allí sería algún filtro de amor.

-Severus y yo ya hemos tenido bastante de esa clase de pociones… Hey! ¿Y que tal esa tienda?

-¿La tienda de antigüedades?... es muy cara Harry.

-Yo traigo varios galeones, vamos.

*******************

-Podrían pasarse la mañana asaltando Honeydukes y la toda la tarde en las tres escobas tomando cerveza de mantequilla, pero no!... tenían que estar todo el tiempo caminando en plena calle, mirando todas las vitrinas del pueblo, sin entrar a ninguna tienda, a la vista de cualquier mortífago que desee atacarlos- la voz de Severus rezumaba ironía.

-Pues ahora decidieron entrar a una- le señaló Remus.

-¿Una tienda de antigüedades? ¿Qué diablos hacen dos adolescentes en una tienda de antigüedades?

-¿Comprar una antigüedad?

-No estoy de humor para respuestas idiotas, Remus.

*******************

-¡Mira esto Ginny!- exclamó Harry mostrándole una espada del aparador y procedió a leer la etiqueta –Espada usada en duelos mágicos de la Edad Media, contiene una fibra de corazón de Dragón por lo que puede canalizar la magia de su portador al igual que una varita… 200 galeones.

-Seria un bonito regalo de cumpleaños, pero es para San Valentín… se supone que regalas algo romántico y una espada de duelo no es muy romántico, a menos que la uses para retar al profesor Lupin en un duelo por el corazón del profesor Snape.- Ginny se rió de su propia broma y Harry sólo puso mala cara –Aunque te diré que me es difícil asociar a Snape con algo Romántico.

-Pues él es bastante romántico: le encanta la poesía y también sabe tocar en el piano canciones muy hermosas.

-¡Eso es!.. Podrías escribirle una poesía, Harry.

-No creo ser muy bueno en eso Ginny.

-Yo puedo ayudarte!- se ofrecio Ginny muy entusiastamente.

-He… no gracias, dudo que a él le agrade que comparen sus ojos con cucarachas en escabeche.

-¡Hey! ¡He mejorado bastante desde primer año!- se quejó Ginny.

-Si les interesa la poesía- les indicó el vendedor –hay algunos libros que le pueden interesar allá al fondo.

-Gracias, iremos a verlos.


Minutos después…

-No tiene caso, la biblioteca de los Snape es tan grande que no tengo como saber si ya tiene estos libros o no.

-¿Y que tal eso?- preguntó Ginny, señalando un estante que decía cajas musicales.

Media hora después Harry pagó 32 galeones al vendedor y salió de la tienda con un regalo de San Valentín.

*******************

-¿Cuánto más tardarán?

-¿De que te quejas, Sev? No querías que estuviesen en lugar bajo techo.

-Sí, pero me gustaría saber que tanto hacen allí.

-No me preguntes a mí, yo no estudié adivinación- en ese momento sus sentidos de licántropo detectaron algo a la distancia- Sev, escucho gritos… ¡Por allá! creo que comenzó la batalla.

-Iré a ver, tú ve por los chicos y regresen a Hogwarts por la Casa de los Gritos.

La tienda de antigüedades estaba casi al final de la calle principal de Hosmeade. Severus corrió hacia la dirección que Remus le indicará y muy pronto se topó con la prefecta de Ravenclaw. Los gritos ya eran oíbles para sus oídos.

-¡Profesor! ¡Profesor!- la chica se acercó histérica - ¡Mortífagos!

-¡Calma! ¿Sabes donde están y cuantos son?

-Habían cerca de 20 en Las Tres Escobas y vi a otros en Honeydukes… no alcancé a ver más, salí corriendo de la librería en cuanto pude.

-Dirígete al correo con todos los alumnos que logres encontrar, es un lugar seguro. Diles a los dueños que avisen al ministerio y al Director ¡Rápido!

-Sí- y la chica salió corriendo.

Severus se fue por calles laterales y llegó cerca de Honeydukes, desde allí vio que Zonko también estaba rodeado. Las Tres Escobas, Honeydukes y Zonko: los lugares que frecuentaba Potter.

“Bendita la hora en que decidió comprar antigüedades”

*******************

-¡Harry!- gritó Remus al verlo salir de la tienda- ¡Estamos bajo ataque!

-¡¿Qué?!- gritó Ginny

-Debemos regresar a Hogwarts- dijo Remus en cuanto alcanzó a los jóvenes. Los gritos se escuchaban más cerca- Mortífagos han aparecido calle abajo.

-¿Y Severus?- preguntó Harry.

-Él sabe cuidarse…- dijo Remus para convencer a Harry como así mismo- Vamos, hay que avisar a la Orden.

Le avisaron al dueño de la tienda que se refugiara y salieron de allí, en dirección a la Casa de los Gritos.

*******************

Severus sintió pasos detrás de él y con rápidos reflejos le apuntó con la varita.

-Tranquilo Snape… estamos del mismo lado- Era Kingsley Shacklebolt -O al menos eso espero.

-Donde están los demás- Albus había procurado que al menos 5 miembros de la Orden estuviesen en cada salida a Hosmeade.

-Elphias Doge y Emmeline Vance están vigilando las Tres Escobas, Mundungus estaba en La Cabeza de Cerdo, supongo que pronto aparecerá y al parecer Tonks quedó atrapada en Zonko… ¿Remus no estaba contigo?

-Está protegiendo a Potter.

-Potter está aquí! Pensé que no lo dejarían venir.

-El plan no resultó. Tranquilo, Remus lo sacará de aquí.

En eso Voldemort apareció en medio de la calle. Los gritos de asombro y miedo no se hicieron esperar y Severus vio algunas alumnas desmayarse. El Lord se hechizó con un sonorus y habló.

-¡POTTER! SE QUE ESTAS EN ALGÚN LADO, SAL O SERÁN TUS COMPAÑEROS DE HOGWARTS LOS QUE SUFRAN LAS CONSECUENCIAS! ¡SÉ UN VERDADERO GRYFFINDOR Y NO TE ESCONDAS!

*******************

Remus y los dos Gryffindor llegaron a salvo ala Casa de los Gritos. Remus se tranquilizó mientras veía bajar por la trampilla a Ginny, sabiendo que pronto estarían a salvo en Hogwarts, Harry se disponía a bajar cuando Remus grito de dolor.

-¡Crucio!- se escuchó una voz.

Remus sentía que se moría de dolor. Los huesos le ardieron, la cabeza se le partía, los ojos le daban vueltas como locos y sentía al lobo aullar de dolor. La muerte más violenta era preferible al dolor que sentía en ese momento.

-¡Remus!- Gritó Harry y sus ojos buscaron en la oscuridad al atacante: Peter Pettigrew. Alzó su varita y se dispuso a atacar, pero al mismo tiempo otra voz se escuchó. Una voz femenina.

-¡Expeliarmus!- La varita de Harry cayó en manos de Bellatrix Lestrange.

-No te lo dije Bella- Dijo Peter, dejando de apuntar a un adolorido lobo- Si no estaban en Honeydukes intentarían escapar por aquí.

-Mi Señor tenía razón, a veces sirves para algo Peter- el aludido sonrió- Sabes Harry, nuestro Señor tiene muchas ganas de verte…. Y yo tengo muchas ganas de jugar contigo. ¡Crucio!


Continuará... el sábado si leyeron bien, el sábado.... es que será un regalo de cumpleaños para una amiga.

Comienza la cuenta regresiva:

Sábado 4 de Junio.... Capítulo 23

Miercoles 8 de Junio.... Capítulo 24

Domingo 12 de Junio.... Capítulo 25

Miercoles 15 de Junio.... Capítulo 26 y Final

Domingo 19 de Junio.... Epílogo.



Proximamente... Pacto de Hermanos

^^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^^
¡Crucio! por Paula Moonlight
Gracias a k Kinomoto, Azalea, Ali, Mcristina, Laura Owl, Miss Andreina Snape, Kim, Draconiss Snape Potter, Snape White, Amparito Snape, Anita Piña, Eldariel, Netsu, Alexandria, Lady Chibineko, Carly McKinnon y Alejandra por sus reviews.

Este capitulo está dedicado a Clau de Snape: la primera que leyó esta historia (aunque no ha leido el final) la primera que me dijo que estaba muy buena y la primera que me dijo ¿Cuando piensas publicarla?... ¡Publica!

¡¡¡MUY FELIZ CUMPLEAÑOS CLAUDY!!!




Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 22: La batalla continúa, Dumbledore aparece y se enfrenta a su enemigo mientras una gatita va al rescate de Harry.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): ¿Severus Snape/ Harry Potter? - ¿Severus Snape/ Remus Lupin? - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 23: ¡Crucio!


Severus se había movido hacia los alumnos de Slytherin (1) y Ravenclaw de tercero que estaban en cerca de Honeydukes para protegerlos, esperando que el Lord más tarde aceptara su excusa que como profesor de Hogwarts era su deber proteger a los alumnos y que si le hubiese avisado habría traído su mascara para ayudar.

Y allí estaba sirviendo de escudo humano a siete alumnos, esperando que Remus trajera pronto refuerzos…

Y entonces escucho un *Pop* y se desilusionó al ver que sólo era colagusano quien susurraba algo en el oído al Lord. Con sólo ver la sonrisa que este traía supo que algo andaba mal.

Sus malos pensamientos se vieron aliviados, cuando escucho otra serie de *Pop* uno de los cuales era Albus Dumbledore. El resto de la Orden había llegado.

*******************

Ginny desde el pasaje secreto escuchó horrorizada los gritos producto del Crusiatus… aún nadie había venido por ella... eso significaba, que ella comparada con Harry les importaba un comino (2) o que había tenido tanta suerte que ellos llegaron después de que bajara por la trampilla y no la vieron.

Cualquiera de las dos alternativas ella tenía muy claro que hacer. Corrió por ayuda.

*******************

-¡Crucio!- cada vez que Bellatrix nombraba esa palabra su sonrisa se extendía más. Para esa mujer el torturar alguien era aún más placentero que el sexo.

Remus atado en un rincón con cuerdas mágicas, amordazado y sin su varita, se veía obligado a ser testigo de tan cruel diversión.

Bella se dedicaba a lanzarles crusiatus y luego a insultarlo y burlarse por haberse atrevido a enfrentarse a su señor.


“¡Qué alguien llegue! ¡Merlin! ¡Por piedad que alguien llegue!.... si sólo pudiera desatarme”


El cuerpo de Harry, a quien él tanto quería y a quien él y Severus habían hecho sufrir con sus mentiras, se convulsionaba de dolor en el suelo.


“¡Ya no más, Dios!... déjame sordo y ciego… o envía a alguien… no quiero ver esto más”


-¡Crucio!- Los gritos de Harry y la risa de Bella perforaban sus oídos.


“No soporto escucharlo más”


Remus en su congoja, Bellatrix en su diversión y Harry en su dolor. Ninguno se dio cuenta de la pequeña Luz roja que alumbraba el pecho de Harry.

*******************

En cuanto Dumbledore llegó Elphias Doge y Emmeline Vance comenzaron a atacar desde las Tres Escobas ayudados por Rosmerta y otros clientes que se encontraban atrapados.

