Eres un Ángel Oscuro por Cacell Corp
Resumen: [Slash! HPxDM] Harry recibió su herencia a los 16 y fue ayudado por Dumbledore a adaptarse. Snape se convierte en la nueva figura maternal de Harry mientras que la herencia Veela de Draco lo hace un candidato sabroso para pareja. [Traducción]
Categorías: Harry Potter Personajes: Ninguno
Géneros: Humor, Romance
Advertencias: Ninguno
Desafíos: Ninguno
Series: Ninguno
Capítulos: 2 Completo: No Palabras: 920 Lecturas: 2892 Publicado: 09/05/07 Actualizado: 31/05/07

1. Apostaría que eres su obra de arte… por Cacell Corp

2. Apostaría que eres su auto-control por Cacell Corp

Apostaría que eres su obra de arte… por Cacell Corp
Eres un Ángel Oscuro...

Por fragonknight01

Capítulo 1: Apostaría que eres su obra de arte…


Harry Potter recibió su herencia en su cumpleaños número dieciséis, al igual que la mayoría de la gente mágica. Los diecisiete era la edad de convertirse en adulto y salir al mundo. Él necesitaría su año de asesoramiento familiar para ayudarlo. Por una vez Albus Dumbledore no le había fallado…

Harry Potter se había convertido en un ángel oscuro. En algún lugar de la línea Potter, uno de los Potter se había unido a un ángel caído. Algunos creían que había sido Percivalis Potter, ella era una rara. Sin embargo, ella no era la causa real del predicamento de Harry, aunque era una contribuyente mayor.

Una vez había habido un rumor de que ella solía ser rara –eso fue por el día en el que tomó un sorbo de vino de un viejo cáliz que Merlín le había dado a Caius Potter en la ocasión en la que había dado a luz a Morgan Le Fay. Después de ese incidente completamente extraño no tocaría a la mujer.

Ese cáliz había venido de las Tierras Sagradas. Se rumoreaba que había atrapado la sangre que goteó de la herida de Jesús mientras colgaba en la cruz. Era una reliquia sagrada y no tenía que ser usada nunca. Por supuesto, Percivalis no sabía que estaba usando la única taza en el mundo que nunca tenía que ser usada por un mero mortal otra vez…

Percivalis sólo había tomado un sorbo cuando se dio cuenta de que acababa de cometer un grave error –en más de un modo. Fue sepultada con el resto de los Potters en la cripta familiar y cuando se levantó de su reposo algunas semanas después, estaba hambrienta. Y así empezó el rasgo pseudo-vampírico en la familia Potter.

Nunca nada fue fácil para Percivalis después de que regresara de la muerte. No sólo necesitaba alimentarse de la sangre de los magos, tenían que ser magos oscuros. Para su suerte durante las épocas oscuras en Europa había un suministro interminable de comida. Su sangre nunca la corrompió de ser un instrumento de la paz y prosperidad; su propensión a compartir pate de foie gras, sin embargo, era vista por todos como una idiosincrasia irritante.

La siguiente parte del árbol genealógico de “la familia rara” que debería ser depurado, fue descuidado cuando la más joven de las hijas de Salazar Slytherin se casó con Lord Geoffrey Potter. Su hijo, Shiloh, cargó el rasgo de vampiro por “x” vez luego de su abuela Percivalis. Contra los deseos y juicio de su familia, amigos, asociados, compañeros de trabajo, enemigos, y vecinos entrometidos, decidió casarse con la hija adoptada de la vieja dama Hufflepuff.

Dreama había sido encontrada por Helga Hufflepuff un día mientras la anciana se ocupaba de su polipodio de plumas de ángel. Las alas de la niña se habían roto y estaba sangrando con gravedad. Lo único que la anciana podía hacer por ella era llevarla a casa y llamar a Rowena Ravenclaw para que viniera a ayudarle cuidar de la bebé. El nombre Sweet Dreams había sido acortado a Dreama, y fue criada como un humano ya que era incapaz de regresar al cielo sin sus alas.

Shiloh y Dreama Potter produjeron el bebé más fenómeno, o dos… Sterling Potter era un vampiro que encontraba necesario alimentarse de magos oscuros (al igual que la Abuelita, que se posaba en la cima del árbol genealógico). Aunque había una diferencia, Dreama realmente era un ángel que había bajado del Cielo, y de ella, Sterling heredó los dones de paz y contento.

