Beso Sangriento por Eva_Ama_El_Yaoi
Resumen: -Nic-este desvió la mirada de la gente con la que hablaba y se centró en mi.-¿Por que la gente no se sienta en esa mesa?
-Porque allí se sienten ellos-Nic hizo una mueca rara, como si solo el hecho de hablar de la gente que se sentaba allí le molestara.
-¿Quienes son ellos?
-Los vampiros.
**************
-¿Quienes son ellos?
-Dani y Stefan, son hermanos.
**************
-Eres un vampiro?- Él sonrió, se acercó a mi y rozó mi cuello con sus colmillos.
Categorías: Originales, Fantastica Personajes: Ninguno
Géneros: Drama
Advertencias: Mpreg=Embarazo Masculino
Desafíos: Ninguno
Series: Ninguno
Capítulos: 1 Completo: No Palabras: 2955 Lecturas: 78 Publicado: 28/08/16 Actualizado: 28/08/16
Notas de la historia:
Espero que vos guste la historia.

1. Bienvenido a Villends. por Eva_Ama_El_Yaoi

Bienvenido a Villends. por Eva_Ama_El_Yaoi
Cap 1
Miré el reloj por milésima vez. Ya eran las nueve y media de la tarde y llevaba metido en este tren unas largas cuatro horas. Era la única persona en el vagón, al parecer no hay mucha gente que quiera visitar Villends, un pequeño pueblo que no puedes encontrar ni en Internet. No los culpo si por mi fuera tampoco iría, ¿por que voy?

Un mes después de mi decimosexto cumpleaños mi madre murió de cáncer, recuerdo que estuvo todo el mes insistiendo en pasar tiempo con migo, y yo, como todo un adolescente al que no le importa nada mas que los amigos, buscaba cualquier escusa para no hacerlo. El caso es que como soy menor de edad tengo que ir a vivir con mi padre, que para mi mala suerte vive en el lugar mas remoto de todo el mundo.

Mi madre se fue de Villends a los 23 años, poco después se enteró de que estaba embarazada, se lo contó a mi padre, pero no volvió con el. Ella no quería que yo creciera en un pueblo en el que la única diversión es dar de comer a las palomas.
Estaba nervioso y estresado. Nervioso porque la única vez que vi a mi padre tenia 8 y me escondí en el armario de la habitación de mi madre porque me daba vergüenza hablar con el, y estresado porque el tren parecía no tener intención de llegar.
El tren paro bruscamente y pude ver por la ventana a mi padre esperándome al lado de un taxi, no sabia que en Villends había taxis, mi madre siempre decía que Villends era el pueblo mas anticuado que podrías encontrar. Baje del tren y con ayuda de mi padre metí mis maletas en el maletero.
Durante todo el camino no hablamos nada, a veces mi padre y el taxista comentaban cosas como el partido que echaron ayer por la tele. Yo me dedique a inspeccionar a mi padre. A pesar de que habían pasado ocho años el no había cambiado casi nada, salvo unas cuantas arrugas que salieron por la edad. Llegamos a casa y para no tener un momento incómodo, le di las buenas noches y subí a lo que desde ahora sería mi cuarto.
Me desperté en una habitación enorme, salí al pasillo y vi que este era enorme y tan largo que parecía no tener fin. Todo el pasillo estaba decorado con cuadras que parecían ser muy antiguos y de mucho valor. Me acerqué al mas grande que había para verlo mejor. En el centro del cuadro había una especie de trono en el cual estaba sentado un hombre que parecía tener unos 28, a cada uno de sus lados había un chico que parecían tener mi misma edad o un poco mayores. Mi vista se posó en uno de ellos. Tenia el pelo negro y los ojos de un color azul mezclado con verde. A pesar de solo ser un dibujo, el chico parecía estar mirándome.
Oí un ruido que procedía de una de las habitaciones. Entre y vi al mismo chico del cuadro mirando por la ventana. Este notó mi presencia y se giró poco a poco en mi dirección. Cuando nuestros ojos hicieron contacto note un escalofrío recorrer todo mi cuerpo, parecía como si sus ojos me leyeran la mente.
El chico sonrió y pude divisar unos colmillos asomarse de su boca, sus, ojos que antes eran azules con un poco de verde, se volvieron rojos mientras se acercaba a mi. Queria salir corriendo pero el miedo me paralizó
Cuando estuvo justo delante mía, su sonrisa se amplifico mientras paseaba su mirada por todo mi cuerpo, volví a senir ese escalofrío que hizó que todo mi cuerpo temblara. Empezó a agacharse para estar a mi misma altura, ya que era unos centímetros mas alto que yo. Cerré los ojos, tenia miedo de lo que ese chico podría hacerme. De repente sentí una presión en mis labios, abrí los ojos desmesuradamente al notar que eran sus labios los que hacían esa presión. Se separó de mis labios y empezó a besar mi cuello dejando marcas en este. Quería empujarlo pero no podía moverme. Sentí sus manos recorrer todo mi cuerpo por encima de la ropa, hasta detenerse en mi pantalones. Desabrochó mi bragueta , mientas volvía a besarme en los labios. Lentamente me quitó el pantalón y soltó una risita al ver que llevaba calzoncillos con dibujos de Minions , sentí como mi cara se ponia roja. El se agachó completamente y me quitó los calzoncillos, iba a gritarle que parara pero todo a mi alrededor se volvió blanco al sentir que se metía todo mi miembro a la boca. Se separo de mi durante un segundo, y empezó a lamerlo mientras me miraba directamente.
-Ahhh! para...voy a...- no termine de hablar cuando me corrí en su boca.El se lo tragó todo y me sonrió.
-Eres mas lindo de lo que me esperaba Alex - Espera... ¿como sabe este chico mi nombre?