Mundungus apareció junto con Hestia Jones, Ojoloco Moody y Dedalus Diggle minutos más tarde. Los dos primeros, uniéndose a Kingsley, fueron en rescate de Honeydukes, y Dedalus y Moody fueron hacia Sonko intentando ayudar a Tonks.

La batalla había comenzado.

*******************

Ginny no sabía como había logrado llegar a la gárgola, ni siquiera recordaba haberse tropezado con algún alumno. Pero allí estaba y desesperada por encontrar al director gritaba sin cesar todos los dulces que venían a su cabeza.

-Diablillos de Pimienta!… Ranas de Chocolate!... Nata de Cornualles!… Plumas de Azúcar!… Cerveza de Mantequilla!… Turrón!… Caramelos de limón!… Meigas Fritas!… Helado Levitador!… Chicle Droobles!... Ratones de Helado!… Caramelos Explosivos!… Chupetas de Sangre!... Cucurucho de Cucarachas!… Babosas de gelatina!… Píldoras ácidas!

-¡Señorita Weasley!- Era la profesora McGonagall.

-¡Profesora están atacando a Hogsmeade Harry…!

-Ya lo sabemos… el profesor Dumbledore se acaba de ir con la Ord…

-¡HARRY ESTÁ SIENDO ATACADO!

-¿¡Que?!

-El profesor Lupin nos llevó a la Casa de los Gritos para escapar, pero mortífagos los atacaron cuando estaban por entrar al túnel.

-¿El Profesor Lupin también fue atacado?

-Sí.- Ginny estaba llorando.

-Déle aviso de esto al profesor Flitwick- Minerva corrió hacia el Árbol Boxeador, rogando porque no fuera demasiado tarde.

*******************

“Maldita sea la hora en que llegó el vejete chiflado… ¿Cómo le hace para enterarse de todos mis ataques?... algún día descubriré al traidor”

-¡Avada Kedavra!- Dumbledore esquivó el hechizó pero este le dio a uno de los habitantes de Hogsmeade que intentaba huir de los mortífagos “…al menos no fue un desperdicio total”

Por varios minutos, dos de los más poderosos magos, siguieron intercambiando hechizos.

“Potter atrapado en la Casa de los Gritos y yo aquí perdiendo el tiempo con este… ¡Mierda!”

Un Potente hechizó de Dumbledore viajó directo a Voldemort, quien se vio forzado conjurar en el aire un brillante escudo de plata para desviarlo.

-¡Avada Kedavra!- conjuró otra vez. “con la suerte del mocoso, seguro se escapa mientras peleo con el viejo…”

-¡Avada Kedavra!- Dumbledore se hizó a un lado una vez más “maldita sea mi suerte… este nunca se muere… ¿Habré quebrado algún espejo?”

-¡Stupefy!- gritó Albus. El lord tomó a Pettigrew, que casualmente pasaba por allí, y lo utilizó como escudo humano.

-¡Avada Kedavra!- otrá vez Dumbledore esquivó el ataque rodando por el suelo y está vez el hechizo le dio a un Auror del Ministerio que recién estaban apareciendo en la Batalla. “¡Por las barbas de Merlín! ¡Si tiene más de 100 años! ¿Cómo puede moverse tan rápido?”- ¡Crucio!- Gritó esta vez, decidiendo probar suerte con otro hechizó… “¡SIII LE DÍ!!!”

*******************

Mientras Minerva corría hacia el Sauce Boxeador tenía mucho tiempo para pensar. Quizás ella debió haber avisado a Flitwick y pedirle que la acompañara… Ginny no le había dicho cuantos mortífagos eran. No, eso sólo sería perder tiempo y cada minuto que pasará podía ser vital para Harry. Divisó a lo lejos la cabaña de Hagrid, pero descartó de inmediato la idea… el túnel era pequeño incluso para un alumno de primero.

Al fin llegó al pie del árbol, convirtiéndose en el gato atigrado de su forma animago esquivó los golpes de las ramas y alcanzó el nudo, metiéndose rápidamente al túnel, corrió en sus cuatro patas.

“Aguanta Harry… Remus… ahí voy”

*******************

Albus gritaba de dolor en el piso.

“Sufre maldito viejo…. Sufre… Ojalá hubieses muerto en la pelea contra Grindelwald… me hubiese ahorrado muchos disgustos”

-¡Petrificus totalus!- grito una voz femenina.

Voldemort por muy poco logró esquivar el ataque (liberando así a Dumbledore del hechizo) y contraatacó

-¡Impedimenta! –Y Tonks quedó fuera de combate. “Maldita bruja multicolor… ¡Quien te mandó a meterte! -¡Crució!- “…Auror tenía que ser… ¿Para que diablos usa el pelo azul?… ¿Para ser un blanco más fácil en batalla?… niña estúpida”

Voldemort observó como Dumbledore se levantaba y como dos Aurores se acercaban con rapidez.

“¡ME QUIERO IR DE AQUÍ!... Me espera mi linda Bella y una sesión de tortura a Potter… ¿Donde se mete Lucius cuando lo necesito?!” Miro hacia su alrededor “… ah… está peleando con el negro” (3)

“¿Qué hago? ¿Despierto a colagusano para que me eche una mano?... No, ese idiota no sirve para nada… ¡Ha! ¡Ya sé!”

-¡Tarantallegra!-gritó y Dumbledore comenzó a bailar. Aprovechando la distracción Voldemort se apareció frente a la Casa de los Gritos.

“Infantil, pero funcionó”

-Bien Potter… es hora de mi venganza.

*******************

Severus pronunció el contrahechizo del Tarantallegra Y le hizo señas para que se acercara al escondite donde él y siete alumnos se encontraban.

-Voldemot se fue una vez que te hechizó… eso es extraño- le dijo Snape a Dumbledore. La pelea aún era pareja y Voldemot sólo huiría en una inminente derrota.

-Lo sé y sólo hay un motivo por el cual el se iría. Dime Severus ¿Dónde esta Harry?

-¿Cómo que donde está Potter?... ¡Se supone que él y Lupin te avisaron del ataque!

-Ninguno de los dos llegó al castillo, los dueños del correo me avisaron por chimenea del ataque.


Snape recordó la sonrisa de colagusano cuando le susurró algo a su amo.


-Tienen a Harry.

*******************

Minerva se trasformó al final del túnel y espió por la trampilla. Parece que era su día de suerte, porque solamente Bellatrix se encontraba custodiando a Harry, o mejor dicho torturándolo.

Con uno de sus zapatos dejó la trampilla levemente abierta, y trasformada nuevamente en gato silenciosamente la cruzó. Escondiéndose en las sombras, se ubicó detrás de la mortífaga. Apenas alcanzó a volverse humana cuando atacó.

-¡Desmaius!- Y Bellatrix cayó al piso. Se cercó a Harry y vio que estaba inconsciente “Pobre muchacho” y en eso estaba, cuando sintió unos gemidos hacia su izquierda.

-¡Remus!- Remus estaba amordazado y atado con cuerdas mágicas- Finite Incantatem- Remus se paro y se sacudió- ¿Te encuentras bien?

-Sí... – Le contesto mientras recogía su varita.

-Aunque no por mucho tiempo- La fría voz de Voldemort llegó a sus oídos.

*******************

-Lupin iba a ir a la Casa de los Gritos, debieron emboscarlos allá...vamos- dijo Snape empezando a correr, pero Albus le sujetó del brazo.

-No, yo iré... puedes justificar no participar en la batalla, pero no podrás justificar enfrentarte a tu señor.

Severus tradujo sus palabras como: aún te necesito como espía.

-...además los niños te necesitan aquí.- Señalando a los Slytherin y Revenclaw que se encontraban a sus espaldas.

-Pero...

-No permitiré que le haga daño.- Y Dumbledore desapareció con un *Plop*

*******************

Lord Voldemort se encontraba justo en frente de ellos. Alto, delgado y cubierto con una capa negra, su cara de serpiente blanca y afilada, sus ojos rojos los miraban fijamente mientras le apuntaba con su varita.

-¡Impedimenta!- exclamó Remus -¡Saca a Harry de aquí Mine!

Minerva que Protegía a Harry con su cuerpo intentó arrastrar a Harry hasta la trampilla sin magia, para dejar libre su varita y poder protegerse.

-¡Eso sí que no!- grito Voldemort- ¡Crucio!- apuntó a Minerva

-¡Protego!.... Aaaaah!!- el dolor cruzó su cuerpo pero en menor intensidad que si no hubiese convocado el escudo.

-¡Expelliarmus!- El hechizo de Remus no dio en su blanco, pero sirvió para que el Lord detuviera el ataque a Minerva.

-¡Expelliarmus! ¡Expelliarmus!- Voldemort apuntó a ambos profesores y sus varitas salieron volando – Así que deseaban desarmarme... les enseñaré a no enfrentarse a Lord Voldemort.

Escuchar ese nombre de los labios de su propio dueño, era algo escalofriante. Pero Minerva reunió todo su valor y superando el temor se decidió a atacar.

“Potter es mi alumno... es mi responsabilidad... no dejaré que ese monstruo le haga daño... no tengo mi varita...¡Pero aún tengo garras y dientes!

Rápidamente tomo su forma animago y el gato atigrado se tiró al rostro de su enemigo.

-¡Aaaaaaaaaaaaaaaaa...!

*******************

Dumbledore se apareció dentro de la casa de los Gritos. Lo que vio nunca lo habría imaginado.

Minerva, en su forma gatuna, enterraba sus garras en la cara de Lord Voldemot, haciéndolo sangrar y proferir una serie de gritos e insultos, que apenas se escuchaban, pues estaba aferrada con tanta fuerza que no le permitía pronunciar hechizo alguno. El Lord con sus manos le jalaba la cabeza y la cola, pero ninguno de sus esfuerzos lograba sacar a la gata de allí.

Si alguien alguna vez dudase de que Minerva McGonagall fuera una verdadera Gryffindor, Albus sólo tendría que mostrarle ese recuerdo para que toda duda se disipara.

Más allá Albus captó el cuerpo inconciente de Harry, detrás del Lord el de Bellatrix y a Remus recogiendo su varita al otro lado de la habitación.

-¡Desmaius!- Dumbledore apuntó a Voldemort. Minerva saltó al suelo esquivando el hechizo. Tom no tuvo tanta suerte, pero aún así el hechizó no lo desmayó. Voldemort alzó la vista y viendo que su mayor enemigo lo había seguido, lo encaró.

-¡Tus hechizos ya no son tan fuertes como antes, Dumbledore!- En eso sintió como Remus y Minerva le apuntaban también con sus varitas. Estaba rodeado – Tres contra uno... ¿Consideras eso justo, Dumbledore?

-Tú no eres quien para hablar de justicia, Tom.

El Lord había estado retrocediendo poco a poco y ahora topaba el cuerpo desmayado de Bellatrix. Sabiendo que la situación no estaba de su parte, en un rápido movimiento se agacho junto a Bellatrix y desapareció en un remolino de colores

-¡Un traslador! Maldito cobarde... – dijo Remus.