Sí, la familia Potter realmente era una de las más grandes familias de magos, había aparecido casi en los surgimientos de la magia. Podían, de hecho, trazar su línea familiar hasta Hecate, la primera Madre. Si James Potter hubiese sido menos idiota y se hubiese rodeado con mejores amigos en lugar de licántropos, megalomaníacos, y basura de alcantarilla, se habría percatado del hecho de que Lily Evans no era ni semejante a una sangre sucia. Se creyó su historia de mierda, pescó su anzuelo, línea y figura.

Su magia combinada despertó viejas magias dormidas en sus torrentes sanguíneos, y el bebé resultante era una completa obra de arte. Harry era hermoso, pequeño incluso para los estándares femeninos, y tan talentoso que se hacía difícil enlistar sus logros.

Después de haber recibido su herencia, desarrolló una “rara peculiaridad” que pocas personas eran capaces de ignorar. Bueeeeeno, no era en realidad una peculiaridad extraña –era más un pasatiempo que pocas personas podían resistir.

Se negaba a comer comida. Sin embargo, Harry podía ser visto deambulando los polvorientos, húmedos, y sofocantes calabozos en busca de magos oscuros que morder. Severus Snape era incluso conocido por tomarlo en el fondo de la habitación y darle aperitivos si trabajaba particularmente bien en clase de Pociones. Esa era la otra particularidad rara de Harry –empezó a tener un total nuevo interés en Pociones sólo para que su Profesor…
Apostaría que eres su auto-control por Cacell Corp
Eres un Ángel Oscuro

Por fragonknight01

Capítulo 2: Apostaría que eres su auto-control.


Snape estaba preocupado aunque nunca se lo admitiría a nadie. Había sido convocado por Voldemort tres días atrás y todavía no se las había arreglado para volver a Hogwarts. Estaba preocupado por el Ángel Oscuro que se le había confiado por Albus. Era su responsabilidad asegurarse de que el ángel fuera alimentado regularmente y estaba seguro de que Harry estaría agonizando de hambre para ahora.

La maldita poción que estaba tratando de crear era un poquito volátil y ya había reorganizado el laboratorio de Riddle dos veces… con un poco de ayuda, por supuesto… pero ninguna contaba en realidad. Incluso Lucius Malfoy se negaba a poner un pie en el laboratorio cuando Severus Snape estaba creando. Él y Lucius se habían reído bastante el año pasado con respecto a los efectos de mezclar sangre de araña viuda negra con lágrimas de arpía.

Él sabía que ya no podía demorarse más. La poción era una versión débil de lo que Voldie quería, pero no se atrevía a retrasarla más. Estaba embotellando la desagradable sustancia que se suponía que rejuvenecería la carne humana del cuerpo del Hombre Fenómeno cuando el mencionado hombre fenómeno llegó buscándolo.

- ¿Severus? –dijo en un siseo que NO hacía nada al lívido de Snape. A decir verdad, sólo el olor era suficiente para darle a Sev náuseas. Porqué el viejo bastardo tenía que pensar que él era atractivo iba más allá de la imaginación de nuestro Maestro en Pociones (y sí, tener una imaginación salvaje es un requisito para ser un Maestro en Pociones.)

Snape se volteó hacia él, con los ojos bajos, y se inclinó ligeramente-. ¿Mi Lord?

- ¿Estás por terminar aquí?

- Acabo de terminar. Su regulación del tiempo es impecable.

- ¿Todo está como debería?

- Debo asesorarlo en los efectos que según mi teoría ocurrirán.

Voldemort hizo una mueca-. Sí, sí, por todo lo que quieras. Tienes que pasar por todas esas tonterías. Dime que si lo tomo tendré una muerte horrible… Ahórrate el drama. Hice los cálculos para esta yo mismo. Sé qué esperarme.

Snape bajó la cabeza para esconder una diminuta sonrisa expresada en sus rasgos-. Aceptaré que usted tiene el derecho. Esta poción posiblemente podría destruir su alma inmortal.

- Entonces tendrás que quedarte un rato luego de que la tome para que podamos disfrutar sus beneficios juntos.

Snape mentalmente corrió hacia el baño y empezó a rezarle a la divinidad de porcelana-. Necesito mandarle un mensaje a Draco para verificar algunas de mis pociones si usted puede darme algunos segundos.

