Enchanted [GRM #1] por gabuvp
Resumen: Primera Temporada Gael Riddle Malfoy. Una historia diferente de Harry Potter, situada en la vida de sus hijos y sus relaciones. Gael H. Riddle es el último hijo de Harry y Draco, y su relación con sus medios hermano James y Lli no es muy buena. Desde muy temprana edad quizo ser aceptado por James; pero aquello cambia cuando entra a su primer año en Hogwarts, al darse cuenta que su cariño va más allá. James, por otro lado, se debate entre sus sentimientos y odio hacia el menor ¿Cómo puede hacerle sentir de aquella manera? Su último año se vuelve insoportable con la presencia del menor. Sus emociones lo desbordan, le hacen temer de sus propiar acciones. 🌻Esta historia es un Boys Love y cada domingo saldrá un nuevo capítulo🌻 🌵La historia de Harry Potter pertenecen a JK Rowling🌵 🌵P A R E J A S: La Familia Riddle Malfoy

•Harry x Draco
•Albus x Scorpius
•James x Oc
Categorías: Libros, Harry Potter Personajes: James Sirius Potter
Géneros: Drama
Advertencias: Incesto/Twincest
Desafíos: Ninguno
Series: Ninguno
Capítulos: 10 Completo: No Palabras: 11398 Lecturas: 3620 Publicado: 04/09/17 Actualizado: 04/12/17

1. Índice por gabuvp

2. Prólogo por gabuvp

3. Nuevo hogar por gabuvp

4. Complicado por gabuvp

5. Hogwarts por gabuvp

6. Selección por gabuvp

7. Un tejón por gabuvp

8. Inconsciente por gabuvp

9. Ava O'brien por gabuvp

10. Cita por gabuvp

Índice por gabuvp
Antes de empezar quisiera hacer unas aclaraciones:

•Los personajes pertenecen a J.K. Rowling.
•Algunos personajes son inventados por mí.
•Este es un fic yaoi y tiene contenido shota y m-preg.
•Aqui Thomas se casó con James, por eso Harry se apellida Riddle.
•La familia Malfoy es mitad veela.

Espero que les guste y les agradezco por leer.

         Atte: Ghab Kott
Prólogo por gabuvp
Lucius Malfoy era un hombre serio que siempre trataba de controlar sus impulsos, pero en ese instante lo último que quería era controlarse. Su pequeño dragón estaba por contraer nupcias con el (según él) odioso hijo de Thomas. No era por supuesto su primer compromiso; pero era el que más odiaba. Alzó la vista encontrándose con la mirada de su odioso futuro yerno  al lado de su odioso mejor amigo Weasley.

Quizo detener el tiempo y evitar que su único hijo cometiera un segundo gran error. Bajó la mirada y chocó con la de su pequeño (porque no importaba cuantos años tuviera Draco, el seguía siendo su bebé)  en una suplicante disuasión que fue acallada por otra suplicante mirada.

Fijó su vista a su futuro esposo acompañada de una pequeña sonrisa, no podía creer que estuviera pasando esto. Todos aquellos años odiándose y negando sus sentimientos le pareció (en aquel instante) la mayor estupidez de su juventud. Ahora estando a pocos metros de casarse con su ex enemigo parecía un sueño del cual esperaba no despertar nunca.

Harry miraba embelesado a su (dentro de unos minutos) esposo, tan refenidado con aquel traje de gala color gris, como el día en que lo conoció y le calló mal. Sonrío recordando el día en que se conocieron ambos queriendo acaparar la atención de su primo. Bajo su mira y vio a su hijo. James no quería que su padre se casará con aquel tipo que (según él) había destrozado su familia.
Harry trato de no mostrar su preocupación por James, sabía que no estaba allí por que él quería.

Cuando Lucius llegó con Draco al altar, miró al azabache seriamente recibiendo una mirada parecida como respuesta.

-cuídalo Riddle-

-siempre señor Malfoy-

Antes de retirarse abrazo a su pequeño y se alejó para sentarse al lado de su amado lobo. Los jóvenes se sonrieron al estar de frente. Sin duda era un sueño para ambos el estar a segundos de unir sus vidas, las cuales estaban incompletas y sé dieron cuenta cuando cada uno tenían sus propias familias.

Ginny miraba de lejos todo, su molestia solo crecía viéndolos sonreír. Sentía las miradas de algunos invitados indiscretos juzgándola por haber asistido a la boda de su ex esposo. Bajó la mira cuando su ex suegro el ministro de magia daba inicio a la ceremonia. Era doloroso ver como aquella serpiente le había quitado a su esposo, miró a su pequeña Lily y luego a su pequeño Albus atento a las palabras de su abuelo. Tal vez Draco Malfoy le había quitado a su esposo; pero nunca le quitaría a sus hijos.

Todos los presentes miraban a la pareja a en el momento en que se daban el sí y pactaban su unión con un beso. Los aplausos no se hicieron esperar para la familia Riddle Malfoy sacándoles unas sonrisas.

-sabes Riddle- el de ojos verdes bajo su mirada chocando con la platina de su ahora esposo- te odio- dijo con una sonrisa que luego Harry compartió.

-no Draco...yo te odio más-
Nuevo hogar por gabuvp
Notas del autor:
Hola 🙋🏻 espero que les guste el capitulo de hoy. No se olviden de comentar.
Habían cosas que a su tierna edad de siete años ya comprendía. La primera era que la mamá de sus medios hermanos no lo quería, la segunda era que su hermano mayor tampoco lo hacía y la tercera era que no conocía los motivos  de aquello.

Miró el retrato del abuelo de su papá y este lo miraba a él sin comprender el accionar de su bisnieto. Notó que aquel hombre de apariencia temible poseía algunas características que el tenia como el color del cabello y el tono de piel.

-¿se te ofrece algo?- pregunto algo incómodo el retrato ante la insistente mirada del niño.

-¿porqué James no me quiere?-

El retrato no sabía como responder, en especial porque no conocía a esa persona. El pequeño seguía mirando al retrato esperando una respuesta para poder comprender el actuar de su hermano.

-no conozco a ese James, pero deberías de preguntarle a tus padres-

No satisfecho con aquella respuesta se despidió cortésmente (como le había enseñado su papá) de su bisabuelo. Mientras caminaba hacia el salón principal pensaba en los motivos por los cuales su hermano no lo quería. No recordaba haberle hecho nada o decirle algo malo para que tomará aquella actitud.

-hijo ¿qué haces aquí?-

Volteó su mirada encontrándose con la de su padre, pensó que tal vez él podría saber el motivo.

-Gael ¿te pasa algo?- Harry miró al menor de sus hijos que sin duda era la mezcla perfecta de él y su esposo. El pequeño se acercó corriendo a su progenitor y este lo cargó logrando que ambas miradas color verde chocarán.

-padre sabes ¿porqué James no me quiere?- Gael había estado renuente a preguntarse a sus padres ya que según había escuchado en la novela que veía su abuelo habían cosas que los adultos no decían.

Harry miró con preocupación a su hijo, no esperaba que el pequeño le preguntará aquello; pero tampoco puedo sorprenderme pensó de manera incómoda.

-claro que te quiere, solo esta pasando por una etapa difícil- no mentía por completo James estaba en su tercer año en Hogwarts y se encontraba en plena adolescencia, empezando a mostrarse mucho más reacio a acercarse a Gael-es algo complicado-

El pequeño rubio miró a su padre tratando de comprender ¿qué era complicado? Él quería mucho a sus hermanos. Sus favoritos era Albus y Scorpius, Lily era algo extraña cuando estaba con la tía Ginevra y James siempre estaba distanciado de él y le molestaba la forma cariñosa en que trataba a su hermana ya que él quería que el mayor de los Riddle le tratará igual.

Harry llevó en brazos a Gael hasta el salón principal donde se encontraban sus suegro y su esposo tomando el té. Apenas llegó bajo al pequeño que salió corriendo a los brazos de su papá, quien lo recibió con una sonrisa.

-bienvenido cariño- sonrío Draco a su esposo quien se acercó a darle un beso-te estábamos esperando- el pequeño observó a sus padres por unos minutos antes de que le llamarán la atención las mascotas de su abuelo y saliera al jardín.