-Lo importante es que los tres se encuentren bien.- dijo Albus -¿Como se encuentra él?- Le preguntó a Minerva, mirando a Harry. Esta a su vez miró a Remus.

-Estuvo recibiendo crusiatus desde que lo capturaron hasta que Minerva llegó.

“Desde que Ginny corrió a avisar hasta que llegue...demasiado tiempo” pensó Minerva. El rostro de los Longbotton llegó a su mente y una lágrima escapó de sus ojos.

-¿Remus, estas herido? ¿Aún puedes luchar?- preguntó Albus.

-Me encuentro bien y dispuesto a pelear.

-Entonces vamos, aún quedan mortífagos en Hogsmeade. Minerva lleva a Harry a la enfermería.

-Sí... - Respondió en un susurro y ambos hombres desaparecieron.

*******************

Cuando Snape vio aparecer a Albus junto a Remus preguntó.

-¿Y Potter?

-Vivo- respondió Remus y comenzó a atacar a los mortífagos restantes “... pero no sé en que condiciones”


Continuará... el miercoles.


(1) Seamos realistas… No todos pueden ser hijos de mortífagos. Y aunque lo fueran siguen siendo niños.

(2) Importa un comino... por si no conocen la expresión...el comino es una semilla que se usa como condimento y es tan ...tan pequeñita, que a nadie le importa si se pierde una.

(3) el negro: Kingsley Shacklebolt


Algunos alegarán… ¡¿Por qué no fue Severus al rescate de Harry?!... el príncipe azul salvando a la doncella en peligro … pues porque me parece demasiado T.I.P.I.C.O. Además, que la excusa de Sev para no aceptar a Harry es que pondría en peligro su secreto de ser espía y rescatándolo, el Lord lo hubiese averiguado… pero sobretodo lo hice porque me agradaba la idea de Minerva rasguñando a Voldy. ^_^ jejejeje.


Comienza la cuenta regresiva:

Miercoles 8 de Junio.... Capítulo 24

Domingo 12 de Junio.... Capítulo 25

Miercoles 15 de Junio.... Capítulo 26 y Final

Sábado 18 de Junio.... Epílogo. (Fecha cambiada a petición de Alejandra)



Próximamente... Pacto de Hermanos

^^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^^
No pierdas las esperanzas por Paula Moonlight
Gracias a Laura Owl, Lady Chibineko, Miss Andreina Snape, Ali, Draconiss Snape Potter, Kim, Calipso, Carly McKinnon, Amparito Snape, Alejandra, k Kinomoto, Anita Piña, Snape White, Azalea, y Cerdo Volador por sus reviews.



Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 24: tras la batalla todos esperan saber como se encuentra Harry... especialmente el profesor Snape

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): ¿Severus Snape/ Harry Potter? - ¿Severus Snape/ Remus Lupin? - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 24: No pierdas las esperanzas


Severus miraba a Harry dormir placidamente… pero sabía que esa placidez no era natural, sino producto de la poción de dormir sin sueños que le administrara Pomfrey. Ya le habían contado todo: la emboscada que les tendió Bellatrix con la ayuda de Peter, la valerosa actuación de Minerva y la tortura a la que fue sometido su precioso Harry. Más de 15 Minutos. Remus le había contado que no había sido todo el tiempo… que Bellatrix gran parte de tiempo se había dedicado a insultarlo… pero en el fondo sabía que Lestrange no perdía mucho tiempo en conversación… lo que más disfrutaba era oír los gritos desgarradores.

Él no se hacía ilusiones.

Harry estaba muy dañado y tenía muchas probabilidades de quedar loco. Tanto tiempo bajo el crusiatus debió afectar en alguna forma sus conexiones neurales y nerviosas.

La pregunta era… ¿Qué tan dañado estaba?... podría ir desde daños físicos como insensibilidad al dolor, tics o alguna parálisis; hasta mentales como una pequeña amnesia… o una completa demencia.

Poppy le había dado pociones capaces de restaurar sus nervios y reparar casi totalmente cualquier daño físico y lo había dormido por un par de días para que las pociones surtieran su efecto… pero los minutos eran esenciales a la hora de reparar estos daños y Voldemort los había retrasado demasiado.

¿Acaso ya no volvería a ver la sonrisa de Potter?

¿O su desafiante mirada?

¿Potter no volvería a coquetearle… o a llorar por verlo junto a Remus?

¿Había perdido definitivamente a su ángel?

¿Alguna vez había sido suyo?


-Lo amas…- La voz de Remus, lo había sacado de sus funestos pensamientos. No se había dado cuenta de su llegada.- Realmente lo amas… y él lo sabe. Por eso querías que te ayudará a desilusionarlo, porque un simple no de tu parte él no lo creería.

-Realmente espero que lo supiera… porque no tendré ocasión para decírselo.

-No pierdas las esperanzas, Sev. Él es el niño-que-vivió: el que cuando desobedece órdenes termina siendo felicitado y él que cuando está al borde de la muerte resurge como un Fénix.

-Dios te escuche, Remus… Dios te escuche.

*******************

La luz le molestaba en los ojos… extraño él siempre dejaba las cortinas de su cama corridas… “maldito sol”. Somnoliento se dio vuelta para seguir durmiendo.

Madam Pomfrey se dio cuenta del movimiento en la cama. Esperanzada y asustada, decidió hablar.

-Señor Potter, Señor Potter… ¿Esta usted despierto?

“¿De quien era esa voz… se le hacia conocida?”

-Señor Potter…

“Era una voz femenina… ¿En el dormitorio de varones?... ¿Hermione?”

-Cinco minutos más Mione- dijo con voz soñolienta.

El corazón de Poppy dio un vuelco. Decidiendo que era mejor darle esos cinco minutos, pidió a un elfo un desayuno nutritivo y fue a buscar al Director.

*******************

Albus y la enfermera eran los únicos en la habitación. No avisarían a los demás hasta no saber si las esperanzas eran ciertas o no.

-¿Harry?... ¿Harry me escuchas?... abre los ojos- decía Albus.

-Mmm.

“¿Por qué nadie me deja dormir? ¿Acaso tengo que ir a clases?”

-Despierta Harry.

“Olor a comida… ¿Desayuno?... tengo hambre”

Abrió los ojos y vio todo borroso. Intentó alcanzar sus gafas (lentes/anteojos) en la mesita.

-Tus gafas se perdieron Harry- Era Dumbledore, al fin había reconocido su voz – Dime Harry ¿Sabes donde te encuentras?

-Difícil saberlo cuando no logras ver nada.

-¿Sabes quien soy? ¿Sabes mi nombre?

-Albus Dumbledore, Director de Hogwarts… ¿Puedo saber porque hace preguntas tan estúpidas?- El director soltó una leve carcajada.

-Parece que amanecimos de mal humor.

-Permítame Director- dijo Pomfrey y se acercó a Harry.

-Dígame Señor Potter ¿Le duele algo? ¿Puede mover sus extremidades?

-No siento dolor- Harry comenzó a mover brazos y piernas – Pero siento el cuerpo entumecido como si hubiese dormido durante semanas.

“No hay parálisis y tampoco observo algún tic” pensó Poppy. Decidió peñiscarlo en el brazo.

-Hay! ¡Que diablos hace!

“Tampoco hay insensibilidad al dolor y no parece tener graves daños mentales”

-Sólo has estado dormido tres días- respondió Poppy antes de seguir su análisis - ¿Recuerdas tu niñez?

“Seguimos con las preguntas extrañas”

-¿Cuál niñez? ¿La que tuve antes de que mis padres murieran o la que tuve con mis horribles tíos?

-¿Qué es lo último que recuerda, señor Potter?

“Lo último que recordaba”

“Remus llevándolo a la Casa de los Gritos por… ¡Un Ataque a Hogsmeade! ¡Bellatrix y colagusano!”

-¡Remus! ¿Dónde está Remus? ¿Él esta bien?

-Remus está bien… ¿Recuerdas el ataque?- preguntó Albus. Harry afirmó con la cabeza.

-Bellatrix y colagusano nos sorprendieron en la Casa de los Gritos y… los crusiatus… ¿Es por eso que me están interrogando?- Albus afirmó con la cabeza y miró a la enfermera.

-¿Poppy?

-Está sano… no tengo idea como es posible, pero está sano- Y de pronto, la estricta enfermera abrazó a Harry hasta casi asfixiarlo y se puso a llorar.

*******************

-¡Sev! ¡SEV!- Remus había entrado en el despacho de Severus precipitadamente.

-¡Aquí estoy!- dijo saliendo de su almacén privado de pociones- ¿Qué Ocurre? ¿Es Potter?

-Despertó- Severus se preparó para lo peor- Poppy me lo acaba de decir… ¡Esta bien!

-¿Que exactamente significa bien?

-Esta sano… mentalmente y físicamente… Poppy aún no sabe porque, pero esta Bien!.. ¡Es un Milagro, Sev! ¡Un Milagro!

*******************

Las visitas habían concurrido una tras otras. A pesar de que Madam Pomfrey lo encontrase bien de salud había decidido que se quedará todo el miércoles en la enfermería, por si acaso, Sólo lo liberaría el Jueves en la mañana para ir a clases. En esos momentos se encontraba almorzando junto con Ron y Hermione.

-Si hubiésemos ido a Hogsmeade contigo a Bellatrix le hubiese sido más difícil atraparte… al menos se hubiese enfrentado a 4 varitas en vez de una.- Ron se quejaba nuvamente de no haber podido ir a Hogsmeade.

-No sólo estaba Bellatrix, colagusano estaba con ella y según me contaron, poco después llegó Voldemort, no hubiesen podido hacer mucho más de lo que hizo Ginny y quizás ahora estarían más lastimados que yo.

-Harry tiene razón Ron. Y tú- dijo Hermione apuntándole a Harry –No tomes en broma tu salud. La verdad es que pudiste haber quedado con graves secuelas… Madam Pomfrey aún no sabe por qué estas tan bien.

-Yo tampoco…- Harry se quedó pensativo.

-Y compañero… ¿Muy aburrido el día?- preguntó Ron.

-No demasiado… me han venido a ver todos nuestros compañeros, e incluso tu mamá y varios profesores… menos quien me interesa que venga.

-No estés tan seguro Harry- El aludido miró a Hermione directamente a los ojos- … en una de nuestras rondas nocturnas, lo vi salir de acá. Y no creo que fuese la única vez que vino.

Harry suspiró y se llevó las manos a la cabeza.

-Ya no aguanto más la duda… ¡Pero es imposible darle Veritaserum a Snape!... pareciera que se mantiene más alerta que Ojoloco.

-Bien, entonces hay que cambiar de objetivo.- dijo Hermione.

-¿Qué quieres decir?

-Que el profesor Snape no es el único que puede decirnos si está de novio con Remus o no.

*******************

Había esperado a que llegara la noche para ir a verlo. Dormía pacíficamente, la respiración pausada, las largas pestañas ocultando los hermosos ojos verdes y el cabello revuelto contrastando con las sábanas.

Acercó una mano y apartó un mechón de cabello de su rostro.