Conoces esa sensación en la que estas dormido pero a la vez despierto? Así me encontraba yo.
-Alex..Alex..
Abrí los ojos y vi a mi padre tratando de despertarme. Mire el reloj, eran las nueve de la mañana . Por que me despertaba tan temprano un domingo?
-Que pasa....papa? - Era raro llamarlo así, y a el también parecía incomodarlo.
-Me voy a trabajar. Te he dejado el desayuno en la mesa.
-Gracias.
-Pensé que podrías aprovechar el día y visitar el pueblo, así mañana no te perderás de camino al instituto.
Asentí. Me dio una ultima mirada y se fue. Baje a desayunar unos minutos después: pan tostado con zumo de naranja. Cuando vivía con mi madre solía desayunar huevos fritos con beicon , pero esto también estaba bien.
Después de desayunar ,subí a mi cuarto para cambiarme. No me apetecía salir, lo único que quería era quedarme en la cama todo el día, pero tampoco quería perderme mañana y llegar tarde mi primer día de clase, si es que se puede perder en un pueblo tan pequeño. Peine mi pelo rubio y me puse unos pantalones negros ajustados con una sudadera verde que combinaba con mis ojos del mismo color. Ya que en Villends siempre hace frío, sin tener en cuenta si es verano o invierno, me puse un gorro de lana y la chaqueta mas calentita que tengo.
Explorar el pueblo no me llevo mas de media hora. No había ni centros comerciales, ni cines, ni siquiera un puesto de comida rápida. Le pregunte a una señora donde quedaba el instituto, ella me miro como si viera un zombie y después de lo que parecían horas me indico el camino. Al parecer el instituto estaba a las afueras. Era un edificio viejo que parecía caerse en pedazos. SE PODÍA DAR CLASES ALLÍ? Al lado también había una residencia para los alumnos. Al contrario que el instituto, este estaba en muy buenas condiciones, hasta parecía una mansión , rodeada de jardines con flores de todo tipo.
Todavía no quería volver a casa, a si que me fui a un parque que había por la zona y me senté apoyado en un árbol. Era un sitio muy tranquilo, ya que no había nadie. Cerré los ojos para disfrutar de la calma del lugar cuando sentí que algo se subía a mis pies. Abrí los ojos y vi un pequeño cachorro mirándome con curiosidad. Le acaricie el pelaje y sonreí, era suave y muy mono.
-Lo siento, mi perro te esta molestando?
Mire a la persona que me estaba hablando y quede petrificado. Delante mía había un chico de mi misma edad, alto, con el pelo negro y los ojos azules con un tono verdoso, tan profundos que parecían leerte la mente. No podía ser... era el chico con el que soñé. Intente tranquilizarme, seguro que solo son imaginaciones mías.
-Anda Toby, ven aquí - El cachorro lo miro y se acomodo mejor en mi regazo- Vaya... no me hace caso. Siento que te este molestando.
-Tranquilo, no me molesta - el chico me sonrió, y como no, sentí un escalofrió recorrer todo mi cuerpo.
-Me llamo Stefan, puedo sentarme con tigo?
-Si claro. Soy Alex
Stefan se sentó a mi lado y empezamos a hablar de cosas triviales. Resulto que íbamos al mismo instituto, algo que no nos extrañó , ya que solo había uno en el pueblo. Yo le conté que me mude aquí ayer. Stefan me escuchaba con mucha atención, no sabia por que pero sentía que podía contarle cualquier cosa.
-Donde vivías antes? - Me preguntó
-En Ottawa.
- Te mudaste de Ottawa a Villends?!- preguntó con burla, asta la gente que vive aquí sabe que el sitio no es para presumir.
-Tuve que hacerlo. Mi madre murió y vine a vivir con mi padre.
-Vaya...
Mire el reloj, marcaban las cinco y media. Tanto tiempo he estado hablando con Stefan? El tiempo se me paso volando.
-Oye...ya es un poco tarde, pero, por que no quedamos aquí mañana después del insti? - me preguntó Stefan con una sonrisa.
-Vale- el solo hecho de poder ver a Stefan de nuevo me hacia feliz, sin saber yo por que.- Y podrías traer a Toby.
El cachorro se removió y me miro como sabiendo que hablaba de el.
-Creo que Toby se quedara en casa mañana. Adiós Alex.
-Adiós.
Vi como Stefan se iba a paso rápido del parque con Toby corriendo detrás suya. Regrese a casa, mi padre no había llegado todavía. Subí a mi cuarto . Mis ojos se abrieron desmesuradamente al ver un montón de rosas rojas esparcidas por toda mi cama. Me acerque y vi una nota en la que ponía: DE DANIEL.
Quien era Daniel y por que me enviaba flores?