-¿puedo saber el motivo de la llamada?- se sentó al costado de su esposo quedando frente a sus suegros.

Remus lo miraba con una sonrisa mientras que Lucius lo miraba todavía con algo de recelo. La incomodidad que surgió ante la pregunta de su hijo solo había crecido cuando miró a sus suegros. Sintió el choque de una taza tocar la mesa de vidrio, el cual fue acompañado por un sírvete por parte de su rubio.

-los llamamos para preguntarles algo- empezó serenamente Remus mirando atentamente a Harry- ¿queremos saber si les gustaría vivir aquí?-

-¿a qué te refieres papá?-Draco dejó su té en la mesa nuevamente mirando preocupado a sus padres.

-nos vamos a Francia- comentó como si nada el patriarca de los Malfoy- pienso en crear una sucursal allá, era un plan que estaba hace años que recién se llevará acabo por lo que tengo que ir personalmente a ver como esta yendo. Dado que tu no continuaras con la empresa familiar, debido a tu trabajo, tengo la esperanza de que el negocio pase a manos de Scorpius en el futuro-

Gael dejo de perseguir a los pavos reales albinos de su abuelo (cosa que a él le molestaba) cuando escucho el nombre de su hermano, así que se acercó donde estaban sus padres, ganándose la mirada (nuevamente) de su padre quien lo subió a su regazo.

-no quiero que tu padre vaya solo así que lo acompañaré, por eso les queríamos preguntar si les gustaría vivir aquí- terminó de hablar el castaño mientras volvía a tomar su té.

-bueno esto es algo repentino-comento Harry mirando a su esposo y luego mirando a sus suegros- tenemos que ver los trámites para vender el departamento de Londres y ...-

-no deberías venderlo Riddle, consérvalo en un futuro te servirá a ti o a uno de tus hijos-

Harry meditó las palabras de su suegro, sin duda tenía razón. Bajó la mirada encontrándose con la de Gael. El pequeño le sonrío a su progenitor.

-supongo que negarse no es una opción, ustedes ya lo habían decidido-comento alegre el de anteojos, ganándose la mirada avergonzada de Remus.

De aquel día las cosas pasaron muy rápido para el pequeño rubio. La mudanza se llevó acabo dos semanas después de visitar a sus abuelos y luego tuvo que despedirse de ellos, junto a su hermano, cuando estaban por viajar por traslador. Luego empezó su vida en la mansión Malfoy.

Al pequeño le tomo exactamente dos semanas más descubrir todos los pasajes secretos de la mansión (con un poco de ayuda de los elfos) y, como si fuera un de los gemelos Weasley, había empezado a asustar a sus padres con sus apariciones. Harry miraba a su hijo siendo correteado por Draco, el pequeño lo acababa de asustar y el rubio mayor dejo caer su te encima de su túnica. Sin duda su hijo iría o a Gryffindor o a Slytherin (prefiriendo obviamente la casa de los leones).

-papá ¿cuándo vendrá James?-

Ambos adultos no sabían que responderle, por obvios motivos; pero aquella ilusión del pequeño por ver a su hermano (que curiosamente era el que no lo quería) les llevó a decir otra mentira.

-él está ocupado con el quiddicht recuerda que es un buscador, así que debe entrenar mucho-

Gael sabia que era mentira ya que cuando Albus fue a visitarlo habla (casi todo el tiempo) del mayor, cosa que le molestaba un poco. Con un bueno el pequeño salió corriendo del comedor directo a la cocina por unos postres, después de molestar a sus padres se merecía un dulce. Draco se sentó al lado de su esposo que todo ese tiempo había estado sentado junto a la chimenea. Ambos sabían que el pequeño siempre quería estar con James pero el pelinegro todavía guardaba rencor por el divorcio de sus padres. Draco miró las llamas preocupado, no se lo había dicho a su esposo pero temía que su pequeño hubiera heredado una parte veela. Recordó que apenas cumplió diez años cuando se manifestó su parte veela y recordó cuando se dio cuenta, a la misma edad, que su pareja era la persona que menos le caía. No dijeron nada por un largo rato, sólo se apoyo en su hombro sin apartar la mirada de las flamas, con aquella preocupación en su corazón.
Complicado por gabuvp
Notas del autor:
Holisssss espero que les guste el capitulo de hoy. No se olviden que puden comentar. Los espero en el próximo cap.
Le costó muy poco acostumbrase a su nuevo hogar al igual que Scorpius; pero no podía decir lo mismos de sus otros hermanos. De los dos años que pasaron solo era Albus quien más se quedaba en la mansión durante las vacaciones, haciéndole creer que ya vivía con ellos. Pero en aquellos años aún no lograba encontrar una respuesta al comportamiento de James hacia él ya que no le parecía complicado el que su hermano lo quiera.

Aquel día era el cumpleaños número doce de Albus, así que todos sus familiares irían a la mansión. Su papá decía que como era un Malfoy debía siempre vestirse elegante, lo que implicaba que debía usar gel para su alborotado cabello. Odiaba ese moco color azul como él lo llamaba ya que los primos de sus hermanos lo fastidiaban mucho por lo tieso que quedaba su cabello.

-joven amo el amo Harry lo llama amito- aparto su mirada del espejo cuando escuchó la voz del pequeño elfo y después del puff, se giró dándose una última chequeada y con una sonrisa salió al salón.

El lugar estaba llenó de cabezas rojas y unas que otras de diferentes colores. Caminó algo incómodo entre los invitados hasta llegar donde sus padres quienes conversaban con los tíos de Albus junto a la gran mesa.

-Gael que guapo estas esta noche- saludó la castaña al pequeño que se sonrojó un poco por el cumplido.

-buenas noches señor y señora Weasley, muchas gracias por el cumplido-

Hermione sonrío ante el saludó del pequeño rubio, Ron por su parte sólo lo miró y luego lo cargó tomando por sorpresa a todos.

-pero que niño tan terco, somos sus tíos y nos dice señores-comentó mientras le tocaba la nariz haciendo reír- te daré una oportunidad para saludarnos- todos reían ante la actitud del pelirrojo.

-buenas noches tío Ron y tía Hermione-

-eso está mejor-

Apenas lo dejó en el suelo el niño de ahora nueve años se apegó a su padre quien le sonrío. Giró su rostro buscando a alguien con quien jugar ya que si estaba la mamá de Albus, Lily no jugaría con él y mucho menos Hugo, quien paraba junto a su hermana. Cuando estaba apunto de darse por vencido vio a Louis el hijo de Bill y Fleur, así que sin pensarlo dos veces se alejó de los adultos y se fue a jugar con el menor Weasley.

Louis Weasley tenia la misma edad que él por lo que era más fácil jugar. Y siendo los menores de la gran familia que poseían, literalmente eran los mejores amigos y muy pocas veces se separaban. Draco miró a su hijo ir a jugar con su amigo al jardín, debido a que la familia de Fleur contaba con una gran presencia de veelas el pequeño Louis había heredado y despertado aquella sangre más que sus hermanas.

-¿pasa algo Draco?-volteó al darse cuenta de lo poco sutil de su actuar. La única mujer del grupo le sonrío esperando, al igual de los otros dos, una respuesta.

-todo está bien, solo me preocupa que se vaya a ensuciar-

La conversación siguió su curso sobre los eventos de aquel año, por lo visto Rose (la hija mayor de ambos) estaba haciendo una campaña para realizar un baile escolar así que estaba recaudando firmas. No paso mayor novedad en la fiesta salvó las travesuras de los hijos de George Weasley; Draco, por otro lado, seguía pensando en aquella amistad que tenia su hijo con aquel veela, deseando que se le quitará aquella sensación de preocupación.

La fiesta estaba en su mejor punto, había visto a muchos de los amigos de sus hermanos, pero no había rastro de James. Se había sentido un poco triste ya que (como todas las veces que tenían oportunidad de verse) tenia la esperanza de que el mayor lo cargará o por lo menos le de una sonrisa. Louis y él se estaban divirtiendo persiguiendo a las aves que vivían en su jardín. Cuando escuchó una voz que le hizo sobresaltarse. Alzó la mirada encontrándose con James quien estaba acompañado de su primo.