- ¿En qué estás trabajando en Hogwarts? ¿Tienes mucho tiempo para estudios independientes estos días? –Voldemort parecía de humor jovial ahora que estaba sosteniendo el vial de crecimiento de carne.

Severus rápidamente garabateó una nota pidiéndole a Draco que revisara las barreras alrededor de alguna de sus pociones y que terminara alguna de ellas si tenía tiempo. Sabía que tenía que entregarle esa nota a Voldemort para que ese viejo entrometido la pudiera leer antes de llamar a su cuervo para que viniera a tomar la posesión de la entrega.

Con eso hecho, Severus siguió a Voldemort subiendo las escaleras hacia su sala de estar privada y se hundió en la silla que flanqueaba la chimenea. Iba a ser una larga noche a menos que el somnífero que había agregado deliberadamente hiciera efecto.

Voldie lamió sus deshidratados labios de forma sugestiva mientras ojeaba el cuerpo sentado tan correctamente en la silla frente a la suya.

Severus lo notó, pero no dio ninguna indicación de estar enmendable a las pistas que Voldie le estaba dando. Había visto una vez a Bella y Tom haciendo lo salvaje y podía decir que estaba asustado de por vida. Esos dos tenían algunos asuntos serios… Por supuesto también estaba la vez que había visto a Lucius Malfoy… ¡¡¡NO, NO VAYAS ALLÍ!!!

El viejo era más débil incluso de lo que Severus había calculado que sería. La poción apenas había tenido tiempo de hacer que su piel luciera de un tono más saludable de rosa antes de que él se sumergiera en los expectantes brazos de Morfeo.

Snape lo observó, preguntándose ausentemente si las serpientes roncaban. Y, ¿las serpientes reales tendrían labios deshidratados? Esperó aproximadamente diez minutos antes de convocar a Wormtail-. Tal vez querrías dejar a nuestro Lord dormir tanto como quiera. La poción parece haber sido más dura en su cuerpo de lo que pensó y tendrá que descansar para recuperarse.

Wormtail miró de Severus hacia su durmiente amo-. No lo envenenaste, ¿verdad? Parece un poco ruborizado.

Snape rodó los ojos-. Por supuesto que parece un poco ruborizado. Acaba de tomarse una poción de crecimiento de carne. Esa es la razón por la que está teniendo un color saludablemente rosa. –Miró al idiota parado allí y agregó-. Oh, ve y llama a Malfoy. Él verificará que el Señor Oscuro sólo está en un sueño curativo. Drena bastante la magia tomar esa poción tan seguido como él quiere hacerlo.

Wormtail sólo lo miró.

- Está bien, rata miserable, entra en juicio. Me voy. He estado aquí por más de 72 horas y necesito desesperadamente un baño y algo de comida. –Salió hecho un huracán de la habitación después de echarle un maleficio a Nagini para tomar un pedazo de queso, murmurando para sí mismo sobre ratas idiotas todo el camino por el corredor hacia la puerta del frente.

Severus sabía que había dejado la Mansión Riddle presuntuosamente, pero realmente quería regresar a Hogwarts y asegurarse de que el pequeño mago que se había convertido en un hijo para él estaba bien. Esperaba que Harry tuviera suficiente sentido común para atacar a Malfoy si realmente se estaba muriendo de hambre. Ese chico podía hacer un buen fregadero con su magia, y Harry estaba bastante satisfecho al morder ahora que no lastimaba en absoluto al otro chico.

Se retorció mientras pensaba en cómo el chico casi había muerto antes de que Remus Lupin encontrara una vieja referencia, en uno de los libros de Familia de los Potter, sobre Percivalis Potter siendo un vampiro que sólo se podía alimentar de magos oscuros. Había explicado mucho sobre porqué Harry había elegido seguirlo a donde fuera después de haber recibido su herencia. El chico había sido una dulce molestia dependiente: siempre siguiéndolo a dondequiera que fuera, exigiendo sentarse en su regazo para poder calmarse y dormir con los latidos del corazón de Severus.

Severus nunca admitiría ante nadie que había empezado a querer al chico que se aferraba tan desesperadamente a él a pesar de que todos trataran de dejar al Maestro en Pociones solo. Harry había sabido que necesitaba estar cerca de Snape porque Snape realmente era un mago oscuro. Nunca se le había ocurrido al chico morderlo hasta que Lupin salió con la historia de Percivalis en un último intento de hacer que el chico comiera… ya habían pasado nueve días sin comida y el chico estaba empezando a perder el color bastante rápido.