Narra Stefan
Me aleje de Alex lo mas rapido que pude, la sed me estaba matando. Entre a la mansion y saque una bolsa de sangre del refrigerador. Iba a beber, cuando una bola de pelo me llamo la atención. El perro me estaba mirando con burla.
-Que te hece tanta gracia, Dani? Por que no compartes el chiste y nos reimos los dos?
El perro poco a poco se transformó en un chico.
-A tus 600 años aun no puedes controlar la sed, eso es deplorable hermanito.- definitivamente no lo soportaba.
-No me pasaría esto, si tu no te hubieras acercado a él.
-Gracia a que yo me acerqué a él, tu pudiste hablarle, y no espiarlo desde las sombras como un acosador. Anda que meterse en sus sueños...
-Quieres que te de las gracias?-Le pregunté con sarcasmo
-Yo contaba con que me regalaras un descapotable nuevo, pero un gracias también me sirve.
-Tu...
-Perdone...- un guardia entró en la habitación a toda prisa- Sr.Stefan, Sr.Daniel, su padre solicita su presencia...

Narra Alex
El despertador sonó y me levante rápidamente. Me vestí con el uniforme del instituto, me lave los dientes después de desayunar pan tostado con zumo de naranja, otra vez,y salí corriendo al instituto.
El edificio era tan horrible por dentro como lo era por fuera. Eso y que estaba lleno de gente, me complicaba bastante encontrar el despacho del director. Al final disidí preguntarle a un chico que tenia el pelo castaño claro con partes tintadas de azul y ojos marones.
-Hola, estoy buscando el despacho del director, me podrías decir donde esta?- El chico soltó una risita- De que te ríes?
-Mira detrás tuya.
Me giré y vi una puerta con un letrero en el que , con grandes letras, ponía DESPACHO DEL DIRECTOR. Iba a disculparme con el chico pero éste ya se había ido a su clase.
Entré al despacho y me encontré a un chico alto, muy pálido, con el pelo rojo y ojos marrones. Iba vestido con el uniforme del instituto.
-Hola, vine a ver a ver al director.- el chico me miró.
-No esta. Pero me puso al mando. Dime, que necesitas?-su sonrisa amable me daba confianza a pesar de que no le conocía.
-Soy nuevo, y quería que me dieran el horario y...
-Claro el nuevo!- me interrumpió- Dime, como te llamas?-me preguntó mientras buscaba entre un montón de papeles que estaban esparcidos en... el suelo...
-Alex...
-Bien, aquí estas- me dió unos papeles que tenían escritos el horario, profesores, etc.- Por cierto me llamo Daniel.
Le mire sorprendido, Daniel! Su sonrisa amable cambio por una burlona al ver el deconcierto en mi rostro.
-Yo...debería irme..-dije mientras me giraba para marcharme.
-Alex- me quede quieto-nos vamos a divertir mucho juntos.
Salí de allí casi corriendo, que le pasaba a ese tipo? Fuí a mi clase y mientras el profesor me presentaba, inspeccioné a todos mis nuevos compañeros de clase. Me decepcioné al ver que Stefan no era uno de ellos (Se me olvido mencionar que había tenido otro sueño humedo que tenian como protas a él, a mi y a mi cama). El profesor me mandó a sentar al lado del chico con el pelo tintado de azul que conocí esta mañana. Ahora que lo veía mejor, noté que era bastante mas pálido que la mayoría de gente aquí y tenia la mirada perdida. Estaba tan dentro de sus pensamientos que ni siquiera notó mi presencia.