-Louis ven ya van a cantar el cumpleaños-

-vamos Gael- El pequeño veela fue corriendo hasta adentrarse en el salón junto a su primo, dejando al rubio ahí parado. Una incomodidad se instaló en su pecho cuando su hermano solo llamó a su primo más no a él. Bajó su mirada había perdido las ganas de ir al salón a celebrar con su hermano.

-¿qué estas haciendo?- giró rápidamente la cabeza y abrió los ojos al ver a James detrás de él- entra al salón-no aparto su mirada del mayor quien lo miraba sin comprender el porque se mantenía quieto.

Ya algo molestó por que aquel mocoso no se movía, le tomo de la mano llevándoselo hasta el salon. Gael por primera vez en su vida sintió su corazón acelerarse asustandole de alguna manera. La mano de James era muy cálida y grande, era diferente a las de sus hermanos o a las de su padre.

Una vez dentro del salón se quedó mirando a James, quién al entrar lo dejó para irse con sus primos. Miró la mano que había tomado el mayor y todavía podía sentir el calor que emanaba del mayor. Como un pequeño flash recordó la respuesta de su padre a su pregunta; es complicado....James es complicado. Aquella sensación de tomar la mano de su hermano no desapareció en la noche, permaneció ahí. Mientras se cambiaba de ropa aquella sonrisa se mantenía en su rostro llamando la atención al pequeño elfo.

-¿pasó bien la fiesta amito?-el pequeño elfo que lo cuidaba empezó a doblar la ropa que había usado con una sonrisa ya que si su amo era feliz el también lo sería. El menor estaba indeciso en contarle al elfo ya que no se lo había contado a Louis y necesitaba decírselo a alguien.

-James me tomó de la mano hoy- comento al fin con un sonrojó bastante grande. Estaba emocionado y feliz ya que el mayor siempre lo ignoraba o lo saludaba a secas. Sin duda era un buen día.

El pequeño elfo le sonrío a su amito y después de hacer que se eche a dormir y abrigarlo, se fue con un buenas noches. La sonrisa no salía del rostro del menor  se sentía algo más cercano a su hermano.

En su habitación James miro su mano sin cambiar su expresión, no le había disgustado el tomar la mano del rubio. Recordó lo suave y pequeña que era, ¿será así de suave su cuerpo? Decir que aquello lo asustó era poco y más cuando iba acompañado de un cosquilleo en su parte baja. A sus quince años James ya conocía lo que era masturbarse y tener sueños húmedos, había tenido aquello cuando estaba a la mitad de su primer año y había soñado con Sarah Lynn una chica de cabello pintado de azul de Gryffindor. El simple hecho de tener una erección lo asusto y le hizo sentir como un pervertido. Sé odio por unos momentos en no haberse detenido, sé odio por imaginar al pequeño de aquella manera y se odio más por que aquello le encantó. Cuando terminó miro su mano manchada con su semen y su rostro sé contrajo como si le hubieran echo una herida.
Hogwarts por gabuvp
Notas del autor:
Holis siento la espera, aqui les dejo el siguiente capitulo. Disfrutenlo :3
El tiempo pasó muy rápido para Draco Malfoy, su pequeño iría a Hogwarts; suspiró tratando de quitarse aquella mirada triste. Mientras caminaba recordó su primer año en Hogwarts, aquella estación parecía estar congelada en el tiempo nada cambiaba.
A lo lejos escucho las voces de los amigos de su esposo llamándoles, al menos no estaría solo en aquel momento.

-tranquilo- alzó la mirada y se encontró con la mirada de su esposo comprendiendo que el estaba igual que él- todo estará bien-

Al llegar junto a los demás sé encontraron con Ginevra, que a pesar de los años seguía distanciada (y guardándoles rencor). Había ido a acompañar a sus hijos ya que ellos habían pasado parte de las vacaciones con ella. La pelirroja miraba atentamente al hijo menor de Harry, había algo en el que no le gustaba y no era por su aspecto, simplemente había algo en aquel niño que la inquietaba.

-Gael llegaste- alzó su mirada en cuanto escuchó a Louis Weasley acercársele. El pelirrojo era, tal vez, el único que se le acercaba con mucha normalidad .

-Louis ¿hay que sentarnos juntos?-

Recibió como respuesta un asentimiento. Gael estaba un poco nervioso ya que no iba a ver a sus padres hasta las vacaciones de invierno. Por otro lado intuía a que casa iría debido a que todos le habían dicho, al igual que James, e inconscientemente afloró una pequeña sonrisa al recordarlo.

-¡GAEL!-se sobresaltó al ver a Rose frente a él- ¿ya estas nervioso? - le preguntó con una sonrisa haciéndole asentir un poco- no te preocupes aquí estaremos nosotros para cuidarlos-

-muchas gracias-respondió con una sonrisa.

Alzó la mirada buscando al mayor de sus hermanos, sin éxito alguno. Albus que se encontraba frente a él se dio cuenta a quien buscaba, sonriendo con algo de lastima ya que sabia que a James no quería al menor.

-no está aquí- el rubio miró a su hermano sin comprender mucho-James no esta aquí se fue con sus amigos-

-ou ya veo- dijo el menor esta vez siendo observado por todos de la misma manera que Albus lo miró.

El ambiente se tornó incómodo después de escuchar (y percibir) la decepción del menor por no ver a su hermano. Tratando de arreglar un poco la situación James trató de preguntarle a su nieto a que casa le gustaría ir (con la esperanza de que vaya a Gryffindor) respondiéndole inmediatamente que a Slytherin, ganándose una sonrisa de los presentes y un suspiró por parte de su abuelo. Thomas miraba a su último nieto y tuvo una sensación incómoda debido a un pensamiento perturbador que cruzó por su mente estremeciéndolo. Tratando de olvidar aquello observó como su nieto sonreía ante los consejos de los amigos de sus hermanos; pensando que solo eran cosas de él.

Al escuchar el llamado los más pequeños de la familia se despidieron de sus padres prometiéndoles que lea enviaría muchas cartas. Le hubiera gustado compartir cabina con alguno de sus hermanos pero tenia a Louis, así que no se sentía solo. Al cabo de dos horas el pequeño veela se había quedado dormido, por lo que Gael sacó un libro que le había comprado su abuelo Remus, el hobbit. Le había gustado la película cuando se quedó a cargo de Albus y para la navidad pasada había querido el libro cuando se enteró que este existía. Se había concentrado demasiado en su lectura que no se percataba de nada a su alrededor y de esa manera fue encontrado por Fred.

-¿qué haces?-el rubio alzó su mirada encontrándose con el hijo de George. Gael no hablaba mucho con el pero no debía ser descortés.

-hola Fred, leo el libro que me regalo mi abuelo-le respondió con una sonrisa- ¿qué haces por aquí?-

-les estoy avisando a los de primer año que ya deben de cambiarse, dentro de unos minutos llegaremos-

-¿eres perfecto?-

-si-comentó con orgullo el pelirrojo causándole algo de gracia a Gael- es mi último año como perfecto así que debo hacerlo fenomenal-

-esperó que te vaya bien-

-gracias y también te lo digo a ti-estando por salir volteó a ver nuevamente al rubio-despiértalo y váyanse cambiando-y salió dejándolo solo de nuevo.

Tal y cómo le había dicho Fred después de unos minutos llegaron a la estación. Gael y Louis apenas se habían terminado de cambiarse y como resultado de su rápido cambio se todo el gel que tenia Riddle en su cabello se salió . En aquel momento poco importó solo sabía que no debían quedarse atrás. Mientras caminaban hasta el lago para ir a la escuela Gael se chocó con la espalda de un chico de cabello negro.

-lo siento- se disculpó algo nervioso el rubio ni había llegado a la escuela y ya estaba causando accidentes.

-no te preocupes ¿estás bien?-

-si y ¿tu espalda?-

-mi espalda está bien, por cierto soy Seung Jeong-su sonrisa le contagió al rubio haciéndole olvidar el nerviosismo; pero causándole molestia al Weasley, quien no dejaba de mirarlo seriamente.