“Tan hermoso, hermoso como un angel… pensar que pude haberte perdido”

Pero estaba bien. Milagrosamente estaba bien, y Severus casi deseaba que abriera los ojos para comprobarlo por si mismo.


…cuando está al borde de la muerte resurge como un Fénix.


Cuanta razón había tenido Remus.

Harry era un fénix.

Un fénix que surgía de su mente y su corazón cada vez que intentaba olvidarlo y apartarlo de él. En la batalla cuando supo que el Lord había ido tras él, en lo único que pensó fue en salvarlo sin importarle las consecuencias.

Pero Dumbledor lo detuvo en ese momento y le recordó su deber. Y aún ahora, después de toda la angustia que sufrió pensando en las consecuencias que tendría Harry por haber permitido que fuera a Hogsmeade, después de descubrir hasta que punto le dolía perder a Harry, después de saber con certeza cuanto lo amaba… aún así, sabía que ese amor no era posible y que su deber estaba ante todo.

Lo hacía por el bien de Harry.

En la batalla pasada, si su plan hubiese funcionado, Harry no habría sido capturado ni torturado. Y sólo podría evitar otra situación como aquella si seguía siendo espía para la Orden.

Era por el bien de Harry

-Si te alejo de mí, si te hago daño al hacerte creer que amo a Remus, es sólo para protegerte- susurró Severus a su ángel durmiente.

*******************

Harry despertó al sentir una voz que le hablaba. Abrió los ojos y a pesar de que estaba oscuro, pudo distinguir la silueta de su profesor de pociones.

-¿Profesor, Qué hace aquí?- preguntó con voz somnolienta.

-Vine a ver como el fénix resurgía de sus cenizas.

-¿Ah?

-Quería comprobar por mí mismo que estabas bien… en estos momentos deberías estar sólo un poco mejor que los padres de Longbottom.

-No bromee con eso… y me encuentro muy bien, aunque con algo de hambre.

*Plop*

Sin que nadie lo llamara Dobby apareció a un lado de la cama.

-Señor Harry Potter, señor… Dobby limpiaba el pasillo y Dobby escuchó que Harry Potter tenía hambre!… ¿Dobby Puede traerle algo? ¡Dobby quiere hacer algo por Harry Potter!

Ante tal entusiasta ofrecimiento, Harry decidió pedir algo de leche. Tomó el primer sorbo, y casi tiró la taza al estar demasiado caliente.

-¡Haaay! Me queme la lengua.

Y en eso Severus notó un resplandor rojo a través del pijama.

-¿Qué es eso Potter?- señalando el pecho.

-No sé- contestó Harry. Y metiendo la mano en su pijama sacó el colgante que Severus le había regalado. El rubí en forma de corazón brilló intensamente durante unos segundos y luego se apagó.

Severus tomo el colgante en sus manos y inspeccionó el corazón rodeado por una serpiente de más cerca.

-¿Llevabas esto puesto durante el ataque?

-Sí- dijo Harry.

-Creo que he resuelto el enigma.

-¿Ha que se refiere profesor?

-¿Aún te duele la lengua?

-No, ya no- Severus tomo la mano de Harry y apuntando con la varita al dedo índice susurró.

-Diffindo- El dedo de Harry se cortó levemente, de inmediato el rubí comenzó a brillar otra vez y ambos vieron como la herida se cerraba rápidamente.- Parece que el collar tiene un hechizo curativo. Mientras recibías los crusiatus el collar estuvo curando los daños producidos… por eso es que no tuviste ninguna secuela… el collar te curo a tiempo.

-Así que es gracias a este collar que estoy bien… eso significa que debo agradecerte por salvar mi vida.- Dijo Harry apretando la mano con que Severus lo había tomado y mirándolo los profundos ojos negros. Antes de que el profesor pudiera reaccionar, Harry alzó su cabeza y juntando sus labios con los de Severus le dio un pequeño beso.


Continuará...


Ya falta poco...no se pierdan los últimos capitulos...

Domingo 12 de Junio.... Capítulo 25

Miercoles 15 de Junio.... Capítulo 26 y Final

Viernes 17 de Junio... 1 º capitulo de Pacto de Hermanos

Sábado 18 de Junio.... Epílogo.



^^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^^
¿Me amas o no? por Paula Moonlight
Gracias a As Black, Kary, Ali, k Kinomoto, Azalea,Netsu, Miss Andreina Snape, Draconiss Snape Potter, Carly McKinnon, Safrie, Snape White, lady Chibineko, Calipso, Anita Piña y Amparito Snape por sus reviews.



Pociones y Sentimientos



Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap 25: Harry y Hermione intentan de nuevo con el plan del Veritaserum y Harry decide enfrentarse de una vez por todas con Severus.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): ¿Severus Snape/ Harry Potter? - ¿Severus Snape/ Remus Lupin? - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Capitulo 25: ¿Me amas o no?



Era Jueves en la noche y aún el calor de los labios de su profesor de pociones perduraba en los suyos. Snape apenas había reaccionado a su beso y con un Que duerma bien, señor Potter se había marchado de la enfermería sin ninguna palabra. Esa era la gota que había colmado el vaso. Estaba decidido a conocer los verdaderos sentimientos de su profesor: o estaba tan enamorado de Remus que un beso suyo no le significaba nada; o sí sentía algo por él y era la razón por la que había ido a la enfermería para nada más que verlo dormir y evaluar con sus propios ojos como estaba.

Por eso antes del toque de queda Harry caminaba decidido hacia el despacho de Remus Lupin, detrás de él, bajo la capa invisible, lo seguía Hermione con el veritaserum (a Ron lo habían dejado en la sala común por ser muy ruidoso). Harry le pediría a Remus perdón por haberse enojado con él y tratarlo todos estos meses tan distante (cosa que realmente quería hacer) y Hermione, con la ayuda de la capa de su padre aprovecharía para poner el veritaserum en cualquier cosa líquida que se presentará en la mesa.

Llegaron al despacho y Harry susurró.

-¿Lista?

-Más que nunca- susurro una voz a su izquierda- me eche un hechizo anti-olor para que Remus no me huela.

-Bien pensado- Y tocó a la puerta. Al abrirse el licántropo le otorgó una breve sonrisa.

-Hola Harry. No esperaba que fueses tú.

-¿Puedo hablar un momento contigo, Remus?

-Claro!… pasa- abriéndose la puerta Harry y Hermione entraron.


Remus le pidió que tomara asiento y convocó unas tazas de té. Harry nunca había estado tan feliz de que le ofrecieran té antes.

-¿De que quieres hablar?

-Bien, quería pedirte perdón por haber estado enojado contigo todo este tiempo. Se que no es tu culpa que Snape no me quiera. Y a pesar de eso, tú me protegiste de Bellatrix y Voldemort.

Una mano femenina apareció de repente en el aire, sin que ningún cuerpo que la sostuviera. En sus dedos un gotero con un líquido incoloro se acercaba a la taza de té del profesor Lupin. La mano despareció en un segundo antes de lograr su cometido, cuando Remus acercó sus manos a la taza y tomó un sorbo de ella.

-Minerva es quién se merece más el crédito.

-Pero yo no estaba enfadado con ella, en cambió sí lo estaba contigo y aún así los enfrentaste- La mano había vuelto a parecer en el aire –Yo… yo vine a darte las gracias y a pedirte perdón- La mano logró poner tres gotas de veritaserum en la humeante taza de té.

-Aceptó tu agradecimiento, pero no hay nada de que pedir perdón… simplemente, hay veces en que los sentimientos nos hacen hacer cosas que nunca pensaríamos hacer.

Remus alzó la taza de té y se la llevó a la boca, su cuerpo en unos segundos se puso flojo y la taza casi cayó al suelo. La dorada mirada se encontraba perdida.

-¿Funcionó?- preguntó Harry a la nada. Hermione se quitó la capa.

-Espero que sí, porque ya nos hemos metido en varios problemas para que funcionara…

-No te quejes que fue tú idea.

-Eres una muy mala influencia Harry Potter.

*******************

Luna extrañaba los antiguos tiempos… cuando le escondían sus libros y pergaminos por ser extraña y media loca, no por ser la causante de una gran perdida de puntos a su casa.

No sólo se trataba de los puntos que le quitó el director esa misma noche del *accidente*, si no de los que en esos dos meses y medio el profesor Snape le había quitado clase tras clase, por culpa de explosiones que estaba segura no las causaba ella y otras miles de excusas tontas que el profesor le daba para desquitarse de ella como:

Cinco puntos por mirarme fijamente en vez de hacer su poción, Lovegood

Dos puntos menos por atreverse a llevar esos ridículos rábanos como aros

¡Diez puntos menos por soplarle a un compañero!
… cuando lo único que había hecho era pedir a toda voz una pluma prestada en un examen sorpresa que hubo… por supuesto cuando reclamó… ¡Veinte puntos por discutirle a un profesor!

“¡Yo no tengo la culpa de que a él le guste meter las narices donde no le importa!”

Pero ella no tenía ningún giratiempo que le ayudara a arreglar sus problemas y ahora no tenía más remedio que enfrentarse a sus compañeros. Los prefectos de Revenclaw, los premios anuales y todos los alumnos de sexto y séptimo de su casa se encontraban de pie rodeando la silla, en medio de la sala común, en la que la tenían sentada. Faltaba sólo que la amarrasen con cadenas y un par de dementores para que pareciera un juicio del ministerio.

-Espero que estés conciente de los que has hecho Lovegood- habló un premio anual.- ¡Vamos últimos en puntaje! ¡Hufflepuff nos gana por 200 puntos! ¡200¡ ¡A nosotros que somos Ravenclaw!... nunca habíamos estado tan lejos de perder la Copa de Casas!... ¡Y ES POR TU CULPA!

-¡Yo no tengo la culpa de que la poción le cayese a la persona equivocada… fue un simple accidente!- se defendió Luna.

-¡Pues ni siquiera debiste haber hecho esa poción en primer lugar!- respondió una prefecta –Esa clase de tretas las realizan los Slytherin… los Ravenclaw utilizamos nuestra inteligencia… ¡No artimañas!

Luna prefirió quedarse callada. “Si supieran que estuve a punto de ser sorteada en Slytherin”

-Nosotros hemos estado hablando y consideramos que hay una sola solución para este problema- Luna se preparó a oír su sentencia- …queremos que renuncies a la clase de pociones.

-¡Pero necesito pociones para la carrera que quiero seguir!- Luna deseaba hacer investigaciones para el Ministerio igual que su madre.

-Luna… aterriza- le dijo Helen, una compañera de su curso- De todas formas el profesor Snape te hará repetir de curso.

“¡Maldito el día en que me enamoré de Harry!… hubiese sido menos peligroso intentar quitarle el novio a Hermione…” pensaba Luna, conciente de todos los hechizos que se sabía la hija de muggles.

*******************

-¿Remus, me escuchas?- Interrogó Hermione. Harry estaba demasiado nervioso como para hacerlo.

-Sí- dijo este con voz calmada

-¿Estas de novio con el profesor Snape?

-No- Harry lanzó un gritito de felicidad.

-Shhh!- le reprendió Hermione- Aún es pronto para cantar victoria. ¿Por qué entonces Harry los ha visto besándose varias veces?