Recordó la primera vez que le había ofrecido a Harry su brazo para que se alimentara-. Te estás muriendo de hambre, Harry. ¿Y si la teoría de Lupin es correcta? Es un tiempo de maldad, así que tiene sentido que un Ángel Oscuro aparezca. Úsame como un objeto de prueba. De acuerdo a Lupin no puedes dañarme realmente ya que tengo un alma y una conciencia.

Harry había volteado su cabeza hacia Severus, demasiado débil para llorar siquiera-. ¿Y si sólo soy un vampiro?

Snape tranquilizó al chico con una de sus raras sonrisas-. No serías el primer vampiro que me mordiera. En realidad también hay vampiros en mi familia. –Había tenido que cortarse ligeramente el brazo y dejar caer una gota de sangre y frotarla sobre el labio inferior de Harry antes de que sus dientes se extendieran… y entonces no fue el sabor de la sangre, sino el sabor de la oscuridad, que atrajo al chico.

Snape se había dormido tan pacífica y profundamente después de ese episodio que estuvo enganchado. Ser capaz de dormir sin pesadillas era una sensación asombrosa. No había que preguntarse porqué se había encargado tan bien de Harry Potter. También estaba el hecho de que Harry intentaba activamente esforzarse en Pociones ahora porque entendía mejor al profesor y quería ver sus raras sonrisas y recibir alabanzas. Los aperitivos eran buenos también.

-.-

La tardía hora no detuvo a Harry de deambular en sus pasos, lejos de la luz y las risas que no significaban nada para él ahora con ese dolor y hambre. Harry estaba hambriento. Severus había sido alejado de Hogwarts por Voldemort y aún no había regresado. Eso había sido hace tres días. El pequeño mago eventualmente entró al aula de Pociones, sujetándose el estómago, y llorando enormes lágrimas que cayeron ignoradas hacia el piso y se solidificaron en diamantes. Estaba así de hambriento.

Levantó la vista cuando oyó la puerta abrirse, con esperanza de ver a Severus caminar por la puerta. En cambio, Malfoy, el hurón saltarín increíblemente sexy, se paró en la entrada, con un gesto de disgusto en el rostro. Harry podía ver los pensamientos desagradables corriendo por su mente cuando lo observó y vio la cara surcada de lágrimas del Niño Dorado de Gryffindor.

- ¿Qué estás haciendo aquí en las mazmorras, Preciosura? –se burló Draco-. ¿No deberías estar arriba en la torre chupándote el brillo de la luna y siendo enfermizamente maravilloso con todos tus sicópatas compañeros de casa?

Harry nunca oyó las palabras. Vio la boca moverse, “bla, bla, bla”… Siempre era la misma vieja rutina y aún así había algo diferente esa noche. Harry se lo quedó mirando encantado. El olor que emanaba del mago oscuro tenía a su hambrienta personalidad sacudiéndose de emoción. El adorable ángel fue de “modo llorar” a “abalanzarse sobre posible presa” en menos de cinco segundos.

Draco lo notó inmediatamente-. Potter, ¿qué demonios te pasa? –Los ojos plateados-azules de Draco se estrecharon mientras lo miraba. Cuando había abierto la puerta y visto a Potter llorando se había sentido obligado a arreglar cualquier problema que tuviera al otro molesto. Ahora estaba dentro de la habitación con él y ya no estaba seguro de estar enteramente a salvo…

El sentido veela de Draco le estaba diciendo que tenía que correr como un demonio. Aunque su personalidad “mago seriamente malo” no lo dejaría irse. Potter estaba presentando un misterio y su intuición podía irse a la mierda. Malfoy no era nada más que entrometido.

El sonido fue interpretado correctamente por la unidad sensorial auditiva de Draco Malfoy, que entonces envió señales a sus órganos reproductivos de que se despertaran y por favor se mantuvieran en “espera” sólo por si acaso surgía apareamiento. Se encontró a sí mismo avanzando hacia el chico que parecía remachado a un punto particular.

- ¿Potter? –le gruñó a Harry-. ¿Qué estás haciendo aquí solo? ¿No deberías tener miedo de ser atrapado en las mazmorras después de hora por un prefecto o uno de los profesores?