-soy Louis Weasley- dijo extendiéndole la mano que fue recibida por el pelinegro.

-Gael Hydro Riddle Malfoy- no era que no le gustará su nombre solo que siempre pareció ser algo raro.

-vaya y pensé que mi nombre sería el más raro-

Antes de que pudieran seguir conversando el profesor Hagrid (si mal no se acordaba) les indicó que subieran al bote. Durante el trayecto los tres se quedaron embelesados por la iluminación del castillo. Todo era tal y como Scorpius y Albus le habían dicho, asi que lo poco que quedaba de sus nervios se fueron. Mientras caminaba por la entrada sonrio casi de inmediato, deseando ya usar los colores verde y plata. Con su nuevo amigo fueron platicando acerca de lo raro que eran sus nombres; Gael trataba de explicarle que era una tracición de las familias antiguas poner aquellos nombres a sus hijos, causándole algunas risas por parte del pelinegro. Por otro lado, Seung Jeong le comentaba que su familia venia de Corea pero por el trabajo de su padre se mudaron hace dos años Londres, donde le llegó su carta.

Al llegar a lo que suponia era la entrada del gran salón aparecío el profesor Longbottom, le caia bien ese profesor debido a que iba a visitar su casa de ves en cuando y sabia mucho de plantas, por lo que se la pasaban conversando horas y horas sobre ellas. Neville empezó a explicar como sería la selección de las casas y que significaría el pertenecer a ellas. Seung menciono que le daba igual a que casa iba, Gael pensó que tal vez su nuevo amigo tenia razón pero estaba muy seguro a que lugar iria. Louis no estaba seguro ya que su prima Lucy había entrado a Ravenclaw. Al entrar al salon ambos chicos quedaron deslumbrados por todas las luces del lugar.
Selección por gabuvp
Notas del autor:
🌻 A V I SO para la C O M U N I D A D🌻

no voy a poder subir el próximo capítulo la semana que viene por mis exámenes, así que la tercera semana de octubre vuelvo. Muchas gracias por mi fic de harry potter, los veré a la próxima. Disfruten el capitulo.
Al entrar al gran salón el menor de los Riddle pudo observar en la mesa de Slytherin a sus hermanos quienes lo saludaron, haciendo que este les correspondiera. Una vez que todos se detuvieron pudo observar al viejo sombrero que su padre le comento, río recordando que le habían dicho que el sombrero cantaba canciones diferentes todos los años. Giró levemente su rostro hasta mirar al pequeño veela quien le sonrío dándole a entender que también estaba ansioso por escuchar la canción del viejo sombrero. Antes de que pudiera decirselo a su nuevo amigo la gruesa voz del sombrero silencio a todo el salon.

Cuando Hogwarts comenzaba su andadura
y yo no tenía ni una sola arruga,
los fundadores del colegio
creía que jamás se separarían.
Todos tenían el mismo objetivo,
un solo deseo compartían:
crear el mejor colegio mágico del mundo y transmitir su saber a sus alumnos."¡Juntos lo levantaremos y allí enseñaremos!",
decidieron los cuatro amigos
sin pensar que su unión pudiera fracasar.
Porque ¿dónde podía encontrarse a dos amigos como Slytherin y Gryffindor?
Sólo otra pareja, Hufflepuff y Ravenclaw,
a ellos podía compararse
¿Cómo fue que todo acabó mal?
¿Cómo pudieron arruinarse tan buenas amistades?
Veréis, yo estaba allí
y puedo contaros toda la triste
y lamentable historia.
Dijo Slytherin: "Sólo enseñaremos
a aquellos que tengan pura ascendencia.
"Dijo Ravenclaw: "Sólo enseñaremos
a aquellos de probada inteligencia.
"Dijo Gryffindor: "Sólo enseñaremos
a aquellos que hayan logrado hazañas.
"Dijo Hufflepuff: "Yo les enseñaré
a todos, y trataré a todos por igual.
"Cada uno de los cuatro
fundador escogía en su casa a
los que quería. Slytherin solo aceptabaa los magos de sangre limpia y gran astucia, como él,
mientras que Ravenclaw sólo enseñaba a los de mente muy despierta.
Los más valientes y audaces
tenían como maestro al temerario Gryffindor.
La buena de Hufflepuff se quedó con el resto
y todo su saber les transmitía.
De este modo las casas y
sus fundadores mantuvieron su firme
y sincera amistad.
Y Hogwarts funcionó en armonía
durante largos años
de felicidad,
hasta que surgió entre nosotros
la discordia, que de nuestros
miedos y errores se nutría.
Las casas, que, como cuatro pilares,
había sostenido nuestra escuela
se pelearon entre ellas y,
divididas, todas querían dominar.
Entonces parecía que el colegio
mucho no podía aguantar,
pues siempre había duelos
y peleas entre amigos.
Hasta que por fin una mañana
el viejo Slytherin partió, y aunque
las peleas cesaron,
el colegio muy triste se quedó.
Y nunca desde que
los cuatro fundadores quedaron reducidos
a tres volvieron
a estar unidas las casas como
pensaban estarlo siempre.
Y todos los años el Sombrero Seleccionador se presenta,
y todos sabéis para qué: yo os pongo
a cada uno en una casa porque esa es mi misión,
pero este año iré más lejos,
escuchad atentamente mi canción:
aunque estoy condenado a
separaos creo que con eso cometemos un error.
Aunque debo cumplir mi deber y
cada año tengo que dividiros,
sigo pensando que así no lograremos
eliminar el miedo que tenemos.
Yo conozco los peligros,
leo las señales,
las lecciones que la historia nos enseña,
y os digo que nuestro Hogwarts
una vez amenazado estuvo por malignas
fuerzas externas, y logramos superarlo
por esta unidos,
y si no por dentro nos desmoronaremos.
Ya os lo he dicho, solo juntos prevaleceremos.
Que comience la Selección.

Se escuchó una pequeña ovación ante la canción del sombrero, lo que les hizo emocionarse mucho más de lo que ya se encontraban. Luego nuevamente se escuchó la voz del profesor Longbottom indicando que a quienes llamará pasaran al frente para la selección. Los nombres pasaban con gran lentitud para Gael (y mucho más para Louis que parecía ser el último) asi que cuando le llamaron subio lo más rápido que pudo a la silla. Desde donde estaba pudo ver a la mesa de Gryffindor. Miró detenidamente todos para lograr localizar a Lily y a James. Después de unos segundos su mirada chocó con el del mayor; pero este de inmediato aparto la mirada poniéndose a conversar con Fred.

Rose observó detenidamente el actuar del moreno. Sabía que James no soportaba estar con el menor debido a lo que había pasado en sus familias; pero no lograba entenderlo en algunos momentos. Había veces en que las que lo había visto observar al menor, con lo que se atrevería a decir, con preocupación. Alzó nuevamente su vista y vio a su primo esperar a que el sombrero decidiera.

Por otro lado en la mesa de los Slytherin, los hijos de Draco y Harry estaban felices de que el pequeño entrará a su casa ya que era sin duda alguna que el pequeño rubio era una serpiente. Aún recordaban los trucos que usó el pequeño para convencer a su padre que le comprará un hurón de mascota, sin duda había echo sufrir a al mayor. Aún, por supuesto, cabía la posibilidad de que lo mandará a la casa de los leones; pero el sombrero seleccionador siempre aceptaba lo que la persona en cuestión deseaba.

-Vaya, vaya que curioso-al escuchar la gruesa voz en su cabeza se sobresalto-sin duda esta es una sorpresa tus padres estaran muy sorprendidos, al igual que tu- se sintio nervioso por no saber que significaba aquello; pero tratando de no pensar en aquello trato de sonreir pra darse algo de seguridad- !HUFFLEPUF¡-

Sintió su corazón detenerse por unos momentos, no iría a Slytherin sino a la casa de los cuales siempre se burlaban. Intentó suplicarle que le cambiará pero ya lo había gritado. Recordó por unos momentos lo que le había dicho Hermione que el sombrero veía la naturaleza de las personas. Eso solo logró angustiarlo más. No escuchaba lo que pasaba a su alrededor tenia miedo de pararse y caer al suelo.