-Porque Sev quiere desilusionar a Harry y que este no siga intentando conquistarlo. Ambos planeamos esos encuentros para que Harry nos viera... con ayuda del mapa merodeador.- Harry ya no se encontraba tan alegre.

-¿Por qué el profesor Snape desea alejar a Harry?- Hermione continuo con el interrogatorio.

-Porque Harry lo está poniendo en peligro a él y a sí mismo. Si Voldemort se entera que Harry está enamorado de Sev, lo obligará a tenderle una trampa a Harry y si se niega descubrirá que es un espía y le pondrá precio a su cabeza.

Está vez fue Hermione y Harry dieron un grito ahogado al mismo tiempo.

-No había pensado en eso… - dijo Harry –Pero... podríamos mantener nuestra relación secreto.

-Harry hay posibilidad de que el profesor no desee una relación contigo.- Harry entonces se dio cuenta que no habían hecho la pregunta decisiva y esta vez fue él quien preguntó.

-Remus… ¿Sabes si Severus Snape me ama?

-Nunca me lo ha dicho en palabras exactas, pero sí te ama.

-¿Qué harás Harry?- preguntó Hermione

-Tengo que hablar con él Hermi… no puedo rendirme- Dijo el Gryffindor -…Y sé la fecha perfecta para hacerlo- Harry se puso de pie y se dirigió a la puerta – Me voy Hermí, tengo que preparar ciertas cosas para San Valentín. Dale el antídoto a Remus y discúlpame con él… como él sabe hay veces en que los sentimientos nos hacen hacer cosas que nunca pensaríamos hacer.

Y se fue.

Antes de darle el antídoto, la curiosidad de Hermione la obligó a hacer una última pregunta.

-¿Amas a Severus Snape?

-Sí.

Con lágrimas en los ojos, Hermione le dio a beber el antídoto.

*******************

El sábado por la tarde Severus entró a su habitación y olió algo extraño… Azahar… su pieza nunca olía a Azahar (1). Y no sólo eso era extraño. En el suelo se encontraba un camino de rojos…

-¿Pétalos de Rosa?- Bien los pétalos de rosa no podían ser ninguna estrategia de mortífagos para descubrir que era espía, así que decidió seguir el camino de pétalos hasta su habitación… “¿Acaso Remus había decidido no fingir más que eran novios y hacerlo más real?... eso sería interesante.”

El camino de pétalos lo guió hacia su habitación. Esta se encontraba en penumbras iluminada por varias velas que desprendían el olor a azahar, que inundaba sus fosas nasales, los pétalos trazaban un camino hasta su cama y encima de esta, sobre otro montón de pétalos, se encontraba un cofre con forma de corazón, decorado con pequeños rubíes. Y entonces recordó que hoy era San Valentín… ¿Cómo pudo olvidarlo cuando el Director había llenado de corazones todo el castillo? No lo sabía y en ese momento no le importaba.

“¿Remus me compró un Regalo?”… sabía que toda esta actuación abriría viejos sentimientos… o muy nuevos en el caso de Remus, pero esto era mucho.

Al abrir el cofre se dio cuenta que no era un regalo de Remus

Una imagen, como si saliera de un pensadero, se desplegó en el aire. Era de él mismo… de él y Harry.

Escuchó la música, como si la escuchara en vivo y en directo. Nocturne había empezado a sonar poco después del principio de la melodía… se vio a sí mismo tocarla y vio a Harry entrar en la imagen y mirarlo embelesado, apoyando sus brazos en el piano y cerrando los ojos. La canción se detuvo bruscamente… como la había hecho ese día de vacaciones y miró como la imagen de él besaba a Harry tiernamente, a Harry pasando sus brazos por el cuello y gimiendo quedamente… los vio separarse y mirar los ojos negros y verdes llenos de una pasión que ahora sabía no era producto de una poción. (2)

El Severus del recuerdo soltó a Harry y empezó a tocar Claro de Luna.

-La compré en una tienda de antigüedades el día del ataque, por suerte logré encontrarla tirada en la Casa de los Gritos- escucho la voz de Harry a su espalda -Es como un pensive, pero que se usa como caja musical pues amplía el sonido, le pedí al dueño que cambiara el recuerdo que contenía por uno mío.

-¿Por qué me das esto Harry?

-Es San Valentín

-Ya te dije que yo...

-Recuerdo muy bien ese beso… fue uno muy tierno y tranquilo… nada parecido a los que me habías dado en un principio ¿Dime Severus, que tanto de la poción y que tanto de tus propios sentimientos había en ese beso?

-Es muy difícil distinguir cuales son efectos de la poción y cuales verdaderos.

-Seguramente… sobretodo si ambos son tan parecidos.

-¿Qué? Potter yo no…

-¡No me mientas!... no más mentiras por favor… Remus me lo dijo todo.

-¿Sobre nuestro noviazgo?

-Sobre su falso noviazgo y los sentimientos que sientes por mí… Mírame a la cara Severus.

Severus había permanecido todo este tiempo dándole la espalda a Harry. Mirando fijamente el recuerdo del día en que toco el piano a Harry. Volteó a verlo.

-¿Me amas o no?

-Sí, te amo.- El corazón de Harry dio un vuelco, mientras miraba la sinceridad en los ojos negros.

-Entonces… ¿Por qué?... ¿Por qué todo esto?

-Acaso Remus no te dio las razones.

-Voldemort y tu espionaje no son para mí razones suficientes… ¡Podemos vernos en secreto!- Severus se rió tristemente.

-¿Secreto?... ¿Realmente crees poder guardar esto en secreto? Lograrás no sonrojarte cada vez que me miras, como has estado haciendo últimamente… podrás volverme a ver con odio en vez de con lujuria. Yo puedo ser buen actor, pero tú definitivamente no… nuestro secreto se sabría entes de que Albus tenga la posibilidad de ofrecer un caramelo de limón a alguien.

-¿No le darás a lo nuestro ni siquiera una oportunidad?

-¡NO PUEDO DARNOS UNA OPORTUNIDAD!... ¿No entiendes?... esto no es cosa de ocultar nuestro amor a el profesorado, a alumnos curiosos y futuros mortífagos!... ¡YO TENGO QUE ESCONDER ESTE SENTIMIENTO DEL MISMÍSIMO LORD VOLDEMORT!... sabes muy bien que él es un Legilimencista poderoso… Yo apenas puedo ocultarle que mis ideales cambiaron de bando. Ocultar este sentimiento es mucho más difícil… y sería imposible si estas conmigo cada día, llenando mi cabeza de recuerdos sobre nosotros.

-Pero… yo te amo.

-Pero eso no es suficiente Potter. Arriesgaríamos mucho con esta relación y tenemos muy pocas probabilidades de mantenerlo en secreto. Sé muy bien que tan difícil sería para mí ocultarle este sentimiento al Señor Tenebroso y si por sí esto no fuera poco resulta que tú tienes una conexión con el Lord que ante cualquier descuido le permitiría saber lo nuestro.

-Pero yo he mejorado en Occlumency…- la voz de Harry era un susurro, un ruego. Severus no aguantaba la tristeza de esa voz.

-¡MI ESPIONAJE, ESTANDO JUNTOS NO TRABAJARÁ! ¡LO NUESTRO NO SE PUEDE!- Severus sabía que él era duro e insensible, tal vez demasiado, pero era necesario. No sólo por los motivos ya mencionados, sino porque aunque Severus no quisiera admitirlo, estaba asustado. Asustado de lo que le pasaría a Harry, una de las pocas personas de las cuales se había enamorado. Él amaba a Harry lo bastante para dejarle ir… lo bastante para no ponerlo en peligro.

Severus se dio vuelta, cerrando la caja de música se dio vuelta y la puso en las manos de Harry.

-…entiende que es mejor dejar las cosas así- le dijo mientras le devolvía la caja musical.

-Nunca podrá haber nada entre nosotros.

-No antes de que el Lord muera… después… sólo Merlín sabe.

-Entiendo- Harry se quedó en silencio mirando la cajita – Me alejaré de ti con una condición.

-¿Condición? ¿Cuál?

-Quiero que me hagas el amor…- Severus abrió completamente los ojos-…estando ambos en nuestros cinco sentidos, sabiendo con certeza lo que estamos haciendo… quiero disfrutar de ti sólo una vez más.


Continuará... el miercoles... supongo que no necesito decir que el proximo cap es NC-17.


(1) Azahar es la flor del naranjo y del limonero… ¡Snif!... exquisito.
(2) Ver capitulo 11





Y ya no queda nada!


Miercoles 15 de Junio.... Capítulo Final

Viernes 17 de Junio… primer capítulo de Pacto de Hermanos

Sábado 18 de Junio.... Epílogo.



^^ SU REVIEW ES MI SUELDO ^^
Sólo déjame amarte Sev por Paula Moonlight
Gracias a Ali, Kim, Carly McKinnon, Miss Andreina Snape, Calipso, Draconiss Snape Potter, Laura Owl, Mcristina, As Black, Kary, Alejandra, Lady Chibineko, Amparito Snape, k Kinomoto, Anita Piña y Azalea por sus reviews, gracias a ustedes llegué a los 400 reviews

Bueno y llegó el tan esperado final, leí muchos lemons para poder hacer una escena decente, así que espero que aprecien mis esfuerzos.




Pociones y Sentimientos




Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. Cap26: el Final!

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter - Severus Snape/ Remus Lupin - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”


Capitulo 26: Sólo déjame amarte Sev


-Quiero que me hagas el amor…- Severus no creía lo que Harry le estaba pidiendo-…estando ambos en nuestros cinco sentidos, sabiendo con certeza lo que estamos haciendo… quiero disfrutar de ti sólo una vez más.

¿Podría él negarse a aquella condición?

¡Nunca!

Severus se acercó a Harry y lo jaló pegándolo a su cuerpo, la caja musical cayó al piso y Nocturne comenzó a sonar por segunda vez. Se inclino para posar con suavidad sus labios sobre los del chico, deseoso de probarlos otra vez, suavemente los besó, mordisqueó y los incitó para que se abrieran, perfilando suavemente los labios con su lengua. Estos dócilmente dieron paso a una lengua que se afanaba por saborear cada milímetro de su boca.

Harry entreabrió sus labios para dejando escapar un gemido que el otro recogió en su boca. Severus lo besaba con exquisita sensualidad, con movimientos tan lentos que el Gryffindor inconscientemente rodeo el cuello de su profesor con sus brazos para atraerlo más hacia él. Harry se sentía en el paraíso… ¿Cómo pudo alguna vez haber odiado a este hombre?

Mientras Harry se perdía en la sensualidad y pasión del beso, Severus lentamente lo fue acorralando contra la pared, le quitó la capa y desabrochó uno a uno los botones de su camisa. Cuando la piel estuvo a la vista suavemente acarició su pecho, rozando sus pezones, trazando el contorno de su esbelto cuello, arrancando leves suspiros de su dulce boca. Deslizando las manos por sus hombros le bajó la camisa hasta la altura de los codos, impidiéndole el movimiento.

-Te tengo…- susurro Severus

-¿Pero qué...?