Harry se encogió de hombros y manifestó lo obvio-. Bueno, tú me atrapaste. ¿Ahora que vas a hacer?

Draco avanzó hacia él. Solamente el tamaño del rubio era suficiente para desanimar a la mayoría de los niños.

Harry estaba demasiado encantado con el olor de Draco para preocuparse mucho sobre ser intimidado por el Premio Anual tratando de sermonearlo. Levantó la vista hacia el mago casi completamente crecido que lo superaba por aproximadamente treinta y cinco centímetros-. ¿Qué tal alto eres? –susurró con pavor.

- Un metro noventa y dos centímetros. –Draco sonrió con arrogancia-. ¿Qué tan pequeño eres tú?

- Yo mido un metro y cincuenta y cinco. Pero que no te engañe mi altura. En la vida real soy mejor que un mago promedio.

- ¿Esto es la vida real?

- No estoy seguro.

- ¿Qué pasaría si esto sólo fuera un sueño? –Draco no pudo evitar la rasposa cualidad que se había introducido a su voz.

- Bueno... si esto sólo fuera un sueño, tú me levantarías para que yo pudiera envolver mis brazos alrededor de tus hombros y apretar mi rostro contra tu cuello. –La voz de Harry tomó una cualidad hipnótica. Levantó un brazo y acarició el cuello de Draco con un pequeño y suave dedo que olía extrañamente a magnolias-. Podría lamer ese palpitante punto del pulso en tu garganta para ver si sabes tan bien como hueles. –Su voz era absolutamente cautivante.

El lado Veela de Draco eligió ese momento para afirmarse. Su mano se disparó y atrapó la mano pequeña y la redirigió hacia sus labios parcialmente abiertos.

Harry lo dejó controlar su mano. Observó ávidamente cómo los ojos del chico más alto empezaban a brillar, sólidamente plateados, por el sabor de su dedo. El Ángel Oscuro suspiró con alivio por haber recordado lavar sus manos antes de salir del baño unos minutos atrás.

La respiración de Draco se cortó en un sollozo cuando tropezó con un asiento y cayó en él. Sus ojos brillaron y levantó las manos para mover a Harry hacia él-. Estoy demasiado débil para mantenerme en pie. Ven a mí.

Era el turno de Harry de vislumbrar al otro chico. Sus ojos esmeraldas brillaron con la luz de la antorcha mágica-. No me detendré en una probada. Tienes que alimentarme. –La compulsión de alimentarse estaba causando que torciera la boca-. Quiero más que una probada de ti. Quiero alimentarme de tu magia oscura. –Abrumado con emociones conflictivas, miró a Draco-. Hay algo más…

- ¿Más de qué? –dijo Draco prácticamente gimiendo-. ¿Qué quieres de mí, Potter?

- Por dentro tengo una necesidad de hacerte mío.

Draco lo escuchó. Las palabras que salieron del hombre morocho se hundieron en su conciencia con claridad cristalina por alguna razón-. ¿Qué pasa si dejo que me hagas tuyo? –Se lamió los labios titubeantemente mientras ojeaba al objeto de sus deseos.

- Draco, los Ángeles Oscuros tienen una pareja de por vida. Generalmente no reconocemos a nuestra alma gemela hasta los treinta más o menos porque normalmente necesitamos madurar mentalmente antes de adquirir el deseo de reproducción, pero hay algo sobre ti que ha causado que mi deseo de emparejarme contigo se activara.

- Ven aquí –dijo Draco con una voz suave y neutral-. Probablemente has reconocido el hecho de que tengo un poco de sangre veela y ellos usualmente se emparejan después de terminar la pubertad.

Harry avanzó hacia él y fue atraído a un cálido abrazo reconfortante. Draco murmuró con aprecio cuando los brazos de Harry fueron alrededor de él y sus dedos pronto estuvieron enterrados en los mechones rubios.

Draco sintió paz y contento fluyendo por sus venas mientras Harry Potter se hacía un festín con él. Podía sentir la sangre siendo drenada de sus venas por un juego de dientes alargados, y aún así él sabía instintivamente que no se le estaba drenando la sangre. A diferencia de un vampiro, la pequeña criatura que lo tenía, literalmente por la garganta, no lo estaba drenando… era más como un proceso de purificar su sangre de magia corrupta. Era un proceso de inhalar y exhalar que le permitía a Harry liberar la sangre limpia de regreso a su víctima.