-no te preocupes muchacho pronto descubrirás tu naturaleza, tu verdadero yo y cuando lo hagas entenderás porque Hufflepuff una casa que tiene mucho pero demuestra poco. Oh pequeño tejón pronto encontrarás tu lugar, ten valor para alcanzar tus sueños, se leal con tus sentimientos y...se astuto en tu vida-

¿De que carajos le servía eso? Él ya sabía su naturaleza era una serpiente, lo peor que pensó que podía pasarle era ser un león; pero no, esto sin duda era peor, esto era LA PEOR NOTICIA DE SU VIDA, puede que sea exagerado no obstante tenia apenas once años estaba entrando en la pubertad por ende debía ser exagerado. No dejó de mirar sus zapatos ¿qué más podía pasarle ahora? se preguntó sin salir del shock.
Un tejón por gabuvp
Notas del autor:
A V I S O a la C O M U N I D A D

Hola, lamento mucho no haber subido los capítulos por aquí. Apenas he logrado cumplir con lo pormetido por Wattpad. Espero que les guste este capitulo y los próximos que subiere el día de hoy. No se olviden de comentar.
James pocas veces se sorprendia como lo habia hecho en ese momento cuando escuchó la casa a la cual perteneceria su molesto medio hermano. Alzó su mirada y observó que el pequeño rubio estaba en igual de condiciones o peor que él. De igual manera se encontraban casi todos quienes conocian a los padres del chico. Neville se apresuró en quitarle el sombrero cuando salió de la sorpresa, el pequeño rubio se levantó lentamente dirigiéndose a su nueva casa en silencio (al igual que todos). Después de unos minutos de silencio la casa en cuestión empezó su ovación al nuevo integrante que se acababa de sentar. Lo recibieron de manera muy alegre pero aún no podia salir su asombro.

-no me jodas-dijo Fred mientras miraba la mesa de los tejones la cual se encontraba junto a ellos-¿hufflepuff? Tus abuelos se van a morir-

James no dijo nada, al igual que Lily, la última casa que hubieran pensado que iría y era la que todos comentaban era para los que no poseían talento. Río ante lo último se lo merece sabia lo ilógico que era su pensamiento; pero aún lo consideraba la causa principal por la cual su familia se destruyó. Alzó su mirada y vio a su pequeño hermano todavía en shock, por un instante sintió pena junto con una sensacion incómoda en su estómago. Recordó aquella sensación hace casi dos años y se molestó.

-solo dehonra el apellido-comentó tratando de olvidarse de aquella sensación.

-James no digas eso, es tu hermano-Rose no podia creer el cruel comentario de su primo-pobre él tenia la ilusión de entrar a Slytherin-

Gael estaba en silencio desde su selección, escuchaba los comentarios alegres de sus compañeros de casa sobre el honor de tener al nieto del ministro de magia y del jefe de los aurores en su casa, otros solo hablaban de su padre que honor tener al hijo del salvador del mundo mágico. Quería creer que era una pesadilla ni siquiera le preguntó si le gustaria ir a otra casa, no que podia sugerir (según lo dicho por su padre). Sintió como tocaban su hombro y alzó la mirada chocando con la mirada azulina de Louis.

-¿estás bien?- le pregunto mientras se sentaba su costado y recibia las felicitaciones de sus compañeros.

-si, eso solo que pensé que iria a otra casa-

-pero debió haber un motivo para que te pusieran aqui, si quieres mi opinión el color amarillo es el más alegre de las demás casas-

Las palabras del veela le levantó un poco el ánimo y trató que por lo menos poner una sonrisa. Después que la selección terminó con el último miembro de la familia Weasley en Hufflepuff, haciéndole sentir menos solo a Gael, las palabras de bienvenida de Mcgonagall estuvieron llenas de recuerdos ya que ese año se realizaría un baile de invierno (el cual fue propuesta de Rose Weasley), terminado el discurso todos pudieron disfrutar del banquete. Conversó con Seung (ya que el también había sido seleccionado para la casa amarilla) tratando de disimular su tristeza. Al concluir toda la celebración, el llamado de los perfectos a los de primer año no tardo en llegar. Al pararse vio a James y este lo miraba molesto, asustándolo un poco y haciéndole correr con su grupo.

-eres cruel James-miró a su primo quien lo miraba con una sonrisa- tu pobre hermanito solo quiere llevarse bien contigo y mira como lo tratas-

-nunca lo vi como mi hermano-ahí estaba de nuevo aquella sensación que lo hizo pararse de siendo seguido por la mirada de sus familiares- me voy a la sala común- camino de manera apresurada (que intentó disimular) del salón, haciéndole sonreír a su pelirrojo amigo.

El camino hacia la sala común lo desconcertó, había escuchado historias de donde se ubicaba la sala común de los tejones pero aquello parecía descabellado. Suspiró aliviado cuando en vez de ir hacia la cocina siguieron de frente. Ahora comprendía el por que se pensaba que la sala común se encontraba en la cocina. Sabia que su padrino era un Hufflepuff pero como nunca se planteó como una opción aquella casa ni preguntó.

Todos se detuvieron una habitación llena de barriles, escuchó la voz del perfecto pedirle que todos se acomodarán para que pudieran ver la contraseña. El mayor empezó a tocar un barril del centro a un alegre ritmo que le sacó una sonrisa.

-nadie ha sido capaz de entrar a nuestra sala común ya que si se toca mal este barril les lanzará vinagre-

Mientras el perfecto seguía mencionando las curiosidades de su nueva casa, el pequeño Riddle miraba embelesado aquel recorrido. Después de tocar la contraseña (que era la melodía de Helga Hufflepuff) el barril abrió un pasadizo bajo de él. Era un largo túnel en el cual se podia percibir un delicado aroma a flores. Cuando llegaron al final la sala común Gael pensó que había entrado a un invernadero ya que habían plantas por todos lados (no de manera exagerada) el cual era acompañado de una enorme chimenea que volvía cálido aquel lugar.

Indicándoles cuales eran sus respectivas habitaciones el perfecto se despidió y les dio nuevamente la bienvenida. Junto a sus amigos fueron casi corriendo a su nueva habitación ya que como solo cabían tres por alcoba, por lo que ellos podrían decidir. Ya una vez que había acomodado sus cosas Gael se dispuso a escribir la carta sus padres comentándoles lo sorprendido que estaba por haber sido seleccionado en la casa de los tejones. No les mencionó que estaba triste ya que no quería preocuparlos. Una vez estuvo terminada la guardo en su escritorio y se dispuso a dormir emocionado por las clases.

-¿crees que este bien?-James alzó la mirada ante el comentario de Fred-se le notaba algo decaído-

-no es que me importe-

Aquella sensación que le produjo la expresión de Gael no había desaparecido por completo. Suspirando dejó su toalla colgada en la silla junto a su cama, trató de restarle importancia y con un duerme bien se despidió de su primo. No durmió debido a aquella sensación en su estómago, recordó la fiesta de Albus hace dos años cuando lo vio en el jardín. Se molesto por aquel pensamiento ya que no debería pensar en aquel que odia. Aquel pensamiento le hizo sentir culpa ya que después de la fiesta de su hermano en la mansión había estado masturbanse con la imagen del menor, que cada vez se volvía más bello.

-estoy enfermo-

El echo de aceptar aquello no le ayudaba a sentirse mejor, sin duda necesitaba una novia o un novio, dado que el era él más populares eso no debería ser un problema. Y con aquel pensamiento cayó dormido sintiéndose un poco mas reconfortado.
Inconsciente por gabuvp
Draco reviso el correo matutino esperando encontrar otra carta de su bebé. Después de que el pequeño Riddle les enviará una carta informándoles que había quedado en la casa de los tejones, hace una semana, por poco se desmaya. Estaba preocupado de que no se acostumbrará aquella casa (que en el pasado siempre molestaba por ser demasiado perjuicioso). Harry, por otro lado, estaba un poco más calmado ya que esperaba que su hijo, al igual que los otros, resaltará en la casa que le había tocado. Si bien no había esperado que su pequeño fuera aquella casa, no significaba que lo iba a querer menos.