Harry protestó al no poder mover sus brazos, pero dejó de luchar al sentir que Severus le desabrochaba el pantalón. Metiendo una mano en los boxers comenzó a acariciar su pene semi erecto haciéndolo gemir quedamente. Liberándolo de la ropa interior Severus se agachó y comenzó a lamer la punta del glande, muy despacio disfrutando de las reacciones de Harry, quien comenzó a gemir descontroladamente cuando lo metió completamente en su boca, lamiendo toda la erección.

Severus alzó la vista y miró extasiado a su pequeño ángel… Harry se veía completamente excitado, indefenso y perdido en el placer… sus mejillas sonrosadas, sus delgados labios entreabiertos, la mirada apasionada… hermoso. Él mismo comenzó a sentirse excitado con aquella visión y pronto su propio pene pugnaba por salir de su encierro. Bruscamente se separó de Harry dejándolo en la cima sin culminar.

Con los ojos desenfocados y casi sin aliento, Harry observó como Severus se quitaba la ropa y se acostaba tranquilamente sobre los pétalos de rosa.

Era hermoso… divino… más aún de lo que recordaba. El cuerpo maduro casi había vuelto a su pálido color, pero la pasión del momento había otorgado un suave color rosa a su rostro. El cuerpo de Severus, se le semejaba al de un héroe griego: anchos pectorales, brazos musculosos, abdominales marcados y piernas poderosas que eran la envidia de cualquier atleta. Sus profundos ojos negros mirándolo fijamente eran una invitación al amor y el placer.

Harry se liberó de la camisa y el resto de su ropa y se unió a Severus. Volvió a probar el sabor de sus labios, mientras sus manos recorrían cada recoveco de su amplio pecho y peñiscaban sus pezones, disfrutando de la deseada piel. Con un último mordisco a su labio inferior desvió la atención al cuello, sintiendo el salado del sudor y al mismo tiempo frotaba sus caderas con las de Severus.

Severus gimió y acarició su trasero intentando aumentar la fricción, mientras Harry se dedicaba a chupetear y lamer sus pezones hasta ponerlos duros. Su boca siguió bajando hasta llegar al miembro del mayor quien disfrutó de las pequeñas lamidas y mordiscos que su amante le proporcionaba. Harry guió sus manos hasta el trasero de Severus e infiltró un dedo en su abertura.

Severus se tensó al sentir aquella invasión.

-¿Adonde crees que vas?- Harry lo miró directamente a los ojos

-Yo puse la condición, yo tomo el control.

-En tus sueños.

Con un rápido giro Severus aprisionó a Harry bajo su cuerpo y alcanzando su varita murmuró un hechizo: las muñecas de Harry quedaron amarradas a la cabecera de la cama.

-¡¿Qué crees que haces?!- Exclamó Harry. Severus sólo le dedico una malvada sonrisa.

Aún mirándolo traviesamente comenzó a acariciar sus muslos como si fueran de seda, sensibilizando la piel, deslizando sus largos dedos de pianista por la cara interna de los muslos y las ingles, acariciando con su boca la zona del pubis, el ombligo y deteniéndose en los pezones, sin acercarse en ningún momento a su sexo.

Harry ya no podía más sentía las manos de su profesor acariciando sus caderas y los labios besando su cuello, atormentándolo despiadadamente. Se sentía morir al no poder tocarlo como hacia Severus con él y para colmo este se tomaba su tiempo, acariciándolo besándolo y dejando que su cuerpo rozara el del chico aumentando la frustración de este que no pudo más y le suplico.

-Se…. Severus….¡Ah!... no puedo más….por favor.

Severus besó sus labios, la dulce boca de Harry era adictiva, introdujo su lengua en esta y tomó el control, besando apasionadamente y descontroladamente… acabando con las últimas defensas de Harry.

-¡No aguanto más me…! ¡Voy a…!

-Severus apenas tuvo que rozar el excitado miembro con sus dedos, para que Harry se viniese con fuerza.

-¡Haaaaaaaa!

Tiritando de placer, Harry jadeaba tratando de tomar aire y recuperar la calma, cuando sintió algo cerca de su boca.

Era el pene de Severus.

Se había colocado en cuatro patas y lamía el estomago de Harry limpiando el semen y comenzando a excitarlo de nuevo.

Ni tonto ni perezoso, Harry atrapó el miembro de Severus en su boca y con torpeza comenzó a lamer y dar ligeros mordiscos, degustando por primera vez el sabor de su presemen.

En ese momento Severus casi no podía continuar en su tarea. La suave boca lo estaba conduciendo a la locura, le producía más placer las torpes e inexpertas caricias de Harry que todas las atenciones de sus anteriores parejas. El chico ya había eyaculado una vez, pero él no y no creía aguantar mucho más.

Severus sopló sobre el ya erguido pene de Harry y este tembló de excitación y gimió de sorpresa cuando la boca de su profesor en vez de dirigirse a su pene, lo evitó y acaricio sus testículos.

-Mmm… ¡Haaa!... ¡Severus!

Aprovechando la distracción, Severus alcanzó nuevamente su varita y echando un hechizo lubricador, comenzó a preparar a Harry: uno, dos, tres dedos iba metiendo, mientras la boca de Harry seguía torturándolo dulcemente. Sin poder resistir más se separó de Harry, colocó una almohada bajo su cadera, para dejarlo en una mejor posición, y de una sola embestida se enterró.

Harry sintió a su maestro tan dentro de él, con tanta fuerza que no pudo evitar lágrimas de dolor. El collar que le regalara Severus lo alivió de inmediato, dando pronto paso al placer. A su vez Severus sentía que esa estrechez lo dejaría completamente loco, las apretadas paredes aferrándolo, atormentándolo despiadadamente. Sabiendo que no duraría mucho, comenzó a estimular el miembro de Harry al mismo ritmo de sus embestidas que cada vez iban más rápidas y más profundas, embriagándose con los gemidos de Harry, el cálido tacto de su piel con la suya, el olor a limón de su cabello penetrando sus sentidos.

Harry sentí las embestidas profundas dentro de él, tocando cada vez sin fallar su próstata y enviando constantes oleadas de placer… y aún así no le parecía suficiente. Cerró las piernas alrededor de su cintura, acercando más a Severus hacia sí, permitiéndole que penetrara más profundamente, deseando sentir más a Severus… deseando sentir su amor.

Fueron apenas unos segundos… que a ambos les parecieron eternos, cuando Severus gritando el nombre de Harry eyaculó en su interior y este, al sentir la calida invasión, arqueándose le siguió. El orgasmo se expandió por su cuerpo antes de sumergirse en la inconciencia.


Harry despertó 15 minutos después, ya desatado y limpio. Lo primero que vio fueron unos profundos ojos negros mirándolo con amor… y ¿Diversión?

-¿Demasiado para un adolescente hormonal?

Harry sin hacerle caso se abrazó desesperadamente a Severus y comenzó a llorar.

-¿Harry?

-Te amo tanto Severus…tanto… por favor déjame quedarme contigo.

Severus besó sus lágrimas y con cariño le contestó.

-No puedo mi ángel… no me arriesgaré a que te pase algo.

-Entonces… ¿Esto es el final?

-No necesariamente… nadie sabe lo que nos depara el futuro y además- Dijo mordisqueando suavemente su cuello- aún nos queda toda la noche…

El susurro de la ronca voz en su oído envió temblores de excitación en su cuerpo.

-¡Ha! Severus…- Harry suspiró.

-Ven siéntate sobre mi regazo- le dijo Severus mientras él se sentaba apoyándose en la cabecera de la cama.

Harry lo miró sin entender, pero Severus lo tomó de los brazos y le atrajo hacia sí, hasta que Harry estuvo sentado a horcajadas sobre sus muslos. Severus cerró los brazos alrededor de la delgada cintura en clara invitación de una mayor intimidad y comenzó a dar pequeños besos en el cuello de su ángel y en la línea de las clavículas. Harry comenzó a responderle lentamente.

Severus sintió que su corazón comenzaba a vivir otra vez, una calida sensación inundaba todo su cuerpo: Amor.

Sí, era amor. Aquella posición, su favorita, a pesar de que siempre le pareciera muy erótica, en esos momentos no la describiría con esa palabra: Ternura, cariño, complicidad, unión, amor… eso era lo que vería cualquier persona que entrase en aquella habitación. La pasión y la lujuria ya habían sido saciados y ahora entre los dos sólo quedaba el más profundo de sus sentimientos: su mutuo amor.

Y con amor las manos acariciaron espaldas, nalgas y hombros.

Con amor los labios se juntaron y se reconocieron, disfrutando del sabor del otro.

Amor fue lo que vieron reflejado en la mirada del otro cuando verde y negro se encontraron.

-Arrodíllate un poco Harry- la profunda voz susurró en su oído. Harry sintió que Severus lo preparaba de nuevo y volvía a enterrarse en él, está vez sin dolor. -…Ahora estas al mando.

“¿Ha?… ¿Al mando?” pensó Harry y en ese mismo segundo se dio cuenta. “¡Estoy arriba!... aunque no de la forma en que imaginaba”

Pero eso no le importó mucho y comenzó a subir y bajar lentamente, muy lentamente acostumbrándose a esa nueva posición y haciendo gemir a Severus con desesperación. Con una mano acariciando el cabello de Severus y otra apoyándose en su hombro comenzó a aumentar la velocidad hasta alcanzar un ritmo placentero para ambos, mientras Severus gozaba acariciando su espalda y trasero… su pene rozando el vientre de su amante. Gritando un te amó, ambos llegaron al mismo tiempo al orgasmo.

Ya sin fuerzas Harry se desplomó en brazos de Severus, este cariñosamente lo recostó a su lado y envolvió con sus brazos cariñosamente su cintura. Oyendo un nuevo te amo de la profunda voz de su amado, Harry se sumergió en un profundo sueño.

*******************

-Por la hora que llegas imagino que todo fue bien- dijo Hermione. Ella y Ron lo habían estado esperando en la sala común.

-No. Lo de anoche sólo fue… una dulce despedida.

-¿Qué quieres decir?- preguntó Hermione.

-…sin detalles por favor- dijo Ron.

-Lo nuestro no se puede… - dijo Harry tristemente- Voldemort ganó esta batalla sin siquiera saberlo.

*******************

La mañana llegó a la habitación del profesor de pociones con olor a sexo y azahar. Severus despertó esperando encontrar a Harry entre sus brazos como aquel día en la playa, pero se encontró solo. En su cama sólo quedaban pétalos, la caja musical y una carta.

Extrañado tomo la carta y leyo:

Severus

Perdona por no haberte dicho adiós, pero no deseaba despedirme de ti. Además, si volviera a ver una vez más tus profundos ojos negros no tendría la voluntad para salir de tu cama y de tu vida.

Prometo poner todo mi esfuerzo para que esta guerra al fin se acabe. Se que tú harás lo mismo y que estarás junto a mí en la última batalla y cuando esta finalice… recuerda que te estaré esperando.

Te ama
Harry

PD: Agregue otro recuerdo a la cajita musical... para que no me olvides fácilmente.


Severus abrió la caja musical y en vez de un piano un coro de gemidos se escuchó. Harry sentado a horcajadas sobre él le hacía el amor.