-Esto...quería darte las gracias por indicarme el camino- el me miró y sonrió
-No importa, estaba detrás de ti, lo hubieras encontrado de todas formas-no estaba tan seguro de eso.
-Aun así, gracias. Me llamo Alex.
-Soy Nicolas, pero puedes llamarme Nic.
El profesor de la clase siguiente no vino, así que aproveche para hablar más con Nic, era nuevo y no tenia amigos aquí, Nic parecía amable y nos llevamos bien enseguida.
Cuando llegó la hora del almuerzo, Nic me invitó a sentar con el y sus amigos en el comedor. Ya dentro de este busqué a Stefan con la mirada, pero tampoco lo encontré aquí. Lo que si noté, era la extraña distribución del comedor, es como si hubiera una linea invisible separando este por la mitad. En una parte había muchas mesas y la gente se sentaba allí, y asta en el suelo. En la otra mitad había solo una mesa y estaba vacía.
-Nic- este desvió la mirada de la gente con la que hablaba y se centró en mi- Por que la gente no se sienta en esa mesa?
-Porque allí se sientan ellos- Nic hizo una mueca rara, como si solo el hecho de hablar de la gente que se sienta allí le molestara.
-Quienes son ellos?
-Los vampiros- dijo el tranquilo, con tanta naturalidad que asta parecía de lo mas normal.
-Vampiros? Me estas tomando el pelo?
-No te dijo el director?
-Decirme el que?
-Sobre los vampiros.
-Ellos no existen.
-Si existen, van a este instituto y nosotros somos su comida.
-Su comida? Vampiros?- estaba alucinando, era algún tipo de broma?
-No te dijo el director cuando llegaste?
-No, el director no estaba, había un chico, se llamaba Daniel.
-....- Nic me miraba con preocupación en el rostro- Daniel?
-Si...Mira Nic si esto es una brom...
De repente el comedor se quedo en silencio. Mire a la entrada y vi a unos chicos muy pálidos. Estaban parados mirando a todos allí presentes como si fueran un par de muebles más, después se dirigieron a la mesa desocupada. Uno de ellos se quedo mirando a Nic fijamente. Este parecía notarlo, ya que me apretó con fuerza la mano mientras el chico se acercaba. Se agacho de tal manera que su cara estaba a la altura del cuello de Nic y entonces lo mordió...Lo MORDIÓ!!!!!!! Quedé estupefacto mirando la escena delante mía, Nic simplemente miraba a la nada.
Después de unos segundos que parecieron horas, "el chico vampiro" se apartó y se fué a la mesa de ¨ellos¨. Nadie dijo nada, simplemente siguieron con lo que hacían antes de que "ellos" llegaran.
-Nic..- el me miró y esbozó una sonrisa.
-Ese era Kristian- dijo- siempre hace lo mismo, se acerca bebe y se va. Me ha mordido tantas veces ya, que he perdido la cuenta. Todos hacen lo mismo, no hablan con nosotros a menos que sea necesario.
Vi como los ojos de Nic se apagaban mientras hablaba, yo estaba en shock. Es que imagínatelo, te mudas y descubres que esos personajes mitológicos que veías en el cine o leias en los libros van a tu instituto. Acaso tu no estarías en shock? Es mas, tenia ganas de salir corriendo de allí y no volver nunca. Noté como el comedor volvía a quedarse callado. Mas vampiros? Mire a la entrada y vi a Daniel y a...Stefan?
Notas finales:
¿Lo sigo?
Byb29;
Esta historia está almacenada en http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=46153