Alzó la vista y sonrío al ver a su esposo buscar frenéticamente una carta su hijo. Si bien se encontraban en una época muy moderna, el rubio preferido que, tanto Scorpius como Gael supieran escribir cartas. Su sonrisa se hizo más grande al recordar aquel momento. Gael estaba muy concentrado en poder escribir (con una perfecta letra) un mensaje para sus padres, porque una carta era la mejor forma de lograr transmitir lo que uno siente.

-él estará bien-el rubio lo miró directamente a los ojos-tiene once años, no siempre podremos estar a su lado-

-pero aún no estoy listo para verlo crecer-

La única diferencia entre Scorpius y Gael era que a este último Draco lo había traído al mundo. Así que era completamente normal su excesiva preocupación.

-LLegamos-Comentó cansado Louis seguido por Seung y Gael en las mismas, mientras trataban de recuperar el aire.

Llegar a su primera clase de transformación no fue simple, Peeves se había dedicado a hacerles bromas a los nuevos estudiantes haciéndoles correr para evitar ser una de sus víctimas.
Al entrar al aula sé encontraron con un hombre de aspecto joven, su cabello era castaño claro al igual que sus ojos y usaba uno de esos peinados modernos que el pequeño pelirrojo había visto en televisión.

-bienvenidos jóvenes-sonrío amablemente-vamos entren, no quedarán que les bajé puntos ¿no es cierto?-

Despertó nuevamente exaltado, ya era una costumbre de la cual se estaba cansando. Se frotó la frente llena de sudor y trató de calmarse. Miró a sus costados y notó que no había nadie, los muy desgraciados lo habían dejado dormir de más. Se cambio lo más rápido que pudo, después de usar un hechizo de limpieza sobre si mismo. Para cuando salió de su sala común, la dama gorda le regaño por ir tan tarde a sus clases. Puso los ojos en blanco tratando de ignorar aquel comentario.

-vaya miren quién decidió despertar-comentó Roxanne con una enorme sonrisa en su rostro-Fred mencionó que tenías un agradable sueño-

Tanto Molly como Dominique rieron ante el comentario de la pelinegra. James aguantó las ganas de responderle a su prima, así que se fue directo a las mazmorras para su clase de pociones con el profesor Nott, quien odiaba que llegaran tarde. Ya se las vería con Fred por hablar de más. Volvió a recordar aquel sueño haciéndole estremecer, se sintió sucio.

-bienvenido señor Riddle, va ha pasar o necesita una carta o tal vez un vociferadora-

Odiaba a ese profesor en especial por que era un Slytherin que, por lo que le había contado su papá, disfrutaba molestar a los Gryffindors aunque tuviera una apariencia tranquila. Se sentó al costado de una Hufflepuff, sin duda su día no podía empeorar. Durante toda la clase no se concentró, solo pensaba en aquel sueño. Tener aquel pequeño niño debajo de su cuerpo con las mejillas sonrojadas, llenó de sudor y mientras jadeaba llamarlo, pidiéndole más. Le causo otra erreción que, gracias a la túnica, pudo ocultar. Sin duda no había empezado por el pie izquierdo. Al salir de clases no le hablo a su odioso primo, mientras el pelirrojo le pedía disculpas James solo lo ignoraba.

-¿porqué sigues molesto? Ya me disculpe, pero en serio ¿realmente querías que te despertara?-se aguantó las ganas de decirle que no; así que solo soltó un gruñido.

-igual debiste despertarme, por tu culpa no tome mi desayuno-

Caminó molestos hacia la cocina, siendo seguido por su primo quien seguía disculpándose. Se encontró con Albus quien estaba caminó a la cocina por unas frutas.

-oigan ahora que los pequeños se encuentran con los tejones, podríamos pedirles que nos dejen entrar y hacemos algunas bromas-los hermanos Riddle con algo de molestia ante la idea del pelirrojo.

-ni te atrevas Fred-

-que aburrido que eres Al, con razón eres una serpiente-

James ya no los escuchaba, solo quería comer. Sin duda le había parecido una buena idea, pero le molestaba que ahora todos hablaban del pobre Gael era su culpa por no tener talento. Frunció el ceño al pensar otra vez en el rubio, quería que el mocoso desapareciera para no volver a pensar en él. Cuando estaba a punto de irse a no ser atendido, el cocinero principal les tomo sus órdenes con algo de molestia ya que debía preparar el almuerzo para varias cabezas. Sin duda su dia no estaba bien.

Louis miraba fascinado aquella rara planta que se retorcía, giró encontrándose con el rostro sonriente de su mejor amigo, ahora entendía por que Hufflepuff. El profesor Longbottom les indicó formar grupo de cuatro para realizar un informe, pequeño, sobre las características, funciones y un dibujo del narciso pitante. No dejo de mirarlo, siempre sentia un pequeño cosquilleo en su estomago cuando lo miraba reir, y ese momento no fue diferente. El rubio se encontraba facinado con aquella planta, mientras Seung miraba la extraña planta de colores brillantes luchando contra su enorme curiosidad de tocarla, aquello tomo mucho tiempo (solo unos cuatro minutos) y como si fuera el canto de una sirena toco uno de sus petalos provocando un enorme estruendo, al cual se le unieron los demas ejemplares. Todos en el lugar estaban aturdidos por aquellos horrendos pitillos, Neville tardo en reaccionar, sacando a los estudiantes del herbolario para detener aquellas flores.

-te pasaste Seung-

-solo queria tocarla, era bonita-Louis lo miró con el ceño fruncido por su respuesta.

Después de aquella clase Todos volvieron a sus respectivas salas comunes. En uno de los sillones junto al fuego el nuevo trio conversaba sobre lo divertido de algunas clases; Gael nunca pensó que se divertiría tanto, parecía que no era tan malo el haber quedado en aquella casa. Se acurrucó más en el sillón, le gustaba aquel lugar lleno de plantas, le hacia recordar al invernadero de casa. Era gracioso once años pensando en James todo el tiempo y recién en aquel momento se acordó. Supongo que estoy creciendo, pensó con algo de incomodidad. Olvidarse del mayor no era algo que le agradará.

Miró el fuego sin prestarle atención a las historias que contaban sus primos. Estaba tan concentrado que solo sintió un peso caer encima de él ganandosé la mirada de todos los presentes.

-disculpame por favor-

-no te preocupes-

La chica estaba bastante roja por su torpeza y por caer encima del capitán del equipo de quidditch. James la miró detenidamente, la chica tenia el cabello rubio oscuro lacio y sus ojos eran verdes como él pensó de manera incosciente creandole un pequeño sonrojo y molestia. Se levantó bruscamente ante la atenta mirada de todos yendose a su habitación, sin duda su día no había ido bien.
Ava O'brien por gabuvp
Siguió escribiendo su reporte del maestro de transformación, se había sorprendido por unos momentos de lo rápido que había pasado el tiempo, ya habían pasado tres semanas. Cuando alzó su vista mirando por el ventanal sintio una pequeña picazón. Gael usaba unos lentes de marcos negros y aquella picazón solo indicaba algo que él ya sabia, aumento la medida. No le quedo mas que suspirar molestándose más con aquel pensamiento, tendría que ir a la enfermería y ver a la, ahora, anciana enfermera. Guardó sus cosas y se retiró de la biblioteca, mejor ir cuanto antes.

Louis y Seung se fueron a ver a los primos del pelirrojo jugar quiddicht, no le agradaba mucho aquel deporte, le gustaba más estar en la biblioteca, en el herbolario y cuidando de los animales de la mansión que ir a jugar aquel deporte con sus hermanos y su papá. Antes de entrar a la enfermería escuchó las voces de sus hermanos y luego un ¿James estás bien? Que hicieron que su corazón empezará a bombardear más fuerte. Entró bastante agitado al lugar ganándose la mirada de todos los presentes.

-hola...chicos- estaba rojo y preocupado pero trató que no se le notará tanto.