Un maravilloso recuerdo para un inolvidable San Valentín.

*******************

-¿Qué haces?- Preguntó Remus entrando al despacho de Snape.

-Firmando la renuncia de la clase de pociones de Luna Lovegood.

-¿Ella renunció?

-Sí. Al parecer logré aterrorizarla más que a Longbotton, es una pena.

-¿Pena?... pensé que la odiabas.

-La detesto. Por eso me da pena no poder ver la cara que pondría al decirle que repitió el año.- Remus se quedó sin palabras. -¿Vienes por tú poción?- Remus asintió- Está sobre esa mesa.

Remus tomó la humeante poción matalobos y luego comió una rana de chocolate para atenuar el mal sabor. Se quedó mirando a Severus. Al sentir la fija mirada, Severus miró a Remus y preguntó.

-¿Necesitas algo más?

-¿Estas con Harry?

-¿Qué?

-Si estas saliendo con Harry… anoche… anoche vine a tu habitación y los escuche… - Severus lo miró sorprendido- … creo que se te olvidó echar un hechizo silenciador.

-No. Eso que escuchaste fue sólo una despedida.

-¿Qué?...pero entonces…

-Le expliqué que era imposible, que no podríamos ocultarlo porque Harry no sabe simular sus sentimientos y su conexión con el Señor Oscuro podría delatarnos, además mi Occlumency tiene límites… le dejé bien claro que cualquier cosa que ocurriese entre los dos debería esperar a que el Lord muriera.

-¿Y Harry lo aceptó?

-Aunque parezca increíble sí lo hizo, es más maduro de lo que imagine.

-Te has ganado el corazón de un gran chico.

-Y de que sirve eso Remus… nada nos garantiza de que podamos estar juntos algún día: yo podría morir en batalla cualquiera de estos días, o ser acusado de traición… él podría morir- “Merlín no lo permitas” pensó Severus.

-No seas tan fatalista Sev.

-Bueno, si no morimos ninguno de los dos, seguro conoce a alguien más guapo y joven que yo… el amor pocas veces resiste la distancia.

-No estarás tan lejos de él. Lo seguirás viendo en la Orden y te aseguro que el amor de los Potter es persistente. James estuvo 3 años persiguiendo a Lily.

-Esto podría durar más de tres años Remus y yo ya estoy cansado de la soledad.

-Entonces déjame hacerte compañía- Severus miró a Remus a los ojos –Yo te amo Sev.

-Lo sé, por eso te propuse este juego… sabía que aceptarías.

-¿Seguiremos Jugando?

-No Remus… esto te haría mucho daño y los mismos miedos que me impidieron estar con Harry me impiden estar contigo.

-No es cierto- Remus miró a Severus con decisión – Yo no tengo ninguna conexión con Voldemort que por descuido le permita saber a ese monstruo que tú eres un espía. No soy ningún adolescente descuidado sin control de sus emociones que no sea capaz de mantener una relación en relativo secreto… he pasado mi vida controlando al lobo que llevo dentro… se como controlar mi corazón y sentimientos en público, nadie sabrá lo nuestro.

-Pero y si…

-Y si a pesar de todo nos descubrieran, siempre podemos decir que me cansé que el Ministerio me tratará como basura por ser licántropo a pesar de haber luchado todos estos años por parte de la luz y que el amor me hizo cambiar de bando. A Albus le agradaría tener dos espías en vez de uno.

-Harry nunca podría dar tan buena excusa.

-Cuando Harry no necesite excusas para poder estar contigo, yo le dejaré el camino libre… ahora sólo déjame estar contigo, Sev.

-Remus, no creo que sea bueno para ti estar con alguien que ama a otro. No quiero hacerte daño.

-Me hiciste daño al rechazarme hace 4 años y después anunciar a todos que era un hombre lobo. (1)

-Sabes que lamento eso… pensé que me habías mentido sobre Sirius.

-Lo sé- Se acercó a Severus y lo abrazó, al oído le dijo -No me hará daño estar contigo Sev, sólo me dará la oportunidad de amarte y llenar mi vida de buenos recuerdos.

-Rem…- Remus lo silenció con sus labios y compartieron un tierno beso.

-Sólo déjame amarte Sev.

-¿Estas seguro de esto? Será peligroso.

-Completamente. Nunca he estado más seguro en mi vida.

Viendo la sinceridad en los ojos dorados, que amó en su juventud, Severus besó profundamente a Remus, estrechándolo junto a su cuerpo, sintiendo el agridulce sabor de la poción matalobos y el chocolate, separandose de su boca dijo…

-Supongo que vale la pena intentarlo.

********************

Harry entró al despacho del Profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras.

-Me llamó, Profesor Lupin.

-Siéntate, Harry, necesitamos hablar.

-Remus, si es por el veritaserum… yo… lo siento, sé que no debí hacerlo per…

-Descuida, Harry, entiendo muy bien las razones que te impulsaron a hacerlo, es de otra cosa de la que deseo hablarte.

Harry se extraño del tono tan serio de su profesor.

-¿Qué..?

-Severus y yo estamos juntos- dijo Remus de golpe.

-¡Qué!... P-pero... pero él…

-Yo le pedí que fuera mi novio y él aceptó.

-¡Pero él me dijo que me amaba!

-Y lo hace, Harry … eso no lo dudes.

-¡Que me ama!... ¿Cómo diablos me ama y al otro día acepta ser tu novio?… ¡¿Cómo puedes decir que él me ama?!

-Porque él mismo me lo dijo.

-Pero, ¿por qué está contigo ?... No entiendo…

-Simplemente ya está cansado de estar solo… ambos lo estamos.

-¡¿Y por qué entonces no sé quedo conmigo?!

-Creo que él ya te dio sus razones…

-¿Y esas razones no son válidas para ti también?

-Aunque no lo creas, no lo son… yo no represento tanto peligro para él, como lo harías tú...

-Vas a quitármelo…- dijo Harry con voz quebrada, poniéndose de pie y mirándolo con lágrimas en los ojos-. Vas a alejarlo de mí…

-No, no Harry… no es eso, no te lo estoy quitando… voy a cuidarlo por ti.

Harry se desplomó en la silla. ¿Cuidarlo por él? ¿Qué querría decir con eso?

-Escúchame, Harry, tú estudiaste a los hombre lobo, y algo me dice que le pusiste mucha atención a esa parte de la materia.

-Claro que le presté atención, yo quería saber todo lo posible de ti.

-¿Recuerdas lo que decía de los compañeros de un hombre lobo?

-Decía que un hombre lobo se enamora una sola vez en su vida… que sólo tienen una pareja en su vida…

Y al ir pronunciando aquellas palabras, Harry entendió la magnitud de todo ello.

-¡Oh, Remus…!

-Severus piensa que mi pareja era Sirius, pero Sirius sólo fue un gran amigo.

-No se lo has dicho.

-No he querido sacarlo de su error, no le he dicho que cuando estuvimos juntos por primera vez, cuando aún estábamos en Hogwarts, yo me enlacé a él, y que desde entonces ha sido mi única pareja. No quiero que él esté conmigo por obligación.

-Pero ahora…

-Ahora me ha aceptado porque la soledad al alejarse de ti es demasiado grande, sabiendo que te ama y no puede estar contigo… Yo sólo soy una alternativa… un vago consuelo.

-¿Y lo aceptas así?

-Tenerlo así es mejor que no tenerlo.

A Harry le dolieron aquellas sencillas y crudas palabras y sintió una gran pena por Remus.

-¿Para qué me has llamado entonces?... ¿Deseas que renuncié a él? ¿Qué te deje el camino libre? … Yo te quiero mucho, Remus, pero a él lo amo… no voy a rendirme.

-No vine aquí a hacer una declaración de guerra, Harry, sólo deseo hacerte una promesa

-¿Una promesa?- preguntó Harry, confundido.

-Prometo cuidar de él, Harry; se vienen tiempos difíciles, pero no voy a dejarlo solo, estaremos juntos pase lo que pase e intentaré que no sufra más de lo necesario… y cuando la paz regrese al mundo, yo lo dejaré libre… él será libre para volver a tus brazos.

Harry vió el cariño y sinceridad en aquellos ojos y quiso creerle... Severus lo amaba, él lo esperaría, mientras Remus cuidaría de Severus, el hombre que ambos amaban.

Y algún día.. .algún día, ellos volverían a estar juntos.


FIN




MUAJAJAJAJA… ¡SI LEYERON BIEN! ¡Deje A Sevy y Remus juntos! Lady Chibineko me pegara con su chibimaso, K kinomoto me dará de cocotazos, Carly Mackintong me amenazará con su pelapatatas gigante, Azalea me torturara, Calipso me dará de escobazos y de paso personalmete le disparará una bala de plata a Remus, las administradoras amenazaran con borrar mi historia y Ali realizará una manifestación junto a las demás para que cambie el capitulo final…¡Pero no pienso hacerlo! Porque hay otras personas como a quienes les gusta el lobito, le tienen compasión y no querían que se quedara solo (al igual que yo)…. A tod@s aquell@s que desean en estos momentos matar la autora… sólo me queda rogarles que: NO ME MATEN... AÚN ME QUEDA EL EPÍLOGO


(1) Si no recuerdan relean el capítulo 14.


^^ SU REVIEW ES MI SUELDO^^... Y TAMBIEN ACEPTO HOWLERS T-T
Epilogo por Paula Moonlight
Debido a todas las amenazas, recriminaciones y gritos de ¡No a Remus! que han enviado Ali, As Black, Laura Black, Setsuna Mud, Laura Owl, Azalea, , k Kinomoto, Kim, Mcristina, Miss Andreina Snape y Dani es por lo que he decidido porner el epilogo este mismo día y no recibir más.

Este epilogo esta dedicado a todos aquellos que me han seguido capitulo a capitulo con sus invaluables reviews o anonimamente.




Pociones y Sentimientos




Resumen: Luna prepara una poción de atracción para Harry, pero esta le cae accidentalmente a cierto profesor de pociones. El epilogo... espero que les guste.

Autor: Paula Moonlight

Clasificación: PG-13

Pareja(s): Severus Snape/ Harry Potter - Severus Snape/ Remus Lupin - Ron Weasley/ Hermione Granger

Disclaimer: Sólo la trama de esta historia me pertenece, no sus personajes… si no me creen pregúntenle a J. K. Rowling


-diálogos-
“pensamientos”



Epilogo (Tres años después)



A lo lejos se oían las maldiciones gritadas por uno y otro bando, debería estar ayudando pero una herida muy profunda en su hombro, le dificultaba el uso de su varita y lo había obligado a irse del campo de batalla “…ya he hecho demasiado en esta guerra”.

Guerra

Después de dos meses de que el Lord Oscuro muriera aún había guerra, o mejor dicho guerrillas. Aquellos mortífagos de los cuales el ministerio ignoraba su identidad habían estado felices del hecho, de dejar de servir a un sicópata y volver a sus normales vidas sin ninguna consecuencia de sus anteriores actos.