No le había llevado mucho a Draco percatarse de que el profesor Snape había estado alimentando a Potter todas esas veces que llevaba al chico al final del aula por algunos minutos. Había visto las mejoras graduales en la apariencia de su padrino mientras la magia corrupta era limpiada de su cuerpo. Snape incluso le había sonreído a Granger una vez… tan cierto que ella había gritado y perdido la conciencia, pero había sido divertido.

Sintió que Harry paraba de alimentarse demasiado pronto para su gusto. La sensación de sangre limpia corriendo por sus venas después de una década de maldad era extraña y excitante. También estaba la idea de que ahora podría practicar algunos hechizos más avanzados en los que quería trabajar sin el peligro de ser destruido por la oscuridad como le había sucedido a Voldemort.

- Probablemente no deberías intentar ninguno de los hechizos que quieres hasta después de que nos unamos. De ese modo estarás obligado a alimentarme sin importar cómo te afecte la magia oscura. –Harry se movió ligeramente en el regazo de Draco pero no hizo ningún esfuerzo por levantarse e irse. En todos los propósitos e intenciones parecía determinado a mantener un firme agarre en el Sr. Hurón.

- ¿Puedes escuchar mis pensamientos? –preguntó Draco soñolientamente.

- Pude escuchar ese pensamiento en particular porque yo lo puse. Mi instinto de supervivencia te reconoció no sólo por tu material genético de primera, sino porque eres un seguidor de las Artes Oscuras, tienes contactos ilimitados de los que yo puedo alimentarme.

- No quiero que te alimentes de nadie más que de mí. –Ser posesivos era un rasgo que la mayoría de los magos cargaban, los Malfoy más que los otros.

- No puedes permitirte alimentarme todo el tiempo. A la larga alteraría tu personalidad hasta el punto de que desaparecerías.

Draco rió ligeramente-. No, no podemos permitir que eso suceda. Veo, sin embargo, el razonamiento detrás de que me elijas como pareja. –Le sonrió a Harry mientras levantaba su cabeza para poder mirarlo-. ¿Esto no tendrá nada que ver con el poder que el Señor Oscuro no conoce?

Harry rió pícaramente-. Tú eres por lejos mejor que esa cosa. No me importa qué tan interminable sea el suministro de comida con él, te quiero a ti como padre de mis hijos.

Draco negó con la cabeza mientras empujaba a Harry hacia él-. Supongo que podría llevarte con él como un regalo de boda de mi parte. Sólo no te lo devores de un bocado o tendrás un dolor de estómago por meses.

Sintió más que escuchó la suave risa de su nuevo amante. Estaba en paz consigo mismo por la primera vez en años y no quería dejar ir nunca a Harry Potter. Draco todavía estaba sentado ahí sosteniendo a Harry tan cerca como podía cuando Severus entró. La expresión de dolor había sido borrada del rostro de Harry y estaba durmiendo pacíficamente después de alimentarse del hurón malvado.

Severus lucía peor que cansado-. Lo alimentaste.

- Justo ahora. Debiste habérmelo dicho antes. ¿Sabías que éramos pareja?

Severus le dio una sonrisa cansina-. Podemos hablar después del desayuno. Ponlo en la cama. Necesito una ducha y dormir.

Draco se paró sin problemas y cargó al chico durmiente por los pasillos hacia el dormitorio de su padrino. Hizo un encantamiento calentador en la cama y puso a Harry en el medio.

Encontró a Severus en el baño-. ¿Puedo quedarme también?

Severus negó con la cabeza-. No esta noche.

Draco pareció bastante perdido, con el rostro lleno de anhelo mientras miraba desde su padrino hacia su pareja durmiente. Suspiró cuando Snape negó otra vez con la cabeza-. Al menos dime lo que sabes de Harry para poder ser una buena pareja. Ni siquiera sé de qué especie es.

- Uno de los libros que describe la condición de Harry está en mi escritorio. Puedes leerlo. Cuando ambos estén seguros de que son pareja, iremos con Dumbledore a discutir uniones de alma y ceremonias de matrimonio.

- Sí, Tío Sev. Gracias por todo. Te veo mañana.
Esta historia está almacenada en http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=24771