-parece que todos los Riddle tiene algo hoy-comentó fastidiada madam Pomfrey, más que nada por la actitud del mayor de los hermanos-tomate esto, descansa unos minutos y de ahi te puedes ir-le entregó un vaso con un líquido morado que por la cara de James olía horrible-ahora señorito Riddle que se le ofrece-

-me temo que mi medida ha aumentado, me preguntaba si usted podría ayudarme, por favor-la mujer sonrío pensando en lo respetuoso que era el pequeño en comparación de su hermano

-espérame unos instantes-

Albus fue donde el menor dejando a James algo fastidiado mientras terminaba de tomar aquel. El pelinegro tomo los pequeños lentes y se los puso causando gracia al menor.

-otra vez te aumentó la vista, por Morgana te volverás más ciego que papá si continuas así, pero no se puede evitar, de seguro has estado leyendo en la oscuridad ¿verdad?- Gael le sonrío de manera culpable a su hermano, ya conocpia sus mañas-debes de ser más cuidadoso-

Gael miraba disimuladamente a James conversar ahora con Fred y Roxanne, se preguntaba si estaba bien, no escuchaba a su hermano hablarle, solo lo miraba a él. Le parecía extraño aquel sentimiento, cuando James chocó su mirada con la de él, el rubio bajo la mirada hacia sus zapatos. Un fuerte sonido de la puerta les hizo a todos voltear, encontrándose con dos pequeños Hufflepuffs.

-Gael te estábamos buscando-dijo el pelinegro, sin fijarse en los demás- el capitán de Gryffindor se calló de su escoba fue muy gracioso ya que la pelota loca lo golpeó en la cabeza- el rubio abrió los ojos sorprendido por la falta de tacto de su amigo y por lo que le había pasado a James y sin pensarlo caminó hasta él.

-¿estas bien?- preguntó preocupado mirándole detenidamente, los demás lo miraban bastante sorprendidos por aquella preocupación. Roxanne miraba a su primo con algo de cautela, sabiendo como reaccionaria el pelinegro.

-a ti que te importa, no tienes algo que hacer en tu inútil casa-le dijo mientras apartaba su mirada y la centraba en el ventanal. Apretó sus puños por la frustración, aquel que no lo dejaba dormir ahora se preocupaba por él.

-Jam...-

-¡NO LE RESPONDAS ASÍ!- Albus miró sorpendido al menor no esperaba que el pequeño veela defendierá a su hermano- Gael debiste esperarnos para acompañarte-El rubio camino hasta el menor de los Weasley, otra vez James lo había rechazado y sintío un pequeño dolor en su pecho.

-lo siento me estaba fastidiando los ojos en la biblioteca muy fuerte hoy-

James al sentir que el menor se fue levanto la mirada y sus ojos chocaron con las azules de su primo, Louis lo miraba molesto haciéndole sentir incómodo. La enfermera volvió con unos instrumentos y botando al mayor de los Riddle junto a su grupo mientras se quedaba con los de primero. James escuchaba exasperado las quejas de Roxanne por ser tan malo con el rubio.

-ya cállate, él no tiene porque meterse en mis asuntos-

-estaba preocupado por ti, ¿cuándo dejarás de ser un capullo con él?-

La pelinegra se fue echa una furia mientras insultaba a todos los idiotas del mundo, dejando a los Riddle y a su hermano en el pasillo. Albus miró la espalda de su hermano con el ceño fruncido, adelanto sus pasos y golpeó el hombro de su hermano antes de desaparecer por un pasillo ante la mirada de los mayores.

-sabes que odio estar de acuerdo con Roxanne pero esta vez te pasaste-

-Cállate tu también-

El pequeño rubio miraba distraidamente por las ventanas de la enfermería, aquel dolor no desaparecia tal vez estoy enfermo pensó llevando su mano a su pecho.

-tu hermano será muy bueno en el quiddicht, pero es muy malo-

-él siempre ha sido así conmigo-

Louis odiaba ver aquella mirada triste en el rubio el debería sonreír siempre, se sonrojó de solo pensarlo. La enfermera se acerco con los resultados del rubio entregandole sus lentes con las lunas nuevas. De caminó a su sala común su animo no mejoro, no era algo nuevo el trato del mayor pero aquel dolor era nuevo y aún no se iba.

-¿estas bien?-alzó su rostro, Louis parecía preocupado como Seung-¿quieres volver a la enfermería?-negó con su cabeza y siguieron su camino hasta su habitación.

James había logrado separarse de Fred y se fue a esconder a la lechucería, acaricio el plumaje oscuro de su lechuza. Estaba tan metido en sus pensamientos que no se fijo en la presencia de una chica de cabello rubios entrar al lugar. La joven estaba distraida buscando a su lechuza que no se dió cuenta que habia una cubeta haciendola caer y crear un estruendo asustando a las aves. El pelinegro se acercó a ella y la reconoció.

-¿es alguna clase de hobbie el caerte?-la chica lo miró sonrojándose al reconocer al dueño de aquella voz-¿te lastimaste?-

-si, sigo no, no me lastime y no es un hobbie- se levantó con al de dificultad. James la observó detenidamente y volvió a pensar que aquella chica era ligeramente parecida a su medio hermano- ¿te pasa algo?-

-no, no solo recordé algo- hubo un silencio que se hizo incómodo para ambos, en especial para la chica debido al accidente anterior-y...bueno...¿de año eres? No te había visto en la sala común antes- la chica estaba emocionada, el chico que le había gustado desde su primer año le estaba hablando-¿hola?¿sigues ahí?- movió la mano al ver a la rubia en un trance.

- eh si había estado antes, solo que tú paras con tus amigos y sus bromas...voy en quinto año-estaba completamente roja causándole gracia al pelinegro, se sintió tranquilo aquella molestia se había ido-me llamo Ava O'Brien por cierto-

-James Riddle-

-si se quien eres...digo eres el cápitan del equipo de quidditch-

-eres algo rara-la chica se volvió a sonrojar y James pensó que se desmayaría-lo digo en el buen sentido, es decir no me desagradas- se parece a él volvió a pensar aunque solo en lo físico. Ella parecía ser muy timida y esta en gryffindor le causo gracia aquello, pero no se sorprendio ya que el profesor Neville era un león con disfraz de tejón. Otra vez volvia a pensar en aquella casa, en aquellos colores, en aquel mocoso- bueno ya me voy-

-nos vemos luego James-se apresuro al decir haciendo que el moreno voltiará antes de salir de la torre. Otra ve estaba roja, es linda y con un levantamiento de mano se despidio.

-nos vemos luego Ava-
Cita por gabuvp
Notas del autor:
Bueno amigos eso es todo por hoy. Espero que les haya gustado. :3
El entrenamiento de quiddicht había sido duro, suspiro agotado ante el inminente partido contra Slytherin. Albus y Scorpius se habían vuelto muy buenos jugadores y si ese año quería ganar, por última vez, el trofeo debía entrenar más. Al entrar a su sala común fue directo a los baños, olía a sudor y estaba todo sucio. Estando bajo el agua se permitió relajarse, nunca se había sentido tan cansado ¿será porqué él esta aquí?

Escuchó la voz a lo lejos de Fred llamándolo, no respondió, solo cerró los ojos ¿Cómo podía aquel mocoso abrumarlo tanto? Ya no dormía tranquilo sus sueños eran más intensos, volviéndose más incómodo mirarlo a los ojos.

Recordó nuevamente la escena de la enfermería, si Roxanne tenia razón había sido un capullo con Gael. Salió de la ducha lentamente, se sentía algo fuera de si, nuevamente se sintió agotado. Al terminar de secarse salió a su habitación con su buso.

-James- alzó su vista y miró a la rubia- hola- se puso roja haciéndole reír, soltó la manija de su habitación y se acercó.

-hola ¿ibas a tu habitación?-

-no, solo te ví y te quise saludar-

-bueno ya lo hiciste- la chica no dijo nada más, solo lo miró algo avergonzada e incómoda. James la miró por unos segundos y nuevamente pensó que aquella chica era idéntica a su pequeño tormento-¿te gustaría ir a hogsmeade?-

Le causó algo de gracia lo rápido en que la chica alzó la mirada. Ava trataba de decir algo pero su boca apenas podía formular algo, su crush la estaba invitando a salir sin duda parecía un sueño. Después de unos minutos solo pudo asentir de manera apresurada.