Pero aquellos que habían estado en Azkaban y otros que el ministerio conocía perfectamente, no estaban dispuestos a que les dieran el beso del Dementor por las buenas. Antes que rendirse preferían morir peleando y de paso limpiar al mundo de algunos sangre sucias y amigos muggles… y es lo que estaban haciendo.

Bellatrix Lestrange había tomado bajo su mando a estos mortifagos, que aunque pocos eran los más peligrosos, no sólo por su destreza si no por la desesperación de saber el destino que tenían si se rindieran… Cualquiera hubiese pensado que Lucius Malfoy hubiese sido un mejor líder, pero este -inteligentemente- en vez de guiar a un grupo de mortífagos a una *digna* muerte había preferido desaparecer del mapa.

“Cuanto más durara todo esto”

-¡Petrificus totalus!- El hechizo lo alcanzó y cayó rígidamente al suelo. Sorpresa y miedo en sus ojos negros -Mira a quien tenemos aquí Avery.

-¡Vaya! Sí es nuestro querido Severus… tanto tiempo sin vernos traidor.

*******************
-¡¡Expelliarmus!! ¡Desmaius!- Exclamó Remus, venciendo al mortífago que había intentado impedir la huída de Severus. Libre al fin de él, corrió siguiendo el rastro de su pareja preocupado por la gran cantidad de sangre que emanaba de su hombro.

El lobo intuía que su compañero estaba en peligro.

Corrió sin descanso a pesar del cansancio de su última transformación y el esfuerzo de la batalla. Guiado por su olfato, el olor a sangre predominando en el aire, llegó a tiempo para presenciar una escena horrorosa: Su Severus bajo un cruciatus.

*******************
Dolohov llevaba 5 minutos torturándolo con el cruciatus. Era tal el dolor que su mente y lengua ni siguiera lograba articular alguna palabra para pedir clemencia y una muerte rápida.

Dolor.

Dolor.

Y una voz conocida.

-¡Impedimenta!- Dolohov salió volando y rápidamente Remus hizo aparecer unas cuerdas mágicas para atarlo y luego se acerco a comprobar como estaba su amado- Severus

-Rem…- alcanzó a decir antes de desmayarse. La perdida de sangre lo debilitaba.

-No te esfuerces amor… te llevaré a San Mungo.

-No tan rápido Licántropo… ¡Imperio!- La sensación de vacío y felicidad inundó a Remus -¿Pensabas salvar a tu noviecito?- y luego fijándose en el desmayado Severus lo pateó con fuerza -¡Despierta Severus! Es de mala educación quedarte dormido cuando tu lobito ha venido a buscarte- Severus despertando hizo un esfuerzo para incorporarse, pero Avery lo volvió a patear –No Severus… si te quedas quietecito en el suelo a tu amorcito le será más fácil matarte.

“NO” pensó Severus mientras el pavor inundaba su corazón.

-Lánzale un Avada Kedavra- ordeno Avery. Remus lo apunto con su varita.

-No Remus… no- murmuró Severus.

-¡Mátalo!- decía Avery mientras el brazo de Remus temblaba al tratar de resistirse.

-¡Remus Lucha! ¡Lucha!- gritó esta vez Severus con fuerza.

-¡Severus!- el instinto de proteger a su compañero fue más fuerte que la maldición y el lobo volcó toda su furia contra quien había intentado dañarlo -¡Desmaius!


Remus quitaba la varita de un desmayado Avery cuando sintió otra voz.

-Siempre le dije a Avery que si quería que algo saliera bien debía hacerlo por si mismo- Dolohov se había desatado -¡Avada Kedavra!

Remus vio con Horror como el hechizo no se dirigía a él, si no a su amado Severus. Su parte humana sabía que ningún hechizo lo podría proteger. En ese instante su parte lobo se dejó guiar por el pánico y corrió… interceptando el hechizo.

*******************

Harry se encontraba en uno de los lugares que menos le gustaba. Aún así lo visitaba a menudo. A un par de metros a su izquierda se encontraban sus padres; en un gran mausoleo familiar que se divisaba al fondo se encontraba Dumbledore y justo al frente de donde se encontraba, esperando a los demás, se leía la placa conmemorativa de la muerte de Sirius. A un lado de esta se encontraba abierta una fosa, en espera del ataúd que traería a Remus… el último merodeador.

Odiaba el cementerio… sólo le causaba tristeza y malos recuerdos.

Pronto divisó a los miembros de la orden del Fénix acercándose. Severus, Kingsley, Arthur y un primo lejano de Remus portaban el ataúd.

La imagen del ataúd bajando era demasiado para él, pero el rostro de pena de los presentes, la tristeza en el rostro de Ron y Hermione, el llanto incontrolado de Tonks y la angustia que reflejaba Severus no eran un mejor panorama.

-Hasta siempre Remus… gracias por cuidar de él.- dijo despidiendo en un susurró.

*******************

Los demás se habían ido hace al menos una hora y Severus aún seguía allí. Harry se había quedado a poner flores a sus padres y a Sirius. En silencio y a la distancia lo acompañaba en su pena, pronto se acerco no queriendo dejarlo solo por más tiempo.

-No fue tu culpa- Severus lo miró con furia dispuesto a rechazar tal frase –No fue tu culpa…- repitió Harry con la mirada perdida en la lápida de Remus- …eso es lo que me decían cada vez que alguien decidía morir por mí. Pero por más veces que los demás repiten la frase, la sensación de que debí hacer algo para que no pasase, la sensación de que mi vida no valía tantas muertes no disminuye.

-Yo he vivido con muchas muertes en mi conciencia…muertes causadas por mi propia mano, pero esta duele más que todas las otras juntas… ¿Cómo haces para seguir adelante?

Harry soltó un suspiro y lo miró a los ojos.

-Teniendo la certeza de que murieron para darme la oportunidad de vivir una vida feliz… no para echarme a morir. Remus hubiese querido que vivieses feliz ¿No crees?

“No sólo lo creo… lo sé”

FLASH BACK

Cerró los ojos dejándose llevar. Su cerebro ya no pensaba, sólo se concentraba en recibir todas esas sensaciones en su cuerpo que podían describirse con una sola palabra: placer.

Manos recorriendo su espalda, labios besando su cuello, gemidos inundando sus oídos… legando a su límite se enterró profundamente y grito de placer.

-¡Harry!

-¡Ha! ¡Sev!

Abrió los ojos y se encontró con otros de color dorado que lo miraban con amor, deseo y… decepción.

-Mi nombre es Remus ¿Lo recuerdas?- Severus se sintió mal al darse cuenta que lo había hecho otra vez… siempre que cerraba los ojos su mente buscaba a Harry.

-Lo siento- coloco un suave beso en sus labios pidiendo perdón y salió de él, acostándose a un lado. Remus rodó y lo abrazo por la cintura.

-No debes disculparte por tus sentimientos.

-Realmente lo siento.

-Déjalo ya…. Fui yo quien decidió quedarse contigo sabiendo que tu corazón es de otro. Me conformo con que de vez en cuando me llames a mí.

-Te quiero Remus. Yo te quiero mucho… a veces me encantaría corresponderte.

Remus nunca se esperó tales palabras.

-Gracias.

-¿Por qué? ¿Por no corresponderte?

-Por dejarme estar a tu lado aún sin amarme- Remus suspiró y abrazando más a Severus cerró los ojos –Ya son casi tres años que hemos estado juntos y a pesar de aún estar en guerra, han sido tres de los mejores años de mi vida.

-Rem…

-Déjame terminar- Remus se incorporó y lo miró fijamente –Te amo y aunque sé que tú no lo haces, el simple hecho de estar a tu lado me hace feliz. Sé que desearías estar al lado de Harry y el ver que el día en que puedan estar juntos no parece llegar, te pone triste y sé que también te angustia y temes que mientras más tiempo pase él llegue a olvidarse de ti.

-Desearías que eso pasase, para quedarte siempre conmigo.

-No, porque si eso pasara nunca serías feliz. No te mentiré diciendo que no he deseado que la guerra se alargue sólo para poder seguir más tiempo a tu lado, pero también cree me que mientras tú seas feliz yo estaré feliz de quedarme sólo en rol de amigos.

-Tú siempre serás más que un amigo para mí Remus… aunque Harry se ponga celoso.

FIN FLASH BACK


-Supongo entonces que tendré que hacer algo para ser feliz…- susurró Severus recordando las palabras de Remus- ¿Harry?

-¿Si?

-¿A que país te gustaría que nos fuéramos?

-¿Ha? Creo que no entiendo de que ha…

Severus había unido sus labios a los de Harry y los besaba dulcemente pasando sus brazos tras su cintura.

-¿Aún me amas Harry?- Harry con ojos llorosos le contestó.

-Yo… sí… aún te amo Severus… pero pensé… cuando derroté a Voldemort y no volviste a mí pensé que ya no me amabas… que amabas a Remus… ¿Tú aún...?- Severus lo tomo de la barbilla interrumpiendo su pregunta y haciendo que lo mirara a los ojos.

-Nunca dejé de amarte, mi ángel. Si no regresé a ti es porque esperaba a que ningún mortífago nos amenazara… perdona por no habértelo dicho.

-Pero aún quedan muchos mortífagos y nadie ha oído algo sobre Lucius aún.

-Creo que los aurores pueden encargarse de los mortífagos que quedan… tú y yo ya hemos hecho lo suficiente por esta guerra. Remus querría que estuviésemos juntos, juntos y felices… tan felices como para hacer que Black se revuelque en su tumba- Esto hizo sonreír a Harry al pensar como hubiese reaccionado su padrino si los viese ahora -Marchémonos de aquí… donde nadie pueda encontrarnos… donde podamos ser felices.

-Conosco una mansión cerca del mar mediterraneo, con una gran piscina, una buena biblioteca y un hermoso piano que sé que te gustaría tocar…- dijo Harry rememorando cierta mansión Snape.

-Esa es una gran idea… Si Albus no nos encontró nadie nos encontrará- Volvieron a besarse y abrazados se alejaron de la lápida que decía:

Remus Lupin
1959- 2001

Último merodeador
Amigo Leal
Amoroso amante
Y Valiente guerrero

En nuestro corazón quedaras por siempre.


-¿Severus?- le llamó Harry cuando ya iban saliendo.

-Dime.

-¿Esta vez puedo estar arriba?- preguntó esperanzado.

-En tus sueños.


^_^ AHORA SÍ ES EL FIN ^_^



Nota de la autora (o sea de mí^^):

Algunos hechos que quedaron implícitos en la historia: Voldemort fue matado por Harry; en la misma batalla Dumbledore y Peter murieron… por eso Remus es el último merodeador. Remus y Severus estuvieron tres años como pareja. En este epílogo Harry tiene 20 años y Severus 42.

Agradesco a todos aquellos que me han acompañado en esta aventura de publicar mi primera historia, sobre todo a mi amiga Claudy, que por poco y me amenaza para que la publicara.

Me divertí mucho escribiendo esta historia y leyendo sus reviews, espero haber dejado a todos contentos con este final y que me acompañen en mis siguientes historias…

¡Muchos besitos a tod@s!


Y no olviden que su review es mi sueldo ^_^
Esta historia está almacenada en http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=7060