-bueno te espero el sábado en la entrada de sala común a las 2, no llegues tarde-

Al entrar a su habitación pensó si estaba bien aquello, era como si saliera con a versión femenina de Gael, tal vez si lo hacia con ella aquellos sueños se irían. Dejó su toalla en su cama, se sintió mal por unos minutos.

-soy una mala persona- murmuro para si mismo, sintió su móvil sonar de manera insistente era su padre preguntándole como estaba. Respondiendo con un todo esta bien, dejó el móvil y se echo en su cama-estoy enfermo-

Dejó de prestar atención a lo que el profesor decía, seguía preocupado por James pero ya no se acercaba tanto a el para evitar molestarlo. Suspiro y continuó prestando, de manera forzada, atención a los eventos que decía el profesor Binns. Ya sabia la mayoría de la clase, tenia muchos libros en su biblioteca sobre historia del mundo mágico. Un muñequito de papel se le acerco jalando su manga para llamar su atención, sonrió cuando el muñeco abrió su pecho dejando en descubierto un mensaje de Seung sobre lo gracioso que se veia uno de sus compañeros durmiendo. Rió por lo bajo mientras se disponía a escribirle una respuesta a su amigo. Parte de la clase se ahbía dedicado a escribirse con el pelinegro hasta que volvió a prestarle atención al maestro después que escuchará el nombre de su más grande héroe (claro que después de su padre) el gran Newt Scamander.

Siempre le gustaron los animales, en especial los dragones. Louis le había comentado que su tio Charlie estudiaba a los dragones en Rumania. Sin duda esperaba conocer al famoso tío y le contará sus aventuras.

El cambió de hora fue inesperadamente rápido para su gusto; pero cuando uno se divierte era casi una ley que aquello terminara antes de lo esperado. Seung estaba muy emocionado por aquella clase, aquel nuevo mundo no dejaba de sorprenderlo. Louis solo se dedicaba a bostezar, sin importarle que el fantasmagórico profesor pasará por su lado.

-¿saben de la casa embrujada?-

-te refieres a la casa de los gritos-contesto somnoliento el pelirrojo mientras se estiraba tratando de despertar completamente.

-¿creen que nos dejen ir?- quería descubri todo, y eso implicaba ver aquellas casas embrujadas que tanto le gustaban.

-solo dejan salir a los de tercer año para arriba, nosotros solo nos podemos pasear por la torre de astronomía de día-el comentario del pelirrojo solo desmotivó más al pelinegro- aunque, existe una forma de salir-

Las ventajas de ser nieto de un merodeador es el acceso a una gran información como por ejemplo el mapa del merodeador, y las ventajas de ser el primo-mejor amigo del nieto es el acceso a esta rica información. Fred solía tomar aquel mapa para hacer sus travesuras, nadie podia decir que no era hijo de George Weasley.

Louis solo necesita un día y medio para acercarse y sobornar con pequeñas informaciones para futuras bromas para conseguir un pequeño pasaje hacia hogsmeade. Nadie podía negar que su plan era brillante, tal vez aquel sucio sombrero lo mando a la casa equivocada. Ahora solo faltaba que dicho plan se hiciera realidad.

-asi que tendrás una cita-James lo miraba empezando a cansarse de Fred- vaya una cita-volvió a repetir mirando a su primo sin creérselo.

-vuelve a repetirlo y te sacó del próximo partido-

-eres tan sensible, estoy sorprendiendo nunca pensé que llegarás a tener una cita-James a vece se preguntaba porque solo tenia de amigo a su primo. Evitando decir algo hiriente, se levanto de su asiento mientras tomaba sus cosas-oye era una broma ¿dónde irán?-

-pensaba las tres escobas-

El pelirrojo se levanto y abrazó del cuello a su primo, sin saber si reirse. Sin duda su primo podría ser muy dramatíco.

-hermano, vayan a pasear, la aterraras si va defrente alli-

El pelinegro meditaba las palabras de su amigo, cuando escucho que un chico de su casa llamaba al pelirrojo haciendole salir de la sala común. No sabia a que lugares ir para su primera cita ¡SU PRIMERA CITA! a sus diecisiete años nunca hbia salido con nadie. Había besado algunas chicas pero nunca tuvo una relación. Fred volvio despues de unos minutos, volvio a salir y nuevamnete regreso.

-¿qué paso?-

-Louis me pregunto si conocia una salida secreta para hogsmeade y después de una pequeña información empecé a cantar-rio como si hubiera realizado una travesura o ya estuviera tramando su proxima travesura. El pelinegro solo esperaba que aquella información no le metiera en problemas a su primo, de manera inconsiente la imagen de Gael con su primo llego haciendo que su estómago se contrajera.

Llegó a su habitación haciendo que sus compañeros levantarán la cabeza al escuchar la puerta abrirse. Sonrió dandoles a entender que el plan estaba saliendo bien. El sábado llegó muy lento, las clases y los dias parecían extenderse haciendoles sentir más ansiosos y asustados. Seung miraba su reloj esperando que elel tiempo pasará más rápido, aunque su clase le gustaba mucho (como casi todas) esperaba que en su prósimo parpadeo este terminará.

El esperado día empezó con un gritó de emoción por el pelinegro, al fin veria más de aquel hermoso mundo. Saltando entre las camas de sus amigos de la emción tropezo con la sábana haciendo que sus amigos se rierán. Salieron bastante apurados el gran día los esperaba.

James miraba por cuarta vez su lista de lugares para visitar, que le habia hecho Fred, estaba algo nervioso era su primera cita, con la versión femenina de ese mocoso. Aquel pensamiento lo molesto haciendole olvidar el nerviosismo previo. Dejó la nota en su cama y fijo su vista en su móvil colocando la canción haeven de state of sound; que ironía con la canción. Bajo al gran comedor, aún con los audifonos podia escuchar los gritos de los de primero pensando si él alguna vez había sido así, y con gran pesar recordo las bromas que les hacia a las serpientes. Antes de entrar al gran comedor escucho el nombre de su medio hermano haciendole levantar la mirada buscandolo.

And love is all that I need

And I found it there in your heartIt isn't too hard to see

Lo vio reír ante algo que le habia dicho Louis. Tal vez fue la canción que lo hizo sentirse alejado de la realidad, solo podía mirarlo a él sonreir.

We're in heaven

Sentia que el tiempo se había echo lento, caminaba pero el tramo hasta su mesa era extremadamente largo.

We're in heaven

Al llegar a su mesa, solo se sentó sin apartar su mirada. Escuchaba como Fred y Roxanne le hablaban pero no podía escuchar las palabras. Gael le parecia muy brillante, no queria dejar de mirarlo, era dificil no darse cuenta que debia de alejarse de él por su bien y por la del mismo James. Joder era un niño y lo peor su medio hermano.

We're in heaven

Al acabarla música se sacó los audifonos todavía sintiendose alejado de la realidad. Estamos en el cielo, vaya ironía pensó nuevamente. No estaba en el cielo, estaba en el jodido infierno.

-¡JAMES!-brincó ante el gritó haciendo que el gran comedor estuviera en silencio, sintió su mirada y solo se forzó a no mirarlo-¿estás bien?-

-si, solo pensaba en algo-trato de estar calmado y al parecer sus familiares le creyeron. Empezaron a molestarlo con respecto a su cita, Fred en especial, luego Roxanne comentandole sobre como deberia tratar a la afortunada chica que saldría con el capitán de Gryffindor. Fingió reír, todavía podía sentir sus miradas, era como una fuerza que lo quería hacer devolver la mirada. El tiempo paso deprisa desde ese momento, había estado en su habitación para evitar encontrarse con el rubio y antes de que se dierá cuenta ya eran las 2, era hora de su cita.
Notas finales:
🌻 A V I SO para la C O M U N I D A D🌻

Holissss a todosss! espero que se encuentren bien. El motivo de este aviso es preguntarles que les gustaría que pasará en el proximo capitulo. Espero sus comentarios con ansias ya que mi cerebro esta refrito por todas las lecturas, trabajos que me han dejado los maestros (Viles personas). Esperaré sus comentarios con ansias. Nos vemos en el próximo capítulo.
Esta historia está almacenada en http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=46579